Al menos nueve civiles muertos en ataques del Frente al Nusra en Siria

(SOS).- Al menos nueve personas han muerto y más de 30 han resultado heridas en varios ataques del Frente al Nusra en la provincia siria de Hama.

“En los ataques contra la localidad de Maharda, en la provincia de Hama, los terroristas del grupo Fatah al Sham (también conocido como Frente al Nusra) (…) lanzaron diez proyectiles de sistema de lanzacohetes múltiple que dejaron nueve civiles muertos, incluidos tres niños, y más de 30 heridos”, ha explicado el jefe del Centro para la Reconciliación en Siria, dependiente del Ministerio de Defensa ruso, el teniente general Vladimir Savchenko.

Además, Savchenko ha informado de que durante la última jornada los extremistas han bombardeado 19 localidades.

Por otra parte, al menos 18 personas han muerto en el noreste de Siria en enfrentamientos entre el Ejército y las FDS, una coalición de milicias kurdas y árabes respaldada militarmente por Estados Unidos.

Los combates comenzaron este sábado en el centro de Qamishli cuando un convoy militar sirio entró en una zona de la ciudad bajo control de las FDS, según han informado fuentes kurdas.

“Entraron en zonas bajo nuestro control y arrestaron a civiles. Miembros de la patrulla atacaron a nuestras fuerzas”, ha señalado la seguridad interna de las FDS, conocida como Asayish. Entre los fallecidos hay siete combatientes de las fuerzas Asayish y once militares sirios.

Fuentes progubernamentales han manifestado a los medios de comunicación locales que una patrulla militar fue atacada por las fuerzas kurdas cuando se dirigía al aeropuerto y han confirmado varios fallecidos.

Las FDS controlan la mayor parte de la ciudad de Qamishli, mientras que el Ejército tiene presencia en el aeropuerto y en una zona del centro de la localidad.

Estos enfrentamientos son relativamente frecuentes a pesar de la tregua tácita entre las fuerzas gubernamentales y las FDS, fuerzas armadas de la autoproclamada República de Siria del Norte, integradas fundamentalmente por las Unidades de Protección Popular (YPG).

Sin embargo, el Gobierno sirio sigue pagando los salarios de muchos de los funcionarios que siguen trabajando en las zonas bajo control de las FDS. Damasco también sigue recibiendo ingresos de los campos petrolíferos de esta región.

Recientemente ha habido contactos entre las autoridades sirias y de la autodenominada federación de Siria del Norte para intentar lograr un acuerdo político.

Anuncios

Turquía manda refuerzos militares a Siria

(SOS).- Turquía ha enviado refuerzos militares a la provincia siria de Idlib (noroeste), al otro lado de su frontera, después del fracaso de las negociaciones de sus servicios de Inteligencia con los yihadistas que controlan gran parte de esa región.

Un convoy militar turco entró anoche en territorio sirio, integrado por decenas de vehículos que transportaban soldados y equipamiento, cuya misión es reforzar las posiciones del Ejército turco en el norte de Siria.

Algunos de los vehículos se dirigieron a una posición turca en la zona de Moruk, en el norte de la provincia de Hama, vecina a Idlib; mientras que otros acudieron a un puesto militar en la localidad de Maarat al Numan, en la propia Idlib.

Los refuerzos militares llegaron después de que los servicios de Inteligencia turcos fracasaran a la hora de convencer al Frente al Nusra de disolver el grupo, ante la ofensiva que el Ejército sirio y Rusia se disponen a lanzar contra este y otras facciones armadas extremistas que operan en Idlib.

La provincia está controlada en su gran mayoría por organizaciones radicales, y según cifras de la ONU, en ella se encuentran unos 10.000 yihadistas vinculados a la filial siria de Al Qaeda.

Turquía tiene efectivos desplegados en el norte de Siria para luchar contra las milicias kurdas y para ello cuenta con el apoyo sobre el terreno de diferentes grupos armados.

El Gobierno turco ha advertido reiteradamente de las consecuencias humanitarias que tendría una ofensiva a gran escala contra Idlib, donde residen 2,9 millones de personas, según la ONU, cifra que Ankara eleva a 3,5 millones.

El ministro turco de Asuntos Exteriores, Mevlut Cavusoglu, manifestó el viernes que en Idlib “hay algunos grupos extremistas, lo mejor es identificarlos, separarlos de los demás y eliminarlos. No atacar indiscriminadamente”.

