El Ejército sirio expulsa al Estado Islámico de una zona fronteriza con Jordania

(SOS).- El Ejército sirio ha expulsado al Estado Islámico de una zona fronteriza entre la provincia de Rif Damasco y Jordania.

Unidades de las Fuerzas Armadas han retomado un total de 8.000 kilómetros cuadrados en el sureste de la región de Rif Damasco, que ya está libre de cualquier presencia de los yihadistas.

Este logro se ha culminado con la conquista de varios montes y puntos en una área fronteriza con Jordania.

Actualmente, los efectivos gubernamentales desarrollan varias ofensivas contra los milicianos vestidos de negro en distintas partes de Siria, como la provincia nororiental de Deir ez-Zor.

También hay choques intensos entre los extremistas y las fuerzas leales a Damasco, en la ciudad de Al Mayadín, “capital de la provincia de Al Jair”, una de las divisiones territoriales impuestas por los radicales en las zonas que controlan.

Hace dos días, las autoridades anunciaron que habían conseguido cercar Al Mayadín, donde el Ejército sirio entró el viernes pero fue repelido por el grupo yihadista durante el pasado fin de semana.

Por su parte, las FSD —una alianza rebelde liderada por milicias kurdas y apoyada por Estados Unidos— han afirmado hoy que controlan el 90 % de la ciudad siria de Al Raqa (noreste), “antigua capital del Califato” del Estado Islámico.

La portavoz de las FSD, Yihan al Sheij Ahmed, ha explicado a la prensa que hay combates en el 10 % de la población, donde las milicias rebeldes avanzan en dirección al centro de la localidad para estrechar aún más el cerco en torno a los yihadistas.

“En los próximos días, seremos testigos de la liberación de Al Raqa, pero no es seguro que sea en el plazo de una semana, puede que un poco más”, ha apuntado.

Ahmed ha precisado que hay enfrentamientos en los barrios de Al Nahda, el de los kurdos, Al Barid, así como en los alrededores del Hospital Nacional, el estadio municipal y la intersección de Al Naim.

La portavoz ha indicado que al menos diez miembros del grupo radical suní han muerto hoy en los choques, mientras que uno de los radicales se ha entregado a las FSD.

Ahmed ha destacado que desde anoche las FSD han liberado a 195 civiles que estaban atrapados en la urbe y se han incautado de armas y municiones de los extremistas.

“Entre ellos, había mercenarios del Daesh heridos que intentaron huir entre los civiles”, ha detallado.

Las FSD iniciaron el pasado 6 de junio una ofensiva contra el Estado Islámico en Al Raqa con el apoyo de la coalición internacional, comandada por Washington, y de efectivos especiales estadounidenses sobre el terreno.

Ayer, el portavoz de la coalición, el coronel Ryan Dillon, aseguró en Twitter que el 80 % de Al Raqa estaba en manos de las FSD.

(Fuente: Agencias)

Anuncios

El Ejército sirio gana terreno en la frontera con Jordania

(SOS).- El Ejército de Siria y sus aliados han recuperado este jueves todos los puestos de control situados en la provincia de Sweida, en la frontera con Jordania, que hasta ahora estaban en manos rebeldes.

Fuentes militares han indicado que las tropas sirias han tomado estos 30 kilómetros de frontera con Jordania en un ataque lanzado en las últimas horas.

Por su parte, el portavoz del grupo rebelde denominado la Brigada de los Mártires Ahmed Abdo, Said Saef, ha detallado que las fuerzas gubernamentales atacaron desde dos puntos. “La mayoría de la parte oriental de Sweida está ahora en manos del régimen”, ha dicho.

Otro portavoz rebelde ha explicado que el avance del Ejército sirio se debe en parte a una repentina retirada de la milicia Jaish al-Ashair, que está respaldada por Jordania y que se encargaba de patrullar la frontera.

A pesar de este duro golpe, los grupos armados rebeldes todavía controlan gran parte de la frontera suroeste de Siria con Jordania e Israel.

(Fuente: Agencias)

Siria – La comunidad internacional cree que hay opciones de paz tras el acuerdo de alto el fuego

(SOS).- El secretario general de Naciones Unidas, António Guterres, ha aplaudido el acuerdo de alto el fuego y entrega de ayuda humanitaria en el suroeste de Siria, alcanzado recientemente con la mediación de Rusia, Estados Unidos y Jordania.

