La ONU teme un contagio de la guerra siria al resto de Oriente Medio

(SOS).- La tensión entre Israel e Irán, la ofensiva turca contra facciones kurdas o los choques entre la coalición estadounidense y fuerzas pro gubernamentales en Siria están disparando el riesgo de que la guerra se contagie al resto de Oriente Medio, según advirtió este miércoles la ONU.

“El conflicto está extendiéndose más allá de las fronteras sirias, en más de una dirección”, aseguró el enviado especial de Naciones Unidas para Siria, Staffan de Mistura, en una reunión con el Consejo de Seguridad.

Su aviso no fue el único: varias potencias internacionales, incluidas Estados Unidos y Rusia, dejaron claro que el temor a que la guerra se propague es real.

“Todos los ingredientes están presentes, si no hacemos nada urgentemente, para una gran confrontación regional e internacional”, resumió el embajador francés ante la ONU, François Delattre.

Según De Mistura, el reciente aumento de la violencia en Siria ha creado uno de los momentos más peligrosos desde que comenzó el conflicto hace casi siete años.

Este mes, el Gobierno sirio y sus aliados han endurecido su campaña contra los rebeldes en Idlib y Guta Oriental.

En paralelo, Turquía continúa su ofensiva sobre el enclave sirio de Afrin y hay informaciones de que sus fuerzas han intercambiado fuego con tropas sirias en Idlib.

También ha habido nuevos choques entre la fuerza contra el Estado Islámico (EI) que lidera Estados Unidos y efectivos pro gubernamentales, con decenas de muertos en un ataque de la coalición internacional, según Washington en respuesta a una agresión contra sus aliados en el noreste de Siria.

A todo ello se ha sumado la escalada entre Israel y Siria, tras los bombardeos israelíes sobre el país vecino después de una supuesta incursión en su territorio de un dron iraní.

El Gobierno sirio advirtió ayer a Israel de que abatirá cualquier avión que ataque su territorio después del derribo de un avión israelí por parte de las defensas antiaéreas sirias el pasado fin de semana.

“Defendimos Siria, derribamos un avión israelí y derribaremos cualquier avión que ataque siria. Esto no es una mera amenaza”, avisó, en declaraciones a la prensa en Damasco, el viceministro sirio de Asuntos Exteriores, Faisal Miqdad.

Miqdad manifestó que su país “es capaz de eliminar a los terroristas, cuando deje de apoyarlos Occidente” y opinó que Estados Unidos y algunos Estados europeos, entre los que nombró a Francia, llevan a cabo “una campaña de histeria frenética contra Siria”.

A juicio del viceministro de Asuntos Exteriores, Washington no está contento con los logros de las Fuerzas Armadas sirias y, por tanto, está publicando “noticias engañosas”.

Según la ONU, combinados, todos estos acontecimientos amenazan los acuerdos en vigor para reducir la violencia en Siria y la “estabilidad regional”.

Como acostumbra, la embajadora estadounidense, Nikki Haley, centró las acusaciones en Irán, a quien acusó de estar poniendo “a prueba la voluntad de sus vecinos y oponentes a resistir su agresión”.

“El régimen de Al Assad se ha convertido en la tapadera de Irán, Hezbolá y sus aliados para hacer avanzar su irresponsable y peligrosa agenda para Oriente Medio”, dijo.

Haley urgió a Rusia a utilizar su influencia sobre Damasco para avanzar hacia la paz, mientras que el representante de Moscú, Vasili Nebenzia, insistió en que es Washington quien debe actuar para detener las hostilidades por parte de los rebeldes.

Entretanto, la situación humanitaria en el país sigue deteriorándose, según Naciones Unidas, que ha pedido una tregua de 30 días para poder llevar ayuda a las poblaciones más necesitadas y para poder evacuar a heridos y enfermos.

El llamamiento figura también en un borrador de resolución que está negociando el Consejo de Seguridad, pero que, por ahora, Rusia ha tachado de poco realista.

Nebenzia, preguntado por los periodistas, explicó que la situación sobre el terreno no permite una medida de ese tipo de un día para otro, aunque señaló que su país está tratando de buscar un consenso con el resto de Estados miembros.

En el plano político, la ONU sigue trabajando para tratar de lograr un acuerdo de paz en las negociaciones que se desarrollan en Ginebra, pero por ahora no hay avances claros.

(Fuente: Agencias)

Anuncios

La ONU dice que Rusia debe ganar la paz en Siria

(SOS).- El enviado especial de la ONU para Siria, Staffan de Mistura, ha señalado que la recuperación de buena parte del territorio sirio por parte del Gobierno de Damasco con la ayuda de Rusia no es suficiente y que ahora Moscú “debe ganar la paz” en el país árabe.

