Rusia, Turquía e Irán no llegan a un acuerdo sobre un alto el fuego en la provincia siria de Idlib

(SOS).- La cumbre tripartita celebrada este viernes en Teherán entre los presidentes de Turquía, Rusia e Irán se ha saldado sin un acuerdo en torno a un posible alto el fuego en la provincia siria de Idlib.

La provincia al noroeste del país árabe está ante una inminente ofensiva por parte del Gobierno de Damasco y sus aliados. El presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, es partidario de un alto en fuego en la zona pero sus homólogos ruso e iraní se resisten.

El presidente ruso, Vladimir Putin, ha argumentado que los grupos terroristas no forman parte del proceso de diálogo; y el dirigente iraní,  Hasan Rohani, se ha mostrado de acuerdo en incluir en la declaración final la decisión de cese al fuego. Sin embargo, Rohani ha dejado claro nada más comenzar la cumbre que combatir el terrorismo en Idlib es “inevitable”.

Además, Putin ha vuelto a denunciar hoy que los grupos terroristas presentes en la provincia de Idlib “quieren obstaculizar la paz mediante actos provocativos como el uso de armas químicas”.

En su discurso al inicio de la cumbre tripartita de Teherán para debatir sobre el futuro de la provincia siria de Idlib, el Kremlin ha señalado que los extremistas son el obstáculo para la paz. Por este motivo, ha declarado que su principal objetivo es deshacerse de los combatientes radicales. “El Gobierno sirio tiene el derecho de controlar todo el territorio nacional, y el derecho a hacerlo”, ha indicado.

Por su parte, el mandatario turco ha reclamado protección para la población civil mientras se diseñan acciones para luchar contra los grupos terroristas. En esta línea, ha pedido “garantías” para que una eventual ofensiva contra la provincia siria de Idlib no derive en “una masacre de civiles”. Además, ha confirmado que permanecerán desplegados los 400 militares que Turquía tiene en la región.

“No queremos en absoluto que (Idlib) se transforme en un baño de sangre”, ha sentenciado Erdogan que, a pesar de ello, se ha mostrado reticente a admitir la llegada de más inmigrantes a Turquía si la situación en Idlib empeora.

Anuncios

La cumbre de Teherán puede determinar el futuro de la provincia siria de Idlib

(SOS).- La reunión sobre Siria que celebran mañana en Teherán los presidentes de Rusia, Turquía e Irán estará centrada en la inminente operación militar contra la provincia de Idlib, el último gran bastión de los extremistas.

En los últimos días, se han sucedido las declaraciones sobre posibles actuaciones en Idlib, así como los llamamientos a la contención temiendo que una ofensiva del Ejército sirio en esa provincia cause un baño de sangre y una catástrofe humanitaria.

Vladimir Putin, Recep Tayyip Erdogan y Hasan Rohani continuarán en el encuentro de mañana el llamado proceso de paz de Astaná, que ha eclipsado las conversaciones de la ONU para lograr una solución negociada al conflicto sirio y que mañana tendrá un énfasis especial en la suerte de Idlib.

La postura de estos tres países difiere. Rusia e Irán son los principales valedores del Gobierno sirio, mientras que Turquía respalda a diferentes grupos armados.

Erdogan alertó ayer de que un ataque a gran escala puede desencadenar una fuerte oleada de refugiados hacia Turquía, limítrofe con Idlib.

“Ojalá en la cumbre de Teherán tengamos un resultado positivo y consigamos prevenir acciones desproporcionadas contra los habitantes de esa región”, subrayó el presidente turco.

Desde el Kremlin, sin embargo, insistieron en que en Idlib se ha formado “un nido terrorista”, por lo que “hay que solucionar ese problema”.

Rusia asegura que el Ejército sirio se prepara para “arreglar” la situación en el último feudo extremista.

En la misma línea, el ministro iraní de Exteriores, Mohamad Yavad Zarif, dijo que “los terroristas que operan en Idlib deben ser erradicados”, aunque matizó que su expulsión se llevará a cabo con “pérdidas humanas mínimas”.

Zarif viajó esta semana a Damasco para reunirse con el presidente Bashar al Assad y con su homólogo sirio, Walid al Mualem, en el marco de los contactos que también ha realizado con las autoridades rusas y turcas para abordar los siguientes pasos a dar en Idlib.

Idlib, en el noroeste de Siria y fronteriza con Turquía, es la última provincia que escapa al control del Gobierno sirio y está dominada en gran parte por el Frente al Nusra, filial siria de Al Qaeda.

Desde hace semanas, Damasco envía refuerzos militares a los alrededores de Idlib para liberar la región, al igual que hizo en los últimos meses en otros feudos extremistas, como Guta Oriental, a las afueras de Damasco, o en Deraa, en el sur del país.

