La cumbre de Teherán puede determinar el futuro de la provincia siria de Idlib

(SOS).- La reunión sobre Siria que celebran mañana en Teherán los presidentes de Rusia, Turquía e Irán estará centrada en la inminente operación militar contra la provincia de Idlib, el último gran bastión de los extremistas.

En los últimos días, se han sucedido las declaraciones sobre posibles actuaciones en Idlib, así como los llamamientos a la contención temiendo que una ofensiva del Ejército sirio en esa provincia cause un baño de sangre y una catástrofe humanitaria.

Vladimir Putin, Recep Tayyip Erdogan y Hasan Rohani continuarán en el encuentro de mañana el llamado proceso de paz de Astaná, que ha eclipsado las conversaciones de la ONU para lograr una solución negociada al conflicto sirio y que mañana tendrá un énfasis especial en la suerte de Idlib.

La postura de estos tres países difiere. Rusia e Irán son los principales valedores del Gobierno sirio, mientras que Turquía respalda a diferentes grupos armados.

Erdogan alertó ayer de que un ataque a gran escala puede desencadenar una fuerte oleada de refugiados hacia Turquía, limítrofe con Idlib.

“Ojalá en la cumbre de Teherán tengamos un resultado positivo y consigamos prevenir acciones desproporcionadas contra los habitantes de esa región”, subrayó el presidente turco.

Desde el Kremlin, sin embargo, insistieron en que en Idlib se ha formado “un nido terrorista”, por lo que “hay que solucionar ese problema”.

Rusia asegura que el Ejército sirio se prepara para “arreglar” la situación en el último feudo extremista.

En la misma línea, el ministro iraní de Exteriores, Mohamad Yavad Zarif, dijo que “los terroristas que operan en Idlib deben ser erradicados”, aunque matizó que su expulsión se llevará a cabo con “pérdidas humanas mínimas”.

Zarif viajó esta semana a Damasco para reunirse con el presidente Bashar al Assad y con su homólogo sirio, Walid al Mualem, en el marco de los contactos que también ha realizado con las autoridades rusas y turcas para abordar los siguientes pasos a dar en Idlib.

Idlib, en el noroeste de Siria y fronteriza con Turquía, es la última provincia que escapa al control del Gobierno sirio y está dominada en gran parte por el Frente al Nusra, filial siria de Al Qaeda.

Desde hace semanas, Damasco envía refuerzos militares a los alrededores de Idlib para liberar la región, al igual que hizo en los últimos meses en otros feudos extremistas, como Guta Oriental, a las afueras de Damasco, o en Deraa, en el sur del país.

Las voces contra la ofensiva no han dejado de escucharse. El presidente estadounidense, Donald Trump, advirtió a Rusia, Irán y Siria de que supondría un “grave error” y acarrearía una “tragedia humanitaria”.

Por su parte, el enviado especial de la ONU para Siria, Staffan de Mistura, pidió a Putin y Erdogan “que hablen y que encuentren una solución” a esta crisis.

“Tratemos de evitar que la última y probablemente mayor batalla de esta guerra en Siria termine en un baño de sangre. Pedimos a todos los países que mantengan una presión moral para evitar una opción militar drástica en Idlib y dar más tiempo a las negociaciones”, insistió De Mistura.

En paralelo a la cumbre de Teherán, el Consejo de Seguridad de la ONU se reunirá también el viernes para analizar la inminente ofensiva y tratar de “evitar” una tragedia.

Anuncios

Rusia espera que Occidente no obstaculice una operación antiterrorista en Idlib

(SOS).- Rusia aseguró que la provincia siria de Idlib es un “furúnculo” yihadista a extirpar y llamó a Occidente a no obstaculizar una operación antiterrorista contra el considerado último bastión extremista del país árabe.

“Este es el último foco de los terroristas, que intentan especular con el estatus de zona de distensión (…). Así que, desde todos los puntos de vista es necesario liquidar ese furúnculo”, declaró a la prensa el ministro de Exteriores ruso, Serguei Lavrov, tras reunirse con su colega saudí, Adel al Yubeir.

