Bruselas acogerá en abril la segunda conferencia de apoyo al futuro de Siria

(SOS).- Bruselas acogerá los próximos 24 y 25 de abril la segunda conferencia de apoyo al futuro de Siria y la región con la que la Unión Europea (UE) espera movilizar recursos y sostener el proceso liderado por Naciones Unidas para llegar a una solución política negociada en el país.

“Apoyar el proceso político de Ginebra es la única manera de empezar una transición política negociada, única solución para Siria y los sirios”, afirmó este viernes la alta representante europea para la Política Exterior, Federica Mogherini, al término del consejo informal de ministros de Exteriores celebrado en la capital búlgara.

Mogherini anunció las fechas de esta conferencia con la que espera contribuir a la estabilización y planificación del futuro del país y seguir proporcionando ayuda humanitaria al pueblo sirio.

“Esperamos obtener nuevas promesas sabiendo que desde el punto de vista de la UE habrá nuevos compromisos”, auguró la política italiana, quien dijo, sin embargo, que es “demasiado pronto para poder dar cifras esperadas” sobre donaciones.

La situación en Siria es uno de los asuntos que han tratado los ministros en esta reunión, después de que la ONU advirtiera del riesgo de que la guerra se contagie al resto de Oriente Medio ante la escalada de tensiones, un temor que ya han expresado Estados Unidos y Rusia.

“Es extremadamente importante no solo para los europeos sino para la región que nos quedemos muy atentos a la situación humanitaria de Siria”, afirmó Mogherini, quien incidió en “seguir movilizando a la comunidad internacional”.

La política italiana advirtió de que “no es suficiente que los donantes vengan y hagan promesas”.

“Tenemos que asegurarnos de que las cumplan”, añadió, al tiempo que auguró que “de aquí a la conferencia de Bruselas haya movimientos para rebajar tensiones”, algo que “por el momento no se constata”.

“La situación sobre el terreno se está deteriorando. El trabajo aún sigue pero la situación es dramática. La UE tiene el foco puesto en el conflicto”, subrayó Mogherini.

La ministra búlgara de Asuntos Exteriores, Ekaterina Zaharieva, esperó que en estos seis meses de presidencia de turno de Bulgaria se ponga el foco en “el conflicto olvidado que se desarrolla desde hace tanto tiempo y que la opinión pública olvida”.

“Pensábamos que este país estaba levantándose, pero toda la UE tiene que estar atenta a la ascensión de los conflictos”, consideró.

En la última conferencia en Bruselas, en abril del año pasado, se comprometieron seis mil millones de dólares (5.600 millones de euros) para Siria, de los cuales cuatro mil millones de dólares (3.700 millones de euros) procedieron de la UE y sus Estados miembros.

Además, la Comisión Europea comprometió otros 601 millones de dólares (560 millones de euros) para Siria, Jordania y el Líbano en 2018.

La UE lidera las donaciones para el pueblo sirio con cerca de diez mil millones de euros que se han movilizado para ayuda humanitaria, al desarrollo y para la economía y estabilización desde el inicio del conflicto.

(Fuente: Agencias)

Anuncios

La ONU teme un contagio de la guerra siria al resto de Oriente Medio

(SOS).- La tensión entre Israel e Irán, la ofensiva turca contra facciones kurdas o los choques entre la coalición estadounidense y fuerzas pro gubernamentales en Siria están disparando el riesgo de que la guerra se contagie al resto de Oriente Medio, según advirtió este miércoles la ONU.

“El conflicto está extendiéndose más allá de las fronteras sirias, en más de una dirección”, aseguró el enviado especial de Naciones Unidas para Siria, Staffan de Mistura, en una reunión con el Consejo de Seguridad.

Su aviso no fue el único: varias potencias internacionales, incluidas Estados Unidos y Rusia, dejaron claro que el temor a que la guerra se propague es real.

“Todos los ingredientes están presentes, si no hacemos nada urgentemente, para una gran confrontación regional e internacional”, resumió el embajador francés ante la ONU, François Delattre.

Según De Mistura, el reciente aumento de la violencia en Siria ha creado uno de los momentos más peligrosos desde que comenzó el conflicto hace casi siete años.

