El Ejército sirio se enfrenta al Frente al-Nusra en el este de Damasco

(SOS).- En las afueras de Damasco ha tenido lugar la segunda fase de la operación para liberar las áreas de Ain Tarma y Jobar del Frente al-Nusra, informó una fuente militar.

La primera etapa de la operación en el área se ha completado con éxito y el Ejército sirio ha tomado el control de la zona de Sonbol y una red de túneles subterráneos que conduce a Ain Tarma.

Por el momento, los combates se están produciendo cerca de una fábrica de mármol, el túnel de Harmalah y en la parte central de Ain Tarma.

El propósito de la operación es garantizar la seguridad de la capital siria, ya que los yihadistas solían atacar regularmente las afueras de la ciudad, por lo que las tropas gubernamentales han hecho todo lo posible para acelerar el inicio de la operación en las áreas vecinas.

(Fuente: Agencias)

El Frente al-Nusra pierde dos valles estratégicos en la frontera con Siria

(SOS).- El partido-milicia chií Hezbollah, aliado del Gobierno de Damasco, ha conseguido arrebatar dos estratégicos valles próximos a Arsal, en la frontera con Siria, a los grupos yihadistas presentes en la zona.

Las fuerzas de Hezbollah se han hecho con el control de Wadi al Damm y Wadi Dakayek, durante una operación lanzada este lunes.

La prensa local ha informado de que los combatientes de Hezbollah están progresando “de una forma considerable” en su ofensiva en la región de Arsal y se han hecho con el control de posiciones del Frente al Nusra en Wadi Maarouf, Wadi Kahil, Wadi Zaarour, Wadi al Damm y Wadi Dakayek.

Esta zona montañosa en la frontera con Siria ha servido en el pasado a los grupos islamistas, principalmente al Frente al-Nusra y al Estado Islámico, como base. La ofensiva cuenta con apoyo del Ejército sirio del otro lado de la frontera.

Este domingo, Hezbollah ya aseguró haberse hecho con el control del 64 por ciento de la región de Arsal. Además, el Ejército de Siria y Hezbollah recuperaron la zona en torno a la localidad de Flit, del lado sirio de la frontera.

Miembros del Estado Islámico y del Frente al-Nusra se encuentran desplegados en la montañosa frontera entre Líbano y Siria y han utilizado el terreno para lanzar ataques contra las fuerzas de seguridad libanesas.

Los grupos armados rebeldes han intentado utilizar Arsal como base y en 2014 el Frente al-Nusra y el Estado Islámico la invadieron en poco tiempo, capturando a decenas de soldados y policías libaneses. Posteriormente decapitaron y fusilaron a varios de ellos, antes de liberar al resto en diciembre de 2015.

El Ejército de Líbano y Hezbollah han llevado a cabo numerosas operaciones contra los yihadistas para intentar evitar su infiltración y que perpetren atentados en el país.

(Fuente: Agencias)

Un yihadista del Frente Al Nusra se convierte y ahora dirige un grupo cristiano de oración

(SOS).- Bashir Mohamed es un hombre de origen sirio que fue adoctrinado por extremistas y que perteneció al yihadista Frente Al Nusra, asociado a los terroristas de Al Qaeda. Sin embargo, una intensa experiencia de curación gracias a la oración hizo que se convirtiera al cristianismo.

Ahora Mohamed tiene 25 años, reside en Estambul, Turquía, con su esposa Hevin Rashid, y organiza reuniones de oración en su casa en la que participan otros musulmanes como él que se han convertido al cristianismo.

Mohamed nació en la ciudad de Afrin, en la zona kurda de Siria, en el seno de una familia musulmana. Cuando tenía 15 años, su primo Ahmad lo llevó a las prédicas yihadistas y se adhirió a una de las ramas más extremistas del Islam.

Al estallar el conflicto en Siria en el 2011, Mohamed se unió a las fuerzas kurdas que luchaban por su autonomía, ya que no tienen un territorio propio.

El joven se horrorizó ante las matanzas que ocurrían en las batallas, pero paradójicamente estas revitalizaron su interés por las enseñanzas extremistas que aprendió en su adolescencia.

“Cuando vi todos esos cadáveres comencé a creer en todo lo que enseñaban las lecturas. Me hicieron buscar la grandeza de la religión”, contó a The New York Times.

