India – Arzobispo en Orissa: somos perseguidos, pero el Espíritu Santo nos fortalece

(SOS).- La Iglesia católica en Orissa fue bendecida por el Señor con 19 confirmaciones y tres primeras comuniones. La celebración tuvo lugar en la parroquia de San Antonio de Padua en Nayabazar, un barrio de Cuttak, capital estatal. El acontecimiento asume aún mayor significado si se considera que en 2008 el Estado indio fue teatro de una de las más feroces masacres de los extremistas hindúes contra los cristianos. Durante la homilía, Mons. John Barwa, arzobispo de Cuttack-Bhubaneshwar, afirmó que “la Iglesia de Orissa es una Iglesia perseguida, pero el Espíritu Santo nos fortalece”.

La ceremonia religiosa contó con la presencia de 250 fieles, tres sacerdotes y siete religiosas. La fecha del santo patrono se celebra el 13 de junio, pero la parroquia decidió anticipar las comuniones y las confirmaciones para hacerlas coincidir con la solemnidad de la Santísima Trinidad. Los parroquianos recibieron al Arzobispo con una danza tradicional, a la cual siguió la Santa Misa. Nambrana Bage, una de las confirmandas, dijo: “Estoy feliz de recibir la confirmación y agradezco a Dios por el don de la sabiduría, del conocimiento y del temor de Dios”. La Madre Reena aseguró que la joven “a partir de ahora recibirá el apoyo de la familia y de los ancianos para ser una buena persona”.

“La Santa Trinidad del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo, único Dios en tres personas divinas y unidas en el perfecto amor, se revela a nosotros a través de su amor por nosotros seres humanos. A través de la acción y la intervención del Espíritu Santo, el pueblo de Dios continúa hoy experimentando el amor de Dios”, explicó Mons. Barwa. “El Espíritu -subrayó- alienta, santifica, enseña, ilumina al fiel en la vida cristiana, en particular en situaciones de dificultades, tentaciones y persecuciones”.

El Arzobispo evidenció que “la vida podría terminar de un momento al otro, pero la fe es eterna y el amor de Dios se muestra de manera incondicional a través del Espíritu Santo”. Luego invitó a los presentes a “imitar las cualidades divinas de San Antonio de Padua, que es invocado y venerado en todo el mundo como el patrono de las causas perdidas”. “A él se le atribuyen muchos milagros por parte de personas que se habían perdido o por las cosas y los bienes espirituales perdidos”. Ungiendo con el sagrado crisma a los jóvenes, Mons. Barwa aseveró: “Con el Sacramento de la Confirmación dejen que el mundo sepa que somos cristianos, conozca nuestro modo de vivir. Nuestro comportamiento debe revelar que pertenecemos a Dios”.

(Fuente: AsiaNews)

Cardenal indio: liberad a los siete cristianos de Orissa, que están en la cárcel injustamente

(SOS).- El Cardenal George Alencherry, Arzobispo mayor de Ernakulam-Angamaly, que dirige la iglesia de rito siro-malabar en la India, ha recordado que “los cristianos de Orissa en el distrito de Kandhamal han sufrido la brutalidad y la violencia”. “Siete inocentes todavía están en la cárcel y pedimos su liberación. Es urgente mostrar más solidaridad con los cristianos de Kandhamal y difundir el mensaje de su testimonio”, ha aseverado.

En los últimos días, en una intervención en el Kerala Catholic Episcopal Council (KCBC), ante más de 40 obispo y 150 superiores religiosos, el Cardenal Alencherry ha presentado la obra de Anto Akkara, periodista que ha realizado una minuciosa investigación sobre las masacres anticristianas que se verificaron en Orissa en el 2008.

Tras el misterioso asesinato del líder hindú Swami Laxmanananda Saraswati, ocurrido en Kandhamal el 23 de agosto de 2008, los nacionalistas hindúes acusaron a los cristianos del homicidio. Por ello, se desencadenó una verdadera cacería que provocó la muerte de 100 cristianos. En una oleada de violencia organizada, que duró varias semanas, los fundamentalistas hindúes saquearon y quemaron más de 6.000 hogares cristianos y 300 iglesias, provocando la huida de 56.000 cristianos del distrito, que se han convertido en desplazados.

Para escribir su libro de investigación “¿Quién mató a Swami Laxmanananda?”, publicado en 2016, Akkara ha realizado 23 viajes a Kandhamal entrevistando a cientos de personas. Después de sus investigaciones, el periodista ha denunciado que siete cristianos inocentes (seis de ellos analfabetos) han sido acusados injustamente y condenados a cadena perpetua por el homicidio de Swami Laxmanananda. También ha lanzado una petición online en la página web release7innocents.com, exhortando a las autoridades a liberar a los siete cristianos inocentes que hasta ahora permanecen en la cárcel.

