Egipto – Sospechosos de los atentados terroristas del Domingo de Ramos se entregan a la Policía para demostrar su inocencia

(SOS).- El aparato de seguridad egipcio, para mostrar su diligencia en la investigación de los ataques terroristas del Domingo de Ramos que causaron una masacre en dos iglesias coptas, está difundiendo fotos e identikit de personas que señala como sospechosos de los atentados. Pero la incertidumbre sobre la fiabilidad de la información en poder de la Policía está aumentado después de que dos sospechosos, cuyas imágenes fueron mostradas en la televisión para facilitar su captura, se presentasen espontáneamente ante las Fuerzas de Seguridad egipcias, afirmando que pueden demostrar su inocencia.

El último sospechoso que se ha entregado a la policía de Qena, en el Alto Egipto, se llama Amr Mustafa Yussef, trabaja para una compañía de petróleo y es padre de dos hijos. Su madre y su hermano han declarado a la cadena de televisión egipcia DMC que se sorprendieron mucho al ver la imagen de Amr difundida por el Ministerio del Interior como uno de los principales sospechosos de la matanza del pasado 9 de abril.

Amr, al saber que lo estaban buscando, se ha presentado de inmediato a la Policía. “Si la investigación demostrará que está involucrado en las masacres”, ha declarado su hermano a la televisión privada egipcia “seremos nosotros los primeros en pedir que sea severamente castigado conforme a la ley”. Los parientes de Amr también han excluido que el hombre estuviese en contacto con grupos yihadistas.

Antes que Amr Mustafa Yussef, otro sospechoso de las últimas masacres perpetradas contra los coptos, llamado Mahmud Mohamed Hussein, también se había entregado a la Policía de Qena, declarando ser ajeno a los actos terroristas de los cuales se veía acusado. Fuentes egipcias consultadas por la Agencia Fides han referido que Mohamed Hussein ha sido detenido, y no se ha entregado de manera espontánea, según versiones atribuidas a las autoridades de policía.

(Fuente: Agencia Fides)

El despotismo de los Hermanos Musulmanes

(SOS).- El resultado del referéndum presidencial en Turquía ha puesto de relieve un aspecto que no puede no ser tomado en cuenta y que es como el Islam político vinculado a los Hermanos Musulmanes apuesta por transformar la democracia en una dictadura a través del voto.

Lo intentó Mohamed Morsi, el ex presidente de Egipto “elegido democráticamente”, en un año de gobierno desastroso, enfrentándose en el verano de 2013 con millones de egipcios que salieron a las plazas para exigir elecciones anticipadas. En un largo y delirante último discurso, Morsi amenazó a todos, desde la oposición a las instituciones no alineadas, corriendo el riesgo de sumir a Egipto en el abismo de una guerra civil. En ese momento, la intervención del Ejército condujo a la caída del gobierno/régimen de los Hermanos Musulmanes, al arresto de Morsi y a nuevas elecciones. Unos hechos que sus seguidores denominan “golpe”.

Después de la caída de Morsi, curiosamente, coincidiendo con la prohibición de los Hermanos Musulmanes, Egipto fue sacudido por una ola de ataques de matriz islamista mientras en el Sinaí se infiltraban los yihadistas del ISIS.

Precisamente, el primer partidario y aliado de Mohamed Morsi fue Erdogan, que en varias ocasiones invocó el regreso al poder en Egipto del ex presidente islamista. ¿Qué tienen en común los dos personajes? En primer lugar, su pertenencia a la facción ideológico-política de los Hermanos Musulmanes, incluidos en la lista negra de organizaciones terroristas de Egipto, Siria, Arabia Saudita, Emiratos Árabes y Rusia.

Ambos personajes han perseguido sistemáticamente a periodistas, periódicos, personalidades de los medios, adversarios, en definitiva, a cualquier persona que se atrevió a criticarlos. Baste pensar que, bajo la presidencia de Morsi, el número de denuncias y litigios contra la prensa aumentó en cuatro veces con respecto a los tiempos de Hosni Mubarak y veinticuatro veces más respecto a los de Sadat, según ha informado la Arabic Network for Human Rights Information.

