Presidente de Indonesia: El ataque terrorista en el este de Yakarta no socavará la unidad nacional

(SOS).- El presidente Joko “Jokowi” Widodo instó al pueblo de Indonesia a la unidad nacional, después del ataque terrorista que causó el pasado 24 de mayo la muerte de cinco personas y heridas a otras 12. Mientras tanto, continúan las investigaciones y, según fuentes locales, la Policía del este de Yakarta ya habría identificado a uno de los suicidas. Se trata de Ichwan Nurul Salam, de 32 años, residente en la capital indonesia.

En una rueda de prensa celebrada en su residencia privada en Surakarta, en Java Central, Widodo dijo: “Invito a todos los ciudadanos de esta nación a mantener la calma y a preservar nuestra unidad. Debemos defender nuestra paz como musulmanes que se están preparando para el mes de ayuno del Ramadán”. El mandatario anunció que había ordenado una búsqueda exhaustiva para llevar ante la justicia a los partidarios de los terroristas. La tarea fue confiada al general Tito Karnavian, jefe de la Policía Nacional.

Indonesia, el país musulmán más poblado del mundo, se encuentra en alerta máxima en los últimos meses, después de una serie de planes terroristas y ataques por parte de militantes inspirados en el Estado Islámico. Los expertos creen que el ataque tenía como objetivo a los agentes de policía.

La nación está experimentando un período de fuertes tensiones sociales y políticas, debido a los movimientos radicales islamistas, que están amenazando el espíritu de unidad y el pluralismo en el cual se ha fundado el Estado. Después de la condena por blasfemia del gobernador de Yakarta, el cristiano Basuki “Ahok” Tjahaja Purnama, estas tensiones han asumido una apariencia de conflicto religioso. En un esfuerzo para detener el fenómeno, la administración Widodo ha lanzado recientemente una campaña contra los movimientos más extremistas.

El Estado Islámico reivindicó la responsabilidad por el atentado terrorista ocurrido en la terminal de Kampung Melayu Transjakarta de Yakarta oriental. El ataque tuvo lugar alrededor de las 21 horas locales, durante un tradicional cortejo de residentes por el inminente comienzo del Ramadán. El doble atentado con bombas, coordinado por dos atacantes suicidas, causó la muerte de cinco personas, de las cuales tres eran agentes de la Policía, además de provocar heridas a otras 12. Los dos yihadistas fallecieron en el acto.

En un primer momento, la dinámica del ataque hacía pensar que detrás del atentado terrorista en el este de Yakarta había militantes del Jamaah Anshar Daulah (JAD), que fueron responsables de las explosiones ocurridas en Bandung el 27 de febrero pasado. En aquél incidente no se verificaron víctimas aparte del autor del atentado, que fue herido mortalmente por los disparos de la Policía. Martinus Sitompul, portavoz de la Policía Nacional, declaró que en Yakarta oriental fue usado el mismo tipo de material que en Bandung: dos ollas a presión llenas de metralla, con bajo contenido explosivo.

A continuación, los medios de comunicación recogieron el comunicado del Estado Islámico atribuyéndose la autoría, una breve nota que la organización radical sunní difundió a través de la agencia Amaq.

El del 24 de mayo es el segundo atentado del grupo yihadista en suelo indonesio. En enero de 2016, los islamistas asaltaron el centro comercial Sarinah, en la ciudad de Yakarta, armados con bombas y pistolas, causando la muerte de ocho personas, entre ellas, la de cuatro agresores.

En los últimos años, la Policía ha sido objeto de numerosos ataques perpetrados por fundamentalistas islámicos. Las autoridades indonesias están en estado de alerta, previendo ulteriores atentados.

(Fuente: AsiaNews)

Un centenar de extremistas destrozan la iglesia de Nuestra Señora de Fátima en la India

(SOS).- Una iglesia dedicada a Nuestra Señora de Fátima e inaugurada recientemente con motivo de los 100 años de las apariciones marianas, fue atacada por una turba de extremistas hindúes en la diócesis de Hyderabad, en el estado indio de Andhra Pradesh.

