Turquía anuncia un ataque inminente a las milicias kurdosirias aliadas de Estados Unidos

(SOS).- El presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, aseguró hoy que su país atacará “mañana o pasado mañana” a las fuerzas kurdas aliadas de Estados Unidos en el norte de Siria y advirtió de que nadie puede parar esa operación.

“Mañana o pasado mañana, empezando en Afrin y Manbech (norte de Siria), limpiaremos uno por uno y en poco tiempo los centros terroristas”, anunció el mandatario en un encuentro con parlamentarios de su partido, Justicia y Desarrollo.

“Ni aquellos que parecen nuestros aliados, pero nos apuñalan por la espalda, ni quienes apoyan el terrorismo, pueden parar esto”, afirmó Erdogan, insistiendo en sus planes de atacar a las milicias kurdosirias aliadas de Washington contra el Estado Islámico pero que Ankara considera terroristas.

Preguntado por los medios tras esa intervención si tenía pensado contactar con el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, Erdogan aseguró que “no estoy pensando en llamarle. Seguimos hablando con Putin”.

También dijo que en la operación turca participarían milicianos rebeldes contrarios al Gobierno sirio, sin referirse a ningún grupo concreto.

El presidente de Turquía lleva días anunciando una inminente operación terrestre contra zonas controladas por las Unidades de Protección del Pueblo (YPG) en Afrin y en Manbech, en el norte de Alepo.

El sábado y también el lunes, la artillería turca ya bombardeó posiciones en esa zona.

El Gobierno turco considera “terroristas” a las YPG, que son el principal componente de las FDS, una alianza de combatientes kurdos y árabes que tiene el apoyo de la coalición internacional liderada por Estados Unidos.

Ankara ve a esas milicias como una extensión de la guerrilla kurda de Turquía, el Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK), con la que el Estado turco mantiene un enfrentamiento desde 1984.

A esta escalada de tensión también ha contribuido la iniciativa de Estados Unidos y las milicias kurdosirias de crear una nueva fuerza que se desplegará en zonas fronterizas.

El Gobierno turco ha criticado en numerosas ocasiones que Washington, aliado de Ankara en la OTAN, apoye a quienes considera terroristas.

“Cómo es posible que Estados Unidos venga desde miles de kilómetros de distancia a armar a un Ejército”, acusó ante los medios Erdogan, quien también cargó contra la Alianza Atlántica.

“La OTAN también estás obligada a tomar una postura cuando se ataca a las fronteras de un aliado”, planteó el mandatario turco.

Finalmente, Erdogan advirtió que nadie podrá tratar a su país como se trató al Imperio Otomano y dijo que tras el fallido golpe de Estado de 2016 se demostró que Turquía es una “gran nación que se levantó con millones de hermanos y hermanas que la apoyaron con sus plegarias”.

(Fuente: Agencias)

Anuncios

Rusia destruye con un misil inteligente la base desde la que fue atacada por drones en Siria

(SOS).- Las fuerzas rusas han localizado y destruido el almacén en el que se guardaban los trece drones que atacaron hace una semana sus dos bases militares en Siria, informó hoy el Ministerio de Defensa ruso.

El almacén de los drones, localizado en la provincia siria de Idlib, “ha sido destruido con un misil inteligente de artillería Krasnopol”, apunta un comunicado difundido por Defensa.

En la madrugada del pasado viernes trece aviones no pilotados intentaron lanzar ataques con bombas caseras a la base aérea rusa de Khmeimim y el puerto de Tartus, ambos en la provincia siria de Latakia.

Siete de esos drones fueron destruidos por los sistemas de defensa antiaérea, mientras que el mando de otros seis fue intervenido por los militares rusos, que lograron hacer aterrizar a tres de ellos y estrellar al resto contra el suelo en una zona segura lejos de las bases.

Tras analizar los aparatos en su poder, el Estado Mayor ruso afirmó que los drones estaban dotados de sistemas de tecnología punta y fueron suministrados a los terroristas por un tercer país.

El presidente ruso, Vladimir Putin, insinuó ayer que esa potencia es Estados Unidos, en un encuentro con los directores de los principales medios de comunicación escritos y agencia de información del país.

“No hay duda de que esos ataques fueron bien preparados. Sabemos dónde y cuándo fueron transferidos esos drones, camuflados como aparatos de fabricación doméstica. Estoy de acuerdo con los expertos del Estado Mayor en que los elementos tecnológicos (encontrados en los aviones) no pueden fabricarse de forma casera”, dijo Putin.

El exjefe del Estado mayor de Rusia, Viktor Bondarev, acusó hace tres días a Estados Unidos de haber proporcionado a los terroristas esos drones.

