Vídeo – La Hermana Guadalupe nos muestra la Iglesia Al-Shibani en el corazón de la antigua ciudad de Alepo – Siria

La Hermana Guadalupe en sus caminatas en el mes de febrero de 2017, nos muestra la ciudad de Alepo destruída. En esta ocasión nos muestra la Iglesia Al-Shibani.

La Iglesia Al-Shibani estaba ubicada en el centro religioso y cultural que data del siglo XII situado en el distrito de Al-Jalloum en el corazón de la antigua ciudad de Alepo – Siria.

16830755_1461737313860880_4225719150622986016_n

Visita a las familias cristianas y bendición del cuadro de la Divina Misericordia en Alepo – Siria

El P. David Fernández, IVE junto a la Madre Laudis Gloriae y la Hermana Mahabba (Amor) visitaron algunas de las casas de los cristianos, bendecían la Imagen de Jesús Misericordioso, y rezaban con los miembros de cada familia, la Coronilla de la Divina Misericordia.

Luego el P. David, contaba la historia de la imagen y las promesas que le hizo el mismo Jesucristo a Santa Faustina Kowalska.

Por su parte, varios de los cristianos, afirmaron de los milagros que la imagen de Jesús Misericordioso realizó en el tiempo de la guerra, como por ejemplo que algunas bombas no explotaron. Cumpliéndose así una de las promesas de Nuestro Salvdor: “Yo preservaré las ciudades y casas en las cuales se encontrase esta imagen”.

Las promesas de Jesús a Sor Faustina sobre quién propague la devoción:

“A las almas que propaguen la devoción a mi Misericordia, las protejo durante toda su vida como una madre cariñosa protege a su niño recién nacido y a la hora de la muerte no seré para ellas Juez sino Salvador misericordioso”.

“Las almas que adoren mi Misericordia y propaguen la devoción a ella invitando a otras almas a confiar en mi Misericordia, no experimentarán terror en la hora de la muerte. Mi Misericordia les dará amparo en este último combate”.

Otras promesas:

“A las 3 de la tarde implora mi Misericordia especialmente para los pecadores y, aunque sea por un momento, contempla mi Pasión; sobre todo el abandono en el momento de mi agonía. Esta es la hora de la gran Misericordia para todo el mundo. En esta Hora no negaré nada al alma que lo pida por los méritos de mi Pasión”.

“Son pocas las almas que contemplan Mi Pasión con verdadero sentimiento; a las almas que meditan devotamente Mi Pasión, les concedo el mayor número de gracias”.

¡Bendiciones!

16832024_1459253890775889_9038674708324929005_n

Visitas de casas en Alepo – Siria

Nos escribe la Madre Laudis desde Alepo

“El martes pasado por gracia de Dios, hemos podido visitar a tres familias cristianas. Les escribo para contarles un poco de su historia y para que recen por ellos.

La primera familia fue la de Abu Nur, un señor que hace cuatro meses mientras trabajaba fue sorprendido por un misil que casi le quito la vida. Aun hoy continúa en la cama, sin poder levantarse. Nos hemos admirado la alegría con que él vive su enfermedad, aunque al contarnos su historia no pudo disimular las lágrimas que caen en sus mejillas, lo que más le cuesta es no poder trabajar y seguir sosteniendo la familia como lo solía hacer hace algunos meses. Nos hemos despedido pidiéndole oraciones y prometiendo acompañarlo con las nuestras.

También hemos vuelto a visitar la familia de Abu Sara, les había contado acerca de él, un señor que perdió su trabajo por un misil que destruyó el hotel en que trabajaba, su señora sufre una enfermedad muy rara que se agravó durante la guerra, nos ha alegrado mucho verla tan contenta, a pesar de los fuertes dolores que tiene, estaba alegre y su alegría contagiaba a todos.

La ultima casa que hemos visitado fue la de tres hermanos, el menor tiene 75 años, viven solos no poseen otros familiares próximos sino unos a los otros; con la edad les vino enfermedades y varias complicaciones de salud. La mayor es una señora de 84 años, la única mujer, que está imposibilitada de cocinarles o limpiar la casa, viven de la generosidad de varios cristianos vecinos a ellos.

Les encomendamos a todos estos nuestros hermanos que sufren a vuestras oraciones.

Misioneras en Alepo

¡Bendiciones!

16729068_1456136151087663_135862928201938141_n

El P. David Fernández, IVE, con el Pimpa

Uno es sacerdote religioso misionero que vive en Siria, el otro es un laico que recorre países en guerra para “arrancar” sonrisas a los niños.

Los dos unidos para dar a conocer el amor de Cristo a quienes más lo necesitan.

¡Bendiciones!

16684195_1454459747921970_4237068716770113042_n

La Hermana Guadalupe nos sigue contando sobre Alepo – Siria

En estos días de visita en Alepo hemos caminado mucho por la ciudad. Los barrios más destruidos son aquellos que estaban en manos de los rebeldes…

Desde el primer año de asedio -en el que sitiaron completamente la ciudad- lograron tomar la parte oriental. Allí se había asentado antiguamente la primera comunidad cristiana y se encontraban por lo tanto los monumentos históricos y religiosos más importantes de Siria. Y en consecuencia, era la parte más turística y embellecida de la ciudad… 

Por ser la zona más antigua, provista de túneles subterráneos que desde todos los puntos convergían en la imponente Ciudadela (fortaleza amurallada), se les hizo muy fácil invadirla. Y una vez dentro dinamitaban desde los túneles los edificios más importantes… Ciertamente hubo algunos cómplices que abrieron las puertas de sus casas. Pero en general, al ser tomado un barrio, sus habitantes huían inmediatamente y quienes no lograban hacerlo quedaban prisioneros, sin alimentos ni medicinas, y sometidos al régimen brutal de los rebeldes, que los maltrataban y asesinaban si no cooperaban con sus planes.

Desde estas zonas tomadas disparaban hacia el resto de la ciudad, combatiendo contra el ejército, y aterrorizando y diezmando a la población civil con los continuos atentados.

Y así en 5 años fue arrasada la floreciente ciudad de Alepo… que antes de la guerra albergaba unos 5 millones de habitantes, y hoy apenas un cuarto de ese total. Por los muertos en los ataques y por los que huyeron a otras ciudades.

Hoy Alepo es libre. Cesaron los golpes pero quedó herida mortalmente, devastada, desnuda y desolada…

Así acabaron con esta ciudad quienes -según la prensa internacional- buscaban la libertad y el bien del pueblo… ¡Menuda mentira la de la primavera árabe, que acarreará para Siria el invierno más largo de su historia! ¿Quién sabe cuántos años le llevará ponerse en pie? ¿Quién sabe si alguna vez lo logrará? La vecina Irak sigue intentándolo en vano…

Aun quedan muchas otras zonas tomadas por los terroristas en Siria, como Edleb y Raqa…. Pero Alepo es la hermana mayor. ¡Lacerada y apaleada sigue erguida! Su victoria promete paz y su libertad es punta de flecha para otras ciudades que recobran la esperanza de verse también ellas aliviadas de este cáncer.

Hermana Guadalupe