Rusia, Turquía e Irán no llegan a un acuerdo sobre un alto el fuego en la provincia siria de Idlib

(SOS).- La cumbre tripartita celebrada este viernes en Teherán entre los presidentes de Turquía, Rusia e Irán se ha saldado sin un acuerdo en torno a un posible alto el fuego en la provincia siria de Idlib.

La provincia al noroeste del país árabe está ante una inminente ofensiva por parte del Gobierno de Damasco y sus aliados. El presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, es partidario de un alto en fuego en la zona pero sus homólogos ruso e iraní se resisten.

El presidente ruso, Vladimir Putin, ha argumentado que los grupos terroristas no forman parte del proceso de diálogo; y el dirigente iraní,  Hasan Rohani, se ha mostrado de acuerdo en incluir en la declaración final la decisión de cese al fuego. Sin embargo, Rohani ha dejado claro nada más comenzar la cumbre que combatir el terrorismo en Idlib es “inevitable”.

Además, Putin ha vuelto a denunciar hoy que los grupos terroristas presentes en la provincia de Idlib “quieren obstaculizar la paz mediante actos provocativos como el uso de armas químicas”.

En su discurso al inicio de la cumbre tripartita de Teherán para debatir sobre el futuro de la provincia siria de Idlib, el Kremlin ha señalado que los extremistas son el obstáculo para la paz. Por este motivo, ha declarado que su principal objetivo es deshacerse de los combatientes radicales. “El Gobierno sirio tiene el derecho de controlar todo el territorio nacional, y el derecho a hacerlo”, ha indicado.

Por su parte, el mandatario turco ha reclamado protección para la población civil mientras se diseñan acciones para luchar contra los grupos terroristas. En esta línea, ha pedido “garantías” para que una eventual ofensiva contra la provincia siria de Idlib no derive en “una masacre de civiles”. Además, ha confirmado que permanecerán desplegados los 400 militares que Turquía tiene en la región.

“No queremos en absoluto que (Idlib) se transforme en un baño de sangre”, ha sentenciado Erdogan que, a pesar de ello, se ha mostrado reticente a admitir la llegada de más inmigrantes a Turquía si la situación en Idlib empeora.

Anuncios

La cumbre de Teherán puede determinar el futuro de la provincia siria de Idlib

(SOS).- La reunión sobre Siria que celebran mañana en Teherán los presidentes de Rusia, Turquía e Irán estará centrada en la inminente operación militar contra la provincia de Idlib, el último gran bastión de los extremistas.

En los últimos días, se han sucedido las declaraciones sobre posibles actuaciones en Idlib, así como los llamamientos a la contención temiendo que una ofensiva del Ejército sirio en esa provincia cause un baño de sangre y una catástrofe humanitaria.

Vladimir Putin, Recep Tayyip Erdogan y Hasan Rohani continuarán en el encuentro de mañana el llamado proceso de paz de Astaná, que ha eclipsado las conversaciones de la ONU para lograr una solución negociada al conflicto sirio y que mañana tendrá un énfasis especial en la suerte de Idlib.

La postura de estos tres países difiere. Rusia e Irán son los principales valedores del Gobierno sirio, mientras que Turquía respalda a diferentes grupos armados.

Erdogan alertó ayer de que un ataque a gran escala puede desencadenar una fuerte oleada de refugiados hacia Turquía, limítrofe con Idlib.

“Ojalá en la cumbre de Teherán tengamos un resultado positivo y consigamos prevenir acciones desproporcionadas contra los habitantes de esa región”, subrayó el presidente turco.

Desde el Kremlin, sin embargo, insistieron en que en Idlib se ha formado “un nido terrorista”, por lo que “hay que solucionar ese problema”.

Rusia asegura que el Ejército sirio se prepara para “arreglar” la situación en el último feudo extremista.

En la misma línea, el ministro iraní de Exteriores, Mohamad Yavad Zarif, dijo que “los terroristas que operan en Idlib deben ser erradicados”, aunque matizó que su expulsión se llevará a cabo con “pérdidas humanas mínimas”.

Zarif viajó esta semana a Damasco para reunirse con el presidente Bashar al Assad y con su homólogo sirio, Walid al Mualem, en el marco de los contactos que también ha realizado con las autoridades rusas y turcas para abordar los siguientes pasos a dar en Idlib.

Idlib, en el noroeste de Siria y fronteriza con Turquía, es la última provincia que escapa al control del Gobierno sirio y está dominada en gran parte por el Frente al Nusra, filial siria de Al Qaeda.

