Al menos siete civiles mueren en un bombardeo de la coalición internacional en el este de Siria

(SOS).- Al menos siete civiles han muerto este viernes en un bombardeo ejecutado por la coalición que encabeza Estados Unidos contra la localidad siria de Shafa, situada en la provincia de Deir ez-Zor y último reducto en manos del Estado Islámico.

Según fuentes locales, el número de víctimas mortales podría aumentar en las próximas horas debido a que hay varias personas en estado crítico.

Con la ofensiva centrada en estos momentos en Deir ez-Zor, la coalición internacional sirve de apoyo a las FDS, una alianza de milicias kurdo-árabes que lucha contra el grupo yihadista en el noreste y el este del país.

Las fuerzas estadounidenses en la zona están desplegadas en la localidad de Al Tanf, al suroeste de Al Bukamal.

A finales del año pasado, el Ejército sirio logró expulsar al Estado Islámico de Al Bukamal y sus alrededores, pero los extremistas han continuado llevando a cabo ataques en el área.

El presidente Bashar al Assad declaró a principios de junio que consideraba que Estados Unidos es una “potencia invasora” en Siria y que la postura de su Gobierno es la de “apoyar cualquier acto de resistencia, tanto contra los terroristas como contra las fuerzas invasoras, independientemente de su nacionalidad”.

En los últimos días, las fuerzas sirias han reforzado sus posiciones en el área de cara a una posible ofensiva contra el Estado Islámico a raíz de los últimos ataques del grupo yihadista contra Al Bukamal y sus alrededores.

Actualmente, los extremistas solo dominan un tres por ciento del territorio sirio y tienen presencia en las provincias de Deraa, Al Hasaka y Deir ez-Zor.

Anuncios

Las fuerzas sirias avanzan frente al Estado Islámico en una zona fronteriza con Irak

(SOS).- Las tropas gubernamentales lograron hoy nuevos avances en el este de Siria, en una zona fronteriza con Irak, tras violentos enfrentamientos con el Estado Islámico. En las últimas 48 horas, murieron al menos diez yihadistas y seis miembros de las fuerzas de seguridad.

Estos progresos contaron con cobertura aérea y fueron precedidos de intensos bombardeos. El Ejército sirio y sus tropas aliadas se hicieron con el control de varias posiciones situadas entre la frontera iraquí y las provincias de Homs y Deir ez-Zor, entre la denominada “Estación 3” y la zona de Hameima.

Las fuerzas sirias intentan acabar con la presencia de la organización extremista en esta zona desértica del este de Homs y, en concreto, al este de la “Estación 3” y alrededor de Hameima, donde los milicianos vestidos de negro mantienen varios grupos dispersos.

Por otra parte, la portavoz del Departamento de Estado, Heather Nauert, dijo ayer que “Estados Unidos permanece profundamente preocupado por los informes sobre el aumento de operaciones por parte del régimen sirio en el suroeste del país, dentro de los límites de la zona establecida para reducir la escalada (de violencia) negociada por Estados Unidos, Jordania y Rusia”.

En las últimas semanas, las fuerzas gubernamentales han estado enviando refuerzos a las provincias meridionales de Deraa y Quneitra, en el suroeste del país, en medio de los preparativos de una posible ofensiva en la zona.

En esas regiones está en vigor un cese de las hostilidades desde julio de 2017, auspiciado por Estados Unidos, Jordania y Rusia. Washington y Ammán respaldan a los grupos armados, mientras que Moscú es aliado del Gobierno sirio.

Siria afirma que el objetivo de la coalición internacional es apoyar al Estado Islámico

(SOS).- El Gobierno sirio afirmó en las últimas horas que “la agresión bárbara” llevada a cabo por la coalición internacional liderada por Estados Unidos contra fuerzas sirias en el noreste del país árabe revela el objetivo real de esta alianza, que es apoyar al Estado Islámico. Así lo aseguró el Ministerio sirio de Exteriores en dos cartas enviadas a la Secretaría General y el Consejo de Seguridad de la ONU.

En las misivas, el ministerio recordó que la coalición cometió “una masacre brutal contra las fuerzas populares sirias (milicias progubernamentales) que hacen frente al Estado Islámico” en la provincia nororiental de Deir ez-Zor.

Según las autoridades sirias, el grupo yihadista todavía está presente en zonas entre los pueblos de Jasham y Al Tabia, en Deir ez- Zor, gracias a la protección de la coalición internacional y de sus aliados.

El ministerio acusó a aviones de Estados Unidos de haber atacado a “las fuerzas populares” que estaban luchando contra los extremistas y de haber causado decenas de muertos y heridos en las filas de esas milicias progubernamentales.

