El Consejo de Seguridad votará una propuesta para un cese de las hostilidades en toda Siria

(SOS).- El Consejo de Seguridad de la ONU votará esta semana, previsiblemente este jueves, una propuesta de resolución para decretar una tregua de 30 días en Siria, después de que sus promotores diesen hoy el último paso previo.

Kuwait y Suecia, responsables del dossier humanitario sirio en el Consejo, dieron hoy por cerrado el texto y solicitaron una votación “tan pronto como sea posible”, dijeron fuentes diplomáticas.

Lo más probable, según esas fuentes, es que el voto sea este jueves, aunque por ahora no se había incluido en la agenda oficial.

Si la votación no se celebra a lo largo del día, debería tener lugar el viernes, según los plazos habituales con los que trabaja el Consejo de Seguridad.

El texto, que se negocia desde hace días, busca un cese de las hostilidades en toda Siria durante un mes y establece que, 48 horas después de su inicio, se permita el acceso semanal de convoyes humanitarios de la ONU a áreas necesitadas.

Dos días después, se deberían facilitar evacuaciones médicas de zonas a las que Naciones Unidas no tiene acceso.

Rusia, al menos en un primer momento, se mostró contraria a esta iniciativa al considerar que era poco realista y que los “terroristas” a los que combate el régimen de Damasco no van a respetar una tregua.

Moscú, el principal aliado del Gobierno sirio en la ONU, tiene derecho de veto en el Consejo de Seguridad.

Sin esperar a la votación de la resolución, el secretario general de la ONU, Antonio Guterres, pidió hoy una “suspensión inmediata” de las hostilidades en Guta Oriental.

Las potencias occidentales también han pedido que se detengan los combates en esa zona.

Rusia, mientras tanto, pidió que el Consejo de Seguridad celebre una sesión a puerta abierta para discutir la situación en Guta Oriental este jueves.

“Creo que esto es necesario, teniendo en cuenta las preocupaciones que hemos escuchado hoy, y para que todas las partes puedan presentar su visión y compresión de esta situación y proponer soluciones”, dijo el embajador ruso, Vasili Nebenzia, a sus homólogos.

(Fuente: Agencias)

Anuncios

Rusia, Turquía e Irán logran detener el despliegue de fuerzas sirias en la región de Afrin

(SOS).- El presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, ha dicho este martes que ha logrado detener el despliegue de fuerzas leales al Gobierno sirio en la región de Afrin, en el noroeste del país, tras hablar por teléfono con su homólogo ruso, Vladimir Putin.

Además, el mandatario ha afirmado que sus efectivos van a comenzar en los próximos días el asedio en Afrin, de donde las Fuerzas Armadas turcas quieren expulsar a las Unidades de Protección del Pueblo (YPG) con el argumento de que pretenden eliminar las amenazas en la frontera sur de Turquía.

Un alto cargo kurdo anunció que las YPG habían llegado a un acuerdo con el Ejército sirio para que entrara en Afrin y repeliera el ataque de las fuerzas turcas. El lunes por la mañana, fuentes oficiales sirias señalaron que las milicias progubernamentales sirias entrarían en cuestión de horas en Afrin, aunque ese avance no llegó a materializarse.

El despliegue “fue claramente detenido ayer… Fue detenido”, ha asegurado Erdogan, en declaraciones a la prensa tras un discurso en el Parlamento. Preguntado directamente por si el despliegue se había cancelado tras la conversación telefónica que mantuvo con Putin, el presidente turco ha reconocido que así ha sido. “Sí, se detuvo después de esas conversaciones”, ha indicado.

Rusia, Turquía e Irán son los tres grandes impulsores del proceso de Astaná, un foro alternativo al que lidera Naciones Unidas en Ginebra, que busca reconducir la situación en Siria y que hasta ahora ha sido más efectivo que el proceso apadrinado por la ONU.

El lunes, Erdogan habló por teléfono con el presidente ruso y también con su homólogo iraní, Hasan Rohani, sobre la situación en Siria, según explicó un portavoz del Ejecutivo de Ankara. Los tres países han acordado una reunión de sus ministros de Asuntos Exteriores el 14 de marzo.

