Merkel y Putin coinciden en la necesidad de evitar una catástrofe humanitaria en Siria

(SOS).- La canciller Angela Merkel ha recibido este sábado al presidente ruso, Vladimir Putin. Ambos han coincidido en la prioridad de evitar una catástrofe humanitaria en Siria.

El encuentro entre los dos mandatarios, el segundo en menos de tres meses, constituye una posibilidad de “retomar el diálogo” después de la reunión a mitad de mayo en el balneario ruso de Sochi, dijo la canciller.

En una comparecencia previa a la reunión, celebrada en el palacio Mesenberg (a 60 kilómetros de Berlín), de la que no se esperan resultados concretos, Merkel subrayó la responsabilidad de ambos países para encontrar soluciones a los muchos conflictos graves en el mundo.

“Tenemos responsabilidades, sobre todo Rusia como miembro permanente del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas. Así que debemos trabajar para buscar soluciones“, señaló Merkel al resumir la importancia del encuentro.

La canciller declaró asimismo que la guerra en Siria, la crisis de Ucrania y el suministro de gas ruso a Alemania serían los temas que marcarían la reunión.

Vladimir Putin, en cambio, resaltó la importancia de las relaciones bilateral de su país con Alemania. “Es importante seguir apoyando a Siria“, dijo el jefe del Kremlin, quien dio la primera señal de que su encuentro con Merkel podría tener un resultado positivo cuando enfatizó que la construcción del gasoducto Nord Stream 2 era exclusivamente un proyecto económico y no amenazaba la ruta de tránsito de gas a través de Ucrania.

Ambos mandatarios tienen interés en solucionar la grave crisis que vive Siria desde hace siete años. Putin indicó que hay que hacer todo lo posible para que los refugiados regresen a su país. “Siria necesita ayuda para reconstruir y garantizar que los refugiados que han huido del país puedan volver a sus hogares en condiciones de seguridad“, resaltó el presidente ruso.

“Le recuerdo que hay un millón de refugiados en Jordania y un millón en el Líbano. Hay 3 millones de refugiados en Turquía. Esto es potencialmente una gran carga para Europa, así que es mejor hacer todo lo posible para que puedan volver a casa”, aseveró.

Putin también destacó la importancia de ampliar la ayuda humanitaria en Siria y de apoyar sobre todo a aquellas zonas a las que están regresando las personas que habían huido al extranjero, y pidió que la Union Europea participe financieramente en la reconstrucción del país árabe.

Tanto Putin como Merkel insistieron en sus respectivas declaraciones sobre la necesidad de preservar el acuerdo nuclear con Irán.

“Discutiremos la situación en torno al Plan de Acción Integral Conjunto (JCPOA) para la solución del programa nuclear iraní. Es sumamente importante preservar este acuerdo multilateral aprobado por el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas y destinado a fortalecer la seguridad regional y mundial y el régimen de no proliferación nuclear”, apuntó el mandatario ruso.

“Nosotros, por supuesto, hablaremos sobre Irán, queremos preservar el JCPOA, pero estamos siguiendo las actividades de Irán con preocupación, ya sea el programa de misiles o la situación en Siria”, añadió la canciller.

El encuentro supone un paso más en el acercamiento de ambos mandatarios. La crisis en Ucrania enfrió el contacto personal entre los dirigentes, pero desde el mes de marzo, cuando Merkel inició su cuarto mandato consecutivo y Putin fue reelegido presidente, los dos líderes han impulsado el acercamiento con hasta tres encuentros importantes.

En total, ambos líderes han mantenido al menos 15 encuentros y 54 llamadas telefónicas en los últimos cinco años, según datos de la Oficina de Prensa Federal.

Anuncios

Putin y Rohani destacan la cooperación de sus países en la lucha contra el terrorismo en Siria

(SOS).- El presidente de Rusia, Vladimir Putin, y su colega iraní, Hasan Rohani, destacaron la cooperación de sus países en la lucha contra el terrorismo en Siria, durante la reunión bilateral que mantuvieron en el marco de la V Cumbre del Caspio celebrada en la ciudad kazaja de Aktau.

