La coalición internacional derriba un avión de combate sirio

(SOS).- El Ejército sirio acusó hoy a la coalición internacional, liderada por Estados Unidos, de derribar uno de sus aviones de guerra cerca de Al Raqa.

El ataque “confirma la realidad de la posición estadounidense de apoyo al terrorismo”, afirmó el Ejército en un comunicado.

La coalición internacional justificó el derribo por su derecho a defender a sus aliados, los milicianos de las FSD, después de un supuesto ataque de las tropas sirias.

En un comunicado, la coalición precisó que un caza F18E Super Hornet estadounidense derribó un avión SU-22, después de que la aeronave siria lanzara bombas a las FSD cerca de la localidad de Al Tabqa, ubicada a unos 62 kilómetros al oeste de la ciudad de Al Raqa, en el noreste del país.

Antes de ese bombardeo, el Ejército sirio atacó a los rebeldes de las FSD en Al Tabqa, dejando a varios milicianos heridos y forzando que ese grupo armado abandonase la ciudad, según la misma fuente.

La primera respuesta de la coalición liderada por Estados Unidos fue enviar un avión a hacer una “demostración de fuerza”, lo que inicialmente frenó el avance de las tropas sirias.

Sin embargo, tras un nuevo bombardeo contra las FSD, que se produjo cerca del pueblo de Yadin, dos kilómetros más allá de la línea de separación, la coalición decidió derribar el caza sirio “inmediatamente”, siguiendo sus reglas de combate.

El Ejército sirio informó que el avión se estrelló en el campo cerca de Al Rusafa, a unos 60 kilómetros al sur de Al Raqa, y aseguró que el paradero del piloto es desconocido.

Al día siguiente de la que ONU convocara una nueva ronda de negociaciones de paz en Ginebra, la tensión se dispara en Siria. El Gobierno de Damasco acusó a Estados Unidos de “apoyar” el terrorismo y de “coordinarse” con el Estado Islámico para debilitar a las fuerzas sirias. El incidente es uno de los más graves en los que se ha visto envuelto Washington en el país árabe.

Actualmente, las fuerzas especiales estadounidenses apoyan en el terreno a las FSD, una alianza armada liderada por milicias kurdas.

El Ejército sirio están progresando en los últimos días al sur de Al Raqa, capital de facto del Estado Islámico en el país árabe, y llegó hoy a la entrada de la localidad de Al Rasafa.

(Fuente: Agencias)

Argelia: derriban una iglesia para construir una mezquita y una escuela coránica

(SOS).- El pasado 9 de junio, el Estado argelino procedió a la demolición de un templo católico situado en pleno centro de la ciudad de Sidi Mousa, a 25 km de Argel, valiéndose de la Asamblea comunal popular (APC). La destrucción fue perpetrada a golpes de excavadora.

Las autoridades argelinas justificaron el derribo porque el templo había sido marcado con un sello rojo por los servicios de control técnico del estado de los edificios. Sin embargo, el intendente de la zona se apresuró a anunciar que en el lugar donde estaba el templo cristiano se construirá una mezquita y un centro de estudio del Corán.

El Ministro de Asuntos Religiosos del Gobierno argelino no manifestó intención alguna de impedir semejante afrenta a la comunidad cristiana de dicha ciudad.

En Argelia, quien no forme parte de la mayoría musulmana sunita siempre vivirá expuesto a cierto grado de arbitrariedad. Oficialmente, en el segundo país más grande de África reina la libertad religiosa, pero en la práctica no es así. En 2006 entró en vigor una ley que castiga cualquier tipo de evangelización, ya sea mediante la difusión de textos religiosos, el uso de medios audiovisuales o iniciativas de cristianos que “pudieran perturbar la fe de un musulmán”.

Esta ley fue una reacción a las numerosas conversiones de musulmanes al cristianismo. Tras la guerra civil de los años noventa, que se cobró hasta 250.000 vidas, muchos argelinos se apartaron del islam y se afiliaron sobre todo a los movimientos evangélicos. Los grupos islámicos más militantes los observaban con recelo, porque los cristianos de por sí les irritan profundamente. Para contrarrestar esta tendencia, a principios de 2006 el presidente Bouteflika redujo por decreto la libertad religiosa de los no musulmanes.

Desde entonces, los cristianos están bajo continua observación: sus reuniones son controladas, no pueden practicar públicamente su religión y la obtención de donaciones del extranjero ha sido limitada.

La Constitución vigente define a Argelia como “tierra del islam”, añadiendo que éste es el componente fundamental de su identidad. También declara el islam como la “religión de Estado” (artículo 2). Ninguna disposición garantiza actualmente la libertad religiosa, y la libertad de conciencia no incluye la posibilidad de abandonar el islam para convertirse a cualquier otra religión.

Tanto los islamistas como algunos sectores de la población que están radicalizando sus posturas se muestran cada vez más intolerantes respecto a los cristianos en Argelia, que configuran una comunidad muy reducida.

(Fuente: AsiaNews / Agencias)