Las FDS lanzan la fase final de su ofensiva contra el Estado Islámico en la frontera siria

(SOS).- Las FDS, una alianza armada liderada por milicias kurdas y apoyada por la coalición internacional comandada por Estados Unidos, lanzaron ayer la fase final de la ofensiva para derrotar al Estado Islámico en la frontera siria e iraquí.

“Anunciamos que nuestras fuerzas, con la participación de la coalición internacional, han empezado la fase final de la campaña Tormenta de Al Yazira”, dijo en un comunicado un portavoz de las FDS, Kino Gabriel.

Esta ofensiva, que comenzó el pasado 9 de septiembre, es denominada así por el operativo de esta alianza contra el Estado Islámico en el sur de la provincia de Al Hasaka y el este de Deir ez-Zor.

“En las próximas semanas, nuestras heroicas fuerzas liberarán esas áreas, asegurarán la frontera siria e iraquí, y acabarán con la presencia del Estado Islámico en el este de Siria de una vez por todas”, indicó Gabriel.

“El Estado Islámico tiene una presencia significativa cerca de las fronteras iraquíes, que se ha convertido en su refugio seguro para planear ataques y llevarlos a cabo alrededor del mundo y expandir su territorio en Siria e Irak. Los ataques desde esas áreas se han incrementado en las últimas semanas”, detalló.

En el texto, el Consejo Militar de Deir ez-Zor, que está vinculado a la coalición internacional y parte de las FDS, explicó que “estas operaciones serán llevadas a cabo en vista a lograr el objetivo de construir una nueva y democrática Siria, libre de terroristas, con su integridad territorial intacta”.

“Damos la bienvenida al apoyo de las fuerzas iraquíes en la frontera y a nuestros socios en la alianza internacional”, manifestó el portavoz de las FDS.

El pasado 25 de abril, el Estado Islámico atacó posiciones de las FDS cerca de una base con presencia de soldados estadounidenses, que derivó en intensos combates entre ambas partes y causó un número indeterminado de bajas, pero terminó con la retirada de los extremistas hacia las zonas que controlan en el este de Deir ez-Zor.

Las fuerzas lideradas por milicias kurdas dominan zonas del este y norte de Siria y gran parte de la zona fronteriza con Turquía e Irak, repartidas en las provincias de Al Raqa, Al Hasaka y Deir ez-Zor.

Estas zonas fueron arrebatadas al Estado Islámico el año pasado en una ofensiva apoyada por tropas estadounidenses y con el respaldo aéreo de la coalición internacional.

(Fuente: Agencias)

Anuncios

Dos militares de la coalición internacional mueren en un ataque en Siria

(SOS).- Uno de los dos militares de la coalición internacional fallecidos por un artefacto explosivo improvisado en la ciudad siria de Manbech es estadounidense, según confirmó hoy el Pentágono.

La fuente —que pidió conservar el anonimato— no ofreció más detalles al respecto ni la nacionalidad del otro muerto en el ataque de Manbech, en el norte de Siria.

El incidente se produjo el jueves, alrededor de las 21.00 horas, según un comunicado de la coalición internacional antiyihadista, y en él también resultaron heridos otros cinco militares.

El portavoz de la alianza informó de que “dos efectivos murieron y otros cinco resultaron heridos por un artefacto explosivo el 29 de marzo en Siria”, si bien no entró en detalles sobre el lugar del suceso o la nacionalidad de los fallecidos.

“Los nombres de los fallecidos serán desvelados a discreción de las autoridades nacionales”, dijo en su cuenta de Twitter el coronel Ryan Dillon.

Estados Unidos mantiene desplegados unos dos mil efectivos dentro de Siria, la mayoría trabajando con grupos locales que se enfrentan al Estado Islámico.

El suceso se produce justo después de que el presidente Donald Trump dijese que las Fuerzas Armadas estadounidenses, que lideran en Siria la coalición internacional que combate al terrorismo yihadista en la región, abandonarán el país “muy pronto”.

En su intervención, el mandatario norteamericano también apuntó que ha llegado el momento de que “otros” se encarguen del asunto.

Las declaraciones de Trump contrastan con lo expresado por el Pentágono, que ha reconocido que la lucha contra los terroristas en Siria se ha visto ralentizada debido al abandono de numerosos combatientes kurdos que formaban parte de la coalición, que en las últimas semanas se habían desplazado al norte del país.

