Arabia Saudí dona 100 millones para recuperar zonas liberadas del Estado Islámico en Siria

(SOS).- Arabia Saudí ha realizado una contribución de 100 millones de dólares a la coalición internacional contra el Estado Islámico para apoyar proyectos de estabilización en zonas de Siria liberadas del grupo yihadista, anunciaron fuentes oficiales.

Los fondos se utilizarán para “revitalizar” comunidades que han sido “devastadas” por el Estado Islámico, como es el caso de Al Raqa, ciudad en el noreste de Siria considerada como la antigua capital del Califato declarado por la organización radical, según informó la agencia oficial SPA.

“Los fondos se destinarán a proyectos para restaurar los medios de subsistencia y los servicios esenciales en las áreas de salud, agricultura, electricidad, agua, educación, transporte (carreteras y puentes principales) y a la eliminación de escombros”, detalló la nota.

Las autoridades saudíes esperan que estos fondos contribuyan a salvar vidas, facilitar el regreso de los desplazados y ayudar a que el Estado Islámico “no resurja” para amenazar a Siria, a otros países vecinos o para planear ataques contra la comunidad internacional.

Arabia Saudí forma parte de la coalición internacional y es el segundo país que ha llevado a cabo más misiones aéreas en Siria contra el grupo yihadista, solo por detrás de Estados Unidos, según la nota.

Además, el reino lidera el Grupo de Trabajo de Contrafinanzas y es miembro de los grupos de trabajo de Comunicaciones y Estabilización.

El Estado Islámico ha perdido la mayoría de los terrenos que conquistó en Siria e Irak en 2014, pero aún conserva algunas poblaciones en el noroeste de Siria en la ribera del Eúfrates y algunas zonas desérticas.

No obstante, la ONU advirtió de que la organización radical recuperó fuerza en la primera mitad de este año, en un informe publicado el pasado lunes.

Se calcula, según el informe, que el grupo sigue contando en Irak y Siria con entre 20 mil y 30 mil miembros, repartidos aproximadamente por igual entre los dos países.

Anuncios

El Estado Islámico ejecuta a uno de lo rehenes capturados en el sur de Siria

(SOS).- Los extremistas del Estado Islámico han ejecutado a una de las personas que capturaron durante la cadena de atentados lanzada hace dos semanas sobre la provincia de Al Sueida, en el sur de Siria, nada más ser reconquistada por las tropas gubernamentales, según han informado diversas fuentes este domingo.

El 25 de julio, la organización yihadista lanzó ataques coordinados en varios puntos de Al Sueida que se saldaron con más de 250 muertos, la mayoría civiles. Días después se supo que también habían secuestrado a un número indeterminado de personas.

Fuentes locales han informado de que uno de los rehenes, identificado como Muhanad Dhouqan Abu Ammar, de 19 años, ha sido ejecutado por los milicianos vestidos de negro.

Diferentes medios de comunicación han publicado imágenes difundidas por el Estado Islámico sobre la ejecución del joven sirio.

Al Sueida es una de las tres provincias meridionales, junto a Deraa y Al Quneitra, que han sido reconquistadas por las fuerzas sirias durante la ofensiva puesta en marcha a mediados de junio.

La provincia está habitada mayoritariamente por drusos, cuyos líderes estarían negociando con el grupo radical la liberación de los rehenes, que las fuentes locales cifran en unos 30.

El Estado Islámico mantiene secuestrados a 30 mujeres y niños en el sur de Siria

(SOS).- Al menos 14 mujeres y 16 menores de edad permanecen secuestrados por el Estado Islámico en la provincia siria de Al Sueida, en el sur del país, donde el grupo yihadista lanzó una sangrienta oleada de ataques la semana pasada, informaron fuentes locales

Según esas mismas fuentes, otros cuatro secuestrados por la organización radical en Al Sueida consiguieron escapar y dos fueron asesinados por los yihadistas.

Estos secuestros se produjeron durante una oleada de atentados y ataques del Estado Islámico contra civiles y contra posiciones de las tropas gubernamentales en Al Sueida en los que murieron más de 250 personas.

La ofensiva de los milicianos vestidos de negro coincidió con una campaña militar lanzada por las fuerzas leales a Damasco contra el grupo yihadista Ejército de Jaled bin Walid, vinculado al Estado Islámico, en el suroeste de Siria.

Al menos cien combatientes del Ejército Jaled bin Walid huyeron de las tropas gubernamentales en dirección a la frontera jordana llevando civiles como escudos humanos.

Los yihadistas se dirigieron hacia los alrededores de Kuya y Beit Ara, dos localidades situadas en el suroeste del país cerca de la frontera jordana, aunque se desconoce su paradero actual.

Las autoridades sirias ya controlan totalmente todas las poblaciones de la región, incluyendo Kuya y Beit Ara.

Tras la plenaria de la décima ronda de negociaciones sobre el alto el fuego en Siria, el jefe de la delegación gubernamental, Bashar al Jaafari, anunció en Sochi el fin de la operación militar del Ejército sirio en la provincia meridional de Deraa, tras arrebatar a los extremistas el control de la localidad de Al Shayara.

