Rusia y Turquía tratan sobre la situación del último bastión extremista en Siria

(SOS).- El destino de la región siria de Idlib, el último refugio de los extremistas, ha dominado el encuentro de este jueves en Ankara entre los ministros de Exteriores ruso, Serguei Lavrov, y turco, Mevlut Cavusoglu.

Turquía y Rusia, junto a Irán, cooperan en el llamado proceso de Astaná para lograr una solución negociada al conflicto en Siria, pese a que Moscú y Teherán respaldan al Gobierno sirio, mientras que Ankara apoya a los grupos armados que operan en el país árabe.

Rusia y Siria han dado por concluida la ofensiva en el suroeste del país y han señalado como próximo objetivo Idlib, provincia norteña fronteriza con Turquía donde hay desplegadas también tropas turcas.

En el encuentro de ayer en Ankara, Lavrov señaló que la situación de Idlib es más complicada que en otras zonas, especialmente por la agresividad del Frente al Nusra —antigua denominación de la filial siria de Al Qaeda— y defendió el derecho del Ejército sirio a combatirlo.

“El Ejército sirio tiene todo el derecho de reprimir (al Frente al Nusra en Idlib). Está en su propia tierra y combate por su independencia, contra los terroristas. Nosotros le damos apoyo en esas acciones de acuerdo al derecho internacional”, dijo en una rueda de prensa conjunta con Cavusoglu.

El ministro ruso reiteró que Damasco puede combatir en Idlib pese a ser una zona de distensión bajo responsabilidad de Ankara y advirtió de que los países que protegen a los grupos armados, entre los que está Turquía, no saben distinguir entre los mal denominados rebeldes y los yihadistas.

Por su parte, Cavusoglu mostró su disposición a colaborar con Rusia para “neutralizar” a los “terroristas” de Idlib.

“Hay más de tres millones de civiles viviendo en Idlib, pero también hay grupos terroristas allí. Sobre todo vienen con armas de zonas previamente sitiadas”, dijo.

“Está claro lo que se debe hacer. Nosotros, junto a Rusia y otros socios, los identificaremos y los neutralizaremos”, afirmó el ministro turco.

Cavusoglu insistió en que debido a la presencia de población civil en la región se deben evitar grandes ofensivas que puedan generar víctimas indiscriminadas.

En el encuentro entre ambos ministros también se iniciaron los preparativos para celebrar una cumbre sobre Siria, en la que participarán los líderes de Rusia, Turquía, Francia y Alemania.

A finales del mes pasado, el presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, habló del próximo 7 de septiembre como posible fecha, y de Estambul como probable lugar de esta cumbre.

Sin embargo, ningún ministro hizo públicos nuevos detalles sobre la citada cumbre durante su encuentro en Ankara.

Anuncios

El ministro de Exteriores ruso viaja a Estambul para preparar la cumbre sobre Siria

(SOS).- El ministro de Asuntos Exteriores ruso, Serguei Lavrov, viaja este lunes a Estambul en una visita de dos días durante la cual abordará con su colega turco, Mevlut Cavusoglu, los preparativos de una cumbre entre los líderes de Rusia, Alemania, Turquía y Francia sobre el conflicto sirio.

“Los ministros tratarán los preparativos de la cumbre que se planea celebrar en un futuro próximo entre los presidentes de Rusia, Turquía, Alemania y Francia sobre el arreglo sirio”, señala un comunicado difundido por la cancillería rusa.

La situación en Siria y en el resto de la región de Oriente Próximo será el principal asunto en las conversaciones entre los dos ministros.

Lavrov y Cavusoglu también abordarán la actualidad “en África del Norte, Cáucaso, Asia Central, Ucrania y la región del mar Negro”, añade la nota informativa de Moscú.

Además, los responsables de Exteriores también hablarán de las relaciones bilaterales, con especial atención al fortalecimiento de la cooperación económica y comercial entre los dos países.

“Un lugar especial (en las conversaciones) lo ocupará la cooperación en el ámbito energético, que juega un papel clave en las relaciones bilaterales”, precisa la cancillería rusa.

Rusia está construyendo en la actualidad el gasoducto Turkish Stream que unirá los dos países por el fondo del mar Negro, y que atravesará el territorio turco hasta la frontera de ese país con la Unión Europea (UE).

Rusia y Siria han dado por concluida la ofensiva para recuperar el control total sobre el suroeste del país árabe y han señalado como el próximo objetivo a la provincia norteña de Idlib, último refugio de los extremistas, en el que están desplegadas tropas turcas.

