16832024_1459253890775889_9038674708324929005_n

Visitas de casas en Alepo – Siria

Nos escribe la Madre Laudis desde Alepo

“El martes pasado por gracia de Dios, hemos podido visitar a tres familias cristianas. Les escribo para contarles un poco de su historia y para que recen por ellos.

La primera familia fue la de Abu Nur, un señor que hace cuatro meses mientras trabajaba fue sorprendido por un misil que casi le quito la vida. Aun hoy continúa en la cama, sin poder levantarse. Nos hemos admirado la alegría con que él vive su enfermedad, aunque al contarnos su historia no pudo disimular las lágrimas que caen en sus mejillas, lo que más le cuesta es no poder trabajar y seguir sosteniendo la familia como lo solía hacer hace algunos meses. Nos hemos despedido pidiéndole oraciones y prometiendo acompañarlo con las nuestras.

También hemos vuelto a visitar la familia de Abu Sara, les había contado acerca de él, un señor que perdió su trabajo por un misil que destruyó el hotel en que trabajaba, su señora sufre una enfermedad muy rara que se agravó durante la guerra, nos ha alegrado mucho verla tan contenta, a pesar de los fuertes dolores que tiene, estaba alegre y su alegría contagiaba a todos.

La ultima casa que hemos visitado fue la de tres hermanos, el menor tiene 75 años, viven solos no poseen otros familiares próximos sino unos a los otros; con la edad les vino enfermedades y varias complicaciones de salud. La mayor es una señora de 84 años, la única mujer, que está imposibilitada de cocinarles o limpiar la casa, viven de la generosidad de varios cristianos vecinos a ellos.

Les encomendamos a todos estos nuestros hermanos que sufren a vuestras oraciones.

Misioneras en Alepo

¡Bendiciones!

16684195_1454459747921970_4237068716770113042_n

La Hermana Guadalupe nos sigue contando sobre Alepo – Siria

En estos días de visita en Alepo hemos caminado mucho por la ciudad. Los barrios más destruidos son aquellos que estaban en manos de los rebeldes…

Desde el primer año de asedio -en el que sitiaron completamente la ciudad- lograron tomar la parte oriental. Allí se había asentado antiguamente la primera comunidad cristiana y se encontraban por lo tanto los monumentos históricos y religiosos más importantes de Siria. Y en consecuencia, era la parte más turística y embellecida de la ciudad… 

Por ser la zona más antigua, provista de túneles subterráneos que desde todos los puntos convergían en la imponente Ciudadela (fortaleza amurallada), se les hizo muy fácil invadirla. Y una vez dentro dinamitaban desde los túneles los edificios más importantes… Ciertamente hubo algunos cómplices que abrieron las puertas de sus casas. Pero en general, al ser tomado un barrio, sus habitantes huían inmediatamente y quienes no lograban hacerlo quedaban prisioneros, sin alimentos ni medicinas, y sometidos al régimen brutal de los rebeldes, que los maltrataban y asesinaban si no cooperaban con sus planes.

Desde estas zonas tomadas disparaban hacia el resto de la ciudad, combatiendo contra el ejército, y aterrorizando y diezmando a la población civil con los continuos atentados.

Y así en 5 años fue arrasada la floreciente ciudad de Alepo… que antes de la guerra albergaba unos 5 millones de habitantes, y hoy apenas un cuarto de ese total. Por los muertos en los ataques y por los que huyeron a otras ciudades.

Hoy Alepo es libre. Cesaron los golpes pero quedó herida mortalmente, devastada, desnuda y desolada…

Así acabaron con esta ciudad quienes -según la prensa internacional- buscaban la libertad y el bien del pueblo… ¡Menuda mentira la de la primavera árabe, que acarreará para Siria el invierno más largo de su historia! ¿Quién sabe cuántos años le llevará ponerse en pie? ¿Quién sabe si alguna vez lo logrará? La vecina Irak sigue intentándolo en vano…

Aun quedan muchas otras zonas tomadas por los terroristas en Siria, como Edleb y Raqa…. Pero Alepo es la hermana mayor. ¡Lacerada y apaleada sigue erguida! Su victoria promete paz y su libertad es punta de flecha para otras ciudades que recobran la esperanza de verse también ellas aliviadas de este cáncer.

Hermana Guadalupe

16587149_1451235201577758_6935431933752968731_o

Noticias de Alepo – Siria. Nos escribe la Hermana Guadalupe

Tengo todavía el corazón sacudido… Volver a Alepo, recorrer sus calles, reencontrar a nuestra gente, recordar a los que ya no están… Abrazar a Naia y Saleem, hijos de mi querida amiga Rania y compartir con ellos el dolor de su repentina partida.

Las Hermanas me llevaron a visitar su tumba.

Los barrios donde están los cementerios cristianos fueron tomados por los rebeldes desde el comienzo de la guerra, y por eso el primer año se enterraba a los difuntos en cualquier lugar…. Hasta que los obispos pidieron al municipio que les fuera cedido el terreno ubicado junto a nuestra casa para usarlo provisoriamente como cementerio.

Allí está Rania. Y tantos como ella. No hay familia que no haya perdido algún miembro.

“¡Son nuestros mártires!”, dicen con orgullo señalando el campo sembrado de crucecitas…

Hermana Guadalupe

¡Bendiciones!

Nota acerca de las fotos:
– Las primeras 10 fotos son de los cementerios cristianos que estaban en zonas tomadas y que ahora pudimos visitar libremente

– Las siguientes fotos son del terreno que esta en la esquina de nuestra casa, que fue usado como cementerio estos años de guerra, y donde esta Rania sepultada

– Las últimas fotos son de los dos hijos de Rania, Naia y Saleem, con las Hermanas Guadalupe y Mahabba

0bd429d04abf086c2f728d52f5624a27

Patriarca greco-ortodoxo de Antioquía: En Alepo quedan unos 35 mil cristianos

(SOS).- El Patriarca greco-ortodoxo de Antioquía, Yohanna X, ha señalado que los cristianos de todas las confesiones presentes en Alepo no superan los 35 mil. Esta afirmación se ha producido en un encuentro con una delegación de políticos rusos que están de visita en el país árabe desde el pasado lunes.

Al reunirse con el jefe del comité de la Duma para el desarrollo de la sociedad civil, asuntos sociales y asociaciones religiosa, Sergei Gavrilov, y con los demás parlamentarios rusos, el Primado de la Iglesia greco-ortodoxa de Antioquía ha destacado la necesidad de no dejar sola a Siria en la tarea de reconstrucción del país. Después de la guerra, ha explicado el Patriarca Yohanna X, el pueblo sirio deberá recorrer un camino largo y necesario para sanar las heridas internas.

En Saydnaya, la delegación rusa también ha visitado el Monasterio ortodoxo de la Madre de Dios. La Igumena Febronia [Madre Superiora, ndr] ha pedido a los políticos que hagan llegar una invitación al Patriarca Kirill de Moscú para que visite Siria. Además, ha asegurado que las monjas de la comunidad rezan “por la prosperidad de Rusia y por la salud del Presidente ruso Vladimir Putin”.

convento-de-nuestra-senora-de-seidnaya

(Fuente: Agencia Fides)