“Tenemos un gran volumen de cooperación, sobre muchas cuestiones del Caspio y sobre el arreglo de crisis agudas, incluida la crisis siria”, dijo Putin al inicio del encuentro.

El jefe del Kremlin adelantó que el arreglo del conflicto sirio sería el tema central de las conversaciones con Rohani, que tuvieron lugar tras la histórica firma de la Convención sobre el estatus jurídico del mar Caspio por los líderes de Rusia, Kazajistán, Azerbaiyán, Turkmenistán e Irán, los cinco países que comparten su ribera.

“Quisiera informarle sobre la marcha de los contactos con nuestros socios para tratar este complejo asunto”, se dirigió a su homólogo el mandatario ruso, en referencia a las negociaciones que Moscú quiere emprender con Turquía y otros países para hallar una solución definitiva al conflicto sirio.

A su vez, Rohani destacó que las victorias del Ejército sirio sobre el Estado Islámico (EI) y otros grupos yihadistas que actúan en Siria han sido posibles gracias a la cooperación entre Rusia e Irán.

“Todo el mundo ha sido testigo de cómo, con ayuda de Irán y Rusia, el Ejército sirio ha podido jugar un importante papel en la lucha contra el terrorismo en el interior de su país”, subrayó el líder iraní.

Rusia e Irán, añadió, tienen “el objetivo común de instaurar la estabilidad y la paz en toda la región”.

“En los últimos años hemos tenido dos grandes éxitos. El primero es la cooperación de Irán, Rusia y otros países para lograr consensos en el marco del acuerdo nuclear. El segundo éxito es la cooperación de Rusia, Irán y Turquía para instaurar la paz y estabilidad en Siria”, afirmó Rohani.

Poco antes, durante su intervención en la Cumbre del Caspio, el presidente de Irán destacó que los otros cuatro países de la región van a defender el Plan de Acción Conjunto y Completo (JCPOA), conocido como acuerdo nuclear, del que se ha salido Estados Unidos.

Rohani recalcó que los países unidos por el mar Caspio “se pronuncian en contra de las acciones unilaterales que se desarrollan hoy día por algunos países”, en alusión a Estados Unidos, que además de abandonar el acuerdo ya ha adoptado nuevas sanciones contra Teherán.

Rusia y Turquía tratan sobre la situación del último bastión extremista en Siria

(SOS).- El destino de la región siria de Idlib, el último refugio de los extremistas, ha dominado el encuentro de este jueves en Ankara entre los ministros de Exteriores ruso, Serguei Lavrov, y turco, Mevlut Cavusoglu.

Turquía y Rusia, junto a Irán, cooperan en el llamado proceso de Astaná para lograr una solución negociada al conflicto en Siria, pese a que Moscú y Teherán respaldan al Gobierno sirio, mientras que Ankara apoya a los grupos armados que operan en el país árabe.

Rusia y Siria han dado por concluida la ofensiva en el suroeste del país y han señalado como próximo objetivo Idlib, provincia norteña fronteriza con Turquía donde hay desplegadas también tropas turcas.

En el encuentro de ayer en Ankara, Lavrov señaló que la situación de Idlib es más complicada que en otras zonas, especialmente por la agresividad del Frente al Nusra —antigua denominación de la filial siria de Al Qaeda— y defendió el derecho del Ejército sirio a combatirlo.

“El Ejército sirio tiene todo el derecho de reprimir (al Frente al Nusra en Idlib). Está en su propia tierra y combate por su independencia, contra los terroristas. Nosotros le damos apoyo en esas acciones de acuerdo al derecho internacional”, dijo en una rueda de prensa conjunta con Cavusoglu.

El ministro ruso reiteró que Damasco puede combatir en Idlib pese a ser una zona de distensión bajo responsabilidad de Ankara y advirtió de que los países que protegen a los grupos armados, entre los que está Turquía, no saben distinguir entre los mal denominados rebeldes y los yihadistas.

Por su parte, Cavusoglu mostró su disposición a colaborar con Rusia para “neutralizar” a los “terroristas” de Idlib.

“Hay más de tres millones de civiles viviendo en Idlib, pero también hay grupos terroristas allí. Sobre todo vienen con armas de zonas previamente sitiadas”, dijo.

