Rusia, Turquía e Irán seguirán buscando la mejor solución para hacer frente a la situación en Idlib

(SOS).- El embajador ruso ante Naciones Unidas, Vasili Nebenzia, ha asegurado este miércoles que Turquía, Rusia e Irán seguirán buscando la “mejor solución posible” para hacer frente a la situación en la provincia siria de Idlib.

“Rusia, junto con los demás garantes del proceso de Astaná, se ha esforzado y se seguirá esforzando para que la situación en torno a Idlib se resuelva por medio de las negociaciones y para que la población civil no sufra, algo que ya hemos indicado a todos nuestros socios”, ha aseverado Nebenzia en una reunión del Consejo de Seguridad de la ONU.

“Digan lo que digan los demás —sea por envidia o por impotencia— el formato de Astaná es un mecanismo operativo y eficaz”, ha subrayado.

Los líderes de Rusia y Turquía, Vladimir Putin y Recep Tayyip Erdogan, respectivamente, acordaron el lunes establecer para el 15 de octubre una zona desmilitarizada en Idlib en la línea de contacto entre los grupos armados y las tropas sirias.

Los ministros de Defensa de ambos países firmaron, por su parte, un memorando sobre la estabilización de la situación en la zona de distensión de Idlib.

Nebenzia ha señalado ante los miembros del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas que “los elementos clave del memorándum consisten en preservar la zona de distensión y crear una zona desmilitarizada para hacer posible una tregua estable”.

“A la vez se confirma como prioridad la lucha contra el terrorismo en Siria en todas sus formas y manifestaciones”, ha afirmado el enviado ruso al recordar que “la lucha antiterrorista, consecuente y sin cuartel, es una de las obligaciones clave de todos los países miembros de la ONU”, ha dicho el diplomático ruso.

Anuncios

Siria afirma que el objetivo de la coalición internacional es apoyar al Estado Islámico

(SOS).- El Gobierno sirio afirmó en las últimas horas que “la agresión bárbara” llevada a cabo por la coalición internacional liderada por Estados Unidos contra fuerzas sirias en el noreste del país árabe revela el objetivo real de esta alianza, que es apoyar al Estado Islámico. Así lo aseguró el Ministerio sirio de Exteriores en dos cartas enviadas a la Secretaría General y el Consejo de Seguridad de la ONU.

En las misivas, el ministerio recordó que la coalición cometió “una masacre brutal contra las fuerzas populares sirias (milicias progubernamentales) que hacen frente al Estado Islámico” en la provincia nororiental de Deir ez-Zor.

Según las autoridades sirias, el grupo yihadista todavía está presente en zonas entre los pueblos de Jasham y Al Tabia, en Deir ez- Zor, gracias a la protección de la coalición internacional y de sus aliados.

El ministerio acusó a aviones de Estados Unidos de haber atacado a “las fuerzas populares” que estaban luchando contra los extremistas y de haber causado decenas de muertos y heridos en las filas de esas milicias progubernamentales.

“Esta nueva agresión, que representa un crimen de guerra y contra la humanidad, además de un apoyo directo al terrorismo, afirma la naturaleza de las bajas intenciones de Estados Unidos contra la soberanía de Siria y la unidad de su territorio y de su pueblo”, indicó.

El ministerio aseguró que Washington emplea la lucha contra el terrorismo como pretexto para establecer “bases ilegales” en Siria.

Insistió en que “esta presencia ilegal tiene, sin duda, el objetivo de continuar el respaldo proporcionado al Estado Islámico y a milicias ilegales, así como establecer áreas seguras para ellos y obstruir cualquier esfuerzo serio para combatir el terrorismo”.

A juicio del Gobierno de Damasco, esta actitud de Estados Unidos, que prolonga el conflicto en Siria, sirve a sus intereses, a los de Israel y a los de los terroristas.

Por ello, exigió la disolución de “la coalición ilegal, ya que es una fuerza de protección y apoyo al terrorismo”.

El ministerio hizo, además, un llamamiento al Consejo de Seguridad para que condene esta masacre y para que la alianza internacional rinda cuentas.

Por su parte, Rusia protestó en la ONU por el ataque llevado a cabo en Siria por la coalición internacional liderada por Estados Unidos contra tropas favorables al Gobierno de Damasco, una acción que calificó de “deplorable”.

El asunto fue discutido durante una reunión a puerta cerrada del Consejo de Seguridad, en la que los quince países analizaron los últimos acontecimientos en el conflicto sirio.

El embajador ruso, Vasili Nebenzia, dijo a los periodistas que el ataque fue “inaceptable” y “deplorable” y que no debería repetirse.

Nebenzia señaló que durante la reunión recordó a Estados Unidos y sus aliados que están en el país árabe “ilegalmente” al no haber sido invitados por el Gobierno sirio y denunció que su supuesta campaña contra el terrorismo está siendo utilizada también para otros fines.

En la cita, los quince países del Consejo de Seguridad discutieron además el llamamiento a una tregua de al menos un mes lanzado esta semana por los servicios humanitarios de la ONU ante el supuesto deterioro de la situación en varias zonas de Siria.

Las potencias del Consejo de Seguridad no fueron capaces de llegar a ningún tipo de acuerdo al respecto, según fuentes diplomáticas.

En declaraciones a la prensa, el embajador ruso consideró que esa tregua no es realista ahora mismo.

“A nosotros nos gustaría ver un alto el fuego, el fin de la guerra, pero los terroristas, no estoy seguro de que estén de acuerdo”, explicó.

