Estados Unidos, Gran Bretaña y Francia lanzan un ataque conjunto contra Siria

(SOS).- El presidente de Rusia, Vladimir Putin, calificó el ataque contra Siria de Estados Unidos, Reino Unido y Francia como un “acto de agresión”. En un comunicado difundido este sábado por el Kremlin, el líder ruso acusó a Washington de agravar la crisis humanitaria en el país árabe y de saltarse las normas del derecho internacional y la carta de la ONU.

“Sin la sanción del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, en violación de la Carta de la ONU, las normas y principios del derecho internacional, se ha cometido un acto de agresión contra un Estado soberano que está a la vanguardia de la lucha contra el terrorismo”, aseguró Putin.

“El agravamiento actual de la situación en torno a Siria tiene un impacto devastador en todo el sistema de relaciones internacionales. La historia pondrá todo en su lugar, y ella ya le ha dado una gran responsabilidad a Washington por sus sangrientas represalias contra Yugoslavia, Irak y Libia”, dijo el líder ruso, refiriéndose a otras intervenciones militares estadounidenses de las últimas décadas.

Putin advirtió de que las acciones de las potencias occidentales solo sirven para ayudar al terrorismo. “Rusia condena con la mayor seriedad el ataque contra Siria, donde los militares rusos están ayudando legalmente al Gobierno en la lucha contra el terrorismo”, prosiguió.

Según el jefe del Kremlin, el ataque puede provocar una nueva oleada de refugiadas procedentes de la región. “Con sus acciones, Estados Unidos empeora aún más la catástrofe humanitaria en Siria, lleva el sufrimiento a la población civil, y de hecho, consiente a los terroristas que torturan desde hace siete años al pueblo sirio”, detalló Putin.

El mandatario también anunció que Rusia ha convocado una reunión urgente del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas “para discutir las acciones agresivas de Estados Unidos y sus socios”.

Por su parte, el embajador de Rusia en Washington, Anatoli Antonov, indicó que el ataque lanzado contra Siria por las Fuerzas Armadas de Estados Unidos, Reino Unido y Francia “no se quedará sin consecuencias”.

“Los peores presagios se han cumplido. No han escuchado nuestras advertencias. Nos vuelven a amenazar. Habíamos advertido de que estas acciones no se quedarán sin consecuencias. Toda la responsabilidad recae en Washington, Londres y París”, subrayó Antonov en una declaración oficial difundida por la Embajada.

Ante esta escalada bélica, el secretario general de la ONU, António Guterres, instó a los países miembros de la organización a que muestren moderación “en estas circunstancias peligrosas” y se mantenga el respeto al derecho internacional.

“Insto a todos los estados miembros a que muestren moderación en estas circunstancias peligrosas y eviten cualquier posible escalada de la situación y el sufrimiento del pueblo sirio”, aseveró Guterres.

El secretario general de la ONU también recordó que el Consejo de Seguridad tiene como “principal responsabilidad el mantenimiento de la paz y la seguridad”, y pidió a sus miembros que se mantengan unidos “y asuman esa responsabilidad”.

Los misiles empezaban a caer sobre Siria cuando el presidente Donald Trump —en una declaración solemne desde la Casa Blanca— anunciaba esta madrugada “una operación militar combinada con las fuerzas armadas de Francia y el Reino Unido” en respuesta al supuesto ataque del pasado fin de semana en la ciudad de Duma, atribuido al Gobierno sirio.

Una hora más tarde del anuncio de Trump, el jefe del Estado mayor del Ejército estadounidense, el general Joe Dunford, señalaba desde el Pentágono que el ataque perpetrado de manera conjunta por las fuerzas aéreas y navales de los tres países había terminado.

El secretario de Defensa, James Mattis, explicó que se trataba de “ataques puntuales” dirigidos contra objetivos concretos y aclaró que por ahora “no hay planeadas más” intervenciones.

Según el Pentágono, Francia aportó a la operación cuatro aviones de combate y cuatro buques de guerra, Reino Unido participó con ocho aviones de combate, y Estados Unidos llevó el grueso de la operación con un destructor, un submarino y cinco aviones de combate. Washington no avisó a Moscú del comienzo de la operación militar.

