Visita a la Fortaleza de Alepo – Siria y a la parte antigua de la ciudad

Nos escribe la Madre Laudis Gloriae

“Ayer, juntamente con el Padre David Fernández, IVE hemos podido visitar la parte antigua de la ciudad de Alepo y sus alrededores. Incluso hemos podido visitar la Fortaleza por adentro.

Mirando tanta destrucción pensaba que todo eso era fruto del pecado del hombre, de la arrogancia de tantos que ni siquiera respetan los lugares santos y ni la vida humana.

“Porque todo lo que hay en el mundo, la pasión de la carne, la pasión de los ojos y la arrogancia de la vida, no proviene del Padre, sino del mundo.” (I Juan 2, 16)

Y el fruto de este pecado no es sino la muerte, como tan bien nos relata Santiago en su carta “Después, cuando la pasión ha concebido, da a luz al pecado; y cuando el pecado es consumado, engendra la muerte.” (Santiago 1, 15)

Nos hemos convencido que solamente con la caridad se puede reconstruir no sólo los edificios sino las vidas de tantas personas que han quedado marcadas por tanto dolor.

Recemos por todos los hombres para que aprendamos a valorar la misma vida humana, que es creada por amor a Imagen y Semejanza de Dios”.

¡Bendiciones!

A nuestros lectores de nuestros facebooks

Ante todo, quisiéramos agradecerles por la confianza que han depositado en nosotros, al leer nuestros post o noticias, de comentar y difundir la cruda realidad que pasan nuestros hermanos, los cristianos perseguidos de Irak, Siria, y todo Medio Oriente como también de algunos países de África y Extremo Oriente.

Saber agradecer por las cosas que tenemos, las cuales las hemos recibido de lo Alto (Cfr Sant 1, 17), ya es una gracia de Dios. Los animamos a seguir “trabajando por la paz” (Cfr Mt 5)

Como ustedes saben, la idea de nuestros Facebooks y Blogs, es informar sobre la realidad que viven tantos hermanos nuestros en esta parte del mundo y a su vez, mover los corazones de los cristianos en Occidente, lo cual es siempre y primordialmente obra de Dios, para la salvación de las almas y la Gloria de Dios.

Sin embargo, me ha movido a escribir este post, algunos comentarios.

Sabemos por fe, que el mundo fue creado por Dios por Amor y que, a pesar de la desobediencia y los pecados de los hombres (Cfr Gén 1 y 3), Dios no nos ha abandonado, de tal forma que nos ha enviado a su Hijo Unigénito, no para juzgar al mundo, sino para salvarlo (Jn 3, 17), mediante la obediencia hasta la muerte y muerte en Cruz (Flp 2, 8); sabemos por fe y por experiencia propia o ajena, que es Dios el que gobierna el mundo y que hace que, a pesar de las acciones de los hombres, todo coopera para el bien de los que aman a Dios (Rom 8, 28).

Dios es Padre. Y a Él debemos acudir continuamente, ya sea en nuestras necesidades como las ajenas, especialmente para los miembros de la Iglesia, fundada por su Hijo Jesucristo…. Tú eres Pedro y sobre esta Piedra edificaré mi Iglesia y las puertas del infierno no prevalecerán con ella (Mt 16, 18)

Dios es Padre, pero también es Juez, y debemos respetar los tiempos que Él tiene y que Él ha decidido dar a los pecadores (entre los que nos encontramos también nosotros).

No debemos juzgar, o sea condenar a los demás (Cfr I Cor 4, 5) y Sant 4, 12), aun cuando sus acciones son nefastas y aun cuando a las claras están haciendo el mal.

Es indudable que las víctimas deben ser defendidas y ayudadas, los responsables deben combatir el mal (en el caso de estos terroristas incluso con las armas), estos asesinos deben ser llevados ante la justicia, y cada uno debe hacer lo que está en su mano para que esto ocurra. Pero no debemos dar cabida al odio en nuestros corazones.

Responded siempre con una bendición. No os dejéis vencer por el mal, antes bien venced el mal a fuerza de bien (Rom 12, 21).

Un signo que muestra si somos capaces de hacerlo es rezar por los perseguidores, por su conversión. Aunque nos cueste y nos produzca rechazo es lo que tenemos que hacer por mandato del mismo Cristo: Él no solo lo predicó sino que lo vivió en todo momento, y especialmente, mientras estaba clavado en la Cruz para salvarnos.

¡Bendiciones!

