El Gobierno sirio dice que la guerra no terminará con la liberación de Deir ez-Zor

(SOS).- El presidente de Siria, Bashar al-Assad, ha dicho que el Ejército y las fuerzas aliadas no darán por terminada la guerra una vez hayan liberado la región de Deir ez-Zor, el último gran bastión que le queda al Estado Islámico.

En este sentido, el mandatario sirio ha deslizado la posibilidad de enfocar la lucha hacia las FDS, una alianza rebelde apoyada por Estados Unidos y que controla actualmente más de una cuarta parte del país. Entre las últimas conquistas de esta coalición kurdo-árabe figura la ciudad de Al Raqa.

Al Assad ha subrayado que su gobierno mantendrá abierta la lucha contra quienes “dividen y debilitan” al país. “Las victorias contra las organizaciones terroristas, empezando por Alepo y sin terminar por Deir ez-Zor, han sido un golpe clave que ha desarticulado estos proyectos de ruptura”, ha aseverado, después de verse con Ali Akbar Velayati, asesor del Líder de la Revolución Islámica de Irán para Asuntos Internacionales.

El presidente de Siria ha señalado que la batalla seguirá “hasta que se haya recuperado la seguridad y la estabilidad de todos los territorios”, sin aludir directamente a futuros objetivos.

Mientras, el Ejército sirio y sus aliados han rodeado e irrumpido este miércoles en la localidad de Abu Kamal, el último enclave significativo bajo el yugo del Estado Islámico en Siria.

Las fuerzas gubernamentales han comenzado la operación con el lanzamiento de varios proyectiles de mortero y misiles contra las posiciones de los extremistas en la zona y se prevé un gran avance antiterrorista para esta jornada de combates.

Las autoridades sirias tienen planeado recuperar plenamente la ciudad dentro de unos días.

El grupo yihadista se ha visto arrebatado de casi la totalidad del territorio que llegó a controlar en el país, con la salvedad de Abu Kamal y unas pocas localidades cercanas y reductos aislados en otros puntos.

El Ejército leal a Damasco ha recuperado amplias franjas de territorio en el centro y el este de Siria este año frente a la organización radical suní, que también ha perdido la práctica totalidad del territorio que controlaba en Irak.

(Fuente: Agencias)

Anuncios

La ONU cree que es el momento para negociar realmente la paz en Siria

(SOS).- La ONU anunció que la próxima ronda de negociaciones de paz sobre Siria arrancará en Ginebra el 28 de noviembre y defendió que ha llegado “el momento de la verdad” para lograr un arreglo que ponga fin a seis años de guerra.

“Necesitamos meter a las partes en verdaderas negociaciones, sobre asuntos en los que hay alguna perspectiva de que pueden empezar a acercar posturas”, defendió el mediador de la organización, Staffan de Mistura.

El diplomático, que compareció por videoconferencia ante el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas, esbozó sus planes para la octava ronda de negociaciones en Ginebra tras semanas de contactos con los dos bandos y con las potencias internacionales.

De Mistura quiere centrar las discusiones en dos puntos clave: un calendario y un proceso para redactar una nueva constitución siria y detalles para la celebración de unas elecciones supervisadas por Naciones Unidas.

Tras varias rondas de las que apenas salieron resultados concretos, el mediador cree que es hora de entrar “en sustancia”.

Hasta ahora, uno de los principales obstáculos ha sido el desacuerdo sobre el futuro del presidente sirio, Bashar al-Assad, con los grupos rebeldes exigiendo su salida en todo momento.

Esas aspiraciones de los rebeldes han chocado en los últimos meses con los importantes avances militares logrados por el Ejército sirio, que a priori hacen menos probable una salida de Al Assad.

De Mistura insistió en que, tras la derrota del Estado Islámico en su bastión de Al Raqa y los progresos contra el grupo yihadista en la localidad de Deir ez-Zor, ha llegado “el momento de la verdad” en el plano político.

