Dos ataques aéreos de Israel en la frontera entre Siria y Líbano

(SOS).- La aviación israelí ha efectuado hoy dos ataques aéreos cerca de la frontera entre Siria y Líbano tras haber interceptado un avión no tripulado “de fabricación iraní” en los Altos del Golán.

El ataque ha tenido como blanco la colina de Rachaha, al este de la localidad de Chebaa, un sector disputado entre Líbano, Siria e Israel.

Medios de comunicación libaneses han afirmado que el ataque se lanzó desde Siria y ocurrió después de que Israel abatiese un avión no tripulado que, según un comunicado del Ejército israelí, “intentó infiltrarse en el espacio aéreo israelí en los Altos del Golán”, territorio sirio ocupado desde 1967.

Desde el estallido del conflicto en 2011, han sido frecuentes los ataques aéreos y con artillería de las fuerzas israelíes a las posiciones del Ejército sirio.

El pasado mes de marzo, tras una de esas incursiones, el Ejército sirio disparó misiles contra los aviones de combate israelíes, en el considerado incidente más grave entre ambos países en seis años.

El suceso tiene lugar tras semanas de una intensa campaña israelí contra lo que considera un aumento de la influencia y presencia iraní en el sur de Siria.

Israel teme que los 18 mil combatientes de la Guardia Revolucionaria iraní y de Hezbolá alistados en las filas del Gobierno de Damasco se acaben desplegando frente a los Altos del Golán.

Por su parte, la coalición internacional liderada por Estados Unidos ha cerrado la base siria de Al Zakaf, en la frontera con Irak, por “requerimientos operacionales”, aunque no ha sido evacuada, dijo a la prensa una fuente de la alianza.

“A lo largo de Siria e Irak, la coalición ha establecido y cerrado numerosas bases, según la situación operacional, para garantizar que proporcionamos un apoyo efectivo a nuestros socios”, explicó el director de Asuntos Públicos de la alianza, el coronel Thomas Veale.

Pese a la clausura de Al Zakaf, Veale afirmó que tanto la coalición como sus aliados, los grupos rebeldes que operan en la zona para luchar contra el Estado Islámico, todavía operan en Al Tanf, a unos kilómetros al sur y también en la frontera con Irak.

“La coalición prosigue su misión de entrenar a las fuerzas aliadas en la región de las tres fronteras (Siria-Irak-Jordania) como parte de su campaña para derrotar al Estado Islámico en Siria e Irak”, aseguró Veale.

En ese sentido, recordó que desde hace un año la coalición lleva a cabo patrullas en el área y entrena y prepara al Ejército de los Comandos de la Revolución (una facción armada rebelde que opera en Siria) para luchar contra los milicianos vestidos de negro.

Esa zona ha sido en el pasado escenario de encontronazos entre la coalición y sus aliados, por un lado, y las fuerzas leales al Gobierno de Damasco.

El pasado 20 de junio, el Ejército de los Comandos de la Revolución derribó un avión no tripulado iraní cuando sobrevolaba Al Zakaf, después de que lanzara una bomba contra la base, que no explotó.

Al Zakaf y Al Tanf se ubican en una región desértica del este de la provincia central siria de Homs, limítrofe con Irak y cerca de la frontera con Jordania.

(Fuente: Agencias)

Anuncios

Los primeros milicianos del Estado Islámico evacuados de Líbano llegan a Siria

(SOS).- Un primer convoy con combatientes del Estado Islámico y sus familias ha llegado hoy a Siria a la espera de que sean trasladados a los feudos de la organización yihadista en el país árabe, por virtud de un acuerdo entre el grupo radical suní y el partido-milicia Hezbolá para evacuar la frontera con Líbano.

Una veintena de autobuses y una decena de ambulancias partieron el lunes de la frontera común rumbo a la ciudad siria de Boukamal, en el este, controlada por el Estado Islámico. De acuerdo con la prensa local, unos 250 yihadistas fueron evacuados, entre ellos 25 heridos.

Una primera tanda de vehículos ha alcanzado este martes el punto de intercambio en el este de Siria desde donde serán trasladados definitivamente a Boukamal.

La evacuación es fruto del pacto alcanzado el pasado domingo entre el grupo radical suní y Hezbolá —con el visto bueno del Gobierno de Siria— para alejar a los yihadistas de la frontera con Líbano.

El acuerdo llegó tras una semana de ofensivas separadas del Ejército libanés, por un lado, y Hezbolá y las tropas sirias, por otro, contra los milicianos vestidos de negro en la línea limítrofe entre ambos países.

En un breve comunicado, Damasco resaltó que “tras los éxitos logrados por las Fuerzas Armadas, con la cooperación de la resistencia nacional libanesa en la zona occidental (…) se ha aprobado el acuerdo entre Hezbolá y los terroristas para que estos abandonen esa zona y se dirijan al este del país”.