Después de varios días de discusiones y mensajes contradictorios, la Casa Blanca decidió seguir adelante con el plan anunciado por el presidente norteamericano de lanzar misiles “nuevos, bonitos e inteligentes” contra Siria sin esperar al permiso del Congreso ni a las conclusiones de la investigación internacional sobre el supuesto ataque contra Duma.

El Gobierno sirio denunció “la agresión tripartita” occidental como “una violación flagrante del derecho internacional” que está “condenada al fracaso”.

Las autoridades de Damasco condenaron “en los términos más fuertes” la “agresión bárbara y brutal” de Estados Unidos, Francia y Reino Unido contra varios puntos en la capital y en la provincia de Homs. “La agresión de los regímenes arrogantes y de la hegemonía occidental fue el resultado de la frustración después de que el proyecto conspiratorio en Siria no tuviese resultado”, apuntaron.

Horas después del bombardeo perpetrado esta madrugada, el portavoz de la Comandancia General del Ejército sirio, Ali Maihub, declaró que el ataque contra Siria “no ha afectado a la capacidad militar” del país árabe.

Maihub dijo que sus sistemas de Defensa Aérea han logrado, “con alta competencia”, interceptar una gran cantidad de misiles de crucero —el Ejército derribó al menos 71 de los 105 proyectiles que fueron disparados desde los buques de guerra y los aviones de combate de las potencias agresoras— que iban dirigidos contra el pueblo sirio.

El líder supremo de Irán, el ayatolá Ali Jamenei, tachó a su vez de “criminales” a los dirigentes de las tres naciones que han llevado a cabo la operación, que recibió el apoyo de la OTAN y la Unión Europea.

China —miembro permanente del Consejo de Seguridad de la ONU— rechazó el ataque y recordó su “oposición al uso de la fuerza en las relaciones internacionales”. Las autoridades del gigante asiático reclamaron un regreso “a la ley internacional” y una “solución política”.

Mientras, Trump agradeció a Francia y a Reino Unido su colaboración en el ataque “perfectamente ejecutado” en Siria y proclamó que “no se podía obtener mejor resultado. ¡Misión cumplida!”.

De la mano del presidente francés, Emmanuel Macron, y la primera ministra británica, Theresa May, Trump lideró la ofensiva más contundente contra objetivos sirios desde que estalló en 2011 la guerra en el país árabe.

(Fuente: Agencias)

Anuncios

Estados Unidos amenaza con usar la fuerza unilateralmente si la ONU no hace algo en Siria

(SOS).- Estados Unidos propuso ayer en la ONU una resolución para una tregua en Damasco y Guta Oriental, y advirtió que, si la comunidad internacional no actúa, podría hacerlo por su cuenta y usando la fuerza.

“No es la vía que preferimos, pero es un camino que hemos demostrado que podemos tomar y estamos listos para hacerlo otra vez”, dijo la embajadora estadounidense ante Naciones Unidas, Nikki Haley, en un discurso ante el Consejo de Seguridad.

El máximo órgano de decisión de la ONU analizó este lunes la aplicación de la resolución 2401, con la que hace dos semanas demandó un alto el fuego de 30 días en toda Siria.

Haley recordó que durante la negociaciones de ese texto ya había advertido de que, si no se respetaba, sería necesario “actuar”.

“Ese día ha llegado. El alto el fuego ha fracasado”, dijo la diplomática estadounidense, que anunció que presentará a consideración del Consejo de Seguridad un nuevo texto para tratar de lograr una tregua en Damasco y Guta Oriental.

Estados Unidos acusa al Gobierno sirio y a sus aliados de utilizar como excusa para “continuar su guerra” una disposición de la resolución aprobada en febrero, que autorizaba las operaciones contra grupos terroristas pese al cese de las hostilidades.

Haley aseguró que las autoridades de Siria, Teherán y Moscú han “explotado premeditadamente esa fisura” para tildar de “terroristas” a todos los grupos de Guta Oriental y seguir combatiendo a sus “rivales políticos”.

“Se han burlado de este proceso y de esta institución”, insistió la embajadora estadounidense ante Naciones Unidas.

Haley avisó de que si, ante la falta de compromiso de Rusia el Consejo de Seguridad no es capaz de actuar, Estados Unidos está dispuesto a hacerlo por su cuenta.

