Las FDS arrebatan al Estado Islámico uno de los mayores campos petrolíferos de Siria

(SOS).- Las milicias kurdo-árabes de las FDS —que respalda la coalición internacional liderada por Estados Unidos— han conseguido arrebatar este domingo al Estado Islámico uno de los mayores campos petrolíferos de Siria, el de Al Omar, en el marco de la ofensiva que está expulsando a los yihadistas del este del país.

El campo de Al Omar, situado en la orilla este del Éufrates, producía en su apogeo una cuarta parte del crudo sirio y fue capturado por la organización radical suní a mediados de 2014, tras arrebatárselo al Frente al-Nusra.

El Ejército sirio —que también combate en el Éufrates, en una operación completamente independiente a la de las FDS— ya había conseguido rodear la zona ayer por la tarde, aunque ha decidido dejar paso a las milicias para no entorpecerse mutuamente.

La coalición y el Ejército ruso —aliado del Gobierno sirio— han mantenido en los últimos meses reuniones para evitar que ambas ofensivas contra el Estado Islámico entren en conflicto directo.

Por otra parte, el Ejército sirio y sus aliados han arrebatado este sábado la localidad de Al Qariatin, en la provincia de Homs, hasta ahora en manos de los milicianos vestidos de negro.

Unidades de ingenieros y zapadores han retirado explosivos y minas colocadas por los yihadistas en casas, calles, plazas e instituciones gubernamentales de la ciudad recién liberada.

Unos 300 combatientes del Estado Islámico tomaron Al Qariatin el pasado 27 de septiembre. Los extremistas llegaron en una columna de todoterrenos procedente de Al Rukban, en territorio sirio.

Algunos milicianos se han entregado y que otros se han retirado ante la llegada de las fuerzas gubernamentales. El grupo yihadista solo controla en Homs una zona desértica del este de la provincia.

La ofensiva de la organización radical suní y la toma de Al Qariatin se encuadra en el tímido contraataque de las fuerzas extremistas, claramente en retroceso en los últimos meses con la pérdida por parte del Estado Islámico de bastiones clave como Al Raqa.

(Fuente: Agencias)

Anuncios

La liberación de Al Raqa acelerará la campaña contra el Estado Islámico en el este de Siria

(SOS).- La pérdida de Al Raqa, antigua capital del Califato proclamado por el Estado Islámico, ha supuesto un duro golpe para los extremistas que, como avanzaron hoy las milicias kurdas y sus aliados, permitirá acelerar la campaña contra el grupo yihadista en el este de Siria.

“La liberación de Al Raqa va a hacer que se acelere la ofensiva en Deir ez-Zor y Al Hasaka” en el noreste del país, señaló la portavoz de la operación Tormenta de Al Yazira de las FSD, Lilwa Ani.

En su opinión, “es natural que lleguen refuerzos de las FSD para la campaña Tormenta de Al Yazira”, como se denomina el operativo de esta alianza —liderada por milicias kurdas y apoyada por la coalición internacional— contra el Estado Islámico en el sur de la provincia de Al Hasaka y el este de Deir ez-Zor.

Hace tres días, las FSD anunciaron la derrota de la organización radical suní en Al Raqa, tras más de cuatro meses de asalto a la ciudad.

En declaraciones a la prensa, el portavoz de las FSD, Talal Salu, adelantó que van a concentrar sus esfuerzos en expulsar a los extremistas de Al Hasaka y Deir ez-Zor.

“Tras la victoria en Al Raqa, una parte de nuestras fuerzas se dirigirá a reforzar la campaña lanzada el 9 de septiembre para liberar totalmente Al Yazira y el este del Éufrates”, explicó Salu, en alusión a Al Hasaka y Deir ez-Zor.

El portavoz de las FSD añadió que el resto de sus combatientes permanecerá en Al Raqa, por si los yihadistas regresan y para proteger a los civiles.

Uno de los comandantes de las FSD, Kino Gabriel, dirigente del Consejo Militar Siriaco Sirio (CMSS), apuntó que, tras la derrota del Estado Islámico en Al Raqa, no tienen muchos milicianos en la población.

A partir de ahora, “nos centraremos en defender las zonas que hemos liberado en el último año. Disponemos, además, de grupos en el norte de Deir ez-Zor y continuaremos la batalla, vamos a tomar parte en la liberación de esa provincia”, dijo el comandante Kino Gabriel.

Por su parte, la coalición internacional, comandada por Estados Unidos, aseguró que continuará apoyando a las FSD en la batalla contra los yihadistas.