“Está claro lo que se debe hacer. Nosotros, junto a Rusia y otros socios, los identificaremos y los neutralizaremos”, afirmó el ministro turco.

Cavusoglu insistió en que debido a la presencia de población civil en la región se deben evitar grandes ofensivas que puedan generar víctimas indiscriminadas.

En el encuentro entre ambos ministros también se iniciaron los preparativos para celebrar una cumbre sobre Siria, en la que participarán los líderes de Rusia, Turquía, Francia y Alemania.

A finales del mes pasado, el presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, habló del próximo 7 de septiembre como posible fecha, y de Estambul como probable lugar de esta cumbre.

Sin embargo, ningún ministro hizo públicos nuevos detalles sobre la citada cumbre durante su encuentro en Ankara.

El ministro de Exteriores ruso viaja a Estambul para preparar la cumbre sobre Siria

(SOS).- El ministro de Asuntos Exteriores ruso, Serguei Lavrov, viaja este lunes a Estambul en una visita de dos días durante la cual abordará con su colega turco, Mevlut Cavusoglu, los preparativos de una cumbre entre los líderes de Rusia, Alemania, Turquía y Francia sobre el conflicto sirio.

“Los ministros tratarán los preparativos de la cumbre que se planea celebrar en un futuro próximo entre los presidentes de Rusia, Turquía, Alemania y Francia sobre el arreglo sirio”, señala un comunicado difundido por la cancillería rusa.

La situación en Siria y en el resto de la región de Oriente Próximo será el principal asunto en las conversaciones entre los dos ministros.

Lavrov y Cavusoglu también abordarán la actualidad “en África del Norte, Cáucaso, Asia Central, Ucrania y la región del mar Negro”, añade la nota informativa de Moscú.

Además, los responsables de Exteriores también hablarán de las relaciones bilaterales, con especial atención al fortalecimiento de la cooperación económica y comercial entre los dos países.

“Un lugar especial (en las conversaciones) lo ocupará la cooperación en el ámbito energético, que juega un papel clave en las relaciones bilaterales”, precisa la cancillería rusa.

Rusia está construyendo en la actualidad el gasoducto Turkish Stream que unirá los dos países por el fondo del mar Negro, y que atravesará el territorio turco hasta la frontera de ese país con la Unión Europea (UE).

Rusia y Siria han dado por concluida la ofensiva para recuperar el control total sobre el suroeste del país árabe y han señalado como el próximo objetivo a la provincia norteña de Idlib, último refugio de los extremistas, en el que están desplegadas tropas turcas.

Ankara protege a los grupos armados en esa provincia, por lo que se prevé una dura negociación en la que Moscú intentará convencer a Turquía para que no ponga obstáculos a que Damasco recupere el control sobre la zona.

El sistema de defensa aérea de Siria intercepta un objetivo hostil cerca de Damasco

(SOS).- El sistema de defensa aérea de Siria ha interceptado este sábado a un “objetivo hostil” cerca de Damasco, según han informado fuentes oficiales.

“Defensas antiaéreas han interceptado un objetivo hostil sobre la zona de Deir al Ashair en el campo de Damasco”, han detallado.

De momento, no han especificado de qué clase de objeto se trata, ni a quién pertenece.

El Ejército sirio derribó la semana pasada dos drones al sur de Damasco. Algunos medios de comunicación han indicado que se trataba de aparatos de reconocimiento israelíes.

La capital siria se encuentra fuertemente protegida y los ataques contra la ciudad han sido raros en estos siete años de guerra.

Por otra parte, Rusia ha derribado dos drones lanzados por “formaciones armadas ilegales” contra la base aérea que posee en la provincia de Latakia, según ha señalado el jefe del Centro Ruso para la Reconciliación en Siria, el general Alexei Tsigankov.

“Durante la pasada jornada, los medios de control del espacio aéreo de la base aérea rusa de Khmeimim detectaron dos drones lanzados desde el territorio controlado por las formaciones armadas ilegales en el norte de la provincia de Latakia”, ha dicho Tsigankov, asegurando que fueron derribados.

