Rusia, Turquía e Irán se comprometen a luchar juntos contra los terroristas en Siria

(SOS).- Los presidentes de Rusia, Irán y Turquía manifestaron este miércoles, en una cumbre trilateral en Ankara, su compromiso de trabajar juntos en favor del fin del conflicto armado en Siria y de luchar contra “las organizaciones terroristas”.

En una comparecencia ante la prensa tras la reunión, el líder turco, Recep Tayyip Erdogan, puso el acento en la necesidad de combatir a “todas las organizaciones terroristas, sin distinción”, en una clara referencia a las milicias kurdosirias.

El dirigente iraní, Hasan Rohani, dijo que “algunos países, como Estados Unidos, querían utilizar a las organizaciones terroristas como herramientas”.

Por su parte, el presidente ruso, Vladimir Putin, denunció que “los terroristas intentan envenenar el proceso de pacificación” que, aseguró, ya está teniendo lugar en Siria después de la derrota del Estado Islámico.

Los tres mandatarios firmaron, además, una declaración conjunta, difundida por la agencia turca Anadolu, que prevé encontrar una “solución duradera” para Siria.

El texto recuerda que “la única intervención extranjera efectiva” a favor de la paz hasta ahora ha sido el “proceso de Astaná”, patrocinado por Turquía, Rusia e Irán, y añade que este “ha acelerado el llamado proceso de Ginebra”, bajo mediación de la ONU.

La declaración pide igualmente continuar la lucha para “erradicar el Estado Islámico, el Frente al Nusra y todos los grupos vinculados a Al Qaeda o Daesh”.

La paz, añade la nota, se alcanzará mediante un proceso “libre, justo y transparente dominado por los propios sirios, y que lleve a una Constitución respaldada por el pueblo sirio y unas elecciones libres y justas con la participación de todos los votantes sirios bajo la apropiada supervisión de Naciones Unidas”.

Durante la rueda de prensa, Rohani calificó el conflicto sirio como “un gran problema causado por terroristas, que fueron entrenados por otros países, y que recibieron armas modernas y financiación”.

“Estos terroristas explotaban el petróleo sirio, y objetos históricos para venderlos en los mercados”, manifestó el presidente iraní, en aparente referencia al tráfico de antigüedades atribuido al Estado Islámico.

“No nos podemos fiar de las palabras y promesas de los estadounidenses. Primero dijeron que querían abandonar Siria, y ahora dicen que se quedan, si los países árabes pagan. Parece que se quieren quedar, pero a cambio de dinero”, indicó Rohani, en alusión a las recientes declaraciones del presidente de Estados Unidos, Donald Trump.

Erdogan respaldó esta interpretación, añadiendo que faltaba por aclarar la suma y aseverando que Trump trataría de obtener “siete billones de dólares”, la cantidad que el presidente estadounidense asegura que su país ha gastado en guerras en Oriente Medio en los últimos años.

La reunión de Ankara tuvo lugar en un momento en que se han hecho anuncios contradictorios y confusos en Washington.

Trump anunció de manera sorprendente que desea sacar pronto a las tropas estadounidenses de Siria, aunque no estableció una fecha.

Un comunicado de la Casa Blanca publicado ayer definió específicamente la misión militar estadounidense para eliminar pequeños grupos del Estado Islámico en Siria.

(Fuente: Agencias)

Anuncios

Turquía, Rusia e Irán analizarán la situación en Siria el próximo 4 de abril

(SOS).- Los presidentes de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, Rusia, Vladimir Putin, e Irán, Hasan Rohani, celebrarán el día 4 de abril una cumbre en Estambul para analizar el escenario de la guerra en Siria.

Los tres dirigentes se reunirán para conversar sobre la situación en el país árabe, continuando así las negociaciones iniciadas el pasado mes de noviembre en la cumbre celebrada en la ciudad rusa de Sochi, informan hoy los medios turcos.

La decisión de fijar el encuentro en Estambul se tomó el pasado 8 de febrero durante conversaciones telefónicas de Erdogan con sus homólogos ruso e iraní.

