Concluye sin grandes avances la séptima ronda de negociaciones de paz para Siria

(SOS).- El enviado especial de la ONU para Siria, Staffan de Mistura, ha dicho que en la próxima ronda de negociaciones de paz pedirá al Gobierno sirio que aborde el proceso político necesario para poner fin al conflicto armado iniciado en 2011.

Asimismo, ha anticipado que se hará todo lo posible para que los delegados gubernamentales y rebeldes se sienten en la misma sala, ya que hasta ahora han alternado sus reuniones con el mediador.

En una rueda de prensa al término de la séptima ronda negociadora, De Mistura ha confirmado su intención de convocar el próximo encuentro para principios de septiembre.

Resumiendo el resultado de las reuniones celebradas en la ciudad suiza de Ginebra, De Mistura ha reconocido que no hubo “progresos notables” pero “tampoco rupturas”, de modo que ha descrito como un “avance gradual” lo que pudo observar durante estos cinco días.

Sin embargo, después de año y medio de conversaciones, que quedaron varias veces interrumpidas y por las que en los últimos meses parece existir un rebajado interés debido a sus escasos resultados, De Mistura ha considerado que es el momento de pedir más.

“La comunidad internacional quiere ver una aceleración del fin de este conflicto y esto puede ayudar (…), así que pediré al Gobierno que esté preparado para abordar el proceso político” y el resto de temas centrales de la agenda negociadora, ha señalado.

Esos puntos, además de la transición política, se refieren a la reforma constitucional, la celebración de elecciones bajo la supervisión de la ONU y la lucha contra el terrorismo.

Reafirmando su posición de siempre, el jefe negociador de la delegación gubernamental, Bashar al-Jaafari, ha manifestado al término de las reuniones que la ONU debía “implicarse más en la lucha antiterrorista”.

Esta actitud ha sido criticada a su turno por el jefe de la delegación rebelde, Naser Hariri, quien ha acusado al Gobierno sirio de utilizar “el pretexto del terrorismo para evitar el proceso político”.

Por su parte, De Mistura ha aclarado a los negociadores que la lucha contra el terrorismo sólo implica a aquellas entidades consideradas como tal por el Consejo de Seguridad de la ONU. Estas son, principalmente, Al Qaeda, el Estado Islámico, el Frente Al Nusra y sus organizaciones afines.

El mediador de la ONU también ha expuesto la necesidad de que se cumpla con la prohibición de financiación y de suministro de armas a los combatientes en Siria.

“La mejor garantía contra el terrorismo en Siria es un acuerdo en relación con una solución política a través de un proceso incluyente de transición política”, ha insistido De Mistura.

El diplomático italo-sueco ha advertido de que, si esto no ocurre, tres meses después de que se obtenga la liberación de Al Raqa, considerada la capital del Estado Islámico en Siria, “habrá un nuevo grupo terrorista que surgirá y volveremos a lo mismo”.

En su intervención, De Mistura ha dado a entender que hay que aprovechar que la crisis siria ha vuelto a ser un tema prioritario en la agenda de los líderes mundiales, lo que se reveló con el acuerdo de alto el fuego alcanzado por Estados Unidos y Rusia en la cumbre del G20.

“Vemos que el impulso internacional beneficia nuestro trabajo y nos ayudará para empujar a todas las partes a sentarse en la misma sala y comenzar a hablar de lo sustancial”, ha concluido.

(Fuente: Agencias)

Arranca en Ginebra una nueva ronda de conversaciones de paz sobre Siria

(SOS).- Hoy ha comenzado en Ginebra la séptima ronda de contactos auspiciados por Naciones Unidas entre las partes en conflicto en Siria con una reunión entre el jefe de la delegación siria, Bashar al-Jaafari, y el enviado especial de la ONU para Siria, Staffan de Mistura.

Después, está prevista una reunión de De Mistura en un almuerzo de trabajo con los representantes de los grupos armados rebeldes: el Alto Comité para las Negociaciones y los grupos de Moscú y El Cairo.

El propio De Mistura ha pedido no exagerar las expectativas generadas con esta ronda de negociaciones, pero los participantes sirios esperan que el alto el fuego para el suroeste de Siria que entró en vigor el 9 de julio influya positivamente en las conversaciones.

“Este acuerdo es un paso muy importante y positivo. Desempeñará un papel significativo en la solución política del conflicto sirio”, ha asegurado el líder de la plataforma rebelde de Moscú, Qadri Yamil.

