Putin y Erdogan acuerdan crear una zona desmilitarizada en Idlib

(SOS).- Los presidentes de Rusia, Vladimir Putin, y Turquía, Recep Tayyip Erdogan, alcanzaron este lunes en una larga y tensa negociación un acuerdo que suspende la ofensiva anunciada por el Gobierno sirio contra la provincia de Idlib, que se daba como un hecho por el respaldo del Kremlin.

A la salida de una reunión que duró más de cuatro horas, el mandatario ruso anunció el acuerdo para crear una zona desmilitarizada de hasta 20 kilómetros de ancho que dividirá las posiciones de las tropas gubernamentales sirias y los grupos armados respaldados por Turquía.

“Hemos decidido crear a lo largo de la línea de contacto entre los grupos armados y las tropas gubernamentales una zona desmilitarizada de una profundidad de 15-20 kilómetros hasta el 15 de octubre”, dijo Putin en la comparecencia conjunta de los dos líderes tras su encuentro en el balneario ruso de Sochi.

El ministro de Defensa ruso, Serguei Shoigu, precisó al responder a los periodistas que ese acuerdo suspende los planes de Damasco para lanzar una ofensiva contra la provincia de Idlib, último bastión de los yihadistas.

“A propuesta del presidente de Turquía, (se ha acordado) replegar hasta el 10 de octubre de esa zona (desmilitarizada) el armamento pesado, tanques, sistemas de artillería de los grupos armados”, subrayó Putin.

Además, detalló, el acuerdo compromete a Turquía a “retirar de la zona desmilitarizada a todos los combatiente radicales, incluidos los del Frente al Nusra”.

El control y la vigilancia en esa zona correrá a cargo de patrullas móviles integradas por “unidades de las policías militares turca y rusa”, explicó el jefe del Kremlin.

“Junto a Rusia emprenderemos todos los esfuerzos para liquidar a todos los grupos radicales en ese territorio”, dijo Erdogan.

El acuerdo y la suspensión de la ofensiva suponen una gran victoria para el presidente turco, que había dejado claro que no retiraría a sus tropas de la provincia de Idlib, donde tiene doce puestos de vigilancia para garantizar la seguridad de la población, en virtud de los acuerdos con Rusia e Irán para crear “zonas de distensión” en Siria firmados durante las negociaciones de Astaná.

“Hemos estado fortaleciendo nuestra presencia militar allí. No podemos permitirnos tener una debilidad allí, continuaremos fortaleciéndola”, dijo Erdogan a los periodistas.

El líder turco llegó a Sochi decidido a defender su postura y lo consiguió, como atestigua un acuerdo, que ha sacado del debate el argumento, tantas veces esgrimido por Moscú, de que Damasco está en su derecho de recuperar por la fuerza todo su territorio.

Al comparecer ante la prensa, Putin admitió que las conversaciones con su colega turco fueron “tensas”, pero le agradeció el resultado logrado tras un trabajo “constructivo” durante el encuentro.

Con todo, la zona desmilitarizada garantizará la seguridad de las bases aérea y naval que tiene Rusia en la provincia de Latakia, según Moscú objetivo de intentos de ataques por parte de los terroristas que operan en la vecina Idlib.

Los ministros de Defensa de Rusia y Turquía, que participaron en las conversaciones, firmaron en presencia de Putin y Erdogan un memorando que recoge el acuerdo alcanzado entre los dos líderes.

Los términos del acuerdo serán trasladados en las próximas horas al Gobierno sirio, señaló Shoigu.

“En general, esta postura está respaldada por los dirigentes de Siria. Pronto celebraremos consultas con los dirigentes sirios”, aseguró al respecto Putin.

La provincia de Idlib, fronteriza con Turquía, acoge a unos 3 millones de personas, entre ellas un buen número de extremistas desplazados de antiguos feudos que ya fueron liberados por las fuerzas gubernamentales sirias.

