El Consejo de Seguridad votará una propuesta para un cese de las hostilidades en toda Siria

(SOS).- El Consejo de Seguridad de la ONU votará esta semana, previsiblemente este jueves, una propuesta de resolución para decretar una tregua de 30 días en Siria, después de que sus promotores diesen hoy el último paso previo.

Kuwait y Suecia, responsables del dossier humanitario sirio en el Consejo, dieron hoy por cerrado el texto y solicitaron una votación “tan pronto como sea posible”, dijeron fuentes diplomáticas.

Lo más probable, según esas fuentes, es que el voto sea este jueves, aunque por ahora no se había incluido en la agenda oficial.

Si la votación no se celebra a lo largo del día, debería tener lugar el viernes, según los plazos habituales con los que trabaja el Consejo de Seguridad.

El texto, que se negocia desde hace días, busca un cese de las hostilidades en toda Siria durante un mes y establece que, 48 horas después de su inicio, se permita el acceso semanal de convoyes humanitarios de la ONU a áreas necesitadas.

Dos días después, se deberían facilitar evacuaciones médicas de zonas a las que Naciones Unidas no tiene acceso.

Rusia, al menos en un primer momento, se mostró contraria a esta iniciativa al considerar que era poco realista y que los “terroristas” a los que combate el régimen de Damasco no van a respetar una tregua.

Moscú, el principal aliado del Gobierno sirio en la ONU, tiene derecho de veto en el Consejo de Seguridad.

Sin esperar a la votación de la resolución, el secretario general de la ONU, Antonio Guterres, pidió hoy una “suspensión inmediata” de las hostilidades en Guta Oriental.

Las potencias occidentales también han pedido que se detengan los combates en esa zona.

Rusia, mientras tanto, pidió que el Consejo de Seguridad celebre una sesión a puerta abierta para discutir la situación en Guta Oriental este jueves.

“Creo que esto es necesario, teniendo en cuenta las preocupaciones que hemos escuchado hoy, y para que todas las partes puedan presentar su visión y compresión de esta situación y proponer soluciones”, dijo el embajador ruso, Vasili Nebenzia, a sus homólogos.

(Fuente: Agencias)

Anuncios

Rusia aboga por el diálogo directo entre sirios y turcos para solucionar la crisis en Afrin

(SOS).- El ministro de Exteriores de Rusia, Serguei Lavrov, abogó hoy por el diálogo directo entre sirios y turcos para solucionar la crisis en la región de Afrín, en el norte del país árabe, escenario de una ofensiva del Ejército turco contra las milicias kurdas.

“Estoy seguro de que los legítimos intereses de seguridad de Turquía pueden hacerse realidad y verse satisfechos a través del diálogo directo con Siria”, dijo Lavrov en una rueda de prensa.

Lavrov subrayó que Moscú se hace cargo de “las preocupaciones de Turquía” por lo que ocurre en el perímetro de Siria, pero también reconoce “las aspiraciones de los kurdos”.

“Abogamos firmemente por que cualquier problema, sea en Siria o en otro lugar, se arregle respetando la integridad territorial del Estado afectado”, señaló.

Al mismo tiempo, se mostró categóricamente en contra de “especular” con las aspiraciones kurdas para lograr satisfacer intereses geopolíticos particulares “mezquinos”.

Lavrov dijo referirse “al juego que practica desde hace meses Estados Unidos en territorio sirio al este del Éufrates” y que parece cada día más una “consciente provocación” de los acontecimientos en marcha en Afrin.

Turquía comenzó el pasado 20 de enero su incursión en Afrin con el objetivo de expulsar a las Unidades de Protección del Pueblo (YPG), que Ankara considera una organización terrorista vinculada con el Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK), que opera en territorio turco.

Milicias progubernamentales sirias avanzaron ayer por la tarde hacia la ciudad de Afrin, pero tuvieron que replegarse debido a los intensos bombardeos turcos.