Las voces contra la ofensiva no han dejado de escucharse. El presidente estadounidense, Donald Trump, advirtió a Rusia, Irán y Siria de que supondría un “grave error” y acarrearía una “tragedia humanitaria”.

Por su parte, el enviado especial de la ONU para Siria, Staffan de Mistura, pidió a Putin y Erdogan “que hablen y que encuentren una solución” a esta crisis.

“Tratemos de evitar que la última y probablemente mayor batalla de esta guerra en Siria termine en un baño de sangre. Pedimos a todos los países que mantengan una presión moral para evitar una opción militar drástica en Idlib y dar más tiempo a las negociaciones”, insistió De Mistura.

En paralelo a la cumbre de Teherán, el Consejo de Seguridad de la ONU se reunirá también el viernes para analizar la inminente ofensiva y tratar de “evitar” una tragedia.

Erdogan, Putin y Rohani celebrarán una cumbre sobre Siria en Teherán

(SOS).- Los jefes de Estado de Turquía, Rusia e Irán celebrarán el próximo 7 de septiembre una cumbre en Teherán para analizar la situación de la guerra en Siria, según anunció hoy la Presidencia de Turquía.

Recep Tayyip Erdogan, por Turquía, se reunirá con sus homólogos de Irán, Hasan Rohani, y Rusia, Vladimir Putin, para continuar con el llamado proceso de Astaná, en el que los tres países están implicados para lograr una solución negociada al conflicto en el país árabe.

El presidente turco propuso el pasado julio que esos tres países, además de Alemania y Francia, celebraran el 7 de septiembre una cumbre en Estambul.

La Presidencia de Turquía no ha dado detalles sobre ese cambio de planes y solo ha confirmado la cumbre tripartita en Teherán.

Uno de los asuntos que se tratarán en la capital iraní es la anunciada ofensiva del Gobierno sirio, apoyado por Rusia, contra la provincia de Idlib, uno de los últimos baluartes de los extremistas.

Moscú y Teherán respaldan a las autoridades de Damasco, mientras que Ankara apoya a diferentes grupos armados.

Los ministros de Exteriores ruso y turco se han reunido en dos ocasiones este mes para tratar la situación en Idlib, la última el pasado viernes.

Aunque Turquía reconoce que hay que acabar con los grupos “radicales”, también ha advertido de que es imprescindible diferenciar entre la población civil y los combatientes para evitar una “catástrofe humanitaria”.

Rusia, por su parte, reivindica el derecho del Ejército sirio a acabar con los “terroristas”, en alusión al Frente al Nusra, entre otras bandas armadas.

Egipto se compromete a trabajar para lograr una solución política a la guerra en Siria

(SOS).- El presidente de Egipto, Abdelfatah al Sisi, prometió hoy que su país continuará sus esfuerzos para detener el deterioro de la situación en Siria, durante una reunión con el enviado especial de la ONU para el país árabe, Staffan de Mistura.

En el encuentro, Al Sisi destacó la importancia de la solidaridad de la comunidad internacional para trabajar en aras de “una solución integral y duradera a la crisis siria”, según un comunicado de la presidencia.

Asimismo, el mandatario subrayó el apoyo de Egipto a los esfuerzos de la ONU.

Según la misma fuente, De Mistura resaltó la importancia del papel de Egipto en Oriente Medio y señaló que aspira a coordinarse más con las autoridades de El Cairo en el próximo periodo, “especialmente porque puede jugar un papel principal para llegar a una solución a la crisis en Siria”.

El mediador de la ONU se reunió ayer con el titular egipcio de Exteriores, Sameh Shukri, a su llegada a El Cairo, después de haber visitado Irán, uno de los principales valedores del Gobierno sirio.

El portavoz de Exteriores, Ahmed Abu Zeid, detalló en una nota que la visita de De Mistura se produce en el marco de “el interés de la ONU para intercambiar opiniones e intensificar la coordinación con Egipto sobre la forma de lograr una solución política a la crisis siria y acabar con el retroceso actual”.

Al comienzo de la reunión, el diplomático ítalo-sueco informó a Shukri de los últimos acontecimientos políticos, de seguridad y humanitarios en el país árabe, y dio su evaluación a los esfuerzos realizados a nivel internacional y regional para impulsar el proceso político, según el texto de la Cancillería egipcia.

Por su parte, el ministro recalcó la continuación de los esfuerzos de Egipto para “establecer una solución política a la crisis siria de una manera que preserve la entidad y la unidad del Estado sirio y su integridad territorial”.

En Teherán, De Mistura trató con la autoridades iraníes la situación en Siria y propuestas para formar el comité constitucional para hallar una solución a la guerra.

El mediador de la ONU abordó con el principal negociador iraní para los asuntos de Siria, Hosein Yaberi Ansari, iniciativas y medidas ejecutivas específicas para comenzar a trabajar en el citado comité.