Ankara está preocupada por un posible flujo de refugiados que huyendo de la violencia tratarían de cruzar la frontera de Siria con Turquía, que permanece cerrada en ese punto.

El Gobierno sirio ratifica su intención de derrotar a los terroristas en Idlib

(SOS).- El ministro de Exteriores de Siria, Walid al Moallem, ha ratificado este jueves la decisión del Gobierno de derrotar a los combatientes del Frente al Nusra “cueste lo que cueste”, en alusión a la inminente ofensiva sobre la provincia de Idlib, último bastión de los extremistas.

“La decisión del Gobierno sirio es combatir al Frente al Nusra en Idlib cueste lo que cueste”, ha dicho el ministro de Exteriores en la rueda de prensa conjunta que ha ofrecido junto a su homólogo ruso, Sergei Lavrov, desde Moscú, donde se encuentra de visita oficial.

Al Moallem ha asegurado que las tropas sirias y sus aliados “harán todos los esfuerzos posibles para evitar bajas civiles”. En este sentido, ha anunciado la apertura de un corredor humanitario en Abu al Dahour para que sus habitantes puedan salir hacia zonas seguras. “Desafortunadamente, el Frente al Nusra lo ha impedido”, ha denunciado.

El jefe de la diplomacia siria ha sostenido que, a pesar de que el Gobierno se prepara para la lucha en Idlib, “la prioridad sigue siendo la reconciliación” a través de los acuerdos locales.

“Estamos en el camino para lograr la seguridad y estabilidad para nuestro pueblo en Siria”, ha confiado, al tiempo que ha reiterado el llamamiento del Gobierno para que refugiados y desplazados internos regresen a sus hogares.

Por su parte, Lavrov ha expresado su total apoyo a las autoridades sirias. “Es inadmisible que los terroristas atrincherados en Idlib (…) intenten utilizar esa zona de distensión para planificar ataques contra las posiciones del Ejército sirio e incluso tratar de atacar con drones el territorio de la base militar rusa de Khmeimim”, ha indicado.

Ambos ministros se han referido a los planes de Occidente para hacer un “montaje” con el que acusar a Gobierno sirio y sus aliados de un nuevo ataque con armas no convencionales en plena campaña militar sobre Idlib.

Lavrov, que se ha encargado de alertar sobre este complot en los últimos días, ha señalado directamente a Reino Unido.

“Esta provocación, que se prepara con participación activa de los servicios de Inteligencia británicos, puede convertirse en un pretexto para otro ataque de misiles del trío occidental (Washington, Londres y París) contra la infraestructura civil y militar de Siria”, ha advertido.

A este respecto, ha hecho un llamamiento a Estados Unidos “para que haga todo lo que esté en su poder para evitar el uso de armas químicas por parte de los terroristas”.

El ministro ruso ha aprovechado además para denunciar la “brutal manipulación” que haría Occidente de la Organización para la Prohibición de las Armas Químicas (OPAQ).

Erdogan, Putin y Rohani celebrarán una cumbre sobre Siria en Teherán

(SOS).- Los jefes de Estado de Turquía, Rusia e Irán celebrarán el próximo 7 de septiembre una cumbre en Teherán para analizar la situación de la guerra en Siria, según anunció hoy la Presidencia de Turquía.

Recep Tayyip Erdogan, por Turquía, se reunirá con sus homólogos de Irán, Hasan Rohani, y Rusia, Vladimir Putin, para continuar con el llamado proceso de Astaná, en el que los tres países están implicados para lograr una solución negociada al conflicto en el país árabe.

El presidente turco propuso el pasado julio que esos tres países, además de Alemania y Francia, celebraran el 7 de septiembre una cumbre en Estambul.

La Presidencia de Turquía no ha dado detalles sobre ese cambio de planes y solo ha confirmado la cumbre tripartita en Teherán.

Uno de los asuntos que se tratarán en la capital iraní es la anunciada ofensiva del Gobierno sirio, apoyado por Rusia, contra la provincia de Idlib, uno de los últimos baluartes de los extremistas.

Moscú y Teherán respaldan a las autoridades de Damasco, mientras que Ankara apoya a diferentes grupos armados.

Los ministros de Exteriores ruso y turco se han reunido en dos ocasiones este mes para tratar la situación en Idlib, la última el pasado viernes.