Esta noticia se produce después de que el presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, había sostenido este martes que había sido él quien había logrado detener el despliegue de fuerzas leales al Gobierno sirio en la región de Afrin tras hablar por teléfono con su homólogo de Rusia, Vladimir Putin.

El mandatario turco había afirmado, además, que las fuerzas militares turcas iban a comenzar en los próximos días el asedio en Afrin.

Un alto cargo kurdo dijo el fin de semana que los kurdos habían llegado a un acuerdo con el Ejército sirio para que entrara en Afrin y repeliera el ataque de las fuerzas turcas.

El lunes por la mañana, fuentes oficiales sirias anunciaron que las milicias progubernamentales entrarían en cuestión de horas en Afrin, aunque ese avance no llegó a materializarse.

(Fuente: Agencias)

Rusia, Turquía e Irán logran detener el despliegue de fuerzas sirias en la región de Afrin

(SOS).- El presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, ha dicho este martes que ha logrado detener el despliegue de fuerzas leales al Gobierno sirio en la región de Afrin, en el noroeste del país, tras hablar por teléfono con su homólogo ruso, Vladimir Putin.

Además, el mandatario ha afirmado que sus efectivos van a comenzar en los próximos días el asedio en Afrin, de donde las Fuerzas Armadas turcas quieren expulsar a las Unidades de Protección del Pueblo (YPG) con el argumento de que pretenden eliminar las amenazas en la frontera sur de Turquía.

Un alto cargo kurdo anunció que las YPG habían llegado a un acuerdo con el Ejército sirio para que entrara en Afrin y repeliera el ataque de las fuerzas turcas. El lunes por la mañana, fuentes oficiales sirias señalaron que las milicias progubernamentales sirias entrarían en cuestión de horas en Afrin, aunque ese avance no llegó a materializarse.

El despliegue “fue claramente detenido ayer… Fue detenido”, ha asegurado Erdogan, en declaraciones a la prensa tras un discurso en el Parlamento. Preguntado directamente por si el despliegue se había cancelado tras la conversación telefónica que mantuvo con Putin, el presidente turco ha reconocido que así ha sido. “Sí, se detuvo después de esas conversaciones”, ha indicado.

Rusia, Turquía e Irán son los tres grandes impulsores del proceso de Astaná, un foro alternativo al que lidera Naciones Unidas en Ginebra, que busca reconducir la situación en Siria y que hasta ahora ha sido más efectivo que el proceso apadrinado por la ONU.

El lunes, Erdogan habló por teléfono con el presidente ruso y también con su homólogo iraní, Hasan Rohani, sobre la situación en Siria, según explicó un portavoz del Ejecutivo de Ankara. Los tres países han acordado una reunión de sus ministros de Asuntos Exteriores el 14 de marzo.

En un discurso en el Parlamento ante los miembros de su formación, el Partido de la Justicia y el Desarrollo (AKP), el presidente de Turquía ha informado que el asedio en Afrin comenzará pronto. “El asedio del centro de la ciudad de Afrin comenzará rápidamente en los próximos días. De este modo, la ayuda exterior a la región y la ciudad serán desconectadas, por lo que las organizaciones terroristas no tendrán medidas para negociar con nadie”, ha aseverado.

Erdogan ha manifestado en varias ocasiones que Turquía no tiene intención de suspender su operación en Afrin, destinada a acabar con los milicianos de las YPG situados cerca de la frontera sur del territorio turco.

La campaña militar de las autoridades de Ankara ha puesto de manifiesto la compleja trama de rivalidades y alianzas en el norte de Siria entre las milicias kurdas, el Gobierno sirio, las facciones rebeldes y las fuerzas militares de Turquía, Irán, Estados Unidos y Rusia.