“Sin un proceso político inclusivo, hay una verdadera amenaza de que el Daesh o una organización similar pueda volver y explotar los sentimientos de marginación y agravio”, avisó.

Por ello, De Mistura pidió a las potencias del Consejo de Seguridad su “apoyo para poder avanzar”, convenciendo al Gobierno sirio y a los rebeldes para que den pasos hacia la paz y de que acudan a Ginebra con “realismo”.

Antes de la cita en la ciudad suiza, el 30 y el 31 de octubre, se celebrará en Astaná otra ronda de las conversaciones impulsadas por Rusia, Turquía e Irán, garantes del actual alto el fuego que se observa en partes de Siria.

De Mistura confió en que el encuentro sirva para consolidar las llamadas zonas de distensión creadas en varios puntos del país y “estabilizar” la situación en esas áreas.

Sin embargo, insistió en que esos arreglos deben ser temporales y no llevar a una “partición de facto” de Siria.

La ONU, insistió, quiere un alto el fuego global y que se garantice la unidad y la integridad territorial del país.

Además, subrayó que únicamente el proceso de Ginebra puede lograr una verdadera solución a la guerra.

El diplomático confió también en que las distintas facciones rebeldes se reúnan cuanto antes en la capital de Arabia Saudí antes de ir a Ginebra y lleguen con un frente unido a las negociaciones.

La octava ronda de negociaciones llegará con cierto retraso, pues hace un mes De Mistura había dicho al Consejo de Seguridad que su intención era convocarla para finales de octubre o principios de noviembre.

El diplomático ha viajado en los últimos días a Moscú, Bruselas o Nueva York para discutir su iniciativa con las potencias y el jefe de la ONU, António Guterres, y también se reunió en Ginebra con el titular de Exteriores estadounidense, Rex Tillerson.

(Fuente: Agencias)

Trump y Putin acuerdan una tregua en el suroeste de Siria

(SOS).- Los gobiernos de Estados Unidos y Rusia han acordado un alto el fuego para el suroeste de Siria que ha terminado de fraguarse en la reunión que han mantenido los presidentes Donald Trump y Vladimir Putin en la reunión del G20 en Hamburgo (Alemania).

Trump y Putin se han visto durante dos horas y cuarto, en presencia de sus respectivos ministros de Exteriores, Rex Tillerson y Sergei Lavrov.

Al término del encuentro, los dos últimos han comparecido para dar cuenta de una cita que se ha desarrollado en una “atmósfera constructiva”, en palabras de Lavrov.

Uno de los compromisos más relevantes ha sido la aprobación de una tregua que también cuenta con el beneplácito de otros países de la región.

Un portavoz del Gobierno jordano, Mohamed Momami, ha explicado que el alto el fuego se aplicará a partir del domingo en la “línea de contacto” acordada entre las fuerzas sirias y las milicias rebeldes.

El objetivo, ha manifestado, es contribuir a una rebaja “permanente” de las tensiones en la zona y al reparto de ayuda humanitaria, de cara a crear un contexto en el que sea factible negociar una solución “política y permanente” a la guerra.

Desde Hamburgo, el jefe de la diplomacia estadounidense ha admitido que aún quedan por cerrar detalles relativos a la seguridad, pero ha destacado la importancia del alto el fuego, que confía se haga extensible a otras partes de Siria.

Tillerson ha dicho que tanto su Gobierno como el ruso comparten el deseo de lograr la estabilidad de Siria, lo cual pasará en algún momento por un debate sobre el presidente Bashar al-Assad. El secretario de Estado de Estados Unidos sostiene que el dirigente sirio no tiene cabida en el futuro del país árabe.

Por su parte, Lavrov ha señalado que los dos líderes se han comprometido a asegurar que “todas las partes” implicadas en el conflicto respeten la tregua.

Las “zonas de distensión” cubren “Daraa, Al Quneitra y As-Suwayda”, ha explicado el ministro ruso, que ha indicado que el acuerdo trata de respetar la “soberanía” de Siria y de hacer avanzar el proceso hacia un “acuerdo político”.

