Daesh protege a los combatientes extranjeros

(SOS).- El mes de mayo ha sido infernal para el Estado Islámico (Daesh, por su acrónimo en árabe), que ha perdido ciudades importantes en Siria e Irak, según ha informado Al Masdar. La peor derrota se ha registrado en la periferia occidental de la gobernación de Raqqa, a manos de las Fuerzas Democráticas Sirias (FDS), la alianza kurda árabe respaldada por Estados Unidos, que hace diez días ha recuperado la ciudad de Tabqa, su presa y algunos pueblos vecinos.

Daesh también ha sufrido una aplastante derrota en Jirah, en el norte de Siria. La avanzada del Ejército de Damasco había comenzado el 9 de marzo y terminó el 12 de mayo, cuando las fuerzas gubernamentales retomaron el aeropuerto de la ciudad. El Gobierno sirio, junto con las milicias chiíes, está tratando de cortar las conexiones de las banderas negras en el sur, en la frontera entre Irak y Jordania. Según ha señalado el canal de televisión Al Arabiya, citado por Nova, “el objetivo es tomar el control de la zona controlada por el Estado Islámico por donde pasa el camino que une Damasco con Bagdad. Se trata de una arteria importante para el Gobierno de Damasco, ya que es la vía principal para introducir las armas de Irán directamente en Siria. Los observadores árabes creen que la presencia de tropas de Assad en la frontera con Jordania es también una respuesta al plan de los rebeldes sirios de lanzar un ataque a partir de la frontera con Jordania después de la polémica que surgió en las últimas semanas entre el Gobierno de Damasco y el de Amman”.

Pero es en la provincia de Raqqa donde Daesh está sufriendo las peores pérdidas. Tim Ramadan, un activista que vive en Raqqa bajo seudónimo y que está vinculado al grupo Sound and Picture, ha afirmado que “la ciudad está ahora bajo el control completo de los combatientes árabes, por primera vez desde 2013. No hay más occidentales”. Según las informaciones filtradas por Ramadan, por tanto, en Raqqa ya no quedarían combatientes extranjeros. Estos datos también los habría confirmado Aghiad al Kheder. En  declaraciones al diario británico The Telegraph, Al Kheder ha asegurado que “Daesh necesita mantener seguros a sus combatientes extranjeros. Son importantes por razones de propaganda, útiles para el reclutamiento de nuevos adeptos en Europa y Estados Unidos”. Según los activistas de Sound and Picture, el Estado Islámico habría trasladado temporalmente su “capital” a Deir Ezzor, a unos ochenta kilómetros al sur de Raqqa, en la carretera que une Siria con Irak. En Raqqa permanecerían unos tres mil combatientes de la organización radical suní. Tras haber conquistado Tabqa, las FDS han rodeado la capital del Califato por tres lados.

El investigador del International Center for the Study of Violent Extremism (ICSVE), Asaad Almohammad, citado por Nova, ha indicado que gran parte de las reservas de dinero del Estado Islámico ya habrían sido trasladadas a la ciudad de Mayadin en la provincia de Deir Ezzor. La fuga de los combatientes extranjeros de Raqqa también ha sido confirmada por Shervan Derwish, portavoz de las FDS: “Sabemos que muchos combatientes, en su mayoría extranjeros, se han trasladado a Deir Ezzor el pasado 26 de abril, porque en vista del avance de la coalición sobre Raqqa, Deir Ezzor está mejor protegida. Pero esto también significa que permanecerán en Siria por mucho tiempo”.

Los fuga de los yihadistas preocupa a los países occidentales debido a que muchos combatientes están en contacto con los patrocinadores que viven en Europa. En las filas del Estado Islámico todavía habría unos 250-300 combatientes británicos.

(Fuente: Gli Occhi Della Guerra)

Daesh ataca un campo de refugiados en Siria: 46 muertos y decenas de heridos, muchos civiles

(SOS).- Al menos 46 personas murieron el martes en una ofensiva del Estado Islámico (Daesh, por su acrónimo en árabe) contra un centro de acogida en la provincia siria de Hassake, en las inmediaciones de la frontera con Irak.