(Fuente: Agencias)

La ONU teme un contagio de la guerra siria al resto de Oriente Medio

(SOS).- La tensión entre Israel e Irán, la ofensiva turca contra facciones kurdas o los choques entre la coalición estadounidense y fuerzas pro gubernamentales en Siria están disparando el riesgo de que la guerra se contagie al resto de Oriente Medio, según advirtió este miércoles la ONU.

“El conflicto está extendiéndose más allá de las fronteras sirias, en más de una dirección”, aseguró el enviado especial de Naciones Unidas para Siria, Staffan de Mistura, en una reunión con el Consejo de Seguridad.

Su aviso no fue el único: varias potencias internacionales, incluidas Estados Unidos y Rusia, dejaron claro que el temor a que la guerra se propague es real.

“Todos los ingredientes están presentes, si no hacemos nada urgentemente, para una gran confrontación regional e internacional”, resumió el embajador francés ante la ONU, François Delattre.

Según De Mistura, el reciente aumento de la violencia en Siria ha creado uno de los momentos más peligrosos desde que comenzó el conflicto hace casi siete años.

Este mes, el Gobierno sirio y sus aliados han endurecido su campaña contra los rebeldes en Idlib y Guta Oriental.

En paralelo, Turquía continúa su ofensiva sobre el enclave sirio de Afrin y hay informaciones de que sus fuerzas han intercambiado fuego con tropas sirias en Idlib.

También ha habido nuevos choques entre la fuerza contra el Estado Islámico (EI) que lidera Estados Unidos y efectivos pro gubernamentales, con decenas de muertos en un ataque de la coalición internacional, según Washington en respuesta a una agresión contra sus aliados en el noreste de Siria.

A todo ello se ha sumado la escalada entre Israel y Siria, tras los bombardeos israelíes sobre el país vecino después de una supuesta incursión en su territorio de un dron iraní.

El Gobierno sirio advirtió ayer a Israel de que abatirá cualquier avión que ataque su territorio después del derribo de un avión israelí por parte de las defensas antiaéreas sirias el pasado fin de semana.

“Defendimos Siria, derribamos un avión israelí y derribaremos cualquier avión que ataque siria. Esto no es una mera amenaza”, avisó, en declaraciones a la prensa en Damasco, el viceministro sirio de Asuntos Exteriores, Faisal Miqdad.

Miqdad manifestó que su país “es capaz de eliminar a los terroristas, cuando deje de apoyarlos Occidente” y opinó que Estados Unidos y algunos Estados europeos, entre los que nombró a Francia, llevan a cabo “una campaña de histeria frenética contra Siria”.

A juicio del viceministro de Asuntos Exteriores, Washington no está contento con los logros de las Fuerzas Armadas sirias y, por tanto, está publicando “noticias engañosas”.

Según la ONU, combinados, todos estos acontecimientos amenazan los acuerdos en vigor para reducir la violencia en Siria y la “estabilidad regional”.

Como acostumbra, la embajadora estadounidense, Nikki Haley, centró las acusaciones en Irán, a quien acusó de estar poniendo “a prueba la voluntad de sus vecinos y oponentes a resistir su agresión”.

“El régimen de Al Assad se ha convertido en la tapadera de Irán, Hezbolá y sus aliados para hacer avanzar su irresponsable y peligrosa agenda para Oriente Medio”, dijo.

Haley urgió a Rusia a utilizar su influencia sobre Damasco para avanzar hacia la paz, mientras que el representante de Moscú, Vasili Nebenzia, insistió en que es Washington quien debe actuar para detener las hostilidades por parte de los rebeldes.

Entretanto, la situación humanitaria en el país sigue deteriorándose, según Naciones Unidas, que ha pedido una tregua de 30 días para poder llevar ayuda a las poblaciones más necesitadas y para poder evacuar a heridos y enfermos.

El llamamiento figura también en un borrador de resolución que está negociando el Consejo de Seguridad, pero que, por ahora, Rusia ha tachado de poco realista.