Aunque Turquía reconoce que hay que acabar con los grupos “radicales”, también ha advertido de que es imprescindible diferenciar entre la población civil y los combatientes para evitar una “catástrofe humanitaria”.

Rusia, por su parte, reivindica el derecho del Ejército sirio a acabar con los “terroristas”, en alusión al Frente al Nusra, entre otras bandas armadas.

Turquía advierte de la catástrofe humanitaria en el caso de una ofensiva en el noroeste de Siria

(SOS).- Turquía advirtió este viernes a Rusia de que una ofensiva del Ejército sirio contra la provincia de Idlib, el último baluarte de los extremistas, desatará una “catástrofe humanitaria”.

“Hay que continuar la lucha contra los guerrilleros, pero, por otra parte, el empleo de métodos militares desencadenará una catástrofe”, dijo el ministro de Exteriores turco, Mevlut Cavusoglu, en una rueda de prensa al término de sus conversaciones con su homólogo ruso, Serguei Lavrov.

El ministro turco insistió en que el uso de la fuerza militar en esa provincia siria fronteriza con Turquía “provocará enfrentamientos armados prolongados y una catástrofe humanitaria”.

“Para todos es muy importante liquidar a estos elementos y grupos radicales, porque son una amenaza para nuestra seguridad nacional, para Rusia y para los países occidentales. Por eso es necesario separar a los guerrilleros de la población civil”, subrayó.

Al mismo tiempo, Cavusoglu recalcó que es necesario “despejar las preocupaciones de los colegas rusos y liquidar a los terroristas que actúan en esa región (en el norte de Siria)”, labor que debe hacerse sin poner en peligro a los civiles.

La situación en el Idlib es “complicada y tiene muchas aristas”, admitió a su vez Lavrov, quien también señaló la necesidad de “minimizar los riesgos” para la población civil.

Siria y Rusia, que apoya militarmente al Gobierno de Damasco, han dado por concluida la ofensiva contra los yihadistas en el suroeste de Siria y han señalado como su próximo objetivo la provincia de Idlib.

“Cuando se creó la zona de distensión de Idlib nadie suponía que en ella los guerrilleros, en primer lugar los terroristas de Al Nusra, utilizarían a los civiles como escudos humanos”, dijo el jefe de la diplomacia rusa.

Hace diez días, Lavrov no dudó en afirmar, también en una rueda de prensa conjunta con Cavusoglu, que el Ejército sirio tiene todo el derecho de reprimir a los terroristas del Frente al Nusra en Idlib.

En esa ocasión, el ministro ruso reiteró que Damasco puede combatir en Idlib pese a ser una zona de distensión bajo responsabilidad de Ankara y advirtió de que los países que protegen a los grupos armados, entre los que está Turquía, no saben distinguir entre los mal llamados rebeldes y los yihadistas.

Paralelamente a la reunión de ayer de los cancilleres ruso y turco, se celebró un encuentro entre los ministros de Defensa de ambos países, el ruso Serguei Shoigu y el turco Hulusi Akar, en el que también participó el jefe del servicio turco de Inteligencia, Hakan Fidan.

En las conversaciones, según un breve comunicado del Ministerio de Defensa de Rusia, se continuó el diálogo iniciado hace una semana sobre la situación en Siria en el curso del cual “la parte rusa le presentó a sus colegas turcos propuestas para el arreglo de la situación en el noroeste de la república (Idlib)”.

El comunicado de Defensa no reveló el contenido de las propuestas presentadas a Turquía.

Al término de las consultas ministeriales ruso-turcas, el presidente de Rusia, Vladimir Putin, recibió a los ministros y al responsable del servicio de Inteligencia de Turquía.

“Gracias a los esfuerzos de nuestros países y a la participación de otros Estados interesados, en particular me refiero a Irán, a nuestra cooperación con la ONU, con países europeos y Estados Unidos, se ha conseguido avanzar de manera importante en el arreglo de la crisis siria”, dijo en la reunión el jefe del Kremlin.

Según el mandatario ruso, las relaciones entre Moscú y Ankara “tienen cada vez más peso” y destacó que la cooperación entre ambos países se profundiza “tanto en el ámbito económico como en la solución de ciertas cuestiones regionales y el complicado asunto de la crisis siria”.