En un comunicado, Guterres ha afirmado que es “un importante paso adelante” y ha subrayado que el anuncio facilitará “una reducción de la violencia y un aumento del acceso humanitario en Siria, en línea con la búsqueda del objetivo de un alto el fuego nacional, respaldado por múltiples resoluciones del Consejo de Seguridad”.

Asimismo, el secretario general de la ONU ha pedido a todas las partes “que redoblen sus esfuerzos para lograr una solución política al conflicto sirio”.

El texto ha sido publicado horas después del inicio en la localidad suiza de Ginebra de la séptima ronda de contactos auspiciados por Naciones Unidas entre las partes en conflicto en Siria.

Desde Ginebra, el enviado especial de la ONU para Siria, Staffan de Mistura ha asegurado que el éxito del alto el fuego pactado en el suroeste de Siria podría ser el comienzo para lograr una auténtica paz, pero ha alertado de que estas medidas de distensión solo pueden ser provisionales y debe evitarse el riesgo de división del país.

“El acuerdo está aguantando ampliamente y bastante bien. En todos los acuerdos hay un periodo de ajuste. Estamos vigilando muy cuidadosamente, pero podemos decir que creemos que tiene opciones de funcionar”, ha afirmado De Mistura.

El diplomático italo-sueco ha revelado además que se están manteniendo contactos en Amán para certificar el cumplimiento del acuerdo de alto el fuego.

“El proceso de distensión debe examinarse como temporal y se entiende que de ningún modo socava la integridad territorial de Siria”, ha matizado De Mistura en rueda de prensa. Estas zonas de distensión “en ningún caso deben convertirse en la preparación de las zonas de influencia o la división del país”, ha insistido.

El representante de la ONU ha destacado que este alto el fuego es un paso muy importante para la solución del conflicto. “Consideramos que este acuerdo tiene muchas posibilidades de ser implementado (…). Es el resultado de una preparación larga y de negociaciones detalladas”, ha apuntado.

Por su parte, la Alta Representante de Política Exterior de la Unión Europea, Federica Mogherini ha dicho que el alto el fuego parcial en Siria es un “primer paso” positivo, al que la Unión Europea estaría dispuesto a ayudar si ve que realmente se pone en práctica, por lo que ha instado a las partes a “hacerlo funcionar”.

“Como primer paso, lo celebramos, como primer paso estamos dispuestos a apoyarlo, si y cuando se implemente, con los medios que podemos ofrecer”, ha declarado la jefa de la diplomacia en una rueda de prensa en Bruselas, junto al ministro de Exteriores de Jordania, Ayman Safadi.

Mogherini ha adelantado que este asunto será, “sin duda”, uno de los temas de la agenda que discutirá hoy con el ministro de Exteriores ruso, Sergei Lavrov, en la reunión bilateral que tendrán en Bruselas.

En cualquier caso, la Alta Representante ha apostado porque el acuerdo pueda allanar el camino hacia la que debe ser “la solución real” de la crisis en Siria, que pasa por un “acuerdo político” en la mesa de Ginebra.

“Por supuesto, si hay algo que podamos hacer para reforzar ese acuerdo con medidas complementarias que la UE puede ofrecer, estaremos dispuestos a hacerlo. Pero me parece que estamos aún en un paso muy prematuro”, ha advertido la política italiana.

“Mi mensaje es: Háganlo funcionar, porque la gente en Siria merece tener paz y un alto el fuego”, ha concluido Mogherini, para quien este acuerdo puede abrir el camino hacia un alto el fuego en todo el país.

El ministro de Exteriores ruso también ha manifestado su esperanza de que el acuerdo de alto el fuego en el suroeste de Siria se pueda ampliar a otras zonas del país y contribuya a la lucha antiterrorista.

“Los éxitos en la creación de las zonas de distensión, en primer lugar, el acuerdo entre Rusia, Estados Unidos y Jordania del 7 de julio sobre la creación de una zona en la suroeste de Siria, así como el conjunto de avances sobre otras tras zonas de distensión, que están de a punto de formalizarse en el marco del proceso de Astaná”, ha señalado Lavrov. En ese sentido, ha asegurado que seguirán colaborando con Estados Unidos para que se aplique el alto el fuego.

