Acusan a Israel por el asesinato de un importante científico sirio

(SOS).- Aziz Asbar regresaba el sábado por la noche a Hama, en el centro de Siria, cuando el coche en el que circulaba se desintegró por la explosión de una bomba lapa.

Anbar sabía que su vida corría peligro. La seguridad interior (muhabarat) había desarticulado dos células locales reclutadas por un servicio de inteligencia exterior para seguir sus movimientos.

Dos semanas atrás, el reconocido científico se había librado por poco de perecer entre los escombros del Centro de Estudios e Investigación Científica (CIEC) —que dirigía en Masyaf, al oeste de Hama—, en un ataque con misiles atribuido a Israel.

Todos los indicios apuntan al Mosad como autor del atentado. El propio Gobierno sirio ha acusado al servicio de inteligencia israelí.

Los corresponsales en Jerusalén y Tel Aviv de The New York Times han obtenido la confirmación de la implicación del Mosad en la muerte de Asbar de “un alto cargo de una agencia de inteligencia de Oriente Medio”.

El ministro israelí de Defensa, Avigdor Liberman, ha restado importancia a la posibilidad de la participación de su país, y ha dicho que “todos los días en el Medio Oriente hay cientos de explosiones y ajustes de cuentas. Cada vez intentan echarnos la culpa a nosotros. Así que no nos tomaremos esto demasiado en serio”.

Por su parte, el ministro de Inteligencia, Yisrael Katz, se ha congratulado de la muerte del director del CIEC, pero se ha negado a responder a las noticias sobre la participación israelí en el asesinato.

Solo el primer ministro puede dar la orden de asesinar a un enemigo de Israel. Las acciones del espionaje permanecen siempre en secreto, aunque Benjamin Netanyahu reveló hace tres meses que el Mosad había logrado sacar de Teherán media tonelada de documentos (55 mil páginas y 183 discos compactos) tras infiltrarse en los archivos del programa nuclear iraní.

Desde la Operación Damocles, en la que fueron liquidados hace 50 años científicos alemanes que desarrollaban un programa de misiles en Egipto, la mano ejecutora de la inteligencia israelí no ha dejado de alargarse por Oriente Medio.

Más recientemente, las acciones letales encubiertas israelíes han afectado a Siria. Al igual que ha ocurrido ahora con Aziz Asbar, los jefes militares chiíes libaneses tampoco han hallado refugio seguro en el país árabe.

Samir Kuntar, comandante del sector de los Altos del Golán, murió entre las ruinas de un edificio de la periferia de Damasco bombardeado por la aviación israelí. Lo mismo le ocurrió en 2016 a Mustafa Badreddine, alto mando de Hezbolá, despedazado por un misil disparado contra una base aérea de la capital siria.

Los ataques israelíes en territorio sirio, que este país no suele reconocer, tienen como objetivo posiciones de las fuerzas gubernamentales y sus aliados.

Anuncios

Un muerto y cuatro heridos en un ataque terrorista del Estado Islámico en París

(SOS).- Un joven de origen checheno, de 21 años de edad, ha atacado en la tarde noche de este sábado con un cuchillo a varios viandantes en las cercanías de la céntrica Plaza de la Ópera de París. Según ha informado la Policía francesa, hay al menos una mujer muerta y dos heridos graves.

El atacante también falleció, abatido por los disparos de las fuerzas de seguridad. “Él no corría, estaba tranquilo y decidido a morir. Esperaba ser abatido antes que detenido”, ha explicado a los medios de comunicación un testigo presencial.

El autor, pese a no tener antecedentes penales, figuraba en el fichero “S” de los servicios de inteligencia, un archivo con más 10 mil personas consideradas potencialmente peligrosas para el Estado, entre otros, islamistas radicales, fanáticos del fútbol violentos o miembros de grupos de ultraizquierda o ultraderecha.

El terrorista obtuvo la nacionalidad francesa hace 8 años y había sido incluido en el fichero “S” por conocer al marido de una mujer que partió a Siria.

Sus padres han sido puestos bajo custodia y están siendo interrogados. El Estado Islámico ha reivindicado el ataque, calificando al atacante como uno de sus “soldados”, y la Fiscalía de París ha confirmado que la sección antiterrorista se ha hecho cargo de la investigación.

