El presidente Trump advierte a Rusia de que se prepare para lo que viene en Siria

(SOS).- La posibilidad de un ataque estadounidense contra Siria en las próximas horas es real. Tanto que la Agencia Europea de Seguridad Aérea (EASA) ha alertado a todas las compañías aéreas que operan en la zona del Mediterráneo oriental de que se preparen para esta contingencia, incluyendo el lanzamiento de misiles de crucero y la disrupción de equipos de navegación y radio. El Ejército sirio se encuentra también en estado de máxima alerta.

El presidente Donald Trump se concedió a sí mismo entre 48 y 72 horas para responder al supuesto ataque del pasado 7 abril en Duma, en el norte de Siria, y del que Washington responsabiliza a las autoridades de Damasco y sus aliados. El plazo ya está a punto de cumplirse. Tanto, que Trump ha advertido a Rusia, la principal aliada del Gobierno sirio, de que esté preparada para lo que viene.

Hace un año que Estados Unidos lanzó 59 misiles de crucero Tomahawk contra una base de las fuerzas aéreas sirias en la provincia de Homs, en respuesta a otro ataque contra la localidad de Jan Sheijun. Atacar Siria supondría un peligroso riesgo de escalada, que podría arrastrar alas autoridades de Washington hasta el fondo de este conflicto y provocar un enfrentamiento directo con Rusia e Irán.

Casi ningún analista cree que pueda producirse una operación militar terrestre a gran escala, especialmente dado que el propio presidente pidió hace menos de dos semanas la retirada total de las tropas estadounidenses de Siria. Un intento de cambio de Gobierno tampoco está en el horizonte, porque Estados Unidos debería hacerse cargo de la reconstrucción y la transición política o enfrentar un terrorífico vacío de poder en un punto clave de Oriente Medio. De modo que un ataque aéreo con misiles parece el escenario más creíble, en caso de que Trump ordene finalmente tomar represalias armadas.

La probabilidad es aún mayor después de que este martes fracasasen en el Consejo de Seguridad de la ONU dos propuestas de resolución antagónicas, una promovida por Estados Unidos y otra por Rusia, para investigar el supuesto ataque en Duma. Washington, además, cuenta con el respaldo de Londres y París para adoptar medidas punitivas. “Estamos buscando una respuesta coordinada, sea cual sea”, afirmó ayer la portavoz del Departamento de Estado, Heather Nauert.

Al cierre de esta edición, Trump ha asegurado que el ataque a Siria es cuestión de cuándo, no de si se hará. En un mensaje en Twitter, ha confirmado que habrá un bombardeo y por ello ha lanzado un aviso al Gobierno ruso: “Rusia promete que abatirá cualquier misil lanzado sobre Siria. Prepárate, Rusia, porque están a punto de llegar, nuevos, en perfecto estado e inteligentes”. A diferencia del presidente, el Pentágono ha querido ser algo más discreto sobre el previsible ataque. El portaaviones USS Harry S. Truman parte este miércoles hacia el Mediterráneo junto con su flotilla de apoyo, pero el Departamento de Defensa lo ha llamado “despliegue rutinario”, según informaron las principales agencias de noticias.

El lunes el destructor USS Donald Cook zarpó del puerto de Larnaca (Chipre) sin destino conocido, y el mando militar también lo llamó una travesía “rutinaria”. El buque es un destructor de la clase Arleigh Burke con capacidad de lanzamiento de misiles teledirigidos que se encontraba en Chipre desde el viernes.

(Fuente: Agencias)

Anuncios

Rusia acusa a Estados Unidos de violar el derecho internacional en Siria

(SOS).- El ministro ruso de Exteriores, Serguei Lavrov, acusó hoy a Estados Unidos de obstaculizar una solución pacífica del conflicto sirio mediante “la violación de todas las normas del derecho internacional”.

