Al menos 15 muertos en un atentado contra una comisaría en Damasco

(SOS).- Al menos 15 personas murieron hoy en un atentado múltiple contra una comisaría de policía en el barrio de Al Midan, en el centro de Damasco. Hubo tres estallidos, uno ocasionado por un coche bomba y otros dos por dos suicidas con cinturones de explosivos.

En declaraciones a la prensa acreditada, el ministro del Interior, Mohamed al-Shaar, explicó que un “grupo terrorista armado” intentó infiltrarse dentro de las dependencias policiales, lo que derivó en enfrentamientos contra los agentes en la entrada del lugar.

Durante el tiroteo, uno de los suicidas detonó el cinturón de explosivos que llevaba adosado a su cuerpo en el acceso principal de la comisaría, mientras que el otro alcanzó la primera planta del edificio y fue perseguido por los policías que lo abatieron, aunque finalmente la bomba que llevaba encima explotó.

Según Al Shaar, este ataque es en “respuesta a las victorias del Ejército Árabe Sirio frente al terrorismo”. La acción criminal —insistió el ministro— “es una señal de la frustración de los terroristas que están perdiendo la batalla sobre el terreno”.

En esta línea, Al Shaar aseguró que las autoridades sirias continuarán luchando contra los terroristas en todas las partes del territorio nacional.

Todavía ninguna organización reivindicó la autoría del atentado, que también causó numerosos heridos.

Un testigo presencial indicó a los medios de comunicación locales que escuchó disparos antes de que los atacantes entraran en las dependencias policiales.

Asimismo, relató que uno de los terroristas llegó hasta la primera planta del edificio fingiendo que tenía que gestionar un asunto administrativo. La planta baja de la comisaría sufrió importantes desperfectos.

En diciembre del año pasado, el barrio de Al Midan ya fue escenario de un terrible atentado. El cinturón de explosivos de una niña fue activado a distancia dejando a tres policías heridos.

A principios de julio, al menos 18 personas murieron en otro atentado suicida en el este de Damasco, en el ataque más mortífero en meses en la capital siria.

(Fuente: Agencias)

Anuncios

El Estado Islámico amenaza a España con nuevos atentados en su primer vídeo en castellano

(ADI).- El Estado Islámico ha celebrado en su primer vídeo en castellano la matanza de Barcelona. En la cuidada producción audiovisual aparece un yihadista encapuchado, identificado como Abu Salman al-Andalusi, que amenaza con nuevos ataques en España. “Que Alá acepte los sacrificios de nuestros hermanos en Barcelona. Nuestra guerra con vosotros durará hasta el final del mundo”, dice Al Andalusi con un marcado acento árabe.

Mientras suena un cántico propagandístico en francés, mezclado con imágenes de la concentración liderada por el rey Felipe VI, en pantalla sale otro yihadista luciendo barba, atuendo militar y un aspecto algo desaliñado. Se trata de Abu Lais al-Qurdubi, un joven de 22 años, nacido en Córdoba (España), que viajó a Siria en 2014 para unirse al Estado Islámico junto a su madre, una conversa al islam española, y sus cuatro hermanos.

A cara descubierta y también en castellano, Al Qurdubi asegura que “Al Andalus volverá a ser lo que fue, tierra del Califato”. “A los cristianos españoles, no os olvidéis de la sangre derramada de los musulmanes por la Inquisición española. Vengaremos vuestra matanza y la que estáis haciendo actualmente con el Estado Islámico”, añade.

En su discurso, el miliciano del grupo radical sunita invita a los musulmanes que no puedan unirse al Califato a hacer la yihad donde estén. “La yihad no tiene fronteras, haced la yihad donde podáis y Alá estará complacido con vosotros”, proclama.

Una voz en off en árabe también advierte de que si España no se retira de la coalición internacional en Siria e Irak y “deja de hacer la guerra, nunca os vamos a dejar tranquilos”. “Que sepáis que en la casa de los cruzados no existen los inocentes”, asegura la organización islamista en la cinta. Si se realizan estos ataques contra los civiles, explica, es porque “es más doloroso”.