Este mes, el Gobierno sirio y sus aliados han endurecido su campaña contra los rebeldes en Idlib y Guta Oriental.

En paralelo, Turquía continúa su ofensiva sobre el enclave sirio de Afrin y hay informaciones de que sus fuerzas han intercambiado fuego con tropas sirias en Idlib.

También ha habido nuevos choques entre la fuerza contra el Estado Islámico (EI) que lidera Estados Unidos y efectivos pro gubernamentales, con decenas de muertos en un ataque de la coalición internacional, según Washington en respuesta a una agresión contra sus aliados en el noreste de Siria.

A todo ello se ha sumado la escalada entre Israel y Siria, tras los bombardeos israelíes sobre el país vecino después de una supuesta incursión en su territorio de un dron iraní.

El Gobierno sirio advirtió ayer a Israel de que abatirá cualquier avión que ataque su territorio después del derribo de un avión israelí por parte de las defensas antiaéreas sirias el pasado fin de semana.

“Defendimos Siria, derribamos un avión israelí y derribaremos cualquier avión que ataque siria. Esto no es una mera amenaza”, avisó, en declaraciones a la prensa en Damasco, el viceministro sirio de Asuntos Exteriores, Faisal Miqdad.

Miqdad manifestó que su país “es capaz de eliminar a los terroristas, cuando deje de apoyarlos Occidente” y opinó que Estados Unidos y algunos Estados europeos, entre los que nombró a Francia, llevan a cabo “una campaña de histeria frenética contra Siria”.

A juicio del viceministro de Asuntos Exteriores, Washington no está contento con los logros de las Fuerzas Armadas sirias y, por tanto, está publicando “noticias engañosas”.

Según la ONU, combinados, todos estos acontecimientos amenazan los acuerdos en vigor para reducir la violencia en Siria y la “estabilidad regional”.

Como acostumbra, la embajadora estadounidense, Nikki Haley, centró las acusaciones en Irán, a quien acusó de estar poniendo “a prueba la voluntad de sus vecinos y oponentes a resistir su agresión”.

“El régimen de Al Assad se ha convertido en la tapadera de Irán, Hezbolá y sus aliados para hacer avanzar su irresponsable y peligrosa agenda para Oriente Medio”, dijo.

Haley urgió a Rusia a utilizar su influencia sobre Damasco para avanzar hacia la paz, mientras que el representante de Moscú, Vasili Nebenzia, insistió en que es Washington quien debe actuar para detener las hostilidades por parte de los rebeldes.

Entretanto, la situación humanitaria en el país sigue deteriorándose, según Naciones Unidas, que ha pedido una tregua de 30 días para poder llevar ayuda a las poblaciones más necesitadas y para poder evacuar a heridos y enfermos.

El llamamiento figura también en un borrador de resolución que está negociando el Consejo de Seguridad, pero que, por ahora, Rusia ha tachado de poco realista.

Nebenzia, preguntado por los periodistas, explicó que la situación sobre el terreno no permite una medida de ese tipo de un día para otro, aunque señaló que su país está tratando de buscar un consenso con el resto de Estados miembros.

En el plano político, la ONU sigue trabajando para tratar de lograr un acuerdo de paz en las negociaciones que se desarrollan en Ginebra, pero por ahora no hay avances claros.

(Fuente: Agencias)

Israel amenaza con recrudecer la guerra en Siria

(SOS).- El primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, insistió este domingo en que su país responderá a cada intento de ataque, mientras se mantiene la alerta tras la escalada de tensión de las últimas horas en la frontera norte con Siria.

“Dejamos inequívocamente claro a todo el mundo que nuestras normas de acción no han cambiado nada: seguiremos atacando cada intento de golpearnos. Esta ha sido y seguirá siendo nuestra política”, dijo Netanyahu al principio de la reunión semanal con su Consejo de Ministros.

Este viernes se desencadenó una de las peores escaladas de tensión de los últimos años en la zona después de que un dron, que Israel asegura era iraní mientras que este país lo niega, entrara en el espacio aéreo bajo su control.