Anuncios

Putin y Erdogan buscan un acuerdo sobre la provincia siria de Idlib

(SOS).- Los presidentes de Rusia, Vladimir Putin, y de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, se reunieron hoy en el balneario ruso de Sochi para buscar un compromiso sobre la provincia siria de Idlib, último bastión de los extremistas en el país árabe.

“Hay muchas cuestiones (que tratar), algunas muy difíciles. Me alegro mucho de verle, no sólo para intercambiar opiniones sobre esos asuntos, sino para buscar soluciones allí donde todavía no las hay”, dijo Putin a Erdogan al inicio de la reunión.

El mandatario turco, a su vez, se mostró confiado en que el encuentro termine con una “declaración que será una nueva esperanza para toda la región”.

“Nuestra solidaridad en los asuntos regionales hace que los pueblos de la región confíen en la cooperación (entre Rusia y Turquía). Creo que no sólo la región, sino todo el mundo está pendiente de nuestra reunión de hoy”, afirmó Erdogan.

Rusia, al igual que Irán, defiende la necesidad de que el Ejército sirio lance cuanto antes una ofensiva contra la provincia de Idlib, que según Moscú se ha convertido en “un nido de terroristas” que debe ser liquidado.

Ese territorio, fronterizo con Turquía, acoge a unos 3 millones de personas, entre ellas un buen número de extremistas desplazados de antiguos feudos que ya fueron liberados por las fuerzas gubernamentales sirias.

Ankara, que tiene desplegados a sus soldados en esa provincia, insiste en que una ofensiva militar podría significar una catástrofe para la población civil y desencadenar una nueva oleada de refugiados que intentarían ponerse a salvo en Turquía.

Los mandatarios ruso y turco se vieron el pasado día 7 en Teherán, en una cumbre tripartita sobre Idlib en la que también participó el presidente de Irán, Hasan Rohani.

Desde la cumbre de Teherán hay intensas negociaciones entre rusos y turcos para intentar lograr un compromiso.

El objetivo principal de Ankara es llegar a neutralizar a Hayat Tahrir Al Sham (HTS), filial de Al Qaeda en Siria, pero evitando una gran ofensiva militar en la zona. Aunque apoye a otras facciones armadas, Turquía considera “terrorista” al HTS.

Actualmente, la provincia de Idlib está controlada en un 60 por ciento por ese grupo yihadista.

El mediador de la ONU en Siria mantendrá consultas con Turquía, Irán y Rusia

(SOS).- El enviado especial de la ONU para Siria, Staffan de Mistura, anunció este martes que mantendrá consultas formales con Turquía, Irán y Rusia a principios de septiembre en Ginebra, a fin de “ultimar el comité constitucional”, que deberá redactar una nueva Carta Magna para el país árabe.

El mediador de la ONU celebró hoy en el balneario ruso de Sochi reuniones informales con altos cargos de los tres países en el marco de la décima ronda de conversaciones entre el Gobierno sirio y los representantes de los grupos armados bajo el formato de Astaná, informó su oficina en un comunicado.

Las nueve rondas anteriores se celebraron en la capital de Kazajistán, por lo que las negociaciones con Rusia, Irán y Turquía, los garantes del alto el fuego decretado en diciembre de 2016 en Siria, se conocen como el formato de Astaná.

Durante sus consultas hoy, De Mistura se centró en impulsar la implementación de la declaración de Sochi, acordada en enero pasado, y que incluye el compromiso de creación de un comité constitucional compuesto por representantes del Gobierno sirio, de los insurgentes, de la sociedad civil, expertos independientes, líderes tribales y mujeres.

“En la reunión hubo intercambios útiles sobre la composición del comité constitucional (…), así como sobre otros temas relacionados con la creación y el funcionamiento” de este futuro órgano sirio encargado de redactar la reforma de la Constitución, según la oficina del enviado especial de la ONU para Siria.

La ONU consultará con diferentes países la formación del Comité Constitucional para Siria

(SOS).- El enviado especial de la ONU para Siria, Staffan de Mistura, anunció hoy que celebrará una ronda de diálogos con Alemania, Arabia Saudí, Estados Unidos, Francia, Jordania y el Reino Unido sobre el proceso de creación de un Comité Constitucional para Siria.