Ankara protege a los grupos armados en esa provincia, por lo que se prevé una dura negociación en la que Moscú intentará convencer a Turquía para que no ponga obstáculos a que Damasco recupere el control sobre la zona.

De Mistura se reúne en Moscú con Lavrov para rebajar la tensión en Siria

(SOS).- El ministro de Exteriores ruso, Serguei Lavrov, y el enviado especial de la ONU para Siria, Staffan de Mistura, se reunieron ayer en Moscú para rebajar las tensiones en Siria.

“Lo importante es no salirse del cauce del derecho internacional y vamos a exigir a nuestros socios que sigan precisamente esa línea y no traten de recurrir a combinaciones geopolíticas en detrimento de los intereses del pueblo sirio”, dijo Lavrov durante la reunión con De Mistura.

El jefe de la diplomacia rusa recordó que desde su último encuentro ha pasado menos de un mes, pero ahora las condiciones son “mucho menos halagüeñas” que entonces.

“Aún así no podemos rendirnos y haremos lo posible para no alejarnos de los acuerdos clave conseguidos en el Consejo de Seguridad en el marco del proceso de arreglo sirio y en el Congreso de Diálogo Nacional Sirio en Sochi”, señaló.

El diplomático sueco, por su parte, señaló que vino a Moscú por encargo del secretario general de la ONU y con el objetivo de acelerar las consultas sobre Siria después de una semana “muy tensa”.

Asimismo, se congratuló por el hecho de que pese a las tensiones, continúe funcionando el mecanismo especial entre los militares de Rusia y Estados Unidos para evitar incidentes en Siria, lo que permite, subrayó, esquivar unas consecuencias más graves.

De Mistura insistió en la necesidad de continuar los esfuerzos para rebajar la tensión en Siria. “Creo que tanto nosotros como ustedes estamos interesados en eso”, afirmó.

Al término de la reunión con el enviado especial de la ONU, Lavrov aseguró que las partes llegaron a un “entendimiento” sobre las vías de una desescalada en Siria y coincidieron en el rechazo de la solución militar del conflicto.

“Tanto nosotros como nuestros amigos de la ONU coincidimos en que el problema sirio no tiene solución militar y los intentos de aplicar ese guión amenazan con las consecuencias más nefastas tanto para Siria como para la estabilidad regional”, resumió el canciller ruso.

Por otra parte, Lavrov destacó la disposición que tiene el jefe de Estado ruso, Vladimir Putin, en sostener un encuentro próximamente con el presidente de Estados Unidos, Donald Trump.

Desde el Kremlin esperan que la Casa Blanca concrete la visita de Putin a Washington, después de que el mandatario estadounidense le extendiera una invitación durante el mes de marzo del presente año.

“El presidente de Estados Unidos hizo esa invitación en una conversación telefónica, algo que ya se sabe. Dijo que se alegrará de ver a Putin en la Casa Blanca. (…) No queremos ser insistentes, pero tampoco queremos ser descorteses, y esperamos que el presidente Trump concretará la invitación que hizo”, declaró el ministro de Exteriores.

A pesar del distanciamiento que ha existido a raíz de las acusaciones de Reino Unido por el caso Skripal y los ataques de Estados Unidos a Siria, el canciller ruso señaló la firme intención del presidente Vladimir Putin de asistir al encuentro en Washington.

(Fuente: Agencias)

¿Quién está detrás del nuevo ataque químico en Siria?

(SOS).- Se trata del enésimo ataque químico de la guerra en Siria. El enésimo ataque que quedará sin castigo. Son al menos 100 las personas asesinadas el sábado en Duma, el último bastión extremista de Guta Oriental, pero el número podría aumentar.

Desde hace algún tiempo se hablaba de un posible ataque con armas no convencionales, pero organizado por los mal llamados rebeldes.

El Ministro de Defensa ruso había advertido repetidamente que algunas facciones yihadistas estaban organizando un ataque químico para culpar al Gobierno sirio. ¿Una paranoia que se ha convertido en realidad? Imposible decirlo.

Fuentes hostiles a las autoridades de Damasco, como el Observatorio Sirio para los Derechos Humanos, culparon directamente al presidente Bashar al Assad. Una hipótesis como cualquier otra en esta guerra donde todo es posible pero nada es verificable.

Tras la noticia del ataque químico, la portavoz del Departamento de Estado de Estados Unidos, Heather Nauert, dijo ayer que “si se confirman, estas informaciones son horribles y exigen una respuesta inmediata de la comunidad internacional”.