El Ejército estadounidense lidera en la región una coalición internacional formada por más de 60 países que combaten al Estado Islámico, principal objetivo de la operación Inherent Resolve, lanzada a mediados de 2014 y que cuenta con la aprobación de una resolución del Consejo de Seguridad de la ONU.

(Fuente: Agencias)

Trump anuncia que las Fuerzas Armadas estadounidenses abandonarán Siria muy pronto

(SOS).- El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, aseguró hoy que las Fuerzas Armadas estadounidenses, que lideran en Siria la coalición internacional que combate al terrorismo yihadista en la región, abandonarán el país “muy pronto” y apuntó que ha llegado el momento de que “otros” se encarguen del asunto.

“Estamos machacando al Estado Islámico. Estaremos saliendo de Siria muy pronto”, afirmó Trump durante un discurso en la localidad de Richfield.

Estas declaraciones del mandatario estadounidense resultan sorprendentes por producirse en un momento en que el Pentágono ha reconocido que la lucha contra los terroristas en Siria se ha visto ralentizada debido al abandono de numerosos combatientes kurdos que formaban parte de la coalición internacional, que en las últimas semanas se habían desplazado al norte del país.

Este abandono, debido a que estos efectivos optaron por hacer frente a la ofensiva turca primero en Afrin y en estos momentos en Manbech, zonas que cuentan con una importante presencia de kurdosirios, ha afectado a la lucha contra los extremistas que actualmente se encuentran concentrados en el valle del río Éufrates.

Esta situación ha llevado al Departamento de Defensa a reiterar, en diversas ocasiones, la importancia de que todas las partes implicadas se centren en su objetivo común: la derrota del Estado Islámico.

Trump ahondó en este punto al declarar que Estados Unidos está en Siria por un único motivo. “Estamos allí por una razón: encontrar al Estado Islámico, acabar con el Estado Islámico e irnos a casa”, aseveró.

Asimismo, el mandatario estadounidense volvió a defender la importancia de que sean “otros” los que se hagan cargo del problema a partir de “ahora”.

Desde que asumió la Presidencia, Donald Trump ha abogado por ceder el protagonismo en primera línea de combate a las tropas locales, para así reducir la presencia militar estadounidense en el extranjero.

“Lo que haremos será cambiar de lo que yo llamaría un enfoque de ofensiva sobre el terreno a uno de estabilización. Veréis más diplomáticos estadounidenses sobre el terreno”, anunció.

El Ejército estadounidense lidera en la región una coalición internacional formada por más de 60 países que combaten el terrorismo fundamentalista islámico, principal objetivo de la operación Inherent Resolve, que cuenta con la aprobación de una resolución del Consejo de Seguridad de la ONU.

(Fuente: Agencias)

Rusia acusa a Estados Unidos de violar el derecho internacional en Siria

(SOS).- El ministro ruso de Exteriores, Serguei Lavrov, acusó hoy a Estados Unidos de obstaculizar una solución pacífica del conflicto sirio mediante “la violación de todas las normas del derecho internacional”.

“(Estados Unidos) mediante la violación de todas las normas del derecho internacional, viola gravemente la resolución del Consejo de Seguridad”, sostuvo Lavrov durante una reunión en Astaná con sus homólogos de Irán y Turquía, Mohamad Yavad Zarif y Mevlut Cavusoglu, respectivamente.

“Obviamente, se inclinan por la partición de Siria para reemplazar al régimen y crear pequeños principados controlados por actores externos de este importante país de Oriente Medio”, añadió el ministro ruso.

Aun así, Lavrov aseguró que el proceso de Astaná continuará su trabajo “del lado correcto del derecho internacional” y pidió a la coalición internacional liderada por Estados Unidos que “no proteja a los extremistas como ocurre actualmente en Guta Oriental”.

Estas palabras han contradicho la resolución tomada ayer por la Eurocámara en la que se pidió al Gobierno sirio, y a Rusia e Irán, que lo respaldan, poner fin a los enfrentamientos en la zona de Guta Oriental.