“Quiero discutir con ellos sobre el proceso (de creación de un Comité Constitucional) y obtener sugerencias. Estados Unidos ya ha confirmado su presencia”, afirmó De Mistura en una declaración ante la prensa en la que no aceptó preguntas.

El mediador de Naciones Unidas se limitó a leer un comunicado en el que explicó su intención, anunciada la víspera, de mantener primero consultas con “altos funcionarios” de Ankara, Moscú y Teherán sobre el proceso de establecimiento de un Comité Constitucional para redactar una nueva carta magna siria.

Las reuniones con esos tres países tendrán lugar el 18 y el 19 de junio. La semana posterior, la del 25, será el turno del grupo formado por Arabia Saudí y Estados Unidos.

El diplomático italo-sueco adelantó que de esos acuerdos no espera “ningún resultado concreto”, pero que tiene confianza en que “se pueda progresar”.

Asimismo, De Mistura mostró su esperanza de que “se puedan construir puentes entre las distintas visiones de la comunidad internacional”.

Rusia, Irán y Turquía fueron los que tras una cumbre en la ciudad rusa de Sochi alcanzaron el acuerdo de crear el Comité Constitucional para Siria.

El enviado especial de la ONU tiene ya una lista con 50 nombres de representantes gubernamentales que podrían conformar ese comité, pero aún faltan los miembros de los grupos armados.

De Mistura dijo que “ha agradecido” a Rusia y a Irán su mediación para que el Gobierno sirio entregara la lista con los posibles componentes.

Respecto a los grupos armados, el mediador de Naciones Unidas explicó que se había reunido con varios de sus representantes en encuentros mantenidos en distintos países y que les había trasladado “la necesidad de lograr progresos”.

Asimismo, el diplomático italo-sueco indicó su deseo de que el Comité Constitucional incluya a personalidades independientes y que haya un 30 por ciento de representación femenina para lograr “un proceso lo más incluyente posible”.

“Esperemos que podamos llevar a cabo un proceso liderado por Siria y facilitado por la ONU”, sostuvo De Mistura.

En las últimas semanas, el enviado especial de la ONU para Siria intenta relanzar un proceso de diálogo político en punto muerto desde hace varios meses.

Rusia acusa a Estados Unidos de violar el derecho internacional en Siria

(SOS).- El ministro ruso de Exteriores, Serguei Lavrov, acusó hoy a Estados Unidos de obstaculizar una solución pacífica del conflicto sirio mediante “la violación de todas las normas del derecho internacional”.

“(Estados Unidos) mediante la violación de todas las normas del derecho internacional, viola gravemente la resolución del Consejo de Seguridad”, sostuvo Lavrov durante una reunión en Astaná con sus homólogos de Irán y Turquía, Mohamad Yavad Zarif y Mevlut Cavusoglu, respectivamente.

“Obviamente, se inclinan por la partición de Siria para reemplazar al régimen y crear pequeños principados controlados por actores externos de este importante país de Oriente Medio”, añadió el ministro ruso.

Aun así, Lavrov aseguró que el proceso de Astaná continuará su trabajo “del lado correcto del derecho internacional” y pidió a la coalición internacional liderada por Estados Unidos que “no proteja a los extremistas como ocurre actualmente en Guta Oriental”.

Estas palabras han contradicho la resolución tomada ayer por la Eurocámara en la que se pidió al Gobierno sirio, y a Rusia e Irán, que lo respaldan, poner fin a los enfrentamientos en la zona de Guta Oriental.

“Es evidente que algunos colegas occidentales intentan preservar el potencial de combate de los terroristas. El constante bombardeo de Damasco y el bloqueo de los convoyes con ayuda humanitaria provocan descabelladas acusaciones a las autoridades sirias y rusas. A pesar de toda la exageración planteada en torno a la situación en Guta Oriental, seguimos trabajando para ayudar a las autoridades sirias”, dijo el jefe de la diplomacia rusa.