La acción fue respondida con un bombardeo israelí sobre unas infraestructuras próximas a la ciudad siria de Palmira, que de acuerdo al Ejército israelí eran iraníes.

Las baterías antiaéreas sirias respondieron contra la aviación israelí, lo que causó la caída de un F-16 que “probablemente” fue alcanzado por los misiles sirios, dijo el sábado el portavoz militar Jonathan Conricus, aunque las causas del suceso y el origen de las heridas de sus dos tripulantes, uno de ellos grave, siguen bajo investigación.

El derribo del caza provocó que Israel bombardeara doce objetivos en los alrededores de Damasco, que identificó como iraníes y sirios, y que destruyeron ocho blancos de la Cuarta División de las Fuerzas Armadas de Siria.

“El sábado dimos duros golpes a las fuerzas iraníes y sirias”, aseguró este domingo Netanyahu y agradeció la labor de las fuerzas armadas israelíes y del Jefe del Estado Mayor, “los guardianes del Estado de Israel”.

El primer ministro israelí reveló que ha estado en contacto con los tripulantes del caza caído y les deseó “una pronta y total recuperación”.

“También me gustaría decir que estoy orgulloso de vosotros, los ciudadanos de Israel. El sábado probamos de nuevo que en los momentos de crisis, sabemos cómo estar juntos y repeler a nuestros enemigos y proteger nuestro país”, aseveró el mandatario.

Netanyahu alertó en la noche del sábado de que hará “lo que sea necesario para defender la soberanía y la seguridad”, un mensaje que también transmitió al presidente ruso, Vladimir Putin.

(Fuente: Agencias)

El contradictorio expresidente yemení Saleh muere a manos de los milicianos hutíes

(SOS).- El expresidente de Yemen Ali Abdallah Saleh, que ha muerto este lunes a manos de milicianos hutíes, se pasó los últimos cinco años de su vida buscando alianzas que le permitieran mantener sus opciones a recuperar el poder que perdió en 2012.

Antiguo enemigo de los hutíes, a quienes combatió durante su largo mandato presidencial (1990-2012), Saleh ha perdido la vida abatido por un grupo de combatientes que asaltó su comitiva en un puesto de control cuando intentaba huir de Saná, después de que este fin de semana decidiera romper la alianza que le unía a los rebeldes desde 2014.

Nacido en 1942 en la población de Bait al Ahmar, Saleh, militar de profesión desde 1958, mostró sus aspiraciones políticas en junio de 1974, cuando participó en el golpe de Estado incruento que derrocó al Consejo de la República presidido por Kadi Abdul Rahman al Iryani.

A partir de ese momento, su carrera despegaría y en 1978 fue elegido miembro del Consejo Provisional Presidencial y, solo meses después, presidente de Yemen del Norte y comandante en jefe de las Fuerzas Armadas.

Tras la reunificación de Yemen del Norte y del Sur, el 22 de mayo de 1990, Saleh continuó a la cabeza del Estado reunificado y reforzó aún más su poder tras aplastar en 1994, en menos de dos meses, una tentativa soberanista del antiguo sur, en una guerra civil en la que murieron ocho mil personas.

Desde entonces, gobernó sin rivalidad y reforzó progresivamente un poder cada vez más autoritario, que intentó disfrazar, al igual que el resto de dictadores árabes coetáneos, de una democracia formal que le llevó a celebrar elecciones presidenciales con varios candidatos en 1999 y 2006.

Los principales retos de seguridad a los que hizo frente fueron la amenaza del grupo terrorista Al Qaeda, gracias a la que estrechó sus relaciones con Estados Unidos, así como los levantamientos protagonizados a mediados de 2004 y en agosto de 2009 por los rebeldes hutíes. Ese conflicto causó decenas de muertos y no concluyó hasta febrero de 2010, cuando se acordó el fin de las hostilidades.

En 2011, Saleh logró que el Parlamento aprobara unos cambios provisionales que le permitían optar a un tercer mandato presidencial, prohibido por la Constitución.