“Hablamos de una gran victoria, de la liberación de la ciudad de Deraa y sus alrededores, y también de la liberación de la zona del Golán hasta las fronteras que existían con anterioridad”, dijo ayer el diplomático sirio.

Por otro lado, Al Jaafari acusó a Turquía de violar su soberanía e integridad territorial y amenazó con expulsar por la fuerza a las tropas turcas presentes en la provincia septentrional de Idlib, último refugio de las organizaciones armadas radicales.

Las fuerzas gubernamentales amplían su control del sur de Siria

(SOS).- Las fuerzas gubernamentales ampliaron este viernes su control del sur de Siria con nuevos avances contra un grupo yihadista vinculado al Estado Islámico y una victoria simbólica, al hacerse con el control total de la ciudad de Al Quneitra tras terminar la evacuación de los extremistas.

La bandera siria se izó ayer, por primera vez en cuatro años, en la plaza Tahrir de Al Quneitra, ciudad vecina a los Altos del Golán que fue derruida por Israel antes de que la recuperara Siria en 1974 y que se ha mantenido en ruinas desde entonces, por decisión gubernamental, como recuerdo de la guerra contra el país vecino.

La ceremonia del izado de la bandera tuvo lugar en con la presencia de cientos de ciudadanos sirios que celebraron la expulsión de los “terroristas” y el regreso de la seguridad a la zona, según informó la prensa local.

El Ejército sirio recuperó la localidad del suroeste del país después de la evacuación de los últimos combatientes radicales, que aceptaron salir de la urbe en una negociación que puso fin a los intensos enfrentamientos de las últimas semanas.

Asimismo, las fuerzas leales a Damasco y sus aliados continuaron hoy su ofensiva contra el Estado Islámico en la provincia de Deraa, vecina de Al Quneitra.

Los intensos combates se concentraron en las áreas rurales del noreste de la provincia de Deraa, cerca de la frontera con la provincia de Al Sueida, que sufrió varios atentados yihadistas el pasado miércoles, además de en la zona de la cuenca del río Yarmuk, en el sur de Deraa.

En esa última zona opera el grupo yihadista Ejército Jaled bin Walid, vinculado al Estado Islámico, y que ahora apenas controla siete localidades, cerca del 2 por ciento del territorio que llegó a estar bajo su poder.

Desde que comenzara la ofensiva gubernamental en el sur de Siria el pasado 19 de junio, las fuerzas sirias se han hecho con el control de más del 91 por ciento de la región sureña.

La provincia siria de Al Sueida suma más de 250 muertos tras los ataques del Estado Islámico

(SOS).- La provincia meridional de Al Sueida sigue contando a sus muertos y suma ya 252 fallecidos por los atentados suicidas y ataques armados lanzados el miércoles por el Estado Islámico contra civiles y fuerzas gubernamentales sirias en varios puntos de la región.

Según el último recuento, los ataques, que son los más graves perpetrados por los yihadistas en Al Sueida, han acabado con la vida de al menos 139 civiles y 113 efectivos de las tropas leales a Damasco, además de 63 miembros del grupo yihadista.

El número de fallecidos ha aumentado en las pasadas 24 horas por la muerte de heridos graves y por el hallazgo de cadáveres de desaparecidos o ejecutados por el Estado Islámico en zonas rurales de la región.

Una joven siria originaria de Al Sueida y afincada en el Líbano relató a la prensa local que los residentes de la zona están en estado de shock y no se atreven a salir de sus casas después de la violencia que sacudió la capital provincial y otras localidades del norte de la región.

“Gracias a Dios mi familia está bien. Mis padres son mayores y no han salido de casa, nadie se atreve a hacerlo de hecho. La situación es horrible”, dijo la mujer, que prefirió ocultar su nombre por razones de seguridad.

“La guerra comenzó ayer para ellos (en Al Sueida). La zona había permanecido tranquila durante toda la guerra, hasta la locura de ayer (miércoles)”, explicó.

Al Sueida no había sido escenario de combates durante el conflicto que ha azotado Siria desde 2011 y ha permanecido bajo el control de las autoridades de Damasco.

La joven de Al Sueida añadió que sus habitantes están aterrorizados después de lo sucedido: “Hubo muchos secuestros además de todas las explosiones” causadas por hasta siete terroristas suicidas.

En algunos casos, murieron varios miembros de una misma familia, incluso “más de 20 personas fueron asesinadas: padres, hijos, nietos…”, detalló.

Por su parte, fuentes oficiales informaron de que se celebró este jueves un funeral masivo en la ciudad de Al Sueida, donde fue enterrada una parte de las víctimas de los ataques del día anterior, cuyos féretros fueron envueltos en banderas sirias.

Clérigos drusos asistieron a la ceremonia, ya que en la provincia hay una presencia destacada de población drusa, que tradicionalmente apoya a las autoridades gubernamentales.