“(Estados Unidos) mediante la violación de todas las normas del derecho internacional, viola gravemente la resolución del Consejo de Seguridad”, sostuvo Lavrov durante una reunión en Astaná con sus homólogos de Irán y Turquía, Mohamad Yavad Zarif y Mevlut Cavusoglu, respectivamente.

“Obviamente, se inclinan por la partición de Siria para reemplazar al régimen y crear pequeños principados controlados por actores externos de este importante país de Oriente Medio”, añadió el ministro ruso.

Aun así, Lavrov aseguró que el proceso de Astaná continuará su trabajo “del lado correcto del derecho internacional” y pidió a la coalición internacional liderada por Estados Unidos que “no proteja a los extremistas como ocurre actualmente en Guta Oriental”.

Estas palabras han contradicho la resolución tomada ayer por la Eurocámara en la que se pidió al Gobierno sirio, y a Rusia e Irán, que lo respaldan, poner fin a los enfrentamientos en la zona de Guta Oriental.

“Es evidente que algunos colegas occidentales intentan preservar el potencial de combate de los terroristas. El constante bombardeo de Damasco y el bloqueo de los convoyes con ayuda humanitaria provocan descabelladas acusaciones a las autoridades sirias y rusas. A pesar de toda la exageración planteada en torno a la situación en Guta Oriental, seguimos trabajando para ayudar a las autoridades sirias”, dijo el jefe de la diplomacia rusa.

Por su parte, el ministro kazajo de Exteriores, Kairat Abdrakhmamov, instó a Washington y Moscú a sostener un “diálogo constructivo” sobre la paz en Siria.

“La estrecha cooperación de las dos fuerzas satisfará los intereses de todos los países”, dijo Abdrakhmamov.

Los ministros de Exteriores de los tres países garantes del alto de fuego en Siria adoptaron una declaración conjunta tras su reunión de hoy para “continuar ayudando a los sirios en la restauración de la unidad del país y la búsqueda de una solución política”, según Lavrov.

También acordaron celebrar una nueva ronda del Proceso de Astaná sobre la paz en Siria a mediados de mayo.

La octava y última ronda de negociaciones de Astaná sobre la paz en Siria, que contó con la participación de representantes de las autoridades sirias y de los grupos rebeldes, tuvo lugar el 21 y 22 de diciembre.

Esa ronda concluyó con la convocatoria de un congreso de diálogo nacional sirio, que se celebró a finales de enero en la ciudad rusa de Sochi y en el cual se acordó crear una comisión constitucional bajo los auspicios de la ONU.

(Fuente: Agencias)

Turquía afirma que controla un tercio de la región siria de Afrin

(SOS).- El ministro de Defensa turco, Nurettin Canikli, aseguró hoy que su Ejército controla ya unos 615 kilómetros, casi un tercio, de la región siria de Afrin, donde Turquía lanzó una ofensiva militar el pasado 20 de enero contra las milicias kurdas aliadas de Estados Unidos.

“Están bajo control unos 615 kilómetros cuadrados y se han asegurado unos 28 puntos”, anunció Canikli en la Universidad de Defensa Nacional de Estambul, en unas declaraciones recogidas por la prensa.

“Desafortunadamente, durante la operación han muerto 157 soldados, de los cuáles 41 son miembros de las Fuerzas Armadas turcas y 116 son miembros de las ELS (milicias aliadas de Ankara)”, señaló.

Las tropas turcas invadieron el enclave de Afrin para expulsar a las Unidades de Protección del Pueblo (YPG), que dominan este territorio de unos 2.000 kilómetros cuadrados, y a las que las autoridades de Ankara consideran un grupo terrorista por sus vínculos con el Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK), la guerrilla kurda que opera en Turquía.

“La operación continuará hasta el final para acabar con todos los terroristas. En Siria o en Irak”, declaró por su parte el primer ministro turco, Binali Yildirim, en el mismo acto.

“No creemos que la operación se limite a Afrin. Cualquier sitio donde haya terroristas es un objetivo para nosotros”, señaló.