“La postura de Estados Unidos sobre Siria se ha vuelto más pragmática”, ha admitido el propio Vladimir Putin en una rueda de prensa dedicada a los resultados de la cumbre del G20.

El líder ruso ha calificado de un “gran paso adelante” el hecho de que hayan cesado las acciones militares en el país árabe. “Existe el entendimiento que, uniendo esfuerzos, podemos alcanzar mucho”, ha añadido.

Putin también ha comentado las afirmaciones del jefe de la diplomacia estadounidense, Rex Tillerson, según las cuales Al Assad no tiene cabida en la futura vida política de Siria.

El presidente ruso ha reconocido que Tillerson es un “hombre respetado”, pero ha aseverado que el futuro del país árabe y de su presidente “debería ser decidido por el pueblo sirio”.

(Fuente: Agencias)

Francia pide ahora luchar contra el terrorismo y encontrar una solución a la crisis en Siria

(SOS).- El presidente Emmanuel Macron ha afirmado que no ve un sucesor legítimo al presidente sirio Bashar al-Assad y que Francia ya no considera su partida una condición básica para la resolución del conflicto.

El mandatario galo ha subrayado que Al Assad es un enemigo del pueblo sirio, pero no de Francia, y que la prioridad de París es la lucha contra los grupos terroristas y asegurarse de que el país árabe no se convierta en un Estado fallido.

Los comentarios de Macron contrastan marcadamente con los de la Administración previa y recuerdan a la postura de Moscú de que no hay una alternativa viable al actual presidente de Siria.

“Mi perspectiva sobre este tema es que yo no he dicho que la destitución de Bashar al-Assad sea una condición previa para todo, porque nadie me ha presentado un sucesor legítimo”, ha declarado el presidente francés en una entrevista concedida a ocho periódicos europeos.

“Mis líneas son claras. Uno: la lucha absoluta contra los grupos terroristas. Ellos son nuestros enemigos”, ha señalado, añadiendo que los ataques que han acabado con las vidas de 230 personas en Francia provenían de la región. “Necesitamos la cooperación de todos, especialmente de Rusia, para erradicarlos”, ha reconocido Macron.

Hasta ahora, Francia había sido partidario de los grupos rebeldes. El país exigía que el conflicto se resolviese a través de una transición política creíble basada en resoluciones del Consejo de Seguridad de la ONU negociadas entre los diferentes bandos con las Naciones Unidas en Ginebra.

Sin embargo, la victoria electoral de Emmanuel Macron ha hecho que París reexamine la política de la Administración previa en Siria, que algunos analistas consideran demasiado intransigente y aislacionista.

“Mi convicción profunda es que se necesita una hoja de ruta diplomática y política. No se resolverá la cuestión sólo con un dispositivo militar”, ha dicho el mandatario galo.

El ministro de Asuntos Exteriores francés, Jean-Yves Le Drian, ha estado en Moscú el martes impulsando una cooperación más cercana con Rusia, como parte de una estrategia para conducir las relaciones entre ambos países hacia un renovado “espíritu de confianza”. Macron parece apostar por convencer al presidente ruso Vladimir Putin para buscar una solución.

“No creo que tenga una amistad inamovible con Assad. Tiene dos obsesiones, la lucha contra el terrorismo y evitar un Estado fallido, y es por eso que aparecen convergencias respecto a Siria”, ha expresado el presidente francés.

Macron ha asegurado que cree posible trabajar con Putin para luchar contra el terrorismo y encontrar una solución a la crisis en el país árabe.

(Fuente: Agencias)

Conflicto sirio: Washington envía más armas a los rebeldes para luchar contra Al Assad (e Irán)

(SOS).- Estados Unidos ha enviado una nuevo suministro de armas a los grupos sunníes en Siria, que combaten contra el presidente Bashar al-Assad y las milicias chiíes apoyadas por Irán. Los mismos grupos combatientes que, en Irak, son en cambio un precioso aliado en la lucha contra el Estado Islámico (EI) y en la ofensiva vigente en Mosul, bastión del Califato.