Horas antes, los ejércitos de Siria y Líbano, así como Hezbolá, habían anunciado un alto el fuego en su ofensiva contra la organización yihadista en la zona de Qalamun.

Miembros del Estado Islámico y del Frente al-Nusra se encuentran desplegados en la montañosa frontera y han utilizado el terreno para lanzar ataques contra las fuerzas de seguridad libanesas.

Las Fuerzas Armadas de Líbano y el partido-milicia Hezbolá han llevado a cabo numerosas operaciones contra los yihadistas para intentar evitar su infiltración y que perpetren atentados en el país de los cedros.

(Fuente: Agencias)

El Ejército sirio gana terreno en la frontera con Jordania

(SOS).- El Ejército de Siria y sus aliados han recuperado este jueves todos los puestos de control situados en la provincia de Sweida, en la frontera con Jordania, que hasta ahora estaban en manos rebeldes.

Fuentes militares han indicado que las tropas sirias han tomado estos 30 kilómetros de frontera con Jordania en un ataque lanzado en las últimas horas.

Por su parte, el portavoz del grupo rebelde denominado la Brigada de los Mártires Ahmed Abdo, Said Saef, ha detallado que las fuerzas gubernamentales atacaron desde dos puntos. “La mayoría de la parte oriental de Sweida está ahora en manos del régimen”, ha dicho.

Otro portavoz rebelde ha explicado que el avance del Ejército sirio se debe en parte a una repentina retirada de la milicia Jaish al-Ashair, que está respaldada por Jordania y que se encargaba de patrullar la frontera.

A pesar de este duro golpe, los grupos armados rebeldes todavía controlan gran parte de la frontera suroeste de Siria con Jordania e Israel.

(Fuente: Agencias)

Turquía refuerza su presencia militar en la frontera con Siria

(SOS).- El Ejército turco ha enviado un nuevo convoy militar a la provincia de Kilis, fronteriza con Siria. El contingente de artillería, formado por seis tanques y vehículos militares con obuses, ha sido desplazado en las últimas horas cerca del enclave de Afrin.

En esa zona se han producido con frecuencia enfrentamientos entre el Ejército turco y las Unidades de Protección del Pueblo kurdosirias (YPG), y ambos se han acusado mutuamente de iniciar las hostilidades.

Las YPG son el principal contingente de las FSD, una alianza armada kurdo-árabe apoyada por Estados Unidos que trata de arrebatar al Estado Islámico la ciudad de Al Raqa.

Ankara las considera una organización terrorista y las define como una simple filial siria del proscrito Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK), la milicia kurda en Turquía.

Las autoridades de Afrin, en el norte de la provincia de Alepo, han denunciado en varias ocasiones ataques del Ejército de Turquía, así como un creciente despliegue militar en la frontera turca.

(Fuente: Agencias)

Israel rechaza el alto el fuego en Siria

(SOS).- El primer ministro de Israel, Benjamin Netanyahu, ha anunciado que su país rechaza el alto el fuego declarado en el sur de Siria, alcanzado la semana pasada por mediación de Rusia y Estados Unidos, al considerar que se trata de un gesto que beneficia a Irán. Así lo ha hecho saber Netanyahu durante el encuentro mantenido este domingo en París con el presidente de Francia, Emmanuel Macron.

Al mismo tiempo que el dirigente israelí realizaba estas declaraciones, fuentes oficiales del Gobierno de Tel Aviv han ratificado que Israel responderá si recibe algún nuevo ataque desde Siria. “Este alto el fuego es un acuerdo horrible que no tiene en cuenta las necesidades de seguridad de Israel”, han asegurado las citadas fuentes gubernamentales.

Entre los varios temas que Macron y Netanyahu han abordado durante la reunión ha aparecido la situación en Líbano, donde el presidente francés ha dicho comprender el peligro que representa el partido milicia chií Hezbolá para los intereses de Israel.

“Comparto la preocupación de Israel sobre la actividad de Hezbolá en el sur del Líbano y sobre las armas en posesión del grupo. Mi deseo es el de llevar a cabo una iniciativa diplomática para promover una reducción de la tensión en la zona”, ha declarado Macron.

Francia es uno de los principales países que conforman la Fuerza Provisional de las Naciones Unidas en el sur del Líbano.

Para expresar su profunda inquietud por el acuerdo alcanzado a principios de julio al margen de la cumbre del Grupo de los 20 (G20) en Hamburgo, el mandatario israelí también ha mantenido la noche del domingo una conversación telefónica con el secretario de Estado estadounidense, Rex Tillerson, y ha anunciado que mantendrá pronto otra con el presidente ruso, Vladimir Putin.

El alto el fuego pactado entre Estados Unidos y Rusia prohíbe a las milicias apoyadas por Irán operar en áreas estratégicas de Siria adyacentes a la frontera de Israel con Jordania.