Putin y Erdogan se encontrarán en Estambul ya el 3 de abril para participar en una sesión del Consejo de alto nivel para la cooperación ruso-turca.

La semana que viene, entre el lunes y el miércoles, el ministro de Exteriores turco, Mevlut Cavusoglu, viajará a Moscú para asistir a una reunión de un órgano de planificación estratégica de dicho Consejo.

Putin y Erdogan se vieron en Sochi a finales de enero en una cumbre dedicada a Siria, reunión a la que no asistió Rohani.

Tras superar la crisis diplomática de 2015 y 2016, provocada por el derribo de un avión ruso por parte de Turquía, los dos países han desarrollado una estrecha cooperación económica y política, pese a que apoyan a bandos enfrentados en el conflicto de Siria.

Moscú es, junto a Irán, el principal valedor del Gobierno sirio, mientras que Ankara respalda a grupos rebeldes, algunos de ellos extremistas, que combaten contra las fuerzas gubernamentales.

Ya en las conversaciones de Astaná, celebradas en verano pasado, Rusia y Turquía acordaron crear las llamadas “zonas de distensión” en Siria, y bajo este acuerdo se han desplegado tropas turcas en la provincia siria de Idlib, estableciendo “puntos de observación”, siempre en coordinación con los militares rusos que controlan zonas cercanas.

(Fuente: Agencias)

Rusia, Turquía e Irán logran detener el despliegue de fuerzas sirias en la región de Afrin

(SOS).- El presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, ha dicho este martes que ha logrado detener el despliegue de fuerzas leales al Gobierno sirio en la región de Afrin, en el noroeste del país, tras hablar por teléfono con su homólogo ruso, Vladimir Putin.

Además, el mandatario ha afirmado que sus efectivos van a comenzar en los próximos días el asedio en Afrin, de donde las Fuerzas Armadas turcas quieren expulsar a las Unidades de Protección del Pueblo (YPG) con el argumento de que pretenden eliminar las amenazas en la frontera sur de Turquía.

Un alto cargo kurdo anunció que las YPG habían llegado a un acuerdo con el Ejército sirio para que entrara en Afrin y repeliera el ataque de las fuerzas turcas. El lunes por la mañana, fuentes oficiales sirias señalaron que las milicias progubernamentales sirias entrarían en cuestión de horas en Afrin, aunque ese avance no llegó a materializarse.

El despliegue “fue claramente detenido ayer… Fue detenido”, ha asegurado Erdogan, en declaraciones a la prensa tras un discurso en el Parlamento. Preguntado directamente por si el despliegue se había cancelado tras la conversación telefónica que mantuvo con Putin, el presidente turco ha reconocido que así ha sido. “Sí, se detuvo después de esas conversaciones”, ha indicado.

Rusia, Turquía e Irán son los tres grandes impulsores del proceso de Astaná, un foro alternativo al que lidera Naciones Unidas en Ginebra, que busca reconducir la situación en Siria y que hasta ahora ha sido más efectivo que el proceso apadrinado por la ONU.

El lunes, Erdogan habló por teléfono con el presidente ruso y también con su homólogo iraní, Hasan Rohani, sobre la situación en Siria, según explicó un portavoz del Ejecutivo de Ankara. Los tres países han acordado una reunión de sus ministros de Asuntos Exteriores el 14 de marzo.

En un discurso en el Parlamento ante los miembros de su formación, el Partido de la Justicia y el Desarrollo (AKP), el presidente de Turquía ha informado que el asedio en Afrin comenzará pronto. “El asedio del centro de la ciudad de Afrin comenzará rápidamente en los próximos días. De este modo, la ayuda exterior a la región y la ciudad serán desconectadas, por lo que las organizaciones terroristas no tendrán medidas para negociar con nadie”, ha aseverado.

Erdogan ha manifestado en varias ocasiones que Turquía no tiene intención de suspender su operación en Afrin, destinada a acabar con los milicianos de las YPG situados cerca de la frontera sur del territorio turco.

