El Ejército sirio arrebata al Estado Islámico uno de sus principales feudos

(SOS).- Las fuerzas especiales Tigre del Ejército sirio arrebataron hoy al Estado Islámico el control de la ciudad de Al Mayadin, el que era el bastión principal de los yihadistas en la provincia nororiental de Deir ez-Zor.

“Unidades de las fuerzas armadas sirias, junto a las fuerzas aliadas, recuperaron el control de Al Mayadin”, aseguró una fuente militar.

La liberación de esta urbe y la inminente caída de Al Raqa, considerada la capital del grupo yihadista en Siria, dejan a los extremistas con el control de apenas unos pocos enclaves en el norte y centro del país y con las localidades de escasa entidad situadas a lo largo del Éufrates entre Al Mayadin y la frontera con Irak.

Las milicias kurdas que combaten contra la organización radical suní en la ciudad de Al Raqa están convencidas de que esta localidad será liberada “hoy o mañana”, según un portavoz de las Unidades de Protección Popular (YPG).

“Las batallas continúan en Al Raqa. El Estado Islámico está a punto de acabarse. Hoy o mañana la ciudad podría ser liberada”, informó Nouri Mahmoud, portavoz del grupo armado kurdo que combate contra los yihadistas.

Poco antes del anuncio del portavoz de las YPG, varios testigos vieron cómo un pelotón de autobuses —docenas, según estos observadores— entraban sin ningún tipo de peligro en la ciudad, procedentes de la campiña septentrional. Todo apunta a una evacuación masiva de los combatientes islamistas y sus familiares.

ACNUR alertó de que al menos ocho mil personas permanecen atrapadas en esta ciudad, conquistada por los milicianos vestidos de negro en 2014, y donde ahora el grupo yihadista está atrincherado en dos puntos en particular: el estadio de la ciudad y el hospital anexo, donde según las milicias kurdas mantienen como rehenes y escudos humanos a cientos de personas.

(Fuente: Agencias)

Anuncios

La CEI dice que el 90 por ciento del territorio sirio está liberado de terroristas

(SOS).- El director del Centro Antiterrorista de la Comunidad de Estados Independientes (CEI), Andre Novikov, ha señalado que el 90 por ciento del territorio de Siria ya está liberado de la presencia de milicianos de grupos terroristas.

“Según la estimación de los militares, un 90 por ciento del territorio de Siria fue liberado de los terroristas, es un resultado muy importante”, ha asegurado Novikov.

El Ejército sirio y sus aliados han avanzado hasta situarse a diez kilómetros de Al Mayadin, la localidad que está considerada actualmente como la principal base del Estado Islámico en Siria.

Las fuerzas gubernamentales sirias han logrado hacerse con el control de varias posiciones y de unos altos situados en paralelo a la principal carretera que une Deir ez-Zor con Al Mayadin, situada a orillas del río Éufrates en el este de Siria.

En los últimos días, la organización radical suní ha lanzado varios ataques en el centro de Siria en represalia por los avances de los militares leales a Damasco.

Con el apoyo de la Fuerza Aérea rusa, el Ejército sirio ha continuado avanzando hacia Al Mayadin desde Deir ez-Zor, en el valle del río Éufrates.

En junio, dos responsables de la Inteligencia estadounidense dijeron que creían que el grupo yihadista había trasladado la mayor parte de su disminuida estructura de mando y de propaganda a Al Mayadin, situada al sureste de Al Raqa, su capital de facto en Siria.

Actualmente, hay combates en varias zonas de la provincia de Deir ez-Zor, en el este de Siria. Las fuerzas gubernamentales han bombardeado durante la noche en la localidad de Al Mayadin y aviones de guerra rusos y sirios han realizado cientos de ataques aéreos.

Con el respaldo de las fuerzas militares rusas e iraníes, el Ejército sirio logró en septiembre avanzar hasta Deir ez-Zor para romper el asedio que mantenía sobre la localidad el Estado Islámico desde hace tres años.

A finales de septiembre, el Ministerio de Defensa ruso sacó un balance provisional de la operación militar rusa en Siria que comenzó dos años antes, con una infografía en la que se daba por liberado el 87,4 por ciento del territorio sirio.

(Fuente: Agencias)

El Ejército sirio asedia totalmente uno de los principales feudos del Estado Islámico

(SOS).- Las fuerzas gubernamentales sirias lograron hoy imponer un asedio total al Estado Islámico en la ciudad de Deir ez-Zor (noreste), uno de los feudos principales de los yihadistas en el país.

El Ejército sirio consiguió cercar la urbe después de que tomara el control de partes de la carretera que une Deir ez-Zor con la población de Al Busaira.

Las fuerzas gubernamentales sirias rodearon también el pueblo de Al Huseiniya, cerca de Deir ez-Zor y en la orilla este del río Éufrates a su paso por la zona.

