El Gobierno sirio estudia si volverá a unirse a las negociaciones de paz en Ginebra

(SOS).- Las conversaciones de paz auspiciadas por la ONU se reanudaron ayer en Ginebra con la participación de los rebeldes pero con la ausencia de la delegación gubernamental siria, que no ha anunciado si volverá a unirse al proceso de diálogo.

El enviado especial de la ONU para Siria, Staffan de Mistura, pretendía que la octava ronda de negociaciones que empezó el 28 de noviembre durara hasta el 15 de diciembre y dijo que las partes se tomarían el fin de semana para “refrescarse” y para las “consultas” pertinentes.

Sin embargo, el jefe negociador de la delegación gubernamental, Bashar al-Jaafari, advirtió antes de partir el viernes de Ginebra que tal vez no volverían a unirse al proceso negociador por culpa de la precondición de la Comisión Suprema para las Negociaciones (CSN) de que el presidente sirio, Bashar al-Assad, no participe en un eventual proceso de transición en el país árabe.

Al cierre de esta edición, los dirigentes sirios aún no habrían tomado la decisión sobre un posible retorno a las conversaciones en Ginebra, según fuentes cercanas a la delegación gubernamental.

Por su parte, el jefe de la delegación rebelde, Naser Hariri, reclamó a De Mistura y a la comunidad internacional qué digan públicamente quién está boicoteando el proceso.

Tras reunirse con el mediador de la ONU, Hariri manifestó este martes a los medios de comunicación que “es la responsabilidad del enviado especial y de la comunidad internacional anunciar al mundo qué parte está rechazando la negociación”.

“La parte que dice que somos nosotros los que ponemos precondiciones al diálogo es la que están efectivamente poniéndolas”, aseguró el máximo representante de la CSN.

Antes de comenzar esta ronda, el enviado especial de la ONU para Siria instó a las dos delegaciones a no poner precondiciones sobre la mesa, algo de lo que las partes se han acusado mutuamente de incumplir.

La directora de comunicación de la ONU en Ginebra, Alessandra Velucci, declinó por su parte comentar sobre el hecho de que la delegación gubernamental siria no estuviera en Ginebra ni que dudase sobre su participación.

“El mediador está listo para entablar negociaciones con todas las partes”, se limitó a decir Velucci.

Hasta la ruptura del diálogo, se preveía que las conversaciones se centraran en la redacción de una nueva Constitución y en la convocatoria de nuevas elecciones parlamentarias y presidenciales, así como en otros 12 principios que De Mistura evitó detallar.

El enviado especial de la ONU para Siria ha organizado siete rondas de conversaciones desde 2016 sin obtener ningún avance significativo.

(Fuente: Agencias)

Anuncios

Rusia, Irán y Turquía se reúnen para avanzar en la solución del conflicto sirio

(SOS).- El presidente de Rusia, Vladimir Putin, ha recibido este miércoles en su residencia de la localidad rusa de Sochi a los presidentes de Irán y de Turquía, Hasan Rohani y Recep Tayyip Erdogan, para tratar de impulsar una solución política que ponga fin a la guerra de Siria tras los últimos avances conseguidos por las fuerzas gubernamentales.

Por su parte, los grupos rebeldes, que se han reunido en Arabia Saudita para tratar de fijar una posición unificada ante las conversaciones de paz, han decidido mantenerse en su exigencia de que el presidente sirio, Bashar al-Assad, abandone el poder para dar paso a una transición.

Putin, que ha recibido a orillas del mar Negro a los presidentes de Irán y de Turquía dos días después de reunirse en el mismo lugar con Al Assad, ha señalado que los dos mandatarios han aceptado apoyar la propuesta rusa de celebrar un “congreso del pueblo sirio”.

El Gobierno ruso quiere que ese foro, que también tendría lugar en Sochi, sea un diálogo que sirva de apoyo a las conversaciones de paz que se celebran en la ciudad suiza de Ginebra. Hasta la fecha, todos los esfuerzos de la ONU para lograr una solución diplomática al conflicto han fracasado.

Desde que Rusia desplegó sus fuerzas militares para respaldar al Gobierno sirio en 2015, el equilibrio de fuerzas se ha decantado a favor de Damasco. Hace un año, el Ejército logró expulsar a los extremistas de la zona oriental de Alepo.

En las últimas semanas, el autoproclamado Califato del Estado Islámico se ha derrumbado por los avances de las tropas sirias y sus aliados. Las fuerzas gubernamentales controlan ahora de forma efectiva la mayor parte de Siria, salvo algunas pequeñas zonas bajo dominio de los rebeldes y la zona norte que controlan las milicias kurdo-árabes respaldadas por Estados Unidos.

Los grupos rebeldes se han reunido este miércoles en un hotel de lujo en Riad, justo dos días después de que el líder del Alto Comité para las Negociaciones, Riad Hiyab, presentara por sorpresa su renuncia.