Según Yamil, las consultas que precedieron a la próxima ronda de conversaciones en Ginebra fueron muy fructíferas, pese a que las fuerzas rebeldes de Riad, El Cairo y Moscú continúan en desacuerdo en algunos temas.

Las delegaciones del Gobierno sirio y de las principales plataformas rebeldes llegaron el domingo a la ciudad suiza para participar en estos contactos que, según las previsiones, se prolongarán hasta el día 15.

Las negociaciones en Ginebra sobre la solución del conflicto sirio bajo los auspicios de la ONU comenzaron en 2012. En paralelo, este año se ha puesto en marcha una nueva iniciativa de diálogo en Astaná impulsada por Rusia, Turquía e Irán.

En las anteriores conversaciones de Ginebra se acordó una agenda con cuatro temas principales para alcanzar una solución política en Siria: el terrorismo, el Gobierno, la constitución y las elecciones.

(Fuente: Agencias)

La ONU apuesta por una nueva Constitución para Siria. EEUU y Rusia refuerzan sus contactos

(SOS).- Las cúpulas militares de Rusia y Estados Unidos intensifican sus contactos para prevenir el enfrentamiento entre los Ejércitos de las dos potencias involucradas en el territorio sirio, mientras la diplomacia de la ONU se dedica a hallar una solución pacífica al conflicto. De hecho, por primera vez, todas las partes implicadas en los conversaciones promovidas por las Naciones Unidas en Ginebra tienen intención de discutir la posible redacción de una nueva Constitución.

Además, al intervenir en el Consejo de Seguridad de la ONU, el enviado especial para Siria, Staffan de Mistura, anunció una séptima ronda de coloquios “políticos” entre Damasco y los miembros del Alto Comité para las Negociaciones (HNC, por sus siglas en inglés), que representa a una serie de grupos rebeldes sostenidos por los sauditas. La próxima cita será en el mes de junio, si bien hasta el momento no se ha fijado una fecha exacta. Para el alto diplomático, hay “buenas noticias” provenientes del frente militar: en el último período, se ha registrado una “caída significativa” de la violencia, e incluso de los bombardeos aéreos en distintas zonas. Un éxito, explicó De Mistura, que también es fruto de los acuerdos surgidos en los encuentros de Astaná patrocinados por Moscú, Teherán y Ankara, y que han llevado a la creación de zonas de “desescalada” del conflicto. Sin embargo, aún quedan bolsas irresueltas de violencia, que se concentran en torno a tres grandes centros: Hama, Homs y parte de la capital, Damasco, que todavía hoy sigue siendo teatro de bombardeos y de enfrentamientos violentos entre las facciones en lucha. “Nuestro objetivo –afirmó De Mistura–  no es solamente la desescalada, sino también la implementación de un cese del fuego a escala nacional” sin que una de las partes en lucha “saque ventaja” de situaciones “ambiguas”.

El objetivo del representante especial de la ONU también es asegurar que no haya un “vacío de poder” a nivel “constitucional, jurídico e institucional” en el contexto del proceso de transición política. Las Naciones Unidas no tienen en mente redactar una nueva Constitución, precisó el diplomático, porque ésta es una tarea que compete “al pueblo sirio”, pero “estamos sentando las bases” para que esto “pueda ocurrir” en un futuro próximo. La esperanza –concluyó– es que se llegue, lo antes posible, a negociaciones directas entre el Gobierno y la [mal llamada, ndr] oposición”.

Mientras tanto, en el campo de batalla se refuerza el intercambio de información e inteligencia entre Washington y Moscú. El general Jeffrey Harrigian, responsable norteamericano de las operaciones aéreas en Oriente Medio, confirmó el aumento de interacciones “a causa de la progresiva restricción del espacio aéreo en el cual se despliegan operaciones”. En las últimas semanas, las fuerzas sirias y rusas han desplazado su campo de acción hacia las zonas orientales del país, aproximándose cada vez más al área en la cual opera la coalición internacional liderada por Estados Unidos, que combate contra el Estado Islámico (EI).