El pasado día 18, el Ejército sirio y sus aliados lograron cruzar a puntos de la ribera este del río situados frente a la localidad de Deir ez-Zor, que se sitúa en la orilla oeste.

Los enfrentamientos entre ambas partes continúan en áreas de la ribera oriental, donde el Estado Islámico trata insistentemente de romper el cerco.

Las fuerzas gubernamentales sirias, apoyadas por la aviación rusa, iniciaron su ofensiva contra la organización radical suní en Deir ez-Zor el pasado 2 de septiembre.

En paralelo, las FSD, una alianza armada rebelde liderada por milicias kurdas y respaldada por Estados Unidos, comenzó su propia campaña contra los extremistas el día 9 en zonas al este del Éufrates.

Deir ez-Zor es uno de los bastiones principales del Estado Islámico en Siria, junto con la ciudad de Al Raqa, antigua capital del autoproclamado Califato.

Las FDS esperan tomar la totalidad de Al Raqa y expulsar al grupo yihadista en menos de un mes, según dijo el lunes un comandante kurdo.

La coalición de milicias kurdo-árabes anunció el pasado 6 de noviembre el comienzo de las operaciones para la reconquista de Al Raqa, en el marco de la ofensiva Éufrates Enfurecido, y desde entonces logró numerosos avances frente a la organización radical suní.

El Estado Islámico colocó minas antipersona en los barrios de la ciudad que controla, después de que las FDS cercaran la localidad desde tres frentes. Los milicianos vestidos de negro también emplearon a francotiradores para disparar contra los civiles.

(Fuente: Agencias)

Las Fuerzas Armadas sirias liberan el 85 por ciento del país del Estado Islámico

(SOS).- El 85 por ciento del territorio de Siria ya está liberado de combatientes del Estado Islámico, como resultado de las operaciones de las fuerzas gubernamentales sirias con apoyo de la aviación rusa en la última semana, informó este martes un responsable militar ruso.

“En la última semana, las fuerzas gubernamentales sirias lograron grandes éxitos en las zonas oriental y central del país, como resultado de lo cual se ha liberado de los combatientes del Estado Islámico el 85 por ciento del territorio de la república”, dijo el jefe de las fuerzas rusas en Siria, el teniente general Alexander Lapin.

En una videoconferencia desde la base aérea de Hmeymim, el alto cargo militar aseguró que para liberar todo el país de “los grupos terroristas Estado Islámico y Frente al-Nusra” solo le quedan al Ejército sirio 27.800 kilómetros cuadrados.

En total, las tropas sirias han liberado durante la última semana ocho localidades, indicó el teniente general Lapin, al tiempo que reconoció que, pese a haber sufrido importantes bajas, los terroristas “continúan prestando una fuerte resistencia”.

Además, el jefe militar afirmó que los aviones rusos destruyeron cerca de 180 objetos de los yihadistas en Siria durante un día.

“Solamente ayer para apoyar la ofensiva del Ejército sirio en la zona de Akerbat los aviones de la Fuerza Aérea rusa realizaron más de 50 vuelos, durante los cuales fueron destruidos alrededor de 180 objetos de la infraestructura de grupos armados”, subrayó el teniente general Lapin.

El jefe de las fuerzas rusas en Siria explicó que la ciudad de Akerbat, arrebatada a los extremistas, tiene una gran relevancia estratégica, ya que es un importante nudo de transporte.

“De esta forma, fueron bloqueadas las vías de suministro de municiones y recursos materiales a los terroristas”, añadió.

Por último, el teniente general Lapin señaló que los militares rusos ya han suministrado más de 50 toneladas de ayuda humanitaria a los habitantes de los territorios liberados.

Rusia proporciona cobertura aérea a las operaciones del Ejército sirio desde 2015, un respaldo que cambió el curso del conflicto y dio a las tropas gubernamentales y a sus aliados una ventaja sobre las milicias radicales que operan en Siria.

(Fuente: Agencias)

El Ejército sirio libera la ciudad de Deir ez-Zor

(SOS).- Los medios de comunicación locales anunciaron este martes la ruptura del asedio al que el Estado Islámico ha sometido la ciudad oriental de Deir ez-Zor durante tres años. El Ejército sirio, apoyado por sus aliados, consiguió conectar desde el frente oeste la base de la Brigada Mecanizada 137ª a primera hora de la tarde. El logro culmina meses de avances a través del desierto, que se aceleraron notablemente durante las últimas 48 horas, con el apoyo aéreo de la aviación rusa, tomando hasta 2.000 kilómetros cuadrados.