“No es suficiente una operación militar. Hace falta que inmediatamente después haya un proceso político que incluya a todo el mundo para que haya nuevas elecciones y una nueva Constitución”, ha dicho en la radiotelevisión pública suiza RTS.

Para ello el presidente ruso, Vladimir Putin, debe “convencer al Gobierno de que no hay tiempo que perder”, ha respondido a la pregunta acerca de qué puede hacer ahora Moscú, que apoya al régimen de Bashar al-Assad en su guerra contra el Estado Islámico y los rebeldes.

Putin se reunió el martes con su homólogo sirio en una base aérea gestionada por Rusia en Siria, donde ordenó que “una parte significativa” del contingente militar ruso que se encuentra en el país árabe regrese a casa, ya que casi todo el territorio ha sido liberado de los terroristas.

“Podemos pensar que se ha ganado una guerra territorial, pero esto es temporal. Hay que ganar la paz”, ha destacado el mediador de la ONU en las conversaciones entre la delegación del Gobierno sirio y los rebeldes en Ginebra.

“Para ganar la paz hay que tener la valentía de presionar al Gobierno sirio de aceptar una nueva constitución y nuevas elecciones, pero con la ONU, porque de lo contrario eso no funcionará”, ha aseverado De Mistura.

El mediador de la ONU ha asegurado que “si no se encuentra la paz rápidamente en Siria existe el riesgo de la fragmentación”.

De momento la delegación del Gobierno y la Comisión Suprema para las Negociaciones (CSN) no se han sentado a una misma mesa a dialogar, y los representantes de las autoridades sirias llegaron más tarde a Ginebra ante la exigencia de la delegación rebelde unificada de que Al Assad abandone el poder en una eventual transición política.

El enviado especial ha insistido que son “la ONU y Ginebra los únicos lugares mandatados por el Consejo de Seguridad para entrar en los detalles de las negociaciones de paz”.

En Astaná se desarrolla la parte militar del diálogo como las zonas de distensión y el alto el fuego, mientras que Rusia ha anunciado una cumbre a principios del próximo año en el balneario ruso de Sochi para resolver el conflicto armado en Siria.

(Fuente: Agencias)

Putin y Erdogan anuncian una nueva cumbre en Rusia para resolver el conflicto sirio

(SOS).- Los presidentes de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, y de Rusia, Vladimir Putin, anunciaron en Ankara una próxima cumbre en la ciudad rusa de Sochi para resolver el conflicto de Siria.

“Hemos hablado de Siria. Volveremos a encontrarnos en el tiempo más breve posible en Sochi”, dijo Erdogan en una comparecencia conjunta ante la prensa.

Por su parte, Putin confirmó que la conferencia de Sochi se celebrará “a inicios del año que viene” y que allí se debatirá el futuro de la estructura estatal de Siria.

Los participantes abordarán “temas tan importantes para todo el pueblo sirio como los parámetros de la futura estructura estatal, la aprobación de la constitución y la celebración de elecciones bajo el control de la ONU”, explicó.

“Hemos hablado hoy también de esto con Assad”, añadió el líder ruso, que se reunió el lunes por la mañana con su homólogo sirio en la base aérea de Khmeimim en Siria, horas antes de volar a El Cairo y luego a Ankara.

El jefe del Kremlin recordó en su intervención que se entrevistó con Erdogan el pasado 22 de noviembre en Sochi, en una cumbre en la que participó también el presidente iraní, Hasan Rohani, y prometió convertir la próxima reunión en esa ciudad en un “congreso internacional”.

Putin llegó a Ankara ayer por la noche procedente de El Cairo, donde se había reunido con el presidente egipcio, Abdelfatah al-Sisi, para firmar un acuerdo de cooperación nuclear civil.

El mandatario ruso se había encontrado ese mismo día por la mañana con el presidente Bashar al-Assad en una base aérea cerca la ciudad siria de Latakia. Allí, ordenó que “una parte significativa del contingente militar ruso que se encuentra en la República Árabe de Siria regrese a casa, a Rusia”.

“Casi todo el territorio sirio se ha liberado de los terroristas. Si todavía hay resistencia de terroristas, responderemos”, destacó el jefe del Kremlin en Ankara.

Vladimir Putin prometió asimismo trabajar para “acelerar las conversaciones de Ginebra”, entre el Gobierno sirio y los diferentes grupos rebeldes, para poner fin a la guerra en el país árabe.