En un discurso en el Parlamento ante los miembros de su formación, el Partido de la Justicia y el Desarrollo (AKP), el presidente de Turquía ha informado que el asedio en Afrin comenzará pronto. “El asedio del centro de la ciudad de Afrin comenzará rápidamente en los próximos días. De este modo, la ayuda exterior a la región y la ciudad serán desconectadas, por lo que las organizaciones terroristas no tendrán medidas para negociar con nadie”, ha aseverado.

Erdogan ha manifestado en varias ocasiones que Turquía no tiene intención de suspender su operación en Afrin, destinada a acabar con los milicianos de las YPG situados cerca de la frontera sur del territorio turco.

La campaña militar de las autoridades de Ankara ha puesto de manifiesto la compleja trama de rivalidades y alianzas en el norte de Siria entre las milicias kurdas, el Gobierno sirio, las facciones rebeldes y las fuerzas militares de Turquía, Irán, Estados Unidos y Rusia.

(Fuente: Agencias)

Las YPG y las autoridades sirias acuerdan el despliegue de fuerzas gubernamentales en Afrin

(SOS).- Las Unidades de Protección del Pueblo (YPG) y el Gobierno sirio acordaron el domingo la entrada de soldados leales a Damasco en el enclave de Afrin. Esta región siria, situada al norte del país árabe, ha estado controlada de facto por las YPG y su brazo político, el PYD, desde 2011.

Ahora, con el objetivo repeler la ofensiva de Turquía, las milicias kurdosirias dejarán de nuevo que las fuerzas gubernamentales pongan un pie en la región.

Hace un mes, Ankara —ayudada por los rebeldes del ELS— lanzó una ofensiva militar aérea y terrestre para conquistar el disputado enclave sirio.

Turquía considera que las YPG y el PYD son lo mismo que la guerrilla del Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK), considerada terrorista tanto por Ankara como por Bruselas y Washington.

Sin embargo, en Siria, Estados Unidos se ha estado apoyando en estas milicias kurdosirias en su lucha contra el Estado Islámico.

Desde el inicio de la ofensiva turca en Afrin, las YPG han estado pidiendo públicamente la ayuda de las fuerzas leales a Damasco. Finalmente, el enemigo exterior —Turquía— ha unido a las dos partes. Tanto las autoridades sirias como las milicias kurdas han anunciado este mismo lunes el pacto.

Las YPG han dicho que Damasco desplegará soldados en Afrin en “algunas zonas de la frontera con Turquía” y que este pacto es solo militar. “No hemos hablado de cuestiones políticas ni territoriales. Eso ya lo negociaremos más adelante con Damasco”, ha aseverado un portavoz kurdo.

Sin embargo, el Gobierno ha señalado que debe retomar el control territorial de Siria entera y que, por lo tanto, los efectivos del Ejército sirio que entren en Afrin lo harán para quedarse. “Las fuerzas populares entrarán en Afrin en las próximas horas para apoyar la lucha de su gente y confrontar la agresión turca”, ha explicado una fuente oficial.

A pesar de las versiones contradictorias, la sintonía entre las YPG y las autoridades de Damasco viene siendo efectiva desde el inicio de la operación militar turca en esta región, que empezó el pasado 20 de enero. Entonces, las milicias kurdosirias empezaron a movilizar a sus tropas hacia el enclave, situado al noroeste de Siria. Para que pudiesen llegar allí y luchar contra Turquía y el ELS, las fuerzas gubernamentales les dejaron cruzar su territorio.

“No tenemos ningún problema con ello —ha afirmado este lunes el ministro de Exterior turco, Mevlut Cavusoglu—. Si Assad quiere entrar en Afrin, que entre. Pero si entra para ayudar a las YPG, que sepa que nadie puede parar a Turquía”.

“Lanzamos esta operación para expulsar al PKK/YPG de Afrin. Siempre hemos respetado la integridad territorial de Siria”, ha puntualizado Cavusoglu.

Aunque Ankara ha asegurado que sus operaciones no suponen una amenaza para el Gobierno sirio, Damasco ha condenado la intervención turca insistiendo que Afrin es parte inalienable del territorio sirio.