Tanto los soldados de las fuerzas especiales Tigre, que protagonizaron el avance final, como los vecinos de Deir ez-Zor, dentro de la urbe, celebraron el fin del cerco. Ya el domingo pasado por la noche, con las noticias de la inminente llegada de los soldados del exterior, el casco urbano rugió de júbilo. Esta acción supone un duro golpe a un grupo yihadista en constante declive y permitirá aliviar las condiciones vitales de cerca de cien mil habitantes, que han dependido durante meses de ayuda humanitaria lanzada desde el aire.

El presidente sirio, Bashar al-Assad, llamó personalmente a los militares rescatados para agradecerles sus meses de resistencia ante los envites de los milicianos vestidos de negro. “La historia recordará que, pese a ser pocos, disteis lo mejor de vosotros sin escatimar para proteger el Gobierno y sus ciudadanos indefensos”, dijo Assad al general mayor Rafiq Shehade, responsable del comité de seguridad de Deir ez-Zor, y al resto de acuartelados en la localidad.

La prensa siria advirtió de que el aeropuerto militar, en las inmediaciones de la ciudad, continúa rodeado. Se espera que esta base, que hace un año sufrió un bombardeo de Estados Unidos que mató a 62 soldados, sea recuperada en breve.

Las últimas horas del ataque fueron particularmente devastadoras para la organización radical suní. El Ministerio de Defensa ruso anunció el lanzamiento de misiles de crucero Kalibr desde una fragata anclada en el Mediterráneo. El ataque se concentró en una zona fortificada en las afueras de la localidad de Ash-Shola, que estaba en poder de una unidad del Estado Islámico integrada fundamentalmente por guerrilleros provenientes de países surgidos de la desaparecida Unión Soviética. Un día antes, Moscú había anunciado la muerte de dos observadores del alto el fuego por proyectiles procedentes de Deir ez-Zor.

Los misiles balísticos rusos destruyeron puestos de mando, un centro de comunicaciones, varios arsenales y un taller de reparación de blindados. También fue eliminado un elevado número de yihadistas. Los blancos fueron investigados con anterioridad y los resultados del lanzamiento fueron confirmados por aviones de inteligencia y drones. Con esta acción se ayudó a frustrar los planes de la organización radical suní para reagrupar sus fuerzas y fortalecer sus posiciones.

Con la entrada en Deir ez-Zor y el consecuente alivio de decenas de miles de ciudadanos sirios, que han pasado 27 meses sin apenas acceso a alimentos frescos y sufriendo ataques periódicos, además de los estragos del desempleo y de una economía en estado crítico, el Gobierno sirio se apunta una victoria crucial. Su último tanto fue en Alepo, cuando sus fuerzas, apoyadas por Rusia, Irán y Hezbolá, acabaron con la presencia de los grupos terroristas en la segunda mayor ciudad de Siria.

La victoria en Deir ez-Zor, al mismo tiempo, pone a las tropas gubernamentales en la delantera de la lucha contra el Califato en el este de Siria. Las FDS, respaldadas por la coalición internacional liderada por Estados Unidos, habían intentado infructuosamente llegar a Deir ez-Zor desde el norte. Ahora, el Ejército sirio parte con ventaja para derrocar a la organización radical suní en Al Mayadin y en Al Bukamal, las otras dos ciudades importantes, a parte de Al Raqa, que permanecen en Siria bajo control del Estado Islámico.

Dos antiguos oficiales de Sadam Husein se disputan el liderazgo del Estado Islámico

(SOS).- El líder del Estado Islámico, Abu Bakr al-Baghdadi, habría muerto en un ataque aéreo efectuado en Siria el 28 de mayo, según el Ministerio de Exteriores de Rusia, lo que abriría la carrera para sucederle.

El ataque en cuestión, ocurrido al sur de la ciudad siria de Al Raqa, concluyó con la muerte de destacados dirigentes del grupo radical sunita, aunque ningún Gobierno ha sido capaz de verificar al cien por cien los detalles sobre la situación de Al Baghdadi.

Entre los preferidos para ocupar su lugar, se encuentran dos antiguos oficiales de Sadam Husein: Iyad al-Obaidi, de unos 50 años, que ha ejercido como ministro de guerra, y Ayad al-Jumaili, de unos 40, que ha servido al frente de la agencia de seguridad de la organización yihadista, Amniya.

Los dos se sumaron a la insurgencia salafista en Irak en 2003 tras la invasión estadounidense que derrocó al mandatario iraquí y concedió poder a la mayoría chiita y están en el círculo de confianza de Al Baghdadi desde el año pasado, cuando varios altos cargos del Estado Islámico murieron en bombardeos en Siria.

“Jumaili reconoce a Obaidi como su superior pero no hay un sucesor claro y, dependiendo de las condiciones, puede ser cualquiera de los dos”, ha indicado Hisham al-Hashimi, un experto que asesora a varios gobiernos de Oriente Medio sobre el Estado Islámico.