Por su parte, el ministro kazajo de Exteriores, Kairat Abdrakhmamov, instó a Washington y Moscú a sostener un “diálogo constructivo” sobre la paz en Siria.

“La estrecha cooperación de las dos fuerzas satisfará los intereses de todos los países”, dijo Abdrakhmamov.

Los ministros de Exteriores de los tres países garantes del alto de fuego en Siria adoptaron una declaración conjunta tras su reunión de hoy para “continuar ayudando a los sirios en la restauración de la unidad del país y la búsqueda de una solución política”, según Lavrov.

También acordaron celebrar una nueva ronda del Proceso de Astaná sobre la paz en Siria a mediados de mayo.

La octava y última ronda de negociaciones de Astaná sobre la paz en Siria, que contó con la participación de representantes de las autoridades sirias y de los grupos rebeldes, tuvo lugar el 21 y 22 de diciembre.

Esa ronda concluyó con la convocatoria de un congreso de diálogo nacional sirio, que se celebró a finales de enero en la ciudad rusa de Sochi y en el cual se acordó crear una comisión constitucional bajo los auspicios de la ONU.

(Fuente: Agencias)

Turquía, Rusia e Irán analizarán la situación en Siria el próximo 4 de abril

(SOS).- Los presidentes de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, Rusia, Vladimir Putin, e Irán, Hasan Rohani, celebrarán el día 4 de abril una cumbre en Estambul para analizar el escenario de la guerra en Siria.

Los tres dirigentes se reunirán para conversar sobre la situación en el país árabe, continuando así las negociaciones iniciadas el pasado mes de noviembre en la cumbre celebrada en la ciudad rusa de Sochi, informan hoy los medios turcos.

La decisión de fijar el encuentro en Estambul se tomó el pasado 8 de febrero durante conversaciones telefónicas de Erdogan con sus homólogos ruso e iraní.

Putin y Erdogan se encontrarán en Estambul ya el 3 de abril para participar en una sesión del Consejo de alto nivel para la cooperación ruso-turca.

La semana que viene, entre el lunes y el miércoles, el ministro de Exteriores turco, Mevlut Cavusoglu, viajará a Moscú para asistir a una reunión de un órgano de planificación estratégica de dicho Consejo.

Putin y Erdogan se vieron en Sochi a finales de enero en una cumbre dedicada a Siria, reunión a la que no asistió Rohani.

Tras superar la crisis diplomática de 2015 y 2016, provocada por el derribo de un avión ruso por parte de Turquía, los dos países han desarrollado una estrecha cooperación económica y política, pese a que apoyan a bandos enfrentados en el conflicto de Siria.

Moscú es, junto a Irán, el principal valedor del Gobierno sirio, mientras que Ankara respalda a grupos rebeldes, algunos de ellos extremistas, que combaten contra las fuerzas gubernamentales.

Ya en las conversaciones de Astaná, celebradas en verano pasado, Rusia y Turquía acordaron crear las llamadas “zonas de distensión” en Siria, y bajo este acuerdo se han desplegado tropas turcas en la provincia siria de Idlib, estableciendo “puntos de observación”, siempre en coordinación con los militares rusos que controlan zonas cercanas.

(Fuente: Agencias)

Siria afirma que el objetivo de la coalición internacional es apoyar al Estado Islámico

(SOS).- El Gobierno sirio afirmó en las últimas horas que “la agresión bárbara” llevada a cabo por la coalición internacional liderada por Estados Unidos contra fuerzas sirias en el noreste del país árabe revela el objetivo real de esta alianza, que es apoyar al Estado Islámico. Así lo aseguró el Ministerio sirio de Exteriores en dos cartas enviadas a la Secretaría General y el Consejo de Seguridad de la ONU.

En las misivas, el ministerio recordó que la coalición cometió “una masacre brutal contra las fuerzas populares sirias (milicias progubernamentales) que hacen frente al Estado Islámico” en la provincia nororiental de Deir ez-Zor.