(Fuente: Agencias)

Siria afirma que el objetivo de la coalición internacional es apoyar al Estado Islámico

(SOS).- El Gobierno sirio afirmó en las últimas horas que “la agresión bárbara” llevada a cabo por la coalición internacional liderada por Estados Unidos contra fuerzas sirias en el noreste del país árabe revela el objetivo real de esta alianza, que es apoyar al Estado Islámico. Así lo aseguró el Ministerio sirio de Exteriores en dos cartas enviadas a la Secretaría General y el Consejo de Seguridad de la ONU.

En las misivas, el ministerio recordó que la coalición cometió “una masacre brutal contra las fuerzas populares sirias (milicias progubernamentales) que hacen frente al Estado Islámico” en la provincia nororiental de Deir ez-Zor.

Según las autoridades sirias, el grupo yihadista todavía está presente en zonas entre los pueblos de Jasham y Al Tabia, en Deir ez- Zor, gracias a la protección de la coalición internacional y de sus aliados.

El ministerio acusó a aviones de Estados Unidos de haber atacado a “las fuerzas populares” que estaban luchando contra los extremistas y de haber causado decenas de muertos y heridos en las filas de esas milicias progubernamentales.

“Esta nueva agresión, que representa un crimen de guerra y contra la humanidad, además de un apoyo directo al terrorismo, afirma la naturaleza de las bajas intenciones de Estados Unidos contra la soberanía de Siria y la unidad de su territorio y de su pueblo”, indicó.

El ministerio aseguró que Washington emplea la lucha contra el terrorismo como pretexto para establecer “bases ilegales” en Siria.

Insistió en que “esta presencia ilegal tiene, sin duda, el objetivo de continuar el respaldo proporcionado al Estado Islámico y a milicias ilegales, así como establecer áreas seguras para ellos y obstruir cualquier esfuerzo serio para combatir el terrorismo”.

A juicio del Gobierno de Damasco, esta actitud de Estados Unidos, que prolonga el conflicto en Siria, sirve a sus intereses, a los de Israel y a los de los terroristas.

Por ello, exigió la disolución de “la coalición ilegal, ya que es una fuerza de protección y apoyo al terrorismo”.

El ministerio hizo, además, un llamamiento al Consejo de Seguridad para que condene esta masacre y para que la alianza internacional rinda cuentas.

Por su parte, Rusia protestó en la ONU por el ataque llevado a cabo en Siria por la coalición internacional liderada por Estados Unidos contra tropas favorables al Gobierno de Damasco, una acción que calificó de “deplorable”.

El asunto fue discutido durante una reunión a puerta cerrada del Consejo de Seguridad, en la que los quince países analizaron los últimos acontecimientos en el conflicto sirio.

El embajador ruso, Vasili Nebenzia, dijo a los periodistas que el ataque fue “inaceptable” y “deplorable” y que no debería repetirse.

Nebenzia señaló que durante la reunión recordó a Estados Unidos y sus aliados que están en el país árabe “ilegalmente” al no haber sido invitados por el Gobierno sirio y denunció que su supuesta campaña contra el terrorismo está siendo utilizada también para otros fines.

En la cita, los quince países del Consejo de Seguridad discutieron además el llamamiento a una tregua de al menos un mes lanzado esta semana por los servicios humanitarios de la ONU ante el supuesto deterioro de la situación en varias zonas de Siria.

Las potencias del Consejo de Seguridad no fueron capaces de llegar a ningún tipo de acuerdo al respecto, según fuentes diplomáticas.

En declaraciones a la prensa, el embajador ruso consideró que esa tregua no es realista ahora mismo.

“A nosotros nos gustaría ver un alto el fuego, el fin de la guerra, pero los terroristas, no estoy seguro de que estén de acuerdo”, explicó.

Además, Nebenzia subrayó que la situación humanitaria en Siria no es muy distinta a la de hace uno o dos meses y sugirió que la renovada atención sobre el tema es una maniobra de Occidente ante los progresos de cara a un acuerdo de paz logrados en la reciente reunión celebrada en la localidad rusa de Sochi.

Mientras, la Fuerza Aérea de Turquía llevó a cabo este viernes nuevos bombardeos contra las posiciones de las Unidades de Protección Popular (YPG) en la región siria de Afrin, tras cinco días sin ataques de este tipo.

