Al menos siete yihadistas mueren abatidos en enfrentamientos con el Ejército en el sur de Siria

(SOS).- Al menos siete yihadistas del Ejército Jaled bin Walid, grupo vinculado al Estado Islámico, murieron en las últimas horas tiroteados por las fuerzas sirias cuando trataban de huir de las zonas de combate en el sur del país.

“Siete miembros de Jaled bin Walid han sido abatidos mientras huían en motocicletas”, informaron fuentes locales.

La operación militar del Ejército sirio y sus aliados continúa en las localidades de Shayara, Kasira y Beit Ara, situadas en la zona controlada por los terroristas en la cuenca del río Yarmuk, añadieron esas mismas fuentes.

Las fuerzas gubernamentales han lanzado ataques con helicópteros y aviones militares sobre las zonas controladas por los yihadistas, detallaron.

Desde el comienzo de la ofensiva el pasado 19 de julio, al menos 256 combatientes del Ejército Jaled bin Walid han perdido la vida, según el último recuento.

Asimismo, la cifra de muertos asciende a 86 en las filas del Ejército sirio y sus milicias aliadas.

Las autoridades de Damasco han reconquistado la mayor parte del territorio de la cuenca del Yarmuk desde que comenzaron los violentos enfrentamientos.

Por su parte, el Estado Islámico controla actualmente alrededor de un 3 por ciento del territorio sirio aunque en zonas aisladas tras haber perdido decenas de miles de kilómetros en los últimos meses ante el empuje de las tropas gubernamentales y de las fuerzas kurdas.

Anuncios

La provincia siria de Al Sueida suma más de 250 muertos tras los ataques del Estado Islámico

(SOS).- La provincia meridional de Al Sueida sigue contando a sus muertos y suma ya 252 fallecidos por los atentados suicidas y ataques armados lanzados el miércoles por el Estado Islámico contra civiles y fuerzas gubernamentales sirias en varios puntos de la región.

Según el último recuento, los ataques, que son los más graves perpetrados por los yihadistas en Al Sueida, han acabado con la vida de al menos 139 civiles y 113 efectivos de las tropas leales a Damasco, además de 63 miembros del grupo yihadista.

El número de fallecidos ha aumentado en las pasadas 24 horas por la muerte de heridos graves y por el hallazgo de cadáveres de desaparecidos o ejecutados por el Estado Islámico en zonas rurales de la región.

Una joven siria originaria de Al Sueida y afincada en el Líbano relató a la prensa local que los residentes de la zona están en estado de shock y no se atreven a salir de sus casas después de la violencia que sacudió la capital provincial y otras localidades del norte de la región.

“Gracias a Dios mi familia está bien. Mis padres son mayores y no han salido de casa, nadie se atreve a hacerlo de hecho. La situación es horrible”, dijo la mujer, que prefirió ocultar su nombre por razones de seguridad.

“La guerra comenzó ayer para ellos (en Al Sueida). La zona había permanecido tranquila durante toda la guerra, hasta la locura de ayer (miércoles)”, explicó.

Al Sueida no había sido escenario de combates durante el conflicto que ha azotado Siria desde 2011 y ha permanecido bajo el control de las autoridades de Damasco.

La joven de Al Sueida añadió que sus habitantes están aterrorizados después de lo sucedido: “Hubo muchos secuestros además de todas las explosiones” causadas por hasta siete terroristas suicidas.

En algunos casos, murieron varios miembros de una misma familia, incluso “más de 20 personas fueron asesinadas: padres, hijos, nietos…”, detalló.

Por su parte, fuentes oficiales informaron de que se celebró este jueves un funeral masivo en la ciudad de Al Sueida, donde fue enterrada una parte de las víctimas de los ataques del día anterior, cuyos féretros fueron envueltos en banderas sirias.

Clérigos drusos asistieron a la ceremonia, ya que en la provincia hay una presencia destacada de población drusa, que tradicionalmente apoya a las autoridades gubernamentales.

Los principales líderes de la comunidad religiosa drusa del Líbano responsabilizaron al Gobierno sirio del ataque, mientras que el grupo chií libanés Hezbolá acusó a Estados Unidos de apoyar al Estado Islámico para que llevara a cabo su brutal acción.

Hezbolá señaló que la organización extremista preparó los atentados con armas llegadas a Al Sueida “ante los ojos” de las tropas estadounidenses desplegadas en la zona de Al Tanf, en la frontera de Siria con Irak.

Los yihadistas actuaron en Al Sueida coincidiendo con la ofensiva gubernamental en la vecina provincia de Deraa contra las facciones extremistas, incluido el grupo Ejército Jaled bin Walid, vinculado al Estado Islámico.

Las tropas de Damasco tomaron ayer 25 localidades controladas por esa agrupación en la cuenca del río Yarmuk, según fuentes locales.