Para prevenir el peligro –muy grave– de que haya incidentes entre las partes, se ha decidido reforzar las comunicaciones y el intercambio de información. Según fuentes del Pentágono, las relaciones ya habrían alcanzado el nivel de oficiales de alto rango, llegando incluso a involucrar a las dos capitales  (Moscú y Washington) y a los respectivos cuarteles generales en la región. Estos intercambios habrían conducido a la formación de las “áreas de no-conflicto”, que no deben confundirse con las “zonas de seguridad” acordadas en Astaná, en las cuales está prevista la intervención exclusiva de una sola de las dos partes implicadas en el conflicto.

(Fuente: AsiaNews)

El Gobierno sirio y los rebeldes participan en una nueva ronda de conversaciones en Ginebra

(SOS).- Las delegaciones del Gobierno sirio y los grupos armados rebeldes han confirmado su participación en las conversaciones de paz que arrancarán este miércoles en la localidad suiza de Ginebra.

“Todos los invitados que ya han participado en las rondas de conversaciones previas en febrero de 2017 han confirmado su participación”, ha dicho Alessandra Vellucci, portavoz del enviado especial de la ONU para Siria, Staffan de Mistura.

Asimismo, ha indicado que De Mistura se encuentra en una gira diplomática en Arabia Saudita, Rusia y Turquía, tras lo cual regresará a Ginebra. Hasta su llegada, las conversaciones estarán encabezadas por su número dos, Ramzy Ramzy.

Vellucci ha subrayado que las conversaciones se centrarán en cuatro cuestiones: gobernanza, asuntos constitucionales, elecciones y medidas antiterroristas, contempladas en la resolución 2254 del Consejo de Seguridad del citado organismo internacional.

El enviado especial ha reclamado a los invitados que lleven a cabo los preparativos necesarios antes de la quinta ronda “para estar preparados para participar de forma sustancial y proactiva sobre la materia de todos los puntos en la agenda en paralelo”, ha dicho la portavoz.

Vellucci ha apuntado además que De Mistura ha expresado su deseo de que “las mujeres sirias sean incluidas en el proceso político a través de consultas y diálogo”, así como que “se promueva su participación”.

La participación de una delegación de los grupos armados rebeldes tiene lugar después de que los mismos se negaran a acudir a los encuentros celebrados la semana pasada en la capital de Kazajistán, Astaná.

Las conversaciones de Astaná han servido hasta la fecha como facilitador del proceso en Ginebra y han permitido acordar el funcionamiento de un grupo de supervisión del alto el fuego pactado a finales de diciembre.

Las últimas negociaciones entre el Gobierno sirio y los rebeldes en Ginebra culminaron con un principio de acuerdo sobre cuatro puntos básicos de acercamiento entre ambas partes para alcanzar una solución política a la guerra en Siria, consistentes en la creación de un Gobierno de unidad, la redacción de una nueva Constitución, la celebración de elecciones libres y garantías de seguridad frente a la amenaza del terrorismo.

Los ocho días de conversaciones se centraron en la discusión de los llamados “12 puntos esenciales para una solución política en Siria”, presentados por De Mistura hace un año en Ginebra, y basados en la resolución 2254 del Consejo de Seguridad de la ONU, texto fundacional de los esfuerzos para el final dialogado del conflicto sirio.

(Fuente: Agencias)

El Gobierno y los rebeldes acuerdan en Ginebra discutir una solución política en Siria

(SOS).- Los ocho días de negociaciones entre el Gobierno sirio y los rebeldes en la ciudad suiza de Ginebra han culminado con un principio de acuerdo sobre cuatro puntos básicos de acercamiento entre ambas partes para alcanzar una solución política al conflicto en Siria, consistentes en la creación de un Gobierno de unidad, la redacción de una nueva Constitución, la celebración de elecciones libres y garantías de seguridad frente a la amenaza del terrorismo.

Así lo ha confirmado el negociador jefe de los rebeldes, Nasr al-Hariri, al término del encuentro, el primero de esta naturaleza en los últimos diez meses.

Por su parte, el mediador de Naciones Unidas, Staffan de Mistura, ha indicado que el paso siguiente debería ser un “acuerdo marco” con vistas a esta solución negociada.

“Tenemos una agenda clara delante de nosotros, dividida en cuatro cestas: un Gobierno no sectario e inclusivo, la redacción de una nueva Constitución, la celebración de elecciones libres y justas bajo supervisión de la ONU y la redacción de medidas que garanticen la seguridad y refuercen la lucha antiterrorista”, ha declarado De Mistura.

