Rusia y Turquía acuerdan las fronteras de la zona desmilitarizada en Idlib

(SOS).- Los gobiernos de Rusia y Turquía han acordado este viernes las fronteras de la zona desmilitarizada que será establecida en la región siria de Idlib (noroeste), en el marco del acuerdo anunciado el lunes, que cuenta con el beneplácito de Damasco.

El Ministerio de Defensa turco ha indicado que estas fronteras han sido determinadas “teniendo en cuenta la estructura geográfica y las características de las zonas residenciales”.

Por otra parte, el ministro de Exteriores turco, Mevlut Cavusoglu, ha anunciado que se reunirá la semana que viene con sus homólogos de Rusia e Irán para abordar la situación en el país árabe, sin dar más detalles al respecto.

El presidente ruso, Vladimir Putin, anunció el lunes un acuerdo para la creación de una zona desmilitarizada de entre 15 y 20 kilómetros para garantizar la paz en Idlib, un pacto que prevé patrullas coordinadas rusas y turcas en la zona.

“En la reunión hemos debatido en detalle esa situación y hemos acordado la creación para el 15 de octubre de una zona desmilitarizada de 15 o 20 kilómetros a lo largo de la línea de contacto entre los grupos armados y las tropas sirias”, explicó, tras reunirse con su homólogo turco, Recep Tayyip Erdogan.

El acuerdo de la zona desmilitarizada prevé además la retirada del armamento pesado de las inmediaciones de la zona a partir del 10 de octubre. En esta franja no podrá haber presencia de combatientes “radicales” de organizaciones como el Frente al Nusra, filial de Al Qaeda en Siria.

Este pacto viene acompañado de un memorándum firmado también en Sochi entre los ministros de Defensa de Rusia, Sergei Shoigu, y de Turquía, Hulusi Akar, para la estabilización de la zona desmilitarizada de Idlib.

Idlib es el último enclave de Siria controlado por yihadistas y milicianos aliados de Turquía. Las fuerzas gubernamentales han amenazado en las últimas semanas con una ofensiva militar contra la zona.

Anuncios

Putin y Erdogan buscan un acuerdo sobre la provincia siria de Idlib

(SOS).- Los presidentes de Rusia, Vladimir Putin, y de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, se reunieron hoy en el balneario ruso de Sochi para buscar un compromiso sobre la provincia siria de Idlib, último bastión de los extremistas en el país árabe.

“Hay muchas cuestiones (que tratar), algunas muy difíciles. Me alegro mucho de verle, no sólo para intercambiar opiniones sobre esos asuntos, sino para buscar soluciones allí donde todavía no las hay”, dijo Putin a Erdogan al inicio de la reunión.

El mandatario turco, a su vez, se mostró confiado en que el encuentro termine con una “declaración que será una nueva esperanza para toda la región”.

“Nuestra solidaridad en los asuntos regionales hace que los pueblos de la región confíen en la cooperación (entre Rusia y Turquía). Creo que no sólo la región, sino todo el mundo está pendiente de nuestra reunión de hoy”, afirmó Erdogan.

Rusia, al igual que Irán, defiende la necesidad de que el Ejército sirio lance cuanto antes una ofensiva contra la provincia de Idlib, que según Moscú se ha convertido en “un nido de terroristas” que debe ser liquidado.

Ese territorio, fronterizo con Turquía, acoge a unos 3 millones de personas, entre ellas un buen número de extremistas desplazados de antiguos feudos que ya fueron liberados por las fuerzas gubernamentales sirias.

Ankara, que tiene desplegados a sus soldados en esa provincia, insiste en que una ofensiva militar podría significar una catástrofe para la población civil y desencadenar una nueva oleada de refugiados que intentarían ponerse a salvo en Turquía.

Los mandatarios ruso y turco se vieron el pasado día 7 en Teherán, en una cumbre tripartita sobre Idlib en la que también participó el presidente de Irán, Hasan Rohani.