Las fuerzas sirias continuaron arrebatando territorios al Ejército Jaled bin Walid, el cual se retiró de siete poblaciones y ahora sólo controla una decena de localidades en Deraa, tras una semana de ofensiva de Damasco contra los yihadistas.

Además, el Ejército sirio se hizo con el control del cruce fronterizo entre la provincia de Al Quneitra e Israel, en los Altos del Golán, que estaba en manos de los extremistas desde hace cuatro años.

La zona que divide los Altos del Golán sirios y los ocupados por Israel desde 1967 es una franja desmilitarizada desde el acuerdo de 1974 que puso fin a la Guerra del Yom Kipur, y está bajo la supervisión de la Fuerza de las Naciones Unidas de Observación de la Separación (UNDOF).

Un grupo yihadista utiliza a 30 mil civiles como escudos humanos en el sur de Siria

(SOS).- Los yihadistas del Ejército Jaled bin Walid, un grupo vinculado al Estado Islámico, están utilizando desde este miércoles a 30 mil civiles como escudos humanos con la intención de impedir que las fuerzas gubernamentales sirias irrumpan en los territorios que controlan el la provincia de Deraa.

Este mismo miércoles fuentes locales han informado que hay civiles atrapados en la zona de la cuenca del río Yarmuk, en el oeste de Deraa, la cual se encuentra bajo dominio de los radicales.

Decenas de vehículos blindados y carros de combate pertenecientes al Ejército sirio se han desplegado ayer en el oeste de Deraa para preparar una ofensiva terrestre contra el citado grupo extremista, que se ha hecho con el dominio de más del 7 por ciento de la provincia.

Las fuerzas gubernamentales sirias controlan más del 91 por ciento de Deraa, limítrofe con Jordania y con los Altos del Golán, ocupados por Israel desde la Guerra de los Seis Días (1967).

Por otra parte, la evacuación de los civiles de la localidades de Al Fua y Kefraya, en el norte de Siria, ha concluido ayer con la entrada de los últimos autobuses que los transportaban a territorio controlado el Ejército sirio.

Los habitantes de Al Fua y Kefraya, asediadas por facciones armadas yihadistas desde hacía tres años, fueron evacuados a lo largo de la noche.

Las dos localidades están situadas en el noreste de la provincia de Idlib, son de mayoría chií, y su población es leal al Gobierno sirio.

En torno a 6.900 personas salieron camino de Alepo, en cumplimiento de un acuerdo alcanzado entre Rusia y Turquía.

Combates entre el Ejército y el Estado Islámico dejan 35 muertos en Siria

(SOS).- Al menos 26 efectivos del Ejército sirio y nueve yihadistas del Estado Islámico murieron este domingo en combates en la provincia de Deir ez-Zor (noreste).

Los choques estallaron entre ambos bandos en los alrededores de la ciudad de Al Mayadin, en el este de Deir ez-Zor, cuando la organización extremista atacó a las fuerzas gubernamentales con un coche bomba.

En el pasado Deir ez-Zor fue uno de los principales bastiones de los yihadistas en Siria, junto a la vecina provincia de Al Raqa.

Actualmente, Deir ez-Zor está dividida en zonas en poder del Ejército sirio y otras en manos de las FDS, una alianza armada encabezada por milicias kurdas y apoyada por Estados Unidos, que controla territorio en el este de la región.

El Estado Islámico conserva dos reductos en Deir ez-Zor, uno en el este de la provincia, en una área limítrofe con el territorio iraquí; y otro en el oeste, en una zona desértica que linda con la provincia siria de Homs.

Por otra parte, siguen las negociaciones entre Jaish al Islam y Rusia —principal aliado del Gobierno de Siria— sobre el futuro de Duma, la mayor ciudad de Guta Oriental, en las afueras de Damasco.

Ambas partes estudian una posible salida de los combatientes y sus familias de Duma en dirección a la región de Al Qalamun Oriental, al norte de Damasco, y el despliegue de la Policía Militar rusa en esa población de Guta Oriental.

Jaish al Islam es el único grupo de Guta Oriental que por el momento no ha aceptado ningún acuerdo de evacuación de sus milicianos de la zona.

Las otras dos facciones del área, la Legión de la Misericordia y Ahrar al Sham, alcanzaron en la última semana pactos por separado con Rusia y las autoridades sirias que han supuesto la salida de miles de combatientes y sus allegados de Guta Oriental en dirección al norte del país árabe.

Tras estas operaciones de evacuación, el Ejército sirio ya ha liberado el 90 por ciento de las zonas de Guta Oriental que estaban en manos de los extremistas.

(Fuente: Agencias)

Siria exige a Turquía que retire sus tropas de su territorio

(SOS).- El Gobierno sirio exigió este lunes a Turquía que retire sus tropas de inmediato de su territorio, después de que el Ejército turco tomara el control de la ciudad siria de Afrin, en el noroeste del país árabe.