“Esta nueva agresión, que representa un crimen de guerra y contra la humanidad, además de un apoyo directo al terrorismo, afirma la naturaleza de las bajas intenciones de Estados Unidos contra la soberanía de Siria y la unidad de su territorio y de su pueblo”, indicó.

El ministerio aseguró que Washington emplea la lucha contra el terrorismo como pretexto para establecer “bases ilegales” en Siria.

Insistió en que “esta presencia ilegal tiene, sin duda, el objetivo de continuar el respaldo proporcionado al Estado Islámico y a milicias ilegales, así como establecer áreas seguras para ellos y obstruir cualquier esfuerzo serio para combatir el terrorismo”.

A juicio del Gobierno de Damasco, esta actitud de Estados Unidos, que prolonga el conflicto en Siria, sirve a sus intereses, a los de Israel y a los de los terroristas.

Por ello, exigió la disolución de “la coalición ilegal, ya que es una fuerza de protección y apoyo al terrorismo”.

El ministerio hizo, además, un llamamiento al Consejo de Seguridad para que condene esta masacre y para que la alianza internacional rinda cuentas.

Por su parte, Rusia protestó en la ONU por el ataque llevado a cabo en Siria por la coalición internacional liderada por Estados Unidos contra tropas favorables al Gobierno de Damasco, una acción que calificó de “deplorable”.

El asunto fue discutido durante una reunión a puerta cerrada del Consejo de Seguridad, en la que los quince países analizaron los últimos acontecimientos en el conflicto sirio.

El embajador ruso, Vasili Nebenzia, dijo a los periodistas que el ataque fue “inaceptable” y “deplorable” y que no debería repetirse.

Nebenzia señaló que durante la reunión recordó a Estados Unidos y sus aliados que están en el país árabe “ilegalmente” al no haber sido invitados por el Gobierno sirio y denunció que su supuesta campaña contra el terrorismo está siendo utilizada también para otros fines.

En la cita, los quince países del Consejo de Seguridad discutieron además el llamamiento a una tregua de al menos un mes lanzado esta semana por los servicios humanitarios de la ONU ante el supuesto deterioro de la situación en varias zonas de Siria.

Las potencias del Consejo de Seguridad no fueron capaces de llegar a ningún tipo de acuerdo al respecto, según fuentes diplomáticas.

En declaraciones a la prensa, el embajador ruso consideró que esa tregua no es realista ahora mismo.

“A nosotros nos gustaría ver un alto el fuego, el fin de la guerra, pero los terroristas, no estoy seguro de que estén de acuerdo”, explicó.

Además, Nebenzia subrayó que la situación humanitaria en Siria no es muy distinta a la de hace uno o dos meses y sugirió que la renovada atención sobre el tema es una maniobra de Occidente ante los progresos de cara a un acuerdo de paz logrados en la reciente reunión celebrada en la localidad rusa de Sochi.

Mientras, la Fuerza Aérea de Turquía llevó a cabo este viernes nuevos bombardeos contra las posiciones de las Unidades de Protección Popular (YPG) en la región siria de Afrin, tras cinco días sin ataques de este tipo.

Según las informaciones facilitadas por los medios de comunicación turcos, en los ataques aéreos fueron alcanzados seis objetivos de las YPG en los alrededores del monte Burseya, controlado por el Ejército turco y el ELS.

Los bombardeos contra las YPG fueron suspendidos el domingo, un día después de que fuera derribado un caza ruso en la provincia siria de Idlib.

El 20 de enero, las Fuerzas Armadas turcas iniciaron la operación en la región de Afrin contra las milicias kurdas, una ofensiva que abrió un nuevo frente en la guerra de Siria.

(Fuente: Agencias)

Estados Unidos bombardea posiciones de las fuerzas gubernamentales en Siria

(SOS).- Más de cien milicianos leales al Gobierno de Siria murieron después de que la coalición internacional que encabeza Estados Unidos y las FDS repelieran un ataque a última hora del miércoles en el este de Siria, según fuentes oficiales estadounidenses.

Estas fuentes han indicado que las fuerzas progubernamentales sirias estaban integradas por cerca de 500 personas y contaban con apoyo de artillería, tanques, lanzacohetes y morteros.

Las declaraciones llegan horas después de que la coalición internacional admitiera haber realizado varios ataques contra posiciones de las fuerzas leales al Gobierno sirio como respuesta a un “ataque no provocado” contra oficinas de las FDS, una alianza liderada por milicias kurdas y apoyada por Estados Unidos.

En concreto, la coalición ha acusado a las tropas sirias y sus aliados de atacar este miércoles una sede de las FDS situada a ocho kilómetros de la línea pactada para separar ambos frentes en la zona del río Éufrates. En las instalaciones también había miembros del contingente internacional.

