Concluye sin grandes avances la séptima ronda de negociaciones de paz para Siria

(SOS).- El enviado especial de la ONU para Siria, Staffan de Mistura, ha dicho que en la próxima ronda de negociaciones de paz pedirá al Gobierno sirio que aborde el proceso político necesario para poner fin al conflicto armado iniciado en 2011.

Asimismo, ha anticipado que se hará todo lo posible para que los delegados gubernamentales y rebeldes se sienten en la misma sala, ya que hasta ahora han alternado sus reuniones con el mediador.

En una rueda de prensa al término de la séptima ronda negociadora, De Mistura ha confirmado su intención de convocar el próximo encuentro para principios de septiembre.

Resumiendo el resultado de las reuniones celebradas en la ciudad suiza de Ginebra, De Mistura ha reconocido que no hubo “progresos notables” pero “tampoco rupturas”, de modo que ha descrito como un “avance gradual” lo que pudo observar durante estos cinco días.

Sin embargo, después de año y medio de conversaciones, que quedaron varias veces interrumpidas y por las que en los últimos meses parece existir un rebajado interés debido a sus escasos resultados, De Mistura ha considerado que es el momento de pedir más.

“La comunidad internacional quiere ver una aceleración del fin de este conflicto y esto puede ayudar (…), así que pediré al Gobierno que esté preparado para abordar el proceso político” y el resto de temas centrales de la agenda negociadora, ha señalado.

Esos puntos, además de la transición política, se refieren a la reforma constitucional, la celebración de elecciones bajo la supervisión de la ONU y la lucha contra el terrorismo.

Reafirmando su posición de siempre, el jefe negociador de la delegación gubernamental, Bashar al-Jaafari, ha manifestado al término de las reuniones que la ONU debía “implicarse más en la lucha antiterrorista”.

Esta actitud ha sido criticada a su turno por el jefe de la delegación rebelde, Naser Hariri, quien ha acusado al Gobierno sirio de utilizar “el pretexto del terrorismo para evitar el proceso político”.

Por su parte, De Mistura ha aclarado a los negociadores que la lucha contra el terrorismo sólo implica a aquellas entidades consideradas como tal por el Consejo de Seguridad de la ONU. Estas son, principalmente, Al Qaeda, el Estado Islámico, el Frente Al Nusra y sus organizaciones afines.

El mediador de la ONU también ha expuesto la necesidad de que se cumpla con la prohibición de financiación y de suministro de armas a los combatientes en Siria.

“La mejor garantía contra el terrorismo en Siria es un acuerdo en relación con una solución política a través de un proceso incluyente de transición política”, ha insistido De Mistura.

El diplomático italo-sueco ha advertido de que, si esto no ocurre, tres meses después de que se obtenga la liberación de Al Raqa, considerada la capital del Estado Islámico en Siria, “habrá un nuevo grupo terrorista que surgirá y volveremos a lo mismo”.

En su intervención, De Mistura ha dado a entender que hay que aprovechar que la crisis siria ha vuelto a ser un tema prioritario en la agenda de los líderes mundiales, lo que se reveló con el acuerdo de alto el fuego alcanzado por Estados Unidos y Rusia en la cumbre del G20.

“Vemos que el impulso internacional beneficia nuestro trabajo y nos ayudará para empujar a todas las partes a sentarse en la misma sala y comenzar a hablar de lo sustancial”, ha concluido.

(Fuente: Agencias)

Anuncios

Siria – La comunidad internacional cree que hay opciones de paz tras el acuerdo de alto el fuego

(SOS).- El secretario general de Naciones Unidas, António Guterres, ha aplaudido el acuerdo de alto el fuego y entrega de ayuda humanitaria en el suroeste de Siria, alcanzado recientemente con la mediación de Rusia, Estados Unidos y Jordania.

En un comunicado, Guterres ha afirmado que es “un importante paso adelante” y ha subrayado que el anuncio facilitará “una reducción de la violencia y un aumento del acceso humanitario en Siria, en línea con la búsqueda del objetivo de un alto el fuego nacional, respaldado por múltiples resoluciones del Consejo de Seguridad”.

Asimismo, el secretario general de la ONU ha pedido a todas las partes “que redoblen sus esfuerzos para lograr una solución política al conflicto sirio”.

El texto ha sido publicado horas después del inicio en la localidad suiza de Ginebra de la séptima ronda de contactos auspiciados por Naciones Unidas entre las partes en conflicto en Siria.