Ansari dijo tras la reunión, celebrada el domingo, que discutieron sobre la nueva ronda de consultas que se celebrará en Ginebra entre el 18 y 19 de junio.

A esa ronda acudirán, además de De Mistura, altos funcionarios de los tres países garantes del proceso de Astaná: Rusia, Irán y Turquía.

El diplomático ítalo-sueco insistió en la necesidad de continuar las consultas entre esos tres países, el Gobierno y los grupos armados y la ONU para formar y activar el comité constitucional.

Otro tema tratado en la reunión de Teherán fueron los esfuerzos para llevar a cabo un intercambio de presos entre las partes en conflicto.

La ONU sigue trabajando en la formación del comité constitucional sirio, pactado a finales de enero en la localidad rusa de Sochi.

Estados Unidos amenaza con usar la fuerza unilateralmente si la ONU no hace algo en Siria

(SOS).- Estados Unidos propuso ayer en la ONU una resolución para una tregua en Damasco y Guta Oriental, y advirtió que, si la comunidad internacional no actúa, podría hacerlo por su cuenta y usando la fuerza.

“No es la vía que preferimos, pero es un camino que hemos demostrado que podemos tomar y estamos listos para hacerlo otra vez”, dijo la embajadora estadounidense ante Naciones Unidas, Nikki Haley, en un discurso ante el Consejo de Seguridad.

El máximo órgano de decisión de la ONU analizó este lunes la aplicación de la resolución 2401, con la que hace dos semanas demandó un alto el fuego de 30 días en toda Siria.

Haley recordó que durante la negociaciones de ese texto ya había advertido de que, si no se respetaba, sería necesario “actuar”.

“Ese día ha llegado. El alto el fuego ha fracasado”, dijo la diplomática estadounidense, que anunció que presentará a consideración del Consejo de Seguridad un nuevo texto para tratar de lograr una tregua en Damasco y Guta Oriental.

Estados Unidos acusa al Gobierno sirio y a sus aliados de utilizar como excusa para “continuar su guerra” una disposición de la resolución aprobada en febrero, que autorizaba las operaciones contra grupos terroristas pese al cese de las hostilidades.

Haley aseguró que las autoridades de Siria, Teherán y Moscú han “explotado premeditadamente esa fisura” para tildar de “terroristas” a todos los grupos de Guta Oriental y seguir combatiendo a sus “rivales políticos”.

“Se han burlado de este proceso y de esta institución”, insistió la embajadora estadounidense ante Naciones Unidas.

Haley avisó de que si, ante la falta de compromiso de Rusia el Consejo de Seguridad no es capaz de actuar, Estados Unidos está dispuesto a hacerlo por su cuenta.

Aunque no mencionó qué podría desencadenar esa acción ni señaló medidas concretas, sí sugirió que podrían pasar por acciones militares, recordando el bombardeo que Estados Unidos llevó a cabo contra una base siria.

“Estados Unidos sigue preparado para actuar si debemos hacerlo”, apuntó la diplomática.

Por su parte, Rusia defendió la ofensiva contra Guta Oriental e insistió en que ese bastión en las afueras de Damasco está controlado por grupos terroristas.

El embajador ruso ante la ONU, Vasili Nebenzia, aseguró que la presencia terrorista en la zona es mucho más importante de lo que otras potencias dicen y subrayó que los combatientes están “coordinados” desde un único centro de mando dirigido por el antiguo Frente al Nusra, filial de Al Qaeda en Siria.

En este sentido, Moscú considera que Siria tiene todo el derecho a actuar en Guta Oriental para responder a esa amenaza y a los ataques que se lanzan desde allí contra la capital del país.

El ministro de Exteriores ruso, Serguei Lavrov, se mostró escandalizado por la propuesta de Estados Unidos de una nueva resolución de la ONU sobre Siria y la amenaza de emplear la fuerza de forma unilateral en ese país y dijo que no tiene palabras para calificarlo.

“Ya no me queda ningún término normal para calificar esto”, dijo Lavrov en una conferencia de prensa sobre la iniciativa de Washington para una nueva tregua en Siria.

El canciller ruso criticaba así el hecho de que las autoridades norteamericanas haya propuesto una nueva resolución “ante la incapacidad para cumplir la 2401 en la parte que se refiere a los combatientes apoyados por Occidente, y con la excusa de que Rusia, Irán y el Gobierno sirio no han podido garantizar” la tregua.

También consideró escandalosa la declaración de la embajadora estadounidense ante Naciones Unidas, Nikki Haley, en su discurso ante el Consejo de Seguridad, de que “Estados Unidos, un país pacífico, puede en cualquier momento atacar a las fuerzas gubernamentales sirias, como lo hicieron hace un año, al golpear la base aérea de Shairat”.

(Fuente: Agencias)