Por su parte, el Pentágono rechazó hoy de manera tajante la participación de las Fuerzas Armadas estadounidenses en el ataque de trece aviones no pilotados contra las bases rusas en la provincia siria de Latakia.

“Puedo decir inequívocamente que Estados Unidos no ha estado implicado de manera alguna en el ataque de drones contra las bases rusas en ningún momento”, señaló el director del Estado Mayor Conjunto de Estados Unidos, el general Kenneth McKenzie, durante una rueda de prensa celebrada en el Pentágono.

McKenzie quiso zanjar así las informaciones divulgadas en los últimos días que apuntaban a que el Ejército estadounidense podría haber estado detrás de esta agresión.

El general norteamericano también quiso quitar hierro a la situación y aseguró que, en general, el Pentágono está “satisfecho” con el papel que está desempeñando Rusia en su lucha para expulsar a los combatientes del Estado Islámico de Siria.

(Fuente: Agencias)

Mueren dos militares en un ataque contra una base aérea rusa en Siria

(SOS).- Dos militares murieron en un ataque sorpresa perpetrado por un grupo de yihadistas en Khmeimim, la base aérea rusa en Siria, informó hoy el Ministerio de Defensa de Rusia.

En un suceso ocurrido “al anochecer” del pasado domingo, los atacantes dispararon con morteros contra el personal de la base aérea, indicó el departamento militar ruso en un comunicado, en el que no se desvela la nacionalidad de los fallecidos.

“Las fuerzas de seguridad sirias llevan a cabo labores para hallar y neutralizar a los insurgentes implicados en el ataque y reforzar la seguridad de las zonas adyacentes a la base”, añadió en la nota.

El organismo estatal también desmintió la información del periódico ruso Kommenrsant que sostiene que en el ataque a la base de Khmeimim fueron destruidas siete aeronaves.

Al respecto, Defensa aseguró que el grupo de aviación rusa en Siria sigue manteniendo su capacidad combativa y está listo para cumplir todas las tareas asignadas.

Los militares rusos ya informaron ayer de otro incidente ocurrido en Siria el 31 de diciembre, cuando murieron dos pilotos rusos de un helicóptero Mi-24 que se estrelló “por un fallo técnico” cerca del aeródromo de Hama.

El presidente de Rusia, Vladimir Putin, proclamó recientemente la “completa derrota” del Estado Islámico en Siria, tras lo cual viajó por vez primera la base aérea de Khmeimim, donde ordenó el inicio la retirada de las tropas rusas del país árabe.

Permanecerán en territorio sirio las unidades militares que integran las bases rusas del puerto de Tartus y del aeródromo de Khmeimim, además del centro de reconciliación de fuerzas y tres batallones de policía militar que se encargarán de garantizar la seguridad en las zonas de distensión.

(Fuente: Agencias)

Moscú ratifica el acuerdo con Damasco para convertir el puerto de Tartus en una base rusa

(SOS).- El presidente ruso, Vladimir Putin, ha ratificado el acuerdo con Siria para convertir el puerto de Tartus en el mar Mediterráneo en una base naval rusa durante los próximos 49 años.

“El cumplimiento del acuerdo responde a los intereses de Rusia, ya que contribuirá a fortalecer la presencia militar rusa a largo plazo y a garantizar la seguridad en la región”, señala la nota aclaratoria que acompaña al documento.

Según el convenio, que será prolongado automáticamente dentro de 25 años en caso de que ambas partes estén de acuerdo, la base podrá albergar simultáneamente hasta once barcos, incluidos buques de propulsión atómica.

La defensa del territorio por mar y aire corresponderá al Ejército ruso, que desplegó en su momento baterías con misiles antiaéreos S-400.

El puerto de Tartus ha servido de punto de mantenimiento técnico y abastecimiento para la flota soviética o rusa desde la década de 1970 en virtud de un acuerdo suscrito con el entonces presidente sirio, Hafez al-Assad, padre del actual mandatario, Bashar al-Assad.

Ni siquiera en tiempos de la Guerra Fría —cuando la antigua Unión Soviética tenía desplegada en aguas del Mediterráneo a su V Escuadra naval (1967-1992)— llegó a contar Moscú con una base naval permanente en el Mediterráneo.

La Armada rusa regresó al Mediterráneo en 2013 tras más de veinte años de ausencia, y buques como el portaaviones Almirante Kuznetsov y el destructor Pedro el Grande participaron en los bombardeos contra las posiciones yihadistas en Siria.

Putin anunció recientemente la “completa derrota” del Estado Islámico en territorio sirio, tras lo que viajó por vez primera al país árabe y ordenó la retirada de las tropas rusas.

El jefe del Kremlin reconoció que la intervención militar rusa había conservado la integridad territorial de Siria y salvado cientos de miles de vidas.