Aunque no mencionó qué podría desencadenar esa acción ni señaló medidas concretas, sí sugirió que podrían pasar por acciones militares, recordando el bombardeo que Estados Unidos llevó a cabo contra una base siria.

“Estados Unidos sigue preparado para actuar si debemos hacerlo”, apuntó la diplomática.

Por su parte, Rusia defendió la ofensiva contra Guta Oriental e insistió en que ese bastión en las afueras de Damasco está controlado por grupos terroristas.

El embajador ruso ante la ONU, Vasili Nebenzia, aseguró que la presencia terrorista en la zona es mucho más importante de lo que otras potencias dicen y subrayó que los combatientes están “coordinados” desde un único centro de mando dirigido por el antiguo Frente al Nusra, filial de Al Qaeda en Siria.

En este sentido, Moscú considera que Siria tiene todo el derecho a actuar en Guta Oriental para responder a esa amenaza y a los ataques que se lanzan desde allí contra la capital del país.

El ministro de Exteriores ruso, Serguei Lavrov, se mostró escandalizado por la propuesta de Estados Unidos de una nueva resolución de la ONU sobre Siria y la amenaza de emplear la fuerza de forma unilateral en ese país y dijo que no tiene palabras para calificarlo.

“Ya no me queda ningún término normal para calificar esto”, dijo Lavrov en una conferencia de prensa sobre la iniciativa de Washington para una nueva tregua en Siria.

El canciller ruso criticaba así el hecho de que las autoridades norteamericanas haya propuesto una nueva resolución “ante la incapacidad para cumplir la 2401 en la parte que se refiere a los combatientes apoyados por Occidente, y con la excusa de que Rusia, Irán y el Gobierno sirio no han podido garantizar” la tregua.

También consideró escandalosa la declaración de la embajadora estadounidense ante Naciones Unidas, Nikki Haley, en su discurso ante el Consejo de Seguridad, de que “Estados Unidos, un país pacífico, puede en cualquier momento atacar a las fuerzas gubernamentales sirias, como lo hicieron hace un año, al golpear la base aérea de Shairat”.

(Fuente: Agencias)

Rusia exige a los rebeldes que actúen para que la tregua en Siria funcione

(SOS).- El ministro ruso de Asuntos Exteriores, Serguei Lavrov, instó hoy a los rebeldes a “actuar” para que las pausas humanitarias de cinco horas diarias ordenadas por el Kremlin y las autoridades sirias en la región de Guta Oriental, el principal feudo extremista en las afueras de Damasco, puedan funcionar.

“Rusia, junto con el Gobierno sirio, ya ha anunciado la creación de corredores humanitarios en Guta Oriental. Ahora toca a los milicianos actuar”, recalcó Lavrov durante su intervención en el segmento de alto nivel de la trigésima séptima sesión del Consejo de Derechos Humanos de la ONU.

El ministro de Asuntos Exteriores de Rusia sostuvo que los “sirios sufren una nefasta crisis humanitaria”, y recordó que la resolución del pasado fin de semana del Consejo de Seguridad de la ONU establece una tregua de al menos 30 días en toda Siria y representa el “marco para que todas las partes acuerden las condiciones para aliviar el sufrimiento de los civiles”.

No obstante, según dijo, los combatientes que luchan contra el Gobierno sirio “siguen bombardeando Damasco y bloqueando la entrega de ayuda y la evacuación de aquellos que quieren abandonar” el área.

Lavrov añadió que está por ver si “los bandidos que controlan Guta Oriental” permiten la distribución de ayuda humanitaria, y afirmó que los grupos que controlaban Alepo oriental no dejaron la entrada de asistencia humanitaria.

El ministro ruso de Asuntos Exteriores aseguró, además, que Moscú seguirá prestando apoyo al Ejército sirio hasta que se haya derrotado totalmente la “amenaza terrorista”.

A la vez exigió a la coalición internacional encabezada por Estados Unidos que también aporte lo suyo para que funcione la tregua humanitaria.

“Instamos a los miembros de la denominada coalición estadounidense a asegurar el mismo acceso humanitario a las áreas en Siria bajo su control”.