P. Enrique Montes, IVE

Los líderes cristianos rezan en Alepo por la paz

Alepo (Agencia Fides).- En Alepo, al comienzo del nuevo año, el patriarca siro-ortodoxo mor Ignatius Aphrem II presidió una oración por la paz en Siria en la catedral siro-ortodoxa de San Efrén.

En esta iniciativa de oración común, con motivo de la Jornada Mundial por la Paz, además de los obispos y sacerdotes de la Iglesia Siro-ortodoxa, también asistieron el obispo maronita Joseph Tobji, el obispo caldeo Antoine Audo y el reverendo Ibrahim Nseir, de la Iglesia Evangélica Árabe.

El Patriarca, los obispos y todos los presentes rezaron juntos por la paz en Siria y por el fin de la violencia, y en la oración pidieron de nuevo el retorno a sus hogares de los dos metropolitanos de Alepo desaparecidos en abril de 2013, el greco ortodoxo Boulos Yazigi y el siro-ortodoxo mor Gregorios Yohanna Ibrahim.

15873343_1130917630339335_3760136479139897138_n

15873129_1130917783672653_7234289840307819572_n

15780965_1130918130339285_3414488409760817964_n

15871597_1130918710339227_3668415885816903035_n

 

La gente de Alepo reza para que termine la guerra en Siria

Entrevista a sor María de Nazaret, misionera de la Familia Religiosa del Verbo Encarnado

Roma (ZENIT).- El Papa Francisco pidió el pasado domingo en el mensaje de Navidad, dado desde el balcón central de la basílica de San Pedro, paz para el mundo, y citó en particular “la ciudad de Alepo, escenario, en las últimas semanas, de una de las batallas más atroces” y solicitó que “se garanticen asistencia y consolación a la extenuada población civil, respetando el derecho humanitario”.

ZENIT tuvo la posibilidad de contactar a la hermana María de Nazaret, de la Familia Religiosa del Verbo Encarnado, que se encuentra en Oriente Medio, y que nos contó cómo se está viviendo allí esta Navidad.

“En Alepo especialmente este año después de tanto tiempo de dolor –indicó la hermana María– todos no veían la hora de celebrar una Navidad más serena y llena de esperanza, así han podido colocar un árbol de Navidad enorme en la calle, en el centro de la ciudad, donde la gente ha acudido a rezar pidiendo al príncipe de la Paz el fin definitivo de la guerra para este país tan golpeado por el dolor”.

La religiosa recordó que “la Navidad en estas tierras tiene un matiz muy particular porque es el mismo lugar en que el Salvador mismo escogió para nacer”.  Y precisó que “para nosotros como misioneros, es emocionante celebrar la Navidad en Belén, Jordania, Gaza, Alepo o en Jaffo, lugares todos marcados por la historia sagrada, por el paso mismo de Nuestro Señor”.

“Nosotros como misioneros en Gaza y en Alepo –añadió sor María– celebramos la Navidad, con una sencillez y una pobreza que recuerda mucho al establo de Belén: hemos tenido en cada lugar la Santa Misa y luego un festejo familiar junto a los fieles en la misma iglesia”.

Actualmente el dolor de tantos hermanos que sufren, aseguró la religiosa del Verbo Encarnado, “no puede menos que hacernos pensar en los sentimientos de aquel  Niño que recién nacido, llora en el pesebre, en medio de la noche fría acompañado por la Santísima Virgen, San José y un puñado de hombres sencillos que siguiendo la moción de Dios, acuden a un establo para contemplar al Salvador del mundo”.

Indicó además que “desde cada uno de estos lugares de misión donde por gracia de Dios nos encontramos como familia religiosa, es nuestro deseo transmitir un mensaje de fe, de esperanza y de paz”. Añadió que “el hecho de que el Niño Jesus haya escogido para nacer un establo pobre, en condiciones tan adversas,  nos impulsa a nosotros como misioneros de la Familia Religiosa del Verbo Encarnado a querer estar en lugares de misión especiales, donde difícilmente alguien quiere ir”.

“En cada una de nuestras casas, junto a niños con capacidades diferentes, o a niños y jóvenes que no tienen familia, junto a los cristianos que sufren a causa de su fe, a los colegiales que asistimos y junto a todos nuestros amigos queremos anunciar el mensaje de salvación que el Niñito Jesús proclama con su llanto desde el pesebre”, dijo la misionera.

A pesar de la falta de libertad resuena el mensaje de salvación, concluyó sor María, que “la fe de nuestros hermanos cristianos irradia y contagia”.