En 2012 desertó con un amigo de las fuerzas kurdas para unirse al Frente Al Nusra. Este grupo terrorista busca derrocar al Gobierno sirio y crear un Estado islámico extremista.

Como miembro del Frente Al Nusra, Mohamed continúo atestiguando crudas matanzas. Entre otras cosas describió que los yihadistas ejecutaban a los prisioneros con gran crueldad como cuando los aplastaban con excavadoras.

Mohamed explicó que la propaganda de los extremistas hacía ver la violencia como algo tolerable. “Nos decían que esa gente eran los enemigos de Dios y yo veía positivamente las ejecuciones”.

En el año 2013 volvió por un breve periodo de tiempo a su ciudad y cuando estuvo de vuelta en el campo de batalla comenzó a cuestionar los objetivos del Frente Al Nusra.

Desilusionado, abandonó el Frente Al Nusra y volvió nuevamente a Afrin. “Fui a Al Nusra en mi búsqueda de Dios. Pero después de ver a musulmanes asesinando a musulmanes, me di cuenta de que algo estaba mal”, manifestó.

Un año después, Mohamed huyó de Siria con su esposa a Turquía. Ya instalados en Estambul, Mohamed continúo siendo musulmán. Rezaba tan alto que sus vecinos se quejaban y quería que su esposa estuviera siempre cubierta en las calles.

A principios del año 2015, Hevin cayó gravemente enferma. Mohamed recuerda que llamó a su primo Ahmad, que para ese entonces ya residía en Canadá, para contarle su situación y se dio con la sorpresa de que la persona que lo había introducido en el mundo de los extremistas se había convertido al cristianismo.

Ahmad le pidió a Mohamed que colocara su teléfono cerca de su esposa para que su grupo pudiera cantar y orar por su salud. Al inicio Mohamed rechazó la idea porque consideraba al cristianismo como una religión repugnante, pero cedió porque estaba desesperado.

Días después de la llamada, la salud de Hevin comenzó a mejorar y su esposo atribuyó este cambio a la oración de su primo.

Entonces decidió pedirle que le presentara a un líder cristiano para poder aprender sobre la fe cristiana. Se puso en contacto con Eimad Brim, un misionero evangélico de un grupo llamado El Buen Pastor, que tenía su sede principal en Jordania.

Mohamed contó que cuando comenzó a leer la Biblia se dio cuenta de que le traía más paz que leer el Corán. Se sentía más acogido en las iglesias que en las mezquitas y percibió que las oraciones cristianas era más generosas que las musulmanas.

Tanto él como su esposa comenzaron a soñar con su conversión y a sentirse amados por Dios. Cuando se convirtieron eran conscientes que podían sufrir persecución. Sin embargo, “yo confió en Dios”, expresó Mohamed.

“Hay un gran abismo entre el dios que yo solía adorar y el Dios que adoro ahora. Nosotros solíamos adorar con miedo, ahora todo ha cambiado”, dijo el joven converso al cristianismo.

(Fuente: The New York Times / ACI)

Fotoreportero italiano que cubrió el conflicto en Siria: “Los medios usaron esta tragedia de manera absurda, populista e inaceptable”

(SOS/The Clinic).- Desde que decidió dedicarse a tiempo completo al fotoperiodismo, Giorgio Bianchi ha recorrido el mundo cubriendo conflictos armados. Últimamente, ha estado en Siria.

En unas declaraciones recogidas por The Clinic, el premiado fotógrafo relata lo que realmente está sucediendo en Alepo y sus alrededores. Bianchi desmitifica el trabajo de sus colegas, la prensa en general y los verdaderos malvados de esta guerra sin cuartel. Asegura que Estados Unidos impone su propia ley con la violencia más insoportable.

En su opinión, el gobierno sirio “perdió la guerra mediática 10-0 sin tocar nunca la pelota”. Para la prensa, “Al Assad es un genocida, un psicópata”. “La verdad –explica– es que el asedio de Mosul y el de Alepo son lo mismo”. “El barrio de Alepo Este, el que recién lograron liberar, estaba lleno de mercenarios occidentales, miembros de servicios secretos de Arabia Saudita, Inglaterra, Francia, USA, Turquía, que estaban ayudando a los terroristas… lo dijo hasta el enviado de Marruecos en la última reunión del Consejo de Seguridad de la ONU; nos dijeron hasta los nombres de estos asesinos mercenarios”, añade. “Hay una doble moral sobre como se está hablando de Alepo, y esta se está usando de manera populista, asquerosa, casi pornográfica”, denuncia.