Pero las presiones de la oposición, que salió a la calle el 27 de enero, le obligaron a dar marcha atrás en sus planes de concurrir a unas nuevas elecciones en 2013. Sin embargo, y a pesar de que las protestas fueron en aumento, se negó a escuchar las exigencias de la oposición, e incluso la propuesta del Consejo de Cooperación del Golfo, que intentó convencerlo de que renunciara en favor de su vicepresidente, Abdo Rabu Mansur Hadi.

Un bombardeo contra el complejo presidencial el 3 de junio de 2011, que estuvo a punto de acabar con su vida, no redujo tampoco sus ansias de mantenerse en el poder, al que finalmente se vio obligado a renunciar en febrero de 2012 por las presiones internas y de la comunidad internacional.

Ese mismo mes traspasó el poder a Mansur Hadi después de que este se impusiera en unas elecciones anticipadas en las que fue el único candidato. No obstante, mantuvo su influencia política y militar a través de familiares y socios políticos con altos cargos en las instituciones del país, como su hijo Ahmed, que no fue expulsado del Ejército hasta abril de 2013.

De hecho, sus intentos de entorpecer la transición política llevaron al Consejo de Seguridad de la ONU a imponerle sanciones el 7 de noviembre de 2014 por amenazar la paz y la seguridad y dificultar la transición en Yemen.

Sometido a cada vez más presiones, en septiembre de ese año, cuando sus antiguos enemigos del movimiento chií Ansar Allah, también conocidos como los hutíes, tomaron la capital en medio de protestas contra el Gobierno y el aumento del precio de los combustibles, Saleh decidió unirse a ellos.

Las protestas dieron paso a una cada vez mayor intervención en los asuntos del poder y finalmente los hutíes forzaron la dimisión, el 22 de enero de 2015, de Mansur Hadi, quien un mes después lograría huir a Aden.

En marzo de ese año, una alianza militar encabezada por Arabia Saudí intervino en el conflicto armado contra los hutíes y su principal socio, Ali Abdallah Saleh, que desde entonces han perdido terreno, aunque sin perder sus principales bastiones, entre ellos Saná.

En la capital tuvo lugar el pasado fin de semana la última maniobra política de Saleh, quien, tras unos enfrentamientos entre combatientes de ambas facciones rompió su alianza con los hutíes y mostró su disposición a dialogar con Riad, que se precipitó a darle su apoyo. Pero los hutíes se impusieron a sus hombres y cuando Saleh intentaba huir el convoy en el que viajaba fue tiroteado en un control de seguridad, poniendo fin a su vida.

El jefe de los Ansar Allah, Abdelmalik al Houthi, apareció en la televisión estatal inmediatamente después de darse a conocer la muerte del expresidente, para anunciar que el país acababa de frustrar “un complot orquestado por los enemigos de Yemen, usando a  Ali Abdallah Saleh y a sus milicias”.

Pocos días antes, el 30 de noviembre, cuando aún seguía siendo aliado de los hutíes, Saleh había negado públicamente que Yemen recibiera armas y misiles de Irán [acusación hecha por Riad, ndr]. Al día siguiente, Saleh, en otro discurso en público, afirmó que la guerra contra la alianza árabe (Arabia Saudita, Emiratos Árabes Unidos, Qatar, Egipto y Bahréin) era inútil y que era “necesario combatir contra los hutíes”, sus ex aliados.

Las luchas por el poder en Yemen, cada vez más intrincadas, han convertido a sus 26 millones de habitantes en rehenes. Un bloqueo por tierra, mar y aire —que a lo largo del mes de noviembre llegó a ser total y ha sido suavizado ante la presión internacional— ha hundido al país en una profunda crisis humanitaria. Más de 20 millones de personas, incluidos alrededor de 11 millones de niños, necesitan asistencia humanitaria urgente. Y 14,8 millones no cuentan con asistencia médica básica en un país donde el cólera registra ya más de 900 mil casos de contagio.

Desde la intervención saudí, más 8.750 personas han fallecido y otras 50.600 han resultado heridas, según la Organización Mundial de la Salud (OMS). Bombardeos y escaramuzas han beneficiado a grupos como Al Qaeda en la Península Arábiga y la sucursal local del Estado Islámico.

