Al menos diez muertos en un ataque contra una iglesia en Egipto

(SOS).- Al menos diez personas murieron este viernes, entre ellas un policía, en un ataque perpetrado contra la iglesia de Mar Mina, en el barrio de Helwan, al sureste de El Cairo, informó el portavoz del Ministerio de Sanidad egipcio.

Jaled Muyahed detalló que además de las diez víctimas mortales, hay cinco heridos y uno de ellos es un uniformado.

Anteriormente, una fuente de seguridad dijo que dos reclutas, un oficial de la Policía y el conserje del templo fallecieron cuando dos hombres armados abrieron fuego a las puertas del templo, en el que intentaron irrumpir.

Uno de los dos atacantes fue abatido por las fuerzas de seguridad, mientras que el segundo fue detenido poco después y resultó herido durante la persecución, tras haber huido del lugar del atentado.

Algunos medios de comunicación locales indicaron que el asaltante portaba un cinturón de explosivos y también publicaron fotos del terrorista abatido en el suelo.

Por su parte, la Iglesia copta señaló en un comunicado que un guardia de la iglesia de Mar Mina y cinco fieles fallecieron en el ataque, y detalló que cuatro de ellos son hombres y dos mujeres.

Los uniformados que fueron asesinados estaban apostados a la entrada del templo para prevenir precisamente este tipo de acciones, que han tenido lugar anteriormente, las últimas y más mortíferas, el pasado Domingo de Ramos, cuando murieron más de 40 fieles en dos atentados en el norte del país.

Las iglesias en Egipto suelen contar con fuertes medidas de seguridad, que han sido reforzadas en estas fechas coincidiendo con la celebración de la Navidad.

(Fuente: Agencias)

Anuncios

Detienen a un exmarine por planear un ataque terrorista el día de Navidad

(SOS).- Un exmarine estadounidense ha sido acusado en el estado norteamericano de California de conspirar para ayudar al Estado Islámico viajando a Siria y organizar un ataque en San Francisco el día de Navidad.

Everitt Aaron Jameson, de 26 años, ha sido detenido y acusado de apoyar a una organización terrorista. El FBI comenzó a investigar a Jameson después de recibir información de que el acusado publicaba comentarios pro-yihadistas en la red social Facebook. Fue un confidente habitual de la agencia el que reportó al FBI esta actividad cibernética de Jameson.

Según los documentos judiciales, cuando los agentes encubiertos del FBI comenzaron a comunicarse con Jameson a principios de diciembre, el acusado elogió al Estado Islámico y el ataque en el que un hombre arrolló con una camioneta a varias personas en un carril bici en Manhattan, en el que murieron al menos ocho personas.

Los investigadores han asegurado que Jameson confirmó que tenía el dinero suficiente para viajar a Siria para unirse a la organización radical, pero luego comenzó a hablar sobre llevar a cabo algún tipo de ataque en Estados Unidos. Además, el exmarine estadounidense aseguró que el día de Navidad sería una buena fecha.

Preguntado por uno de los agentes encubiertos sobre algún plan en concreto, Jameson propuso un atentado en el turístico Pier 39 de San Francisco. El exmarine planteó un ataque combinado con explosivos y armas de fuego, pidió al agente encubierto un fusil y material para los explosivos y le comentó que estaba “listo para morir”. Su intención era fabricar los explosivos en una zona de acampada alejada y luego almacenarlos en su casa, en Modesto (California).

Hace unos días, el FBI decidió pedir una orden para registrar la casa de Jameson y obtener más información. En la vivienda del exmarine encontraron una carta con múltiples referencias islámicas asumiendo la autoría de unos actos, así como un documento de su última voluntad y testamento, además de varias armas y algo de munición. Durante el registro, los agentes detuvieron a Jameson, que les manifestó su apoyo a la banda de Abu Bakr al-Baghdadi y afirmó su voluntad de perpetrar un ataque.

En un comunicado del Departamento de Justicia, el fiscal general, Jeff Sessions, ha señalado que los agentes del FBI “han ayudado una vez más a frustrar un supuesto complot para matar estadounidenses”.

