Solemnidad del Corpus Christi en Alepo – Siria

Ayer domingo 18 de junio, pudimos celebrar con gran alegría, la Solemindad de Santísimo Cuerpo y Sandre de Nuestro Señor Jesucristo y acompañamos a Jesús en su caminar por las calles de Alepo.

Las hermanas con un grupo de jóvenes, comenzaron a preparar los altares y los tapices hechos con pétalos de rosa el día anterior. Fue muy hermoso ver a los jóvenes tan alegres, sirviendo en ese “poco” que le ofrecían a Jesús.

La Santa Misa fue presidida por el P. David Fernández, IVE y finalizada la Eucaristía se llevó a cabo la procesión eucaristica con las bendiciones a los 4 puntos cardinales.

Mientras acompañábamos a Jesús Eucaristía se rezaba el Rosario Eucarístico y se intercalaban los misterios con cantos a la Eucaristía; la procesión salió de la Iglesia Catedral y pasó y se dió la bendición en el Carmelo, en el Convento de las Hermanas de la Caridad y en la casa de los Sacerdotes del Instituto del Verbo Encarnado.

Cuando el P. David llegaba a cada uno de los Altares, allí depositaba la Custodia que porta el Santísimo Sacramento, inciensaba a Jesús presente en la Eucaristía y se leía el diálogo eucarístico, que consiste en temas relacionados con la eucaristía, preparados como si fuesen un diálogo, a modo de preguntas y respuestas. De esa forma el pueblo participa más activamente y se nutre de este misterio de amor. Luego se impartía la bendición para alguno de los puntos cardinales y se contnuaba la procesión hasta el siguiente altar.

Por gracia de Dios, pudieron participar de esta ceremonia muchísimos de nuestros feligreses, los cuales estaban muy entusiasmados con la cermonia.

Oremos por el pueblo sirio y por los religiosos que sirven y acompañan a este pueblo martirial.

¡Bendiciones!

Solemnidad de Pentecostés en Alepo – Siria

El P. David Fernández, IVE, misionero en Siria, ha podido celebrar las dos Misas de Pentecostés.

La primera Misa la celebró el sábado pasado a la tarde; esta Misa se llama Vigilia de Pentecostés y el mismo día Domingo, ha celebrado la Misa del día de Pentecostés.

Antes de la Eucaristía y como de costumbre, se expuso el Santísimo Sacramento para la adoración diaria, a la que participaron nuestros feligreses; como estamos en el Mes del Sagrado corazón, en la Adoración se rezó el Rosario del Sagrado Corazón de Jesús.

Se comienza el Rosario rezando el Anima Christi y consta de 5 misterios en honor de las cinco llagas de Cristo. Se utiliza el Rosario y en cada Padre Nuestro se dice:
Jesús, dulce y humilde de Corazón, haced el mío, semejante al Vuestro

En las cuentas Pequeñas ( en lugar del Avemaría)se dice:
Sagrado Corazón de Jesús:
En Vos confío

Al final de cada decena (Jaculatoria):
Inmaculado Corazón de María:
Sé la Salvación del alma mía

Al finalizar el Rosario se reza:

Corazón de Jesús:
¡Ten Misericordia de nosotros!

Corazón agonizante:
Ten piedad de los moribundos

Un Padre Nuestro y un Ave María (por una persona enferma)

Finalizada la Hora Santa comenzó la Santa Misa, última Misa del Tiempo Pascual.

Luego de la Santa Misa se retiró el Cirio Pascual, que presidió todas las celebraciones Eucarísticas de la Pascua.

Nos encomendamos a las oraciones de cada uno de ustedes; así como les aseguramos nuestras oraciones.

¡Bendiciones!

Mes de María en la Catedral Latina de Alepo

Durante todo el mes de mayo, dedicado a la Santísima Virgen María, los feligreses se reunen en la Iglesia para rezar el Santo Rosario como de costumbre y cantar las letanias en honor de nuestra Madre celestial; luego comienza la celebración eucarística que es dedicada siempre a la Virgen y al término de la Misa, se inciensa la Imagen que preside todo este mes mariano y se bendice al pueblo con un cuadro de María Santísima; mientras se canta un cancion tradicional: Um Allah (Madre de Dios).

Cuánto bien hacen a la Iglesia y a todo el mundo, las oraciones de estas personas. Dios y la Virgen sigan bendiciendo al pueblo sirio, y a todos los cristianos de Medio Oriente y en los lugares donde Cristo es perseguido.

¡Bendiciones!

Pakistán – Cristianos y musulmanes conviven en un centro de acogida

(SOS).- La hermana Pilar Ulibarrena lleva casi 40 años en Pakistán. Es hermana franciscana de María, tiene 83 años y se encuentra en Rawalpindi ayudando en la casa de acogida San José, abierta por un misionero irlandés en 1964.

En el centro asistencial encuentran refugio los niños huérfanos, paralíticos, enfermos crónicos y personas abandonadas por sus familias. Seis religiosas y unos 60 trabajadores atienden a 35 pacientes cristianos y musulmanes que viven allí, además de a unas 100 personas aproximadamente que todos los días van al dispensario. El sostenimiento de esta casa de acogida se debe a los donativos de musulmanes ricos de la zona que ofrecen cabras, pan, huevos o medicinas.

En todos estos años, Sor Pilar ha visto muchas guerras, golpes de Estado, desastres naturales y el auge del radicalismo islámico, que ha causado al menos 60 mil muertes, según las estadísticas del Gobierno paquistaní.

En declaraciones a la prensa, la misionera de origen español se muestra prudente ante los últimos acontecimientos en la región. Asegura que la pobreza ha disminuido desde su llegada al país asiático en 1968, pero que cada vez es mayor la intransigencia hacia los cristianos y las minorías. “Antes se podía hablar, pasear. Hoy en día hay que tener cuidado donde vas y con quién hablas”, reconoce la hermana franciscana de María. “Antes podíamos movernos con el hábito religioso y nadie decía nada. Ahora nos vemos obligadas a quitárnoslo”, añade.

Nunca habían tenido problemas en el centro San José, pero ahora han debido adaptarse a los cambios en un país de mayoría musulmana y donde los cristianos son menos de 4 millones de una población de casi 200 millones de habitantes. A pesar de las dificultades, Sor Pilar sigue empeñada en ayudar a los necesitados, más allá de su religión.

(Fuente: Agencia Fides)

Celebración del 13 de mayo en Alepo

Así se vivió este 13 de mayo en Alepo, liberada hace meses de los yihadistas; la consagración de la ciudad a la Virgen de Fátima y el recorrido por sus calles de la imagen, justo un siglo después de las apariciones. Animaron la procesión los Boy Scouts con sus músicas.