A su vez, Erdogan aseguró que “como países garantes de los Acuerdos de Astaná, haremos una importante contribución a las conversaciones de Ginebra”.

Ankara y Moscú apoyan bandos enfrentados en el conflicto: Rusia respalda a las autoridades de Damasco y Turquía apoya a grupos rebeldes de orientación islamista.

Además, el Ejército ruso mantiene posiciones en el enclave kurdo de Afrin, en el extremo noroeste sirio, mientras que Turquía considera “terroristas” a las milicias kurdas que dominan esta región.

Pero las Fuerzas Armadas de ambos países empezaron en octubre pasado a colaborar en la provincia siria de Idlib, al oeste de Alepo, cuando Turquía envió tropas a esa zona para establecer puntos de control y supervisión. Este movimiento había sido acordado con Rusia en Astaná, en el marco de un acuerdo para reducir los enfrentamientos en Siria.

Tras su cita de este lunes en Ankara, el presidente ruso y su homólogo turco, Recep Tayyip Erdogan, se han reunido ya siete veces en lo que va de año. El diálogo entre ambos dirigentes es muy intenso después de haber superado la crisis que provocó el derribo de un cazabombardero ruso por parte de un avión de combate turco al norte de Siria.

(Fuente: Agencias)

Rusia y Naciones Unidas abordan la resolución del conflicto en Siria

(SOS).- El enviado especial de Naciones Unidas para Siria, Staffan de Mistura, aseguró este viernes que se están produciendo avances con vistas al inicio de un proceso de arreglo político en Siria, al reunirse con el ministro de Exteriores ruso, Serguei Lavrov.

“Considero que ahora el proceso está efectivamente avanzando. Creo que estamos en el camino hacia el cumplimiento de la resolución 2254 del Consejo de Seguridad de la ONU para el arreglo político en Siria”, dijo al inicio del encuentro con Lavrov en Moscú.

De Mistura expresó su confianza en que la reunión de los grupos rebeldes en Riad “no complique los preparativos con vistas a Ginebra, en el sentido de que no imponga condiciones previas”.

El mediador internacional de la ONU recordó que la octava ronda de negociaciones en Ginebra tendrá lugar el 28 de noviembre y que esas consultas tendrán una continuación en diciembre.

“La segunda parte transcurrirá en diciembre. Nos proponemos centrarnos en dos aspectos: Constitución y elecciones”, subrayó.

De Mistura también consideró importante que Rusia y Naciones Unidas coordinen sus posturas después de la reunión de Riad y la cumbre siria que el Kremlin quiere celebrar antes de finales de año en Sochi.

Al respecto, Lavrov explicó que esa reunión, conocida como Congreso de Diálogo Nacional de Siria, será “una importante etapa en el inicio de un auténtico diálogo sirio” en el que no tendrán cabida las “artificiales” demandas de algunas facciones rebeldes.

El ministro de Exteriores indicó que informará a De Mistura sobre los resultados de la cumbre que tuvo lugar esta semana en Sochi entre los líderes de Rusia, Irán y Turquía, y manifestó que Rusia apoyará los esfuerzos saudíes por unificar a los rebeldes.

Mientras, los diferentes grupos acordaron en Arabia Saudita enviar una delegación rebelde unificada a Ginebra después de que varios de sus representantes presentaran su renuncia.

Casi 150 miembros de distintos grupos y plataformas participaron desde el pasado miércoles en un encuentro en un hotel de lujo en Riad, que contó con la presencia del enviado especial de Naciones Unidas para Siria.

La coalición de la Comisión Suprema para las Negociaciones, apoyada por Arabia Saudita, eligió en Riad a Nasr Hariri como su nuevo coordinador general.

(Fuente: Agencias)

Rusia, Irán y Turquía se reúnen para avanzar en la solución del conflicto sirio

(SOS).- El presidente de Rusia, Vladimir Putin, ha recibido este miércoles en su residencia de la localidad rusa de Sochi a los presidentes de Irán y de Turquía, Hasan Rohani y Recep Tayyip Erdogan, para tratar de impulsar una solución política que ponga fin a la guerra de Siria tras los últimos avances conseguidos por las fuerzas gubernamentales.

Por su parte, los grupos rebeldes, que se han reunido en Arabia Saudita para tratar de fijar una posición unificada ante las conversaciones de paz, han decidido mantenerse en su exigencia de que el presidente sirio, Bashar al-Assad, abandone el poder para dar paso a una transición.

Putin, que ha recibido a orillas del mar Negro a los presidentes de Irán y de Turquía dos días después de reunirse en el mismo lugar con Al Assad, ha señalado que los dos mandatarios han aceptado apoyar la propuesta rusa de celebrar un “congreso del pueblo sirio”.