Nebenzia, preguntado por los periodistas, explicó que la situación sobre el terreno no permite una medida de ese tipo de un día para otro, aunque señaló que su país está tratando de buscar un consenso con el resto de Estados miembros.

En el plano político, la ONU sigue trabajando para tratar de lograr un acuerdo de paz en las negociaciones que se desarrollan en Ginebra, pero por ahora no hay avances claros.

(Fuente: Agencias)

El Consejo de Seguridad de la ONU negocia una resolución para una tregua en Siria

(SOS).- El Consejo de Seguridad de la ONU comenzó a negociar hoy un proyecto de resolución para decretar una tregua humanitaria en Siria que permita asistir a la población más necesitada.

Según dijeron fuentes diplomáticas, los quince Estados miembros mantuvieron hoy discusiones a nivel de expertos en base a un texto presentado por Suecia y Kuwait, responsables del dossier humanitario sirio dentro del Consejo.

La expectativa, según esas mismas fuentes, es que pueda haber una votación a lo largo de esta semana, aunque por ahora no hay nada confirmado.

Rusia, sin embargo, ya ha adelantado su oposición a esta iniciativa, que considera poco realista.

“A nosotros nos gustaría ver un alto el fuego, el fin de la guerra, pero los terroristas, no estoy seguro de que estén de acuerdo”, dijo el pasado jueves a los periodistas el embajador ruso ante la ONU, Vasili Nebenzia.

El diplomático se expresó así tras una reunión a puerta cerrada en la que el Consejo de Seguridad analizó los últimos acontecimientos en Siria.

La idea de una pausa humanitaria parte de los servicios humanitarios de Naciones Unidas, que este mes pidieron un alto el fuego de al menos un mes para poder asistir a miles de personas en áreas difíciles de alcanzar y para evacuar a los heridos y enfermos.

Suecia y Kuwait retomaron esa iniciativa en su propuesta de resolución al Consejo de Seguridad, donde Rusia es uno de los cinco países con poder de veto.

Mientras, el presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, advirtió hoy que la ofensiva militar turca en el norte de Siria contra las milicias kurdas podría afectar a las tropas estadounidenses en la zona que apoyan a esos grupos.

“Obviamente no los atacaremos de forma intencionada, pero eliminaremos a todos los terroristas que veamos. Entonces se darán cuenta de que sería bueno para ellos no permanecer al lado de los terroristas”, dijo Erdogan durante un discurso en Ankara.

El mandatario se refirió así a las Unidades de Protección del Pueblo (YPG), aliadas de Estados Unidos en su lucha contra el Estado Islámico y que Turquía considera terroristas.

El pasado 20 de enero el Ejército turco inició una ofensiva en el enclave sirio de Afrin, y el Gobierno turco amenaza con ampliar la operación a Manbech, una región siria en manos de las YPG desde 2016.

A diferencia de Afrin, en Manbech sí hay efectivos de la coalición internacional, liderada por Estados Unidos, que apoya a las milicias kurdas contra los yihadistas.

Ankara ha exhortado repetidamente a Washington a que fuerce la retirada de las YPG de Manbech, algo que no se ha producido.

“Si una organización terrorista ataca a un país aliado, como miembro de la OTAN (Estados Unidos) debe oponerse”, remarcó el presidente turco, tras señalar que “Estados Unidos no es la OTAN”.

El secretario de Estado de Estados Unidos, Rex Tillerson, visitará este jueves Ankara para debatir con las autoridades turcas los distintos puntos de fricción entre los dos países, aliados en la OTAN.

Tillerson se reunirá con Erdogan y con el ministro turco de Exteriores, Mevlut Cavusoglu.