(Fuente: AsiaNews / Agencias)

El Ejército sirio avanza hacia Deir ez-Zor

(SOS).- Como ya se había anunciado en los últimos días, la conquista de Al Rusafa no fue sólo simbólica y dirigida a la conservación y recuperación de las ruinas de la antigua Sergiopoli, sino que también supuso una victoria estratégica cuyos efectos comienzan a pesar mucho en la larga pero constante reconquista del desierto por parte del Ejército sirio que combate contra el Estado Islámico (Daesh, por su acrónimo en árabe). El punto de inflexión en esta dirección se produjo en mayo, cuando los soldados leales al presidente Bashar al-Assad comenzaron a presionar Deir Hafer desde la periferia oriental de Alepo e, inmediatamente después, recuperaron las orillas del Éufrates rechazando a los milicianos del Califato de la provincia alepina; una vez controlada toda la zona plana entre el lago Al Jaboul y el río Éufrates, el Ejército entró en la provincia de Al Raqa y ahora, tras la liberación de Al Rusafa y su cruce de carreteras, está apuntando hacia los campos de petróleo de la zona con el objetivo de acceder a las provincias más orientales del país después de cinco años de ausencia.

A 90 km de Deir ez-Zor

La capital más oriental de Siria se convirtió, en los últimos años, en el emblema de la guerra y en uno de los símbolos más importantes del conflicto. Deir ez-Zor, punto de confluencia comercial vital en tiempos de paz, dada la presencia del Éufrates y la proximidad de muchos campos de petróleo y del paso fronterizo iraquí de Al Qaim, nunca se rindió a los terroristas de Daesh a pesar de un asedio que dura cuatro años. Las únicas fuentes de sustento actualmente vienen del cielo, tanto por parte de los aviones militares que bombardean a los milicianos que están listos para atacar la ciudad, como por parte de los aviones de carga que catapultan la ayuda humanitaria y otras cosas que puedan servir para mantener un mínimo de normalidad en Deir ez-Zor; pero ahora el escenario podría reservar importantes novedades, para la que los mismos sirios definen como ‘la ciudad mártir’. Tras la liberación de Al Rusafa, el Ejército de Damasco comenzó a avanzar tanto hacia el sur como en dirección a Deir ez-Zor.

Si antes la referencia a las futuras acciones para romper el asedio de la capital oriental se daba desde el frente de Palmira, ahora el Ejército sirio está listo para avanzar sobre dos ejes: además del de la llamada Perla del desierto, liberada el pasado mes de marzo, la unidad de élite de las Fuerzas Tigre avanza desde Al Rusafa y se encuentra a 90 km al oeste de Deir ez-Zor, aproximándose aún más a las tierras altas que dominan la frontera entre esta provincia y la de Al Raqa. Las autoridades de Damasco apuestan por una ofensiva destinada a poner fin a años de asedio de la ciudad mártir y esto no sólo por razones obvias y simbólicas, sino incluso motivadas por el objetivo clave de reconquistar el este de Siria y sus ciudades principales. Desde el Ministerio de Defensa sirio no se filtra nada acerca de la próxima ofensiva en Deir ez-Zor, sin embargo la avanzada, aunque lenta, parece continua y el hecho de haber llegado a menos de 100 km del centro de la ciudad es un elemento que abre nuevos escenarios y da esperanza principalmente a los propios habitantes de la capital oriental.

La reconquista de los campos de petróleo

Bajo el punto de mira del Ejército no está sólo Deir ez-Zor, sino también los vastos territorios del desierto en cuyas profundidades se encuentran varios yacimientos de petróleo, los mismos que hace unos años permitían que Daesh se financiase a través de las ventas realizadas más allá de la frontera con Turquía; las Fuerzas Tigre también se están centrando en este frente a partir de Al Rusafa. En los últimos días, particularmente, se ha recuperado el vasto campo petrolífero de Kadir, uno de los más importantes de la región; el avance hacia estos enormes yacimientos de petróleo tiene un doble propósito. Por un lado, la aproximación al flanco occidental de Sukhnah, una ciudad al este de Palmira, donde Daesh fortificó en los últimos años sus defensas. Por otro, la conquista de infraestructuras que podrían representar en unos pocos meses un balón de oxígeno para la exhausta y desangrada economía siria, oprimida por la guerra y las sanciones occidentales que nunca fueron revocadas desde principios de 2011.