El jefe de la diplomacia rusa consideró asimismo necesario “enviar urgentemente una misión de evaluación conjunta de la ONU y el Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) a Al Raqa —antiguo bastión en Siria del Estado Islámico—, que ha quedado reducido a escombros por la coalición”.

“Hay aún cadáveres por las calles, no hay agua corriente ni saneamiento, todo está sembrado de minas, hay que actuar ante este desastre humanitario”, insistió.

El jefe de la diplomacia rusa se reunió tras su intervención con el enviado especial de la ONU para Siria, Staffan de Mistura, y hablaron de la importancia de relanzar el proceso de diálogo político.

“Discutimos lo que ha sucedido desde la Conferencia de Sochi, y De Mistura confirmó la importancia de ese foro para consolidar las bases para que él pueda relanzar las negociaciones y que comience el trabajo real sobre la Constitución”, indicó Lavrov.

El mes pasado tuvo lugar en el balneario de Sochi una reunión organizada por Rusia para intentar relanzar el proceso de paz en la que se decidió crear una comisión compuesta por miembros afines al Gobierno sirio y a los rebeldes con el objetivo de redactar una nueva Constitución en línea con las resoluciones adoptadas por el Consejo de Seguridad.

(Fuente: Agencias)

Francia advierte a Turquía que la tregua en Siria también incluye el enclave de Afrin

(SOS).- El presidente de Francia, Emmanuel Macron, advirtió hoy a su colega turco, Recep Tayyip Erdogan, que la tregua humanitaria decretada por la resolución de la ONU sobre Siria también incluye el disputado enclave de Afrin.

El cese de las hostilidades, según el comunicado del Palacio del Elíseo, “debe ser aplicado sin demora en todas partes y por todos para frenar el engranaje de violencia actual, susceptible de provocar una deflagración regional y alejar toda perspectiva de solución política”.

El mandatario francés subrayó que los garantes del acuerdo de Astaná —auspiciado por Rusia, Turquía e Irán— “tienen una responsabilidad directa que debe traducirse sobre el terreno”.

Desde el pasado 20 de enero, Turquía y facciones armadas rebeldes desarrollan una ofensiva en la región siria de Afrin contra las Unidades de Protección del Pueblo (YPG), a la que Ankara considera terrorista por sus vínculos con la guerrilla kurda presente en su territorio, el Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK).

Solo ayer, las fuerzas turcas y sus grupos aliados avanzaron en Afrin, en el noroeste de Siria, y controlaron 75 localidades y pueblos.

Ankara controla ahora un total de 132 kilómetros de la zona fronteriza de Afrin con Turquía y el 21 por ciento de las zonas rurales del enclave sirio.

Macron destacó que es “imperativo” que el cese de las hostilidades decretado por el Consejo de Seguridad “sea respetado inmediata y completamente para poner fin a los bombardeos indiscriminados” y permitir de forma urgente la entrada de la ayuda humanitaria y la evacuación de enfermos y heridos.

(Fuente: Agencias)

El Consejo de Seguridad votará una propuesta para un cese de las hostilidades en toda Siria

(SOS).- El Consejo de Seguridad de la ONU votará esta semana, previsiblemente este jueves, una propuesta de resolución para decretar una tregua de 30 días en Siria, después de que sus promotores diesen hoy el último paso previo.

Kuwait y Suecia, responsables del dossier humanitario sirio en el Consejo, dieron hoy por cerrado el texto y solicitaron una votación “tan pronto como sea posible”, dijeron fuentes diplomáticas.

Lo más probable, según esas fuentes, es que el voto sea este jueves, aunque por ahora no se había incluido en la agenda oficial.

Si la votación no se celebra a lo largo del día, debería tener lugar el viernes, según los plazos habituales con los que trabaja el Consejo de Seguridad.

El texto, que se negocia desde hace días, busca un cese de las hostilidades en toda Siria durante un mes y establece que, 48 horas después de su inicio, se permita el acceso semanal de convoyes humanitarios de la ONU a áreas necesitadas.

Dos días después, se deberían facilitar evacuaciones médicas de zonas a las que Naciones Unidas no tiene acceso.

Rusia, al menos en un primer momento, se mostró contraria a esta iniciativa al considerar que era poco realista y que los “terroristas” a los que combate el régimen de Damasco no van a respetar una tregua.