La iglesia había sido inaugurada por el Arzobispo de Hyderabad, Mons. Thumma Bala, el pasado 13 de mayo durante la fiesta del centenario de las apariciones de la Virgen de Fátima.

El Consejo Global de Cristianos Indios (GCIC) mostró su indignación por la “destrucción sacrílega perpetrada por cerca de 100 personas”.

Según informó la revista Mondo e Missione del Pontificio Instituto Misiones Extranjeras (PIME), los responsables pertenecen a “los movimiento más fanáticos de la derecha nacionalista hindú” y la iglesia quedó devastada “completamente”. Los vándalos destruyeron las estatuas de Jesús y de la Virgen, ornamentos, cuadros y sillas.

La información e imágenes fueron enviadas a la citada publicación por el Padre Vijay Kumar Rayarala, superior regional del PIME en la India. La revista señaló que este ataque es “una señal particularmente preocupante no solo por el modo como fue ejecutado, sino también porque Hyderabad no se encuentra en una de las áreas donde este tipo de violencia haya sido verificada”.

“Estamos bajo shock y llenos de dolor. Que el Señor nos proteja y perdone a quienes han cometido esta destrucción. Es una señal muy peligrosa y nosotros los cristianos debemos estar unidos en la demanda de que sean detenidos los culpables”, expresó el Padre Vijay.

Por su parte, Mons. Bala señaló que “este acto de desacralización, de vandalismo y la destrucción de las estatuas hiere de modo profundo los sentimientos religiosos de la Iglesia católica”. El Arzobispo de Hyderabad aseguró que se llevaría a cabo un acto de reparación cuando concluyan las investigaciones de las autoridades.

El Arzobispo de Bombay, Cardenal Oswald Gracias, también condenó este ataque y dijo que ha sido “una experiencia horrible”. En el momento del asalto no se estaba realizando ningún acto religioso, pero los atacantes comenzaron a molestar a los fieles presentes.

El Cardenal Gracias recordó que “la intolerancia hace mal al país y es una vergüenza para todos”. “Condeno fuertemente este incidente, esperamos que quede como un hecho aislado”, indicó.

“Estas cosas no hacen bien a la nación. Se trata de un pequeño grupo, sin embargo estos hechos representan una vergüenza para todos nosotros. Cada cierto tiempo se verifican estos incidentes”, insistió. Sin embargo, destacó que “esta vez el Gobierno reaccionó de forma rápida: cerca de 15 personas han sido encarceladas, el Gobierno ha prometido apoyo para las actividades de la Iglesia”.

La Policía local manifestó que el motivo del ataque habría sido “una disputa de tierras”.

(Fuente: ACI / AsiaNews)

Egipto – Los coptos de Al Minya fueron ejecutados tras negarse a renunciar a su fe

(SOS).- “Somos coptos, no tenemos miedo”, fue el cántico de los cristianos egipcios que despidieron en pequeñas ceremonias en la provincia de Al Minya a las víctimas del último atentado contra esta comunidad en Egipto, reivindicado por el Estado Islámico (Daesh, por su acrónimo en árabe).

Fueron coptos hasta el final, cuando los yihadistas enmascarados hicieron detener los vehículos en los que viajaban al monasterio de San Samuel, en el desierto al sur del país, los encañonaron y les forzaron a renunciar a su fe, según han relatado los supervivientes.

A los cristianos emboscados –trabajadores del monasterio, peregrinos y decenas de niños de viaje con la parroquia– se les instó a recitar la shahada, la profesión de fe musulmana. “Se les pidió renunciar a su fe cristiana, uno por uno, pero se negaron, y murieron como cristianos”, ha explicado un testigo del ataque que perdió a sus sobrinos.

Algunos de los hombres que se negaron a abjurar de su fe fueron forzados a abandonar los vehículos y, en aquel camino de polvo sin asfaltar en medio del desierto egipcio, fueron ajusticiados de un disparo a quemarropa. Otros murieron cuando, indiscriminadamente, los extremistas dispararon desde dentro de los autobuses, uno de ellos un microbús cargado de niños de corta edad.