El atentado yihadista se produjo en la intersección entre las calles St. Augustine y Monsigny, en el distrito número 2, uno de los centros turísticos de la capital parisina conocido por la gran oferta gastronómica que ofrece. La Gendarmería ha confirmado que han sido cinco las víctimas, con el resultado de un muerto, dos heridos graves y dos leves.

En un primer momento la Policía habría tratado de detener al terrorista con un taser —una pistola eléctrica—, pero al no poder cortar su avance ha abierto fuego abatiéndole, según ha señalado la prensa local. Al parecer, el atacante gritó “mátame o te mato” antes de ser abatido.

“Justo antes de las nueve de la noche vimos a gente meterse corriendo en el restaurante. Gritaban que había un hombre fuera con un cuchillo ensangrentado”, ha relatado un testigo presencial que en el momento del ataque se encontraba en un restaurante de la calle St. Augustine. “Unos cinco minutos después hemos visto que la gente intentaba bloquear la puerta, tenían miedo de que el atacante pudiera entrar. Afuera hasta la Policía parecía un poco perdida al principio”, ha añadido.

El ministro del interior, Gérard Collomb, ha utilizado la red social Twitter para elogiar “la sangre fía y la capacidad de respuesta de la fuerzas policiales”. Además ha manifestado el pesar del gobierno francés por lo sucedido: “Mis pensamientos están con las víctimas de este acto de odio”.

(Fuente: Agencias)

Al menos ocho muertos en un atentado con bomba contra un autobús en Homs

(SOS).- Al menos ocho personas han muerto y otras 16 han resultado heridas como consecuencia de una explosión de una bomba que ha alcanzado a un autobús en la ciudad siria de Homs, según ha informado la prensa local.

Muchos de los pasajeros del autobús atacado son estudiantes universitarios, según ha explicado el gobernador de Homs, Talal Barazi. La explosión de la bomba ha tenido lugar en el distrito de Akrama, cerca de la universidad de Al Baabth, en esta localidad del oeste de Siria controlada por el Ejército.

Las imágenes del lugar del ataque muestran a un nutrido grupo de personas en torno a los restos calcinados de un autobús en el centro de una calle. La televisión estatal ha señalado que la bomba ha sido colocada por los “terroristas” para que estallara al paso del vehículo de transporte.

La acción de este martes todavía no ha sido reivindicada por ningún grupo terrorista aunque el Estado Islámico reclamó la responsabilidad por un atentado con coche bomba que acabó en mayo con la vida de cuatro personas y dejó a otras 32 heridas.

A lo largo de 2017, se ha registrado una serie de atentados con bomba contra ciudades bajo control gubernamental en Siria, incluida la capital, Damasco.

La alianza Hayat Tahrir al-Sham (HTS), antiguo Frente al-Nusra y filial de Al Qaeda, también ha reivindicado la autoría de algunos de los ataques.

“Las agencias de seguridad están constantemente persiguiendo a las células durmientes”, ha explicado el jefe de la Policía de Homs. “Hoy podría tratarse de una célula durmiente o podría ser una infiltración”, ha añadido.

El gobernador de Homs ha denunciado que los enemigos del Estado están intentando socavar la estabilidad del país en un momento en el que se acerca “la fase de la victoria”.

La ciudad de Homs fue liberada por el Ejército sirio el pasado mes de mayo. Con el apoyo de la aviación de combate rusa y las milicias respaldadas por Irán, el Gobierno de Damasco ha conseguido ganar terreno frente a los grupos armados rebeldes en el oeste del país, apuntalando su control en los principales centros urbanos.

Por otra parte, el Estado Islámico ha lanzado ayer varios contraataques contra las tropas gubernamentales sirias y las milicias kurdas y sus aliados en un intento de defender las zonas que conserva cerca del río Éufrates a su paso por la provincia nororiental de Deir ez-Zor.

Según fuentes locales, sigue habiendo combates entre el Ejército sirio y los yihadistas en los alrededores de las últimas tres localidades que la organización extremista mantiene en su poder al oeste del Éufrates.

En esa área, los radicales han atacado a los efectivos gubernamentales, que están respaldados por miembros de la milicia chií libanesa Hezbolá y combatientes iraníes, iraquíes y palestinos, en las inmediaciones de la población de Al Salhiya, donde han perpetrado dos atentados con coches bomba contra posiciones de sus adversarios.