Desde Ginebra, el enviado especial de la ONU para Siria, Staffan de Mistura ha asegurado que el éxito del alto el fuego pactado en el suroeste de Siria podría ser el comienzo para lograr una auténtica paz, pero ha alertado de que estas medidas de distensión solo pueden ser provisionales y debe evitarse el riesgo de división del país.

“El acuerdo está aguantando ampliamente y bastante bien. En todos los acuerdos hay un periodo de ajuste. Estamos vigilando muy cuidadosamente, pero podemos decir que creemos que tiene opciones de funcionar”, ha afirmado De Mistura.

El diplomático italo-sueco ha revelado además que se están manteniendo contactos en Amán para certificar el cumplimiento del acuerdo de alto el fuego.

“El proceso de distensión debe examinarse como temporal y se entiende que de ningún modo socava la integridad territorial de Siria”, ha matizado De Mistura en rueda de prensa. Estas zonas de distensión “en ningún caso deben convertirse en la preparación de las zonas de influencia o la división del país”, ha insistido.

El representante de la ONU ha destacado que este alto el fuego es un paso muy importante para la solución del conflicto. “Consideramos que este acuerdo tiene muchas posibilidades de ser implementado (…). Es el resultado de una preparación larga y de negociaciones detalladas”, ha apuntado.

Por su parte, la Alta Representante de Política Exterior de la Unión Europea, Federica Mogherini ha dicho que el alto el fuego parcial en Siria es un “primer paso” positivo, al que la Unión Europea estaría dispuesto a ayudar si ve que realmente se pone en práctica, por lo que ha instado a las partes a “hacerlo funcionar”.

“Como primer paso, lo celebramos, como primer paso estamos dispuestos a apoyarlo, si y cuando se implemente, con los medios que podemos ofrecer”, ha declarado la jefa de la diplomacia en una rueda de prensa en Bruselas, junto al ministro de Exteriores de Jordania, Ayman Safadi.

Mogherini ha adelantado que este asunto será, “sin duda”, uno de los temas de la agenda que discutirá hoy con el ministro de Exteriores ruso, Sergei Lavrov, en la reunión bilateral que tendrán en Bruselas.

En cualquier caso, la Alta Representante ha apostado porque el acuerdo pueda allanar el camino hacia la que debe ser “la solución real” de la crisis en Siria, que pasa por un “acuerdo político” en la mesa de Ginebra.

“Por supuesto, si hay algo que podamos hacer para reforzar ese acuerdo con medidas complementarias que la UE puede ofrecer, estaremos dispuestos a hacerlo. Pero me parece que estamos aún en un paso muy prematuro”, ha advertido la política italiana.

“Mi mensaje es: Háganlo funcionar, porque la gente en Siria merece tener paz y un alto el fuego”, ha concluido Mogherini, para quien este acuerdo puede abrir el camino hacia un alto el fuego en todo el país.

El ministro de Exteriores ruso también ha manifestado su esperanza de que el acuerdo de alto el fuego en el suroeste de Siria se pueda ampliar a otras zonas del país y contribuya a la lucha antiterrorista.

“Los éxitos en la creación de las zonas de distensión, en primer lugar, el acuerdo entre Rusia, Estados Unidos y Jordania del 7 de julio sobre la creación de una zona en la suroeste de Siria, así como el conjunto de avances sobre otras tras zonas de distensión, que están de a punto de formalizarse en el marco del proceso de Astaná”, ha señalado Lavrov. En ese sentido, ha asegurado que seguirán colaborando con Estados Unidos para que se aplique el alto el fuego.

A mediodía del 9 de julio entró en vigor el alto el fuego en las provincias de Quneitra, Suwaida y Derá, en el suroeste de Siria. El Ejército sirio había cesado las hostilidades en estas provincias varios días antes, pero advirtió de que respondería en el caso de violaciones.

En una primera etapa, el mantenimiento de la seguridad en torno a esa zona de distensión correrá a cargo de la Policía Militar rusa, que se coordinará con los estadounidenses y los jordanos.

Otras tres zonas de distensión deben abarcar la provincia de Idlib, parte de las vecinas Latakia, Alepo y Hama, parte del norte de la provincia de Homs y Guta Oriental, según la propuesta rusa presentada en mayo y apoyada en Astaná por Turquía e Irán.

(Fuente: Agencias)