“Mi hermano George estaba preparando su boda el próximo mes, iba al monasterio a rezar y meditar”, ha indicado la hermana de uno de los fallecidos. Cirilo, un estudiante de apenas 18 años, quería unirse a la facultad de Medicina, pero la presión de los próximos exámenes le asustaba, así que decidió viajar al monasterio para pedir a los monjes de San Samuel que rezaran por él. Las víctimas más jóvenes tenían apenas 2 y 4 años, según una lista publicada por el Obispado.

Esta nueva matanza contra la comunidad cristiana, en la provincia egipcia con mayor número de fieles, se ha registrado un mes después de la visita del Papa Francisco a El Cairo.

Ayer, tras rezar el Regina Coeli desde la Plaza de San Pedro, el Pontífice ha pedido “que el Señor reciba en su paz a estos testigos valientes, estos mártires, y convierta los corazones de los terroristas”.

Los autores de la masacre habrían filmado el ataque, que se ha cobrado las vidas de 29 personas según las últimas cifras del Ministerio de Salud egipcio, con la presunta intención de difundir más tarde el vídeo como parte de su propaganda, apuntando a la sangrienta firma de Daesh, que la mañana del sábado confirmó su implicación en los hechos.

La organización radical sunní ha afirmado en un comunicado que varios “soldados del Califato” acabaron con más de “31 cruzados” en una “emboscada” mientras se dirigían al monasterio de San Samuel.

La reivindicación del Estado Islámico se produjo horas después de que el presidente Abdelfatah al-Sisi culpara a esta formación islamista del ataque en Al Minya, con el objetivo de “acabar con el Estado egipcio”. Aunque todavía no se ha detenido a los autores de la masacre, el Ministerio de Interior ha asegurado que los terroristas habrían recibido entrenamiento en Libia.

Por este motivo, Al Sisi dijo que sus Fuerzas Armadas atacarían los campos de entrenamiento yihadistas “tanto en Egipto como en el extranjero”. En una reacción similar a la ordenada tras la decapitación en Libia de una veintena de coptos en 2015, a última hora del viernes aviones de la Fuerza Aérea egipcia bombardearon posiciones de Daesh en Derna, al este del país norteafricano.

Desde el pasado mes de diciembre, unos 70 coptos fallecieron en atentados con bomba perpetrados en iglesias de El Cairo, Alejandría y Tanta. La organización radical sunní se atribuyó la autoría de los ataques suicidas y amenazó con más atentados. El pasado abril, tras los trágicos sucesos en Alejandría y Tanta, el presidente egipcio se vio obligado a declarar el estado de emergencia en el país durante tres meses.

(Fuente: Agencias)

Daesh ataca un campo de refugiados en Siria: 46 muertos y decenas de heridos, muchos civiles

(SOS).- Al menos 46 personas murieron el martes en una ofensiva del Estado Islámico (Daesh, por su acrónimo en árabe) contra un centro de acogida en la provincia siria de Hassake, en las inmediaciones de la frontera con Irak.

Entre los fallecidos hay 31 civiles, entre ellos mujeres y menores desplazados sirios, así como refugiados iraquíes.

El balance de víctimas mortales podría ascender en las próximas horas, ya que el ataque se ha saldado con decenas de heridos, algunos de los cuales se encuentran en estado grave.

Según diferentes fuentes, en el atentado terrorista perpetrado por el Estado Islámico estarían involucrados al menos cinco kamikazes. “Algunos kamikazes lograron introducirse en el campo”, señalaron.

En el centro de acogida de Rajem al-Salibi hay cientos de refugiados de Irak y desplazados originarios de la provincia siria de Deir ez-Zor, que esperan allí a poder trasladarse en algún momento a la ciudad de Hassake, capital de la provincia homónima.

La organización radical suní reivindicó el ataque en su sitio de propaganda Amaq, afirmando que un grupo de cinco yihadistas “había atacado” una posición de las Fuerzas Democráticas Sirias (FDS) dentro del campo. Tras las explosiones, se desataron enfrentamientos entre los extremistas y grupos de combatientes de la alianza armada liderada por milicias kurdas.

“Estamos consternados y entristecidos por este ataque” -afirmaron voluntarios de la ONG International Rescue Committee (IRC)- que ha involucrado a numerosas víctimas civiles.