Según las autoridades sirias, el grupo yihadista todavía está presente en zonas entre los pueblos de Jasham y Al Tabia, en Deir ez- Zor, gracias a la protección de la coalición internacional y de sus aliados.

El ministerio acusó a aviones de Estados Unidos de haber atacado a “las fuerzas populares” que estaban luchando contra los extremistas y de haber causado decenas de muertos y heridos en las filas de esas milicias progubernamentales.

“Esta nueva agresión, que representa un crimen de guerra y contra la humanidad, además de un apoyo directo al terrorismo, afirma la naturaleza de las bajas intenciones de Estados Unidos contra la soberanía de Siria y la unidad de su territorio y de su pueblo”, indicó.

El ministerio aseguró que Washington emplea la lucha contra el terrorismo como pretexto para establecer “bases ilegales” en Siria.

Insistió en que “esta presencia ilegal tiene, sin duda, el objetivo de continuar el respaldo proporcionado al Estado Islámico y a milicias ilegales, así como establecer áreas seguras para ellos y obstruir cualquier esfuerzo serio para combatir el terrorismo”.

A juicio del Gobierno de Damasco, esta actitud de Estados Unidos, que prolonga el conflicto en Siria, sirve a sus intereses, a los de Israel y a los de los terroristas.

Por ello, exigió la disolución de “la coalición ilegal, ya que es una fuerza de protección y apoyo al terrorismo”.

El ministerio hizo, además, un llamamiento al Consejo de Seguridad para que condene esta masacre y para que la alianza internacional rinda cuentas.

Por su parte, Rusia protestó en la ONU por el ataque llevado a cabo en Siria por la coalición internacional liderada por Estados Unidos contra tropas favorables al Gobierno de Damasco, una acción que calificó de “deplorable”.

El asunto fue discutido durante una reunión a puerta cerrada del Consejo de Seguridad, en la que los quince países analizaron los últimos acontecimientos en el conflicto sirio.

El embajador ruso, Vasili Nebenzia, dijo a los periodistas que el ataque fue “inaceptable” y “deplorable” y que no debería repetirse.

Nebenzia señaló que durante la reunión recordó a Estados Unidos y sus aliados que están en el país árabe “ilegalmente” al no haber sido invitados por el Gobierno sirio y denunció que su supuesta campaña contra el terrorismo está siendo utilizada también para otros fines.

En la cita, los quince países del Consejo de Seguridad discutieron además el llamamiento a una tregua de al menos un mes lanzado esta semana por los servicios humanitarios de la ONU ante el supuesto deterioro de la situación en varias zonas de Siria.

Las potencias del Consejo de Seguridad no fueron capaces de llegar a ningún tipo de acuerdo al respecto, según fuentes diplomáticas.

En declaraciones a la prensa, el embajador ruso consideró que esa tregua no es realista ahora mismo.

“A nosotros nos gustaría ver un alto el fuego, el fin de la guerra, pero los terroristas, no estoy seguro de que estén de acuerdo”, explicó.

Además, Nebenzia subrayó que la situación humanitaria en Siria no es muy distinta a la de hace uno o dos meses y sugirió que la renovada atención sobre el tema es una maniobra de Occidente ante los progresos de cara a un acuerdo de paz logrados en la reciente reunión celebrada en la localidad rusa de Sochi.

Mientras, la Fuerza Aérea de Turquía llevó a cabo este viernes nuevos bombardeos contra las posiciones de las Unidades de Protección Popular (YPG) en la región siria de Afrin, tras cinco días sin ataques de este tipo.

Según las informaciones facilitadas por los medios de comunicación turcos, en los ataques aéreos fueron alcanzados seis objetivos de las YPG en los alrededores del monte Burseya, controlado por el Ejército turco y el ELS.

Los bombardeos contra las YPG fueron suspendidos el domingo, un día después de que fuera derribado un caza ruso en la provincia siria de Idlib.

El 20 de enero, las Fuerzas Armadas turcas iniciaron la operación en la región de Afrin contra las milicias kurdas, una ofensiva que abrió un nuevo frente en la guerra de Siria.

(Fuente: Agencias)