El Centro Ruso para la Reconciliación en Siria ya comunicó el jueves que había destruido “un vehículo aéreo no tripulado lanzado desde un territorio controlado por grupos armados ilegales en el norte de la provincia de Latakia” hacia las instalaciones militares de Khmeimim.

El conflicto armado parece entrar ya en su recta final debido a una serie de exitosas ofensivas de las fuerzas gubernamentales y sus aliados sobre distintos focos extremistas que han dejado Idlib, en el norte de Siria, prácticamente como único feudo de los grupos armados radicales.

Rusia, Turquía e Irán abogan por alcanzar un acuerdo en la región siria de Idlib

(SOS).- Rusia, Irán y Turquía se han comprometido este jueves durante un encuentro en la ONU a hacer todo lo posible para evitar un “baño de sangre” en la región de Idlib, uno de los objetivos que el Gobierno sirio se ha marcado reconquistar de forma inminente.

El asesor humanitario de Naciones Unidas, Jan Egeland, ha informado ante los periodistas del resultado de un encuentro celebrado en Ginebra y en el que los representantes rusos, turcos e iraníes han abogado por alcanzar algún tipo de acuerdo en la citada región siria.

La ONU calcula que al menos cuatro millones de personas viven en los bastiones extremistas de Idlib y, pese a la aparente buena voluntad de las partes, ya se prepara para responder a lo que podría ser un nuevo éxodo masivo de personas. Así, pedirá a Turquía que mantenga abiertas sus fronteras a los civiles que quieran huir.

Un grupo de agencias médicas lideradas por la Organización Mundial de la Salud (OMS) ha advertido de que la ofensiva sobre Idlib podría provocar hasta 700 mil desplazados, una cifra muy por encima de la registrada por los recientes enfrentamientos en la zona suroeste de Siria.

Fuentes locales han confirmado la llegada a la región de más fuerzas sirias de cara a un posible ataque y el Ejército ya ha comenzado a advertir a la población de la inminencia de dicha operación.

“Vuestra cooperación con el Ejército Árabe Sirio os librará del régimen de los milicianos y los terroristas y preservará vuestras vidas y las de vuestros familiares”, dicen unos panfletos arrojados en zonas rurales cercanas a la ciudad de Idlib.

Estos panfletos recomiendan a la población local que se sume a los acuerdos de reconciliación, gracias a los cuales las autoridades de Damasco han podido liberar numerosas zonas. Dichos acuerdos garantizan la amnistía a los combatientes que se acojan a ellos.

Siria crea un comité gubernamental para facilitar el retorno de los refugiados

(SOS).- Las autoridades sirias crearán un comité gubernamental para organizar el retorno de los más de cinco millones de refugiados que abandonaron el país en guerra.

El comité, una iniciativa rusa, servirá para coordinar “el retorno de los desplazados establecidos en el extranjero”, indicaron fuentes oficiales.

Entre sus funciones estarán las de “intensificar los contactos con los países amigos con el objetivo de facilitar el retorno” de los refugiados sirios, unos 5,6 millones de personas, según datos de la ONU.

Rusia pidió el mes pasado a la comunidad internacional ayudar a que los refugiados vuelvan a Siria tras la liberación de gran parte del país de los terroristas.

El presidente ruso Vladimir Putin y el estadounidense Donald Trump hablaron recientemente de la cuestión en una cumbre en Helsinki, pero la ONU no parece estar incluida en las negociaciones.

El Comité de Coordinación para el retorno de desplazados en el exterior estará presidido por el ministro de Administración Local y Medio Ambiente, Hussein Makhlouf, y contará con representantes de varios ministerios y otros órganos estatales.

Entre tanto, el embajador de Siria ante las Naciones Unidas, Bashar al Jaafari, reafirmó la firme voluntad de las autoridades de Damasco de facilitar el regreso seguro de todos los desplazados sirios a su patria.

Al Jaafari llamó a las organizaciones internacionales a contribuir a este proceso. Si se levantaran las “medidas coercitivas unilaterales” impuestas sobre la población siria, aseguró el diplomático, eso reduciría la presión económica y social en el país árabe.