Nauert subrayó que Rusia, como aliado de Siria, “es responsable en última instancia de estos brutales ataques”.

Sin embargo, el Ejército ruso desmintió las denuncias. Se trata de “acusaciones fabricadas”, aseguró el teniente general Yuri Yevtushenko.

“Una vez sea liberada la ciudad de Duma de los milicianos, nos declaramos dispuestos a enviar inmediatamente a nuestros especialistas”, añadió el jefe del Centro de Reconciliación ruso en Siria, quien indicó además que sus expertos en radiaciones químicas y biológicas “recogerán datos que confirmarán que esas declaraciones son fabricadas”.

“El objetivo de estas falsas conjeturas, totalmente infundadas, es proteger a los terroristas y a la oposición radical que rechaza un arreglo político y, al mismo tiempo, intentar justificar posibles ataque militares desde el exterior”, destacó la Cancillería rusa en un comunicado.

La respuesta no se hizo esperar. Un ataque con misiles causó en la madrugada de este lunes 14 muertos en la base aérea T4, próxima a Palmira, según informaron medios de comunicación sirios, que responsabilizaron en un primer momento a Estados Unidos del bombardeo.

El Pentágono negó haber llevado a cabo ninguna operación militar en Siria “por ahora”, a pesar de la amenaza del presidente Donald Trump de golpear a las autoridades de Damasco por el presunto ataque químico registrado el sábado en Duma.

Moscú acusó finalmente de la operación a Israel, que ya había atacado el mismo aeródromo militar el pasado mes de febrero, en represalia por la infiltración de un dron en su espacio aéreo.

“Dos F-15 de Israel atacaron la base entre las 3.25 y las 3.53 con ocho misiles de crucero disparados desde el espacio aéreo libanés, sin llegar a entrar en el espacio sirio. Cinco de los misiles fueron interceptados por la defensa aérea siria, pero los tres restantes impactaron en la base”, señaló el Ministerio de Defensa ruso.

El ministro de Asuntos Exteriores ruso, Serguei Lavrov, aseveró hoy que el ataque supone “un paso muy peligroso”. “Espero al menos que así lo entiendan Estados Unidos y aquellos países que participan en la coalición que encabeza”, advirtió en una conferencia de prensa en Moscú.

“Nuestros expertos militares que han visitado el lugar del ataque en Duma no han hallado restos de gas de cloro ni de ninguna otra sustancia química utilizada contra civiles”, concluyó.

Por su parte, el Gobierno sirio negó rotundamente el ataque con armas no convencionales y afirmó que es “el mismo cuento aburrido”.

“Las denuncias del uso de sustancias químicas en Duma son un intento de impedir el avance del Ejército”, insistió.

Sin ninguna confirmación independiente hasta ahora del ataque con armamento letal prohibido, la Organización para la Prohibición de las Armas Químicas, vinculada a la ONU, ya está investigando los hechos.

Sin esperar a los resultados, Trump ha dado por hecha de nuevo la responsabilidad de las autoridades de Damasco.

La historia de los ataques con sustancias químicas en Siria nos enseña una cosa: debemos ser cautos al señalar a los culpables.

Vimos esto con el ataque de 2013 en Guta y, finalmente, con el de Jan Sheijun, cuyo aniversario transcurrió tranquilamente unos días atrás.

En ambos casos, el primero en ser acusado fue el propio Bashar al Assad. El tiempo y algunas valientes investigaciones periodísticas han demostrado que la realidad era diferente.

Los ataques químicos en esta guerra a menudo se han usado como una línea roja que no hay que cruzar. Sucedió en 2013 y luego en 2017. En ambos casos, Al Assad tuvo más desventajas que ganancias con este tipo de acciones.

Supongamos por un momento que el presidente sirio haya usando armas químicas en Duma. ¿Cuáles son los pros? En Guta Oriental, el Gobierno sirio ha ganado y eliminado a la mayoría de los extremistas en poco más de un mes. Los únicos que quedan son los yihadistas de Jaish al Islam. ¿De qué sirve usar armas químicas cuando has ganado no solo una batalla sino ahora también la guerra? De nada.

Si el Ejército Árabe Sirio realmente hubiera usado armas químicas, además de una gran masacre, habría cometido un grave error estratégico.

No se sabe con certeza quién llevó a cabo esta acción salvaje. Es difícil echarle la culpa al Gobierno o a las facciones armadas sin caer en la propaganda de unos u otros.