Según las informaciones facilitadas por los medios de comunicación turcos, en los ataques aéreos fueron alcanzados seis objetivos de las YPG en los alrededores del monte Burseya, controlado por el Ejército turco y el ELS.

Los bombardeos contra las YPG fueron suspendidos el domingo, un día después de que fuera derribado un caza ruso en la provincia siria de Idlib.

El 20 de enero, las Fuerzas Armadas turcas iniciaron la operación en la región de Afrin contra las milicias kurdas, una ofensiva que abrió un nuevo frente en la guerra de Siria.

(Fuente: Agencias)

El Gobierno sirio condena la agresión turca en la región fronteriza de Afrin

(SOS).- El Gobierno de Siria ha condenado la “agresión” y la “ocupación” lanzada por Turquía en la región de Afrin y ha advertido de que responderá de la forma apropiada, en la medida en que se trata de una presencia de tropas extranjeras en un país soberano.

“La operación militar turca en el norte de Siria es una agresión flagrante”, ha sentenciado el Ministerio de Exteriores. La ofensiva, ha añadido, equivale a una “ocupación” y “será tratada de acuerdo a esta base”.

En una carta remitida al secretario general de la ONU, Antonio Guterres, y a la presidencia de turno del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas, las autoridades de Damasco ha acusado a Ankara de “difundir mentiras que no convencen a nadie” para tratar de “justificar” su avance.

Fuentes oficiales han informado de nuevos bombardeos por parte de las fuerzas turcas, a las que han acusado de “causar un gran daño en las viviendas de los ciudadanos y la infraestructura”. En el décimo tercer día de ataques, han muerto “al menos dos civiles”, entre ellos un niño.

Mientras, Estados Unidos ha insistido en las últimas horas en la legitimidad de las preocupaciones de Turquía ante la presencia de milicias kurdas en la región siria de Afrin, cerca de la frontera turca, y ha dicho que, aunque ambos países “no siempre” ven la situación de la misma forma, seguirán trabajando juntos.

“Turquía es un aliado de la OTAN y, aunque no siempre vemos las cosas de la misma manera, seguiremos trabajando juntos”, ha afirmado la portavoz del Departamento de Defensa, Dana White, en una rueda de prensa en el Pentágono.

White, que ha asegurado que Washington y Ankara mantienen conversaciones “constantemente”, ha aseverado que Estados Unidos ha subrayado al Gobierno del presidente Recep Tayyip Erdogan la necesidad de “limitar la operación (militar)” y que le ha pedido que “se contenga” con el fin de evitar bajas civiles.

Por su parte, el teniente general Kenneth McKenzie, director del Estado Mayor Conjunto de Estados Unidos, ha insistido, como viene haciendo desde hace días el Gobierno del presidente Donald Trump, en que la preocupación de Ankara es “legítima”, pero ha reiterado que ambos países deben permanecer “centrados” en su objetivo común que, según ha señalado, es derrotar al Estado Islámico.

El Ejército estadounidense lidera una coalición internacional en la región en la que participan las FDS y combatientes kurdos.

Turquía ha mostrado su preocupación por la posibilidad de que esta alianza pueda dar pie a que los kurdos vean legitimadas sus históricas reclamaciones territoriales y ha criticado a Estados Unidos por dotar de armamento a los combatientes kurdos, ante el temor de que las armas puedan acabar en manos de la guerrilla del Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK), que Ankara considera una organización terrorista.

(Fuente: Agencias)

El Congreso de Diálogo Nacional Sirio acuerda crear una comisión constitucional

(SOS).- El Congreso de Diálogo Nacional Sirio acordó crear una comisión constitucional que será la encargada de introducir enmiendas a la Carta Magna del país árabe, anunció el enviado especial de la ONU para Siria, Steffan De Mistura.

El mediador de la ONU destacó que ese comité estará integrado tanto por representantes del Gobierno sirio como de una delegación rebelde “ampliamente representada” y se dedicará a aprobar “una reforma constitucional”.

De Mistura admitió que las conversaciones celebradas en el balneario ruso de Sochi no habían sido fáciles, pero que los asistentes habían apoyado abiertamente el proceso de paz de Ginebra auspiciado por Naciones Unidas.