Desde hace semanas, Damasco envía refuerzos militares a los alrededores de Idlib para liberar la región, al igual que hizo en los últimos meses en otros feudos extremistas, como Guta Oriental, a las afueras de Damasco, o en Deraa, en el sur del país.

Las voces contra la ofensiva no han dejado de escucharse. El presidente estadounidense, Donald Trump, advirtió a Rusia, Irán y Siria de que supondría un “grave error” y acarrearía una “tragedia humanitaria”.

Por su parte, el enviado especial de la ONU para Siria, Staffan de Mistura, pidió a Putin y Erdogan “que hablen y que encuentren una solución” a esta crisis.

“Tratemos de evitar que la última y probablemente mayor batalla de esta guerra en Siria termine en un baño de sangre. Pedimos a todos los países que mantengan una presión moral para evitar una opción militar drástica en Idlib y dar más tiempo a las negociaciones”, insistió De Mistura.

En paralelo a la cumbre de Teherán, el Consejo de Seguridad de la ONU se reunirá también el viernes para analizar la inminente ofensiva y tratar de “evitar” una tragedia.

Erdogan, Putin y Rohani celebrarán una cumbre sobre Siria en Teherán

(SOS).- Los jefes de Estado de Turquía, Rusia e Irán celebrarán el próximo 7 de septiembre una cumbre en Teherán para analizar la situación de la guerra en Siria, según anunció hoy la Presidencia de Turquía.

Recep Tayyip Erdogan, por Turquía, se reunirá con sus homólogos de Irán, Hasan Rohani, y Rusia, Vladimir Putin, para continuar con el llamado proceso de Astaná, en el que los tres países están implicados para lograr una solución negociada al conflicto en el país árabe.

El presidente turco propuso el pasado julio que esos tres países, además de Alemania y Francia, celebraran el 7 de septiembre una cumbre en Estambul.

La Presidencia de Turquía no ha dado detalles sobre ese cambio de planes y solo ha confirmado la cumbre tripartita en Teherán.

Uno de los asuntos que se tratarán en la capital iraní es la anunciada ofensiva del Gobierno sirio, apoyado por Rusia, contra la provincia de Idlib, uno de los últimos baluartes de los extremistas.

Moscú y Teherán respaldan a las autoridades de Damasco, mientras que Ankara apoya a diferentes grupos armados.

Los ministros de Exteriores ruso y turco se han reunido en dos ocasiones este mes para tratar la situación en Idlib, la última el pasado viernes.

Aunque Turquía reconoce que hay que acabar con los grupos “radicales”, también ha advertido de que es imprescindible diferenciar entre la población civil y los combatientes para evitar una “catástrofe humanitaria”.

Rusia, por su parte, reivindica el derecho del Ejército sirio a acabar con los “terroristas”, en alusión al Frente al Nusra, entre otras bandas armadas.

Putin y Rohani destacan la cooperación de sus países en la lucha contra el terrorismo en Siria

(SOS).- El presidente de Rusia, Vladimir Putin, y su colega iraní, Hasan Rohani, destacaron la cooperación de sus países en la lucha contra el terrorismo en Siria, durante la reunión bilateral que mantuvieron en el marco de la V Cumbre del Caspio celebrada en la ciudad kazaja de Aktau.

“Tenemos un gran volumen de cooperación, sobre muchas cuestiones del Caspio y sobre el arreglo de crisis agudas, incluida la crisis siria”, dijo Putin al inicio del encuentro.

El jefe del Kremlin adelantó que el arreglo del conflicto sirio sería el tema central de las conversaciones con Rohani, que tuvieron lugar tras la histórica firma de la Convención sobre el estatus jurídico del mar Caspio por los líderes de Rusia, Kazajistán, Azerbaiyán, Turkmenistán e Irán, los cinco países que comparten su ribera.

“Quisiera informarle sobre la marcha de los contactos con nuestros socios para tratar este complejo asunto”, se dirigió a su homólogo el mandatario ruso, en referencia a las negociaciones que Moscú quiere emprender con Turquía y otros países para hallar una solución definitiva al conflicto sirio.

A su vez, Rohani destacó que las victorias del Ejército sirio sobre el Estado Islámico (EI) y otros grupos yihadistas que actúan en Siria han sido posibles gracias a la cooperación entre Rusia e Irán.

“Todo el mundo ha sido testigo de cómo, con ayuda de Irán y Rusia, el Ejército sirio ha podido jugar un importante papel en la lucha contra el terrorismo en el interior de su país”, subrayó el líder iraní.

Rusia e Irán, añadió, tienen “el objetivo común de instaurar la estabilidad y la paz en toda la región”.