Una fuente iraquí, que posteriormente fue citada por la BBC, indicó que en el curso del asalto al centro de acogida, las huestes de Abu Bakr al-Baghdadi habrían secuestrado a decenas de civiles. Aunque hasta el momento no se han tenido confirmaciones al respecto, un activista iraquí también afirmó que “algunos de los heridos perdieron contacto con sus familiares”.

En las últimas semanas, el Estado Islámico fue objeto de reiterados ataques en el norte de Siria, llevados a cabo por las Fuerzas Democráticas Sirias, formadas por combatientes kurdos y árabes, y sostenidas por los bombardeos de la aviación estadounidense. La coalición ha registrado importantes victorias en el plano militar, expulsando de Hassake a la mayor parte de los yihadistas.

Ahora, el objetivo es tomar el control de la ciudad de Tabqa, un punto que reviste una importancia estratégica por estar situado en la cuenca del río Éufrates. Esta constituye una línea de defensa para Al Raqqa, bastión del grupo terrorista en Siria y objetivo final de la ofensiva lanzada por las milicias de combatientes árabes y kurdos, con el apoyo de la coalición internacional.

En el frente diplomático, ayer arrancaron dos días de coloquios en Astaná, capital de Kazajistán, con la mediación de Turquía, Irán y Rusia. El objetivo del encuentro es asegurar un cese del fuego estable y duradero en todo el país. En las tres cumbres anteriores realizadas hasta el momento, que contaron con la participación de representantes de la ONU y observadores americanos, no se obtuvieron resultados tangibles orientados a alcanzar la paz en Siria.

(Fuente: AsiaNews / Agencias)

Egipto – Sospechosos de los atentados terroristas del Domingo de Ramos se entregan a la Policía para demostrar su inocencia

(SOS).- El aparato de seguridad egipcio, para mostrar su diligencia en la investigación de los ataques terroristas del Domingo de Ramos que causaron una masacre en dos iglesias coptas, está difundiendo fotos e identikit de personas que señala como sospechosos de los atentados. Pero la incertidumbre sobre la fiabilidad de la información en poder de la Policía está aumentado después de que dos sospechosos, cuyas imágenes fueron mostradas en la televisión para facilitar su captura, se presentasen espontáneamente ante las Fuerzas de Seguridad egipcias, afirmando que pueden demostrar su inocencia.

El último sospechoso que se ha entregado a la policía de Qena, en el Alto Egipto, se llama Amr Mustafa Yussef, trabaja para una compañía de petróleo y es padre de dos hijos. Su madre y su hermano han declarado a la cadena de televisión egipcia DMC que se sorprendieron mucho al ver la imagen de Amr difundida por el Ministerio del Interior como uno de los principales sospechosos de la matanza del pasado 9 de abril.

Amr, al saber que lo estaban buscando, se ha presentado de inmediato a la Policía. “Si la investigación demostrará que está involucrado en las masacres”, ha declarado su hermano a la televisión privada egipcia “seremos nosotros los primeros en pedir que sea severamente castigado conforme a la ley”. Los parientes de Amr también han excluido que el hombre estuviese en contacto con grupos yihadistas.

Antes que Amr Mustafa Yussef, otro sospechoso de las últimas masacres perpetradas contra los coptos, llamado Mahmud Mohamed Hussein, también se había entregado a la Policía de Qena, declarando ser ajeno a los actos terroristas de los cuales se veía acusado. Fuentes egipcias consultadas por la Agencia Fides han referido que Mohamed Hussein ha sido detenido, y no se ha entregado de manera espontánea, según versiones atribuidas a las autoridades de policía.

(Fuente: Agencia Fides)

Más de 100 muertos en un atentado contra un convoy de evacuados cerca de Alepo

(SOS).- Los 5.000 residentes evacuados el viernes de los pueblos chiíes de Fua y Kefraya, en la provincia siria de Idleb, fueron blanco ayer de un ataque suicida con coche bomba, que dejó más de un centenar de muertos y decenas de heridos.

La explosión se produjo en la zona de Al Rashidin, a las afueras de la la ciudad de Alepo, donde las víctimas estaban esperando a ser trasladadas a su destino final.