“La coalición seguirá respaldando a nuestros socios probados, las FSD, en la lucha contra el Estado Islámico en la región hasta que sea completamente vencido”, manifestó una fuente de la Oficina de Asuntos Públicos de la alianza internacional.

Esta ayuda a las FSD se materializa en el empleo de “todos los activos de inteligencia, bombardeos de precisión y asesoramiento de combate”, explicó la citada fuente, que no precisó cuál será el siguiente objetivo después de Al Raqa.

Si las facciones kurdas y sus aliados toman la ciudad de Markada, localizada en el sur de Al Hasaka y cerca de la frontera con Irak, tan solo quedarán en manos de la organización radical suní en la provincia algunos pueblos y aldeas situados en la línea de suministros desde el territorio iraquí.

Tras su derrota en Al Raqa, los extremistas actualmente están confinados en áreas de Al Hasaka y Deir ez-Zor, así como en el este de la provincia central de Homs.

En paralelo a las operaciones de las FSD, el Ejército sirio está desarrollando su propia ofensiva contra el Estado Islámico en las dos últimas regiones.

Unidades castrenses gubernamentales comenzaron ayer un ataque a gran escala contra los milicianos vestidos de negro en la zona de Huiya Sakr, en la estratégica urbe de Deir ez-Zor.

Pese a su retroceso en Siria, todavía resulta difícil vislumbrar el fin del grupo yihadista, que aún mantiene territorio en Irak, donde el pasado 10 de julio perdió su feudo más importante en este país, la ciudad de Mosul.

Además, varios dirigentes y miembros de la organización radical suní, tanto sirios como extranjeros, huyeron en los últimos días y semanas de Siria —desde Al Raqa, Deir ez-Zor y Homs— a Turquía.

Los extremistas se dirigieron desde esas provincias a áreas bajo control de facciones rebeldes aliadas de Ankara en el norte y el noroeste de Alepo, y desde allí alcanzaron el territorio turco.

(Fuente: Agencias)

Dirigentes y miembros del Estado Islámico huyen de Siria a Turquía

(SOS).- Varios dirigentes y miembros del Estado Islámico, tanto sirios como extranjeros, han huido en los últimos días y semanas del territorio sirio a Turquía.

Esos combatientes de la organización radical suní han escapado de las provincias de Al Raqa y Deir ez-Zor, en el noreste de Siria, y del este de la región central de Homs, según fuentes locales.

Los yihadistas se han dirigido desde esas zonas a áreas bajo el control de las facciones rebeldes de la campaña “Escudo del Éufrates”, apoyadas por Turquía, en el norte y el noroeste de la provincia de Alepo (noroeste sirio). Desde allí, han llegado al territorio turco.

Los extremistas han pagado entre 20 mil y 30 mil dólares para poder atravesar las zonas que están bajo el control de los grupos de la ofensiva “Escudo del Éufrates” para garantizar un trayecto seguro.

Hace semanas, cientos de seguidores del Estado Islámico que estaban en Homs salieron en dirección a Al Hasaka, donde se han escondido, aunque algunos también han huido a Turquía.

Facciones rebeldes, respaldadas por fuerzas turcas, iniciaron el año pasado la ofensiva Escudo del Éufrates contra la organización radical suní y las milicias kurdas en el norte de Alepo.

Tanto el Gobierno sirio como los milicias kurdas acusan a Turquía de proteger al Estado Islámico.

El grupo yihadista está en pleno retroceso en Siria, donde hace dos días perdió el control de la ciudad de Al Raqa, antigua capital del Califato, después de una ofensiva de las milicias kurdas y sus aliados.

(Fuente: Agencias)

Las FDS anuncian la toma de Al Raqa, principal bastión del Estado Islámico en Siria

(SOS).- Las FDS, apoyadas por Estados Unidos, han completado este martes la toma de la ciudad de Al Raqa, poniendo fin así al dominio del Estado Islámico en esta localidad del norte de Siria.

La caída de Raqa, considerada la capital de los yihadistas en el país y donde el grupo liderado por Abu Bakr al-Baghdadi realizó desfiles militares para festejar sus conquistas de territorios en 2014, tiene un alto peso simbólico en la lucha contra los extremistas. Desde esta localidad, los milicianos vestidos de negro planearon varios de los atentados perpetrados en los últimos tiempos en Occidente.