“Es evidente que algunos colegas occidentales intentan preservar el potencial de combate de los terroristas. El constante bombardeo de Damasco y el bloqueo de los convoyes con ayuda humanitaria provocan descabelladas acusaciones a las autoridades sirias y rusas. A pesar de toda la exageración planteada en torno a la situación en Guta Oriental, seguimos trabajando para ayudar a las autoridades sirias”, dijo el jefe de la diplomacia rusa.

Por su parte, el ministro kazajo de Exteriores, Kairat Abdrakhmamov, instó a Washington y Moscú a sostener un “diálogo constructivo” sobre la paz en Siria.

“La estrecha cooperación de las dos fuerzas satisfará los intereses de todos los países”, dijo Abdrakhmamov.

Los ministros de Exteriores de los tres países garantes del alto de fuego en Siria adoptaron una declaración conjunta tras su reunión de hoy para “continuar ayudando a los sirios en la restauración de la unidad del país y la búsqueda de una solución política”, según Lavrov.

También acordaron celebrar una nueva ronda del Proceso de Astaná sobre la paz en Siria a mediados de mayo.

La octava y última ronda de negociaciones de Astaná sobre la paz en Siria, que contó con la participación de representantes de las autoridades sirias y de los grupos rebeldes, tuvo lugar el 21 y 22 de diciembre.

Esa ronda concluyó con la convocatoria de un congreso de diálogo nacional sirio, que se celebró a finales de enero en la ciudad rusa de Sochi y en el cual se acordó crear una comisión constitucional bajo los auspicios de la ONU.

(Fuente: Agencias)

Crece la tensión entre Turquía y Estados Unidos por Siria

(SOS).- El ministro de Asuntos Exteriores de Turquía, Mevlut Cavusoglu, ha afirmado este martes que su país está a punto de romper sus relaciones con Estados Unidos debido a su apoyo omnímodo en Siria a las Unidades de Protección del Pueblo (YPG).

“Las relaciones entre los dos países se encuentran en el punto de ruptura”, ha precisado el ministro en un encuentro con estudiantes de la Universidad de Relaciones Internacionales de Moscú (Rusia).

Tras pedir a Estados Unidos que deje de armar a los combatientes kurdos que han ocupado algunos territorios de Siria, el jefe de la Diplomacia turca ha señalado que el pueblo turco rechaza las constantes mentiras de Washington.

Turquía considera a las YPG un grupo terrorista por sus supuestos vínculos con el Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK), pero Estados Unidos sigue considerando a los kurdos un aliado indispensable para llevar adelante sus intereses en Siria y por ello los respalda.

Las autoridades de Ankara lanzaron el pasado 20 de enero la operación Rama de Olivo para neutralizar la supuesta estrategia kurda y expulsar de la región de Afrin, situada en el norte de Siria, a las YPG que, desde casi el principio de la crisis en Siria, dominan esta zona de aproximadamente 900 kilómetros cuadrados.

Ante esta escalada de tensión, el ministro turco de Exteriores ha anunciado que viajará el 19 de marzo a Washington para discutir los próximos avances en la situación de Siria.

Ankara espera poder llegar a un acuerdo con Washington para que las YPG se retiren de Manbech, una región en manos de la milicia kurdosiria desde 2016, y donde hay efectivos de la coalición internacional contra el Estado Islámico, liderada por Estados Unidos.

Por otra parte, Cavusoglu ha reiterado en sus declaraciones que la base aérea de Incirlik pertenece a Turquía y la presencia de tropas estadounidenses allí depende de la voluntad de la nación turca.

La prensa estadounidense informó el domingo de la reducción de las operaciones militares de Washington desde la base de Incirlik por la grave tensión existente entre ambas partes.

Otra causa de discrepancia con Washington es la intención de Ankara de adquirir baterías del sistema de defensa aérea S-400 de fabricación rusa y la negativa de Estados Unidos a extraditar al líder opositor Fethullah Gülen, exiliado en dicho país, y al que Turquía acusa de estar detrás del fallido golpe de Estado de 2016.

(Fuente: Agencias)

Trump habla con Merkel y Macron para abordar la situación en Siria

(SOS).- El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, telefoneó a la canciller alemana, Angela Merkel, y al presidente francés, Emmanuel Macron, para abordar la situación en Siria, informó la Casa Blanca.