“Para repeler el acto de agresión contra los socios” de la coalición, se llevaron a cabo varios “ataques”, según el comunicado difundido por la alianza norteamericana, en el que no se han dado detalles de posibles daños personales o materiales como consecuencia de estas tensiones.

Este jueves, fuentes oficiales sirias han denunciado que las fuerzas de la coalición que lidera Estados Unidos han bombardeado las posiciones de las fuerzas gubernamentales en la provincia de Deir ez-Zor, en el este del país, provocando varias víctimas.

En un comunicado, han lamentado una “nueva agresión” y un “intento de apoyar al terrorismo”. “Las fuerzas de la coalición internacional están bombardeando las fuerzas que combaten a Daesh y a las FDS al este del río Éufrates y hay informes de víctimas”, han señalado las autoridades de Damasco.

La prensa siria ha dicho que hay “decenas de muertos y heridos” como resultado de los ataques. También ha explicado que los grupos que han sido atacados por las fuerzas de la coalición son “personas locales” que luchan contra el Estado Islámico y combatientes de las FDS.

Por su parte, el parlamentario ruso Franz Klintsevich ha tildado de “agresión” el ataque llevado a cabo por parte de la coalición que encabeza Estados Unidos contra milicianos leales a Damasco durante la jornada del miércoles.

“Las acciones de la coalición que encabeza Estados Unidos no se corresponden con las normas legales. No hay duda de que esto es una agresión”, ha manifestado.

Las palabras de Klintsevich han llegado horas después de que fuentes estadounidenses indicaran que más de cien milicianos murieron en el ataque, asegurando que fue en respuesta a un asalto “no provocado” contra una posición de las FDS.

(Fuente: Agencias)

Combatientes del Estado Islámico matan a seis personas en el noreste de Siria

(SOS).- Miembros del Estado Islámico mataron a seis personas en la provincia nororiental siria de Deir ez-Zor, según informaron fuentes locales.

Los cadáveres de cuatro personas, dos de ellas de una misma familia, fueron hallados este sábado, indicaron las citadas fuentes. Los habitantes acusaron a los radicales de secuestrar a los civiles y ejecutarlos extrajudicialmente.

Además, las huestes de Abu Bakr al-Baghdadi mataron hoy a dos personas en la localidad de Al Shafaa, en el este de Deir ez-Zor, tras acusarles de “hacer que los musulmanes huyan a áreas controladas por las FDS”, alianza liderada por milicias kurdas y respaldada por Estados Unidos.

Tanto las FDS como las Fuerzas Armadas sirias comenzaron en septiembre dos operaciones militares por separado en Deir ez-Zor contra los yihadistas.

Desde esa fecha, las tropas gubernamentales recuperaron las principales urbes de la región, como su capital homónima, Al Mayadin y Al Bukamal, y expulsaron a la organización de áreas al oeste del río Éufrates a su paso por Deir ez-Zor.

Por su parte, las FDS progresaron frente a los milicianos vestidos de negro en lugares al este del Éufrates.

Tal fue el retroceso de los extremistas en Siria en los últimos meses que el presidente de Rusia, Vladimir Putin, anunció a principios de diciembre la completa derrota del grupo yihadista en el país árabe.

La pérdida de Al Raqa supuso un golpe moral y estratégico para los combatientes del Califato, que desde su derrota en la ciudad, el pasado 17 de octubre, vieron como sus dominios se fueron reduciendo drásticamente en Siria.

Según los expertos consultados, los radicales todavía están presentes en áreas del este de Deir ez-Zor y Homs, así como en dos pequeños reductos en la región central de Hama y en Al Quneitra y Deraa.

La coalición internacional liderada por Estados Unidos estima que el Estado Islámico cuenta en Siria e Irak con menos de mil efectivos, aunque advierte de que “aún sigue siendo una amenaza” para la seguridad.

(Fuente: Agencias)

Aumentan los bombardeos de la coalición internacional en el noreste de Siria

(SOS).- La coalición internacional liderada por Estados Unidos ha aumentado en las últimas 24 horas los bombardeos contra supuestas posiciones del Estado Islámico en el este de la provincia nororiental siria de Deir ez-Zor.

La alianza internacional, que ofrece cobertura aérea a las operaciones de las FDS, una agrupación encabezada por milicias kurdas, tuvo como blanco las zonas de Hayin, Al Shafa, Al Kashkie, Abu Humam y Abu Hardub, según fuentes próximas a la coalición.

Estos bombardeos coincidieron con fuego de artillería en los combates entre las FDS y el grupo yihadista en Abu Hardub, cuyo control intentan tomar las milicias kurdas y sus aliados.

