Erdogan y Putin se reunirán el lunes para hablar de la situación en Siria

(SOS).- El presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, se reunirá este lunes con su homólogo ruso, Vladimir Putin, para seguir negociando una solución al conflicto de Siria y la ofensiva en Idlib, anunció hoy el ministro de Exteriores turco, Mevlut Cavusoglu.

“En los últimos días hemos estado en contacto con varios países y actores en Siria”, dijo Cavusoglu durante una rueda de prensa en Islamabad junto a su homólogo paquistaní, Shah Mahmood Qureshi.

“Estos contactos continuarán y mantendremos entrevistas en los próximos días con Irán y Rusia. El lunes, nuestro presidente, Erdogan, se entrevistará con el jefe de Estado ruso, Putin”, detalló.

El ministro no precisó el lugar de la cumbre, pero varios diarios turcos revelaron que la reunión se celebrará en Sochi, la ciudad rusa en la costa del Mar Negro donde ya tuvieron una reunión sobre Siria en noviembre pasado.

El portavoz del Kremlin, Dimitri Peskov, confirmó que “se está preparando” un encuentro en la ciudad de Sochi.

Por otra parte, este viernes se reúnen en Estambul delegados de los gobiernos de Rusia, Alemania, Francia y Turquía para preparar una próxima cumbre de líderes, también centrada en el conflicto sirio.

Fuentes diplomáticas apuntan que Turquía intenta buscar en esta reunión un compromiso para declarar un alto el fuego en Siria, algo que Erdogan ya propuso sin éxito el viernes pasado en la cumbre tripartita en Teherán.

Rusia se opone a un alto el fuego, alegando que el Gobierno sirio debe recuperar el control sobre la provincia de Idlib, la única zona importante de Siria aún en manos de extremistas.

Pero Ankara insiste que una ofensiva militar podría significar una catástrofe para la población civil y desencadenar una nueva oleada de refugiados que intentarían ponerse a salvo en Turquía.

Anuncios

Rusia, Turquía e Irán no llegan a un acuerdo sobre un alto el fuego en la provincia siria de Idlib

(SOS).- La cumbre tripartita celebrada este viernes en Teherán entre los presidentes de Turquía, Rusia e Irán se ha saldado sin un acuerdo en torno a un posible alto el fuego en la provincia siria de Idlib.

La provincia al noroeste del país árabe está ante una inminente ofensiva por parte del Gobierno de Damasco y sus aliados. El presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, es partidario de un alto en fuego en la zona pero sus homólogos ruso e iraní se resisten.

El presidente ruso, Vladimir Putin, ha argumentado que los grupos terroristas no forman parte del proceso de diálogo; y el dirigente iraní,  Hasan Rohani, se ha mostrado de acuerdo en incluir en la declaración final la decisión de cese al fuego. Sin embargo, Rohani ha dejado claro nada más comenzar la cumbre que combatir el terrorismo en Idlib es “inevitable”.

Además, Putin ha vuelto a denunciar hoy que los grupos terroristas presentes en la provincia de Idlib “quieren obstaculizar la paz mediante actos provocativos como el uso de armas químicas”.

En su discurso al inicio de la cumbre tripartita de Teherán para debatir sobre el futuro de la provincia siria de Idlib, el Kremlin ha señalado que los extremistas son el obstáculo para la paz. Por este motivo, ha declarado que su principal objetivo es deshacerse de los combatientes radicales. “El Gobierno sirio tiene el derecho de controlar todo el territorio nacional, y el derecho a hacerlo”, ha indicado.

Por su parte, el mandatario turco ha reclamado protección para la población civil mientras se diseñan acciones para luchar contra los grupos terroristas. En esta línea, ha pedido “garantías” para que una eventual ofensiva contra la provincia siria de Idlib no derive en “una masacre de civiles”. Además, ha confirmado que permanecerán desplegados los 400 militares que Turquía tiene en la región.

“No queremos en absoluto que (Idlib) se transforme en un baño de sangre”, ha sentenciado Erdogan que, a pesar de ello, se ha mostrado reticente a admitir la llegada de más inmigrantes a Turquía si la situación en Idlib empeora.

El Estado Islámico ejecuta a uno de lo rehenes capturados en el sur de Siria

(SOS).- Los extremistas del Estado Islámico han ejecutado a una de las personas que capturaron durante la cadena de atentados lanzada hace dos semanas sobre la provincia de Al Sueida, en el sur de Siria, nada más ser reconquistada por las tropas gubernamentales, según han informado diversas fuentes este domingo.

