Hungría alza la voz ante la brutal persecución de los cristianos en África y Oriente Medio

(SOS).- El primer ministro de Hungría, Viktor Orban, participó en la primera conferencia en defensa de los cristianos perseguidos organizada por este país europeo, expresando su apoyo a la comunidad cristiana en Oriente Medio y África para que “puedan regresar a sus tierras” tras haber tenido que huir en los últimos años de la acción del terrorismo y el islam radical.

La conferencia, que tuvo lugar del 11 al 13 de octubre en Budapest, reunió a líderes de organizaciones en defensa de los cristianos, así como a representantes de las comunidades cristianas de regiones con persecución severa.

En su discurso, Viktor Orban expresó que su país conoce bien la opresión porque la sufrieron durante la era de la Unión Soviética. Por eso, su gobierno “ha sido el primero, y hasta ahora el único, en promocionar una conferencia sobre los cristianos perseguidos”.

“Haremos lo que los líderes de la comunidad local piensan que deberíamos hacer, que es ayudar a los repatriados a regresar a sus hogares ancestrales”, dijo Viktor Orban refiriéndose a los miles de cristianos que tuvieron que huir en los últimos años de la persecución en Siria o Irak.

“Es un hecho que el cristianismo es la religión más perseguida en el mundo de hoy. En vista del hecho de que 215 millones de cristianos en 108 países actualmente sufren diversas formas de persecución, cuatro de cada cinco personas oprimidas por su fe son cristianos, y en 2015 en Irak, un cristiano fue asesinado cada cinco minutos por causa de su fe”, explicó.

Las estadísticas añaden que el número de cristianos en Irak ha disminuido en quince años de una comunidad de 1,5 millones antes de la intervención militar occidental en 2003, a alrededor de 250.000 en la actualidad. En Siria, las cifras son más difíciles de calcular, pero se estima que el 50% de la población cristiana ha huido del país.

El primer ministro húngaro también aludió a “la persecución de los cristianos en Europa, que es una persecución de naturaleza espiritual, operando con métodos sutiles y astutos, y es indudablemente injusta, discriminativa y a veces dolorosa”, pero añadió que en su opinión “de ninguna manera puede compararse con la persecución brutal y física sufrida por los cristianos en África y Oriente Medio”.

Advirtió, sin embargo, “que el mayor peligro que nos amenaza hoy es el silencio indiferente de la élite europea que renuncia a sus raíces cristianas, a pesar de que el destino de los cristianos de Medio Oriente debería despertar a Europa al hecho de que, sin importar cómo, aunque parezca increíble, lo que sucedió allí también podría pasarnos”.

“Para nosotros, Europa es un continente cristiano y nos gustaría mantenerlo de esa manera, y aunque no podamos preservarlo todo, al menos nos gustaría guardar la pequeña porción que el Buen Señor le ha confiado los húngaros”, aseguró.

Viktor Orban acabó su intervención diciendo: “Soli Deo Gloria”.

El encuentro, celebrado bajo el lema de “Buscando respuesta a una crisis largamente ignorada”, reunió a líderes de la Iglesia de Oriente Medio, Europa y Estados Unidos, junto con activistas de ONG y parlamentarios de lugares como Canadá y Suecia, para encontrar “respuestas apropiadas a una crisis largamente descuidada”.

Cerca de 350 asistentes a la “Consulta internacional sobre la persecución cristiana” han escuchado cómo Hungría se encuentra “sola” entre las naciones al establecer una unidad gubernamental dedicada a atender las necesidades de esta minoría perseguida.

Entre otras acciones, el gobierno de Hungría ha apoyado la construcción de una escuela en Erbil (Irak) y ha establecido una secretaría de Estado “para la Ayuda de los Cristianos Perseguidos”, con el objetivo de “apoyar a los cristianos que se enfrentan a la violencia y la opresión en todo el mundo”, con un presupuesto de tres millones de euros.

Anuncios

Egipto – Los coptos de Al Minya fueron ejecutados tras negarse a renunciar a su fe

(SOS).- “Somos coptos, no tenemos miedo”, fue el cántico de los cristianos egipcios que despidieron en pequeñas ceremonias en la provincia de Al Minya a las víctimas del último atentado contra esta comunidad en Egipto, reivindicado por el Estado Islámico (Daesh, por su acrónimo en árabe).