(Fuente: Agencias)

Siria afirma que el objetivo de la coalición internacional es apoyar al Estado Islámico

(SOS).- El Gobierno sirio afirmó en las últimas horas que “la agresión bárbara” llevada a cabo por la coalición internacional liderada por Estados Unidos contra fuerzas sirias en el noreste del país árabe revela el objetivo real de esta alianza, que es apoyar al Estado Islámico. Así lo aseguró el Ministerio sirio de Exteriores en dos cartas enviadas a la Secretaría General y el Consejo de Seguridad de la ONU.

En las misivas, el ministerio recordó que la coalición cometió “una masacre brutal contra las fuerzas populares sirias (milicias progubernamentales) que hacen frente al Estado Islámico” en la provincia nororiental de Deir ez-Zor.

Según las autoridades sirias, el grupo yihadista todavía está presente en zonas entre los pueblos de Jasham y Al Tabia, en Deir ez- Zor, gracias a la protección de la coalición internacional y de sus aliados.

El ministerio acusó a aviones de Estados Unidos de haber atacado a “las fuerzas populares” que estaban luchando contra los extremistas y de haber causado decenas de muertos y heridos en las filas de esas milicias progubernamentales.

“Esta nueva agresión, que representa un crimen de guerra y contra la humanidad, además de un apoyo directo al terrorismo, afirma la naturaleza de las bajas intenciones de Estados Unidos contra la soberanía de Siria y la unidad de su territorio y de su pueblo”, indicó.

El ministerio aseguró que Washington emplea la lucha contra el terrorismo como pretexto para establecer “bases ilegales” en Siria.

Insistió en que “esta presencia ilegal tiene, sin duda, el objetivo de continuar el respaldo proporcionado al Estado Islámico y a milicias ilegales, así como establecer áreas seguras para ellos y obstruir cualquier esfuerzo serio para combatir el terrorismo”.

A juicio del Gobierno de Damasco, esta actitud de Estados Unidos, que prolonga el conflicto en Siria, sirve a sus intereses, a los de Israel y a los de los terroristas.

Por ello, exigió la disolución de “la coalición ilegal, ya que es una fuerza de protección y apoyo al terrorismo”.

El ministerio hizo, además, un llamamiento al Consejo de Seguridad para que condene esta masacre y para que la alianza internacional rinda cuentas.

Por su parte, Rusia protestó en la ONU por el ataque llevado a cabo en Siria por la coalición internacional liderada por Estados Unidos contra tropas favorables al Gobierno de Damasco, una acción que calificó de “deplorable”.

El asunto fue discutido durante una reunión a puerta cerrada del Consejo de Seguridad, en la que los quince países analizaron los últimos acontecimientos en el conflicto sirio.

El embajador ruso, Vasili Nebenzia, dijo a los periodistas que el ataque fue “inaceptable” y “deplorable” y que no debería repetirse.

Nebenzia señaló que durante la reunión recordó a Estados Unidos y sus aliados que están en el país árabe “ilegalmente” al no haber sido invitados por el Gobierno sirio y denunció que su supuesta campaña contra el terrorismo está siendo utilizada también para otros fines.

En la cita, los quince países del Consejo de Seguridad discutieron además el llamamiento a una tregua de al menos un mes lanzado esta semana por los servicios humanitarios de la ONU ante el supuesto deterioro de la situación en varias zonas de Siria.

Las potencias del Consejo de Seguridad no fueron capaces de llegar a ningún tipo de acuerdo al respecto, según fuentes diplomáticas.

En declaraciones a la prensa, el embajador ruso consideró que esa tregua no es realista ahora mismo.

“A nosotros nos gustaría ver un alto el fuego, el fin de la guerra, pero los terroristas, no estoy seguro de que estén de acuerdo”, explicó.

Además, Nebenzia subrayó que la situación humanitaria en Siria no es muy distinta a la de hace uno o dos meses y sugirió que la renovada atención sobre el tema es una maniobra de Occidente ante los progresos de cara a un acuerdo de paz logrados en la reciente reunión celebrada en la localidad rusa de Sochi.