La Policía de San Francisco también ha informado de que incluso antes de que el caso de Jameson saliera a la luz, ya se habían intensificado las medidas de seguridad para las fiestas de Navidad.

(Fuente: Agencias)

Al menos ocho muertos en un atentado con bomba contra un autobús en Homs

(SOS).- Al menos ocho personas han muerto y otras 16 han resultado heridas como consecuencia de una explosión de una bomba que ha alcanzado a un autobús en la ciudad siria de Homs, según ha informado la prensa local.

Muchos de los pasajeros del autobús atacado son estudiantes universitarios, según ha explicado el gobernador de Homs, Talal Barazi. La explosión de la bomba ha tenido lugar en el distrito de Akrama, cerca de la universidad de Al Baabth, en esta localidad del oeste de Siria controlada por el Ejército.

Las imágenes del lugar del ataque muestran a un nutrido grupo de personas en torno a los restos calcinados de un autobús en el centro de una calle. La televisión estatal ha señalado que la bomba ha sido colocada por los “terroristas” para que estallara al paso del vehículo de transporte.

La acción de este martes todavía no ha sido reivindicada por ningún grupo terrorista aunque el Estado Islámico reclamó la responsabilidad por un atentado con coche bomba que acabó en mayo con la vida de cuatro personas y dejó a otras 32 heridas.

A lo largo de 2017, se ha registrado una serie de atentados con bomba contra ciudades bajo control gubernamental en Siria, incluida la capital, Damasco.

La alianza Hayat Tahrir al-Sham (HTS), antiguo Frente al-Nusra y filial de Al Qaeda, también ha reivindicado la autoría de algunos de los ataques.

“Las agencias de seguridad están constantemente persiguiendo a las células durmientes”, ha explicado el jefe de la Policía de Homs. “Hoy podría tratarse de una célula durmiente o podría ser una infiltración”, ha añadido.

El gobernador de Homs ha denunciado que los enemigos del Estado están intentando socavar la estabilidad del país en un momento en el que se acerca “la fase de la victoria”.

La ciudad de Homs fue liberada por el Ejército sirio el pasado mes de mayo. Con el apoyo de la aviación de combate rusa y las milicias respaldadas por Irán, el Gobierno de Damasco ha conseguido ganar terreno frente a los grupos armados rebeldes en el oeste del país, apuntalando su control en los principales centros urbanos.

Por otra parte, el Estado Islámico ha lanzado ayer varios contraataques contra las tropas gubernamentales sirias y las milicias kurdas y sus aliados en un intento de defender las zonas que conserva cerca del río Éufrates a su paso por la provincia nororiental de Deir ez-Zor.

Según fuentes locales, sigue habiendo combates entre el Ejército sirio y los yihadistas en los alrededores de las últimas tres localidades que la organización extremista mantiene en su poder al oeste del Éufrates.

En esa área, los radicales han atacado a los efectivos gubernamentales, que están respaldados por miembros de la milicia chií libanesa Hezbolá y combatientes iraníes, iraquíes y palestinos, en las inmediaciones de la población de Al Salhiya, donde han perpetrado dos atentados con coches bomba contra posiciones de sus adversarios.

La agencia de noticias Amaq, vinculada al Estado Islámico, ha informado en un comunicado publicado en Telegram de que los extremistas han derribado un avión de guerra sirio en las proximidades de Al Bukamal, lo que no ha sido corroborado por ninguna otra fuente.

Mientras, continúan los choques en lugares al este del río Éufrates entre el grupo yihadista y las FSD, una alianza liderada por milicias kurdas y respaldada por la coalición internacional.

La organización extremista trata de defender las 17 localidades que siguen bajo su dominio en esa parte de Deir ez-Zor, donde presenta una dura resistencia y ha logrado recuperar terreno frente a sus oponentes.

Los enfrentamientos se extienden desde el pueblo de Abu Yardub hasta la frontera con Irak.