El vehículo que estalló es un cuatro por cuatro tipo pick-up y provocó una gran destrucción en los autobuses a bordo de los cuales los evacuados llegaron a Alepo y esperaban ser llevados al pueblo de Yebrin, cercano a la urbe.

La mayoría de las víctimas son niños y mujeres, de las familias evacuadas de Fua y Kefraya, que abandonaron sus hogares después de haber permanecido cercados durante más de dos años por varios grupos armados extremistas. El coche bomba se introdujo en la zona con el pretexto de entregar ayuda humanitaria.

Poco después de la explosión, se reanudó el proceso pactado de evacuación, tanto de los residentes de Fua y Kefraya, como de los 2.200 civiles y combatientes que salieron ayer de Madaya y que también se habían quedado a las afueras de Alepo.

Los vehículos que transportaban a los evacuados de Madaya emprendieron el camino desde la zona de Al Ramusa hacia la provincia de Idleb, controlada por los grupos armados rebeldes. Mientras que el convoy de Fua y Kefraya se dirigió a la ciudad de Alepo, en manos de las autoridades sirias.

La evacuación de civiles y milicianos de las poblaciones de Madaya, Fua y Kefraya tuvo lugar en aplicación de un acuerdo entre el Gobierno sirio y los rebeldes para pacificar estas localidades.

(Fuente: Agencias)

El Patriarca copto católico invita a mirar a los nuevos mártires tras la masacre en Egipto

(SOS).- El patriarca Ibrahim Isaac Sidrak, Primado de la Iglesia copta católica, destacó que la masacre del Domingo de Ramos “pone a prueba la fe de los cristianos egipcios. Incluso el papa Tawadros II está triste y afligido, y no es fácil conseguir hablar con él. Nosotros, ante todo esto, miramos a los nuevos mártires y pedimos con más fuerza que Cristo nos consuele y avive nuestra esperanza en la Resurrección”. El patriarca Sidrak describió de este modo el estado de ánimo generalizado entre muchos bautizados egipcios, tras los atentados terroristas perpetrados el domingo pasado en dos iglesias coptas ortodoxas por dos kamikazes, unos hechos que fueron reivindicados por el Estado Islámico.

“El día de la masacre -reveló el Primado de la Iglesia copta católica- me encontraba en Alejandría y celebré la misa en nuestra catedral, que está a 200 metros de la catedral copta ortodoxa”. “Escuchamos la fuerte explosión”, aseguró.

Para el patriarca Sidrak, “el que el papa Francisco haya confirmado su visita es una señal importante para los cristianos y para toda la nación egipcia: una posible cancelación del programa habría dado la impresión de que los que siembran el terror pueden prevalecer”.

Contrariamente a la estrategia terrorista, el Primado de la Iglesia copta católica consideró inadecuada la política que se basa solo en la represión y caza de los asesinos después de que los crímenes fueron cometidos. “Detrás de estas acciones inhumanas hay discursos que albergan odio, que circulan incluso en los medios de comunicación, y en última instancia afectan a la mentalidad de muchas personas”, explicó. “Desde hace dos años, el presidente egipcio Al Sisi insiste en que hay que cambiar el ‘discurso religioso’ para cortar de raíz los pensamientos aberrantes que alimentan el terrorismo. Pero esas palabras no son escuchadas. Incluso ciertos círculos vinculados a Al Azhar no están convencidos de la necesidad de cambiar”, advirtió.

Después de los atentados, señaló el patriarca Sidrak, “nos llegan de todas partes pedidos para aumentar la seguridad de las iglesias durante las liturgias de la Semana Santa. No quiero acusar a nadie, pero la amargura de muchos es debida al hecho de que estas matanzas se repiten siempre de la misma manera, con la misma dinámica, y nada parece cambiar”. “En esta situación, a menudo son los laicos los que nos confortan y sostienen la esperanza de todos. Oramos para que el Señor muestre su victoria, e incluso convierta los corazones de los verdugos, como también pidió el papa Francisco. Con estas oraciones vamos al encuentro de Jesús, para celebrar su resurrección, en el día de Pascua”, concluyó.

(Fuente: Agencia Fides)