Fueron coptos hasta el final, cuando los yihadistas enmascarados hicieron detener los vehículos en los que viajaban al monasterio de San Samuel, en el desierto al sur del país, los encañonaron y les forzaron a renunciar a su fe, según han relatado los supervivientes.

A los cristianos emboscados –trabajadores del monasterio, peregrinos y decenas de niños de viaje con la parroquia– se les instó a recitar la shahada, la profesión de fe musulmana. “Se les pidió renunciar a su fe cristiana, uno por uno, pero se negaron, y murieron como cristianos”, ha explicado un testigo del ataque que perdió a sus sobrinos.

Algunos de los hombres que se negaron a abjurar de su fe fueron forzados a abandonar los vehículos y, en aquel camino de polvo sin asfaltar en medio del desierto egipcio, fueron ajusticiados de un disparo a quemarropa. Otros murieron cuando, indiscriminadamente, los extremistas dispararon desde dentro de los autobuses, uno de ellos un microbús cargado de niños de corta edad.

“Mi hermano George estaba preparando su boda el próximo mes, iba al monasterio a rezar y meditar”, ha indicado la hermana de uno de los fallecidos. Cirilo, un estudiante de apenas 18 años, quería unirse a la facultad de Medicina, pero la presión de los próximos exámenes le asustaba, así que decidió viajar al monasterio para pedir a los monjes de San Samuel que rezaran por él. Las víctimas más jóvenes tenían apenas 2 y 4 años, según una lista publicada por el Obispado.

Esta nueva matanza contra la comunidad cristiana, en la provincia egipcia con mayor número de fieles, se ha registrado un mes después de la visita del Papa Francisco a El Cairo.

Ayer, tras rezar el Regina Coeli desde la Plaza de San Pedro, el Pontífice ha pedido “que el Señor reciba en su paz a estos testigos valientes, estos mártires, y convierta los corazones de los terroristas”.

Los autores de la masacre habrían filmado el ataque, que se ha cobrado las vidas de 29 personas según las últimas cifras del Ministerio de Salud egipcio, con la presunta intención de difundir más tarde el vídeo como parte de su propaganda, apuntando a la sangrienta firma de Daesh, que la mañana del sábado confirmó su implicación en los hechos.

La organización radical sunní ha afirmado en un comunicado que varios “soldados del Califato” acabaron con más de “31 cruzados” en una “emboscada” mientras se dirigían al monasterio de San Samuel.

La reivindicación del Estado Islámico se produjo horas después de que el presidente Abdelfatah al-Sisi culpara a esta formación islamista del ataque en Al Minya, con el objetivo de “acabar con el Estado egipcio”. Aunque todavía no se ha detenido a los autores de la masacre, el Ministerio de Interior ha asegurado que los terroristas habrían recibido entrenamiento en Libia.

Por este motivo, Al Sisi dijo que sus Fuerzas Armadas atacarían los campos de entrenamiento yihadistas “tanto en Egipto como en el extranjero”. En una reacción similar a la ordenada tras la decapitación en Libia de una veintena de coptos en 2015, a última hora del viernes aviones de la Fuerza Aérea egipcia bombardearon posiciones de Daesh en Derna, al este del país norteafricano.

Desde el pasado mes de diciembre, unos 70 coptos fallecieron en atentados con bomba perpetrados en iglesias de El Cairo, Alejandría y Tanta. La organización radical sunní se atribuyó la autoría de los ataques suicidas y amenazó con más atentados. El pasado abril, tras los trágicos sucesos en Alejandría y Tanta, el presidente egipcio se vio obligado a declarar el estado de emergencia en el país durante tres meses.

(Fuente: Agencias)

Egipto – Más de 250 familias cristianas de Sinaí del Norte huyen de la violencia yihadista

(SOS).- Ya son 259 las familias coptas que han abandonado la ciudad egipcia de Al Arish, tras la ola de violencia desatada por los yihadistas afiliados al Estado Islámico (Daesh, por su acrónimo en árabe) que afectó recientemente a los cristianos de Sinaí del Norte. Estas familias en fuga han encontrado hospitalidad y refugio en 13 provincias distintas, según ha informado el Departamento para la solidaridad social de la Gobernación en la península del Sinaí.