(Fuente: Agencias)

Al menos 270 muertos en un atentado contra una mezquita en la península del Sinaí

(SOS).- Un atentado con bombas y armas de fuego perpetrado por terroristas armados contra una mezquita en el norte de la península del Sinaí, en Egipto, ha dejado al menos 270 muertos y decenas de heridos.

El ataque tuvo lugar en la mezquita de Al Rawdah en Bir al-Abed, 40 kilómetros al oeste de la ciudad de Al Arish. Los terroristas colocaron artefactos explosivos de fabricación casera alrededor de la mezquita y los hicieron detonar a la salida de los fieles del rezo del viernes, según una fuente de seguridad, que añadió que las personas que pudieron escapar fueron tiroteadas por los extremistas, que iban a bordo de cuatro vehículos todoterreno.

“Disparaban a la gente cuando salían de la mezquita”, dijo un testigo cuyos familiares estaban en el lugar. “También disparaban contra las ambulancias”, aseguró esa misma fuente.

La mezquita Al Rawdah pertenece a la comunidad sufí. El Estado Islámico y otras organizaciones radicales consideran apóstatas a los miembros de esta rama del islam porque reverencian a los santos y tienen santuarios, lo que para los extremistas equivale a idolatría.

El presidente de Egipto, Abdel Fattah al-Sisi, ha convocado una reunión de seguridad de emergencia poco después del atentado. El Gobierno ha decretado tres días de duelo tras la masacre. Hasta el momento, ningún grupo ha reivindicado la execrable acción terrorista.

No es la primera agresión que sufre la ciudad a manos de los extremistas. En febrero, los cristianos de Al Arish huyeron en masa después de una serie de ataques violentos contra su comunidad. Los yihadistas también decapitaron a un jefe sufí el año pasado, acusándolo de practicar magia y secuestrar a varios seguidores del sufismo, liberados después de “arrepentirse”.

Las fuerzas de seguridad egipcias luchan contra la insurgencia de la rama local del Estado Islámico en el norte del Sinaí, llamada Wilayat Sina, donde los militantes han matado a cientos de policías y soldados desde que se intensificaron los combates en los últimos tres años.

Los miembros de la organización radical suní han golpeado principalmente a las fuerzas de seguridad en sus ataques, pero también han tratado de expandirse más allá de la península del Sinaí atentando contra iglesias y peregrinos cristianos egipcios.

(Fuente: Agencias)

Al menos 26 personas mueren en un atentado del Estado Islámico en Siria

(SOS).- Al menos 26 personas han muerto este viernes, entre ellas 12 menores, por la explosión de un coche bomba junto a un grupo de familias desplazadas en la región siria de Deir Ezzor, en el este del país. La autoría del atentado ha sido asumida por el Estado Islámico.

La deflagración, ocurrida en un punto de encuentro entre los campos de hidrocarburos de Conoco y Jafra, también ha provocado 30 heridos. La zona está controlada por las FDS, una coalición de milicias kurdo-árabes respaldadas por Estados Unidos, uno de cuyos combatientes ha fallecido en la acción terrorista. La cifra de víctimas mortales podría aumentar porque hay heridos en estado grave.

Los desplazados se dirigían a la provincia vecina de Hassake, en el noreste de Siria, donde se han instalado campamentos para acoger a numerosos civiles que intentan huir de las últimas zonas en manos de los combatientes vestidos de negro.

Las FDS compiten con las fuerzas gubernamentales sirias para retomar el control en Deir ez-Zor, una región rica en petróleo cerca de la frontera con Irak que fue conquistada por las huestes de Abu Bakr al-Baghdadi en 2014.

Este ataque se suma a otro perpetrado por la organización radical suní contra desplazados en esta misma ubicación y que se saldó, el 4 de noviembre, con la muerte de al menos 75 personas.

El grupo yihadista ha intensificado el uso de atentados indiscriminados a medida que ha sufrido derrotas militares que han dejado reducidos los territorios que controla a zonas desérticas situadas en la zona fronteriza entre Siria e Irak.