En la grabación, de unos tres minutos de duración, se suceden las imágenes de los atentados de Cataluña en los informativos de todo el mundo. Además, se aprecia a dirigentes políticos españoles durante el minuto de silencio que se guardó en homenaje a las víctimas.

Una de las últimas imágenes del vídeo, titulado “La conquista de Barcelona”, es la foto de Younes Abouyaaqoub, autor material de la matanza en La Rambla.

Atentado en Barcelona – Los yihadistas planeaban atacar la Sagrada Familia

(SOS).- Los yihadistas que mataron a 13 personas en La Rambla de Barcelona, a una en Cambrils y a otra en el centro de la Ciudad Condal para robarle el coche, tenían como objetivo atentar contra centros turísticos y religiosos. Así lo admitió ayer ante el juez Mohamed Houli, uno de los miembros de la célula herido en la casa de Alcanar la noche antes de que se produjeran los ataques.

Este melillense de 21 años, residente en Ripoll (Gerona), declaró al magistrado que la célula yihadista estaba haciendo bombas para atentar contra monumentos. A la pregunta de si entre los edificios previstos para atentar estaba la Catedral de la Sagrada Familia de Barcelona, Houli respondió con un rotundo “sí”.

Mohamed Houli, imputado por presuntos delitos de integración en organización terrorista, asesinatos y lesiones terroristas, estragos y de depósito de explosivos, se defendió, no obstante, alegando que todavía no tenían ultimado un ataque contra ningún objetivo concreto y que la organización de los atentados se encontraba en una fase embrionaria.

Durante casi una hora y 20 minutos, Houli, que declaró sentado en una silla de ruedas y sin levantar la cabeza, ratificó las seis declaraciones policiales que hizo ante los Mossos d’Esquadra al ser detenido, confirmando los resultados de los investigadores: que los terroristas estaban preparando “atentados de gran envergadura”.

El islamista precisó al juez la intención de la célula de atacar con explosivos dentro de los monumentos e, incluso, con coches bomba. En este sentido, aseguró de que él se enteró de los planes de los atentados hace dos meses y que no tenían un plan alternativo en caso de que fallase su proyecto inicial.

Mohamed Houli señaló al imam de Ripoll, Abdelbaki es Satty, fallecido en la casa de Alcanar, como el ideólogo, además de asegurar que tenía constancia de que este pretendía inmolarse. El imputado explicó que usaban fundas de almohada para meter el polvo.

Según los hechos investigados, que constan en el auto de medidas cautelares dictado por el juez contra los cuatro detenidos, en la casa de Alcanar se encontraron “gran cantidad de bombonas de butano, productos como acetona, agua oxigenada, bicarbonato, gran cantidad de clavos para ser utilizados como metralla y pulsadores para iniciar la explosión”.

En palabras del magistrado, “en aquel lugar se estaban confeccionando artefactos explosivos con la finalidad de cometer una acción terrorista de gran envergadura”. Según señala, “existen indicios racionales y suficientes” de que se estaba intentando fabricar peróxido de acetona, un explosivo habitual del Estado Islámico conocido como la “madre de Satán”.

En su declaración ante los Mossos, Houli dio detalles de cómo iban a fabricar las bombas y cómo consiguieron los materiales para hacerlas. En concreto, el peróxido de acetona. Mohamed Houli sobrevivió a la explosión de la casa de Alcanar porque se encontraba en la terraza cuando se produjo la detonación.

Fuentes de la investigación informaron de que en Alcanar se encontró también un cinturón con explosivos reales que estaría destinado a ser utilizado por el imam de Ripoll.

Nuevos datos, conocidos ayer a través del auto del juez, revelan que en la casa de Alcanar se encontraron también una cartera con documentación del imam y varios billetes de Vueling con destino a Bruselas a nombre del clérigo. Incluso, entre los restos que quedaron tras la deflagración se localizó un libro de color verde -en la primera página estaba escrito el nombre de Abdelbaki es Satty-, con una hoja manuscrita en árabe en su interior.

La traducción del citado texto que obra en el auto es la siguiente: “En nombre de Alá, el misericordioso, el compasivo. Breve carta de los Soldados del Estado Islámico en la tierra de Al Andalus para los cruzados, los odiosos, los pecadores, los injustos, los corruptores”.