Las FDS, una alianza de milicianos árabes y kurdos apoyados por efectivos especiales estadounidenses sobre el terreno, han estado combatiendo contra el Estado Islámico dentro de Al Raqa desde el mes de junio. Testigos presenciales han relatado que los combates parecen haber finalizado y que solo se escuchan algunos disparos esporádicos. Los milicianos de las FDS han celebrado su victoria en las calles, cantando proclamas desde sus vehículos y haciendo ondear su bandera dentro del estadio de la ciudad.

Por su parte, Ryan Dillon, portavoz de la coalición internacional liderada por Estados Unidos, no ha confirmado el fin al 100 por ciento de la organización radical suní en la ciudad, donde aún podría haber yihadistas escondidos. “Sabemos que todavía hay artefactos explosivos improvisados y trampas en las zonas donde estaba el Estado Islámico, por lo que las FDS continuarán limpiando esas zonas”, ha afirmado el coronel norteamericano.

“La operación militar ha acabado en Al Raqa, pero ahora llevamos a cabo una operación de limpieza para terminar con las células durmientes del Daesh que hay en la localidad”, ha asegurado el general Talal Salu, portavoz de las FSD.

Este martes por la mañana, las FDS señalaban que la toma total de Al Raqa era cuestión de horas y que solo quedaban por conquistar el hospital y el estadio. Una muestra de que la batalla por Al Raqa estaba ya cerca de su final, es la declaración del coronel Dillon, que ha informado que no hubo ataques aéreos de la coalición en esta localidad en las últimas horas.

El Estado Islámico ha perdido amplias zonas de territorio en Siria y en Irak este año, incluida su ciudad más preciada, Mosul.

(Fuente: Agencias)

El Ejército sirio arrebata al Estado Islámico uno de sus principales feudos

(SOS).- Las fuerzas especiales Tigre del Ejército sirio arrebataron hoy al Estado Islámico el control de la ciudad de Al Mayadin, el que era el bastión principal de los yihadistas en la provincia nororiental de Deir ez-Zor.

“Unidades de las fuerzas armadas sirias, junto a las fuerzas aliadas, recuperaron el control de Al Mayadin”, aseguró una fuente militar.

La liberación de esta urbe y la inminente caída de Al Raqa, considerada la capital del grupo yihadista en Siria, dejan a los extremistas con el control de apenas unos pocos enclaves en el norte y centro del país y con las localidades de escasa entidad situadas a lo largo del Éufrates entre Al Mayadin y la frontera con Irak.

Las milicias kurdas que combaten contra la organización radical suní en la ciudad de Al Raqa están convencidas de que esta localidad será liberada “hoy o mañana”, según un portavoz de las Unidades de Protección Popular (YPG).

“Las batallas continúan en Al Raqa. El Estado Islámico está a punto de acabarse. Hoy o mañana la ciudad podría ser liberada”, informó Nouri Mahmoud, portavoz del grupo armado kurdo que combate contra los yihadistas.

Poco antes del anuncio del portavoz de las YPG, varios testigos vieron cómo un pelotón de autobuses —docenas, según estos observadores— entraban sin ningún tipo de peligro en la ciudad, procedentes de la campiña septentrional. Todo apunta a una evacuación masiva de los combatientes islamistas y sus familiares.

ACNUR alertó de que al menos ocho mil personas permanecen atrapadas en esta ciudad, conquistada por los milicianos vestidos de negro en 2014, y donde ahora el grupo yihadista está atrincherado en dos puntos en particular: el estadio de la ciudad y el hospital anexo, donde según las milicias kurdas mantienen como rehenes y escudos humanos a cientos de personas.

(Fuente: Agencias)

El Estado Islámico envía refuerzos desde Irak para luchar en la provincia siria de Deir ez-Zor

(SOS).- Unos mil combatientes extranjeros del Estado Islámico han llegado en las últimas 72 horas a la provincia siria de Deir ez-Zor procedentes de Irak para luchar contra las fuerzas gubernamentales.

Estos milicianos operan en la Brigada al Qaaqa del Estado Islámico y se han desplegado en varios frentes en Deir ez-Zor y en el desierto sirio. Se agrupan dentro de una sección de los yihadistas que se hace llamar Al Qaradish, integrada por combatientes de Uzbekistán, Tayikistán y Turkmenistán, que ha asumido el liderazgo de la operación en la ciudad de Al Mayadin y en el este de Deir ez-Zor y que son conocidos por no confiar en sus compañeros árabes.