El diplomático italo-sueco aseguró que la comisión comenzará a trabajar en breve en el marco de las negociaciones de Ginebra, cuya próxima ronda aún no ha sido convocada.

El jefe de la delegación rusa, Alexandr Lavrentiev, dijo en rueda de prensa que aún no han sido consensuados los nombres de todos los integrantes de dicha comisión.

Esos nombres aún no acordados deberían corresponder a la Comisión Suprema para las Negociaciones (CSN), principal coalición política rebelde y que rechazó la invitación de acudir a la cita de Sochi.

Lavrentiev explicó que, en cuanto a eso ocurra, el trabajo del comité será cedido a De Mistura, que será quien lo encabece en nombre de la ONU.

A su vez, el diplomático ruso se mostró convencido de que el congreso de Sochi, al que asistieron unos 1.600 delegados, estimulará el proceso de paz en Siria.

Los presidentes de Turquía y Rusia, Recep Tayyip Erdogan y Vladimir Putin, subrayaron hoy la importancia de que se cumplan los acuerdos alcanzados en el balneario ruso para hacer avanzar el proceso político en Siria conforme a la resolución 2254 del Consejo de Seguridad de la ONU.

El ministro de Exteriores de Turquía, Mevlut Cavusoglu, y el secretario de Estado norteamericano, Rex Tillerson, también debatieron en una conversación telefónica los resultados del Congreso de Diálogo Nacional Sirio, indicó una fuente de la Cancillería turca.

(Fuente: Agencias)

Viena acogerá una reunión especial de la ONU para buscar la paz en Siria

(SOS).- El enviado especial de la ONU para Siria, Staffan de Mistura, ha informado de que ha convocado a los rebeldes y al Gobierno sirio a una “reunión especial” en Viena la próxima semana, en un nuevo intento de avanzar en el diálogo que auspicia Naciones Unidas para poner fin al conflicto en el país árabe.

La reunión solo durará dos días, el 25 y el 26 de enero, y tendrá lugar en la sede de la ONU en la capital austríaca por problemas logísticos en Ginebra, la ciudad donde normalmente se celebran estos encuentros, según un comunicado.

El mediador ha enviado hoy las invitaciones a las autoridades sirias y a la Comisión Suprema para las Negociaciones (CSN), una coalición que reúne desde finales del año pasado a la mayoría de agrupaciones rebeldes, incluidas las toleradas por el Gobierno.

De Mistura ha pedido a las partes que acudan a Viena preparadas para “comprometerse” en discusiones “sustantivas” enfocadas en la elaboración de una nueva Constitución para el país.

El diplomático ha subrayado la posición de Naciones Unidas de que “cualquier iniciativa política implementada por actores internacionales debería ser analizada en función de su habilidad para contribuir a los esfuerzos de la ONU al proceso político de Ginebra”, que es donde se han llevado a cabo, infructuosamente, las negociaciones de paz en los últimos seis años.

Con este comentario, el enviado especial se ha referido a la reunión que Irán, Rusia y Turquía intentan organizar en la localidad rusa de Sochi para impulsar la paz en Siria.

La ONU ha afirmado en múltiples ocasiones que toda contribución es bienvenida, siempre y cuando sirva de apoyo y no de escollo al proceso de Ginebra.

En su última intervención ante el Consejo de Seguridad, el 19 de diciembre pasado, el mediador se comprometió a convocar la novena ronda de negociaciones en Ginebra en enero y antes de la reunión de Sochi, la cual se espera que tenga lugar el 30 y el 31 de este mes.

Pero finalmente este deseo no se ha cumplido y, en lugar de convocar la novena ronda, ha invitado a las partes a una “reunión especial” de dos días en Viena.

La octava ronda acabó en diciembre pasado sin avances, al igual que las precedentes. Al término del encuentro, De Mistura lamentó la imposibilidad de entablar negociaciones reales y directas.

El diplomático mostró abiertamente su frustración ante la falta de progresos reales, aunque no tiró la toalla, e instó a redoblar los esfuerzos para encontrar una salida política a siete años de guerra.

(Fuente: Agencias)