Las autoridades sirias realizaron esta petición en dos cartas enviadas por su Ministerio de Exteriores a la Secretaría General y el Consejo de Seguridad de la ONU.

“Al mismo tiempo que la República Árabe de Siria condena la ocupación turca y sus crímenes insta a las fuerzas turcas invasoras a retirarse de inmediato del suelo sirio que ocupan”, señaló Exteriores en las citadas misivas.

El Gobierno de Damasco también solicitó al Consejo de Seguridad que “asuma su responsabilidad para detener estos ataques y trabaje para la retirada inmediata de las fuerzas turcas del territorio sirio”.

El ministerio dijo que la ocupación turca de la ciudad de Afrin “es un acto ilegal que contradice los principios y la Carta de la ONU”.

Asimismo, denunció que miles de civiles han muerto y resultado heridos, mientras que decenas de miles han sido obligados a desplazarse de sus casas en Afrin.

El Gobierno sirio aseguró que las fuerzas turcas llevan a cabo “una política de limpieza étnica” y han saqueado las propiedades de los ciudadanos y destruido sus casas, además de arrestar a muchos en centros de detención, lo que “contraviene la ley humanitaria internacional”.

Recordó que todas las resoluciones del Consejo de Seguridad sobre Siria defienden la preservación de su integridad territorial y de su pueblo, y el respeto a su soberanía.

Sin embargo, “el régimen de (Recep Tayyip) Erdogan no solo ha violado las normas más básicas de buena vecindad sino que amenaza con ocupar más partes de Siria en las provincias de Alepo, Al Raqa y Hasaka”, apuntó el Ministerio de Exteriores.

En su opinión, “estas políticas (turcas) no pueden separarse de la agresión continua de Estados Unidos y su coalición ilegal contra la soberanía de Siria y la unidad de su territorio y su pueblo”.

El Gobierno sirio advirtió de que estas prácticas no solo amenazan las vidas de civiles y la integridad de Siria, sino que también prolongan la guerra “para servir al terrorismo y sus patrocinadores y amenazan la paz y la seguridad en la región y el mundo”.

Por su parte, el presidente de Turquía anunció este lunes que su operación militar contra las fuerzas kurdas no terminará con la toma de la ciudad de Afrin, sino que continuará por todo el norte de Siria e incluso en Irak.

“Hemos terminado la parte más importante de la operación Rama de Olivo, al entrar en la ciudad de Afrín. Ahora continuará hasta Manbech, Kobani, Tel Abiad y Ras al Ain”, enumeró Erdogan.

Además, las tropas turcas podrían lanzar en “cualquier noche” una ofensiva en las montañas de Sinyar, en el noroeste de Irak.

“Hemos cambiado nuestro concepto de lucha antiterrorista: ahora vamos a los lugares donde ellos tienen sus raíces”, aseveró el presidente turco durante un discurso ante representantes de la Judicatura en Ankara.

Respecto a la toma de Afrin, Erdogan explicó que todavía falta “limpiar la zona de explosivos”.

“Estados Unidos está profundamente preocupado por los informes que han llegado desde la ciudad de Afrin en las últimas 48 horas”, declaró ayer mismo el Departamento de Estado mediante un comunicado.

El avance de las tropas turcas, que con ayuda de grupos rebeldes proclamaron este domingo la toma de la urbe, ha provocado la huida de más de 98.000 personas, según estimaciones de la ONU.

“Esta situación se suma a la ya de por sí preocupante situación en la región, con las Naciones Unidas informando de cientos de miles de desplazados, que ahora necesitarán refugio y otro tipo de asistencia para cubrir sus necesidades básicas”, lamentó el Gobierno estadounidense.

El Departamento de Estado también denunció que la toma de la ciudad ha provocado una ola de “saqueos”, por lo que llamó a todas las partes implicadas a “permitir el acceso a las organizaciones de ayuda humanitaria” y a “desarrollar” un programa para el retorno “voluntario y seguro” de todos aquellos que lo deseen.

El pasado 20 de enero, Turquía lanzó una ofensiva en la región siria de Afrin ante la presencia de las Unidades de Protección del Pueblo (YPG), que hasta ese momento habían centrado sus esfuerzos en combatir la presencia del Estado Islámico en el país árabe.

El Pentágono reconoció la semana pasada que numerosos combatientes kurdos estaban abandonando su puesto en las filas de la coalición internacional lidera por las Fuerzas Armadas de Estados Unidos y que tiene por objetivo la lucha contra la organización extremista, lo que está ralentizando la derrota de los yihadistas.