“Los soldados del ejército regular sirio –señala– están equipados con uniformes improvisados, kalashnikov de los años 70 y tanques de los años 50”. Si embargo, “los milicianos de ISIS, del Frente Al Nusra y de otros grupos están equipados con armas de la OTAN”. “Si los rusos no hubiesen llegado a rescatarlos [a los militares sirios] esto habría terminado ya hace varios años y tendríamos otra Arabia Saudita en Medio Oriente”, asegura.

Preguntado por la diferencia existente entre el ISIS (acrónimo del Estado Islámico en inglés) y los grupos revolucionarios que están luchando contra Al Assad, el fotoperiodista afirma que “ninguna, son exactamente lo mismo”. “Los medios construyeron la imagen del ISIS como los carniceros, mientras que a estos otros grupos los llaman los “rebeldes” y son iguales”, añade. “Dentro de Alepo Este hay tribunales islámicos que pocos días atrás seguían condenando a muerte personas, no obstante el asedio y la atención de los medios, que nunca reportarán esta noticia”, apunta.

Durante la conversación, Bianchi sigue desenmascarando la manipulación de los medios de comunicación: “Mientras yo estaba ahí salió la noticia que habían bombardeado el último hospital pediátrico de Alepo, cosa absolutamente falsa”. En Alepo Este, “el hospital estaba funcionando, lo vi el mismo día que salió la noticia”.

En esta línea, aporta otro ejemplo sobre la situación en Alepo: “Se ha estado diciendo que los civiles no pueden salir, que están acorralados por el ejército que le dispara hasta a los niños… otra basura absurda. Los milicianos terroristas les impiden salir, hasta piden dinero para dejarlos pasar por los corredores humanitarios. Los milicianos islamistas anti Asad, que ahora se llaman Fuerzas Democráticas de Siria –les cambiaron el nombre por novena vez– le disparan a los camiones que llevan ayuda a la población. Esto me lo contó gente que logró escapar de ahí”.

“Los medios usaron esta tragedia de manera absurda, populista e inaceptable. Yo estuve en Alepo y era imposible saber qué estaba sucediendo al interior del barrio Este, que estaba bajo asedio. Ningún periodista pudo entrar y ver esa batalla con sus ojos. Pero resulta que Facebook, Twitter y otros si sabían qué estaba pasando. Lo sabían tan bien que leí de todo sobre el tema”, prosigue. “Eso es humillante para quienes trabajan con pasión informando y arriesgando sus vidas”, lamenta. “Es todo falso: el uso de armas químicas en Alepo Este, el genocidio, las violaciones, es todo una mentira. Es tan falso que tras la liberación la población entera salió a celebrar con las tropas de Al Assad”, subraya.

Para el reportero de guerra, “Al Assad no es bueno, no es un santo, pero tampoco es el malo de esta desagradable película”. Eso sí, “la población civil está con su presidente”. “La gente simplemente quiere volver a 6 años atrás, nada más que eso”, incide.

Sobre la situación de los combates en la zona, Bianchi indica que “Palmyra es estratégicamente clave para llegar a Deir ez-Zor, otra ciudad estratégicamente crucial en el conflicto: es la única vía para llegar a al-Raqa, la capital del Estado Islámico en Siria”. Deir ez-Zor, recuerda, “es famosa porque es aquella ciudad donde la coalición anti-ISIS, en particular Estados Unidos, organizó un bombardeo asesinando a más de 80 soldados del ejército sirio “por error”… lo hicieron a propósito porque los aviones, por ejemplo de Dinamarca, se retiraron cuando les llegó la comunicación de que ahí no habían milicianos del Estado Islámico. Una porquería increíble”. “Esta guerra en Siria ha sido un grave error desde todos los puntos de vista, sobre todo periodístico”, arguye.

Por otra parte, advierte, “la situación en Mosul es mucho más crítica y violenta respecto a Alepo”. “Tengo un colega que está trabajando ahí y me logré comunicar con él. Se lucha casa por casa y es una masacre. Nadie está hablando sobre el tema, como nadie habla más del ISIS”, afirma. “Mosul era la ciudad desde donde partían todos los vídeos publicitarios del ejército de Al Baghdadi y es un hecho bastante claro entre los que trabajamos aquí que esos vídeos han sido realizados por una agencia publicitaria inglesa que tiene una sucursal en Irak”, apunta. “Desde un principio era muy claro que si una fuerza occidental conjunta se hubiera esforzado contra el ISIS, este habría desaparecido en muy poco tiempo, como es claro que los occidentales fueron cómplices del ISIS o creadores directos de este grupo paramilitar con capital en Mosul”, enfatiza.