A partir de este último punto, la reactivación de los campos de petróleo aseguraría la autosuficiencia energética del Gobierno de Siria y una mayor eficiencia en la distribución del servicio, evitando así los molestos y frecuentes apagones, incluso en la propia capital del país; además, la reactivación de los pozos necesitaría de la ayuda de muchos trabajadores y esto podría dar cientos de puestos de trabajo que favorecerían el retorno de muchos emigrados y un aumento del empleo, con el consiguiente incremento del apoyo popular al Gobierno. Todo esto sin tener en cuenta que, con una posible venta de petróleo en el extranjero, las arcas de Siria podrían disfrutar de un verdadero soplo de aire fresco, porque para Damasco el conflicto supone un costo exorbitante y la deuda comienza a ser una seria preocupación de cara a la postguerra. Pero no hay que olvidar el hecho de que, como se mencionó anteriormente, el progreso hacia los campos de petróleo favorece una futura avanzada hacia Sukhnah, situada entre Palmira y Deir ez-Zor.

Su conquista será crucial para el control del corazón de la parte del desierto de Siria, aunque aquí todavía se considera muy fuerte a Daesh por el hecho de que a lo largo de los años construyó importantes fortificaciones difíciles de conquistar; es por eso que se está avanzando hacia Sukhnah tanto desde Palmyra, las últimos informaciones hablan de que los soldados sirios se encuentran a 11 km de la ciudad, como desde los yacimientos de petróleo al sur de Al Rusafa, con la intención de rodear a los yihadistas y crear una conexión entre el frente al este de Homs y el de la parte meridional de la provincia de Alepo. La aceleración experimentada por la guerra de Siria va de la mano con el hecho de que el Gobierno sirio regresará pronto a la provincia de Deir ez-Zor, y también al desierto en la parte oriental del país. Con la tregua todavía vigente en Idlib y en las regiones a su oeste, será entre las arenas del desierto donde el conflicto vivirá sus momentos más importantes en las próximas semanas.

(Fuente: Gli Occhi Della Guerra)

Se acelera la guerra en Siria

(SOS).- Se inflama el frente sirio. Dos, las noticias más importantes a esta hora: el derribo de un caza sirio y el bombardeo con misiles de medio alcance de algunas posiciones yihadistas en Deir Ezzor por parte de los Pasdarán iraníes.

El caza derribado

Según la televisión estatal, un caza estadounidense derribó ayer por la tarde un avión de combate sirio en las proximidades de Al Rasafa, en la provincia de Al Raqa. El Gobierno de Damasco ha asegurado que el Sukhoi estaba bombardeando posiciones yihadistas, pero Estados Unidos ha indicado que se trataba de posiciones de las FSD, una alianza liderada por milicias kurdas. El Pentágono ha confirmado la noticia justificando el ataque como un acto de defensa tras los bombardeos sirios. También ha apuntado que está en contacto con las fuerzas rusas en la región, para evitar una escalada después de este episodio. Este ataque es sólo el último de los cometidos por Estados Unidos contra el Ejército de Damasco. Hace diez días, por ejemplo, aviones estadounidenses bombardearon posiciones de las fuerzas sirias en Al Tanf. Antes, las bombas habían caído sobre la frontera entre Siria e Irak, donde el Ejército de Damasco y el de Bagdad se habían encontrado.

Moscú: “Una escalada peligrosa”

Tras el ataque al caza de Damasco, Rusia ha dejado claro que: “La destrucción de un avión militar sirio por parte de Estados Unidos es un paso hacia una peligrosa escalada y Moscú ha advertido a Washington que no use la fuerza contra las tropas del Gobierno de Damasco”.

