Merkel y Putin apuestan por impulsar el proceso político para poner fin a la guerra en Siria

(SOS).- La canciller alemana, Angela Merkel, habló hoy por teléfono con el presidente ruso, Vladimir Putin, para analizar la crisis siria y coincidieron en la necesidad de centrar “todos los esfuerzos” en impulsar un “proceso político” en el país, según informó el Gobierno germano.

En un breve comunicado, la Cancillería subrayó la coincidencia de ambos mandatarios en apostar por ese proceso político para poner fin a “un sangriento conflicto” que dura ya años, en línea con la conversación que Merkel tuvo ayer con el presidente turco, Recep Tayyip Erdogan.

Antes de que Berlín informara del contacto entre la canciller y el presidente ruso, el Kremlin emitió una nota en la que destacó que “ambas partes expresaron su disposición a contribuir a reanudar los esfuerzos políticos y diplomáticos sobre Siria, incluido en los foros de Ginebra y Astaná”.

Según Moscú, en su conversación con Merkel, Putin denunció además que “las acciones de una serie de países occidentales, que cometieron un acto de agresión contra Siria, suponen una burda violación de las normas del derecho internacional”.

Para el jefe del Kremlin, el ataque perpetrado el sábado por Estados Unidos, el Reino Unido y Francia ha causado “un gran perjuicio al proceso de paz en Siria”.

Mientras, el Gobierno de Donald Trump está sopesando crear una fuerza árabe que tomaría el relevo de las tropas estadounidenses en la lucha contra el Estado Islámico en Siria, según indicaron fuentes oficiales al Wall Street Journal.

El presidente de Estados Unidos habría planteado la idea el pasado viernes, horas antes de que lanzara, junto a Reino Unido y Francia, un ataque coordinado contra diferentes objetivos en Damasco y Homs.

“Hemos pedido a nuestros socios que asuman una mayor responsabilidad para garantizar la seguridad en su propia región”, dijo Trump. Entonces, el mandatario neoyorquino habló de contribuciones económicas, pero dichas fuentes aseguraron que también reclamó el envío de tropas.

El nuevo asesor de seguridad nacional, John Bolton, habría hablado recientemente con Abbas Kamel, el jefe de Inteligencia de Egipto, para convencer a El Cairo de que participe en este esfuerzo regional, añadieron las fuentes consultadas por el diario económico.

“Emiratos Árabes Unidos, Arabia Saudí y Qatar también han sido contactados para (dar) apoyo financiero y contribuir más ampliamente”, detalló un miembro de la administración norteamericana.

La intención del jefe de la Casa Blanca sería que este contingente regional asumiera el liderazgo de la lucha contra el Estado Islámico en complicidad con las milicias locales, tanto árabes como kurdas, que han servido de brazo ejecutor a la coalición internacional liderada por Estados Unidos.

Este plan casaría con el deseo de Trump de retirar a los dos mil efectivos estadounidenses desplegados en Siria, un movimiento que algunos de sus asesores consideran peligroso porque la derrota de los yihadistas todavía no se ha completado en el país árabe.

(Fuente: Agencias)

Anuncios

La enésima reunión del Consejo de Seguridad sobre Siria concluye con fuertes divisiones

(SOS).- El Consejo de Seguridad de la ONU analizó el sábado por la tarde la situación en Siria, por quinta vez esta semana, pero como en las ocasiones anteriores la reunión acabó sin acuerdos y dejó claras las profundas divisiones entre Estados Unidos y Rusia.

Las reuniones, cuatro de ellas públicas y otra a puerta cerrada, intentaban buscar una respuesta conjunta ante las denuncias del ataque, el pasado 7 de abril, en la localidad siria de Duma, cercana a Damasco.

No hubo ningún acuerdo en estas citas sino que, muy al contrario, el Consejo de Seguridad, corazón de la diplomacia mundial para buscar la paz, fue escenario de múltiples muestras de provocaciones bélicas con la excusa de la actual situación en el país árabe.

Ya el pasado lunes, la embajadora Nikki Haley afirmó que Estados Unidos respondería al supuesto ataque en Duma, que atribuyó al Gobierno sirio, con o sin el apoyo del Consejo de Seguridad.

Al día siguiente, el organismo permanente de la ONU rechazó tres resoluciones sobre el caso, y en esa reunión el embajador ruso ante Naciones Unidas, Vasili Nebenzia, advirtió del riesgo de una “guerra” entre su país y Estados Unidos si Washington lanzaba un ataque contra Siria.

Hubo aún otras dos reuniones, una el jueves, a puerta cerrada, y otra el viernes, ya abierta, en ambos casos sin que hubiera señales claras de que el Consejo de Seguridad pudiera alcanzar acuerdos para evitar una escalada de la tensión si Washington cumplía sus amenazas.

Esa acción armada se llevó a cabo en la madrugada del viernes al sábado, liderada por Estados Unidos con el apoyo del Reino Unido y Francia, y tuvo como objetivo la capital, Damasco, y la provincia de Homs.

Ayer mismo, el Consejo fue convocado de urgencia a raíz del ataque, en medio de la advertencia hecha el viernes por el secretario general de la ONU, António Guterres, de que “la Guerra Fría ha vuelto” por las profundas diferencias entre las dos potencias mundiales.

Guterres lo reiteró en las últimas horas, cuando apeló a todos los estados miembros de la ONU “para que muestren moderación en estas peligrosas circunstancias”.