Entre los fallecidos hay 31 civiles, entre ellos mujeres y menores desplazados sirios, así como refugiados iraquíes.

El balance de víctimas mortales podría ascender en las próximas horas, ya que el ataque se ha saldado con decenas de heridos, algunos de los cuales se encuentran en estado grave.

Según diferentes fuentes, en el atentado terrorista perpetrado por el Estado Islámico estarían involucrados al menos cinco kamikazes. “Algunos kamikazes lograron introducirse en el campo”, señalaron.

En el centro de acogida de Rajem al-Salibi hay cientos de refugiados de Irak y desplazados originarios de la provincia siria de Deir ez-Zor, que esperan allí a poder trasladarse en algún momento a la ciudad de Hassake, capital de la provincia homónima.

La organización radical suní reivindicó el ataque en su sitio de propaganda Amaq, afirmando que un grupo de cinco yihadistas “había atacado” una posición de las Fuerzas Democráticas Sirias (FDS) dentro del campo. Tras las explosiones, se desataron enfrentamientos entre los extremistas y grupos de combatientes de la alianza armada liderada por milicias kurdas.

“Estamos consternados y entristecidos por este ataque” -afirmaron voluntarios de la ONG International Rescue Committee (IRC)- que ha involucrado a numerosas víctimas civiles.

Una fuente iraquí, que posteriormente fue citada por la BBC, indicó que en el curso del asalto al centro de acogida, las huestes de Abu Bakr al-Baghdadi habrían secuestrado a decenas de civiles. Aunque hasta el momento no se han tenido confirmaciones al respecto, un activista iraquí también afirmó que “algunos de los heridos perdieron contacto con sus familiares”.

En las últimas semanas, el Estado Islámico fue objeto de reiterados ataques en el norte de Siria, llevados a cabo por las Fuerzas Democráticas Sirias, formadas por combatientes kurdos y árabes, y sostenidas por los bombardeos de la aviación estadounidense. La coalición ha registrado importantes victorias en el plano militar, expulsando de Hassake a la mayor parte de los yihadistas.

Ahora, el objetivo es tomar el control de la ciudad de Tabqa, un punto que reviste una importancia estratégica por estar situado en la cuenca del río Éufrates. Esta constituye una línea de defensa para Al Raqqa, bastión del grupo terrorista en Siria y objetivo final de la ofensiva lanzada por las milicias de combatientes árabes y kurdos, con el apoyo de la coalición internacional.

En el frente diplomático, ayer arrancaron dos días de coloquios en Astaná, capital de Kazajistán, con la mediación de Turquía, Irán y Rusia. El objetivo del encuentro es asegurar un cese del fuego estable y duradero en todo el país. En las tres cumbres anteriores realizadas hasta el momento, que contaron con la participación de representantes de la ONU y observadores americanos, no se obtuvieron resultados tangibles orientados a alcanzar la paz en Siria.

(Fuente: AsiaNews / Agencias)

El Estado Islámico se disculpó con Israel por un ataque en los Altos del Golán

(SOS).- El ex ministro de Defensa de Israel, Moshe Ya’alon, dijo hace unos días que el Estado Islámico se disculpó tras atacar en los Altos del Golán a una unidad de las Fuerzas de Defensa de Israel (FSD). “Hubo un ataque reciente del Daesh. Abrió fuego contra una de nuestras unidades y luego se disculpó”.

Ya’alon hizo referencia a una ofensiva que ocurrió cerca de la frontera de siria en noviembre de 2016. En aquella ocasión, tropas de las Fuerzas de Defensa de Israel intercambiaron fuego con unidades del Estado Islámico. Después de una breve batalla, el Ejército israelí atacó a los extremistas sunníes mediante operaciones aéreas y fuego de artillería, matando a cuatro combatientes.

Israel y gran parte del mundo occidental considera que el Ejército Kalhid Ibn al-Walid, filial del Estado Islámico en los Altos del Golán sirio, es una organización terrorista. Según la ley israelí, la comunicación con este grupo islamista es técnicamente ilegal, suponiendo un contacto con tropas enemigas. El ex ministro de Defensa de Israel facilitó esta información durante una conferencia en la ciudad norteña de Afula.