(Fuente: Agencias)

Porqué ha atentado ahora el ISIS en España

(SOS).- 13 años después del ataque terrorista en la estación de Atocha, en Madrid, España ha sido nuevamente víctima del terror. Esta vez, a expensas de Barcelona. Unas pocas horas después del atentado que ha sacudido Las Ramblas, el corazón de la vida nocturna, el turismo y también de la ciudad de Barcelona, ​​las preguntas se agolpan y se esperan respuestas, con una única certeza: la yihad está presente en España. Y escribimos “está presente” y no “ha vuelto”, por la sencilla razón de que el yihadismo nunca se ha ido de España. Al igual que un volcán inactivo, esperando explotar para reclamar nuevas víctimas, el terrorismo de origen islámico vive en España desde hace años, se alimenta de símbolos, de hombres, de redes criminales y de una cultura subterránea que se ha establecido en todo el territorio español. Durante mucho tiempo, la política española y también la opinión pública, que se alimenta de lo que dice la política y los medios de comunicación, han considerado que la participación en la guerra de Irak de la mano de Aznar fue la causa del ataque a Madrid. De una u otra forma, España se ha autoconvencido de haber pagado el precio de esa guerra con el atentado y de haber cerrado así el paréntesis yihadista contra el país.

En realidad, no ha sido así en absoluto. Y si Barcelona ha sido la manifestación más clamorosa y horrible de esta amenaza, hay toda una serie de elementos, de factores y también de noticias que, si se analizan en su conjunto, muestran una imagen absolutamente profunda y arraigada de un islamismo mucho más peligroso y presente de lo que se creía. El hecho de que no se hubieran producido muertes, hasta hace unos días, a manos del terrorismo en territorio español, no era un indicio de que se tratara de una amenaza latente pero sustancialmente inofensiva. Ante todo, nunca hay que olvidar un hecho esencial: España siempre ha estado en el punto de mira de la propaganda yihadista, tanto de Al Qaeda como del Estado Islámico. En cualquier mapa del mundo en sintonía con el islamismo radical, en todas las revistas, en cada mensaje relacionado con Europa, España está presente y es llamada Al Andalus. Este es el nombre que los árabes dieron a la Península Ibérica en la época de los primeros ataques contra los reinos visigodos. Islam y España o Al Andalus– entrelazan su historia desde hace siglos, y hay una parte del fundamentalismo islámico que nunca ha olvidado al que durante siglos ha sido uno de los territorios más grandes bajo el dominio árabe. El simbolismo de Al Andalus ha sido retomado por todos. Baste decir, como ejemplo, que una de las siglas más peligrosas del yihadismo magrebí, Jamaat Nusrat al-Islam wal Muslimin, cuenta con un medio propio de propaganda cuyo nombre es Al Zallaqa, el nombre que los soldados musulmanes dieron al campo de batalla y que significaba “terreno resbaladizo”, debido a la cantidad de sangre cristiana que se había vertido.

Ahora, la sangre vuelve a fluir en España, pero esta vez no hay una batalla, sino que se trata de una guerra. Una guerra sucia, terrible y vergonzosa, y como tal debe ser tratada. España se enfrenta ahora a un atentado, pero también a muchas amenazas. El número de yihadistas detenidos ha aumentado exponencialmente en los últimos años. Una señal de que los Servicios de Inteligencia y la Policía trabajan, pero una muestra ineludible de la presencia real de este peligro. Por primera vez, en 2017, el número de yihadistas detenidos en las prisiones españolas ha superado al número de detenidos por pertenecer a ETA. El terrorismo islámico ha suplantado así al verdadero peligro local que ha ensangrentado a España durante décadas. En 2012 sólo hubo cinco operaciones con ocho detenidos; En 2013, ocho operaciones con 20 detenidos; En 2014, 13 operaciones con 69 detenidos; En 2015, 36 operaciones con 75 detenidos; En 2016, 36 operaciones con 69 detenidos. Hasta ahora, en 2017, ya se han realizado 27 operaciones policiales con 37 detenidos.