“En los últimos años hemos tenido dos grandes éxitos. El primero es la cooperación de Irán, Rusia y otros países para lograr consensos en el marco del acuerdo nuclear. El segundo éxito es la cooperación de Rusia, Irán y Turquía para instaurar la paz y estabilidad en Siria”, afirmó Rohani.

Poco antes, durante su intervención en la Cumbre del Caspio, el presidente de Irán destacó que los otros cuatro países de la región van a defender el Plan de Acción Conjunto y Completo (JCPOA), conocido como acuerdo nuclear, del que se ha salido Estados Unidos.

Rohani recalcó que los países unidos por el mar Caspio “se pronuncian en contra de las acciones unilaterales que se desarrollan hoy día por algunos países”, en alusión a Estados Unidos, que además de abandonar el acuerdo ya ha adoptado nuevas sanciones contra Teherán.

Rusia, Turquía e Irán se comprometen a luchar juntos contra los terroristas en Siria

(SOS).- Los presidentes de Rusia, Irán y Turquía manifestaron este miércoles, en una cumbre trilateral en Ankara, su compromiso de trabajar juntos en favor del fin del conflicto armado en Siria y de luchar contra “las organizaciones terroristas”.

En una comparecencia ante la prensa tras la reunión, el líder turco, Recep Tayyip Erdogan, puso el acento en la necesidad de combatir a “todas las organizaciones terroristas, sin distinción”, en una clara referencia a las milicias kurdosirias.

El dirigente iraní, Hasan Rohani, dijo que “algunos países, como Estados Unidos, querían utilizar a las organizaciones terroristas como herramientas”.

Por su parte, el presidente ruso, Vladimir Putin, denunció que “los terroristas intentan envenenar el proceso de pacificación” que, aseguró, ya está teniendo lugar en Siria después de la derrota del Estado Islámico.

Los tres mandatarios firmaron, además, una declaración conjunta, difundida por la agencia turca Anadolu, que prevé encontrar una “solución duradera” para Siria.

El texto recuerda que “la única intervención extranjera efectiva” a favor de la paz hasta ahora ha sido el “proceso de Astaná”, patrocinado por Turquía, Rusia e Irán, y añade que este “ha acelerado el llamado proceso de Ginebra”, bajo mediación de la ONU.

La declaración pide igualmente continuar la lucha para “erradicar el Estado Islámico, el Frente al Nusra y todos los grupos vinculados a Al Qaeda o Daesh”.

La paz, añade la nota, se alcanzará mediante un proceso “libre, justo y transparente dominado por los propios sirios, y que lleve a una Constitución respaldada por el pueblo sirio y unas elecciones libres y justas con la participación de todos los votantes sirios bajo la apropiada supervisión de Naciones Unidas”.

Durante la rueda de prensa, Rohani calificó el conflicto sirio como “un gran problema causado por terroristas, que fueron entrenados por otros países, y que recibieron armas modernas y financiación”.

“Estos terroristas explotaban el petróleo sirio, y objetos históricos para venderlos en los mercados”, manifestó el presidente iraní, en aparente referencia al tráfico de antigüedades atribuido al Estado Islámico.

“No nos podemos fiar de las palabras y promesas de los estadounidenses. Primero dijeron que querían abandonar Siria, y ahora dicen que se quedan, si los países árabes pagan. Parece que se quieren quedar, pero a cambio de dinero”, indicó Rohani, en alusión a las recientes declaraciones del presidente de Estados Unidos, Donald Trump.

Erdogan respaldó esta interpretación, añadiendo que faltaba por aclarar la suma y aseverando que Trump trataría de obtener “siete billones de dólares”, la cantidad que el presidente estadounidense asegura que su país ha gastado en guerras en Oriente Medio en los últimos años.

La reunión de Ankara tuvo lugar en un momento en que se han hecho anuncios contradictorios y confusos en Washington.

Trump anunció de manera sorprendente que desea sacar pronto a las tropas estadounidenses de Siria, aunque no estableció una fecha.

Un comunicado de la Casa Blanca publicado ayer definió específicamente la misión militar estadounidense para eliminar pequeños grupos del Estado Islámico en Siria.

(Fuente: Agencias)

Turquía, Rusia e Irán analizarán la situación en Siria el próximo 4 de abril

(SOS).- Los presidentes de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, Rusia, Vladimir Putin, e Irán, Hasan Rohani, celebrarán el día 4 de abril una cumbre en Estambul para analizar el escenario de la guerra en Siria.

