La canciller Angela Merkel no descarta una participación militar de Alemania en Siria

(SOS).- La canciller alemana, Angela Merkel, no ha descartado la participación de Alemania en ataques militares contra Siria si se produce un ataque con armas no convencionales en el país árabe.

La participación es un tema espinoso en Alemania, donde los sociademócratas del SPD, socios de coalición de Merkel, han expresado su rechazo a que la intervención del Ejército alemán vaya más allá de apoyar a la coalición que lidera Estados Unidos y que lucha contra el Estado Islámico en Siria.

“Decir simplemente que podemos mirar para el otro lado cuando (…) se está violando una convención internacional no puede ser la respuesta”, ha sostenido Merkel durante un discurso ante el Bundestag.

Todas las respuestas del Gobierno a esta pregunta se darán sobre la base de la Constitución y en el marco de las obligaciones parlamentarias, ha asegurado. “Pero decir que no en primer lugar, sin importar lo que pase en el mundo, no puede ser la postura alemana”, ha defendido, lo que ha generado el aplauso de los miembros de su partido.

A principios de semana, el diario alemán Bild informó de que la ministra de Defensa, Ursula von der Leyen, está examinando actualmente si y cómo podría participar el Ejército alemán en acciones de represalia militar en caso de que el Gobierno sirio utilice armas no convencionales.

Según este rotativo, el Ministerio de Defensa está considerando participar en la alianza de Estados Unidos, Reino Unido y Francia en este caso. Los tres países atacaron objetivos en Siria en abril como reacción ante lo que calificaron como uso de armas no convencionales por parte del Ejército sirio en Duma.

Asimismo, el diario más vendido de Alemania indicó que Defensa está examinando esta posibilidad debido a una petición estadounidense que ha llegado a la Cancillería de Berlín.

En discusiones posteriores se trataron opciones como vuelos de reconocimiento antes de un posible ataque, un análisis de daños posterior, así como la participación en posibles misiones de combate. Solo se consultaría al Parlamento alemán después en caso de una intervención militar rápida, indicó el rotativo.

La presidenta del SPD, Andrea Nahles, ha rechazado en un comunicado cualquier participación de las Fuerzas Armadas alemanas. “El SPD no aceptará ni en el Gobierno ni en el Parlamento la participación de Alemania en la guerra de Siria”, ha dicho Nahles este miércoles. “Apoyamos al ministro de Exteriores (Heiko Maas) en sus esfuerzos por evitar una catástrofe humanitaria en las conversaciones con Turquía y Rusia, entre otros”, ha añadido.

Anuncios

Merkel y Trump comparten sus preocupaciones sobre la situación en Siria

(SOS).- La canciller federal de Alemania, Angela Merkel, y el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, han compartido sus preocupaciones sobre la situación en Siria, especialmente la situación humanitaria en la región de Idlib, según han informado sus oficinas después de que ambos líderes hablaran por teléfono.

“Ambos líderes pidieron una acción internacional para prevenir una crisis humanitaria en la provincia de Idlib”, ha señalado la portavoz de la Casa Blanca, Sarah Sanders.

“Rusia está llamada a actuar de manera moderada sobre el Gobierno sirio y evitar una nueva escalada”, ha afirmado el portavoz de Merkel, Steffen Seibert.

La canciller alemana también había expresado su preocupación por la situación en Idlib durante una reunión con el presidente ruso, Vladimir Putin, hace poco más de una semana.

El ministro de Asunos Exteriores turco, Mevlut Cavusoglu, dijo el viernes que sería desastroso buscar una solución militar en la región. Turquía, que ha respaldado a diferentes grupos armados allí, está tratando de evitar un ataque de las fuerzas sirias y sus aliados.

Las autoridades de Damasco, respaldadas por Moscú, buscan liberar el enclave de Idlib en el norte de Siria, un refugio para los yihadistas desplazados de otras zonas del país.