Desde la cumbre de Teherán hay intensas negociaciones entre rusos y turcos para intentar lograr un compromiso.

El objetivo principal de Ankara es llegar a neutralizar a Hayat Tahrir Al Sham (HTS), filial de Al Qaeda en Siria, pero evitando una gran ofensiva militar en la zona. Aunque apoye a otras facciones armadas, Turquía considera “terrorista” al HTS.

Actualmente, la provincia de Idlib está controlada en un 60 por ciento por ese grupo yihadista.

Rusia plantea la creación de corredores humanitarios ante una ofensiva en Idlib

(ADI).- El ministro de Exteriores de Rusia, Sergei Lavrov, ha desmentido el inicio de una ofensiva sobre la región siria de Idlib y ha reiterado la voluntad de Moscú de hacer todo lo posible para evitar víctimas civiles, lo que incluye también la posibilidad de crear corredores humanitarios.

“Lo que ahora se interpreta a menudo como el inicio de una ofensiva de las tropas sirias con el apoyo de Rusia es una presentación poco concienzuda de los hechos”, ha dicho Lavrov desde Berlín, donde se encuentra de visita oficial. En este sentido, ha dicho que solo “reaccionan” a ataques previos.

El jefe de la diplomacia rusa ha defendido que tanto Siria como Rusia, Turquía e Irán, que negocian fórmulas para contener el conflicto en Siria, harán todo lo posible para evitar víctimas civiles, lo que incluye la creación de corredores humanitarios y llamadas a la reconciliación entre facciones armadas

“No actuaremos como actuó la coalición (liderada por Estados Unidos) en Mosul, Irak, y Al Raqa, Siria, cuando no hubo ninguna conversación con los grupos armados sobre treguas locales y no se creó ningún corredor humanitario”, ha declarado, al hablar de dos zonas que “quedaron arrasadas”.

El presidente de Rusia, Vladimir Putin, ha expresado este viernes ante el Consejo de Seguridad ruso su preocupación por la “gran concentración de terroristas” en Idlib, según el portavoz del Kremlin, Dimitri Peskov. Putin tiene previsto reunirse el lunes en Sochi con su homólogo turco, Recep Tayyip Erdogan, para hablar del tema.

Erdogan y Putin se reunirán el lunes para hablar de la situación en Siria

(SOS).- El presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, se reunirá este lunes con su homólogo ruso, Vladimir Putin, para seguir negociando una solución al conflicto de Siria y la ofensiva en Idlib, anunció hoy el ministro de Exteriores turco, Mevlut Cavusoglu.

“En los últimos días hemos estado en contacto con varios países y actores en Siria”, dijo Cavusoglu durante una rueda de prensa en Islamabad junto a su homólogo paquistaní, Shah Mahmood Qureshi.

“Estos contactos continuarán y mantendremos entrevistas en los próximos días con Irán y Rusia. El lunes, nuestro presidente, Erdogan, se entrevistará con el jefe de Estado ruso, Putin”, detalló.

El ministro no precisó el lugar de la cumbre, pero varios diarios turcos revelaron que la reunión se celebrará en Sochi, la ciudad rusa en la costa del Mar Negro donde ya tuvieron una reunión sobre Siria en noviembre pasado.

El portavoz del Kremlin, Dimitri Peskov, confirmó que “se está preparando” un encuentro en la ciudad de Sochi.

Por otra parte, este viernes se reúnen en Estambul delegados de los gobiernos de Rusia, Alemania, Francia y Turquía para preparar una próxima cumbre de líderes, también centrada en el conflicto sirio.

Fuentes diplomáticas apuntan que Turquía intenta buscar en esta reunión un compromiso para declarar un alto el fuego en Siria, algo que Erdogan ya propuso sin éxito el viernes pasado en la cumbre tripartita en Teherán.