Ya’alon se refirió a estos breves combates con el Estado Islámico cuando le preguntaron por la política de Israel en Siria. El ex ministro no quiso explicar cómo se efectuaron exactamente las disculpas de los yihadistas tras el enfrentamiento armado. Las Fuerzas de Defensa de Israel también se negaron a informar sobre este tema.

Altos mandos militares del Ejército de la República Árabe Siria han denunciado que Israel ayuda al Estado Islámico y a otros grupos terroristas, una acusación que el Gobierno israelí niega tajantemente.

(Fuente: Agencias)

Los cabecillas del Estado Islámico huyen masivamente de Al Raqqa

(SOS).- Los cabecillas del Estado Islámico están abandonando masivamente la ciudad siria de Al Raqqa para refugiarse en Deir Ezzor. Allí han sido empujados tras la operación Ira del Éufrates, llevada a cabo por la formación árabe-kurda de las Fuerzas Democráticas de Siria (FDS).

Ewwas Eli, uno de los jefes del Partido de la Unión Democrática de Siria (PYD, por sus siglas en kurdo), ha contado en una entrevista que las fuerzas de la coalición han detectado desde el aire el movimiento de los yihadistas desde su ciudadela en Al Raqqa hacia Deir Ezzor.

“Los cabecillas del grupo huyen junto a sus familias. Tratan de llevarse de Al Raqqa armas, aparatos médicos y artículos de primera necesidad. Dado que los aviones de la coalición están bombardeando los puentes de la ciudad, los yihadistas no pueden llevar consigo armas ni equipo militar pesado”, ha asegurado Eli.

Además, el político ha explicado que los extremistas están abandonando Al Raqqa a través de la ciudad de Tabqa. De ahí que si las fuerzas gubernamentales se hacen con el control de esta localidad, a los terroristas no les quedará otra escapatoria.

Con respecto a Deir Ezzor, Eli ha destacado que los extremistas no controlan todo el territorio que ocupa la ciudad. “En el sur de la urbe se encuentra un aeropuerto que está en manos de las fuerzas gubernamentales, que además controlan dos regiones en Deir Ezzor”, ha apuntado.

Por su parte, la secretaria de prensa de las Unidades kurdas de Protección Popular (YPG), Nesrin Ebdullah, ha indicado que la organización radical suní está perdiendo rápidamente sus posiciones en la region.

“Con su huida a Deir Ezzor, Daesh reconoce su derrota. La liberación de Al Raqqa ya no está lejos”, ha dicho Ebdullah, al tiempo que ha recordado que “en los lugares donde hemos realizado operaciones, los terroristas han tenido que retirarse”.

La secretaria de prensa también ha reconocido que la operación en Al Raqqa prosigue más lentamente de lo previsto, dado que los yihadistas utilizan a la población como escudos humanos para protegerse de las balas.

(Fuente: Agencias)

Un antiguo oficial de la CIA señala que el Estado Islámico está detrás del ataque químico en Siria

(SOS).- El uso del agente mostaza por parte del Estado Islámico (EI) en Irak pone de manifiesto que los yihadistas de esta organización están detrás del ataque químico en la provincia de Idlib y no el Gobierno sirio. Así lo aseguró el ex oficial de la Agencia Central de Inteligencia de Estados Unidos (CIA) Philip Giraldi.

“La afirmación de la Casa Blanca de que solo el Gobierno de Siria podía usar las armas químicas es errónea”, afirmó Giraldi. Según el ex oficial de la CIA, el ataque en Idlib recuerda los ataques perpetrados anteriormente por diferentes grupos terroristas.

El pasado 16 de abril, los combatientes del EI atacaron con gas mostaza las posiciones de las fuerzas iraquíes en Mosul donde además de los militares iraquíes también se encontraban asesores estadounidenses y australianos.

Varios analistas estadounidenses señalaron que es de dominio público que los miembros de esta organización radical suní tienen capacidad de sobra para emplear sustancias tóxicas.

El profesor de relaciones internacionales de la Universidad de Pittsburgh, Michael Brenner, dijo que “prácticamente no cabe duda” de que el responsable de aquel ataque químico en Idlib “no fue el Gobierno de Al Assad”.