En Cataluña, una tierra que ha sido testigo del último ataque sangriento de Las Ramblas, el fenómeno yihadista y el del radicalismo islámico, en general, se nota particularmente. Barcelona, ​​junto con Ceuta y Melilla, es considerada una central del yihadismo islamista. Y el hecho de que se inserte junto con los dos enclaves en territorio marroquí, pone de manifiesto que se trata de un fenómeno absolutamente significativo para la ciudad catalana. El 40% de los arrestos por actividades relacionadas con el terrorismo islámico en todo el territorio español, se produjo en Cataluña. De estos, el 95% en Barcelona. Aquí la población islámica es cada vez mayor y, aunque no hay un Molenbeeck catalán, existen unos lugares en los que es más fácil que, alrededor de los centros islámicos o de las mezquitas radicales, se creen zonas francas donde se alimente el yihadismo. Son las mismas áreas desde donde decenas de combatientes han salido para luchar en las filas del Estado Islámico, y que hoy vuelven y contribuyen a alimentar el terror en el país que los vio nacer o los acogió. Un problema que no debe subestimarse, sobre todo porque muchos de ellos, procedentes de Ceuta y Melilla, tienen pasaporte español y, por lo tanto, son a todos los efectos ciudadanos españoles y europeos.

Muchos se preguntan si España ha sido atacada por alguna razón. Es difícil dar una. No estamos ante un país culpable de guerras o crímenes contra el Islam. Y se cometería el mismo error que después de Atocha: querer encontrar una especie de causa-efecto entre guerra y atentados. Las cosas no son así: el ISIS, Al Qaeda y sus afiliados (incluso sus lobos solitarios, que no son solitarios en absoluto) no golpean a un país porque ha hecho algo. Simplemente atacan donde haya un terreno fértil para crecer y perseguir su plan. España, por desgracia, lo ha sido.

(Fuente: Gli Occhi Della Guerra)

Presidente de Indonesia: El ataque terrorista en el este de Yakarta no socavará la unidad nacional

(SOS).- El presidente Joko “Jokowi” Widodo instó al pueblo de Indonesia a la unidad nacional, después del ataque terrorista que causó el pasado 24 de mayo la muerte de cinco personas y heridas a otras 12. Mientras tanto, continúan las investigaciones y, según fuentes locales, la Policía del este de Yakarta ya habría identificado a uno de los suicidas. Se trata de Ichwan Nurul Salam, de 32 años, residente en la capital indonesia.

En una rueda de prensa celebrada en su residencia privada en Surakarta, en Java Central, Widodo dijo: “Invito a todos los ciudadanos de esta nación a mantener la calma y a preservar nuestra unidad. Debemos defender nuestra paz como musulmanes que se están preparando para el mes de ayuno del Ramadán”. El mandatario anunció que había ordenado una búsqueda exhaustiva para llevar ante la justicia a los partidarios de los terroristas. La tarea fue confiada al general Tito Karnavian, jefe de la Policía Nacional.

Indonesia, el país musulmán más poblado del mundo, se encuentra en alerta máxima en los últimos meses, después de una serie de planes terroristas y ataques por parte de militantes inspirados en el Estado Islámico. Los expertos creen que el ataque tenía como objetivo a los agentes de policía.

La nación está experimentando un período de fuertes tensiones sociales y políticas, debido a los movimientos radicales islamistas, que están amenazando el espíritu de unidad y el pluralismo en el cual se ha fundado el Estado. Después de la condena por blasfemia del gobernador de Yakarta, el cristiano Basuki “Ahok” Tjahaja Purnama, estas tensiones han asumido una apariencia de conflicto religioso. En un esfuerzo para detener el fenómeno, la administración Widodo ha lanzado recientemente una campaña contra los movimientos más extremistas.

El Estado Islámico reivindicó la responsabilidad por el atentado terrorista ocurrido en la terminal de Kampung Melayu Transjakarta de Yakarta oriental. El ataque tuvo lugar alrededor de las 21 horas locales, durante un tradicional cortejo de residentes por el inminente comienzo del Ramadán. El doble atentado con bombas, coordinado por dos atacantes suicidas, causó la muerte de cinco personas, de las cuales tres eran agentes de la Policía, además de provocar heridas a otras 12. Los dos yihadistas fallecieron en el acto.