“Akkara ha grabado meticulosamente los testimonios, y el sufrimiento de los cristianos en Kandhamal, arrojando algo de luz sobre el asunto de las siete personas inocentes que están en prisión. Su libro tiene una gran importancia para nosotros”, ha indicado el Cardenal Alencherry durante el encuentro de los obispos.

“El increíble testimonio de los cristianos en Kandhamal lleva el sello de Cristo crucificado; este libro tiene el poder de estimular la fe y la vida cristiana en los lectores”, ha asegurado el Cardenal Baselios Cleemis, cabeza de la Iglesia de rito siro-malankar y presidente de la Conferencia Episcopal de la India (CBCI). “Los cristianos en Kandhamal han respondido a la invitación de Santo Tomás que decía: vamos a morir con Cristo”, ha destacado el Arzobispo Andrews Thazhath, vicepresidente de la CBCI.

(Fuente: Agencia Fides)

Argelia: derriban una iglesia para construir una mezquita y una escuela coránica

(SOS).- El pasado 9 de junio, el Estado argelino procedió a la demolición de un templo católico situado en pleno centro de la ciudad de Sidi Mousa, a 25 km de Argel, valiéndose de la Asamblea comunal popular (APC). La destrucción fue perpetrada a golpes de excavadora.

Las autoridades argelinas justificaron el derribo porque el templo había sido marcado con un sello rojo por los servicios de control técnico del estado de los edificios. Sin embargo, el intendente de la zona se apresuró a anunciar que en el lugar donde estaba el templo cristiano se construirá una mezquita y un centro de estudio del Corán.

El Ministro de Asuntos Religiosos del Gobierno argelino no manifestó intención alguna de impedir semejante afrenta a la comunidad cristiana de dicha ciudad.

En Argelia, quien no forme parte de la mayoría musulmana sunita siempre vivirá expuesto a cierto grado de arbitrariedad. Oficialmente, en el segundo país más grande de África reina la libertad religiosa, pero en la práctica no es así. En 2006 entró en vigor una ley que castiga cualquier tipo de evangelización, ya sea mediante la difusión de textos religiosos, el uso de medios audiovisuales o iniciativas de cristianos que “pudieran perturbar la fe de un musulmán”.

Esta ley fue una reacción a las numerosas conversiones de musulmanes al cristianismo. Tras la guerra civil de los años noventa, que se cobró hasta 250.000 vidas, muchos argelinos se apartaron del islam y se afiliaron sobre todo a los movimientos evangélicos. Los grupos islámicos más militantes los observaban con recelo, porque los cristianos de por sí les irritan profundamente. Para contrarrestar esta tendencia, a principios de 2006 el presidente Bouteflika redujo por decreto la libertad religiosa de los no musulmanes.

Desde entonces, los cristianos están bajo continua observación: sus reuniones son controladas, no pueden practicar públicamente su religión y la obtención de donaciones del extranjero ha sido limitada.

La Constitución vigente define a Argelia como “tierra del islam”, añadiendo que éste es el componente fundamental de su identidad. También declara el islam como la “religión de Estado” (artículo 2). Ninguna disposición garantiza actualmente la libertad religiosa, y la libertad de conciencia no incluye la posibilidad de abandonar el islam para convertirse a cualquier otra religión.

Tanto los islamistas como algunos sectores de la población que están radicalizando sus posturas se muestran cada vez más intolerantes respecto a los cristianos en Argelia, que configuran una comunidad muy reducida.

(Fuente: AsiaNews / Agencias)

Pakistán – Un tribunal emite la primera condena a muerte por “blasfemia en Facebook”

(SOS).- En Pakistán, un tribunal antiterrorista emitió la primera sentencia de muerte por blasfemia en Facebook. Los jueces de Bahawalpur (Punjab) condenaron a la pena capital a Taimoor Raza, un hombre de 30 años, por haber insultado a Mahoma. Ahora, el hombre podrá apelar la sentencia ante la Alta Corte de Lahore y luego ante la Corte Suprema. Se trata de la primera sentencia de este tipo, que confirma la nueva vuelta de tuerca promovida por el Gobierno de Islamabad contra el disenso expresado en los medios de comunicación social.

Raza fue arrestado el año pasado, después de entablar una discusión en las redes sociales, centrada en el islam. Waseem Abbas, hermano del condenado, refirió que este “planteó una discusión sectaria con una persona, que luego reveló ser un funcionario del departamento de lucha contra el terrorismo, de nombre Muhammad Usman”. Abbas añadió que su familia es “pobre pero instruida” y que pertenece a la minoría islámica chiíta.