Entonces, Al Assad le dijo a Putin que el pueblo de su país recordará siempre la ayuda del Ejército ruso y que su presencia es garantía de estabilidad.

Permanecerán en el país árabe las unidades militares que integran las bases de Tartus y del aeródromo de Khmeimim, además del centro de reconciliación de fuerzas y tres batallones de policía militar que se encargarán de garantizar la seguridad en las zonas de distensión.

El ministro de Exteriores ruso, Serguei Lavrov, ha dicho esta semana que Estados Unidos debe abandonar Siria en cuanto sean aniquilados los últimos focos de resistencia yihadista, lo que, en su opinión, ocurrirá pronto.

(Fuente: Agencias)

Astaná acoge la octava ronda de conversaciones de paz sobre Siria

(SOS).- Los participantes en la octava ronda de consultas sobre el cumplimiento del alto el fuego en Siria que arranca mañana en Astaná comenzaron a llegar hoy a la capital kazaja, informó el Ministerio de Asuntos Exteriores de Kazajistán.

La Cancillería kazaja dijo que todos los participantes invitados a la cita confirmaron su participación en las conversaciones. “Las delegaciones de los países garantes del régimen de alto el fuego en Siria llegan a Astaná para participar en la próxima ronda de conversaciones”, apuntó el ministerio de Exteriores.

A la cumbre de Astaná asistirán representantes de las facciones rebeldes y el Gobierno sirio, así como de los tres países garantes: Rusia, Irán y Turquía.

La delegación rusa la encabeza el enviado especial de Moscú para Siria, Alexander Lavrentiev, mientras que al frente de la de Irán y Turquía estarán sus viceministros de Exteriores, Sedat Onal y Husein Yaberi Ansari, respectivamente.

También está previsto que observadores de Jordania y Estados Unidos participen en Astaná-8, que se centrará en el problema de la liberación de los prisioneros y los rehenes, así como en la búsqueda de personas desaparecidas.

GobiernoSegún el programa inicial, las consultas tendrá una duración de dos días: la primera jornada estará dedicada a negociaciones bilaterales y multilaterales, y en la segunda se celebrará la reunión plenaria.

El comienzo de las consultas en Astaná coincidirá con la reunión que mantendrá en Moscú el enviado de la ONU para Siria, Staffan de Mistura, con los ministros de Asuntos Exteriores y de Defensa de Rusia, Serguei Lavrov y Serguei Shoigu, para abordar la situación en el país árabe.

Para la ONU y buena parte de la comunidad internacional, la única manera para que Siria retorne a la normalidad es mediante un arreglo político basado en una reforma de la Constitución y en elecciones, conforme a la resolución 2254 del Consejo de Seguridad, que establece los parámetros de la misión confiada a De Mistura.

Las conversaciones en la capital kazaja, promovidas por Rusia, Turquía e Irán, que actúan como garantes del proceso de paz en Siria, comenzaron en enero de 2017 con el objetivo de consolidar el alto el fuego y preparar el camino para una solución política al conflicto en el país árabe.

En el marco de estas negociaciones, los países participantes acordaron crear cuatro zonas de seguridad temporales en Siria para lograr un cese de las hostilidades entre las fuerzas gubernamentales y los grupos armados rebeldes y terroristas.

Tras la séptima ronda celebrada en octubre, los países garantes decidieron adoptar medidas que generen confianza y discutir la propuesta del presidente ruso, Vladimir Putin, de crear un Congreso de Diálogo Nacional para que los sirios acuerden el contenido de la nueva Constitución y convoquen elecciones.

(Fuente: Agencias)

La ONU dice que Rusia debe ganar la paz en Siria

(SOS).- El enviado especial de la ONU para Siria, Staffan de Mistura, ha señalado que la recuperación de buena parte del territorio sirio por parte del Gobierno de Damasco con la ayuda de Rusia no es suficiente y que ahora Moscú “debe ganar la paz” en el país árabe.

“No es suficiente una operación militar. Hace falta que inmediatamente después haya un proceso político que incluya a todo el mundo para que haya nuevas elecciones y una nueva Constitución”, ha dicho en la radiotelevisión pública suiza RTS.

Para ello el presidente ruso, Vladimir Putin, debe “convencer al Gobierno de que no hay tiempo que perder”, ha respondido a la pregunta acerca de qué puede hacer ahora Moscú, que apoya al régimen de Bashar al-Assad en su guerra contra el Estado Islámico y los rebeldes.

Putin se reunió el martes con su homólogo sirio en una base aérea gestionada por Rusia en Siria, donde ordenó que “una parte significativa” del contingente militar ruso que se encuentra en el país árabe regrese a casa, ya que casi todo el territorio ha sido liberado de los terroristas.