A mediodía del 9 de julio entró en vigor el alto el fuego en las provincias de Quneitra, Suwaida y Derá, en el suroeste de Siria. El Ejército sirio había cesado las hostilidades en estas provincias varios días antes, pero advirtió de que respondería en el caso de violaciones.

En una primera etapa, el mantenimiento de la seguridad en torno a esa zona de distensión correrá a cargo de la Policía Militar rusa, que se coordinará con los estadounidenses y los jordanos.

Otras tres zonas de distensión deben abarcar la provincia de Idlib, parte de las vecinas Latakia, Alepo y Hama, parte del norte de la provincia de Homs y Guta Oriental, según la propuesta rusa presentada en mayo y apoyada en Astaná por Turquía e Irán.

(Fuente: Agencias)

Tropas en la frontera entre Siria y Jordania

(SOS).- La frontera entre Siria y Jordania está cada día más al rojo vivo. En las últimas semanas, las fuerzas de inteligencia de Damasco habían informado de una gran concentración de fuerzas militares en la base militar de Zarqa, que se encuentra a cuarenta kilómetros del territorio sirio. Según los servicios del Gobierno de Damasco, los medios de transporte serían alrededor de cuatrocientos, y entre estos, muchos vehículos militares pertenecerían al Ejército de Estados Unidos. Muchos, en Damasco, temen que este sea el preludio de una invasión del sur del país por parte de las fuerzas jordanas, respaldadas por las tropas americanas y la coalición internacional.

El Gobierno jordano ha desmentido inmediatamente cualquier posible especulación sobre su propia intervención en el conflicto sirio, diciendo que el envío de tropas a la frontera con Siria era simplemente el resultado de un ejercicio conjunto de las fuerzas armadas de Estados Unidos y Jordania, que desde hace años se lleva a cabo, periódicamente, en territorio jordano. Las maniobras, denominadas Eager Lion, comenzaron precisamente a principios de mayo y supusieron el despliegue de unos ocho mil hombres, de los cuales la mayoría son de origen estadounidense y jordano, pero que cuentan con soldados de unos veinte países. Bill Hickman, comandante del Ejército estadounidense durante la operación, ha hablado de una ejercitación importante que permitirá una coordinación sin precedentes en la lucha contra el terrorismo internacional.

En Damasco, sin embargo, el despliegue de fuerzas no ha sido juzgado como una simple ejercitación, sin consecuencias para su propio territorio. La frontera sur del país es, de hecho, un área que suscita considerable preocupación para todo el mando militar de Siria en la guerra de liberación contra el Estado Islámico (Daesh, por su acrónimo en árabe). El Califato, en retirada de ese territorio, está, de hecho, dando paso a grupos armados rebeldes que parecen formar parte de la galaxia del Ejército Libre de Siria. Una sustitución de poderes que para el Gobierno supondría perder ese territorio, ya que muchos de estos militantes pueden considerarse fácilmente como pertenecientes a las facciones islamistas del conflicto. La dispersión de Daesh en esa porción del territorio, por tanto, no representan el fin del terrorismo, sino sólo una mutación de sus formas y jerarquías de poder.

La frontera sur es también fundamental por múltiples razones de naturaleza política y estratégica. Desde el punto de vista estratégico, por esa zona pasa la autopista número 2, el enlace principal entre Damasco y Bagdad. Ser capaz de controlar la arteria internacional, supondría obtener una gran ventaja en las conexiones con Irak y, en definitiva, con los suministros iraníes procedentes del Este. No es casualidad que, en los últimos días, el Ejército sirio haya intensificado considerablemente sus operaciones en la zona para tratar de desmantelar las fortalezas de los rebeldes en toda la región. La conquista de Sabaa Byar, a 100 km de la frontera con Irak, se ha convertido en el principal objetivo de las tropas sirias en el área meridional. Según ha informado el canal de televisión Al Arabiya, el Ejército sirio y sus aliados habrían concentrado cientos de hombres y vehículos cerca de la ciudad, para permitir el control de toda la provincia.