Los enfrentamientos entre rebeldes y milicias chiíes se concentran en el sudeste de Siria, teatro en el último período de una campaña promovida por las fuerzas filo-iraníes. El objetivo de los guerrilleros chiíes es el de crear una ruta de suministro que va desde Irak a Siria.

La escalada de la tensión del mes pasado se concentra en la región de Badia, en el sudeste del país árabe. El Ejército sirio, apoyado por las milicias iraquíes, ha emprendido duros combates contra los grupos rebeldes. Más allá de la frontera, se registra la transferencia de milicias filo-iraníes de Mosul hacia la frontera, con el fin de continuar la lucha contra la organización radical sunní en Siria.

La decisión de Washington de proporcionar nuevas armas y medios a los combatientes sunníes probablemente empeore las relaciones con Bagdad, que cuenta con la presencia de los guerrilleros chiíes para derrotar al Estado Islámico. Además, esta lo único que haría es aumentar los ya graves reflejos también en territorio sirio, exacerbando aún más una situación ya incandescente.

En su reciente viaje a Arabia Saudita, la primera misión diplomática en el extranjero desde su asunción, el presidente Donald Trump volvió a lanzar acusaciones contra Teherán, culpable según él de “apoyar, armar y adiestrar” a terroristas y milicias en todo Oriente Medio, pero sobre todo en Irak y Siria.

Analistas y expertos en política de Medio Oriente subrayan que, más que Teherán, son justamente Estados Unidos y los aliados árabes quienes están avivando el fuego del conflicto. Un grupo de estudiosos -un economista, un sociólogo y una geógrafo- citados por Le Monde recuerdan la “prueba de madurez” demostrada por los iraníes con las últimas elecciones (y la reconfirmación del moderado Hassan Rouhani) y los objetivos de “estabilidad” perseguidos por su dirigencia.

Los estudiosos subrayan que Irán no es responsable de “la ocupación de Mosul y Raqqa” o de los atentados del 11 de setiembre o aún más de los ataques en Manchester o a Charlie Hebdo sólo para recordar algunos. Y es Irán, junto a los kurdos, la única fuerza militar que demostró saber rechazar en el campo las ofensivas del Estado islámico en Siria e Irak.

La política promovida por el mandatario estadounidense, concluyen los expertos, en “concertación” con Arabia saudita e Israel, “no se traducirá con toda probabilidad en una guerra abierta con Irán”. Sin embargo, esta corre el riesgo de socavar la “dinámica pacífica” en acto en el país desde la asunción de los moderados guiados por Rouhani.

(Fuente: AsiaNews)

EEUU reconoce que su prioridad ya no es sacar a Al Assad del poder

(SOS).- Estados Unidos ya no pretende expulsar del poder al presidente sirio, Bashar al-Assad, según ha reconocido la embajadora norteamericana ante la ONU, Nikki Haley.

“Nuestra prioridad ya no es sentarnos y centrarnos en sacar a Al Assad”, sino “mirar cómo conseguimos que las cosas se hagan”, ha explicado, en declaraciones a un grupo de periodistas. En este sentido, ha apuntado que analizan “con quién trabajar para lograr una verdadera diferencia para el pueblo de Siria”.

Haley ha marcado de esta forma distancias con el Gobierno de Barack Obama. “No podemos concentrarnos necesariamente en Al Assad de la forma en que hizo la anterior Administración”, ha argumentado la diplomática.

El secretario de Estado, Rex Tillerson, también ha expresado en Ankara la posición de la Casa Blanca sobre el futuro del presidente Bashar al-Assad.

“El lugar a largo plazo del presidente Al Assad será decidido por el pueblo de Siria”, ha señalado Tillerson en una rueda de prensa junto a su homólogo turco, Mevlüt Çavusoglu.