La administración estadounidense explicó en un comunicado que el mandatario habló individualmente con los dos líderes europeos, con quienes coincidió en que el Gobierno sirio y sus partidarios “deberían implementar inmediata y plenamente la Resolución 2401 del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas, que exige un alto el fuego inmediato en toda Siria”.

“Los líderes también compartieron sus serias preocupaciones sobre las recientes declaraciones del presidente ruso, Vladimir Putin, sobre el desarrollo de armas nucleares, y estuvieron de acuerdo en que ello socava la discusión productiva sobre una serie de cuestiones entre Rusia y Occidente”, indicó la nota.

Por su parte, el alto comisionado de Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Zeid Ra’ad Al Hussein, recordó ayer a todos los responsables de crímenes de guerra en Siria que algún día serán juzgados.

“Las ruedas de la Justicia pueden ser lentas pero avanzan. Este Consejo puede tener un impacto real en asegurar que haya Justicia por el sufrimiento que han padecido los sirios”, subrayó el alto comisionado.

Y, una vez más, pidió que los crímenes en Siria sea referidos a la Corte Penal Internacional (CPI).

“Los intentos de desbaratar a la Justicia y proteger a los criminales son vergonzosos”, denunció.

El Consejo de Derechos Humanos de la ONU celebró este viernes una sesión urgente sobre la situación en el país árabe.

A pesar de que el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas aprobó hace una semana una resolución pidiendo el establecimiento de una pausa humanitaria de 30 días para permitir la entrega de ayuda y la evacuación médica, los ataques no han cesado en Siria.

Ante esta situación, el máximo responsable de Derechos Humanos de la ONU pidió a las partes que acaben con el conflicto, y a la comunidad internacional que haga todo lo posible por ayudar a registrar todos los crímenes.

Rusia acudió a la sede europea de la ONU para asegurar que no es por Moscú ni por las autoridades de Damasco si la tregua humanitaria en Siria no se está cumpliendo.

Durante sus dos intervenciones públicas en el Consejo de Derechos Humanos y la Conferencia de Desarme de la ONU, el ministro ruso de Asuntos Exteriores, Serguei Lavrov, acusó a los mal llamados rebeldes de violar el alto el fuego.

El jefe de la diplomacia rusa calificó de “inaceptable” en el principal órgano de defensa de los Derechos Humanos de la ONU que algunos países utilicen un “doble estándar” y “dividan el terrorismo en buenos y en malos”, como, lamentó, ocurre en la guerra siria.

El ministro de Exteriores aseguró que Rusia seguirá apoyando al Ejército sirio “para finalmente derrotar la amenaza terrorista”.

Lavrov dijo que era peligroso “especular” sobre violaciones de Derechos Humanos para “justificar injustificadas escapadas para provocar cambios de régimen” como ha sucedido en otras ocasiones.

“Con independencia de lo que uno pueda pensar de Sadam Husein o de Muamar al Gadafi, aquellos que les han derrocado deberían responder a una simple pregunta: ¿han conseguido aliviar las ilegítimas intervenciones el sufrimiento humano, proteger los derechos más fundamentales, el derecho a la vida?”, preguntó Lavrov.

Los sirios, indicó, “sufren una nefasta crisis humanitaria”, y recordó que la resolución 2401 adoptada por el Consejo de Seguridad de la ONU —que establece una tregua de al menos 30 días en toda Siria— representa un “marco para que todas las partes acuerden las condiciones para aliviar el sufrimiento de los civiles”.

“Rusia, junto con el Gobierno sirio, ya ha anunciado la creación de corredores humanitarios en Guta Oriental”. “Ahora toca a los milicianos actuar”, aseveró.

El ministro ruso acusó a las fuerzas extremistas que luchan contra el Gobierno sirio de “seguir bombardeando Damasco y de bloquear la entrega de ayuda y la evacuación de aquellos que quieren abandonar” el área.

A la vez, exigió a la alianza internacional encabezada por Estados Unidos que asegure “el mismo acceso humanitario a las áreas en Siria bajo su control” y que una misión conjunta de la ONU y el Comité Internacional de la Cruz Roja evalúe las necesidades humanitarias en Al Raqa —antiguo bastión del Estado Islámico—, “que fue reducido a escombros por la coalición”.