El 25 de julio, la organización yihadista lanzó ataques coordinados en varios puntos de Al Sueida que se saldaron con más de 250 muertos, la mayoría civiles. Días después se supo que también habían secuestrado a un número indeterminado de personas.

Fuentes locales han informado de que uno de los rehenes, identificado como Muhanad Dhouqan Abu Ammar, de 19 años, ha sido ejecutado por los milicianos vestidos de negro.

Diferentes medios de comunicación han publicado imágenes difundidas por el Estado Islámico sobre la ejecución del joven sirio.

Al Sueida es una de las tres provincias meridionales, junto a Deraa y Al Quneitra, que han sido reconquistadas por las fuerzas sirias durante la ofensiva puesta en marcha a mediados de junio.

La provincia está habitada mayoritariamente por drusos, cuyos líderes estarían negociando con el grupo radical la liberación de los rehenes, que las fuentes locales cifran en unos 30.

El Gobierno sirio insta a Estados Unidos a desalojar una base en el sur del país

(SOS).- El ministro de Asuntos Exteriores sirio, Walid al Mualem, ha emplazado a Estados Unidos a desalojar la base de Al Tanf, situada en el punto estratégico en el que convergen las fronteras de Siria, Irak y Jordania.

Al Mualem ha explicado en rueda de prensa que no hay negociaciones sobre el sur del país, después de las últimas especulaciones sobre las intenciones del Ejército sirio de recuperar esta región de manos de los grupos armados.

Sin embargo, el ministro sí ha reconocido contactos con las FDS, las milicias kurdo-árabes que controlan el noreste del país con apoyo de Washington.

Al Mualem se ha referido en particular a la ciudad de Al Raqa, antigua capital del Estado Islámico en Siria, ahora bajo control de las FDS, que “debe ser reconstruida y liberada” de cualquier tipo de presencia extranjera.

Este sábado, Irán ha expresado su apoyo a la iniciativa rusa de imponer el control del Gobierno sirio en el sur del país después del reciente éxito de la ofensiva militar para desalojar a los extremistas de los bastiones que tenían a las afueras de Damasco.

Sin embargo, las autoridades estadounidenses consideran que una ofensiva del Ejército sirio sería una violación del acuerdo de alto el fuego auspiciado por Rusia y han advertido de que podrían responder con “medidas firmes”.

Representantes de los Ministerios de Asuntos Exteriores de Rusia, Estados Unidos y Jordania se reunirán esta semana en el capital jordana, Amán, para abordar la situación en la zona de distensión del sur de Siria, según ha señalado una fuente conocedora del encuentro.

Turquía denuncia el envío de 300 militares de EEUU para apoyar a las YPG en Siria

(SOS).- Estados Unidos ha enviado a 300 militares para reforzar sus posiciones en la región siria de Manbij, bajo control de las Unidades de Protección del Pueblo (YPG). El enclave de Manbij es objetivo declarado de Turquía tras la reciente toma de la región de Afrin, en el noreste de Siria, arrebatado a las YPG, a las que Turquía considera una organización terrorista.

“Unos 300 militares estadounidenses han llegado a Manbij en un convoy con varios vehículos blindados y maquinaria de construcción”, ha informado la prensa turca.

Concretamente este contingente habría sido enviado al río Sajur, frontera entre los territorios ya controlados por Turquía y las milicias armadas filoturcas y el territorio de Manbij. Así, los medios de comunicación turcos aseguran que se están realizando patrullas diarias por el río Sajur, cuando antes se hacían semanalmente y también hay patrullas estadounidenses en Ras al Ain, en la frontera con Turquía.

Ankara ha intervenido militarmente en Siria formalmente para atacar al Estado Islámico, pero la ofensiva se ha transformado en un ataque contra las YPG, a las que considera afines al Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK), una organización armada kurda activa en Turquía.

Ahora pretende tomar Manbij, última posición de las YPG al oeste del río Éufrates, pero en la zona hay unos 2.000 militares estadounidenses.

(Fuente: Agencias)

Más de 100 mil personas han sido evacuadas en la región siria de Guta Oriental

(SOS).- Alrededor de 700 personas han abandonado este sábado la región siria de Guta Oriental por el corredor humanitario de Muhayam al Wafedin, según ha informado el portavoz militar ruso del Centro para la Reconciliación en Siria, Vladimir Zolotujin, y ya son más de 100 mil los evacuados desde la apertura de los pasos de salida de la zona.