“La verdad es que me siento contento con la idea de que todas las partes han asumido que pueden tolerar estos puntos de diálogo”, ha remarcado el representante de Naciones Unidas.

El negociador del Gobierno sirio, el embajador Bashar al-Jaafari, no ha hecho declaraciones al respecto.

De Mistura ha dejado en manos de Rusia y Turquía la supervisión del alto el fuego en Siria, como valedores de las negociaciones paralelas de paz que se están desarrollando en Astaná, la capital de Kazajistán.

Las conversaciones mantenidas durante los últimos días en la ciudad suiza se han centrado en la discusión de los llamados “12 puntos esenciales para una solución política en Siria”, presentados hace un año en Ginebra, y basados en la resolución 2254 del Consejo de Seguridad de la ONU, texto fundacional de los esfuerzos para el final dialogado del conflicto sirio.

(Fuente: Agencias)

Ginebra IV – Arrancan las conversaciones de paz entre el Gobierno sirio y los rebeldes

(SOS).- Las negociaciones de paz entre los grupos armados rebeldes y el Gobierno sirio auspiciadas por la ONU se reanudaron este jueves en Ginebra.

Las delegaciones invitadas a la cumbre llegaron ya casi todas anoche a la ciudad suiza, lo que permitió al enviado especial de Naciones Unidas para Siria, Staffan de Mistura, celebrar reuniones bilaterales con los participantes.

El representante permanente de Siria ante la ONU, Bashar al-Jaafari, es una vez más el jefe de la delegación gubernamental y fue el primero en acudir a la cita.

Por su parte, la delegación que engloba a los grupos armados rebeldes está encabezada de nuevo por la Comisión Suprema para las Negociaciones (CSN) y cuenta con Mohamed Sabra como jefe negociador. Además, Nasr al-Hariri preside la llamada coalición opositora.

Las conversaciones de paz, denominadas Ginebra IV, se basarán en la resolución 2254 del Consejo de Seguridad de la ONU, que prevé el establecimiento de un gobierno “inclusivo”, un calendario para la elaboración de una nueva Constitución y la celebración de elecciones en Siria.

De Mistura admitió el miércoles que no espera una solución “inmediata” al conflicto, pero su intención es crear un “impulso muy proactivo” para promover una serie de rondas que permitan profundizar en las cuestiones sustanciales para un acuerdo político en el país árabe.

El representante de la ONU expresó mayor confianza en los diálogos de Astaná, patrocinados por Rusia, Turquía e Irán y cuyo objetivo es velar por el cumplimiento del alto el fuego que rige en todo Siria, salvo para los grupos terroristas, desde el pasado 30 de diciembre.

La anterior ronda de negociaciones en la ciudad suiza tuvo lugar del 13 al 27 de abril de 2016. En ese encuentro, las partes no llegaron a un consenso sobre las modalidades de una posible transición política en el país árabe.

_20170222163741-ksyb-u42244550149nle-656x437lavanguardia-web

l-ambassadeur-syrien-a-l-onu-et-chef-de-la-delegation-gouvernementale-bachar-al-jaafari-le-23-fevrier-2017-a-geneve

Syrian Ambassador to the U.N. Bashar al Jaafari (C) arrives at the United Nation in Geneva, Switzerland, February 23, 2017. REUTERS/Pierre Albouy

le-chef-de-la-delegation-de-l-opposition-syrienne-nasr-al-hariri-d-et-l-un-de-ses-membres-yahya-kodmani-le-23-fevrier-2017-a-geneve

Head of opposition delegation for the Geneva IV conference on Syria Nasr al-Hariri (C) arrives at the United Nations office in Geneva, Switzerland, February 23, 2017. REUTERS/Pierre Albouy

(Fuente: Agencias)

Cumbre de Astaná: Rusia, Turquía e Irán crearán un mecanismo para supervisar el alto el fuego en Siria y combatirán juntos el terrorismo yihadista

Iván de Vargas (SOS).- Las conversaciones de Astaná empezaron ayer con la participación de las delegaciones del Gobierno sirio y los grupos armados rebeldes, los dos países patrocinadores (Rusia y Turquía), una delegación iraní, el enviado especial de la ONU para Siria, Staffan de Mistura, y la presencia del embajador estadounidense en Kazajistán, George A. Krol.

La primera jornada de diálogo concluyó el lunes después de varios cruces de acusaciones entre los dos bandos enfrentados. La reunión, que duró apenas dos días y se celebró a puerta cerrada, finalizó esta mañana.