(Fuente: Agencias)

La ONU teme un contagio de la guerra siria al resto de Oriente Medio

(SOS).- La tensión entre Israel e Irán, la ofensiva turca contra facciones kurdas o los choques entre la coalición estadounidense y fuerzas pro gubernamentales en Siria están disparando el riesgo de que la guerra se contagie al resto de Oriente Medio, según advirtió este miércoles la ONU.

“El conflicto está extendiéndose más allá de las fronteras sirias, en más de una dirección”, aseguró el enviado especial de Naciones Unidas para Siria, Staffan de Mistura, en una reunión con el Consejo de Seguridad.

Su aviso no fue el único: varias potencias internacionales, incluidas Estados Unidos y Rusia, dejaron claro que el temor a que la guerra se propague es real.

“Todos los ingredientes están presentes, si no hacemos nada urgentemente, para una gran confrontación regional e internacional”, resumió el embajador francés ante la ONU, François Delattre.

Según De Mistura, el reciente aumento de la violencia en Siria ha creado uno de los momentos más peligrosos desde que comenzó el conflicto hace casi siete años.

Este mes, el Gobierno sirio y sus aliados han endurecido su campaña contra los rebeldes en Idlib y Guta Oriental.

En paralelo, Turquía continúa su ofensiva sobre el enclave sirio de Afrin y hay informaciones de que sus fuerzas han intercambiado fuego con tropas sirias en Idlib.

También ha habido nuevos choques entre la fuerza contra el Estado Islámico (EI) que lidera Estados Unidos y efectivos pro gubernamentales, con decenas de muertos en un ataque de la coalición internacional, según Washington en respuesta a una agresión contra sus aliados en el noreste de Siria.

A todo ello se ha sumado la escalada entre Israel y Siria, tras los bombardeos israelíes sobre el país vecino después de una supuesta incursión en su territorio de un dron iraní.

El Gobierno sirio advirtió ayer a Israel de que abatirá cualquier avión que ataque su territorio después del derribo de un avión israelí por parte de las defensas antiaéreas sirias el pasado fin de semana.

“Defendimos Siria, derribamos un avión israelí y derribaremos cualquier avión que ataque siria. Esto no es una mera amenaza”, avisó, en declaraciones a la prensa en Damasco, el viceministro sirio de Asuntos Exteriores, Faisal Miqdad.

Miqdad manifestó que su país “es capaz de eliminar a los terroristas, cuando deje de apoyarlos Occidente” y opinó que Estados Unidos y algunos Estados europeos, entre los que nombró a Francia, llevan a cabo “una campaña de histeria frenética contra Siria”.

A juicio del viceministro de Asuntos Exteriores, Washington no está contento con los logros de las Fuerzas Armadas sirias y, por tanto, está publicando “noticias engañosas”.

Según la ONU, combinados, todos estos acontecimientos amenazan los acuerdos en vigor para reducir la violencia en Siria y la “estabilidad regional”.

Como acostumbra, la embajadora estadounidense, Nikki Haley, centró las acusaciones en Irán, a quien acusó de estar poniendo “a prueba la voluntad de sus vecinos y oponentes a resistir su agresión”.

“El régimen de Al Assad se ha convertido en la tapadera de Irán, Hezbolá y sus aliados para hacer avanzar su irresponsable y peligrosa agenda para Oriente Medio”, dijo.

Haley urgió a Rusia a utilizar su influencia sobre Damasco para avanzar hacia la paz, mientras que el representante de Moscú, Vasili Nebenzia, insistió en que es Washington quien debe actuar para detener las hostilidades por parte de los rebeldes.

Entretanto, la situación humanitaria en el país sigue deteriorándose, según Naciones Unidas, que ha pedido una tregua de 30 días para poder llevar ayuda a las poblaciones más necesitadas y para poder evacuar a heridos y enfermos.

El llamamiento figura también en un borrador de resolución que está negociando el Consejo de Seguridad, pero que, por ahora, Rusia ha tachado de poco realista.

Nebenzia, preguntado por los periodistas, explicó que la situación sobre el terreno no permite una medida de ese tipo de un día para otro, aunque señaló que su país está tratando de buscar un consenso con el resto de Estados miembros.

En el plano político, la ONU sigue trabajando para tratar de lograr un acuerdo de paz en las negociaciones que se desarrollan en Ginebra, pero por ahora no hay avances claros.

(Fuente: Agencias)