Los misiles de los Pasdarán

Ayer por la noche, Irán lanzó una serie de misiles contra algunas “bases terroristas” presentes en Siria. El objetivo de los Pasdarán eran los grupos yihadistas responsables de los ataques del pasado 7 de junio en Teherán. La agencia de noticias iraní, Tasnim, ha informado que fueron los Guardianes de la Revolución los que lanzaron los misiles tierra-tierra de medio alcance desde el oeste de Irán hacia la región de Deir Ezzor y que fueron abatidos “un gran número” de terroristas. Los misiles se dirigieron a los “centros logísticos de los terroristas takfiríes”, ha explicado Tasnim. El lanzamiento de los misiles se coordinó con las autoridades de Damasco. Amir Hussein Abdallahian, asesor de política exterior del Parlamento iraní, ha dicho que los misiles que fueron lanzados contra el cuartel general del ISIS en Siria son sólo un “aviso”. Los Guardianes de la Revolución iraní han amenazado con nuevos ataques misilísticos si la seguridad de la República Islámica peligrara con nuevos atentados. “Si (el ISIS, ndr) lleva a cabo una acción específica para violar nuestra seguridad, seguramente habrá otros lanzamientos, aún con más fuerza”, ha declarado el general Ramzan Sharif, al tiempo que ha indicado que en el ataque de ayer se lanzaron seis misiles con un alcance máximo de 700 kilómetros.

La guerra en Siria

Bashar al-Assad ya ha ganado la guerra en Siria. Basta con mirar el mapa de Siria para entender que los rebeldes están aislados en dos grandes cuadrantes: uno en el norte, en la provincia de Idlib, y otro en el sur, en la frontera con Jordania.

La partida que hay que jugar ahora es la de Al Raqa, la “capital” del Estado Islámico en Siria. Las FSD están ganando terreno y están eliminando cada vez más yihadistas. Lo mismo ocurre con el Ejército sirio.

La liberación de Al Raqa tiene un valor simbólico: significa el final del ISIS. La guerra en Siria está experimentando una aceleración en los últimos meses que no se había visto desde que comenzó el conflicto. El derribo del caza sirio y el lanzamiento de los misiles iraníes, sin embargo, evidencian que serán las potencias internacionales las que determinen el futuro del país.

(Fuente: Gli Occhi Della Guerra)

Jóvenes familias cristianas de Alepo: la fe en Cristo es más fuerte que la tentación de emigrar

(SOS).- El fin de la guerra y la búsqueda de un trabajo que les permita “contribuir al desarrollo” del país azotado por años de violencia y terror; el apoyo de una fe “que creció” en todo este tiempo y la “tentación” siempre presente del emigrar si debiesen faltar los recursos básicos para sobrevivir, hasta ahora garantizados “por la ayuda preciosa de la Iglesia”. Esto es lo que dicen dos jóvenes familias cristianas de Alepo, que hablaron con AsiaNews sobre el drama de un conflicto que ya entró en el séptimo año, las perspectivas de paz aún lejanas y los esfuerzos de los líderes católicos locales para apoyar a los más pobres y necesitados. Ambas forman parte del programa de ayuda a las parejas jóvenes, iniciado en los últimos meses por el P. Ibrahim Alsabagh, franciscano de 44 años, guardián y párroco de la comunidad latina.

Presentando la iniciativa, apoyada por el Papa Francisco con una donación de 100 mil euros durante el retiro espiritual en preparación de la Pascua, el P. Ibrahim advierte que la familia “representa el futuro de la sociedad”, sobre todo “en un contexto de guerra”. De ahí la voluntad de apoyar en el plano “material y espiritual” a las jóvenes parejas de aquella que un tiempo fue la metrópolis del norte de Siria.

En las últimas semanas, alrededor de 740 familias, que se formaron después de 2012, recibieron ayudas “incluyendo alimentos, medicamentos y suministro de electricidad”. Parte de las donaciones también se compartieron con familias musulmanas necesitadas, en un contexto de caridad que abraza a todos, independientemente de la fe religiosa que profesen. “Dentro de este proyecto -explica el párroco de Alepo- hay un intento de promover reuniones de formación permanente” para contribuir al apoyo de la pareja “también después del matrimonio”.

La primera de las dos familias entrevistadas por AsiaNews está formada por Bassam Salloum, de 31 años, y Miryam Mahaj, de 29 años, ambos con títulos universitarios en Lengua y literatura francesa. La pareja se casó el 22 de agosto de 2015 y tiene una hija, llamada Tiya, que está a punto de cumplir un año.