Hace dos semanas, cientos de milicianos del Estado Islámico llegaron a Siria desde Irak para lanzar el contraataque iniciado el pasado 28 de septiembre contra los efectivos gubernamentales en el oeste de Deir ez-Zor y el este de la provincia vecina de Homs.

Por otro lado, tres facciones armadas rebeldes —Jaish al Islam, Jaish al Ababil y Aknaf Bait al Maqdis— han alcanzado este jueves en El Cairo un acuerdo de alto el fuego para una bolsa situada en el sur de Damasco.

El alto el fuego ha entrado en vigor a las 10 horas, según han informado los medios de comunicación egipcios. “Hemos anunciado un acuerdo preliminar sobre nuestra voluntad de pactar un alto el fuego para la reducción de la tensión en esa zona”, ha explicado un dirigente político de Jaish al Islam, Mohamed Alush. El propio Alush ha asegurado que los detalles del alto el fuego se irán conociendo en el futuro.

En la información no se especifica el ámbito territorial exacto del alto el fuego y no menciona en modo alguno al Gobierno sirio. Tampoco ha habido por el momento reacción de Damasco.

Los rebeldes controlan un pequeño territorio al sur de Damasco que limita al oeste con otra bolsa, esta vez controlada por el Estado Islámico —incluido el campo de refugiados palestinos de Yarmuk—, y a su vez ambas están rodeadas por zonas bajo control de las fuerzas gubernamentales sirias.

Miles de milicianos rebeldes y de civiles que se habían refugiado en las zonas bajo control de los insurgentes en Idlib, en el noroeste de Siria, han podido ser evacuados a zonas bajo control rebelde tras los acuerdos alcanzados con el Gobierno sirio. En los últimos meses, varios acuerdos de alto el fuego puntuales entre el Gobierno y los rebeldes han logrado una relativa reducción de la violencia en el oeste de Siria.

(Fuente: Agencias)

Al menos un muerto y seis heridos en un atentado suicida perpetrado en Damasco

(SOS).- Al menos una persona ha muerto y otras seis han resultado heridas como consecuencia de un atentado perpetrado por tres terroristas suicidas contra la sede del cuartel general de la Policía en el centro de Damasco, según han informado los medios de comunicación sirios.

Las explosiones provocadas por los suicidas han acabado con la vida de una persona y han causado heridas a otras seis, según fuentes del Ministerio del Interior. Dos de los tres terroristas han intentado atacar en el interior del cuartel policial y se han enfrentado a los agentes en la entrada del edificio antes de detonar sus cargas explosivas.

La Policía ha logrado acorralar al tercer terrorista en la calle de detrás del cuartel, donde ha hecho estallar su carga. Este atentado llega días después de un ataque perpetrado por varios suicidas contra otra comisaría del barrio de Al Midan, en el centro de Damasco, que acabó con la vida de 17 personas y que fue reivindicado por el Estado Islámico.

Estos hechos luctuosos en la capital se producen cuando el Ejército sirio lleva a cabo varias ofensivas contra la organización radical suní en distintas partes del país.

Por otro lado, el Gobierno de Damasco abogará por la disolución de la coalición internacional liderada por Estados Unidos, que destruye en Siria “todo menos al Estado Islámico”, ha afirmado el ministro de Exteriores sirio, Walid al-Mualem.

“Exigiremos de la forma más resuelta la disolución de esta coalición”, ha señalado hoy el responsable sirio, de visita en Rusia, en una reunión con su homólogo ruso, Serguei Lavrov.

El ministro sirio ha argumentado que en su país “la coalición antiterrorista liderada por Estados Unidos destruye de manera sistemática todo menos al Estado Islámico”, en alusión al grupo yihadista.

Al Mualem ha añadido que la coalición de Estados Unidos “acaba con la infraestructura económica del país” árabe y “causa víctimas entre la población civil”.

“Miles de hombres y mujeres sirios de las provincias de Al Raqa y Deir ez-Zor, entre ellos niños, cayeron víctimas de bombardeos estadounidenses”, ha asegurado el canciller sirio.

Durante las negociaciones con Lavrov en el balneario ruso de Sochi, en el mar Negro, el jefe de la diplomacia siria también ha tratado acerca de la cuestión kurda.

“De facto, están compitiendo con las tropas gubernamentales sirias por el control sobre regiones petroleras, aunque saben perfectamente que Damasco bajo ninguna condición permitirá que se viole su soberanía”, ha dicho Al Mualem.

Según el ministro sirio, los kurdos “están borrachos de la ayuda estadounidense que, sin embargo, no durará siempre”.

(Fuente: Agencias)