El pasado 4 de abril se produjo un supuesto ataque químico contra la localidad siria de Jan Sheijun, en la provincia de Idlib. Según las estimaciones de la Casa Blanca y la oposición siria, las fuerzas de Damasco llevaron a cabo este ataque que se cobró la vida de decenas de personas. Sin embargo, las autoridades sirias negaron rotundamente el uso de materiales químicos o tóxicos en la localidad y responsabilizaron del ataque a los grupos terroristas que operan en la zona.

Como represalia al presunto ataque químico y sin prueba alguna de la supuesta autoría de las fuerzas gubernamentales ni investigación al respecto, Washington atacó con 59 misiles de crucero la base aérea siria de Shayrat el pasado 7 de abril. Al menos seis militares sirios y varios civiles fallecieron en esta ofensiva militar de Estados Unidos.

(Fuente: Agencias)

El Estado Islámico pretende crear una nueva red yihadista a gran escala

(SOS).- El Estado Islámico (EI) está llevando a cabo negociaciones con otras organizaciones extremistas para establecer una alianza y han empezado a crear bases en nuevos territorios, ha advertido ayer el jefe del Servicio Federal de Seguridad (FSB) de Rusia, Alexander Bortnikov.

“Tenemos información de negociaciones del EI con otras organizaciones yihadistas para formar una posible alianza”, ha dicho Bortnikov durante su intervención en la VI Conferencia Internacional de Seguridad que se celebra en Moscú.

Según el jefe del FSB, los líderes del Estado Islámico, Hayat Tahrir al- Sham y Al Qaeda, “al darse cuenta de que corren el riesgo de ser erradicados, han comenzado a cambiar sus tácticas”. “En particular, han intensificado el desplazamiento de militantes a Afganistán, Yemen y al interior del continente africano, donde han empezado a establecer sus fortalezas y bases”, ha explicado.

En este sentido, Bórtnikov ha destacado que los yihadistas “prácticamente han creado una nueva red terrorista a gran escala”.

Por su parte, Irak también cree que el Estado Islámico busca ahora una alianza con Al Qaeda, debido a las derrotas cosechadas en los últimos meses en la región de Mosul.

El vicepresidente iraquí, Iyad Alaui, ha asegurado que “han comenzado los contactos. Hay debates y diálogo entre mensajeros que representan a Al Baghdadi y Al Zawahiri”.

Alaui ha señalado que la información le ha llegado de fuentes iraquíes y de contactos en países vecinos.

El grupo radical suní liderado por Ibrahim al-Samarrai, alias Abu Bakr al-Baghdadi, se escindió de Al Qaeda en 2014 y tras lograr hacerse con el noreste de Siria y el noroeste de Irak, el dirigente islamista proclamó un Califato. Desde entonces ambas formaciones rivalizan por liderar el yihadismo a nivel global.

(Fuente: Agencias)

La oscura financiación del Estado Islámico

La financiación del Estado Islámico se ha nutrido del contrabando de obras de arte, del petróleo obtenido en Siria e Irak y también del dinero que, veladamente, llega desde países como Arabia Saudita, Paquistán o Turquía. 

(SOS).- El Estado Islámico -Daesh en árabe e ISIS en sus siglas inglesas-, se ha nutrido de fuentes de financiación diversificadas. Por un lado, las donaciones procedentes de distintos puntos de la Península Arábiga. Las investigaciones al respecto advierten que el apoyo al Estado Islámico dentro de Arabia Saudita llega al 5%, procedentes de más de medio millón de donantes.

El exsubsecretario jefe de la unidad sobre Terrorismo del Tesoro de Estados Unidos, David Cohen, denunciaba la “legislación permisiva” de Qatar y otros estados del Golfo Pérsico, que facilitaba a diversas entidades presuntamente caritativas y a donantes privados poder girar dinero al ISIS.

“La fuente más importante de financiación del Estado Islámico hasta la fecha proviene de las naciones del golfo Pérsico, especialmente de Arabia Saudita, pero también de Qatar, Kuwait y los Emiratos Árabes Unidos”, afirmó Günter Meyer, director del Centro para la Investigación sobre el Mundo Árabe de la Universidad de Maguncia, Alemania.