La campaña militar de las autoridades de Ankara ha puesto de manifiesto la compleja trama de rivalidades y alianzas en el norte de Siria entre las milicias kurdas, el Gobierno sirio, las facciones rebeldes y las fuerzas militares de Turquía, Irán, Estados Unidos y Rusia.

(Fuente: Agencias)

Rusia, Irán y Turquía se reúnen para avanzar en la solución del conflicto sirio

(SOS).- El presidente de Rusia, Vladimir Putin, ha recibido este miércoles en su residencia de la localidad rusa de Sochi a los presidentes de Irán y de Turquía, Hasan Rohani y Recep Tayyip Erdogan, para tratar de impulsar una solución política que ponga fin a la guerra de Siria tras los últimos avances conseguidos por las fuerzas gubernamentales.

Por su parte, los grupos rebeldes, que se han reunido en Arabia Saudita para tratar de fijar una posición unificada ante las conversaciones de paz, han decidido mantenerse en su exigencia de que el presidente sirio, Bashar al-Assad, abandone el poder para dar paso a una transición.

Putin, que ha recibido a orillas del mar Negro a los presidentes de Irán y de Turquía dos días después de reunirse en el mismo lugar con Al Assad, ha señalado que los dos mandatarios han aceptado apoyar la propuesta rusa de celebrar un “congreso del pueblo sirio”.

El Gobierno ruso quiere que ese foro, que también tendría lugar en Sochi, sea un diálogo que sirva de apoyo a las conversaciones de paz que se celebran en la ciudad suiza de Ginebra. Hasta la fecha, todos los esfuerzos de la ONU para lograr una solución diplomática al conflicto han fracasado.

Desde que Rusia desplegó sus fuerzas militares para respaldar al Gobierno sirio en 2015, el equilibrio de fuerzas se ha decantado a favor de Damasco. Hace un año, el Ejército logró expulsar a los extremistas de la zona oriental de Alepo.

En las últimas semanas, el autoproclamado Califato del Estado Islámico se ha derrumbado por los avances de las tropas sirias y sus aliados. Las fuerzas gubernamentales controlan ahora de forma efectiva la mayor parte de Siria, salvo algunas pequeñas zonas bajo dominio de los rebeldes y la zona norte que controlan las milicias kurdo-árabes respaldadas por Estados Unidos.

Los grupos rebeldes se han reunido este miércoles en un hotel de lujo en Riad, justo dos días después de que el líder del Alto Comité para las Negociaciones, Riad Hiyab, presentara por sorpresa su renuncia.

La dimisión de Hiyab ha llevado a especular con la posibilidad de que los insurgentes rebajaran sus exigencias y no pusieran sobre la mesa de negociaciones la salida de Al Assad pero finalmente no ha sido así y se mantienen reclamando la marcha del mandatario sirio.

Tras haber ayudado al Gobierno de Damasco a lograr la victoria militar, el presidente de Rusia parece estar asumiendo un papel de liderazgo de los esfuerzos internacionales para poner fin a la guerra de Siria.

Esta misma semana, Putin ha hablado con el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, y con líderes de Oriente Próximo sobre la situación en Siria y las perspectivas para lograr un final al conflicto.

Irán, al igual que Rusia, ha estado apoyando al Gobierno sirio desde el principio de la guerra. Arabia Saudita, su principal rival en la región, ha apoyado a los grupos rebeldes que tratan de derrocar a Al Assad y ha abogado por la salida del presidente, además de ser el principal valedor del Alto Comité para las Negociaciones.

Sin embargo, desde que el rey Salman realizó una histórica visita hace unos meses a Moscú, Riad parece haber asimilado el papel dominante de Rusia en Siria.

En línea similar, Turquía, tradicional aliado de los grupos armados rebeldes, ha ido mostrando mayor disposición a cooperar con Rusia para tratar de acabar con la crisis siria. “Esta cumbre tiene como objetivo lograr resultados. Creo que se tomarán decisiones críticas”, ha asegurado Erdogan, en declaraciones a la prensa en Sochi.