En un primer momento, la dinámica del ataque hacía pensar que detrás del atentado terrorista en el este de Yakarta había militantes del Jamaah Anshar Daulah (JAD), que fueron responsables de las explosiones ocurridas en Bandung el 27 de febrero pasado. En aquél incidente no se verificaron víctimas aparte del autor del atentado, que fue herido mortalmente por los disparos de la Policía. Martinus Sitompul, portavoz de la Policía Nacional, declaró que en Yakarta oriental fue usado el mismo tipo de material que en Bandung: dos ollas a presión llenas de metralla, con bajo contenido explosivo.

A continuación, los medios de comunicación recogieron el comunicado del Estado Islámico atribuyéndose la autoría, una breve nota que la organización radical sunní difundió a través de la agencia Amaq.

El del 24 de mayo es el segundo atentado del grupo yihadista en suelo indonesio. En enero de 2016, los islamistas asaltaron el centro comercial Sarinah, en la ciudad de Yakarta, armados con bombas y pistolas, causando la muerte de ocho personas, entre ellas, la de cuatro agresores.

En los últimos años, la Policía ha sido objeto de numerosos ataques perpetrados por fundamentalistas islámicos. Las autoridades indonesias están en estado de alerta, previendo ulteriores atentados.

(Fuente: AsiaNews)

Un centenar de extremistas destrozan la iglesia de Nuestra Señora de Fátima en la India

(SOS).- Una iglesia dedicada a Nuestra Señora de Fátima e inaugurada recientemente con motivo de los 100 años de las apariciones marianas, fue atacada por una turba de extremistas hindúes en la diócesis de Hyderabad, en el estado indio de Andhra Pradesh.

La iglesia había sido inaugurada por el Arzobispo de Hyderabad, Mons. Thumma Bala, el pasado 13 de mayo durante la fiesta del centenario de las apariciones de la Virgen de Fátima.

El Consejo Global de Cristianos Indios (GCIC) mostró su indignación por la “destrucción sacrílega perpetrada por cerca de 100 personas”.

Según informó la revista Mondo e Missione del Pontificio Instituto Misiones Extranjeras (PIME), los responsables pertenecen a “los movimiento más fanáticos de la derecha nacionalista hindú” y la iglesia quedó devastada “completamente”. Los vándalos destruyeron las estatuas de Jesús y de la Virgen, ornamentos, cuadros y sillas.

La información e imágenes fueron enviadas a la citada publicación por el Padre Vijay Kumar Rayarala, superior regional del PIME en la India. La revista señaló que este ataque es “una señal particularmente preocupante no solo por el modo como fue ejecutado, sino también porque Hyderabad no se encuentra en una de las áreas donde este tipo de violencia haya sido verificada”.

“Estamos bajo shock y llenos de dolor. Que el Señor nos proteja y perdone a quienes han cometido esta destrucción. Es una señal muy peligrosa y nosotros los cristianos debemos estar unidos en la demanda de que sean detenidos los culpables”, expresó el Padre Vijay.

Por su parte, Mons. Bala señaló que “este acto de desacralización, de vandalismo y la destrucción de las estatuas hiere de modo profundo los sentimientos religiosos de la Iglesia católica”. El Arzobispo de Hyderabad aseguró que se llevaría a cabo un acto de reparación cuando concluyan las investigaciones de las autoridades.

El Arzobispo de Bombay, Cardenal Oswald Gracias, también condenó este ataque y dijo que ha sido “una experiencia horrible”. En el momento del asalto no se estaba realizando ningún acto religioso, pero los atacantes comenzaron a molestar a los fieles presentes.

El Cardenal Gracias recordó que “la intolerancia hace mal al país y es una vergüenza para todos”. “Condeno fuertemente este incidente, esperamos que quede como un hecho aislado”, indicó.

“Estas cosas no hacen bien a la nación. Se trata de un pequeño grupo, sin embargo estos hechos representan una vergüenza para todos nosotros. Cada cierto tiempo se verifican estos incidentes”, insistió. Sin embargo, destacó que “esta vez el Gobierno reaccionó de forma rápida: cerca de 15 personas han sido encarceladas, el Gobierno ha prometido apoyo para las actividades de la Iglesia”.