Mientras, la Fuerza Aérea de Turquía llevó a cabo este viernes nuevos bombardeos contra las posiciones de las Unidades de Protección Popular (YPG) en la región siria de Afrin, tras cinco días sin ataques de este tipo.

Según las informaciones facilitadas por los medios de comunicación turcos, en los ataques aéreos fueron alcanzados seis objetivos de las YPG en los alrededores del monte Burseya, controlado por el Ejército turco y el ELS.

Los bombardeos contra las YPG fueron suspendidos el domingo, un día después de que fuera derribado un caza ruso en la provincia siria de Idlib.

El 20 de enero, las Fuerzas Armadas turcas iniciaron la operación en la región de Afrin contra las milicias kurdas, una ofensiva que abrió un nuevo frente en la guerra de Siria.

(Fuente: Agencias)

Erdogan acusa a EEUU de estar en Siria para dañar los intereses de Turquía, Irán y Rusia

(SOS).- El presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, acusó hoy a Estados Unidos de estar en Siria para dañar los intereses de Turquía, Irán y “quizá Rusia”, y volvió a criticar a Washington por su apoyo a milicias kurdosirias que el Gobierno de Ankara considera terroristas.

“¿Por qué Estados Unidos continúa enviando armas al norte de Siria después de expulsar al Estado Islámico? ¿Por qué seguís allí? ¿Por qué aún llegan armas? Hacéis cálculos contra Turquía, Irán o quizá Rusia”, sostuvo el presidente turco en un encuentro de su partido en Ankara.

Rusia, Turquía e Irán son garantes del alto el fuego decretado en Siria hace casi un año y patrocinan el llamado proceso de Astaná, pese a que Moscú y Teherán respaldan el Gobierno sirio, mientras Turquía colabora con las milicias rebeldes alzadas en armas contra las autoridades de Damasco.

Erdogan volvió a demandar que las Unidades de Protección del Pueblo (YPG) se retiren de la región de Manbech y volvió a criticar que Estados Unidos siga enviando armas a esa guerrilla cuando da por hecha la derrota del Estado Islámico.

También criticó que Estados Unidos no haya cumplido la supuesta promesa que hizo al Gobierno de Ankara de forzar la retirada de las YPG de ese territorio, donde además Washington tiene a militares desplegados.

“Ellos (Estados Unidos) nos dijeron que saldrían de Manbech, ¿por qué seguís allí ahora”, declaró.

Las YPG han sido el principal aliado de Estados Unidos en la lucha contra los yihadistas en Siria, pero las autoridades de Ankara las definen como terroristas por sus estrechos vínculos con el Partido de Trabajadores de Kurdistán (PKK), la guerrilla kurda de Turquía.

El Gobierno turco temía que las YPG se hicieran también con el control del territorio entre Manbech y Afrin, una distancia de apenas 80 kilómetros, para establecer una franja bajo dominio kurdo a lo largo de toda la frontera norte de Siria con Turquía.

Turquía lanzó el pasado 20 de enero la operación Rama de olivo contra las YPG en el enclave sirio de Afrin, una zona aislada del resto del territorio dominado por esas milicias kurdas y donde Estados Unidos no tiene presencia militar.

El Ejército turco afirma que ha “neutralizado” (abatido, herido o capturado) a 970 milicianos de las YPG desde el inicio de la ofensiva.

A su vez, al menos 18 soldados turcos han muerto en la operación en Afrin.

Las relaciones entre Estados Unidos y Turquía, socios militares en la OTAN, se han deteriorado en los últimos 18 meses por diferencias en Siria y por la negativa de Washington a extraditar a un clérigo islamista, Fethullah Gülen, al que el Gobierno de Ankara acusa de organizar el golpe de Estado de 2016.

Estados Unidos alega que la decisión dependen de la Justicia y que las autoridades de Ankara no han entregado pruebas de peso sobre la implicación de Gülen en la asonada.

(Fuente: Agencias)