Además, Nebenzia subrayó que la situación humanitaria en Siria no es muy distinta a la de hace uno o dos meses y sugirió que la renovada atención sobre el tema es una maniobra de Occidente ante los progresos de cara a un acuerdo de paz logrados en la reciente reunión celebrada en la localidad rusa de Sochi.

Mientras, la Fuerza Aérea de Turquía llevó a cabo este viernes nuevos bombardeos contra las posiciones de las Unidades de Protección Popular (YPG) en la región siria de Afrin, tras cinco días sin ataques de este tipo.

Según las informaciones facilitadas por los medios de comunicación turcos, en los ataques aéreos fueron alcanzados seis objetivos de las YPG en los alrededores del monte Burseya, controlado por el Ejército turco y el ELS.

Los bombardeos contra las YPG fueron suspendidos el domingo, un día después de que fuera derribado un caza ruso en la provincia siria de Idlib.

El 20 de enero, las Fuerzas Armadas turcas iniciaron la operación en la región de Afrin contra las milicias kurdas, una ofensiva que abrió un nuevo frente en la guerra de Siria.

(Fuente: Agencias)

El Ejército turco instala puestos de observación en la provincia siria de Idlib

(SOS).- El Ejército turco comenzó anoche a crear “puntos de vigilancia” en la provincia siria de Idlib para asegurar el cumplimiento del alto el fuego, según lo pactado a finales de septiembre con Rusia e Irán, confirmó hoy el Estado Mayor.

“Unidades de las Fuerzas Armadas turcas iniciaron el 12 de octubre de 2017 los trabajos de establecimiento de puntos de vigilancia, en coordinación con las actividades de exploración que comenzaron el 8 de octubre”, anunció la institución castrense en un comunicado.

El despliegue se enmarca en “la misión de reducción de la tensión en la región de Idlib, cuyo fin es aplicar y vigilar el alto el fuego en el marco del proceso de Astaná, hacer llegar ayuda humanitaria a quien lo necesite y garantizar las condiciones adecuadas para que los desplazados puedan volver a sus casas”, explicó el Ejército.

El envío de tropas se produce en el marco del acuerdo para vigilar conjuntamente el alto el fuego en Siria firmado por Rusia, Irán y Turquía a finales de septiembre en Astaná, la capital de Kazajistán.

La prensa turca informó anoche de que doce blindados del Ejército turco, con unos 80 soldados de las fuerzas especiales, habían entrado en Idlib y que otros 40 militares seguirán pronto.

Diferentes agencias también se han referido al envío de vehículos militares, ambulancias y contenedores a la ciudad turca de Reyhanli, en la frontera con Idlib.

A finales de la semana pasada, Ankara ayudó a milicias rebeldes que combatían al noreste de Alepo a trasladarse a través de territorio turco hasta Hatay para que desde ahí avancen sobre Idlib, en manos del grupo salafista Hayat Tahrir al-Sham (HTS), antiguo Frente al-Nusra y filial de Al Qaeda.

Según los comunicados oficiales turcos, las fuerzas aéreas rusas presentes en la zona apoyan el avance de las milicias respaldadas por Turquía.

Este despliegue turco ha suscitado inquietud en las milicias kurdas presentes en el enclave de Afrin.

(Fuente: Agencias)

Turquía envía militares a la provincia siria de Idlib

(SOS).- Unas unidades del Ejército turco han entrado en Siria para una misión exploratoria en la provincia noroccidental de Idlib, en el marco de los Acuerdos de Astaná sobre la implementación del alto el fuego en el vecino país árabe.

“Elementos de las Fuerzas Armadas turcas realizan desde el 8 de octubre de 2017 actividades de exploración en la región de Idlib para establecer puntos de vigilancia”, ha precisado el Estado Mayor turco en un comunicado publicado hoy en su página web.

Moscú, Teherán y Ankara se comprometieron en estos pactos a controlar la implementación de la tregua acordada en Siria el 30 de diciembre pasado, para “poner fin a los combates, hacer llegar ayuda humanitaria a quienes la necesitan y facilitar que los desplazados vuelvan a sus casas”.

El anuncio de las Fuerzas Armadas turcas tiene lugar dos días después de un importante despliegue de tanques y vehículos militares en la provincia turca de Hatay, fronteriza con Idlib.

El sábado se supo que Ankara había ayudado a trasladar milicias rebeldes desde las regiones del norte de Alepo a través de territorio turco hasta Hatay, para que desde ahí avanzaran sobre Idlib, actualmente en manos del grupo salafista

La creación de cuatro zonas de distensión en Siria fue acordada por Rusia, Turquía e Irán en la cuarta ronda de negociaciones sirias en Astaná celebrada el 3 y 4 de mayo de 2017.

Las áreas abarcan la gobernación de Idlib, parte de las vecinas Latakia, Alepo y Hama, parte del norte de la gobernación de Homs, Guta Oriental y determinadas zonas del sur de Siria, en las gobernaciones de Deraa y Al Quneitra.

La primera zona de distensión en Al Quneitra, Suwaida y Deraa (suroeste de Siria) entró en vigor el pasado 9 de julio.

La segunda área, en Guta Oriental, empezó a funcionar el 22 de julio y la tercera, en el norte de Homs, el 3 de agosto.

En la sexta reunión sobre Siria en Astaná celebrada los días 14 y 15 de septiembre, Rusia, Turquía e Irán anunciaron la creación definitiva de la cuarta zona de seguridad en la provincia de Idlib.

(Fuente: Agencias)