Además, las declaraciones de Lavrov suponen un desafío para la ONU y Occidente, que advirtieron el miércoles en la reunión mensual del Consejo de Seguridad de que tal ofensiva amenaza con una “emergencia humanitaria de una escala aún no vista” en Siria.

Lavrov recibirá este jueves al ministro de Exteriores sirio, Walid al Mualem, lo que podría ser la antesala de una inminente ofensiva, según la prensa.

El diario Izvestia publicó que Rusia está concentrando en el mar Mediterráneo su mayor presencia naval —desde nuevas fragatas equipadas con misiles de crucero Kalibr hasta submarinos— desde que interviniera en el país árabe en 2015.

El jefe de la diplomacia rusa denunció que, además de utilizar a la población civil como escudos humanos, los yihadistas acantonados en Idlib están intentando hacerse con el control de las bandas armadas dispuestas a negociar con el Gobierno sirio, argumento que justificaría la urgencia de una operación antiterrorista.

Lavrov explicó que ese asunto ha sido tratado largo y tendido en las últimas semanas por los ministros de Exteriores y Defensa de Rusia y Turquía, y que ambas partes han llegado a un “entendimiento político” sobre las medidas a tomar en Idlib.

“¿Cómo traducir ese consenso político al lenguaje práctico? Sobre eso están hablando los militares de Rusia y Turquía, que conocen la situación sobre el terreno”, apuntó.

Con todo, la pasada semana, tras reunirse con Lavrov en Moscú, el titular de Exteriores turco, Mevlut Cavusoglu, advirtió de que el uso de la fuerza militar en el último reducto extremista desataría “una catástrofe humanitaria”, aunque también llamó a “liquidar a los terroristas”.

A su vez, Lavrov volvió a denunciar una inminente “provocación” en Idlib, cuyo objetivo sería inculpar a las autoridades de Damasco, provocar un bombardeo occidental contra posiciones gubernamentales y, de esa forma, impedir que las fuerzas sirias expulsen a los terroristas de la zona de distensión.

“Espero que los socios occidentales que caldean este tema tan activamente no se pongan a seguir la corriente a las provocaciones, a los montajes que se están preparando y no obstaculicen las operación antiterroristas en la zona de distensión contra el Frente al Nusra”, aseveró.

Lavrov dijo haber hablado ya sobre la situación en la zona con el secretario de Estado estadounidense, Mike Pompeo, con el que podría reunirse de nuevo en breve durante la Asamblea General de la ONU, según informó la Cancillería rusa.

El ministro de Exteriores ruso acusó a Estados Unidos de poner a salvo al Frente al Nusra para utilizarlo como arma arrojadiza contra el presidente Bashar al Assad y anteponer el derrocamiento de gobiernos “indeseables” a la lucha contra el terrorismo, y subrayó que lo que Washington hizo en Irak y en Libia ahora lo intenta hacer en Siria.

“Hablando en propiedad, lo intentaron hacer en Siria, pero no les salió. Consideramos que esos juegos egoístas, unilaterales y geopolíticos, son contraproducentes”, concluyó.

Siria refuerza sus defensas antiaéreas cerca de la frontera con Israel

(SOS).- El Ejército de Siria ha reforzado sus defensas antiaéreas cerca de la frontera con los Altos del Golán ocupados por Israel.

El despliegue del sistema ruso Pantsir-S1 tiene como objetivo “renovar el sistema aéreo contra Israel en su primera fase”, ha señalado una fuente militar.

La guerra en el país árabe ha basculado en las últimas semanas hacia el suroeste después de que el Ejército sirio se hiciera con el control de los bastiones extremistas situados en los alrededores de la capital, Damasco.

Las fuerzas gubernamentales están preparando una ofensiva contra los grupos armados en las zonas fronterizas con Israel y Jordania.

Estos acontecimientos sobre el terreno han llevado al Estado de Israel a incrementar sus reclamaciones de que las tropas iraníes presentes en Siria se retiren y a advertir al presidente del país, Bashar al Assad, de que podría haber consecuencias en caso contrario.

En esta línea, el primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, dijo la semana pasada que el mandatario sirio “ya no es inmune”. “Si dispara (contra Israel), destruiremos sus fuerzas”, añadió.