(Fuente: Agencias)

Al menos 14 muertos en un cuádruple atentado suicida en el noreste de Nigeria

(SOS).- Al menos 14 personas murieron este miércoles por la noche y 29 resultaron heridas en un ataque suicida cuádruple ocurrido en Borno, en el noreste de Nigeria, cuya autoría se atribuye al grupo yihadista Boko Haram, informaron fuentes policiales.

El atentado se cometió en una comunidad de Muna Gari en Konduga, a unos 36 kilómetros de Maiduguri (principal ciudad de la región), donde dos hombres y dos mujeres se infiltraron con explosivos caseros acoplados a sus cuerpos.

Según detalló el portavoz policial Victor Isuku en declaraciones a los medios, la primera explosión ocurrió en el patio de oraciones de la mezquita local y luego sucedieron el resto, todas dentro del área de la comunidad.

El ataque dejó 14 víctimas mortales, además de los 4 atacantes, mientras que los heridos fueron trasladados a un hospital de Maiduguri.

Los ataques suicidas se han incrementado los últimos meses en el nordeste de Nigeria pese a que los terroristas se han visto golpeados por la efectividad de las fuerzas de seguridad, especialmente desde 2015, cuando asumió el presidente Muhammadu Buhari.

El mandatario ha tenido éxito en su estrategia contra Boko Haram y ha conseguido expulsar a los yihadistas de amplios territorios antes ocupados.

En represalia, la organización radical adaptó sus golpes a puntos débiles, como los lugares de oración, las escuelas y los campos de desplazados. También son frecuentes las emboscadas a convoyes militares.

Boko Haram, que significa “la educación no islámica es pecado”, lucha por imponer un Estado islámico en Nigeria, país de mayoría musulmana en el norte y predominantemente cristiana en el sur.

El grupo adquirió notoriedad internacional, incluso antes de proclamarse franquicia del Estado Islámico en África al declarar su propio Califato islámico en el norte de Nigeria.

Más de 20.000 personas han muerto desde el comienzo de la insurgencia yihadista en la zona en 2009 y alrededor de 1,9 millones de personas han tenido que dejar sus casas.

(Fuente: Agencias)

Decenas de muertos en un atentado con coche bomba del Estado Islámico en el este de Siria

(SOS).- Decenas de personas han muerto este sábado en un atentado con coche bomba perpetrado por el Estado Islámico (ISIS) contra desplazados concentrados en el lado oriental del río Éufrates, en la provincia de Deir ez-Zor, en el este de Siria. La deflagración, ocurrida entre los campos de hidrocarburos de Conoco y Jafra, ha provocado también multitud de heridos.

Las víctimas del atentado huían de los combates que arrasan esa provincia petrolera, en la que los yihadistas están siendo atacados por dos ofensivas distintas: una, de las fuerzas gubernamentales sirias y otra, de una alianza kurdo-árabe apoyada por Washington.

El jueves, el Ejército sirio y sus aliados expulsaron a los últimos combatientes del Estado Islámico de la ciudad de Deir ez-Zor, con lo que los extremistas perdieron la última gran ciudad en la que seguían presentes en Irak y Siria. Los combates continúan en el resto de la provincia, donde el grupo radical suní está acorralado en el valle del Éufrates.

La organización yihadista se extiende a lo largo de la frontera entre Siria e Irak en aldeas en las provincias de Hassake y Deir ez- Zor. A lo largo de esta delgada línea en la frontera de los dos países, los milicianos vestidos de negro todavía tienen presencia en una región que se extiende al oeste del río Éufrates hacia el desierto sirio, entre las provincias de Deir ez-Zor y Homs. También hay una pequeña presencia del Estado Islámico cerca de Damasco.

El grupo radical suní ha intensificado el uso de atentados indiscriminados a medida que ha sufrido derrotas militares que han dejado reducidos los territorios que controla a un puñado de pueblos. Al Bukamal se ha convertido en la última plaza fuerte de los yihadistas en Siria.

(Fuente: Agencias)