El director del Departamento, Monier Abul-Kahir, ha referido que cientos de familias coptas fueron trasladadas a lugares seguros en El Cairo, Ismailia, Port Said, Dakahlia, Assiut, Minya,  Qaliubiya, Sohag, Giza, Fayoum, Beni Suef, Sharqiya y Gharbiya. El éxodo se ha originado por los ataques de las últimas semanas, que han causado la muerte de siete personas y el incendio de varias casas. Dos de estas víctimas fueron quemadas vivas.

La brutal e imprevista ola de violencia sembró el pánico en la comunidad copta que vive en la capital de la provincia del Norte del Sinaí. Después de algunos días de incertidumbre, la decisión fue abandonar en masa la ciudad de Al Arish en busca de refugio.

Detrás de los ataques está la mano de grupos terroristas de la península del Sinaí, que declararon su alianza con el Estado islámico y anunciaron ataques contra la minoría cristiana en Egipto. En un vídeo difundido en internet, un líder yihadista realizó un llamamiento a los extremistas de todo el mundo para que lleven a cabo nuevos ataques contra el gobierno de El Cairo y pidió la liberación de algunos milicianos detenidos.

Entre los episodios de violencia del último período, el más grave fue el atentado suicida del pasado 11 de diciembre contra una iglesia copta ortodoxa en El Cairo, que causó 29 víctimas.

El presidente egipcio, Abdel Fattah al-Sisi, presidió una reunión con los responsables de la seguridad; y pidió a las autoridades competentes que brinden el máximo apoyo posible a las familias cristianas desplazadas, garantizándoles todas las necesidades básicas. Sin embargo, esta emergencia se añade a las ya precarias condiciones económicas de un país que, debido a la devaluación de la lira y el derrumbe del turismo, corre el peligro de hundirse en una crisis gravísima.

Mientras tanto se registra una contribución de hombres de negocios y empresarios coptos, que han destinado parte de sus recursos. A esto se añade el compromiso voluntario de muchos jóvenes, que decidieron dedicar su tiempo a ayudar a estas familias necesitadas.

En un clima de creciente tensión se registra un nuevo freno a la libertad religiosa: en Minya, en el Alto Egipto, las fuerzas de seguridad impidieron a los coptos de la localidad de Ezbet Nakhala abrir la iglesia de Mar Mina y celebrar la misa dominical. Algunos funcionarios han explicado que detrás de esta decisión está la amenaza de nuevos episodios de violencia contra los cristianos por parte de los grupos yihadistas en la zona.

 

(Fuente: AsiaNews)

Kim Jong Un prohíbe la Navidad y ordena a los norcoreanos celebrar el nacimiento de su abuela

(ReL).- Corea del Norte es calificado frecuentemente como el país más ateo del mundo, y la última decisión de Kim Jong Un, el “líder supremo”, de suprimir la celebración de la Navidad y sustituirla por la “Sagrada Madre de la Revolución”, en honor a su abuela Kim Jong-Suk, una guerrillera comunista anti-japonesa, y esposa del primer dictador de Corea del Norte, Kim Il Sung, no deja lugar a dudas de su política anticristiana.

El hermetismo y opacidad de la dictadura coreana ha dado como resultado que se conociera esta decisión hace apenas unos días.

Cuenta Daniel R. Esparza en Aleteia que “Pyongyang, la capital de Corea del Norte, solía ser el hogar de más cristianos que cualquier otra ciudad coreana, siendo incluso la sede del obispado de la nación. Todo ello cambió a inicios de los años 50 del pasado siglo, cuando las autoridades decidieron suprimir oficialmente cualquier tipo de actividad de culto cristiana”.

Esparza señala que “aun así, durante estas fechas no es del todo extraño conseguir árboles de Navidad en algunas tiendas de lujo y restaurantes en Pyongyang aunque, eso sí, desprovistos de cualquier significado religioso”.

El informe de 2014 sobre “Libertad Religiosa en el Mundo” de Ayuda a la Iglesia Necesitada (AIN) señala que “los refugiados norcoreanos que han conseguido huir denuncian sistemáticamente la falta de libertad religiosa en el interior de Corea del Norte. La mayor parte de ellos afirma que jamás ha conocido a un cristiano ni ha visto una biblia”.

El documento cita el informe publicado en 2013 por el “Centro de Datos para los Derechos Humanos de Corea del Norte”. El estudio señala que “el 99,6 % de los desertores norcoreanos entrevistados aseguraron que no hay libertad religiosa en Corea del Norte, mientras el 75,5 % de ellos manifestaron que las actividades religiosas están penadas con detención y prisión”.