Rusia se opone a un alto el fuego, alegando que el Gobierno sirio debe recuperar el control sobre la provincia de Idlib, la única zona importante de Siria aún en manos de extremistas.

Pero Ankara insiste que una ofensiva militar podría significar una catástrofe para la población civil y desencadenar una nueva oleada de refugiados que intentarían ponerse a salvo en Turquía.

El mediador de la ONU para Siria se reúne con los enviados de Irán, Rusia y Turquía

(SOS).- El enviado especial de la ONU para Siria, Staffan de Mistura, se reunió este martes en Ginebra con representantes de Irán, Rusia y Turquía para intentar avanzar en un proceso de paz para Siria, concretamente en la creación de un comité constitucional.

El mediador mantuvo el lunes encuentros separadamente con los enviados de Ankara, Moscú y Teherán y ayer los reunió a todos en una misma sala.

Los servicios de la ONU confirmaron que los asistentes fueron el enviado del presidente ruso para Siria, Alexandr Lavrentiev; el viceministro ruso de Exteriores, Serguei Vershinin; el adjunto al ministro de Exteriores de Irán, Hossein Jaberi Ansari; y el viceministro de Exteriores turco, Sedat Onal.

No trascendió nada de ninguna de las reuniones y fuentes cercanas al proceso afirmaron que se baraja la posibilidad de un nuevo encuentro en Ginebra en octubre.

El diplomático italo-sueco explicó recientemente que la reforma de la Constitución siria o la elaboración de una nueva es muy importante para el proceso de paz porque atañe a aspectos clave como las elecciones.

Esta nueva serie de consultas concluirá el viernes cuando De Mistura se reúna con representantes de Estados Unidos, el Reino Unido, Arabia Saudí, Jordania, Alemania, Francia y Egipto para informarles sobre las discusiones con Rusia, Irán y Turquía.

Estas consultas en Ginebra han tenido lugar tres días después de que los presidentes de Irán, Rusia y Turquía se reuniesen en Teherán para hablar de Siria y, especialmente, de la inminente ofensiva final sirio-rusa en la provincia de Idlib, último reducto de los extremistas.

En declaraciones a la prensa, el representante del presidente ruso para el país árabe reconoció que “se debatió la situación que se observa en torno a Idlib, se constató que es realmente difícil y que hay que hacer todo para que la población civil no resulte afectada por la lucha contra las organizaciones terroristas, que debe continuar”.

Lavrentiev destacó el papel del equipo del enviado especial de la ONU para Siria, que “realmente trabaja de manera constructiva y en estrecho contacto con los tres países garantes”.

“En los medios occidentales, hay mucho ruido sobre la situación catastrófica en Idlib, algunos representantes de países occidentales ya dicen que será un gran desastre humanitario, como si predijeran algo que aún no ha sucedido, es totalmente inadmisible”, señaló.

El funcionario ruso alertó a la comunidad internacional sobre una posible provocación con armas no convencionales en la provincia noroccidental, que podría servir de pretexto para nuevos ataques aéreos contra Siria.

“Ya se informó que a Idlib llegaron representantes de los medios de varios países, y ya se está filmando el montaje (…) que luego se presentará como una prueba de los crímenes del Gobierno sirio contra los civiles”, denunció.

Por último, Alexandr Lavrentiev expresó la esperanza de que la experiencia acumulada durante el funcionamiento de las zonas de distensión en Guta Oriental, Homs y el sur de Siria ayuden a resolver la situación en Idlib.

Al menos dos efectivos sirios mueren en varias explosiones al oeste de Damasco

(SOS).- Al menos dos efectivos sirios murieron este domingo en varias explosiones que se produjeron esta madrugada en el aeropuerto militar de Mezze, al oeste de la ciudad de Damasco. Fuentes locales acusaron a Israel de perpetrar un ataque contra el aeródromo, aunque Siria lo niega.