El Gobierno turco ha advertido en más de una ocasión que podría ampliar la operación a Manbech, una región siria en manos de las YPG desde 2016.

Aquí, a diferencia de Afrin, sí hay fuerzas de la coalición liderada por Estados Unidos que lucha contra el Estado Islámico.

Washington apoya a las YPG, al considerarlas un aliado esencial para derrotar a los yihadistas.

Las fuerzas aliadas de Ankara, las ELS, entraron esta mañana en la localidad de Racon, en el oeste de Afrin, donde han tenido lugar intensos combates contra las YPG, informó la prensa turca.

Desde el inicio de la operación Rama de Olivo, el Ejército turco asegura haber “neutralizado”, es decir, abatido, herido o capturado, a 2.295 combatientes enemigos, mientras que las YPG han admitido sólo 255 bajas en sus filas.

Por otra parte, la guerra en Siria volverá a dominar en marzo la agenda del Consejo de Seguridad de la ONU, después de las intensas negociaciones recientes para tratar de impulsar una tregua en el país árabe.

Los miembros del Consejo de Seguridad aprobaron ayer el programa de trabajo para este mes, cuando estará bajo presidencia de Holanda, con varias sesiones dedicadas al conflicto.

El día 12 de marzo, los quince países analizarán la implementación de la resolución aprobada el pasado sábado para demandar un alto el fuego de treinta días en Siria.

Por ahora, según la ONU, el llamamiento está siendo ignorado, pues los combates continúan y no se ha logrado mejorar el suministro de ayuda humanitaria a la población de zonas muy golpeadas por la lucha.

El día 12, el Consejo de Seguridad recibirá el primer informe oficial sobre la aplicación de su resolución y analizará la situación humanitaria en el país.

Esa misma semana, el día 15, abordará el proceso político en Siria con el enviado especial de la ONU, Staffan de Mistura, que trata de impulsar una solución negociada al conflicto.

(Fuente: Agencias)

El Consejo de Seguridad aprueba una tregua en Siria

(SOS).- El Consejo de Seguridad de la ONU aprobó este sábado una resolución que demanda una tregua de 30 días en toda Siria con el fin de facilitar el suministro de ayuda humanitaria y las evacuaciones de heridos y enfermos. Tras cerca de dos semanas de intensas negociaciones, finalmente salió adelante un texto de compromiso con el apoyo unánime de los quince Estados miembros.

El Consejo de Seguridad ordena que, una vez que el cese de las hostilidades sea efectivo, todas las partes permitan el acceso seguro de convoyes humanitarios de Naciones Unidas y sus socios a cualquier punto necesitado de ayuda. Además, exige que se facilite la entrada de personal sanitario para atender a heridos y enfermos y que se autorice a la ONU a llevar a cabo evacuaciones médicas cuando sea necesario.

El secretario general de Naciones Unidas, Antonio Guterres, celebró la resolución aprobada por el Consejo de Seguridad y dijo esperar que se adopte de manera inmediata.

“El secretario general acoge con satisfacción la aprobación por parte del Consejo de Seguridad de una resolución que exige el cese de las hostilidades en Siria durante al menos 30 días”, indicó en un comunicado el portavoz de Guterres, Stéphane Dujarric.

Además, subrayó que el secretario general espera que la resolución, con la que se busca facilitar el suministro de ayuda humanitaria y las evacuaciones de heridos y enfermos, “se implemente y mantenga de manera inmediata”, y señaló que la ONU está preparada para hacer su parte.

Guterres recordó a las partes en conflicto su “obligación absoluta” en virtud del Derecho Internacional Humanitario y de los derechos humanos de proteger “en todo momento” a la población civil y su infraestructura.

En ese sentido, advirtió de que los esfuerzos para combatir el terrorismo no reemplazan esa obligación.

La resolución, impulsada por Suecia y Kuwait, “demanda” a todas las partes del conflicto un alto el fuego humanitario de al menos 30 días en la totalidad del territorio sirio.