Los hechos ocurridos en estos años son numerosos y no es fácil tener certezas. La única, que nos gustaría subrayar, es que no solo Bashar al Assad posee armas químicas. Y, al menos sobre el papel, las eliminó todas en 2013.

En el caos sirio, fruto primero de la guerra y luego de la expansión de las huestes del Estado Islámico, cualquiera tiene depósitos de armas químicas. Es el caso del Frente al Nusra, filial de Al Qaeda en Siria, y el de otras facciones yihadistas.

En los túneles excavados por los terroristas de Guta se ha encontrado de todo: cargas de mortero, mapas del centro de Damasco y también materiales para preparar armas químicas. En un vídeo publicado por Sama TV el pasado 4 de abril, se aprecian diferentes materiales, incluido el cloro proveniente de Alemania, para producir armas no convencionales.

En multitud de ocasiones, los mal llamados rebeldes han usado armas químicas en Siria. La lista es muy larga. Pero por poner solo un ejemplo, el grupo Jaish al Islam, la misma facción armada que controla hoy la ciudad de Duma, usó el 8 de abril de 2016 un gas contra los kurdos en Alepo. Los expertos dicen que quizás se tratara de Sarin.

¿Quién usó el gas en Duma? Nadie puede decirlo con certeza hoy. Y tal vez ni siquiera mañana.

Ciertamente, cuando se trata de armas químicas en Siria, es bueno ser extremadamente prudente.

El Consejo de Seguridad de la ONU tiene previsto reunirse de urgencia este mismo lunes para analizar la situación en Siria, tras el presunto ataque químico.

Tanto las autoridades sirias como Rusia e Irán han negado el uso de armas prohibidas en Duma.

Los países occidentales están recopilando imágenes por satélite, vídeos y testimonios de las víctimas para presentarlos como prueba ante Naciones Unidas.

El presidente de Francia, Emmanuel Macron, y Trump intercambiaron información el domingo para confirmar el uso de armas químicas en Siria y coordinar sus acciones en la reunión del Consejo de Seguridad, según informó el palacio del Elíseo en un comunicado.

(Fuente: Gli Occhi della Guerra / Agencias)

Rusia acusa a Estados Unidos de violar el derecho internacional en Siria

(SOS).- El ministro ruso de Exteriores, Serguei Lavrov, acusó hoy a Estados Unidos de obstaculizar una solución pacífica del conflicto sirio mediante “la violación de todas las normas del derecho internacional”.

“(Estados Unidos) mediante la violación de todas las normas del derecho internacional, viola gravemente la resolución del Consejo de Seguridad”, sostuvo Lavrov durante una reunión en Astaná con sus homólogos de Irán y Turquía, Mohamad Yavad Zarif y Mevlut Cavusoglu, respectivamente.

“Obviamente, se inclinan por la partición de Siria para reemplazar al régimen y crear pequeños principados controlados por actores externos de este importante país de Oriente Medio”, añadió el ministro ruso.

Aun así, Lavrov aseguró que el proceso de Astaná continuará su trabajo “del lado correcto del derecho internacional” y pidió a la coalición internacional liderada por Estados Unidos que “no proteja a los extremistas como ocurre actualmente en Guta Oriental”.

Estas palabras han contradicho la resolución tomada ayer por la Eurocámara en la que se pidió al Gobierno sirio, y a Rusia e Irán, que lo respaldan, poner fin a los enfrentamientos en la zona de Guta Oriental.

“Es evidente que algunos colegas occidentales intentan preservar el potencial de combate de los terroristas. El constante bombardeo de Damasco y el bloqueo de los convoyes con ayuda humanitaria provocan descabelladas acusaciones a las autoridades sirias y rusas. A pesar de toda la exageración planteada en torno a la situación en Guta Oriental, seguimos trabajando para ayudar a las autoridades sirias”, dijo el jefe de la diplomacia rusa.

Por su parte, el ministro kazajo de Exteriores, Kairat Abdrakhmamov, instó a Washington y Moscú a sostener un “diálogo constructivo” sobre la paz en Siria.

“La estrecha cooperación de las dos fuerzas satisfará los intereses de todos los países”, dijo Abdrakhmamov.

Los ministros de Exteriores de los tres países garantes del alto de fuego en Siria adoptaron una declaración conjunta tras su reunión de hoy para “continuar ayudando a los sirios en la restauración de la unidad del país y la búsqueda de una solución política”, según Lavrov.

También acordaron celebrar una nueva ronda del Proceso de Astaná sobre la paz en Siria a mediados de mayo.