Los principales líderes de la comunidad religiosa drusa del Líbano responsabilizaron al Gobierno sirio del ataque, mientras que el grupo chií libanés Hezbolá acusó a Estados Unidos de apoyar al Estado Islámico para que llevara a cabo su brutal acción.

Hezbolá señaló que la organización extremista preparó los atentados con armas llegadas a Al Sueida “ante los ojos” de las tropas estadounidenses desplegadas en la zona de Al Tanf, en la frontera de Siria con Irak.

Los yihadistas actuaron en Al Sueida coincidiendo con la ofensiva gubernamental en la vecina provincia de Deraa contra las facciones extremistas, incluido el grupo Ejército Jaled bin Walid, vinculado al Estado Islámico.

Las tropas de Damasco tomaron ayer 25 localidades controladas por esa agrupación en la cuenca del río Yarmuk, según fuentes locales.

Las fuerzas sirias continuaron arrebatando territorios al Ejército Jaled bin Walid, el cual se retiró de siete poblaciones y ahora sólo controla una decena de localidades en Deraa, tras una semana de ofensiva de Damasco contra los yihadistas.

Además, el Ejército sirio se hizo con el control del cruce fronterizo entre la provincia de Al Quneitra e Israel, en los Altos del Golán, que estaba en manos de los extremistas desde hace cuatro años.

La zona que divide los Altos del Golán sirios y los ocupados por Israel desde 1967 es una franja desmilitarizada desde el acuerdo de 1974 que puso fin a la Guerra del Yom Kipur, y está bajo la supervisión de la Fuerza de las Naciones Unidas de Observación de la Separación (UNDOF).

Al menos 100 muertos en una ola de atentados del Estado Islámico en una ciudad del sur de Siria

(SOS).- Al menos 100 personas han muerto este miércoles en el sur de Siria como consecuencia de una cadena de atentados reivindicados por el Estado Islámico.

Entre las víctimas mortales hay 67 efectivos de las fuerzas gubernamentales, así como 35 civiles, según el último recuento. También hay al menos 45 heridos y la cifra total de víctimas podría aumentar en las próximas horas.

El ataque, que es el más mortífero cometido por la organización en meses, se produjo cuando un grupo de terroristas suicidas irrumpió en un bazar y a las afueras de la localidad de Al Sueida, bajo control del Gobierno sirio.

El Ejército logró abatir a dos de los hombres bomba antes de que se hicieran estallar y sigue buscando a otros asaltantes, informaron fuentes oficiales.

En un comunicado, el Estado Islámico dijo que “soldados del Califato” atacaron posiciones de seguridad y blancos del Gobierno en la ciudad de Al Sueida.

Estos atentados se producen en un momento en que las autoridades de Damasco ya controlan el 90 por ciento de las provincias meridionales de Deraa y Quneitra, tras su operación militar lanzada en junio.

Al cierre de esta edición, se están produciendo violentos enfrentamientos al norte de Al Sueida, después de que el grupo yihadista atacara varias poblaciones.

Las citadas fuentes oficiales no detallaron el número de muertos y heridos en los ataques y añadieron que unidades del Ejército repelieron la ofensiva lanzada por los extremistas sobre los pueblos de Al Matuna, Duma, Taima y Al Shibki.

Un grupo yihadista utiliza a 30 mil civiles como escudos humanos en el sur de Siria

(SOS).- Los yihadistas del Ejército Jaled bin Walid, un grupo vinculado al Estado Islámico, están utilizando desde este miércoles a 30 mil civiles como escudos humanos con la intención de impedir que las fuerzas gubernamentales sirias irrumpan en los territorios que controlan el la provincia de Deraa.

Este mismo miércoles fuentes locales han informado que hay civiles atrapados en la zona de la cuenca del río Yarmuk, en el oeste de Deraa, la cual se encuentra bajo dominio de los radicales.

Decenas de vehículos blindados y carros de combate pertenecientes al Ejército sirio se han desplegado ayer en el oeste de Deraa para preparar una ofensiva terrestre contra el citado grupo extremista, que se ha hecho con el dominio de más del 7 por ciento de la provincia.

Las fuerzas gubernamentales sirias controlan más del 91 por ciento de Deraa, limítrofe con Jordania y con los Altos del Golán, ocupados por Israel desde la Guerra de los Seis Días (1967).

Por otra parte, la evacuación de los civiles de la localidades de Al Fua y Kefraya, en el norte de Siria, ha concluido ayer con la entrada de los últimos autobuses que los transportaban a territorio controlado el Ejército sirio.

Los habitantes de Al Fua y Kefraya, asediadas por facciones armadas yihadistas desde hacía tres años, fueron evacuados a lo largo de la noche.

Las dos localidades están situadas en el noreste de la provincia de Idlib, son de mayoría chií, y su población es leal al Gobierno sirio.

En torno a 6.900 personas salieron camino de Alepo, en cumplimiento de un acuerdo alcanzado entre Rusia y Turquía.