Corea del Norte encabeza la Lista Mundial de la Persecución (WWL), elaborada por la ong Open Doors, por 14 años consecutivos. Se considera que la dictadura comunista de Corea del Norte es el país más peligroso del mundo para un cristiano.

Para Open Doors, los cristianos en Corea del Norte son tratados como enemigos del Estado, y se calcula que entre 50 mil y 70 mil cristianos están internados en campos de trabajo en ese país.

España: Jornada sobre los mártires y el perdón en Paracuellos de Jarama

Madrid (SOS).- Este sábado tuvo lugar un encuentro denominado “Con ojos nuevos”, para meditar sobre el significado del martirio y la importancia del perdón. La jornada de reflexión y oración fue organizada por el Centro Católico de Preparación, una pujante iniciativa que dirige el sacerdote Walter Kowalski.

A las 10.30 horas, unas cincuenta personas llenaban una sala del centro cultural de Ajalvir, una hermosa localidad a 26 kilómetros de Madrid capital y a 12 kilómetros de Alcalá de Henares. Tras unas breves palabras introductorias del padre Walter, arrancó el intenso programa con la proyección del documental “La Cruz, el Perdón y la Gloria” sobre la persecución religiosa en España durante la II República y la Guerra Civil.

Al margen de la contienda militar, en aquella época se libró en el país una auténtica persecución contra la Iglesia y, en general, contra todo lo cristiano. Fueron millares los laicos, religiosas y religiosos, seminaristas, sacerdotes y obispos que murieron simplemente por ser fieles a Jesucristo hasta las últimas consecuencias.

Una vez concluido el visionado del impactante documental, los organizadores invitaron al periodista Iván de Vargas -miembro de Nazarenos Perseguidos y colaborador de Amigos de Irak y SOS Cristianos en Siria- a dar testimonio de la dramática situación que atraviesan actualmente los cristianos en Medio Oriente, ante el silencio de la mayoría de los medios de comunicación. En su intervención -que duró algo más de 30 minutos- invitó a los presentes a difundir lo que está sucediendo en pleno siglo XXI en Siria e Irak, a rezar por los cristianos perseguidos y a colaborar con generosidad con los que están ayudando a estos hermanos, cada uno según sus posibilidades.

Después de dirigir una hermosa oración a la Virgen María, los asistentes a la jornada se desplazaron en coches al cercano Cementerio de los Mártires en Paracuellos de Jarama. Allí, varios miles de prisioneros desarmados, trasladados desde distintas cárceles y checas de Madrid, fueron asesinados entre el 7 de noviembre y el 4 de diciembre de 1936. Muchos habían sido detenidos y murieron simplemente por ser personas religiosas.

La Iglesia constata ya que muchos de los asesinados en ese lugar están en el Cielo. Son 134 los mártires beatificados por San Juan Pablo Magno, Benedicto XVI y Francisco: 63 religiosos agustinos, 22 hospitalarios de San Juan de Dios, 13 dominicos, seis salesianos, 15 misioneros oblatos, tres hermanos maristas, un sacerdote de la Orden de San Jerónimo, un capuchino, un religioso carmelita y nueve religiosos de La Salle.

Hay más en camino hacia los altares y la veneración pública: el pasado 12 de noviembre, en la catedral de Alcalá, el obispo Juan Antonio Reig Pla presidió el inicio de la investigación diocesana para canonizar a otros 44 mártires asesinados en la diócesis. Se trata de Eduardo Ardiaca Castell y 43 compañeros, de los que 18 descansan en Paracuellos: siete agustinos, cinco maristas y seis laicos, entre ellos Pedro Muñoz Seca, dramaturgo muy popular por su comedia “La Venganza de Don Mendo”.

Previsiblemente, en el cementerio de Paracuellos descansan muchos cristianos que podrían llegar a ser beatificados como mártires: los hay de al menos 20 congregaciones distintas y laicos de la Acción Católica, la Adoración Nocturna Española o las Congregaciones Vicencianas.

Coincidiendo con el 80 aniversario de las matanzas, algunos familiares de las víctimas se encontraban recorriendo las siete grandes fosas donde yacen los beatos mártires y las otras miles de personas asesinadas. Ante una de las cruces, sonaron unos breves acordes de corneta y se leyó una oración por los fieles difuntos.