“Al Assad tiene que considerar esto: cuando lanzó esta horrible guerra Israel no intervino. ¿Ahora que la guerra casi ha terminado invita a Irán?”, se preguntó entonces Netanyahu, haciendo referencia a la presencia de tropas iraníes en el país árabe.

El ministro de Defensa israelí, Avigdor Lieberman, aseguró el mes pasado que Israel adoptaría todas las medidas necesarias para evitar que Irán establezca una base militar permanente en Siria. “No importa el precio, no permitiremos a Irán tener una presencia permanente en Siria. No tenemos otra opción”, subrayó.

Las autoridades de Tel Aviv responsabilizaron recientemente a Irán de disparar desde Siria misiles contra territorio israelí, una acción negada por Teherán, lo que desencadenó un gran ataque israelí en el país árabe.

¿Quién está detrás del nuevo ataque químico en Siria?

(SOS).- Se trata del enésimo ataque químico de la guerra en Siria. El enésimo ataque que quedará sin castigo. Son al menos 100 las personas asesinadas el sábado en Duma, el último bastión extremista de Guta Oriental, pero el número podría aumentar.

Desde hace algún tiempo se hablaba de un posible ataque con armas no convencionales, pero organizado por los mal llamados rebeldes.

El Ministro de Defensa ruso había advertido repetidamente que algunas facciones yihadistas estaban organizando un ataque químico para culpar al Gobierno sirio. ¿Una paranoia que se ha convertido en realidad? Imposible decirlo.

Fuentes hostiles a las autoridades de Damasco, como el Observatorio Sirio para los Derechos Humanos, culparon directamente al presidente Bashar al Assad. Una hipótesis como cualquier otra en esta guerra donde todo es posible pero nada es verificable.

Tras la noticia del ataque químico, la portavoz del Departamento de Estado de Estados Unidos, Heather Nauert, dijo ayer que “si se confirman, estas informaciones son horribles y exigen una respuesta inmediata de la comunidad internacional”.

Nauert subrayó que Rusia, como aliado de Siria, “es responsable en última instancia de estos brutales ataques”.

Sin embargo, el Ejército ruso desmintió las denuncias. Se trata de “acusaciones fabricadas”, aseguró el teniente general Yuri Yevtushenko.

“Una vez sea liberada la ciudad de Duma de los milicianos, nos declaramos dispuestos a enviar inmediatamente a nuestros especialistas”, añadió el jefe del Centro de Reconciliación ruso en Siria, quien indicó además que sus expertos en radiaciones químicas y biológicas “recogerán datos que confirmarán que esas declaraciones son fabricadas”.

“El objetivo de estas falsas conjeturas, totalmente infundadas, es proteger a los terroristas y a la oposición radical que rechaza un arreglo político y, al mismo tiempo, intentar justificar posibles ataque militares desde el exterior”, destacó la Cancillería rusa en un comunicado.

La respuesta no se hizo esperar. Un ataque con misiles causó en la madrugada de este lunes 14 muertos en la base aérea T4, próxima a Palmira, según informaron medios de comunicación sirios, que responsabilizaron en un primer momento a Estados Unidos del bombardeo.

El Pentágono negó haber llevado a cabo ninguna operación militar en Siria “por ahora”, a pesar de la amenaza del presidente Donald Trump de golpear a las autoridades de Damasco por el presunto ataque químico registrado el sábado en Duma.

Moscú acusó finalmente de la operación a Israel, que ya había atacado el mismo aeródromo militar el pasado mes de febrero, en represalia por la infiltración de un dron en su espacio aéreo.

“Dos F-15 de Israel atacaron la base entre las 3.25 y las 3.53 con ocho misiles de crucero disparados desde el espacio aéreo libanés, sin llegar a entrar en el espacio sirio. Cinco de los misiles fueron interceptados por la defensa aérea siria, pero los tres restantes impactaron en la base”, señaló el Ministerio de Defensa ruso.

El ministro de Asuntos Exteriores ruso, Serguei Lavrov, aseveró hoy que el ataque supone “un paso muy peligroso”. “Espero al menos que así lo entiendan Estados Unidos y aquellos países que participan en la coalición que encabeza”, advirtió en una conferencia de prensa en Moscú.