La agencia de noticias Amaq, vinculada al Estado Islámico, ha informado en un comunicado publicado en Telegram de que los extremistas han derribado un avión de guerra sirio en las proximidades de Al Bukamal, lo que no ha sido corroborado por ninguna otra fuente.

Mientras, continúan los choques en lugares al este del río Éufrates entre el grupo yihadista y las FSD, una alianza liderada por milicias kurdas y respaldada por la coalición internacional.

La organización extremista trata de defender las 17 localidades que siguen bajo su dominio en esa parte de Deir ez-Zor, donde presenta una dura resistencia y ha logrado recuperar terreno frente a sus oponentes.

Los enfrentamientos se extienden desde el pueblo de Abu Yardub hasta la frontera con Irak.

(Fuente: Agencias)

Al menos 270 muertos en un atentado contra una mezquita en la península del Sinaí

(SOS).- Un atentado con bombas y armas de fuego perpetrado por terroristas armados contra una mezquita en el norte de la península del Sinaí, en Egipto, ha dejado al menos 270 muertos y decenas de heridos.

El ataque tuvo lugar en la mezquita de Al Rawdah en Bir al-Abed, 40 kilómetros al oeste de la ciudad de Al Arish. Los terroristas colocaron artefactos explosivos de fabricación casera alrededor de la mezquita y los hicieron detonar a la salida de los fieles del rezo del viernes, según una fuente de seguridad, que añadió que las personas que pudieron escapar fueron tiroteadas por los extremistas, que iban a bordo de cuatro vehículos todoterreno.

“Disparaban a la gente cuando salían de la mezquita”, dijo un testigo cuyos familiares estaban en el lugar. “También disparaban contra las ambulancias”, aseguró esa misma fuente.

La mezquita Al Rawdah pertenece a la comunidad sufí. El Estado Islámico y otras organizaciones radicales consideran apóstatas a los miembros de esta rama del islam porque reverencian a los santos y tienen santuarios, lo que para los extremistas equivale a idolatría.

El presidente de Egipto, Abdel Fattah al-Sisi, ha convocado una reunión de seguridad de emergencia poco después del atentado. El Gobierno ha decretado tres días de duelo tras la masacre. Hasta el momento, ningún grupo ha reivindicado la execrable acción terrorista.

No es la primera agresión que sufre la ciudad a manos de los extremistas. En febrero, los cristianos de Al Arish huyeron en masa después de una serie de ataques violentos contra su comunidad. Los yihadistas también decapitaron a un jefe sufí el año pasado, acusándolo de practicar magia y secuestrar a varios seguidores del sufismo, liberados después de “arrepentirse”.

Las fuerzas de seguridad egipcias luchan contra la insurgencia de la rama local del Estado Islámico en el norte del Sinaí, llamada Wilayat Sina, donde los militantes han matado a cientos de policías y soldados desde que se intensificaron los combates en los últimos tres años.

Los miembros de la organización radical suní han golpeado principalmente a las fuerzas de seguridad en sus ataques, pero también han tratado de expandirse más allá de la península del Sinaí atentando contra iglesias y peregrinos cristianos egipcios.

(Fuente: Agencias)

Al menos 26 personas mueren en un atentado del Estado Islámico en Siria

(SOS).- Al menos 26 personas han muerto este viernes, entre ellas 12 menores, por la explosión de un coche bomba junto a un grupo de familias desplazadas en la región siria de Deir Ezzor, en el este del país. La autoría del atentado ha sido asumida por el Estado Islámico.

La deflagración, ocurrida en un punto de encuentro entre los campos de hidrocarburos de Conoco y Jafra, también ha provocado 30 heridos. La zona está controlada por las FDS, una coalición de milicias kurdo-árabes respaldadas por Estados Unidos, uno de cuyos combatientes ha fallecido en la acción terrorista. La cifra de víctimas mortales podría aumentar porque hay heridos en estado grave.

Los desplazados se dirigían a la provincia vecina de Hassake, en el noreste de Siria, donde se han instalado campamentos para acoger a numerosos civiles que intentan huir de las últimas zonas en manos de los combatientes vestidos de negro.

Las FDS compiten con las fuerzas gubernamentales sirias para retomar el control en Deir ez-Zor, una región rica en petróleo cerca de la frontera con Irak que fue conquistada por las huestes de Abu Bakr al-Baghdadi en 2014.