Merkel y Putin coinciden en la necesidad de evitar una catástrofe humanitaria en Siria

(SOS).- La canciller Angela Merkel ha recibido este sábado al presidente ruso, Vladimir Putin. Ambos han coincidido en la prioridad de evitar una catástrofe humanitaria en Siria.

El encuentro entre los dos mandatarios, el segundo en menos de tres meses, constituye una posibilidad de “retomar el diálogo” después de la reunión a mitad de mayo en el balneario ruso de Sochi, dijo la canciller.

En una comparecencia previa a la reunión, celebrada en el palacio Mesenberg (a 60 kilómetros de Berlín), de la que no se esperan resultados concretos, Merkel subrayó la responsabilidad de ambos países para encontrar soluciones a los muchos conflictos graves en el mundo.

“Tenemos responsabilidades, sobre todo Rusia como miembro permanente del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas. Así que debemos trabajar para buscar soluciones“, señaló Merkel al resumir la importancia del encuentro.

La canciller declaró asimismo que la guerra en Siria, la crisis de Ucrania y el suministro de gas ruso a Alemania serían los temas que marcarían la reunión.

Vladimir Putin, en cambio, resaltó la importancia de las relaciones bilateral de su país con Alemania. “Es importante seguir apoyando a Siria“, dijo el jefe del Kremlin, quien dio la primera señal de que su encuentro con Merkel podría tener un resultado positivo cuando enfatizó que la construcción del gasoducto Nord Stream 2 era exclusivamente un proyecto económico y no amenazaba la ruta de tránsito de gas a través de Ucrania.

Ambos mandatarios tienen interés en solucionar la grave crisis que vive Siria desde hace siete años. Putin indicó que hay que hacer todo lo posible para que los refugiados regresen a su país. “Siria necesita ayuda para reconstruir y garantizar que los refugiados que han huido del país puedan volver a sus hogares en condiciones de seguridad“, resaltó el presidente ruso.

“Le recuerdo que hay un millón de refugiados en Jordania y un millón en el Líbano. Hay 3 millones de refugiados en Turquía. Esto es potencialmente una gran carga para Europa, así que es mejor hacer todo lo posible para que puedan volver a casa”, aseveró.

Putin también destacó la importancia de ampliar la ayuda humanitaria en Siria y de apoyar sobre todo a aquellas zonas a las que están regresando las personas que habían huido al extranjero, y pidió que la Union Europea participe financieramente en la reconstrucción del país árabe.

Tanto Putin como Merkel insistieron en sus respectivas declaraciones sobre la necesidad de preservar el acuerdo nuclear con Irán.

“Discutiremos la situación en torno al Plan de Acción Integral Conjunto (JCPOA) para la solución del programa nuclear iraní. Es sumamente importante preservar este acuerdo multilateral aprobado por el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas y destinado a fortalecer la seguridad regional y mundial y el régimen de no proliferación nuclear”, apuntó el mandatario ruso.

“Nosotros, por supuesto, hablaremos sobre Irán, queremos preservar el JCPOA, pero estamos siguiendo las actividades de Irán con preocupación, ya sea el programa de misiles o la situación en Siria”, añadió la canciller.

El encuentro supone un paso más en el acercamiento de ambos mandatarios. La crisis en Ucrania enfrió el contacto personal entre los dirigentes, pero desde el mes de marzo, cuando Merkel inició su cuarto mandato consecutivo y Putin fue reelegido presidente, los dos líderes han impulsado el acercamiento con hasta tres encuentros importantes.

En total, ambos líderes han mantenido al menos 15 encuentros y 54 llamadas telefónicas en los últimos cinco años, según datos de la Oficina de Prensa Federal.

El Gobierno sirio se suma a la octava ronda de conversaciones de paz en Ginebra

(SOS).- El Gobierno sirio se sumó hoy y con un día de retraso a las conversaciones de paz en Ginebra, donde el ambiente no es nada propenso a avance alguno, algo que ha obligado al enviado especial de la ONU para Siria, Staffan de Mistura, a extender el diálogo a la próxima semana.