“Podemos pensar que se ha ganado una guerra territorial, pero esto es temporal. Hay que ganar la paz”, ha destacado el mediador de la ONU en las conversaciones entre la delegación del Gobierno sirio y los rebeldes en Ginebra.

“Para ganar la paz hay que tener la valentía de presionar al Gobierno sirio de aceptar una nueva constitución y nuevas elecciones, pero con la ONU, porque de lo contrario eso no funcionará”, ha aseverado De Mistura.

El mediador de la ONU ha asegurado que “si no se encuentra la paz rápidamente en Siria existe el riesgo de la fragmentación”.

De momento la delegación del Gobierno y la Comisión Suprema para las Negociaciones (CSN) no se han sentado a una misma mesa a dialogar, y los representantes de las autoridades sirias llegaron más tarde a Ginebra ante la exigencia de la delegación rebelde unificada de que Al Assad abandone el poder en una eventual transición política.

El enviado especial ha insistido que son “la ONU y Ginebra los únicos lugares mandatados por el Consejo de Seguridad para entrar en los detalles de las negociaciones de paz”.

En Astaná se desarrolla la parte militar del diálogo como las zonas de distensión y el alto el fuego, mientras que Rusia ha anunciado una cumbre a principios del próximo año en el balneario ruso de Sochi para resolver el conflicto armado en Siria.

(Fuente: Agencias)

Putin y Erdogan anuncian una nueva cumbre en Rusia para resolver el conflicto sirio

(SOS).- Los presidentes de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, y de Rusia, Vladimir Putin, anunciaron en Ankara una próxima cumbre en la ciudad rusa de Sochi para resolver el conflicto de Siria.

“Hemos hablado de Siria. Volveremos a encontrarnos en el tiempo más breve posible en Sochi”, dijo Erdogan en una comparecencia conjunta ante la prensa.

Por su parte, Putin confirmó que la conferencia de Sochi se celebrará “a inicios del año que viene” y que allí se debatirá el futuro de la estructura estatal de Siria.

Los participantes abordarán “temas tan importantes para todo el pueblo sirio como los parámetros de la futura estructura estatal, la aprobación de la constitución y la celebración de elecciones bajo el control de la ONU”, explicó.

“Hemos hablado hoy también de esto con Assad”, añadió el líder ruso, que se reunió el lunes por la mañana con su homólogo sirio en la base aérea de Khmeimim en Siria, horas antes de volar a El Cairo y luego a Ankara.

El jefe del Kremlin recordó en su intervención que se entrevistó con Erdogan el pasado 22 de noviembre en Sochi, en una cumbre en la que participó también el presidente iraní, Hasan Rohani, y prometió convertir la próxima reunión en esa ciudad en un “congreso internacional”.

Putin llegó a Ankara ayer por la noche procedente de El Cairo, donde se había reunido con el presidente egipcio, Abdelfatah al-Sisi, para firmar un acuerdo de cooperación nuclear civil.

El mandatario ruso se había encontrado ese mismo día por la mañana con el presidente Bashar al-Assad en una base aérea cerca la ciudad siria de Latakia. Allí, ordenó que “una parte significativa del contingente militar ruso que se encuentra en la República Árabe de Siria regrese a casa, a Rusia”.

“Casi todo el territorio sirio se ha liberado de los terroristas. Si todavía hay resistencia de terroristas, responderemos”, destacó el jefe del Kremlin en Ankara.

Vladimir Putin prometió asimismo trabajar para “acelerar las conversaciones de Ginebra”, entre el Gobierno sirio y los diferentes grupos rebeldes, para poner fin a la guerra en el país árabe.

A su vez, Erdogan aseguró que “como países garantes de los Acuerdos de Astaná, haremos una importante contribución a las conversaciones de Ginebra”.

Ankara y Moscú apoyan bandos enfrentados en el conflicto: Rusia respalda a las autoridades de Damasco y Turquía apoya a grupos rebeldes de orientación islamista.

Además, el Ejército ruso mantiene posiciones en el enclave kurdo de Afrin, en el extremo noroeste sirio, mientras que Turquía considera “terroristas” a las milicias kurdas que dominan esta región.

Pero las Fuerzas Armadas de ambos países empezaron en octubre pasado a colaborar en la provincia siria de Idlib, al oeste de Alepo, cuando Turquía envió tropas a esa zona para establecer puntos de control y supervisión. Este movimiento había sido acordado con Rusia en Astaná, en el marco de un acuerdo para reducir los enfrentamientos en Siria.

Tras su cita de este lunes en Ankara, el presidente ruso y su homólogo turco, Recep Tayyip Erdogan, se han reunido ya siete veces en lo que va de año. El diálogo entre ambos dirigentes es muy intenso después de haber superado la crisis que provocó el derribo de un cazabombardero ruso por parte de un avión de combate turco al norte de Siria.

(Fuente: Agencias)