(Fuente: Agencias)

Rusia acusa a Estados Unidos y sus aliados de intentar dividir Siria

(SOS).- El ministro de Asuntos Exteriores ruso, Sergei Lavrov, ha denunciado la intención de Estados Unidos y sus aliados de dividir Siria y para ello ha indicado que la presencia del antiguo Frente al Nusra (también conocido como Jabhat Fatah al Sham) sirve a sus propósitos.

“Hay cada vez más información, que recibimos de diferentes fuentes, de que un grupo reducido y no inclusivo, formado por los estadounidenses para los asuntos sirios, tiene planes de desintegrar el Estado sirio”, ha afirmado.

En concreto, el jefe de la diplomacia rusa ha explicado que tienen pruebas de que hay países occidentales, en particular Estados Unidos, que tienen interés en preservar al antiguo Frente al Nusra para cambiar el Gobierno de Siria.

“Tenemos cada vez más pruebas de que nuestros socios occidentales, en primer lugar Estados Unidos, quisieran preservar a ese Frente al Nusra (…) para tener un plan B, es decir, tratar de cambiar el Gobierno de Damasco”, ha manifestado Lavrov en una rueda de prensa tras reunirse en la capital de Namibia, Windhoek, con la vicepresidenta Netumbo Nandi-Ndaitwah.

Además, el ministro ruso de Exteriores ha lamentado que Washington y sus aliados no están cumpliendo la resolución del Consejo de Seguridad de la ONU que exige a todas las partes involucradas en el conflicto una pausa humanitaria de 30 días como mínimo para facilitar la entrega de ayuda humanitaria. “Nuestros socios occidentales prefieren hacer caso omiso a este párrafo”, ha subrayado.

Lavrov ha dicho que los países occidentales “insisten en que el Gobierno sirio cese las operaciones militares unilateralmente”, aunque estas están dirigidas contra los yihadistas. “Hay que ser honestos a la hora de cooperar, pero, por desgracia, esto es de lo que carecen nuestros socios occidentales”, ha apuntado.

En esta línea, el canciller ruso ha defendido la ofensiva de las fuerzas gubernamentales en Guta Oriental “porque estos pasos de las autoridades sirias, apoyadas por nosotros, están dirigidos a reprimir al Frente al Nusra, que es una organización terrorista y que conforme a la resolución tomada en el Consejo de Seguridad no figura en la propuesta sobre el cese de los combates”.

“Cumplimos plenamente, al cien por cien, la resolución 2401 aprobada por consenso en el Consejo de Seguridad”, ha asegurado Lavrov a la prensa durante su visita a Namibia. “Es absolutamente legítimo realizar una lucha consecuente e irreconciliable contra los terroristas durante todo el periodo abarcado por la resolución mencionada”, ha concluido.

(Fuente: Agencias)

Estados Unidos mantendrá indefinidamente su presencia militar en Siria

(SOS).- Estados Unidos mantendrá su presencia militar en Siria hasta asegurar la completa derrota del Estado Islámico para evitar cometer “los mismos errores” de 2011, con la salida “prematura” de Irak, aseguró hoy el secretario de Estado norteamericano, Rex Tillerson.

“No podemos cometer los mismos errores que se hicieron en 2011, cuando una partida prematura de Irak permitió al Estado Islámico y otras organizaciones causar el caos y encontrar un cobijo seguro en el país”, afirmó Tillerson en un discurso sobre Siria en Stanford.

El jefe de la diplomacia estadounidense defendió que es “vital para Estados Unidos seguir involucrado” en el conflicto sirio para acabar con todos los “espacios ingobernables” que puedan convertirse en “caldo de cultivo para el Estado Islámico”.

En ese sentido, prometió que Estados Unidos y sus aliados “perseguirán, matarán o capturaran” a los combatientes restantes de la organización radical.

Tillerson evitó especificar cuántos efectivos tiene Estados Unidos en Siria, una cifra que los analistas estiman que se sitúa en unos miles de soldados, la mayoría de fuerzas especiales.

En su discurso en el Hoover Institute de la Universidad de Stanford, defendió que el presidente Trump, en contraposición a su predecesor, Barack Obama, ha ordenado operaciones agresivas “para conseguir resultados claros rápidamente” y ha dado a sus líderes militares “más libertad” para emprender acciones que lleven a la derrota de los yihadistas.

El secretario de Estado atribuyó a esa estrategia el hecho de que el Estado Islámico “haya perdido su Califato físico”.

Por su parte, el Departamento de Defensa norteamericano indicó hoy que “Estados Unidos seguirá entrenando a fuerzas locales en Siria” con el objetivo de “mejorar la seguridad de las personas desplazadas que retornan a sus comunidades devastadas”.

“Eso es esencial para que el Estado Islámico no pueda emerger de nuevo en zonas liberadas sin gobierno”, añadió el Pentágono en un comunicado.

(Fuente: Agencias)