El Gobierno ruso quiere que ese foro, que también tendría lugar en Sochi, sea un diálogo que sirva de apoyo a las conversaciones de paz que se celebran en la ciudad suiza de Ginebra. Hasta la fecha, todos los esfuerzos de la ONU para lograr una solución diplomática al conflicto han fracasado.

Desde que Rusia desplegó sus fuerzas militares para respaldar al Gobierno sirio en 2015, el equilibrio de fuerzas se ha decantado a favor de Damasco. Hace un año, el Ejército logró expulsar a los extremistas de la zona oriental de Alepo.

En las últimas semanas, el autoproclamado Califato del Estado Islámico se ha derrumbado por los avances de las tropas sirias y sus aliados. Las fuerzas gubernamentales controlan ahora de forma efectiva la mayor parte de Siria, salvo algunas pequeñas zonas bajo dominio de los rebeldes y la zona norte que controlan las milicias kurdo-árabes respaldadas por Estados Unidos.

Los grupos rebeldes se han reunido este miércoles en un hotel de lujo en Riad, justo dos días después de que el líder del Alto Comité para las Negociaciones, Riad Hiyab, presentara por sorpresa su renuncia.

La dimisión de Hiyab ha llevado a especular con la posibilidad de que los insurgentes rebajaran sus exigencias y no pusieran sobre la mesa de negociaciones la salida de Al Assad pero finalmente no ha sido así y se mantienen reclamando la marcha del mandatario sirio.

Tras haber ayudado al Gobierno de Damasco a lograr la victoria militar, el presidente de Rusia parece estar asumiendo un papel de liderazgo de los esfuerzos internacionales para poner fin a la guerra de Siria.

Esta misma semana, Putin ha hablado con el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, y con líderes de Oriente Próximo sobre la situación en Siria y las perspectivas para lograr un final al conflicto.

Irán, al igual que Rusia, ha estado apoyando al Gobierno sirio desde el principio de la guerra. Arabia Saudita, su principal rival en la región, ha apoyado a los grupos rebeldes que tratan de derrocar a Al Assad y ha abogado por la salida del presidente, además de ser el principal valedor del Alto Comité para las Negociaciones.

Sin embargo, desde que el rey Salman realizó una histórica visita hace unos meses a Moscú, Riad parece haber asimilado el papel dominante de Rusia en Siria.

En línea similar, Turquía, tradicional aliado de los grupos armados rebeldes, ha ido mostrando mayor disposición a cooperar con Rusia para tratar de acabar con la crisis siria. “Esta cumbre tiene como objetivo lograr resultados. Creo que se tomarán decisiones críticas”, ha asegurado Erdogan, en declaraciones a la prensa en Sochi.

Estados Unidos, la otra potencia internacional con fuerzas militares en la guerra de Siria, ha mantenido una cierta distancia con los esfuerzos de Rusia para tratar de alcanzar una solución negociada. Washington ha estado armando, entrenando y desplegando fuerzas especiales para ayudar a los milicianos kurdos que luchan contra el Estado Islámico, lo que ha provocado el malestar de Turquía, que recela de estos combatientes por considerarlos cercanos al Partido de los Trabajadores de Kurdistán (PKK).

Durante la reunión de los rebeldes en Riad, el enviado especial de Naciones Unidas para Siria, Staffan de Mistura, ha trasladado a los grupos que tienen que lograr una “línea común” para llevar a la mesa de negociaciones de paz en Ginebra.

“Un equipo fuerte y unido es un socio creativo en Ginebra y eso es lo que necesitamos nosotros, un actor que pueda realmente estudiar más de una vía para lograr las metas que debemos tener”, ha señalado el mediador de la ONU.

De Mistura tiene previsto reunirse hoy con los ministros de Exteriores y de Defensa de Rusia, Sergei Lavrov y Sergei Shoigu, para discutir sobre los preparativos de las conversaciones de Ginebra que arrancarán el próximo 28 de noviembre.

La octava ronda de negociaciones llega con cierto retraso, pues el enviado especial de Naciones Unidas para Siria había dicho al Consejo de Seguridad que su intención era convocarla para finales de octubre o principios de noviembre.

(Fuente: Agencias)

El Gobierno sirio y los rebeldes podrían reunirse cara a cara en otoño

(SOS).- El enviado especial de Naciones Unidas para Siria, Staffan de Mistura, ha expresado este jueves su confianza en reanudar las conversaciones de paz hacia octubre o noviembre, pero esta vez con “negociaciones serias” entre el Gobierno y los rebeldes, que hasta ahora solo han tratado con intermediarios.