“Hemos tenido una reunión larga, pero muy útil con la delegación del Gobierno”, dijo De Mistura a los medios en el hotel donde se aloja el negociador jefe sirio, Bashar al-Jaafari, con quien se reunirá de nuevo al final de la tarde en el Palacio de las Naciones.

Esta será la primera reunión oficial del Gobierno de Damasco en la octava ronda de conversaciones de paz que auspicia esta semana el mediador de la ONU, quien recalcó que mañana continuarán las reuniones, tanto con los rebeldes como con la delegación encabezada por Al Jaafari.

El embajador de Siria ante la ONU y la delegación que encabeza debían estar ya el martes en Ginebra para participar en el encuentro, pero los representantes de Damasco aplazaron su llegada a la ciudad suiza como protesta por los reiterados llamamientos al presidente Bashar al-Assad para que abandone el poder.

Esta postura fue fuertemente criticada por los rebeldes, que han conseguido integrar por primera vez en la Comisión Suprema para las Negociaciones (CSN) —formada mayoritariamente por la CNFROS— a las plataformas de Moscú y de El Cairo, toleradas por el Gobierno.

Se trataba de una vieja exigencia de las autoridades sirias y del propio De Mistura, pero ahora que finalmente hay una única plataforma rebelde, esta se ha convertido en uno de los principales obstáculos de la octava ronda de paz auspiciada por la ONU tras años sin avances en las negociaciones.

La esperanza era poder celebrar por primera vez conversaciones directas entre Damasco y los rebeldes en Ginebra.

La CSN también ha tenido que tomar nota del rechazo de veintiuna facciones armadas a la plataforma unificada liderada por Naser Hariri, al rechazar “la injerencia de cualquier parte hostil a la revolución en el cuerpo negociador, como la Plataforma de El Cairo o la de Moscú”.

Hariri admitió el lunes a su llegada a Ginebra que “algunos miembros” de la CSN ven la exigencia de la salida de Al Assad del poder al inicio de una eventual transición política como una “precondición” que no puede estar en la mesa del diálogo, pero reiteró que esta demanda es el objetivo último de la plataforma.

En este ambiente de tensión entre los rebeldes y el Gobierno sirio, las circunstancias no se dan aún para sentar en una misma mesa a las dos partes enfrentadas en un conflicto que dura ya siete años y a la que tres enviados especiales han intentado poner fin con una solución política en siete rondas.

La delegación de Damasco habría aceptado finalmente viajar a Ginebra tras recibir garantías del mediador de la ONU de que no habrá negociaciones directas entre las dos partes, y de que el comunicado de los rebeldes firmado en Riad en el que reiteran su rechazo a Al Assad no tendrá ningún valor durante el proceso de negociación.

De Mistura, de hecho, recalcó de nuevo el lunes durante la videoconferencia con el Consejo de Seguridad que no aceptará precondiciones de ninguna de las dos partes.

Ante las dificultades con las que se ha topado al inicio de la octava ronda de negociaciones, el enviado especial de la ONU para Siria anunció que pretende prolongar las conversaciones hasta la próxima semana, aunque permitirá a las partes tomarse libre el fin de semana si quieren “para celebrar consultas”.

“Lo importante es tener un proceso continuado de discusiones”, recalcó De Mistura al ser preguntado cuántos días pretende quedarse Al Jaafari en Ginebra.

El mediador de la ONU interpretó el martes como un buen gesto el hecho de que las autoridades de Damasco aceptaran un alto el fuego de 48 horas en el enclave rebelde de Ghuta Oriental.

“No es coincidencia que ha sido propuesto justo en el principio de esta sesión” de negociaciones, dijo ayer De Mistura, si bien advirtió que habrá que ver si se cumple el cese de las hostilidades.

(Fuente: Agencias)