La sombra de la sospecha
El Reino está bajo la sombra de la sospecha. De su seno surgió Al Qaeda. Su fundador, Osama Bin Laden, era saudí como también lo eran 15 de los 19 terroristas que secuestraron los aviones del 11 de septiembre de 2001. Las ayudas a los grupos que actúan en Libia, Irak y Siria proceden de bolsillos saudíes, son ellos también quienes negocian las compras de armamento que se entregaban a través de terceros, como Turquía.

Larry Johnson, excolaborador de la CIA y del Departamento de Estado de Estados Unidos, para asuntos del terrorismo, acusa: “El principal problema para evaluar la amenaza terrorista es definir con certeza el patrocinio del Estado. Los mayores culpables hoy, a diferencia de lo que pasaba hace 20 años, son Paquistán, Arabia Saudita y Turquía”. Se basa también en la identidad de creencias, dado que los terroristas de Daesh y Al Qaeda comparten la severa interpretación del Islam vigente en Arabia Saudí, el wahabí.

Salmán bin Abdulaziz, su rey desde 2015, prohibió cualquier apoyo al Estado Islámico-Daesh, reduciendo el perfil del reino en la manipulación del terrorismo internacional, función que le había confiado la CIA después de la revolución islámica iraní de 1979 y que durante 35 años fue la carta de triunfo de Riad.

Petróleo, obras de arte y esclavas
Hasta hace poco, esos envíos de dinero suponían parte de la financiación del grupo Daesh. El grueso de sus ingresos procedía del contrabando de obras de arte, tráfico de refugiados y esclavas, cobro de impuestos en el territorio que controlaba y los saqueos de ciudades. Un ejemplo es Mosul, al norte de Irak. La inteligencia británica calculó que, tras la toma de esa ciudad por el “califa” Al Baghdadi, los yihadistas manejaban más de 2.300 millones de dólares.

Los esclavos en venta oscilaban entre los 165 dólares de los niños y niñas de 1 a 9 años, los 124 dólares de los adolescentes hasta los 40 dólares de las mayores de 40 años.

A esto se añadía la venta de petróleo. Una actividad que, según el exsecretario de Defensa estadounidense, Ash Carter, “es la columna clave del montaje financiero” del grupo. Daesh llegó a controlar ocho campos petroleros en Siria e Irak cuya producción le generó casi 500 millones de euros de ingresos anuales, según el Departamento del Tesoro de Estados Unidos.

Daesh vendía por debajo del precio de mercado: unos 20 dólares el barril. Más de 8.500 camiones cisterna transportaban regularmente 200.000 toneladas de ese crudo robado hacia Turquía, el centro de distribución. Gursel Tekin, portavoz del partido socialista de Turquía CHP, reveló que ese petróleo estuvo llegando a su país a través de la compañía de transporte marítimo BMZ, uno de cuyos tres grandes accionistas es Bilal Erdogan, tercer hijo del presidente Recep Tayyip Erdogan. Ese crudo llegaba a Asia y también a Europa. La eurodiputada portuguesa Ana Gomes justificó esas compras: “Hay, sin duda, Estados miembros que lo compran sin saber exactamente cuál es su origen”.

El presidente Putin probó esta misma acusación en 2015, durante la cumbre del G-20 en Antalya, Turquía. Acusación que comparte el ex-asesor en temas de seguridad de Irak, Muwafaq al-Rubaie.

Todo eso terminó cuando los B-1 norteamericanos bombardearon el campo petrolífero de Al Omar, el mayor del Estado Islámico. En dos meses, la aviación rusa atacó otros 32 complejos petroleros, 11 refinerías, 23 estaciones de bombeo y 1.080 camiones cisterna.

Daesh ha pasado de controlar ocho campos de Irak a apenas tres pozos. El ministro de Defensa de Rusia, Sergei Shoigu, cifra en un millón de dólares al día las pérdidas de los terroristas a causa de las operaciones aéreas. Quebrantos que no sólo sufre Daesh, los comparten quienes comercializaban ese crudo de contrabando. Esto explica mejor el derribo del bombardero ruso Sukhoi Su-24 por los F-16 turcos que la violación de su espacio aéreo.

(Fuente: El Debate de Hoy)