“Nuestros expertos militares que han visitado el lugar del ataque en Duma no han hallado restos de gas de cloro ni de ninguna otra sustancia química utilizada contra civiles”, concluyó.

Por su parte, el Gobierno sirio negó rotundamente el ataque con armas no convencionales y afirmó que es “el mismo cuento aburrido”.

“Las denuncias del uso de sustancias químicas en Duma son un intento de impedir el avance del Ejército”, insistió.

Sin ninguna confirmación independiente hasta ahora del ataque con armamento letal prohibido, la Organización para la Prohibición de las Armas Químicas, vinculada a la ONU, ya está investigando los hechos.

Sin esperar a los resultados, Trump ha dado por hecha de nuevo la responsabilidad de las autoridades de Damasco.

La historia de los ataques con sustancias químicas en Siria nos enseña una cosa: debemos ser cautos al señalar a los culpables.

Vimos esto con el ataque de 2013 en Guta y, finalmente, con el de Jan Sheijun, cuyo aniversario transcurrió tranquilamente unos días atrás.

En ambos casos, el primero en ser acusado fue el propio Bashar al Assad. El tiempo y algunas valientes investigaciones periodísticas han demostrado que la realidad era diferente.

Los ataques químicos en esta guerra a menudo se han usado como una línea roja que no hay que cruzar. Sucedió en 2013 y luego en 2017. En ambos casos, Al Assad tuvo más desventajas que ganancias con este tipo de acciones.

Supongamos por un momento que el presidente sirio haya usando armas químicas en Duma. ¿Cuáles son los pros? En Guta Oriental, el Gobierno sirio ha ganado y eliminado a la mayoría de los extremistas en poco más de un mes. Los únicos que quedan son los yihadistas de Jaish al Islam. ¿De qué sirve usar armas químicas cuando has ganado no solo una batalla sino ahora también la guerra? De nada.

Si el Ejército Árabe Sirio realmente hubiera usado armas químicas, además de una gran masacre, habría cometido un grave error estratégico.

No se sabe con certeza quién llevó a cabo esta acción salvaje. Es difícil echarle la culpa al Gobierno o a las facciones armadas sin caer en la propaganda de unos u otros.

Los hechos ocurridos en estos años son numerosos y no es fácil tener certezas. La única, que nos gustaría subrayar, es que no solo Bashar al Assad posee armas químicas. Y, al menos sobre el papel, las eliminó todas en 2013.

En el caos sirio, fruto primero de la guerra y luego de la expansión de las huestes del Estado Islámico, cualquiera tiene depósitos de armas químicas. Es el caso del Frente al Nusra, filial de Al Qaeda en Siria, y el de otras facciones yihadistas.

En los túneles excavados por los terroristas de Guta se ha encontrado de todo: cargas de mortero, mapas del centro de Damasco y también materiales para preparar armas químicas. En un vídeo publicado por Sama TV el pasado 4 de abril, se aprecian diferentes materiales, incluido el cloro proveniente de Alemania, para producir armas no convencionales.

En multitud de ocasiones, los mal llamados rebeldes han usado armas químicas en Siria. La lista es muy larga. Pero por poner solo un ejemplo, el grupo Jaish al Islam, la misma facción armada que controla hoy la ciudad de Duma, usó el 8 de abril de 2016 un gas contra los kurdos en Alepo. Los expertos dicen que quizás se tratara de Sarin.

¿Quién usó el gas en Duma? Nadie puede decirlo con certeza hoy. Y tal vez ni siquiera mañana.

Ciertamente, cuando se trata de armas químicas en Siria, es bueno ser extremadamente prudente.

El Consejo de Seguridad de la ONU tiene previsto reunirse de urgencia este mismo lunes para analizar la situación en Siria, tras el presunto ataque químico.

Tanto las autoridades sirias como Rusia e Irán han negado el uso de armas prohibidas en Duma.

Los países occidentales están recopilando imágenes por satélite, vídeos y testimonios de las víctimas para presentarlos como prueba ante Naciones Unidas.