El fotógrafo de origen italiano también demuestra la colaboración Occidental con el Estado Islámico a partir de un testimonio directo: “Tuvimos la suerte de encontrarnos con un sirio cristiano que estuvo un año prisionero del ISIS. Hay que entender que en Siria los cristianos, en general, pertenecían a la burguesía medio alta del país y que raptarlos para pedir rescates en dinero era un gran negocio para los paramilitares del Estado Islámico. Este señor nos contó que había cientos de occidentales combatiendo y ayudándolos logísticamente. Él fue medicado por un médico francés blanco. Nos contó que había “agentes” occidentales entrenándolos, sobre todo ingleses y gringos. Yo le pregunté si querría enviarle un mensaje a Occidente y me contestó “detengan a sus medios, estos nos han hecho más daños que con las armas que le vendieron o regalaron a las milicias que están destrozando nuestro país””.

Por último, Bianchi cree que “la agenda Obama de estos últimos ocho años le ha dado un enorme poder a Estados Unidos, con gastos muy bajos y sin una implicación directa”. “Apoyaron las primaveras árabes en Túnez donde ganaron, en Libia donde ganaron dividiendo un país relativamente sano en tres países de los cuales solo el que aplica la sharia está reconocido por Occidente, en Egipto donde en un principio iban a ganar, después salió este general Al Sisi que reprimió violentamente la revolución y en Siria donde crearon una [mal llamada, ndr] guerra civil que lleva ya 5 años”, considera. “Todos los migrantes que están llegando a Europa y que están creando un conflicto ideológico y sociopolítico en la Unión Europea escapan de desastres provocados por Estados Unidos, que ha sido el verdadero enemigo de la UE en estos años”, argumenta. “En el fondo imaginarse una geopolítica como la de Occidente en la que los intereses europeos y los de Estados Unidos son los mismos, es no entender qué es la geopolítica”, concluye.

giorgio-bianchi5

giorgio-bianchi10

giorgio-bianchi1

giorgio-bianchi4

giorgio-bianchi6

El Ejército sirio sigue liberando las zonas ocupadas por los grupos armados en Alepo

Damasco (Agencias).- El Ejército gubernamental sirio ha lanzado a mediados de noviembre una gran ofensiva contra las posiciones de los grupos radicales en los barrios orientales de Alepo, en el noreste de la ciudad. Los militares se están abriendo paso hacia las zonas ocupadas por los diferentes grupos armados y han logrado un sustancial progreso al tomar bajo control el área de Masakin-Hanano, un importante baluarte de las milicias yihadistas. Se trata del avance más importante del Gobierno de Bashar al-Assad hasta la fecha.

Cinco barrios y más de dos mil edificios han sido liberados de los terroristas del Frente Al Nusra (actualmente, Fatah al Sham) y otros grupos armados afiliados, según han informado fuentes locales. También más de 900 civiles, entre ellos 119 menores, han huido en las últimas 48 horas de un barrio controlado por los milicianos extremistas.

La semana pasada, los altos mandos de las Fuerzas Armadas sirias instaron a los miembros de los grupos armados que retienen los barrios orientales de Alepo a aprovechar el decreto de amnistía y volver a una vida normal, además exigieron que dejen de derramar sangre, bombardear barrios residenciales y atacar a civiles.

Los grupos terroristas como Harakat Noural-Din al-Zenki y Ahrar al Sham, que integran el Frente al Nusra, retienen a civiles en el este de la ciudad y no les dejan salir por los corredores humanitarios abiertos por el Ejército sirio. Actualmente, están atrapadas de 200 mil a 300 mil personas.

Desde marzo de 2011, el país vive un conflicto en el que las tropas gubernamentales se enfrenta a grupos armados y organizaciones terroristas, entre ellas el autodenominado Estado Islámico (EI o Daesh, por su acrónimo en árabe) y el Frente al Nusra. En los últimos meses los combates más intensos se libran en Alepo y sus alrededores.

La guerra siria ha provocado entre 300 mil y 400 mil muertos, según datos facilitados por la Organización de las Naciones Unidas (ONU).