En cualquier caso, ninguno de los dos asumiría el título de Califa que se impuso Al Baghdadi reivindicándose así como descendiente de Mahoma. “Ellos no pertenecen a ese linaje y (…) no son expertos en teología islámica”, ha indicado Hashimi.

También influiría en esta decisión el hecho de que el Califato que Al Baghdadi proclamó en 2014 en partes de Siria e Irak se ha reducido hasta su práctica desaparición. Mosul, la autodenominada capital iraquí, está a punto de caer y Al Raqa, su principal bastión sirio, es objeto de una ofensiva para su liberación.

“Un califa debe tener un Ardh al-Tamkeen (cierta extensión de territorio) que gobernar conforme a la ley islámica. Si no lo tiene, el sucesor solamente será reconocido como emir”, término similar al de príncipe que los yihadistas suelen usar para referirse a sus líderes, ha explicado Hashimi.

El elegido como heredero de Al Baghdadi tendrá que contar con la aprobación de los ocho miembros que forman el Consejo de la Shura, un órgano consultivo del Califa. Sin embargo, no se reunirían físicamente por razones de seguridad, de modo que votarían a través de emisarios.

Por su parte, la coalición internacional que lidera Estados Unidos ha sostenido que en el caso de que el líder del Estado Islámico siga vivo no influirá en la guerra que se libra contra la organización yihadista en Siria e Irak.

“Sabemos con certeza que, si sigue vivo, no será capaz de influir en lo que está pasando ahora mismo en Mosul o en Al Raqa o en general sobre el Estado Islámico, que continúa perdiendo su Califato físico”, ha dicho el portavoz de la coalición internacional, el coronel estadounidense Ryan Dillon, desde el Pentágono.

Interrogado sobre la supuesta muerte de Al Baghdadi, Dillon ha aclarado que la coalición internacional “no tiene ninguna evidencia concreta” al respecto.

(Fuente: Agencias)

Cardenal indio: liberad a los siete cristianos de Orissa, que están en la cárcel injustamente

(SOS).- El Cardenal George Alencherry, Arzobispo mayor de Ernakulam-Angamaly, que dirige la iglesia de rito siro-malabar en la India, ha recordado que “los cristianos de Orissa en el distrito de Kandhamal han sufrido la brutalidad y la violencia”. “Siete inocentes todavía están en la cárcel y pedimos su liberación. Es urgente mostrar más solidaridad con los cristianos de Kandhamal y difundir el mensaje de su testimonio”, ha aseverado.

En los últimos días, en una intervención en el Kerala Catholic Episcopal Council (KCBC), ante más de 40 obispo y 150 superiores religiosos, el Cardenal Alencherry ha presentado la obra de Anto Akkara, periodista que ha realizado una minuciosa investigación sobre las masacres anticristianas que se verificaron en Orissa en el 2008.

Tras el misterioso asesinato del líder hindú Swami Laxmanananda Saraswati, ocurrido en Kandhamal el 23 de agosto de 2008, los nacionalistas hindúes acusaron a los cristianos del homicidio. Por ello, se desencadenó una verdadera cacería que provocó la muerte de 100 cristianos. En una oleada de violencia organizada, que duró varias semanas, los fundamentalistas hindúes saquearon y quemaron más de 6.000 hogares cristianos y 300 iglesias, provocando la huida de 56.000 cristianos del distrito, que se han convertido en desplazados.

Para escribir su libro de investigación “¿Quién mató a Swami Laxmanananda?”, publicado en 2016, Akkara ha realizado 23 viajes a Kandhamal entrevistando a cientos de personas. Después de sus investigaciones, el periodista ha denunciado que siete cristianos inocentes (seis de ellos analfabetos) han sido acusados injustamente y condenados a cadena perpetua por el homicidio de Swami Laxmanananda. También ha lanzado una petición online en la página web release7innocents.com, exhortando a las autoridades a liberar a los siete cristianos inocentes que hasta ahora permanecen en la cárcel.

“Akkara ha grabado meticulosamente los testimonios, y el sufrimiento de los cristianos en Kandhamal, arrojando algo de luz sobre el asunto de las siete personas inocentes que están en prisión. Su libro tiene una gran importancia para nosotros”, ha indicado el Cardenal Alencherry durante el encuentro de los obispos.

“El increíble testimonio de los cristianos en Kandhamal lleva el sello de Cristo crucificado; este libro tiene el poder de estimular la fe y la vida cristiana en los lectores”, ha asegurado el Cardenal Baselios Cleemis, cabeza de la Iglesia de rito siro-malankar y presidente de la Conferencia Episcopal de la India (CBCI). “Los cristianos en Kandhamal han respondido a la invitación de Santo Tomás que decía: vamos a morir con Cristo”, ha destacado el Arzobispo Andrews Thazhath, vicepresidente de la CBCI.

(Fuente: Agencia Fides)