Estados Unidos, la otra potencia internacional con fuerzas militares en la guerra de Siria, ha mantenido una cierta distancia con los esfuerzos de Rusia para tratar de alcanzar una solución negociada. Washington ha estado armando, entrenando y desplegando fuerzas especiales para ayudar a los milicianos kurdos que luchan contra el Estado Islámico, lo que ha provocado el malestar de Turquía, que recela de estos combatientes por considerarlos cercanos al Partido de los Trabajadores de Kurdistán (PKK).

Durante la reunión de los rebeldes en Riad, el enviado especial de Naciones Unidas para Siria, Staffan de Mistura, ha trasladado a los grupos que tienen que lograr una “línea común” para llevar a la mesa de negociaciones de paz en Ginebra.

“Un equipo fuerte y unido es un socio creativo en Ginebra y eso es lo que necesitamos nosotros, un actor que pueda realmente estudiar más de una vía para lograr las metas que debemos tener”, ha señalado el mediador de la ONU.

De Mistura tiene previsto reunirse hoy con los ministros de Exteriores y de Defensa de Rusia, Sergei Lavrov y Sergei Shoigu, para discutir sobre los preparativos de las conversaciones de Ginebra que arrancarán el próximo 28 de noviembre.

La octava ronda de negociaciones llega con cierto retraso, pues el enviado especial de Naciones Unidas para Siria había dicho al Consejo de Seguridad que su intención era convocarla para finales de octubre o principios de noviembre.

(Fuente: Agencias)

Putin, Erdogan y Rohani decidirán la agenda del Congreso de Diálogo Nacional de Siria

(SOS).- Los presidentes de Rusia, Turquía e Irán —Vladimir Putin, Recep Tayyip Erdogan y Hasan Rohani— tratarán en Sochi la agenda del Congreso de Diálogo Nacional de Siria que está previsto que se celebre en esa ciudad rusa, dijo hoy en Bakú el ministro de Asuntos Exteriores ruso, Serguei Lavrov.

“En lo que se refiere al Congreso de diálogo nacional sirio, lo discutimos ayer a nivel de ministros de Exteriores de los países garantes del Proceso de Astaná. De nuestras propuestas se informará pasado mañana a los presidentes de los tres países”, indicó Lavrov en rueda de prensa en Bakú.

Serán los tres mandatarios, añadió, quienes “decidirán acerca de cómo afrontar distintos aspectos, incluidos los organizativos, para convocar el Congreso”.

La reunión que los tres líderes mantendrán dentro de dos días en Sochi, a orillas del mar Negro, tiene como objetivo impulsar un nuevo formato de negociaciones políticas en Siria, a la luz de que el proceso de Ginebra auspiciado por la ONU no ha logrado hasta ahora poner de acuerdo al Gobierno sirio y a los grupos rebeldes.

Rusia, Turquía e Irán son garantes del alto el fuego decretado en Siria hace casi un año y patrocinan el llamado proceso de Astaná, gracias al que se ha logrado crear en el país árabe cuatro zonas de distensión en las que apenas hay ya enfrentamientos violentos entre las tropas gubernamentales y las milicias rebeldes.

Tras el éxito de las últimas operaciones militares de Damasco contra el Estado Islámico, en las que cuenta con el apoyo de la aviación rusa, Putin propuso celebrar en Rusia el Congreso de Diálogo Nacional de Siria.

La cita debía celebrarse a finales de este mes de noviembre, pero finalmente se pospuso debido al desacuerdo entre Moscú y Ankara sobre las delegaciones que debían acudir al evento.

Rusia defiende la participación de los kurdos, pero Turquía está terminantemente en contra.

Putin y Edgogán se reunieron durante más de cuatro horas en Sochi hace solo una semana, pero de la reunión no salieron más que escuetas declaraciones que dejaron en evidencia que los dos líderes tienen discrepancias sobre el futuro de Siria.

Moscú ha desplegado militares y aviación en Siria para respaldar el Gobierno, mientras que las tropas turcas colaboran con las milicias rebeldes alzadas en armas contra Damasco.

(Fuente: Agencias)