Los extremistas tratan actualmente de defender las escasas poblaciones que quedan en su poder en la mitad oriental de Deir ez-Zor tras haber retrocedido en los últimos meses en esa parte de la provincia frente a las FDS, han señalado estas mismas fuentes.

Mientras, han añadido, combatientes de la organización radical suní han contraatacado en las últimas horas contra áreas en poder de las tropas gubernamentales sirias en el oeste de Deir ez-Zor.

Los milicianos vestidos de negro han llevado a cabo atentados con coches bomba y ataques suicidas con cinturones de explosivos en la franja de territorio que se extiende entre las ciudades de Al Bukamal y Al Mayadin, en la orilla oeste del río Éufrates a su paso por la región.

Pese a haber perdido terreno de forma significativa frente a las fuerzas sirias desde el pasado mes de septiembre, las huestes de Abu Bakr al-Baghdadi todavía conservarían algunas posiciones al oeste de Deir ez-Zor.

Según datos de la coalición internacional liderada por Estados Unidos, los yihadistas han sido derrotados en Siria e Irak en un 95 por ciento de los territorios que llegaron a controlar a mediados de 2014. El Estado Islámico contaría en la actualidad con 3.000 efectivos entre los dos países.

La coalición, integrada por decenas de países, incluidos algunos árabes, empezó sus bombardeos en Siria el 23 de septiembre de 2014, poco después de la proclamación del Califato por parte de los extremistas en los territorios que ocuparon en este país y en el vecino Irak, donde también actúa la alianza. Al menos 2.798 civiles han muerto desde que comenzó la intervención de la coalición internacional en Siria.

(Fuente: Agencias)

El Ejército logra nuevos avances en el último bastión del Estado Islámico en Siria

(SOS).- El Ejército de Siria ha logrado este lunes nuevos avances hacia la localidad de Bukamal, situada en la provincia de Deir ez-Zor y último bastión del Estado Islámico en el país.

Según fuentes militares, las tropas gubernamentales ha mantenido enfrentamientos en los alrededores de la ciudad, mientras que las Fuerzas Aéreas han bombardeado varios barrios de la misma.

Las citadas fuentes han subrayado que las operaciones han provocado “grandes pérdidas” en las filas del grupo yihadista, sin dar más detalles al respecto.

La ofensiva del Ejército en la provincia coincide con la lanzada por las FDS —una coalición de milicias kurdas y árabes respaldadas por Estados Unidos—, que el domingo se hicieron con uno de los mayores campos petrolíferos de Siria, el de Al Omar.

El campo de Al Omar, situado en la orilla este del Éufrates, producía en su apogeo una cuarta parte del crudo sirio y fue capturado por el Estado Islámico a mediados de 2014, tras arrebatárselo al Frente al-Nusra.

La coalición que encabeza Estados Unidos y el Ejército ruso, aliado del Gobierno sirio, han mantenido en los últimos meses reuniones para evitar que ambas ofensivas contra la organización radical suní entren en conflicto directo.

El Estado Islámico ha perdido la práctica totalidad del territorio que controlaba en Siria tras sus recientes derrotas en la localidad de Deir ez-Zor y en Al Raqa, la que era la capital de su Califato en el país.

Por otra parte, el Gobierno sirio se ha quejado hoy ante la ONU de la matanza de civiles en un bombardeo en el barrio de Al Qusur, en la ciudad nororiental de Deir ez-Zor, del que ha acusado a la coalición internacional liderada por Estados Unidos.

El Ministerio de Asuntos Exteriores sirio ha mandado dos cartas a la Secretaría General y el Consejo de Seguridad de la ONU sobre “los crímenes ilegales cometidos por la coalición contra los civiles sirios”.

En las misivas, la Cancillería siria ha recordado el bombardeo de ayer en Al Qusur que, según sus datos, ha causado la muerte de catorce civiles y heridas a más de cuarenta, entre ellos menores y mujeres.

El Ministerio de Exteriores ha considerado que esos hechos demuestran “los esfuerzos frenéticos” de la coalición para entorpecer el avance de las Fuerzas Armadas sirias y sus aliados, tras sus victorias frente a los yihadistas, especialmente en la provincia de Deir ez-Zor.

Asimismo, ha asegurado que la alianza internacional ha cometido masacres en la ciudad de Al Raqa, donde miles de civiles han muerto, y la urbe “se ha desvanecido de la superficie de la tierra”, mientras que se ha garantizado “la salida segura” de los milicianos vestidos de negro.

A juicio del Gobierno sirio, “la coalición ha intentado encubrir sus crímenes en Al Raqa con el anuncio de planes de reconstrucción de la población”.

El portavoz de la coalición, Ryan Dillon, ha negado en su cuenta de Twitter que los aviones de la alianza bombardearan ayer la ciudad de Deir ez-Zor.

(Fuente: Agencias)