En la Turquía de Erdogan la situación es mucho peor, pero solo porque en Egipto Morsi fue parado a tiempo. En los tres meses siguientes al fallido golpe de estado turco, el número de periodistas en las cárceles turcas se ha elevado a 107. Los órganos de comunicación que han sido cerrados son 173, incluyendo televisiones, radios y periódicos, y más de 2.500 periodistas han perdido sus puestos de trabajo. Los números se refieren únicamente a otoño de 2016.

Erdogan lleva en el cargo desde 2003, ha concentrado cada vez más poder en sus propias manos y tiene como objetivo plausible permanecer como el Rais indiscutido hasta el 2023, año del centenario de la fundación de la República, ¿tal vez para convertirla oficialmente en un Estado islámico?

En realidad, a pesar de que los seguidores de Morsi y Erdogan se alegren del resultado de la votación, tienen poco que celebrar. En primer lugar, porque la maniobra del Rais turco vuelve a mostrar que la facción de los Hermanos Musulmanes no es un interlocutor fiable, capaz de aceptar los principios democráticos. Morsi lo demostró en su momento y ahora es el turno de Erdogan.

Para el islamismo político vinculado a la Hermandad, el mecanismo democrático es solo un medio para tomar el poder y luego usarlo despóticamente contra los opositores. Se trata de un aspecto que los gobiernos europeos han de tener en cuenta al interactuar con ejecutivos, organizaciones y personas vinculadas a esa facción ideológico-política. La yihad no se hace solo con las armas, sino también a través de la infiltración política y social.

Además, no hay que olvidar que Erdogan está ligado con Moscú tras el deterioro de las relaciones con los Estados Unidos y la Unión Europea. Por desgracia para él, sin embargo, Moscú es también el primer aliado de aquel Assad que Erdogan tanto detestaba, hasta el punto de proporcionar apoyo de todo tipo a los yihadistas en Siria, desde los miembros de Al Qaeda hasta los del ISIS, todos en clave anti-alauita.

Cada vez que el Rais ha intentado “ladrar” contra Al Assad, ha sido llamado de inmediato al orden por el Kremlin y no cabe duda de que Erdogan tendrá que tragar muchos sapos sujeto por la correa de Putin, dado que Rusia no tiene intención de romper el eje chií que une a Beirut con Teherán, pasando por Bagdad y Damasco. No hay que olvidar también que los “sí” apenas han ganado con un 51,3%, sin la mayoría abrumadora que esperaba Erdogan, otro aspecto a considerar con mucha atención.

(Fuente: Gli Occhi Della Guerra)

El Patriarca copto católico invita a mirar a los nuevos mártires tras la masacre en Egipto

(SOS).- El patriarca Ibrahim Isaac Sidrak, Primado de la Iglesia copta católica, destacó que la masacre del Domingo de Ramos “pone a prueba la fe de los cristianos egipcios. Incluso el papa Tawadros II está triste y afligido, y no es fácil conseguir hablar con él. Nosotros, ante todo esto, miramos a los nuevos mártires y pedimos con más fuerza que Cristo nos consuele y avive nuestra esperanza en la Resurrección”. El patriarca Sidrak describió de este modo el estado de ánimo generalizado entre muchos bautizados egipcios, tras los atentados terroristas perpetrados el domingo pasado en dos iglesias coptas ortodoxas por dos kamikazes, unos hechos que fueron reivindicados por el Estado Islámico.

“El día de la masacre -reveló el Primado de la Iglesia copta católica- me encontraba en Alejandría y celebré la misa en nuestra catedral, que está a 200 metros de la catedral copta ortodoxa”. “Escuchamos la fuerte explosión”, aseguró.

Para el patriarca Sidrak, “el que el papa Francisco haya confirmado su visita es una señal importante para los cristianos y para toda la nación egipcia: una posible cancelación del programa habría dado la impresión de que los que siembran el terror pueden prevalecer”.