La octava y última ronda de negociaciones de Astaná sobre la paz en Siria, que contó con la participación de representantes de las autoridades sirias y de los grupos rebeldes, tuvo lugar el 21 y 22 de diciembre.

Esa ronda concluyó con la convocatoria de un congreso de diálogo nacional sirio, que se celebró a finales de enero en la ciudad rusa de Sochi y en el cual se acordó crear una comisión constitucional bajo los auspicios de la ONU.

(Fuente: Agencias)

Estados Unidos amenaza con usar la fuerza unilateralmente si la ONU no hace algo en Siria

(SOS).- Estados Unidos propuso ayer en la ONU una resolución para una tregua en Damasco y Guta Oriental, y advirtió que, si la comunidad internacional no actúa, podría hacerlo por su cuenta y usando la fuerza.

“No es la vía que preferimos, pero es un camino que hemos demostrado que podemos tomar y estamos listos para hacerlo otra vez”, dijo la embajadora estadounidense ante Naciones Unidas, Nikki Haley, en un discurso ante el Consejo de Seguridad.

El máximo órgano de decisión de la ONU analizó este lunes la aplicación de la resolución 2401, con la que hace dos semanas demandó un alto el fuego de 30 días en toda Siria.

Haley recordó que durante la negociaciones de ese texto ya había advertido de que, si no se respetaba, sería necesario “actuar”.

“Ese día ha llegado. El alto el fuego ha fracasado”, dijo la diplomática estadounidense, que anunció que presentará a consideración del Consejo de Seguridad un nuevo texto para tratar de lograr una tregua en Damasco y Guta Oriental.

Estados Unidos acusa al Gobierno sirio y a sus aliados de utilizar como excusa para “continuar su guerra” una disposición de la resolución aprobada en febrero, que autorizaba las operaciones contra grupos terroristas pese al cese de las hostilidades.

Haley aseguró que las autoridades de Siria, Teherán y Moscú han “explotado premeditadamente esa fisura” para tildar de “terroristas” a todos los grupos de Guta Oriental y seguir combatiendo a sus “rivales políticos”.

“Se han burlado de este proceso y de esta institución”, insistió la embajadora estadounidense ante Naciones Unidas.

Haley avisó de que si, ante la falta de compromiso de Rusia el Consejo de Seguridad no es capaz de actuar, Estados Unidos está dispuesto a hacerlo por su cuenta.

Aunque no mencionó qué podría desencadenar esa acción ni señaló medidas concretas, sí sugirió que podrían pasar por acciones militares, recordando el bombardeo que Estados Unidos llevó a cabo contra una base siria.

“Estados Unidos sigue preparado para actuar si debemos hacerlo”, apuntó la diplomática.

Por su parte, Rusia defendió la ofensiva contra Guta Oriental e insistió en que ese bastión en las afueras de Damasco está controlado por grupos terroristas.

El embajador ruso ante la ONU, Vasili Nebenzia, aseguró que la presencia terrorista en la zona es mucho más importante de lo que otras potencias dicen y subrayó que los combatientes están “coordinados” desde un único centro de mando dirigido por el antiguo Frente al Nusra, filial de Al Qaeda en Siria.

En este sentido, Moscú considera que Siria tiene todo el derecho a actuar en Guta Oriental para responder a esa amenaza y a los ataques que se lanzan desde allí contra la capital del país.

El ministro de Exteriores ruso, Serguei Lavrov, se mostró escandalizado por la propuesta de Estados Unidos de una nueva resolución de la ONU sobre Siria y la amenaza de emplear la fuerza de forma unilateral en ese país y dijo que no tiene palabras para calificarlo.

“Ya no me queda ningún término normal para calificar esto”, dijo Lavrov en una conferencia de prensa sobre la iniciativa de Washington para una nueva tregua en Siria.

El canciller ruso criticaba así el hecho de que las autoridades norteamericanas haya propuesto una nueva resolución “ante la incapacidad para cumplir la 2401 en la parte que se refiere a los combatientes apoyados por Occidente, y con la excusa de que Rusia, Irán y el Gobierno sirio no han podido garantizar” la tregua.

También consideró escandalosa la declaración de la embajadora estadounidense ante Naciones Unidas, Nikki Haley, en su discurso ante el Consejo de Seguridad, de que “Estados Unidos, un país pacífico, puede en cualquier momento atacar a las fuerzas gubernamentales sirias, como lo hicieron hace un año, al golpear la base aérea de Shairat”.