La dimisión de Hiyab ha llevado a especular con la posibilidad de que los insurgentes rebajaran sus exigencias y no pusieran sobre la mesa de negociaciones la salida de Al Assad pero finalmente no ha sido así y se mantienen reclamando la marcha del mandatario sirio.

Tras haber ayudado al Gobierno de Damasco a lograr la victoria militar, el presidente de Rusia parece estar asumiendo un papel de liderazgo de los esfuerzos internacionales para poner fin a la guerra de Siria.

Esta misma semana, Putin ha hablado con el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, y con líderes de Oriente Próximo sobre la situación en Siria y las perspectivas para lograr un final al conflicto.

Irán, al igual que Rusia, ha estado apoyando al Gobierno sirio desde el principio de la guerra. Arabia Saudita, su principal rival en la región, ha apoyado a los grupos rebeldes que tratan de derrocar a Al Assad y ha abogado por la salida del presidente, además de ser el principal valedor del Alto Comité para las Negociaciones.

Sin embargo, desde que el rey Salman realizó una histórica visita hace unos meses a Moscú, Riad parece haber asimilado el papel dominante de Rusia en Siria.

En línea similar, Turquía, tradicional aliado de los grupos armados rebeldes, ha ido mostrando mayor disposición a cooperar con Rusia para tratar de acabar con la crisis siria. “Esta cumbre tiene como objetivo lograr resultados. Creo que se tomarán decisiones críticas”, ha asegurado Erdogan, en declaraciones a la prensa en Sochi.

Estados Unidos, la otra potencia internacional con fuerzas militares en la guerra de Siria, ha mantenido una cierta distancia con los esfuerzos de Rusia para tratar de alcanzar una solución negociada. Washington ha estado armando, entrenando y desplegando fuerzas especiales para ayudar a los milicianos kurdos que luchan contra el Estado Islámico, lo que ha provocado el malestar de Turquía, que recela de estos combatientes por considerarlos cercanos al Partido de los Trabajadores de Kurdistán (PKK).

Durante la reunión de los rebeldes en Riad, el enviado especial de Naciones Unidas para Siria, Staffan de Mistura, ha trasladado a los grupos que tienen que lograr una “línea común” para llevar a la mesa de negociaciones de paz en Ginebra.

“Un equipo fuerte y unido es un socio creativo en Ginebra y eso es lo que necesitamos nosotros, un actor que pueda realmente estudiar más de una vía para lograr las metas que debemos tener”, ha señalado el mediador de la ONU.

De Mistura tiene previsto reunirse hoy con los ministros de Exteriores y de Defensa de Rusia, Sergei Lavrov y Sergei Shoigu, para discutir sobre los preparativos de las conversaciones de Ginebra que arrancarán el próximo 28 de noviembre.

La octava ronda de negociaciones llega con cierto retraso, pues el enviado especial de Naciones Unidas para Siria había dicho al Consejo de Seguridad que su intención era convocarla para finales de octubre o principios de noviembre.

(Fuente: Agencias)

La ONU cree que es el momento para negociar realmente la paz en Siria

(SOS).- La ONU anunció que la próxima ronda de negociaciones de paz sobre Siria arrancará en Ginebra el 28 de noviembre y defendió que ha llegado “el momento de la verdad” para lograr un arreglo que ponga fin a seis años de guerra.

“Necesitamos meter a las partes en verdaderas negociaciones, sobre asuntos en los que hay alguna perspectiva de que pueden empezar a acercar posturas”, defendió el mediador de la organización, Staffan de Mistura.

El diplomático, que compareció por videoconferencia ante el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas, esbozó sus planes para la octava ronda de negociaciones en Ginebra tras semanas de contactos con los dos bandos y con las potencias internacionales.

De Mistura quiere centrar las discusiones en dos puntos clave: un calendario y un proceso para redactar una nueva constitución siria y detalles para la celebración de unas elecciones supervisadas por Naciones Unidas.

Tras varias rondas de las que apenas salieron resultados concretos, el mediador cree que es hora de entrar “en sustancia”.

Hasta ahora, uno de los principales obstáculos ha sido el desacuerdo sobre el futuro del presidente sirio, Bashar al-Assad, con los grupos rebeldes exigiendo su salida en todo momento.

Esas aspiraciones de los rebeldes han chocado en los últimos meses con los importantes avances militares logrados por el Ejército sirio, que a priori hacen menos probable una salida de Al Assad.

De Mistura insistió en que, tras la derrota del Estado Islámico en su bastión de Al Raqa y los progresos contra el grupo yihadista en la localidad de Deir ez-Zor, ha llegado “el momento de la verdad” en el plano político.