El condenado es una de la 15 personas arrestadas el año pasado en Pakistán, con la acusación de haber pronunciado ofensas contra Mahoma en los medios de comunicación. Hasta ahora, nadie había sido formalmente condenado por lo que en el país se considera la “ley negra”. Es más, los expertos consideran que la decisión es totalmente “excepcional”, si se tiene en cuenta que en las cárceles pakistaníes hay personas que languidecen desde hace años aguardado su juicio, como es el caso de Asia Bibi, la madre cristiana acusada de blasfemia.

La cuestión es un tema espinoso, y la sola hipótesis de un ultraje al islam puede provocar reacciones violentas. Este es el caso de Mashal Khan, un estudiante de Periodismo que fue linchado a muerte por sus compañeros de la Mardan University en el mes de abril, después de que se difundieran rumores de sus comentarios blasfemos.  Recientemente, un informe oficial que fue ordenado por la Corte Suprema, estableció que las acusaciones contra el joven eran totalmente infundadas.

Los defensores de los derechos humanos se quejan de que las acusaciones de blasfemia son utilizadas como una justificación para llevar a cabo venganzas personales. A raíz de esto, de todas partes han llovido críticas contra el Gobierno, cuando en el mes de marzo el premier  Nawaz Sharif solicitó a Facebook y a otras redes sociales una “ayuda” para limitar los comentarios blasfemos.

La petición fue interpretada como otro intento de aplicar la censura contra el disenso, como ocurrió con los cinco intelectuales y blogueros secuestrados por las agencias de inteligencia a principios de 2017, porque se habían atrevido a criticar a miembros radicales del Gobierno. Primero fueron secuestrados, luego acusados de blasfemia y después se los hizo reaparecer. Como subrayó uno de ellos, que se atrevió a romper el silencio, el resultado de estas maniobras políticas fue la autocensura de los pensadores laicos.

(Fuente: AsiaNews)

Ordenan a cuatro sacerdotes en Shanghái, que está sin obispo y con el seminario cerrado

(SOS).- El 7 de junio, cuatro diáconos de la diócesis de Shanghái fueron ordenados sacerdotes en la iglesia de San Pedro, en la metrópoli situada en el este de China. Para presidir el rito, fue invitado Mons. José Shen Bin, obispo de Haimen, una diócesis cercana. El obispo de Shanghái, Mons. Tadeo Ma Daqin, se encuentra bajo arresto domiciliario desde el año 2012, y se le ha prohibido entablar contacto con el público, así como ejercer sus funciones episcopales.

El día anterior, el 6 de junio, los cuatro nuevos sacerdotes habían sido ordenados diáconos en la misma iglesia, siempre por Mons. Shen Bin, vicepresidente del Consejo de obispos chinos y de la Asociación Patriótica. Mons. Shen Bin es un obispo reconocido por la Santa Sede y por el Gobierno chino. Entre los concelebrantes estuvieron el P. Wu Jianlin y el P. Gu Zhangjun, ambos de la diócesis de Shanghái.

Que la ordenación presbiterial sea efectuada inmediatamente después de la diaconal conforma un hecho inusual.  Pero esto se debe a que el seminario de Shanghái se encuentra clausurado por orden del Gobierno desde el año 2012, y que los jóvenes candidatos esperaban desde hace tiempo su ordenación. Habían concluido sus estudios justamente en 2012, poco antes de que el seminario fuera clausurado.

Los recién ordenados son: Pedro Ren Yaning, José Wu Yongtao, José He Xiangxi y Pío Wu Zhiqiang. Provienen, respectivamente, de las diócesis de  Zhaoxian (Hebei), Xianxian (Hebei) y Changzhi (Shanxi).

Los nuevos sacerdotes celebraron su primera misa el día 8, en la basílica de Nuestra Señora de Sheshan, en un lugar muy cercano al sitio donde se levanta el seminario de Shanghái. Una fuente local dijo a AsiaNews que es triste ver a los seminaristas sufrir a causa de la difícil situación de la diócesis, pero que los fieles están felices al ver que los cuatro han perseverado en el camino de la vocación y es “sorprendente verlos ahora convertidos en sacerdotes”.

En la misa de ordenación participaron más de 40 sacerdotes, entre ellos unos treinta de Shanghái. Cientos de católicos, incluidos los familiares de los nuevos curas, asistieron a las liturgias de ambos días.