El presidente de Francia, Emmanuel Macron, y Trump intercambiaron información el domingo para confirmar el uso de armas químicas en Siria y coordinar sus acciones en la reunión del Consejo de Seguridad, según informó el palacio del Elíseo en un comunicado.

(Fuente: Gli Occhi della Guerra / Agencias)

Combates entre las fuerzas sirias y facciones extremistas en las afueras de Damasco

(SOS).- El Ejército sirio se ha enfrentado este lunes a facciones extremistas en la región de Guta Oriental, bastión rebelde situado en las afueras de Damasco.

Los combates se han desatado de madrugada entre la Legión de la Misericordia y la alianza Hayat Tahrir al-Sham (HTS), antiguo Frente al-Nusra y filial de Al Qaeda, por una parte, y las tropas sirias, por la otra, cerca de la sede del Gobierno provincial en la localidad de Harista.

La aviación siria, que apoya al Ejército, ha bombardeado las ciudades de Harasta y Arbín, dominada por la Legión de la Misericordia, causando heridas a decenas de combatientes.

Por otra parte, el Centro para la Reconciliación en Siria, dependiente del Ministerio de Defensa ruso, ha informado de que durante el año 2017 se han firmado más de mil acuerdos de adhesión de municipios al alto el fuego.

“Desde el inicio del año fueron firmados más de mil acuerdos sobre la adhesión de las localidades al régimen del cese del fuego”, ha señalado el Centro en un comunicado.

Además, “con los líderes de las formaciones armadas ilegales fueron firmadas 140 cartas sobre el cese de los combates”. El documento destaca también que el número de los convoyes humanitarios de la ONU que han suministrado ayuda a las zonas de distensión en Siria ha aumentado en el 50 por ciento en el cuarto trimestre de 2017.

En un mensaje con motivo del Año Nuevo, el ministro de Defensa de Rusia, Serguei Shoigu, ha dado las gracias a las fuerzas rusas que liberaron Siria de la presencia de grupos terroristas y ha destacado los avances que consiguió el país en el sector de defensa.

A su vez, el presidente sirio, Bashar al-Assad, ha designado al general Ali Abdullah Ayub como nuevo ministro de Defensa. Este cambio en el Ministerio de Defensa se produce después de que las fuerzas sirias lograron en 2017 grandes victorias ante los grupos armados rebeldes en todo el país.

Recientemente, las unidades militares sirias han lanzado importantes operativos militares para expulsar a los yihadistas aun presentes en la provincial central de Hama y poder adentrarse en Idlib.

Conforme a las estimaciones proporcionadas por fuentes militares sirias, si los avances del Ejército siguen el ritmo actual, este podría hacerse con el control total de la parte noroccidental del país en la primera mitad del próximo año y acabar así con las facciones extremistas en la zona.

(Fuente: Agencias)

Moscú ratifica el acuerdo con Damasco para convertir el puerto de Tartus en una base rusa

(SOS).- El presidente ruso, Vladimir Putin, ha ratificado el acuerdo con Siria para convertir el puerto de Tartus en el mar Mediterráneo en una base naval rusa durante los próximos 49 años.

“El cumplimiento del acuerdo responde a los intereses de Rusia, ya que contribuirá a fortalecer la presencia militar rusa a largo plazo y a garantizar la seguridad en la región”, señala la nota aclaratoria que acompaña al documento.

Según el convenio, que será prolongado automáticamente dentro de 25 años en caso de que ambas partes estén de acuerdo, la base podrá albergar simultáneamente hasta once barcos, incluidos buques de propulsión atómica.

La defensa del territorio por mar y aire corresponderá al Ejército ruso, que desplegó en su momento baterías con misiles antiaéreos S-400.

El puerto de Tartus ha servido de punto de mantenimiento técnico y abastecimiento para la flota soviética o rusa desde la década de 1970 en virtud de un acuerdo suscrito con el entonces presidente sirio, Hafez al-Assad, padre del actual mandatario, Bashar al-Assad.

Ni siquiera en tiempos de la Guerra Fría —cuando la antigua Unión Soviética tenía desplegada en aguas del Mediterráneo a su V Escuadra naval (1967-1992)— llegó a contar Moscú con una base naval permanente en el Mediterráneo.