“La situación en Siria —recalcó— representa hoy en día la amenaza más seria contra la paz y la seguridad internacionales”.

En la sesión de este sábado, Estados Unidos renovó sus amenazas y advirtió que Washington tiene sus armas “preparadas y cargadas” para disparar de nuevo.

Así se lo dijo a Haley el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, cuando hablaron ayer sobre el caso de Siria. La embajadora aseguró que “cuando el presidente dibuja una línea roja, hace que se cumpla”.

Rusia, por su parte, acusó a Estados Unidos y sus aliados de “pisotear” la Carta de Naciones Unidas y el derecho internacional por la acción armada de las últimas horas, anunciada con argumentos legales que Moscú cree son “vergonzosos”.

“Es vergonzoso que para ejecutar una agresión (a otro país) se invoque un artículo de la Constitución de Estados Unidos”, afirmó el embajador ruso ante la ONU.

Nebenzia se refería a palabras del secretario de Defensa norteamericano, James Mattis, que al dar detalles del ataque poco después de lanzarlo invocó el artículo 2 de la Constitución de su país, que permite “el uso de fuerzas militares fuera del país para defender importantes intereses nacionales estadounidenses”.

“Estados Unidos tiene un interés nacional importante para evitar el empeoramiento de la catástrofe en Siria”, afirmó el jefe del Pentágono.

Las gestiones de la ONU no se han acabado, en principio, ya que Francia anunció su intención de preparar un borrador de resolución sobre Siria, promover el cese al fuego e impulsar una solución política a la guerra que comenzó en ese país en 2011.

Esa resolución, si llega a la mesa del Consejo, será la quinta desde las denuncias del supuesto ataque en Duma. Las tres primeras fueron rechazadas el martes y la cuarta, presentada por Rusia y que buscaba una condena unánime del organismo permanente de la ONU por el ataque de las últimas horas, no logró ayer los votos necesarios.

Mientras, Rusia ha convocado para el próximo lunes una reunión extraordinaria del Grupo Internacional de Apoyo a Siria. “A petición de Rusia, como uno de los copresidentes del organismo, se ha decidido convocar una reunión extraordinaria del grupo el 16 de abril”, anunció hoy la portavoz de la misión rusa en la sede de Naciones Unidas en Ginebra, Olga Zhigalova.

Por su parte, los ministros de Asuntos Exteriores de la Unión Europea (UE) discutirán mañana en Luxemburgo la respuesta al supuesto ataque que tuvo lugar el pasado 7 de abril en Duma. Los 28 también abordarán la estrategia a seguir con Rusia, principal valedor de las autoridades de Damasco y actor necesario para tratar de resolver la crisis siria.

(Fuente: Agencias)

Rusia acusa a Estados Unidos de violar el derecho internacional en Siria

(SOS).- El ministro ruso de Exteriores, Serguei Lavrov, acusó hoy a Estados Unidos de obstaculizar una solución pacífica del conflicto sirio mediante “la violación de todas las normas del derecho internacional”.

“(Estados Unidos) mediante la violación de todas las normas del derecho internacional, viola gravemente la resolución del Consejo de Seguridad”, sostuvo Lavrov durante una reunión en Astaná con sus homólogos de Irán y Turquía, Mohamad Yavad Zarif y Mevlut Cavusoglu, respectivamente.

“Obviamente, se inclinan por la partición de Siria para reemplazar al régimen y crear pequeños principados controlados por actores externos de este importante país de Oriente Medio”, añadió el ministro ruso.

Aun así, Lavrov aseguró que el proceso de Astaná continuará su trabajo “del lado correcto del derecho internacional” y pidió a la coalición internacional liderada por Estados Unidos que “no proteja a los extremistas como ocurre actualmente en Guta Oriental”.

Estas palabras han contradicho la resolución tomada ayer por la Eurocámara en la que se pidió al Gobierno sirio, y a Rusia e Irán, que lo respaldan, poner fin a los enfrentamientos en la zona de Guta Oriental.

“Es evidente que algunos colegas occidentales intentan preservar el potencial de combate de los terroristas. El constante bombardeo de Damasco y el bloqueo de los convoyes con ayuda humanitaria provocan descabelladas acusaciones a las autoridades sirias y rusas. A pesar de toda la exageración planteada en torno a la situación en Guta Oriental, seguimos trabajando para ayudar a las autoridades sirias”, dijo el jefe de la diplomacia rusa.

Por su parte, el ministro kazajo de Exteriores, Kairat Abdrakhmamov, instó a Washington y Moscú a sostener un “diálogo constructivo” sobre la paz en Siria.

“La estrecha cooperación de las dos fuerzas satisfará los intereses de todos los países”, dijo Abdrakhmamov.

Los ministros de Exteriores de los tres países garantes del alto de fuego en Siria adoptaron una declaración conjunta tras su reunión de hoy para “continuar ayudando a los sirios en la restauración de la unidad del país y la búsqueda de una solución política”, según Lavrov.

También acordaron celebrar una nueva ronda del Proceso de Astaná sobre la paz en Siria a mediados de mayo.

La octava y última ronda de negociaciones de Astaná sobre la paz en Siria, que contó con la participación de representantes de las autoridades sirias y de los grupos rebeldes, tuvo lugar el 21 y 22 de diciembre.

Esa ronda concluyó con la convocatoria de un congreso de diálogo nacional sirio, que se celebró a finales de enero en la ciudad rusa de Sochi y en el cual se acordó crear una comisión constitucional bajo los auspicios de la ONU.

(Fuente: Agencias)