“Sin un proceso político inclusivo, hay una verdadera amenaza de que el Daesh o una organización similar pueda volver y explotar los sentimientos de marginación y agravio”, avisó.

Por ello, De Mistura pidió a las potencias del Consejo de Seguridad su “apoyo para poder avanzar”, convenciendo al Gobierno sirio y a los rebeldes para que den pasos hacia la paz y de que acudan a Ginebra con “realismo”.

Antes de la cita en la ciudad suiza, el 30 y el 31 de octubre, se celebrará en Astaná otra ronda de las conversaciones impulsadas por Rusia, Turquía e Irán, garantes del actual alto el fuego que se observa en partes de Siria.

De Mistura confió en que el encuentro sirva para consolidar las llamadas zonas de distensión creadas en varios puntos del país y “estabilizar” la situación en esas áreas.

Sin embargo, insistió en que esos arreglos deben ser temporales y no llevar a una “partición de facto” de Siria.

La ONU, insistió, quiere un alto el fuego global y que se garantice la unidad y la integridad territorial del país.

Además, subrayó que únicamente el proceso de Ginebra puede lograr una verdadera solución a la guerra.

El diplomático confió también en que las distintas facciones rebeldes se reúnan cuanto antes en la capital de Arabia Saudí antes de ir a Ginebra y lleguen con un frente unido a las negociaciones.

La octava ronda de negociaciones llegará con cierto retraso, pues hace un mes De Mistura había dicho al Consejo de Seguridad que su intención era convocarla para finales de octubre o principios de noviembre.

El diplomático ha viajado en los últimos días a Moscú, Bruselas o Nueva York para discutir su iniciativa con las potencias y el jefe de la ONU, António Guterres, y también se reunió en Ginebra con el titular de Exteriores estadounidense, Rex Tillerson.

(Fuente: Agencias)

El Gobierno de Siria no reconoce a Al Raqa como una ciudad liberada

(SOS).- El Gobierno de Siria ha recalcado que la coalición que encabeza Estados Unidos “y sus agentes”, en referencia a las FDS, “no tendrán éxito” a la hora de consolidar una situación de facto en Al Raqa.

Damasco ha asegurado que solo reconocerá a Al Raqa como una ciudad liberada después de que el Ejército sirio la tenga bajo su control.

Las FDS, una alianza armada rebelde liderada por milicias kurdas, aseguraron la semana pasada que han completado la toma de la ciudad de Al Raqa, poniendo fin así al dominio del Estado Islámico en esta localidad del norte de Siria.

El Ministerio de Exteriores sirio ha afirmado que la situación “supone una flagrante violación de la soberanía, unidad e integridad territorial de Siria”, según ha recogido la prensa local.

Asimismo, ha acusado a la coalición que lidera Estados Unidos de haber causado “masacres” en Al Raqa, afirmando que “miles de civiles inocentes han muerto” durante sus operaciones.

En este sentido, la Cancillería siria ha manifestado que la coalición “prácticamente ha borrado Al Raqa de la faz de la tierra” y “ha permitido una salida segura a los yihadistas de Al Raqa y Deir ez-Zor para que ataquen al Ejército en Deir ez-Zor”.

Las FSD han entregado la autoridad de la ciudad de Al Raqa y su provincia a un consejo civil tras la expulsión de los extremistas.

En un comunicado, la Comandancia General de las FSD ha anunciado que el Consejo Civil de Al Raqa, creado por la propia alianza armada rebelde, se hará cargo de la administración de la población y su provincia, mientras que traspasa la seguridad a “las fuerzas de seguridad interior” de la zona.

La FSD se han comprometido a “proteger la frontera de la provincia contra todas las amenazas exteriores”.

“Afirmamos que el futuro de la provincia de Al Raqa está determinado por su propia gente, en el marco de una Siria democrática, descentralizada y federal”, han señalado en la nota.

La caída de Al Raqa, donde el grupo yihadista liderado por Abu Bakr al-Baghdadi realizó desfiles militares para festejar sus conquistas de territorios en 2014, tiene un alto peso simbólico en la lucha contra la organización radical suní. Desde esta localidad, los milicianos vestidos de negro planearon varios de los atentados perpetrados en los últimos años.

(Fuente: Agencias)

Al menos un muerto y seis heridos en un atentado suicida perpetrado en Damasco

(SOS).- Al menos una persona ha muerto y otras seis han resultado heridas como consecuencia de un atentado perpetrado por tres terroristas suicidas contra la sede del cuartel general de la Policía en el centro de Damasco, según han informado los medios de comunicación sirios.

Las explosiones provocadas por los suicidas han acabado con la vida de una persona y han causado heridas a otras seis, según fuentes del Ministerio del Interior. Dos de los tres terroristas han intentado atacar en el interior del cuartel policial y se han enfrentado a los agentes en la entrada del edificio antes de detonar sus cargas explosivas.