Rusia, Turquía e Irán manifestaron en un comunicado conjunto su intención de crear un mecanismo para supervisar el cumplimiento del alto el fuego como resultado de las negociaciones de paz en la capital de Kazajistán.

Además, las tres potencias apoyaron la nueva ronda de conversaciones del próximo 8 de febrero en Ginebra entre ambos bandos, auspiciada por la ONU. La novedad es que aceptarán la presencia de las milicias armadas en esa cumbre.

El ministro de Asuntos Exteriores de Kazajistán, Kairat Abdrajmenov, que se encargó de leer el comunicado, subrayó que rusos, turcos e iraníes se comprometieron a combatir conjuntamente al Estado Islámico (Daesh, por su acrónimo en árabe) y al Frente al Nusra, así como a intensificar sus esfuerzos para separar a los rebeldes sirios de los grupos terroristas.

El presidente de la delegación de la República Árabe Siria, Bashar al-Jaafari, señaló en un encuentro con la prensa que el Gobierno “se esfuerza para poner coto a la guerra terrorista librada contra el pueblo sirio”. En este sentido, Al Jaafari aseveró que el Ejército está librando una batalla contra los grupos terroristas para liberar el territorio sirio ocupado y proteger a los civiles.

Por su parte, los grupos armados rebeldes aseguraron que el comunicado final reforzará el alto el fuego pero se negaron a suscribir la declaración, al igual que el Gobierno sirio.“Esta vez es Rusia quien insiste en aplicar el alto el fuego y va a tener éxito, especialmente gracias a su cooperación con Turquía”, afirmó el vicepresidente de la Coalición Nacional para las Fuerzas de la Revolución y la Oposición Siria (CNFORS), Bashar Abdul Hakim.

Un motivo fundamental por el cual los rebeldes no suscribieron la declaración final de Astaná es su exigencia de que las milicias extranjeras respaldas por Irán salgan del país. “Debe haber un esfuerzo internacional para echar a las milicias extrajeras”, indicó Mohamed Alloush, líder del Ejército del Islam y el más destacado miembro de las fuerzas rebeldes que acudió a Astaná. “En lo que se refiere a la tregua, asumimos las obligaciones conforme al acuerdo del 30 de diciembre”, añadió Alloush.

El portavoz del Ejército Libre Sirio (ELS), Osama Abu Zeid, ya había destacado el lunes que “el éxito de esas conversaciones, que no son directas, está en manos de los dos países garantes: Turquía y Rusia”. “Si logran aplicar lo que han prometido, vamos a tener éxito y espero que Rusia pueda obligar a respetar el alto el fuego”, expresó.

Rusia también redactó y transmitió a los rebeldes un proyecto de Constitución para Siria, según anunció hoy mismo el enviado especial del presidente Vladimir Putin para ese país, Alexandre Lavrentiev, al término de los conversaciones.

“Hemos enviado a la oposición armada un proyecto de constitución siria redactado por los especialistas rusos, a fin de acelerar el proceso”, declaró Lavrentiev.

“Los opositores sirios se dieron cuenta de que Rusia no es su enemigo, que es mejor establecer buenas relaciones con Moscú y aprovechar la disposición que les mostramos”, apuntó el enviado especial de Putin.

A su vez, el enviado del secretario general de la ONU para Siria, Staffan de Mistura, alabó el “coraje político” del Gobierno sirio y de los grupos armados rebeldes por sentarse en la misma mesa de negociaciones en Astaná.

“Hay que tener coraje político para sentarse en la misma habitación y escuchar las demandas del otro”, dijo De Mistura en una rueda de prensa.

En el hotel donde tuvo lugar el encuentro, el enviado especial de la ONU para Siria reconoció que él es “optimista” acerca de los resultados del diálogo.

Esta es la primera vez que Astaná acoge unas conversaciones entre los rebeldes y el Gobierno sirio, aunque ya se celebraron tres rondas en Ginebra, entre los años 2012 y 2016, sin llegar a una solución para el conflicto.

El objetivo de esta reunión fue reforzar el alto el fuego que entró en vigor en Siria el pasado 30 de diciembre, para poder acudir a las negociaciones de Ginebra del 8 de febrero e iniciar una transición política en el país árabe.

1066411049

(Fuente: Agencias)