Algunas fuentes han asegurado que en las celebraciones de los días 6 y 7 de junio no estuvieron presentes Mons. Xing Wenzhi, actual obispo auxiliar de Shanghái, ni Mons. Ma Daqin.

La última ordenación de un sacerdote de Shanghái tuvo lugar el 24 de octubre de 2013 en Haimen, cuando el candidato Xie Huimin fue ordenado por Mons. Shen Bin en su catedral.

Otro importante evento de la probada diócesis de Shanghái fue la profesión de votos por parte de 17 monjas,  el 18 de mayo pasado.

(Fuente: AsiaNews)

India – El asesino de sor Rani María Vattalil espera agradecido su próxima beatificación

(SOS).- En 1995, sor Rani María Vattalil, una misionera de la Congregación de las Hermanas Clarisas Franciscanas originaria de Kerala, fue violentamente asesinada por un joven radical hindú llamado Samundar Singh. Este la apuñaló cincuenta y cuatro veces por odio a la fe y la abandonó en la calle. La familia de la religiosa india perdonó al asesino, que fue arrestado y condenado a cadena perpetua.

La hermana menor de Rani María, Selmy Paul, que también es clarisa, visitó a Samundar en la cárcel y celebró con él la ceremonia hindú de Rakha Bandhan, aceptándole como su hermano.

Con la asistencia del Padre Swami, un sacerdote carmelita, la familia de Rani María solicitó y obtuvo que Samundar saliese de la cárcel. El autor del crimen, que abandonó la prisión en 2006, se siente realmente perdonado.

La madre de Rani María, Amma, dio la bienvenida a Samundar en su casa con estas palabras: “Tu eres mi hijo, y estoy feliz de que hayas venido”, y le besó las manos, porque eran las últimas que habían tocado a su hija viva.

Sor Rani María, que estaba dedicada completamente a los pobres y a los marginados, murió invocando repetidamente el nombre de Jesús. Su causa de beatificación se inició en la diócesis de Indore en el 2003. La religiosa india fue declarada Sierva de Dios en 2007. El pasado 23 de abril, el Papa Francisco autorizó a la Congregación para la Causa de los Santos a promulgar el decreto de su martirio y será beatificada en el mes de noviembre.

“Lo que sucedió fue muy malo, y no debió haber ocurrido. Pero lo que está sucediendo ahora es bueno. Estoy deseando que llegue [la próxima beatificación de sor Rani María Vattalil, ndr]”, dijo Samundar, en una entrevista reciente.

El hombre de 50 años, que ahora es un agricultor dedicado a compartir sus ganancias con los más necesitados, reconoció que “la respuesta amorosa de los cristianos” lo “ha transformado” para siempre.

Basado en este acto de perdón, se realizó un documental titulado “El corazón de un asesino”, que ganó un premio en el Festival Mundial de Cine Interconfesional Harmony en 2013.

(Fuente: Agencias)

En el sur de Tailandia, el objetivo de la guerrilla son los profesores y los alumnos

(SOS).- Cada día los jeeps del Ejército escoltan a los maestros budistas a las escuelas que se encuentran en el sur del país, cuya área es patrullada por los grupos armados paramilitares y por voluntarios armados mientras que los niños estudian y juegan. Este clima de tensión se ha agravado desde cuando, en el mes de septiembre de 2016, 700 estudiantes que estaban en clase escucharon una fuerte explosión que mató a una niña de 4 años y a su padre, además de causar varios heridos, en una tierra donde los insurgentes musulmanes tiene como objetivo las escuelas y los maestros.

Desde entonces, han muerto 185 maestros a causa de ataques atribuidos a los grupos armados musulmanes que reclaman la independencia de las provincias de Pattani, Yala y Narathiwat, al sur de Tailandia.

Estas cifras han sido publicadas por Human Rights Watch (HRW), que además ha declarado que los rebeldes creen que el sistema educativo promovido por el gobierno es un símbolo, así como el primer frente de batalla de la ocupación del estado de Tailandia en la región. Sin embargo, la violencia también afecta a los maestros y a las escuelas islámicas. Por un lado, son víctimas los profesores musulmanes que trabajan con el Estado. Por otro, las fuerzas de seguridad hacen incursiones en las madrasas en busca de rebeldes.

Debido al conflicto en el sur del país desde 2004, han muerto al menos 6.700 personas, la mayoría civiles. La principal recriminación de los insurgentes, que denuncian la opresión y la discriminación por parte de la administración de mayoría budista del país, es un Estado islámico en lo que era el antiguo Sultanato de Pattani, compuesto por Pattani, Yala y Narathiwat.

(Fuente: Agencia Fides)