En la pequeña capilla, bajo el cuidado de la Hermandad de Nuestra Señora de los Mártires de Paracuellos, el padre Walter Kowalski celebró la Santa Misa y dirigió un rato de oración frente a Jesús expuesto en el Santísimo Sacramento.

El encuentro concluyó con una comida y un agradable rato de convivencia. Durante el almuerzo, todos los presentes manifestaron su interés para que se dedique un monográfico a los cristianos perseguidos en Oriente Medio. Informaremos próximamente.

Indonesia: radicales islámicos amenazan con quemar una iglesia en construcción

Yakarta (Agencia Fides).- “Vamos a quemar la iglesia si las obras continúan adelante”. Con esta amenaza más de 500 musulmanes han protestado en Bekasi, un suburbio de la gran metrópolis de Yakarta, para impedir la construcción de la iglesia católica de Santa Clara. Con sus lemas y protestas, los manifestantes han pretendido denunciar que la Iglesia ha violado la ley, manipulando y falsificando las firmas de los ciudadanos que apoyan la construcción del edificio de culto. Según las disposiciones legales que varían de una provincia a otra, en Indonesia el permiso para la construcción de un templo, de cualquier comunidad religiosa, requiere una petición pública firmada por un número fijo de creyentes, residentes en la provincia interesada.

Según señala una nota de la parroquia de Santa Clara, enviada a la Agencia Fides, los manifestantes han declarado su firme oposición a la construcción de la iglesia, amenazando con marchar y quemarla si no se tiene en cuenta su petición.

En respuesta a las quejas de los manifestantes, el fraile capuchino Raymundus Sianipar, párroco de Santa Clara, ha explicado a la Agencia Fides que la parroquia ha pedido y obtuvo legalmente el permiso de construcción, siguiendo estrictamente los términos administrativos. “La petición fue presentada hace ya 17 años. En los últimos años hemos cumplido con todos los requisitos y regulaciones. Hemos esperado pacientemente respetando la ley y haciendo frente a todos los retos necesarios”, ha asegurado.

Sobre el número de feligreses de la parroquia, el secretario del consejo pastoral parroquial, el P. Rasnius Pasaribu ha explicado que la iglesia tiene cuatro sacerdotes que se ocupan de 9.422 fieles de la basta área de Nord Bekasi que cubre 58 barrios. Se trata de un número alto de fieles que viven también a gran distancia da la iglesia, por lo que es difícil garantizar un adecuado servicio pastoral. “El domingo – ha señalado – se celebra la misa en una sala improvisada con capacidad para 300 personas. Y muchos otros siguen la misa desde la calle. Cuando llueve las personas se aglomeran en la sala y en las terrazas de las casas de los vecinos”.

Tras un periodo de espera de 17 años, el 28 de julio de 2015, el alcalde de Bekasi, el musulmán Rahmat Effendi emitió la licencia de obras para construir la iglesia católica de Santa Clara. “Hemos cumplido con éxito todos los requisitos. Todo está documentado”, ha declarado el P. Pasaribu a la Agencia Fides, rechazando las acusaciones de que el edificio de la iglesia es el más grande de Asia. “El terreno del que disponemos es sólo de 6.500 metros cuadrados, y estamos construyendo un edificio de 1.500 metros cuadrados, enriquecido por espacios verdes fuera”, ha asegurado.

La comunidad católica no nutre ningún tipo de hostilidad hacia los residentes de Bekasi y “la iglesia es un lugar que acoge siempre a todos con los brazos abiertos”, ha recordado el sacerdote. “Somos hermanos, ciudadanos y compatriotas”, ha dicho, pidiendo a los residentes que muestren el mismo espíritu de acogida y de recíproca tolerancia.

El gobierno del presidente de Indonesia, Joko Widodo, había anunciado planes para abordar la cuestión de los permisos para construir lugares de culto, eliminando algunas restricciones establecidas por el notorio “Izin Mendirikan Bangunan”, el permiso de construcción, que desde 2006 regula la creación o restauración de edificios religiosos. Según el decreto actualmente en vigor, cada proyecto para ser aprobado debe ser firmado por al menos 99 fieles y debe ser apoyado por al menos 60 residentes de la zona, aprobado por el jefe del pueblo. Con los años, el permiso para construir o restaurar una capilla o una sala de oración se ha convertido en un tema crucial, objeto de protestas de grupos islámicos radicales, que han bloqueado arbitrariamente proyectos ya en marcha o en fase de estudio.