La tregua, sin embargo, autorizará que continúen las operaciones militares contra grupos considerados terroristas por la ONU, incluidos el Estado Islámico (EI) y el Frente al Nusra.

(Fuente: Agencias)

El Consejo de Seguridad retrasa el voto para una tregua en Siria ante la falta de consenso

(SOS).- Tras todo un día de frenéticas negociaciones, el Consejo de Seguridad de la ONU fue incapaz de lograr ayer un acuerdo para una tregua en Siria y optó por darse una última oportunidad este sábado.

Las diferencias entre Rusia y una mayoría de miembros del Consejo han imposibilitado un compromiso. “Estuvimos muy cerca”, aseguró el presidente de turno, Mansur Al Otaibi, tras una última reunión con el resto de embajadores.

Kuwait y Suecia, los principales impulsores de la iniciativa, dijeron que las discusiones continuarán durante las próximas horas en un último intento por lograr un consenso.

Incluso si no se logra el acuerdo de todos los miembros, el Consejo de Seguridad procederá a votar hoy un proyecto de resolución, según garantizaron ambos países.

La delegación rusa ya rechazó este jueves el borrador redactado originalmente por Kuwait y Suecia. El texto contaba con el respaldo de una clara mayoría de los miembros del Consejo, incluidas las potencias occidentales, pero el embajador ruso, Vasili Nebenzia, lo tachó de poco realista.

Ayer, sin embargo, el ministro de Exteriores ruso, Serguei Lavrov, se mostró abierto desde Moscú a respaldar la iniciativa si su Gobierno recibe una serie de garantías de que los grupos terroristas respetarán el acuerdo.

Ante esa apertura, Suecia y Kuwait decidieron retrasar la votación prevista originalmente para el viernes por la mañana y seguir negociando.

Tras unas horas, el voto pasó a programarse para la tarde y, en medio de continuos contactos diplomáticos, los promotores de la iniciativa llegaron a mostrarse muy seguros de que la resolución se aprobaría.

Al final, bien entrada la tarde en Nueva York y ya de madrugada en Moscú, optaron por dejar la votación para hoy ante la imposibilidad de cerrar un acuerdo.

“Vamos a trabajar esta noche, vamos a volver mañana y vamos a votar. Espero que tengamos una resolución que sea significativa y consensuada”, dijo el embajador sueco ante la ONU, Olof Skoog.

Este diplomático reconoció su “frustración” por la falta de acuerdo tras varios días de discusiones, pero insistió en que su país no se rendirá porque la situación sobre el terreno requiere un alto el fuego.

Según Kuwait, las diferencias ahora mismo se centran exclusivamente en el primer párrafo operativo del texto, el punto clave en el que se demanda un cese de hostilidades de un mes.

Su embajador, sin embargo, no quiso especificar cuáles son las exigencias de cada parte.

A lo largo del día, los representantes en la ONU de las principales potencias del Consejo de Seguridad prefirieron mantener el silencio.

(Fuente: Agencias)

El Consejo de Seguridad votará una propuesta para un cese de las hostilidades en toda Siria

(SOS).- El Consejo de Seguridad de la ONU votará esta semana, previsiblemente este jueves, una propuesta de resolución para decretar una tregua de 30 días en Siria, después de que sus promotores diesen hoy el último paso previo.

Kuwait y Suecia, responsables del dossier humanitario sirio en el Consejo, dieron hoy por cerrado el texto y solicitaron una votación “tan pronto como sea posible”, dijeron fuentes diplomáticas.

Lo más probable, según esas fuentes, es que el voto sea este jueves, aunque por ahora no se había incluido en la agenda oficial.

Si la votación no se celebra a lo largo del día, debería tener lugar el viernes, según los plazos habituales con los que trabaja el Consejo de Seguridad.