(Fuente: Agencias)

Trump habla con Merkel y Macron para abordar la situación en Siria

(SOS).- El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, telefoneó a la canciller alemana, Angela Merkel, y al presidente francés, Emmanuel Macron, para abordar la situación en Siria, informó la Casa Blanca.

La administración estadounidense explicó en un comunicado que el mandatario habló individualmente con los dos líderes europeos, con quienes coincidió en que el Gobierno sirio y sus partidarios “deberían implementar inmediata y plenamente la Resolución 2401 del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas, que exige un alto el fuego inmediato en toda Siria”.

“Los líderes también compartieron sus serias preocupaciones sobre las recientes declaraciones del presidente ruso, Vladimir Putin, sobre el desarrollo de armas nucleares, y estuvieron de acuerdo en que ello socava la discusión productiva sobre una serie de cuestiones entre Rusia y Occidente”, indicó la nota.

Por su parte, el alto comisionado de Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Zeid Ra’ad Al Hussein, recordó ayer a todos los responsables de crímenes de guerra en Siria que algún día serán juzgados.

“Las ruedas de la Justicia pueden ser lentas pero avanzan. Este Consejo puede tener un impacto real en asegurar que haya Justicia por el sufrimiento que han padecido los sirios”, subrayó el alto comisionado.

Y, una vez más, pidió que los crímenes en Siria sea referidos a la Corte Penal Internacional (CPI).

“Los intentos de desbaratar a la Justicia y proteger a los criminales son vergonzosos”, denunció.

El Consejo de Derechos Humanos de la ONU celebró este viernes una sesión urgente sobre la situación en el país árabe.

A pesar de que el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas aprobó hace una semana una resolución pidiendo el establecimiento de una pausa humanitaria de 30 días para permitir la entrega de ayuda y la evacuación médica, los ataques no han cesado en Siria.

Ante esta situación, el máximo responsable de Derechos Humanos de la ONU pidió a las partes que acaben con el conflicto, y a la comunidad internacional que haga todo lo posible por ayudar a registrar todos los crímenes.

Rusia acudió a la sede europea de la ONU para asegurar que no es por Moscú ni por las autoridades de Damasco si la tregua humanitaria en Siria no se está cumpliendo.

Durante sus dos intervenciones públicas en el Consejo de Derechos Humanos y la Conferencia de Desarme de la ONU, el ministro ruso de Asuntos Exteriores, Serguei Lavrov, acusó a los mal llamados rebeldes de violar el alto el fuego.

El jefe de la diplomacia rusa calificó de “inaceptable” en el principal órgano de defensa de los Derechos Humanos de la ONU que algunos países utilicen un “doble estándar” y “dividan el terrorismo en buenos y en malos”, como, lamentó, ocurre en la guerra siria.

El ministro de Exteriores aseguró que Rusia seguirá apoyando al Ejército sirio “para finalmente derrotar la amenaza terrorista”.

Lavrov dijo que era peligroso “especular” sobre violaciones de Derechos Humanos para “justificar injustificadas escapadas para provocar cambios de régimen” como ha sucedido en otras ocasiones.

“Con independencia de lo que uno pueda pensar de Sadam Husein o de Muamar al Gadafi, aquellos que les han derrocado deberían responder a una simple pregunta: ¿han conseguido aliviar las ilegítimas intervenciones el sufrimiento humano, proteger los derechos más fundamentales, el derecho a la vida?”, preguntó Lavrov.

Los sirios, indicó, “sufren una nefasta crisis humanitaria”, y recordó que la resolución 2401 adoptada por el Consejo de Seguridad de la ONU —que establece una tregua de al menos 30 días en toda Siria— representa un “marco para que todas las partes acuerden las condiciones para aliviar el sufrimiento de los civiles”.

“Rusia, junto con el Gobierno sirio, ya ha anunciado la creación de corredores humanitarios en Guta Oriental”. “Ahora toca a los milicianos actuar”, aseveró.

El ministro ruso acusó a las fuerzas extremistas que luchan contra el Gobierno sirio de “seguir bombardeando Damasco y de bloquear la entrega de ayuda y la evacuación de aquellos que quieren abandonar” el área.

A la vez, exigió a la alianza internacional encabezada por Estados Unidos que asegure “el mismo acceso humanitario a las áreas en Siria bajo su control” y que una misión conjunta de la ONU y el Comité Internacional de la Cruz Roja evalúe las necesidades humanitarias en Al Raqa —antiguo bastión del Estado Islámico—, “que fue reducido a escombros por la coalición”.

(Fuente: Agencias)