La Policía ha logrado acorralar al tercer terrorista en la calle de detrás del cuartel, donde ha hecho estallar su carga. Este atentado llega días después de un ataque perpetrado por varios suicidas contra otra comisaría del barrio de Al Midan, en el centro de Damasco, que acabó con la vida de 17 personas y que fue reivindicado por el Estado Islámico.

Estos hechos luctuosos en la capital se producen cuando el Ejército sirio lleva a cabo varias ofensivas contra la organización radical suní en distintas partes del país.

Por otro lado, el Gobierno de Damasco abogará por la disolución de la coalición internacional liderada por Estados Unidos, que destruye en Siria “todo menos al Estado Islámico”, ha afirmado el ministro de Exteriores sirio, Walid al-Mualem.

“Exigiremos de la forma más resuelta la disolución de esta coalición”, ha señalado hoy el responsable sirio, de visita en Rusia, en una reunión con su homólogo ruso, Serguei Lavrov.

El ministro sirio ha argumentado que en su país “la coalición antiterrorista liderada por Estados Unidos destruye de manera sistemática todo menos al Estado Islámico”, en alusión al grupo yihadista.

Al Mualem ha añadido que la coalición de Estados Unidos “acaba con la infraestructura económica del país” árabe y “causa víctimas entre la población civil”.

“Miles de hombres y mujeres sirios de las provincias de Al Raqa y Deir ez-Zor, entre ellos niños, cayeron víctimas de bombardeos estadounidenses”, ha asegurado el canciller sirio.

Durante las negociaciones con Lavrov en el balneario ruso de Sochi, en el mar Negro, el jefe de la diplomacia siria también ha tratado acerca de la cuestión kurda.

“De facto, están compitiendo con las tropas gubernamentales sirias por el control sobre regiones petroleras, aunque saben perfectamente que Damasco bajo ninguna condición permitirá que se viole su soberanía”, ha dicho Al Mualem.

Según el ministro sirio, los kurdos “están borrachos de la ayuda estadounidense que, sin embargo, no durará siempre”.

(Fuente: Agencias)

El Gobierno sirio y los rebeldes podrían reunirse cara a cara en otoño

(SOS).- El enviado especial de Naciones Unidas para Siria, Staffan de Mistura, ha expresado este jueves su confianza en reanudar las conversaciones de paz hacia octubre o noviembre, pero esta vez con “negociaciones serias” entre el Gobierno y los rebeldes, que hasta ahora solo han tratado con intermediarios.

“En lo relativo al Gobierno sirio, contamos mucho con Rusia e Irán y con cualquiera que ejerza influencia” sobre él para que “esté preparado para iniciar una negociación directa con cualquiera que sea la plataforma que surja” de los grupos armados rebeldes, ha dicho De Mistura a la prensa.

En los últimos años se han celebrado varias rondas de negociaciones en Ginebra, sede de las conversaciones de paz sobre Siria, pero siempre con Naciones Unidas y otros actores como mediadores, debido a la negativa de las partes a hablar cara a cara.

Uno de los obstáculos es la falta de un interlocutor claro en la parte rebelde, ya que cuenta con numerosas facciones y grupos armados con distintas filiaciones y todos buscan su lugar en la mesa de negociaciones.

De forma paralela, Rusia, Irán y Turquía patrocinan el llamado proceso de Astaná, cuyo objetivo es garantizar el cumplimiento de un alto el fuego pactado hace meses.

Las conversaciones en Astaná han derivado en un acuerdo sobre la creación de cuatro “zonas seguras” en el país árabe.

(Fuente: Agencias)

La ciudad siria de Homs es liberada después de seis años de ocupación

(SOS).- Con la salida este domingo del último autobús de rebeldes, la ciudad de Homs, una de las cunas de la revuelta armada contra el Gobierno sirio hace más de seis años, ha retornado al control total de las autoridades de Damasco, según ha confirmado su gobernador, Talal Barazi.

Más de 700 combatientes y un millar de acompañantes, la mayoría familiares, están abandonando el último bastión extremista de la ciudad, el barrio de Al Waer, con destino a zonas bajo control rebelde en virtud del acuerdo alcanzado entre el Gobierno sirio y los grupos armados.

Ahora, el Ejército sirio, con el apoyo de la Policía Militar rusa, procederá a terminar de despejar de armas y munición un barrio en el que más de 14.000 personas, de ellas 3.700 rebeldes a los que se ha permitido huir con sus armas ligeras, permanecían atrincheradas.

En Al Waer se quedarán 1.150 milicianos que han decidido abandonar las filas de sus organizaciones y entregar definitivamente sus armas, según el gobernador de Homs. El resto partirán hacia las ciudades de Idlib y Yarablús, todavía bajo control de los grupos armados rebeldes.

(Fuente: Agencias)