Si está claro el motivo de carácter estratégico, es decir, barrer los bastiones del Ejército Libre de Siria y afianzar la conexión con la autopista que une Damasco con Bagdad, también son evidentes los mensajes políticos que surgen con esta nueva operación del Ejército sirio. El riesgo de una entrada de tropas estadounidenses y jordanas para conquistar territorios en manos de Daesh es muy alto. No han sido suficientes las justificaciones del Gobierno de Amman sobre las maniobras conjuntas, para despejar las dudas sobre el alcance de un tal despliegue de fuerzas. Jordania siempre ha dicho que no quiere intervenir directamente en el conflicto sirio, al menos con operaciones terrestres, pero también es cierto que siempre colabora a través de su fuerza aérea en los bombardeos de la coalición internacional. Su política, siempre fundada en el deseo de obtener del conflicto sirio lo máximo posible en términos políticos, nunca ha previsto la intervención militar, ya que el pueblo sirio no está dispuesto a aceptar el uso de sus tropas. Pero también es cierto que, en los últimos meses, la frontera sur está empezando a asumir las características de una maraña real de intereses de los que Jordania no puede desentenderse. Los Altos del Golán no están lejos, así como el lago Tiberíades. La zona se ve afectada por muchas intervenciones tanto israelíes como de Hezbolá y las tropas jordanas, junto con las de los Estados Unidos, no pueden dejar de pensar en un interés, incluso futuro, de la coalición internacional en apoyo de los rebeldes contra el Gobierno de Damasco. Amman lo niega, pero los movimientos de tropas, ya sean jordanas o sirias, evidencian que la frontera es mucho más que un tema secundario para las partes del conflicto contra el Califato. Y es precisamente por la derrota de Daesh que podrían surgir nuevos problemas en la pacificación de la frontera.

(Fuente: Gli Occhi Della Guerra)

Jordania refuerza su presencia militar en la frontera con Siria e Irak

(SOS).- El buque americano Liberty Passion, que partió de Livorno el 26 de marzo pasado llevando a bordo 250 vehículos militares, llegó al Canal de Suez –tras detenerse en Rumania hasta el pasado 6 de abril– en el preciso momento en que el rey de Jordania Abdallah se reunía con el presidente Donald Trump. El Liberty Passion atravesó el Canal de Suez el viernes 7 y ancló en el puerto jordano de Aqaba a las 9:49 horas del mismo día.

Este barco, capaz de transportar cientos de vehículos militares, forma parte de la Sexta flota de los Estados Unidos, con base en el Mediterráneo, y nunca ha realizado maniobras, moviéndose exclusivamente para cumplir misiones muy precisas. De gran envergadura (58.107 toneladas) llegó al mismo tiempo que se produjo el ataque americano contra Siria, y permaneció durante 40 horas en Jordania antes de zarpar en dirección a Yedá, en Arabia Saudita, el domingo pasado.

Desde el Pentágono no se ha filtrado ningún dato sobre la misión del buque militar en Jordania, pero en las páginas de los medios de la oposición al presidente sirio Al Assad dicen que en Jordania se hizo una descarga de muchos vehículos militares que van destinados al Ejército Sirio Libre. También hay noticias de una inminente apertura de un frente en el sur de Siria, en la frontera con Jordania, bajo la supervisión de las tropas americanas, en un cuadro bastante similar a lo que ocurrió en el norte de Siria con la operación “Escudo del Éufrates”, lanzada por Turquía.

Todos los analistas militares especializados en Oriente Medio sostienen que Estados Unidos solo intervendría militarmente en Siria si Jordania se viera amenazada directa o indirectamente. De hecho, el monarca jordano expresó sus temores durante su última visita a Estados Unidos al brindar al Washington Post declaraciones en las cuales manifestaba su preocupación por la “continuidad geográfica entre Irán, Irak, Siria y  Heizbollah” poniendo el  énfasis en la presencia de “Guardias de la Revolución (iraní) apostadas a solo 70 km de la frontera con Jordania”. Estas dos declaraciones son suficientes para percibir la naturaleza de las conversaciones que tuvieron lugar en la Casa Blanca entre el monarca jordano y el presidente estadounidense, y que ciertamente no fue una mera visita de cortesía.

