El Ejército sirio arrebata al Estado Islámico uno de sus principales feudos

(SOS).- Las fuerzas especiales Tigre del Ejército sirio arrebataron hoy al Estado Islámico el control de la ciudad de Al Mayadin, el que era el bastión principal de los yihadistas en la provincia nororiental de Deir ez-Zor.

“Unidades de las fuerzas armadas sirias, junto a las fuerzas aliadas, recuperaron el control de Al Mayadin”, aseguró una fuente militar.

La liberación de esta urbe y la inminente caída de Al Raqa, considerada la capital del grupo yihadista en Siria, dejan a los extremistas con el control de apenas unos pocos enclaves en el norte y centro del país y con las localidades de escasa entidad situadas a lo largo del Éufrates entre Al Mayadin y la frontera con Irak.

Las milicias kurdas que combaten contra la organización radical suní en la ciudad de Al Raqa están convencidas de que esta localidad será liberada “hoy o mañana”, según un portavoz de las Unidades de Protección Popular (YPG).

“Las batallas continúan en Al Raqa. El Estado Islámico está a punto de acabarse. Hoy o mañana la ciudad podría ser liberada”, informó Nouri Mahmoud, portavoz del grupo armado kurdo que combate contra los yihadistas.

Poco antes del anuncio del portavoz de las YPG, varios testigos vieron cómo un pelotón de autobuses —docenas, según estos observadores— entraban sin ningún tipo de peligro en la ciudad, procedentes de la campiña septentrional. Todo apunta a una evacuación masiva de los combatientes islamistas y sus familiares.

ACNUR alertó de que al menos ocho mil personas permanecen atrapadas en esta ciudad, conquistada por los milicianos vestidos de negro en 2014, y donde ahora el grupo yihadista está atrincherado en dos puntos en particular: el estadio de la ciudad y el hospital anexo, donde según las milicias kurdas mantienen como rehenes y escudos humanos a cientos de personas.

(Fuente: Agencias)

Anuncios

El Ejército sirio expulsa al Estado Islámico de su último reducto al este de Homs

(SOS).- Las fuerzas sirias han anunciado el final de las operaciones militares en las zonas rurales situadas al este de la ciudad de Homs, después de conquistar el último reducto que aún mantenía bajo su control el Estado Islámico.

Un portavoz militar sirio ha estimado que, con estos nuevos avances, las zonas “liberadas” suman ya 1.800 kilómetros cuadrados.

Esta ofensiva coincide con otra lanzada el viernes en la vecina región de Deir ez-Zor, donde al menos 80 milicianos vestidos de negro han muerto en un ataque efectuado por las fuerzas aéreas rusas contra un puesto de mando de la organización radical suní en la ciudad de Al Mayadin.

El Ejército sirio habrían logrado entrar en la parte occidental de esta localidad estratégica, donde se han registrado fuertes enfrentamientos en las últimas horas.

Entre los fallecidos, según el Ministerio de Defensa ruso, se encuentran nueve personas procedentes del Cáucaso Norte, así como “importantes comandantes del Estado Islámico” que habían conseguido ocultarse durante un largo periodo de tiempo en Irak.

“Han sido eliminados tres comandantes influyentes, que se ocultaron durante un largo tiempo en Irak, procedentes del Cáucaso Norte: Abu Omar al-Shishani, Alyauddin al-Shishani y Salahuddin al-Shishani”, ha declarado el portavoz del Ministerio, el general Igor Konashenkov.

La presencia rusa en la zona consiste principalmente en una misión de apoyo aéreo centrada en la búsqueda y destrucción de posiciones del grupo terrorista en la ciudad, bajo control de los yihadistas y de mercenarios extranjeros procedentes de Irak y, en particular, de la localidad de Abu Kemal, en la frontera con Siria.

Según el militar ruso, los servicios de Inteligencia han conseguido descubrir estas posiciones en menos de una semana y han comunicado la información al Ejército sirio como prolegómeno a una ofensiva destinada a recuperar la ciudad así como la zona sur de las afueras que conecta con Deir ez-Zor.

En el ataque han sido destruidos además 18 todoterrenos y tres depósitos de munición de los extremistas.

En los últimos días, el Estado Islámico ha lanzado varios ataques en el centro del país en represalia por los avances de las tropas gubernamentales leales a Damasco.

(Fuente: Agencias)

Acuerdo para acabar con la presencia del Estado Islámico en la provincia siria de Hama

(SOS).- Las fuerzas gubernamentales sirias y el Estado Islámico han llegado a un acuerdo para la evacuación de los yihadistas y sus familias del este de la provincia central de Hama, que comenzó a aplicarse el viernes.

El pacto establece la salida de cientos de combatientes de la organización radical suní y de sus parientes de los pocos pueblos que siguen bajo el control de los extremistas en el este de Hama.