El presidente de EEUU, Donald Trump, ha cambiado la política de su país respecto a Siria, pues hasta el momento parece haber dado prioridad a la derrota del Estado Islámico. La nueva postura norteamericana es más cercana a la que ha mantenido Rusia desde el comienzo del conflicto.

(Fuente: Agencias)

Siria – EEUU reconoce en una grabación que la intervención rusa truncó sus planes de derrocar al presidente Bashar al-Assad

Iván de Vargas (SOS).- La Administración del presidente Barack Obama conocía la amenaza creciente que representaba en Siria el Estado Islámico (EI o Daesh, por su acrónimo en árabe) y confiaba en que sus avances supusieran el fin del Gobierno del presidente Bashar al-Assad, según un audio filtrado a los medios de comunicación. Pero Rusia intervino en el conflicto sirio, ayudando al mandatario alauita, con la intención de detener el avance del grupo terrorista. Entonces, las tornas cambiaron.

El New York Times publicó, el pasado 30 de septiembre, varios fragmentos de la grabación de una conversación entre el secretario de Estado John Kerry y miembros de la mal llamada oposición siria, en un encuentro que sostuvieron en la Misión de los Países Bajos el 22 de septiembre de 2016, al margen de la Asamblea General de la ONU.

En la mesa se sentaron unas 20 personas: representantes de cuatro grupos rebeldes sirios, incluidos los llamados Cascos Blancos; diplomáticos de tres o cuatro países; el enviado especial para Siria de Kerry; y el propio jefe del Departamento de Estado, encargado de las relaciones internacionales de Estados Unidos.

En esa grabación, el jefe de la diplomacia norteamericana deploraba que el Congreso de Estados Unidos se negara a enviar hombres para derrocar al presidente de la República Árabe Siria y aconsejaba a los rebeldes que buscaran a otra potencia militar que los pusiera en el poder.

En enero de 2017, The Last Refuge divulgó la conversación completa del jefe del Departamento de Estado con los insurgentes que se prolongó por 36 minutos. La grabación fue realizada por uno de los participantes y varios de los presentes en la reunión confirmaron su autenticidad.

Esta versión íntegra modifica el sentido de la conversación y demuestra que, con su selección de los fragmentos publicados, el New York Times no buscaba informar de la noticia sino proteger al Gobierno de Obama.

En el audio se oye a Kerry confirmar que el objetivo estratégico de la guerra que la Administración estadounidense inició en 2011 contra la República Árabe Siria era el derrocamiento del Gobierno de Damasco; que Estados Unidos esperaba que Daesh terminara el trabajo iniciado por Washington derrocando al presidente Al Assad.

“Los rusos han intervenido porque no quieren ver un Gobierno del Daesh. (…) Desgraciadamente, los rusos han cambiado la situación. Han cambiado la ecuación”, se lamenta el secretario de Estado en el audio.

“Rusia llegó [a Siria] porque el EI se volvía cada vez más fuerte (…) y representaba una amenaza ante la posibilidad de llegar a Damasco”, recalca el político estadounidense.

Kerry también confiesa que Washington estaba observando desde la distancia cómo Daesh crecía en Siria. Eso, según creían en Estados Unidos, podría finalmente contribuir a que el presidente sirio se sintiera “amenazado y negociara con ellos”.

“Pensábamos, posiblemente, lograr que Assad empezara a negociar. Pero en lugar de eso, Assad recibió el apoyo de Putin”, dice el jefe de la diplomacia estadounidense.

Así, esta grabación desmiente el mito de la “revolución” siria y también el relato de la lucha de Occidente contra el grupo terrorista liderado por Abu Bakr al-Baghdadi.

Además, permite comprender mejor las tensiones en el seno de la Administración Obama y la dimisión del general Michael Flynn, el entonces director de la agencia de inteligencia del Pentágono.

(Fuente: New York Times / The Last Refuge / Gli Occhi Della Guerra)