Siempre en el Mensaje de Navidad, el Papa afirmó: “Es hora de que las armas callen definitivamente y la comunidad internacional se comprometa activamente para que se logre una solución negociable y se restablezca la convivencia civil en el país”. Y que “los israelíes y los palestinos tengan la valentía y la determinación de escribir una nueva página de la historia”, incidió.

Por primera vez en dos años ofician una ceremonia religiosa en la iglesia de Saydat al-Salam en el casco antiguo de Homs

Homs (Agencias).- En la iglesia Saydat al-Salam, en el casco antiguo de Homs, se ofició este jueves una misa con motivo de la finalización de las obras de rehabilitación de una parte de este lugar sagrado, que sufrió actos de violencia a manos de los terroristas.

La celebración contó con la asistencia de destacadas figuras religiosas, tales como el nuncio apostólico en Siria, monseñor Mario Zenari, o el patriarca Gregorio III Laham, cabeza visible de la Iglesia Greco-Católica Melquita, además del gobernador de Homs, Talal al-Barazi.

En este templo, se cantaron himnos religiosos y canciones patrióticas por primera vez en dos años, tras el restablecimiento de la seguridad en el casco antiguo de Homs.

El patriarca Gregorios III Laham consideró esta ceremonia como un mensaje a todo el mundo de que la alegría, la construcción y el amor seguirán reinando en Siria.

Por su parte, el gobernador de Homs destacó la necesidad de continuar con el proceso de reconstrucción que ya ha iniciado hace más de dos años en la ciudad antigua de Homs, acotando que la provincia central recuperará la normalidad paralelamente con las trascendentes victorias conseguidas en Alepo.

Soy Nazareno – Dos jóvenes chilenas cuentan sus reflexiones

Reflexiones de dos jóvenes chilenas

luego de escuchar el testimonio

de la Hermana Guadalupe

en Santiago de Chile

 

Hermana Guadalupe en Chile

“Una jóven me escribió hace unos días: mientras muchos buscan pokemones, nosotros buscamos a nuestros familiares bajo los escombros”. 

El testimonio de la Hermana Guadalupe no puede dejar a nadie indiferente. Es un testimonio actual, de fuente directa, de una persona en carne y hueso que viene a hablarnos de cómo día a día nuestros hermanos están siendo asesinados, sin que nadie se entere. Una ciudad sitiada un año sin ser abastecida de agua, luz, comida, mientras intermitentemente se bombardean barrios con familias comunes y corrientes, torturas, cristianos descuartizados…

 

Pero claramente la reflexión

debe ir mucho más allá

del lamento por una “crisis humanitaria”.

Esta situación ha de interpelarnos

y remecernos especialmente

a los cristianos:

 

“No hay amor más grande que dar la vida por los amigos”, “Seréis perseguidos a causa de mi nombre” nos dice Jesús en el Evangelio.

Cristianos perseguidos, mártires del siglo XXI

 

Eso es precisamente lo que están viviendo hoy nuestros hermanos en Alepo.Miles de mártires anónimos que están muriendo por su fe en pleno siglo veintiuno.

Nos remece ver la radical diferencia de realidades con otros que comparten nuestro mismo credo. Nos vemos interpelados en nuestra tibieza diaria, nos retumba en el oído que a los tibios los vomitará Dios.

Allá parece ser que no hay espacio para tibiezas.

O se está dispuesto a morir por Cristo

o se abandona la fe.

¡Qué distinto a nuestro cristianismo!

¡Qué distinto al catolicismo de Misa Dominical

que estamos tan acostumbrados a ver y vivir!

 

El testimonio de la Hermana Guadalupe, que no es sino la voz de toda una Iglesia silenciada, y una de entre las tantas que han vivido esa realidad, es como un balde de agua fría para nuestras acomodadas vidas.

Cristianos de Misa Dominical

Pero ¡qué difícil es no ser tibio

en esta sociedad de la tibieza!

Si pareciera que estamos justamente

en el ambiente más propicio para ello.

Hay poco espacio para el heroísmo.

 

El llamado que nos hace Cristo a los de “este lado” es quizás igual de exigente. “Sean perfectos como el Padre Celestial es perfecto” (Mt. 5, 48). Cristo llama a la santidad no a algunos pocos, sino a todo el mundo. En Alepo el llamado se concreta de modo radical con la misma muerte. Aquí, nosotros tenemos que dar la vida entera cada día.

Dar la vida por Cristo no es solo por morir por Él como los cristianos en muchas partes lo están haciendo, sino que nosotros también lo podemos hacer, dejando morir nuestros caprichos, nuestra vanidad, nuestro orgullo cada día para que el Señor se luzca en nuestras vidas.