“Su querido amigo, (el presidente turco, Recep Tayyip) Erdogan, le envía saludos y sus mejores deseos, y le espera próximamente de visita en Estambul”, dijo Cavusoglu, citado por los medios locales, al comienzo de la reunión.

Rusia y Turquía tratan sobre la situación del último bastión extremista en Siria

(SOS).- El destino de la región siria de Idlib, el último refugio de los extremistas, ha dominado el encuentro de este jueves en Ankara entre los ministros de Exteriores ruso, Serguei Lavrov, y turco, Mevlut Cavusoglu.

Turquía y Rusia, junto a Irán, cooperan en el llamado proceso de Astaná para lograr una solución negociada al conflicto en Siria, pese a que Moscú y Teherán respaldan al Gobierno sirio, mientras que Ankara apoya a los grupos armados que operan en el país árabe.

Rusia y Siria han dado por concluida la ofensiva en el suroeste del país y han señalado como próximo objetivo Idlib, provincia norteña fronteriza con Turquía donde hay desplegadas también tropas turcas.

En el encuentro de ayer en Ankara, Lavrov señaló que la situación de Idlib es más complicada que en otras zonas, especialmente por la agresividad del Frente al Nusra —antigua denominación de la filial siria de Al Qaeda— y defendió el derecho del Ejército sirio a combatirlo.

“El Ejército sirio tiene todo el derecho de reprimir (al Frente al Nusra en Idlib). Está en su propia tierra y combate por su independencia, contra los terroristas. Nosotros le damos apoyo en esas acciones de acuerdo al derecho internacional”, dijo en una rueda de prensa conjunta con Cavusoglu.

El ministro ruso reiteró que Damasco puede combatir en Idlib pese a ser una zona de distensión bajo responsabilidad de Ankara y advirtió de que los países que protegen a los grupos armados, entre los que está Turquía, no saben distinguir entre los mal denominados rebeldes y los yihadistas.

Por su parte, Cavusoglu mostró su disposición a colaborar con Rusia para “neutralizar” a los “terroristas” de Idlib.

“Hay más de tres millones de civiles viviendo en Idlib, pero también hay grupos terroristas allí. Sobre todo vienen con armas de zonas previamente sitiadas”, dijo.

“Está claro lo que se debe hacer. Nosotros, junto a Rusia y otros socios, los identificaremos y los neutralizaremos”, afirmó el ministro turco.

Cavusoglu insistió en que debido a la presencia de población civil en la región se deben evitar grandes ofensivas que puedan generar víctimas indiscriminadas.

En el encuentro entre ambos ministros también se iniciaron los preparativos para celebrar una cumbre sobre Siria, en la que participarán los líderes de Rusia, Turquía, Francia y Alemania.

A finales del mes pasado, el presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, habló del próximo 7 de septiembre como posible fecha, y de Estambul como probable lugar de esta cumbre.

Sin embargo, ningún ministro hizo públicos nuevos detalles sobre la citada cumbre durante su encuentro en Ankara.

Mueren 70 milicianos del antiguo Frente al Nusra en combates en el sur de Siria

(SOS).- Unos 70 milicianos del antiguo Frente al Nusra, filial de Al Qaeda en Siria, murieron el domingo en combates con las fuerzas gubernamentales y sus aliados en el sur del país árabe, según informó hoy el Centro ruso para la Reconciliación en Siria, un organismo dependiente del Ministerio de Defensa ruso.

En un comunicado, el centro dependiente del departamento que dirige el general Sergei Shoigu dijo que los miembros del grupo terrorista fueron abatidos por efectivos sirios, con el respaldo de la Fuerza Aérea Militar de Rusia y de unidades del ELS.

“Militantes del Frente al Nusra atacaron a lo largo de ayer las localidades que se habían pasado al lado del gobierno legítimo. Las tropas gubernamentales, junto con las formaciones del ELS, repelieron la ofensiva con el apoyo de la aviación rusa”, detalló el Centro ruso para la Reconciliación en Siria.

Los mandos militares rusos señalaron que el Frente al Nusra sufrió 70 bajas y perdió tres vehículos blindados y catorce camiones artillados. Los combates concluyeron sin víctimas mortales en las filas del Ejército sirio.

Ayer, una nueva localidad de la provincia de Deraa pasó a depender de las autoridades de Damasco, elevándose a doce las localidades que las fuerzas gubernamentales tienen bajo su control en la zona de distensión creada en el suroeste de Siria.