Bassam y Miryam se conocieron en 2014, durante el que quizás fue el período más oscuro para la ciudad de Alepo. Los dos jóvenes habían pensado durante mucho tiempo en emigrar y casarse en el extranjero, pero la Iglesia local siempre los ha ayudado -a nivel financiero y espiritual- a los largo del camino y por eso decidieron quedarse. Desde hace un par de años la parroquia colabora en el pago del alquiler del apartamento, la compra de alimentos y el suministro de electricidad. “Nuestra esperanza para el futuro -afirman- es que la guerra acabe y podamos vivir de nuestro trabajo y contribuir al desarrollo de nuestro país”. Sin embargo, hay un fuerte “temor” de que el conflicto pueda “durar mucho tiempo” y la Iglesia “se quede sin recursos”, apuntan. “¿Cómo podremos sobrevivir sin su ayuda?”, preguntan. En estos años de guerra y de violencia “nuestra fe creció: nos casamos en pleno conflicto, sin saber si alguien podría ayudarnos. Contamos sólo con la protección de Dios”, aseguran. En un momento de particular crisis se presentaron en la parroquia, explicando su situación económica y familiar. No conocíamos al P. Ibrahim, pero ya desde el inicio “el sacerdote nos apoyó y animó”, recuerdan. Para poder responder a las necesidades de la familia, Bassam tiene dos trabajos: en la escuela como docente y en la parroquia, donde trabaja en lo social. Cada día trabaja hasta 12 horas, o incluso más si es necesario. El dinero de un mes, confiesa, “es suficientes para sobrevivir tres semanas”. La “tentación” de huir al extranjero es fuerte, porque “toda nuestra familia” ya emigró, pero “la fe en Dios, la Providencia y el apoyo de la Iglesia nos permiten quedarnos en Alepo”, subraya.

Una infancia difícil, con la pérdida de sus respectivos padres a una edad temprana, une a la segunda pareja: Khalil Mstrih, de 32 años, que se graduó en la Universidad y hoy dirige una pastelería y Diala Dib, de 25 años, graduada en Economía y hoy empleada en la recepción de la parroquia. Los dos se casaron el 24 de julio de 2016. “Nos amamos mucho y aunque no veíamos el fin de esta guerra, decidimos casarnos. No teníamos nada cuando dejamos nuestras casas”, cuentan. “Ahora estamos viviendo en un apartamento que dejó libre una familia que ha emigrado, pero si algún día quieren regresar ¿qué haremos? ¿Y adónde iremos? En esta casa nada es nuestro… Usamos sus cosas”, añaden.

Antes de la guerra Khalil trabajaba en una pastelería donde aprendió el arte de la confitería. Con el dinero que ahorró, abrió su propio negocio y hoy habla de él con gran orgullo. “Debido a la muerte de mi padre, tuve que abandonar mis estudios. Logré seguir adelante sin pedir ayuda a nadie. Entonces, comenzó la guerra y todo se perdió”, recuerda. Habría querido emigrar al extranjero, pero la idea de dejar a su madre sola lo detuvo y, por esta razón, decidió quedarse. “Tenemos una gran confianza en Dios -enfatizan Khalil y Diala- y si no tuviéramos una fe fuerte nunca nos habríamos casado. Sólo tenía un dólar cuando la conocí, no sabía cómo podría construir una familia. Es Dios quien nos ha ayudado y nos ha guiado en este camino”. No han abandonado por completo la idea de la emigración, porque” ya no estaríamos obligados a mendigar, sino que podríamos vivir de nuestro trabajo”.

Gracias a la ayuda del P. Ibrahim, Khalil encontró a algunos amigos que le ayudarán a reabrir una nueva pastelería, aunque las ganancias serán limitadas. El costo de alquiler es alto y cada mes existe el peligro de no ganar suficiente dinero para cubrir los gastos. Al no poder contratar personal, su esposa decidió ayudarle en el negocio. “Sufrimos mucho -concluye la pareja- y la ayuda de la Iglesia es vital en este contexto. Sólo esperamos que la guerra termine pronto”.

(Fuente: AsiaNews)