 

Siguiendo un ejemplo que daba la Hermana Guadalupe, parece ser que son ellos los que no tienen nada que temer. La decisión ya la tomaron.

 

Nosotros debiéramos vivir aterrados

ante nuestra propia actitud e indecisión.

Ellos ya ganaron.

Nosotros parece que vivimos

en una cuerda floja de cobardía.

Que sí, que no.

Hoy sigo a Cristo, mañana quizás.

Total, la muerte es algo lejano,

si es que no irreal.

 

Ellos, cada día renuevan una entrega absoluta de amor estando dispuestos a morir.

¿Qué podemos hacer por ellos?,

era la pregunta que inevitablemente nacía.

 

Rezar en la calma de una casa que no va a ser bombardeada nos puede hacer sentir inútiles. Pero es que, como dice Thibon, “cuando te digo “rezo por ti”, esto no significa que de vez en cuando musite algunas palabras pensando en tu recuerdo, sino que quiero cargar sobre mis espaldas con toda tu responsabilidad, que te llevo dentro de mí como una madre a su hijo, que deseo compartir, y no solo compartir sino atraer enteramente sobre mí todo ese mal, todo el dolor que te amenaza y que ofrezco a Dios toda mi noche para que Él te la devuelva transformada en luz”.

No olvidemos que nuestra oración sí que tiene poder. Decimos que rezamos por ellos, pero ¿rezamos enserio? ¿Con todo nuestro corazón, con toda nuestra alma y con todas nuestras fuerzas? Así es como ellos nos piden que recemos, con el corazón en Dios, para que nuestra oración dé los frutos necesarios.

 

La fuerza de la OraciónEl testimonio terminó con una canción que resume muy bien lo que están viviendo nuestros hermanos perseguidos y lo que debiéramos vivir también nosotros: “Podrás llevarte mi cabeza, podrás quemarme las iglesias, podrás echarme de la tierra que me vio nacer, pero mi alma es de Dios”. Aprendamos de ellos a centrar la vida en las promesas de Dios, no olvidemos la grandeza de la felicidad eterna junto a Él.

 

Rosario Corvalán
Antonella Descalzi

Nazarenas en Chile

 

Nuestro Logo de Nazarenos explicado por el Padre Luis Montes

El significado del logo de los Nazarenos

 

La palabra nazareno es la que aparece en el Corán para referirse a los cristianos, los seguidores de Jesús, el Nazareno. El término “nazareno” referido a los cristianos árabes comenzó a ser conocido en Occidente con ocasión de la invasión de Isis y la toma de Mosul, ya que al llegar, lo primero que hicieron fue marcar las casas de los cristianos con la “nun” (la letra n en árabe, la primera de la palabra nazareno) para identificarlos, presionarlos a la conversión, para tomar posesión de sus pertenencias e incluso asesinarlos.

 

En la práctica significaba que en esa casa

vivían “malditos de Dios”.

 
En respuesta a esa agresión, hubo protestas no solo de cristianos sino también de musulmanes en el mismo Irak y después en varias partes del mundo, bajo el lema “Yo también soy Nazareno”, en clara señal de apoyo a los cristianos perseguidos.
Y fue así que la palabra “nazareno” utilizada como insulto por el Estado Islámico, se transformó en signo de honor:

de querer significar “malditos por Dios”

pasó a decir “perseguidos por causa de Cristo”

es decir ¡dignos de la Bienaventuranza!

 

¿Porqué hemos elegido

como nuestro logo de nazarenos

la Nun formada con la Sagrada Familia?

 
Porque los cristianos son perseguidos por seguir a Cristo. Así como Cristo es ejemplo en todo para nosotros pues “todo lo hizo bien”, así es el Divino Ejemplo de perseguido y refugiado. Y con Él, su Madre Santísima y San José. Cuando llegaron a Belén no tuvieron donde alojarse; luego tuvieron que huir a Egipto. El mismo Cristo dice que los pájaros tienen nidos, los zorros sus huecos donde descansar, pero el Hijo de Dios no tiene donde reposar su cabeza.
Agradecemos a Guadalupe Rodrigo, nazarena y prima de la Hermana Guadalupe que fue quien diseñó este logo. Con gran generosidad ha aceptado dejarnos usar su diseño como logo oficial de los Nazarenos.

El grupo de Facebook de Nazarenos es

https://www.facebook.com/groups/1762773427341570/

Si todavía no sos Nazarenos ya te podés unir!