Moscú, el principal aliado del Gobierno sirio en la ONU, tiene derecho de veto en el Consejo de Seguridad.

Sin esperar a la votación de la resolución, el secretario general de la ONU, Antonio Guterres, pidió hoy una “suspensión inmediata” de las hostilidades en Guta Oriental.

Las potencias occidentales también han pedido que se detengan los combates en esa zona.

Rusia, mientras tanto, pidió que el Consejo de Seguridad celebre una sesión a puerta abierta para discutir la situación en Guta Oriental este jueves.

“Creo que esto es necesario, teniendo en cuenta las preocupaciones que hemos escuchado hoy, y para que todas las partes puedan presentar su visión y compresión de esta situación y proponer soluciones”, dijo el embajador ruso, Vasili Nebenzia, a sus homólogos.

(Fuente: Agencias)

La ONU teme un contagio de la guerra siria al resto de Oriente Medio

(SOS).- La tensión entre Israel e Irán, la ofensiva turca contra facciones kurdas o los choques entre la coalición estadounidense y fuerzas pro gubernamentales en Siria están disparando el riesgo de que la guerra se contagie al resto de Oriente Medio, según advirtió este miércoles la ONU.

“El conflicto está extendiéndose más allá de las fronteras sirias, en más de una dirección”, aseguró el enviado especial de Naciones Unidas para Siria, Staffan de Mistura, en una reunión con el Consejo de Seguridad.

Su aviso no fue el único: varias potencias internacionales, incluidas Estados Unidos y Rusia, dejaron claro que el temor a que la guerra se propague es real.

“Todos los ingredientes están presentes, si no hacemos nada urgentemente, para una gran confrontación regional e internacional”, resumió el embajador francés ante la ONU, François Delattre.

Según De Mistura, el reciente aumento de la violencia en Siria ha creado uno de los momentos más peligrosos desde que comenzó el conflicto hace casi siete años.

Este mes, el Gobierno sirio y sus aliados han endurecido su campaña contra los rebeldes en Idlib y Guta Oriental.

En paralelo, Turquía continúa su ofensiva sobre el enclave sirio de Afrin y hay informaciones de que sus fuerzas han intercambiado fuego con tropas sirias en Idlib.

También ha habido nuevos choques entre la fuerza contra el Estado Islámico (EI) que lidera Estados Unidos y efectivos pro gubernamentales, con decenas de muertos en un ataque de la coalición internacional, según Washington en respuesta a una agresión contra sus aliados en el noreste de Siria.

A todo ello se ha sumado la escalada entre Israel y Siria, tras los bombardeos israelíes sobre el país vecino después de una supuesta incursión en su territorio de un dron iraní.

El Gobierno sirio advirtió ayer a Israel de que abatirá cualquier avión que ataque su territorio después del derribo de un avión israelí por parte de las defensas antiaéreas sirias el pasado fin de semana.

“Defendimos Siria, derribamos un avión israelí y derribaremos cualquier avión que ataque siria. Esto no es una mera amenaza”, avisó, en declaraciones a la prensa en Damasco, el viceministro sirio de Asuntos Exteriores, Faisal Miqdad.

Miqdad manifestó que su país “es capaz de eliminar a los terroristas, cuando deje de apoyarlos Occidente” y opinó que Estados Unidos y algunos Estados europeos, entre los que nombró a Francia, llevan a cabo “una campaña de histeria frenética contra Siria”.

A juicio del viceministro de Asuntos Exteriores, Washington no está contento con los logros de las Fuerzas Armadas sirias y, por tanto, está publicando “noticias engañosas”.

Según la ONU, combinados, todos estos acontecimientos amenazan los acuerdos en vigor para reducir la violencia en Siria y la “estabilidad regional”.

Como acostumbra, la embajadora estadounidense, Nikki Haley, centró las acusaciones en Irán, a quien acusó de estar poniendo “a prueba la voluntad de sus vecinos y oponentes a resistir su agresión”.

“El régimen de Al Assad se ha convertido en la tapadera de Irán, Hezbolá y sus aliados para hacer avanzar su irresponsable y peligrosa agenda para Oriente Medio”, dijo.