La Armada rusa regresó al Mediterráneo en 2013 tras más de veinte años de ausencia, y buques como el portaaviones Almirante Kuznetsov y el destructor Pedro el Grande participaron en los bombardeos contra las posiciones yihadistas en Siria.

Putin anunció recientemente la “completa derrota” del Estado Islámico en territorio sirio, tras lo que viajó por vez primera al país árabe y ordenó la retirada de las tropas rusas.

El jefe del Kremlin reconoció que la intervención militar rusa había conservado la integridad territorial de Siria y salvado cientos de miles de vidas.

Entonces, Al Assad le dijo a Putin que el pueblo de su país recordará siempre la ayuda del Ejército ruso y que su presencia es garantía de estabilidad.

Permanecerán en el país árabe las unidades militares que integran las bases de Tartus y del aeródromo de Khmeimim, además del centro de reconciliación de fuerzas y tres batallones de policía militar que se encargarán de garantizar la seguridad en las zonas de distensión.

El ministro de Exteriores ruso, Serguei Lavrov, ha dicho esta semana que Estados Unidos debe abandonar Siria en cuanto sean aniquilados los últimos focos de resistencia yihadista, lo que, en su opinión, ocurrirá pronto.

(Fuente: Agencias)

Turquía dice que no hay solución para Siria si el presidente Bashar al-Assad sigue en el poder

(SOS).- El presidente turco Recep Tayyip Erdogan, en visita oficial a Túnez, calificó de “terrorista” al presidente sirio, Bashar al-Assad, y afirmó que no hay ninguna solución posible para Siria mientras se mantenga en el poder.

“Es absolutamente imposible que se produzcan avances si Assad continúa en Siria”, declaró Erdogan durante una conferencia de prensa junto a su homólogo tunecino, Beji Caid Essebsi, en el palacio presidencial de Cártago.

“Lo digo muy claramente: Bashar al-Assad es un terrorista que ha recurrido al terrorismo de Estado”, y subrayó: “no debemos decir que Assad puede servirnos; si lo hacemos, estaremos cometiendo una injusticia con el pueblo sirio”.

De esta manera el presidente turco recalcó la posición de Ankara, días más tarde de haber lanzado la denominada “cumbre de diálogo nacional” que tendrá lugar a finales de enero de 2018 en la ciudad rusa de Sochi y a la que asistirán, además de Turquía, Rusia e Irán.

En respuesta, el Gobierno de Damasco dijo que “Erdogan engaña a la opinión pública con sus burbujas políticas, en un intento desesperado de absolverse de los crímenes cometidos contra el pueblo sirio por su apoyo ilimitado a grupos terroristas en Siria, lo que ha quedado claro ante el mundo”.

El Ministerio sirio de Exteriores aseguró en un comunicado que “la agresión” y la entrada de fuerzas turcas en el territorio sirio revelan que Turquía respalda al “terrorismo takfirí”.

Desde octubre pasado, varios convoyes militares turcos han cruzado a Siria, en dirección a la provincia de Idlib y el oeste de Alepo como fuerza para rebajar las tensiones, en el marco de los acuerdos de Astaná entre Rusia e Irán, aliados de las autoridades sirias, y Turquía, que apoya a los rebeldes.

El Ministerio de Exteriores recordó que el mandatario turco ha convertido a su país en “una gran cárcel y amordaza la voz de los medios de comunicación, de los intelectuales y de cualquiera que se oponga a sus políticas destructivas contra Siria”. También consideró que el presidente de Turquía carece de credibilidad para dar discursos que “muestran el rango de la tensión y confusión causada por sus torpes políticas”.

La citada fuente gubernamental destacó que “la paranoia y las fantasías de Erdogan sobre el pasado le han hecho olvidar que su viejo imperio se ha desvanecido y que la gente libre del mundo tiene la elección de tomar sus propias decisiones nacionales y defender su soberanía, por lo que no permitirá que interfiera en sus asuntos”.

La marcha de Bashar al Assad del poder es el principal requisito de las facciones rebeldes para llevar a cabo negociaciones con el fin encontrar una salida política al conflicto sirio, lo que es rechazado rotundamente por el Gobierno de Damasco.

(Fuente: Agencias)