El texto, que se negocia desde hace días, busca un cese de las hostilidades en toda Siria durante un mes y establece que, 48 horas después de su inicio, se permita el acceso semanal de convoyes humanitarios de la ONU a áreas necesitadas.

Dos días después, se deberían facilitar evacuaciones médicas de zonas a las que Naciones Unidas no tiene acceso.

Rusia, al menos en un primer momento, se mostró contraria a esta iniciativa al considerar que era poco realista y que los “terroristas” a los que combate el régimen de Damasco no van a respetar una tregua.

Moscú, el principal aliado del Gobierno sirio en la ONU, tiene derecho de veto en el Consejo de Seguridad.

Sin esperar a la votación de la resolución, el secretario general de la ONU, Antonio Guterres, pidió hoy una “suspensión inmediata” de las hostilidades en Guta Oriental.

Las potencias occidentales también han pedido que se detengan los combates en esa zona.

Rusia, mientras tanto, pidió que el Consejo de Seguridad celebre una sesión a puerta abierta para discutir la situación en Guta Oriental este jueves.

“Creo que esto es necesario, teniendo en cuenta las preocupaciones que hemos escuchado hoy, y para que todas las partes puedan presentar su visión y compresión de esta situación y proponer soluciones”, dijo el embajador ruso, Vasili Nebenzia, a sus homólogos.

(Fuente: Agencias)

A la espera de los encuentros de paz en Kazajistán, se mantiene la tregua en Siria

(Agencias).- El alto el fuego negociado por Rusia y Turquía con el aval de Irán parece mantenerse en Siria: los insurgentes no cumplieron por ahora su amenaza de romper la tregua que el domingo recibió el apoyo del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas.

En una declaración oficial difundida el lunes 2 de enero, firmada por diversos grupos armados rebeldes, los milicianos acusaron al “régimen y a sus aliados” de seguir “disparando y cometer muchas y graves violaciones” al cese del fuego. Asimismo, anunciaron estar listos para suspender su participación en los preparativos de los coloquios de paz.

Por su parte, el Ejército gubernamental rechazó las acusaciones y reiteró que respeta todos los puntos previstos en el acuerdo para una tregua a escala nacional.

El acuerdo para el cese de las hostilidades en el país árabe, el tercero en seis años de guerra, es el primero que no incluyó a los Estados Unidos y las Naciones Unidas, un reflejo de la creciente influencia de Moscú en la región después de su larga campaña militar que consintió a las fuerzas regulares sirias la liberación de Alepo. Esta victoria reforzó la posición de Damasco y preparó el camino para los encuentros de paz que deberían celebrarse antes de finales de mes en la capital de Kazajistán, Astaná.

El voto del Palacio de Cristal, que da la bienvenida al alto el fuego, refleja un escenario internacional mutado al cual hizo referencia el nuevo secretario general de la ONU, Antonio Guterres, durante el mensaje inaugural de su mandato dirigido a los líderes mundiales: “Busquen la paz ante todo”.

Los quince miembros del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas se habían manifestado unánimemente a favor de los esfuerzos de Rusia y Turquía para poner fin a la violencia en Siria. La resolución había recibido el sí también de la administración Obama, pero la representante estadounidense Michele Sison, número dos de la embajadora Samantha Power, manifestó el domingo su perplejidad porque los detalles del acuerdo alcanzado entre Rusia y Turquía todavía no se habían hecho públicos.

Estas mismas perplejidades e incertidumbres sobre el papel de la ONU impulsaron a los miembros occidentales del Consejo de Seguridad a eliminar la palabra “endorsment” (aprobación) de la resolución.

Actualmente, Rusia y Turquía actúan como los únicos garantes de la tregua en Siria. No obstante, el ministro de Exteriores de Rusia, Serguéi Lavrov, declaró que Egipto también podría unirse a las negociaciones de paz en un futuro próximo. Además, Arabia Saudita, Qatar, Jordania e Irak también serán invitados a participar en este proceso.