Los civiles que decidan abandonar esas poblaciones serán realojados en campos de desplazados cerca de la ciudad de Al Salamiya, en esa región.

Ayer, 2.500 personas cruzaron de la zona de Uadi al-Azib, en el este de Hama, en dirección a áreas bajo el control del Frente al-Nusra (la filial de Al Qaeda en Siria) tras pasar por otras en manos de las fuerzas gubernamentales.

Este acuerdo se ha producido tras casi 20 días de combates entre el Estado Islámico y los efectivos del Ejército sirio en esa región.

Por otro lado, el Frente al-Nusra ha iniciado una ofensiva contra las fuerzas gubernamentales al este de Al Salamiya, donde se hizo temporalmente con el control de varios puntos antes de que fuera repelido por sus oponentes.

Los milicianos vestidos de negro están en pleno retroceso en Siria, donde han perdido terreno frente al Ejército nacional, y milicias rebeldes kurdas y sus aliados en sus dos bastiones principales, Al Raqa y Deir ez-Zor.

Hoy, las FDS han capturado el importante campo petrolífero de Conoco, en la provincia de Deir ez-Zor.

Se trata de la primera vez que esta alianza kurdo-árabe, que cuenta con el respaldo de Estados Unidos, se hace con el control de un campo petrolífero en el marco del inicio de su última ofensiva para liberar la provincia, en palabras del comandante de las milicias rebeldes, Ahmed Abu Khawla.

(Fuente: Agencias)

Estados Unidos y Rusia hablan de nuevo sobre la evolución del conflicto sirio

(SOS).- El secretario de Estado de Estados Unidos, Rex Tillerson, y el ministro de Exteriores de Rusia, Sergei Lavrov, han mantenido una nueva conversación telefónica sobre la evolución de las ofensivas militares en Siria, donde sus respectivos gobiernos apoyan a distintos bandos.

La llamada de teléfono ha tenido lugar el sábado, después de que las fuerzas rebeldes respaldadas por Estados Unidos en el conflicto denunciasen un supuesto ataque de fuerzas aliadas al Gobierno sirio en la provincia de Deir ez-Zor.

El Ministerio de Exteriores ruso no ha aclarado en su comunicado si Tillerson y Lavrov han tratado esta nueva polémica, y se ha limitado a decir que dialogaron sobre la lucha antiterrorista en Siria. Además, discutieron los últimos avances relativos a los procesos de paz de Astaná y Ginebra, este último impulsado por la ONU.

El Departamento de Defensa de Estados Unidos también ha denunciado ayer que aviones de combate rusos realizaron un bombardeo en una zona al este del río Éufrates, en la región de Deir ez-Zor, en la que había presencia de asesores de la coalición internacional antiyihadista que lidera Washington. El ataque ha causado heridas a varios miembros de las FDS, milicias rebeldes aliadas de Estados Unidos, pero no hay bajas entre los asesores extranjeros.

“Municiones rusas han impatado en una zona en la que los rusos sabían que había miembros de las FDS y asesores de la coalición”, ha apuntado el Pentágono en un comunicado. “Hay varios combatientes de las FDS heridos”, ha añadido.

Por su parte, Rusia ha asegurado hoy haber informado a Estados Unidos de las zonas en la provincia de Deir ez-Zor que son objetivo de su aviación, por lo que no entiende cómo milicias rebeldes kurdas respaldadas por Washington acabaron en territorios controlador por el Estado Islámico.

“Sólo los representantes de la coalición internacional pueden responder de qué manera sus consejeros y los rebeldes pudieron infiltrarse en zonas controladas por el Estado Islámico en la parte oriental de Deir ez-Zor”, ha dicho el portavoz del Ministerio de Defensa ruso, el general Igor Konashenkov.

“Para evitar escaladas innecesarias, el mando de las tropas rusas en Siria informó a los estadounidenses de las fronteras dentro de las cuales se lleva a cabo la operación militar en Deir ez-Zor. La aviación rusa ataca puntualmente sólo zonas controladas por el Estado Islámico”, ha subrayado Konashenkov en un comunicado difundido por su ministerio.

Las fuerzas rusas, ha insistido, “destruyen en primer lugar puntos desde los que los terroristas disparan contra las tropas sirias” en ambas orillas del río Éufrates.

En los últimos días, las fuerzas gubernamentales sirias y las de las FDS han convergido desde el oeste y el norte sobre la ciudad de Deir ez-Zor, que llevaba más de 3 años bajo asedio de las milicias del Estado Islámico.

Las FDS han advertido de que no permitirán a las tropas gubernamentales cruzar el Éufrates y desde Damasco amenazan con combatir a cualquier fuerza armada ilegal presente en el país.

(Fuente: Agencias)