Testigos oculares hablan de fortalecer la presencia militar jordana en la frontera triangular que separa a Jordania de Siria e Irak. Mientras que todos los cambios que han ocurrido recientemente en el país, como la remoción del jefe de la inteligencia militar jordana, Faisal Al Shawbaki, que tuvo lugar pocas horas después del final de la cumbre de los países árabes miembros de la Liga Árabe y la reunión con el rey saudita, reemplazado por Adnan Al Gindi, demuestran un cambio de rumbo y una voluntad jordana de jugar un papel más activo en la guerra en curso en la vecina Siria. El acercamiento de Jordania a Rusia había permitido que la frontera siro-jordana conociera un período de relativa paz, puesto que el Estado Islámico había desaparecido de Badiya Al Hammad y de amplias zonas de Sueida oriental en el sur de Siria, reemplazado por fuerzas leales a Jordania, si bien esta política había creado tensiones con Arabia Saudita. La reconciliación entre Ammán y Riad indica que algo va a cambiar, incluso en las relaciones de Jordania con Rusia, y sobre todo en lo que concierne a la cuestión siria.

(Fuente: AsiaNews)

Jordania se prepara para intervenir en el sur de Siria

(SOS).- Los combates se intensificaron en los últimos días en el sur de Siria. Las acciones bélicas tuvieron lugar en la ciudad de Dara’a y sus afueras, donde se enfrentaron los mal llamados rebeldes y el Ejército sirio. El causante de la nueva espiral de violencia fue un ataque sorpresa efectuado el pasado 12 de febrero por el grupo yihadista Hayat Tahrir al-Sham (Comité para la Liberación del Levante), constituido recientemente.

Ese domingo, los milicianos encabezados por Abu Jaber (Hashim al-Shaikh), conocido por sus excelentes relaciones con Ankara y Riad, lanzaron la operación “Muerte en lugar de humillación” (Al mowt wala al muzuleh).

El ataque en Dara’a coincidió con la visita oficial del presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, a Arabia Saudita, que comenzó el lunes.

Estos hechos ocurrieron en un momento en el que en Ammán y Washington se habla siempre con mayor insistencia de una eventual zona sunita en Siria, desde Dara’a a Deir Ez Zor.

De hecho, una federalización del país árabe parece estar sobre la mesa, como sugirió recientemente el general estadounidense David Petraeus.

Aunque no existe una confirmación oficial, las principales figuras diplomáticas jordanas también estarían barajando una participación directa de las tropas hachemitas, imitando la intervención de Turquía en el norte del país.

Este plan tendría como objetivo repetir el éxito de Ankara en la operación “Escudo del Éufrates”, cuando el Ejército turco ocupó militarmente la ciudad de Al Bab, el último bastión del autoproclamado Estado Islámico (Daesh, por su acrónimo en árabe) al norte de Alepo, una acción que se llevo a cabo a pesar del veto del gobierno sirio.

Mientras tanto, Hayat Tahrir al-Sham realizó diferentes ataques contra las posiciones de Jund al-Aqsa (Soldados de al-Aqsa ) en Idlib y Hama, una muestra más de la lucha generalizada existente en un contexto cada vez más fragmentado.

Las purgas y los enfrentamientos aumentaron al interior de las facciones yihadistas en Siria, especialmente después de que el jefe de Hayat Tahrir al-Sham, Hashim al-Shaikh, apostó por unificar a todos los grupos bajo un solo comando.

Además, Al Shaikh habría manifestado su intención de abandonar, al menos temporalmente, la idea de crear un Califato como pretende el movimiento yihadista internacional, para centrarse en una guerra de “liberación” de todo el territorio sirio.

Los combates cerca de la frontera jordana podrían dar al gobierno de Ammán el pretexto para entrar en el sur de Siria y repetir lo que hizo Turquía en el norte.

Junto con Egipto, Jordania fue duramente criticada por el Ministerio de Asuntos Exteriores saudí por alcanzar un acuerdo con Rusia. Ahora se encuentra con la obligación de involucrarse directamente en el conflicto sirio, con todas las consecuencias que ello pueda acarrear.

(Fuente: AsiaNews)