Este ataque se suma a otro perpetrado por la organización radical suní contra desplazados en esta misma ubicación y que se saldó, el 4 de noviembre, con la muerte de al menos 75 personas.

El grupo yihadista ha intensificado el uso de atentados indiscriminados a medida que ha sufrido derrotas militares que han dejado reducidos los territorios que controla a zonas desérticas situadas en la zona fronteriza entre Siria e Irak.

(Fuente: Agencias)

Decenas de muertos en un atentado con coche bomba del Estado Islámico en el este de Siria

(SOS).- Decenas de personas han muerto este sábado en un atentado con coche bomba perpetrado por el Estado Islámico (ISIS) contra desplazados concentrados en el lado oriental del río Éufrates, en la provincia de Deir ez-Zor, en el este de Siria. La deflagración, ocurrida entre los campos de hidrocarburos de Conoco y Jafra, ha provocado también multitud de heridos.

Las víctimas del atentado huían de los combates que arrasan esa provincia petrolera, en la que los yihadistas están siendo atacados por dos ofensivas distintas: una, de las fuerzas gubernamentales sirias y otra, de una alianza kurdo-árabe apoyada por Washington.

El jueves, el Ejército sirio y sus aliados expulsaron a los últimos combatientes del Estado Islámico de la ciudad de Deir ez-Zor, con lo que los extremistas perdieron la última gran ciudad en la que seguían presentes en Irak y Siria. Los combates continúan en el resto de la provincia, donde el grupo radical suní está acorralado en el valle del Éufrates.

La organización yihadista se extiende a lo largo de la frontera entre Siria e Irak en aldeas en las provincias de Hassake y Deir ez- Zor. A lo largo de esta delgada línea en la frontera de los dos países, los milicianos vestidos de negro todavía tienen presencia en una región que se extiende al oeste del río Éufrates hacia el desierto sirio, entre las provincias de Deir ez-Zor y Homs. También hay una pequeña presencia del Estado Islámico cerca de Damasco.

El grupo radical suní ha intensificado el uso de atentados indiscriminados a medida que ha sufrido derrotas militares que han dejado reducidos los territorios que controla a un puñado de pueblos. Al Bukamal se ha convertido en la última plaza fuerte de los yihadistas en Siria.

(Fuente: Agencias)

Al menos nueve muertos y 23 heridos por la explosión de un coche bomba en el sur de Siria

(SOS).- Al menos 9 personas murieron este viernes y otras 23 sufrieron heridas en un atentado en un pueblo de la provincia sureña siria de Al Quneitra, fronteriza con los Altos del Golán.

Se trata de un ataque suicida perpetrado con un coche bomba por el Frente al-Nusra, antiguo nombre de la filial siria de Al Qaeda, en las afueras de la población de Hader.

El vehículo llegó a la mencionada localidad proveniente del área de Telul al-Hamr, adyacente al Golán controlado por Israel.

Las autoridades no descartan que el número de fallecidos aumente porque hay heridos graves y personas atrapadas bajo los escombros, que no han podido ser rescatadas por los disparos de artillería del Frente al-Nusra contra la zona.

Al cierre de esta edición, fuentes locales elevaron a 18 el número de muertos. La cifra fue facilitada por el activista Nadim Hasson, presente en la ciudad, después de que cientos de habitantes drusos salieran a protestar contra Israel, al que acusan de haber facilitado el atentado.

Situada en la provincia de Al Quneitra, adyacente a los Altos del Golán que los israelíes controlan desde 1967, Hader es un bastión del Gobierno sirio habitado por la minoría drusa.

La verja de separación levantada por Israel marca una frontera que desde hace 50 años separa a familias enteras y, tras el acto terrorista, decenas de drusos de la localidad de Majdal Shams intentaron cruzar la barrera para ayudar a los suyos.

El Ejército de Defensa israelí impidió el paso y emitió un comunicado en el que aseguró que “estamos preparados para ayudar a los vecinos y prevenir el daño o la ocupación de la aldea”, en referencia a la ofensiva lanzada ayer por la filial siria de Al Qaeda, responsable del coche bomba.

En apenas tres años, Israel pasó de amenazar con atacar la aldea siria de Hader a ofrecer el envío de sus hombres para protegerla.

(Fuente: Agencias)