La cifra de muertos podría aumentar por la gravedad de los once heridos que han sufrido lesiones por la explosiones ocurridas en la provincia homónima.

Según las citadas fuentes locales, el origen de esta explosión se debe supuestamente al “lanzamiento de misiles israelíes” contra almacenes que contenían munición ubicados en el interior del complejo castrense.

Sin embargo, una fuente militar siria indicó poco después que el aeropuerto de Mezze “no fue blanco de un ataque israelí”.

Según la misma fuente, las explosiones, que se escucharon en la capital siria, fueron causadas por un “cortocircuito” que tuvo lugar en un almacén de munición, que se ubica “cerca” de la base militar de Mezze.

La medios de comunicación oficiales difundieron esta madrugada imágenes de la explosión, en las que se veía una gran bola de fuego desde un lugar no preciso.

A principios del pasado mes de julio, la prensa local informó de que las baterías antiaéreas sirias respondieron a un ataque con misiles contra el aeropuerto militar T4, en la provincia central de Homs, y atribuyó el ataque a Israel.

Anteriormente, en otro ataque contra esa instalación, perecieron al menos catorce militares.

Los ataques israelíes, que este país no suele reconocer, tienen como objetivo posiciones de las fuerzas que luchan en Siria en el bando gubernamental.

Esta explosión se produce en un momento de gran tensión en el país árabe, que se prepara para lanzar una ofensiva contra la región norteña de Idlib, el último bastión extremista en Siria.

Turquía, que tiene efectivos desplegados en el norte de Siria para luchar contra las milicias kurdas, ha advertido reiteradamente de las consecuencias humanitarias que tendría una ofensiva a gran escala contra Idlib, donde residen 2,9 millones de personas, según la ONU, cifra que Ankara eleva a 3,5 millones.

EEUU acusa a Rusia de defender un posible ataque del Gobierno sirio en Idlib

(SOS).- El secretario de Estado de Estados Unidos, Mike Pompeo, acusó este viernes a su homólogo ruso, Serguei Lavrov, de “defender” un posible ataque de las fuerzas gubernamentales sirias contra la provincia de Idlib, en el noroeste del país, considerado el último bastión de los extremistas.

“Serguei Lavrov está defendiendo el ataque de Siria y Rusia contra Idlib. Los rusos y el presidente sirio, Bashar al Assad, acordaron no permitir eso. Estados Unidos ve esto como una escalada en un conflicto ya peligroso”, dijo Pompeo en un breve mensaje de Twitter.

El jefe de la diplomacia rusa defendió ayer el derecho de Damasco a llevar a cabo una operación antiterrorista en Idlib.

En rueda de prensa, Lavrov informó de que Rusia ha entregado a la ONU y a la Organización para la Prohibición de las Armas Químicas (OPAQ) pruebas sobre la preparación de un ataque con armas no convencionales en Idlib, una ofensiva que según Moscú sería una “manipulación” para inculpar a Damasco.

Rusia ha instado abiertamente a atacar Idlib, que considera un “forúnculo” yihadista que debe ser extirpado y cuya liberación por parte de las fuerzas gubernamentales sirias prácticamente pondría fin a más de siete años de guerra.

En las últimas semanas, varios medios de comunicación han informado de que Rusia está concentrando en el Mediterráneo su mayor presencia naval desde que inició en 2015 su intervención en Siria.

Según Moscú, Estados Unidos y sus aliados tienen concentrados en la zona cerca de 70 aviones, dos buques y más de 400 misiles de crucero.

En declaraciones a la prensa, un funcionario del Departamento de Estado avisó este jueves de que “Estados Unidos y sus aliados responderán a cualquier ofensiva en Idlib o en cualquier otra parte de Siria de manera rápida y apropiada”.

Desde su llegada a la Casa Blanca, en enero de 2017, el presidente Donald Trump ha ordenado en dos ocasiones ataques a gran escala contra posiciones gubernamentales sirias.