Haley urgió a Rusia a utilizar su influencia sobre Damasco para avanzar hacia la paz, mientras que el representante de Moscú, Vasili Nebenzia, insistió en que es Washington quien debe actuar para detener las hostilidades por parte de los rebeldes.

Entretanto, la situación humanitaria en el país sigue deteriorándose, según Naciones Unidas, que ha pedido una tregua de 30 días para poder llevar ayuda a las poblaciones más necesitadas y para poder evacuar a heridos y enfermos.

El llamamiento figura también en un borrador de resolución que está negociando el Consejo de Seguridad, pero que, por ahora, Rusia ha tachado de poco realista.

Nebenzia, preguntado por los periodistas, explicó que la situación sobre el terreno no permite una medida de ese tipo de un día para otro, aunque señaló que su país está tratando de buscar un consenso con el resto de Estados miembros.

En el plano político, la ONU sigue trabajando para tratar de lograr un acuerdo de paz en las negociaciones que se desarrollan en Ginebra, pero por ahora no hay avances claros.

(Fuente: Agencias)

El Consejo de Seguridad de la ONU negocia una resolución para una tregua en Siria

(SOS).- El Consejo de Seguridad de la ONU comenzó a negociar hoy un proyecto de resolución para decretar una tregua humanitaria en Siria que permita asistir a la población más necesitada.

Según dijeron fuentes diplomáticas, los quince Estados miembros mantuvieron hoy discusiones a nivel de expertos en base a un texto presentado por Suecia y Kuwait, responsables del dossier humanitario sirio dentro del Consejo.

La expectativa, según esas mismas fuentes, es que pueda haber una votación a lo largo de esta semana, aunque por ahora no hay nada confirmado.

Rusia, sin embargo, ya ha adelantado su oposición a esta iniciativa, que considera poco realista.

“A nosotros nos gustaría ver un alto el fuego, el fin de la guerra, pero los terroristas, no estoy seguro de que estén de acuerdo”, dijo el pasado jueves a los periodistas el embajador ruso ante la ONU, Vasili Nebenzia.

El diplomático se expresó así tras una reunión a puerta cerrada en la que el Consejo de Seguridad analizó los últimos acontecimientos en Siria.

La idea de una pausa humanitaria parte de los servicios humanitarios de Naciones Unidas, que este mes pidieron un alto el fuego de al menos un mes para poder asistir a miles de personas en áreas difíciles de alcanzar y para evacuar a los heridos y enfermos.

Suecia y Kuwait retomaron esa iniciativa en su propuesta de resolución al Consejo de Seguridad, donde Rusia es uno de los cinco países con poder de veto.

Mientras, el presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, advirtió hoy que la ofensiva militar turca en el norte de Siria contra las milicias kurdas podría afectar a las tropas estadounidenses en la zona que apoyan a esos grupos.

“Obviamente no los atacaremos de forma intencionada, pero eliminaremos a todos los terroristas que veamos. Entonces se darán cuenta de que sería bueno para ellos no permanecer al lado de los terroristas”, dijo Erdogan durante un discurso en Ankara.

El mandatario se refirió así a las Unidades de Protección del Pueblo (YPG), aliadas de Estados Unidos en su lucha contra el Estado Islámico y que Turquía considera terroristas.

El pasado 20 de enero el Ejército turco inició una ofensiva en el enclave sirio de Afrin, y el Gobierno turco amenaza con ampliar la operación a Manbech, una región siria en manos de las YPG desde 2016.

A diferencia de Afrin, en Manbech sí hay efectivos de la coalición internacional, liderada por Estados Unidos, que apoya a las milicias kurdas contra los yihadistas.

Ankara ha exhortado repetidamente a Washington a que fuerce la retirada de las YPG de Manbech, algo que no se ha producido.

“Si una organización terrorista ataca a un país aliado, como miembro de la OTAN (Estados Unidos) debe oponerse”, remarcó el presidente turco, tras señalar que “Estados Unidos no es la OTAN”.

El secretario de Estado de Estados Unidos, Rex Tillerson, visitará este jueves Ankara para debatir con las autoridades turcas los distintos puntos de fricción entre los dos países, aliados en la OTAN.

Tillerson se reunirá con Erdogan y con el ministro turco de Exteriores, Mevlut Cavusoglu.

(Fuente: Agencias)