La Policía local manifestó que el motivo del ataque habría sido “una disputa de tierras”.

(Fuente: ACI / AsiaNews)

Egipto – Los coptos de Al Minya fueron ejecutados tras negarse a renunciar a su fe

(SOS).- “Somos coptos, no tenemos miedo”, fue el cántico de los cristianos egipcios que despidieron en pequeñas ceremonias en la provincia de Al Minya a las víctimas del último atentado contra esta comunidad en Egipto, reivindicado por el Estado Islámico (Daesh, por su acrónimo en árabe).

Fueron coptos hasta el final, cuando los yihadistas enmascarados hicieron detener los vehículos en los que viajaban al monasterio de San Samuel, en el desierto al sur del país, los encañonaron y les forzaron a renunciar a su fe, según han relatado los supervivientes.

A los cristianos emboscados –trabajadores del monasterio, peregrinos y decenas de niños de viaje con la parroquia– se les instó a recitar la shahada, la profesión de fe musulmana. “Se les pidió renunciar a su fe cristiana, uno por uno, pero se negaron, y murieron como cristianos”, ha explicado un testigo del ataque que perdió a sus sobrinos.

Algunos de los hombres que se negaron a abjurar de su fe fueron forzados a abandonar los vehículos y, en aquel camino de polvo sin asfaltar en medio del desierto egipcio, fueron ajusticiados de un disparo a quemarropa. Otros murieron cuando, indiscriminadamente, los extremistas dispararon desde dentro de los autobuses, uno de ellos un microbús cargado de niños de corta edad.

“Mi hermano George estaba preparando su boda el próximo mes, iba al monasterio a rezar y meditar”, ha indicado la hermana de uno de los fallecidos. Cirilo, un estudiante de apenas 18 años, quería unirse a la facultad de Medicina, pero la presión de los próximos exámenes le asustaba, así que decidió viajar al monasterio para pedir a los monjes de San Samuel que rezaran por él. Las víctimas más jóvenes tenían apenas 2 y 4 años, según una lista publicada por el Obispado.

Esta nueva matanza contra la comunidad cristiana, en la provincia egipcia con mayor número de fieles, se ha registrado un mes después de la visita del Papa Francisco a El Cairo.

Ayer, tras rezar el Regina Coeli desde la Plaza de San Pedro, el Pontífice ha pedido “que el Señor reciba en su paz a estos testigos valientes, estos mártires, y convierta los corazones de los terroristas”.

Los autores de la masacre habrían filmado el ataque, que se ha cobrado las vidas de 29 personas según las últimas cifras del Ministerio de Salud egipcio, con la presunta intención de difundir más tarde el vídeo como parte de su propaganda, apuntando a la sangrienta firma de Daesh, que la mañana del sábado confirmó su implicación en los hechos.

La organización radical sunní ha afirmado en un comunicado que varios “soldados del Califato” acabaron con más de “31 cruzados” en una “emboscada” mientras se dirigían al monasterio de San Samuel.

La reivindicación del Estado Islámico se produjo horas después de que el presidente Abdelfatah al-Sisi culpara a esta formación islamista del ataque en Al Minya, con el objetivo de “acabar con el Estado egipcio”. Aunque todavía no se ha detenido a los autores de la masacre, el Ministerio de Interior ha asegurado que los terroristas habrían recibido entrenamiento en Libia.

Por este motivo, Al Sisi dijo que sus Fuerzas Armadas atacarían los campos de entrenamiento yihadistas “tanto en Egipto como en el extranjero”. En una reacción similar a la ordenada tras la decapitación en Libia de una veintena de coptos en 2015, a última hora del viernes aviones de la Fuerza Aérea egipcia bombardearon posiciones de Daesh en Derna, al este del país norteafricano.

Desde el pasado mes de diciembre, unos 70 coptos fallecieron en atentados con bomba perpetrados en iglesias de El Cairo, Alejandría y Tanta. La organización radical sunní se atribuyó la autoría de los ataques suicidas y amenazó con más atentados. El pasado abril, tras los trágicos sucesos en Alejandría y Tanta, el presidente egipcio se vio obligado a declarar el estado de emergencia en el país durante tres meses.

(Fuente: Agencias)