“Más de 700 civiles han salido de Guta Oriental por el puesto de control de Muhayam al Wafedin este sábado por la mañana, y han recibido kits de alimentos en el puesto de control”, ha explicado Zolotujin en declaraciones a la prensa. El número total de evacuados ronda ya los 105 mil, ha añadido.

Este desplazamiento se produce después de que, a finales del mes de febrero, el Consejo de Seguridad de la ONU aprobara la resolución 2401 que establece un armisticio de 30 días en todo el territorio de Siria para llevar a cabo las operaciones humanitarias.

En este sentido, las autoridades sirias y rusas anunciaron el pasado 27 de febrero un alto el fuego diario de cinco horas en la región de Guta Oriental y la creación de corredores humanitarios.

El Ejército sirio y sus aliados ya han liberado el 90 por ciento de la citada región, el principal bastión extremista a las afueras de Damasco.

El Gobierno lanzó hace un mes una ofensiva en Guta Oriental para poner fin a las acciones desestabilizadoras de los grupos terroristas contra zonas residenciales y centros militares en las inmediaciones de la capital siria y posibilitar la salida segura de los civiles rehenes.

(Fuente: Agencias)

Turquía afirma que controla un tercio de la región siria de Afrin

(SOS).- El ministro de Defensa turco, Nurettin Canikli, aseguró hoy que su Ejército controla ya unos 615 kilómetros, casi un tercio, de la región siria de Afrin, donde Turquía lanzó una ofensiva militar el pasado 20 de enero contra las milicias kurdas aliadas de Estados Unidos.

“Están bajo control unos 615 kilómetros cuadrados y se han asegurado unos 28 puntos”, anunció Canikli en la Universidad de Defensa Nacional de Estambul, en unas declaraciones recogidas por la prensa.

“Desafortunadamente, durante la operación han muerto 157 soldados, de los cuáles 41 son miembros de las Fuerzas Armadas turcas y 116 son miembros de las ELS (milicias aliadas de Ankara)”, señaló.

Las tropas turcas invadieron el enclave de Afrin para expulsar a las Unidades de Protección del Pueblo (YPG), que dominan este territorio de unos 2.000 kilómetros cuadrados, y a las que las autoridades de Ankara consideran un grupo terrorista por sus vínculos con el Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK), la guerrilla kurda que opera en Turquía.

“La operación continuará hasta el final para acabar con todos los terroristas. En Siria o en Irak”, declaró por su parte el primer ministro turco, Binali Yildirim, en el mismo acto.

“No creemos que la operación se limite a Afrin. Cualquier sitio donde haya terroristas es un objetivo para nosotros”, señaló.

El Gobierno turco ha advertido en más de una ocasión que podría ampliar la operación a Manbech, una región siria en manos de las YPG desde 2016.

Aquí, a diferencia de Afrin, sí hay fuerzas de la coalición liderada por Estados Unidos que lucha contra el Estado Islámico.

Washington apoya a las YPG, al considerarlas un aliado esencial para derrotar a los yihadistas.

Las fuerzas aliadas de Ankara, las ELS, entraron esta mañana en la localidad de Racon, en el oeste de Afrin, donde han tenido lugar intensos combates contra las YPG, informó la prensa turca.

Desde el inicio de la operación Rama de Olivo, el Ejército turco asegura haber “neutralizado”, es decir, abatido, herido o capturado, a 2.295 combatientes enemigos, mientras que las YPG han admitido sólo 255 bajas en sus filas.

Por otra parte, la guerra en Siria volverá a dominar en marzo la agenda del Consejo de Seguridad de la ONU, después de las intensas negociaciones recientes para tratar de impulsar una tregua en el país árabe.

Los miembros del Consejo de Seguridad aprobaron ayer el programa de trabajo para este mes, cuando estará bajo presidencia de Holanda, con varias sesiones dedicadas al conflicto.

El día 12 de marzo, los quince países analizarán la implementación de la resolución aprobada el pasado sábado para demandar un alto el fuego de treinta días en Siria.

Por ahora, según la ONU, el llamamiento está siendo ignorado, pues los combates continúan y no se ha logrado mejorar el suministro de ayuda humanitaria a la población de zonas muy golpeadas por la lucha.

El día 12, el Consejo de Seguridad recibirá el primer informe oficial sobre la aplicación de su resolución y analizará la situación humanitaria en el país.

Esa misma semana, el día 15, abordará el proceso político en Siria con el enviado especial de la ONU, Staffan de Mistura, que trata de impulsar una solución negociada al conflicto.

(Fuente: Agencias)