“En lo relativo al Gobierno sirio, contamos mucho con Rusia e Irán y con cualquiera que ejerza influencia” sobre él para que “esté preparado para iniciar una negociación directa con cualquiera que sea la plataforma que surja” de los grupos armados rebeldes, ha dicho De Mistura a la prensa.

En los últimos años se han celebrado varias rondas de negociaciones en Ginebra, sede de las conversaciones de paz sobre Siria, pero siempre con Naciones Unidas y otros actores como mediadores, debido a la negativa de las partes a hablar cara a cara.

Uno de los obstáculos es la falta de un interlocutor claro en la parte rebelde, ya que cuenta con numerosas facciones y grupos armados con distintas filiaciones y todos buscan su lugar en la mesa de negociaciones.

De forma paralela, Rusia, Irán y Turquía patrocinan el llamado proceso de Astaná, cuyo objetivo es garantizar el cumplimiento de un alto el fuego pactado hace meses.

Las conversaciones en Astaná han derivado en un acuerdo sobre la creación de cuatro “zonas seguras” en el país árabe.

(Fuente: Agencias)

Concluye sin grandes avances la séptima ronda de negociaciones de paz para Siria

(SOS).- El enviado especial de la ONU para Siria, Staffan de Mistura, ha dicho que en la próxima ronda de negociaciones de paz pedirá al Gobierno sirio que aborde el proceso político necesario para poner fin al conflicto armado iniciado en 2011.

Asimismo, ha anticipado que se hará todo lo posible para que los delegados gubernamentales y rebeldes se sienten en la misma sala, ya que hasta ahora han alternado sus reuniones con el mediador.

En una rueda de prensa al término de la séptima ronda negociadora, De Mistura ha confirmado su intención de convocar el próximo encuentro para principios de septiembre.

Resumiendo el resultado de las reuniones celebradas en la ciudad suiza de Ginebra, De Mistura ha reconocido que no hubo “progresos notables” pero “tampoco rupturas”, de modo que ha descrito como un “avance gradual” lo que pudo observar durante estos cinco días.

Sin embargo, después de año y medio de conversaciones, que quedaron varias veces interrumpidas y por las que en los últimos meses parece existir un rebajado interés debido a sus escasos resultados, De Mistura ha considerado que es el momento de pedir más.

“La comunidad internacional quiere ver una aceleración del fin de este conflicto y esto puede ayudar (…), así que pediré al Gobierno que esté preparado para abordar el proceso político” y el resto de temas centrales de la agenda negociadora, ha señalado.

Esos puntos, además de la transición política, se refieren a la reforma constitucional, la celebración de elecciones bajo la supervisión de la ONU y la lucha contra el terrorismo.

Reafirmando su posición de siempre, el jefe negociador de la delegación gubernamental, Bashar al-Jaafari, ha manifestado al término de las reuniones que la ONU debía “implicarse más en la lucha antiterrorista”.

Esta actitud ha sido criticada a su turno por el jefe de la delegación rebelde, Naser Hariri, quien ha acusado al Gobierno sirio de utilizar “el pretexto del terrorismo para evitar el proceso político”.

Por su parte, De Mistura ha aclarado a los negociadores que la lucha contra el terrorismo sólo implica a aquellas entidades consideradas como tal por el Consejo de Seguridad de la ONU. Estas son, principalmente, Al Qaeda, el Estado Islámico, el Frente Al Nusra y sus organizaciones afines.

El mediador de la ONU también ha expuesto la necesidad de que se cumpla con la prohibición de financiación y de suministro de armas a los combatientes en Siria.

“La mejor garantía contra el terrorismo en Siria es un acuerdo en relación con una solución política a través de un proceso incluyente de transición política”, ha insistido De Mistura.

El diplomático italo-sueco ha advertido de que, si esto no ocurre, tres meses después de que se obtenga la liberación de Al Raqa, considerada la capital del Estado Islámico en Siria, “habrá un nuevo grupo terrorista que surgirá y volveremos a lo mismo”.

En su intervención, De Mistura ha dado a entender que hay que aprovechar que la crisis siria ha vuelto a ser un tema prioritario en la agenda de los líderes mundiales, lo que se reveló con el acuerdo de alto el fuego alcanzado por Estados Unidos y Rusia en la cumbre del G20.

“Vemos que el impulso internacional beneficia nuestro trabajo y nos ayudará para empujar a todas las partes a sentarse en la misma sala y comenzar a hablar de lo sustancial”, ha concluido.

(Fuente: Agencias)