(Fuente: Agencias)

Tropas en la frontera entre Siria y Jordania

(SOS).- La frontera entre Siria y Jordania está cada día más al rojo vivo. En las últimas semanas, las fuerzas de inteligencia de Damasco habían informado de una gran concentración de fuerzas militares en la base militar de Zarqa, que se encuentra a cuarenta kilómetros del territorio sirio. Según los servicios del Gobierno de Damasco, los medios de transporte serían alrededor de cuatrocientos, y entre estos, muchos vehículos militares pertenecerían al Ejército de Estados Unidos. Muchos, en Damasco, temen que este sea el preludio de una invasión del sur del país por parte de las fuerzas jordanas, respaldadas por las tropas americanas y la coalición internacional.

El Gobierno jordano ha desmentido inmediatamente cualquier posible especulación sobre su propia intervención en el conflicto sirio, diciendo que el envío de tropas a la frontera con Siria era simplemente el resultado de un ejercicio conjunto de las fuerzas armadas de Estados Unidos y Jordania, que desde hace años se lleva a cabo, periódicamente, en territorio jordano. Las maniobras, denominadas Eager Lion, comenzaron precisamente a principios de mayo y supusieron el despliegue de unos ocho mil hombres, de los cuales la mayoría son de origen estadounidense y jordano, pero que cuentan con soldados de unos veinte países. Bill Hickman, comandante del Ejército estadounidense durante la operación, ha hablado de una ejercitación importante que permitirá una coordinación sin precedentes en la lucha contra el terrorismo internacional.

En Damasco, sin embargo, el despliegue de fuerzas no ha sido juzgado como una simple ejercitación, sin consecuencias para su propio territorio. La frontera sur del país es, de hecho, un área que suscita considerable preocupación para todo el mando militar de Siria en la guerra de liberación contra el Estado Islámico (Daesh, por su acrónimo en árabe). El Califato, en retirada de ese territorio, está, de hecho, dando paso a grupos armados rebeldes que parecen formar parte de la galaxia del Ejército Libre de Siria. Una sustitución de poderes que para el Gobierno supondría perder ese territorio, ya que muchos de estos militantes pueden considerarse fácilmente como pertenecientes a las facciones islamistas del conflicto. La dispersión de Daesh en esa porción del territorio, por tanto, no representan el fin del terrorismo, sino sólo una mutación de sus formas y jerarquías de poder.

La frontera sur es también fundamental por múltiples razones de naturaleza política y estratégica. Desde el punto de vista estratégico, por esa zona pasa la autopista número 2, el enlace principal entre Damasco y Bagdad. Ser capaz de controlar la arteria internacional, supondría obtener una gran ventaja en las conexiones con Irak y, en definitiva, con los suministros iraníes procedentes del Este. No es casualidad que, en los últimos días, el Ejército sirio haya intensificado considerablemente sus operaciones en la zona para tratar de desmantelar las fortalezas de los rebeldes en toda la región. La conquista de Sabaa Byar, a 100 km de la frontera con Irak, se ha convertido en el principal objetivo de las tropas sirias en el área meridional. Según ha informado el canal de televisión Al Arabiya, el Ejército sirio y sus aliados habrían concentrado cientos de hombres y vehículos cerca de la ciudad, para permitir el control de toda la provincia.

Si está claro el motivo de carácter estratégico, es decir, barrer los bastiones del Ejército Libre de Siria y afianzar la conexión con la autopista que une Damasco con Bagdad, también son evidentes los mensajes políticos que surgen con esta nueva operación del Ejército sirio. El riesgo de una entrada de tropas estadounidenses y jordanas para conquistar territorios en manos de Daesh es muy alto. No han sido suficientes las justificaciones del Gobierno de Amman sobre las maniobras conjuntas, para despejar las dudas sobre el alcance de un tal despliegue de fuerzas. Jordania siempre ha dicho que no quiere intervenir directamente en el conflicto sirio, al menos con operaciones terrestres, pero también es cierto que siempre colabora a través de su fuerza aérea en los bombardeos de la coalición internacional. Su política, siempre fundada en el deseo de obtener del conflicto sirio lo máximo posible en términos políticos, nunca ha previsto la intervención militar, ya que el pueblo sirio no está dispuesto a aceptar el uso de sus tropas. Pero también es cierto que, en los últimos meses, la frontera sur está empezando a asumir las características de una maraña real de intereses de los que Jordania no puede desentenderse. Los Altos del Golán no están lejos, así como el lago Tiberíades. La zona se ve afectada por muchas intervenciones tanto israelíes como de Hezbolá y las tropas jordanas, junto con las de los Estados Unidos, no pueden dejar de pensar en un interés, incluso futuro, de la coalición internacional en apoyo de los rebeldes contra el Gobierno de Damasco. Amman lo niega, pero los movimientos de tropas, ya sean jordanas o sirias, evidencian que la frontera es mucho más que un tema secundario para las partes del conflicto contra el Califato. Y es precisamente por la derrota de Daesh que podrían surgir nuevos problemas en la pacificación de la frontera.

(Fuente: Gli Occhi Della Guerra)