Los tres dirigentes se reunirán para conversar sobre la situación en el país árabe, continuando así las negociaciones iniciadas el pasado mes de noviembre en la cumbre celebrada en la ciudad rusa de Sochi, informan hoy los medios turcos.

La decisión de fijar el encuentro en Estambul se tomó el pasado 8 de febrero durante conversaciones telefónicas de Erdogan con sus homólogos ruso e iraní.

Putin y Erdogan se encontrarán en Estambul ya el 3 de abril para participar en una sesión del Consejo de alto nivel para la cooperación ruso-turca.

La semana que viene, entre el lunes y el miércoles, el ministro de Exteriores turco, Mevlut Cavusoglu, viajará a Moscú para asistir a una reunión de un órgano de planificación estratégica de dicho Consejo.

Putin y Erdogan se vieron en Sochi a finales de enero en una cumbre dedicada a Siria, reunión a la que no asistió Rohani.

Tras superar la crisis diplomática de 2015 y 2016, provocada por el derribo de un avión ruso por parte de Turquía, los dos países han desarrollado una estrecha cooperación económica y política, pese a que apoyan a bandos enfrentados en el conflicto de Siria.

Moscú es, junto a Irán, el principal valedor del Gobierno sirio, mientras que Ankara respalda a grupos rebeldes, algunos de ellos extremistas, que combaten contra las fuerzas gubernamentales.

Ya en las conversaciones de Astaná, celebradas en verano pasado, Rusia y Turquía acordaron crear las llamadas “zonas de distensión” en Siria, y bajo este acuerdo se han desplegado tropas turcas en la provincia siria de Idlib, estableciendo “puntos de observación”, siempre en coordinación con los militares rusos que controlan zonas cercanas.

(Fuente: Agencias)

Rusia, Turquía e Irán logran detener el despliegue de fuerzas sirias en la región de Afrin

(SOS).- El presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, ha dicho este martes que ha logrado detener el despliegue de fuerzas leales al Gobierno sirio en la región de Afrin, en el noroeste del país, tras hablar por teléfono con su homólogo ruso, Vladimir Putin.

Además, el mandatario ha afirmado que sus efectivos van a comenzar en los próximos días el asedio en Afrin, de donde las Fuerzas Armadas turcas quieren expulsar a las Unidades de Protección del Pueblo (YPG) con el argumento de que pretenden eliminar las amenazas en la frontera sur de Turquía.

Un alto cargo kurdo anunció que las YPG habían llegado a un acuerdo con el Ejército sirio para que entrara en Afrin y repeliera el ataque de las fuerzas turcas. El lunes por la mañana, fuentes oficiales sirias señalaron que las milicias progubernamentales sirias entrarían en cuestión de horas en Afrin, aunque ese avance no llegó a materializarse.

El despliegue “fue claramente detenido ayer… Fue detenido”, ha asegurado Erdogan, en declaraciones a la prensa tras un discurso en el Parlamento. Preguntado directamente por si el despliegue se había cancelado tras la conversación telefónica que mantuvo con Putin, el presidente turco ha reconocido que así ha sido. “Sí, se detuvo después de esas conversaciones”, ha indicado.

Rusia, Turquía e Irán son los tres grandes impulsores del proceso de Astaná, un foro alternativo al que lidera Naciones Unidas en Ginebra, que busca reconducir la situación en Siria y que hasta ahora ha sido más efectivo que el proceso apadrinado por la ONU.

El lunes, Erdogan habló por teléfono con el presidente ruso y también con su homólogo iraní, Hasan Rohani, sobre la situación en Siria, según explicó un portavoz del Ejecutivo de Ankara. Los tres países han acordado una reunión de sus ministros de Asuntos Exteriores el 14 de marzo.

En un discurso en el Parlamento ante los miembros de su formación, el Partido de la Justicia y el Desarrollo (AKP), el presidente de Turquía ha informado que el asedio en Afrin comenzará pronto. “El asedio del centro de la ciudad de Afrin comenzará rápidamente en los próximos días. De este modo, la ayuda exterior a la región y la ciudad serán desconectadas, por lo que las organizaciones terroristas no tendrán medidas para negociar con nadie”, ha aseverado.

Erdogan ha manifestado en varias ocasiones que Turquía no tiene intención de suspender su operación en Afrin, destinada a acabar con los milicianos de las YPG situados cerca de la frontera sur del territorio turco.

La campaña militar de las autoridades de Ankara ha puesto de manifiesto la compleja trama de rivalidades y alianzas en el norte de Siria entre las milicias kurdas, el Gobierno sirio, las facciones rebeldes y las fuerzas militares de Turquía, Irán, Estados Unidos y Rusia.

(Fuente: Agencias)