Contrariamente a la estrategia terrorista, el Primado de la Iglesia copta católica consideró inadecuada la política que se basa solo en la represión y caza de los asesinos después de que los crímenes fueron cometidos. “Detrás de estas acciones inhumanas hay discursos que albergan odio, que circulan incluso en los medios de comunicación, y en última instancia afectan a la mentalidad de muchas personas”, explicó. “Desde hace dos años, el presidente egipcio Al Sisi insiste en que hay que cambiar el ‘discurso religioso’ para cortar de raíz los pensamientos aberrantes que alimentan el terrorismo. Pero esas palabras no son escuchadas. Incluso ciertos círculos vinculados a Al Azhar no están convencidos de la necesidad de cambiar”, advirtió.

Después de los atentados, señaló el patriarca Sidrak, “nos llegan de todas partes pedidos para aumentar la seguridad de las iglesias durante las liturgias de la Semana Santa. No quiero acusar a nadie, pero la amargura de muchos es debida al hecho de que estas matanzas se repiten siempre de la misma manera, con la misma dinámica, y nada parece cambiar”. “En esta situación, a menudo son los laicos los que nos confortan y sostienen la esperanza de todos. Oramos para que el Señor muestre su victoria, e incluso convierta los corazones de los verdugos, como también pidió el papa Francisco. Con estas oraciones vamos al encuentro de Jesús, para celebrar su resurrección, en el día de Pascua”, concluyó.

(Fuente: Agencia Fides)

Egipto – Más de 250 familias cristianas de Sinaí del Norte huyen de la violencia yihadista

(SOS).- Ya son 259 las familias coptas que han abandonado la ciudad egipcia de Al Arish, tras la ola de violencia desatada por los yihadistas afiliados al Estado Islámico (Daesh, por su acrónimo en árabe) que afectó recientemente a los cristianos de Sinaí del Norte. Estas familias en fuga han encontrado hospitalidad y refugio en 13 provincias distintas, según ha informado el Departamento para la solidaridad social de la Gobernación en la península del Sinaí.

El director del Departamento, Monier Abul-Kahir, ha referido que cientos de familias coptas fueron trasladadas a lugares seguros en El Cairo, Ismailia, Port Said, Dakahlia, Assiut, Minya,  Qaliubiya, Sohag, Giza, Fayoum, Beni Suef, Sharqiya y Gharbiya. El éxodo se ha originado por los ataques de las últimas semanas, que han causado la muerte de siete personas y el incendio de varias casas. Dos de estas víctimas fueron quemadas vivas.

La brutal e imprevista ola de violencia sembró el pánico en la comunidad copta que vive en la capital de la provincia del Norte del Sinaí. Después de algunos días de incertidumbre, la decisión fue abandonar en masa la ciudad de Al Arish en busca de refugio.

Detrás de los ataques está la mano de grupos terroristas de la península del Sinaí, que declararon su alianza con el Estado islámico y anunciaron ataques contra la minoría cristiana en Egipto. En un vídeo difundido en internet, un líder yihadista realizó un llamamiento a los extremistas de todo el mundo para que lleven a cabo nuevos ataques contra el gobierno de El Cairo y pidió la liberación de algunos milicianos detenidos.

Entre los episodios de violencia del último período, el más grave fue el atentado suicida del pasado 11 de diciembre contra una iglesia copta ortodoxa en El Cairo, que causó 29 víctimas.

El presidente egipcio, Abdel Fattah al-Sisi, presidió una reunión con los responsables de la seguridad; y pidió a las autoridades competentes que brinden el máximo apoyo posible a las familias cristianas desplazadas, garantizándoles todas las necesidades básicas. Sin embargo, esta emergencia se añade a las ya precarias condiciones económicas de un país que, debido a la devaluación de la lira y el derrumbe del turismo, corre el peligro de hundirse en una crisis gravísima.

Mientras tanto se registra una contribución de hombres de negocios y empresarios coptos, que han destinado parte de sus recursos. A esto se añade el compromiso voluntario de muchos jóvenes, que decidieron dedicar su tiempo a ayudar a estas familias necesitadas.

En un clima de creciente tensión se registra un nuevo freno a la libertad religiosa: en Minya, en el Alto Egipto, las fuerzas de seguridad impidieron a los coptos de la localidad de Ezbet Nakhala abrir la iglesia de Mar Mina y celebrar la misa dominical. Algunos funcionarios han explicado que detrás de esta decisión está la amenaza de nuevos episodios de violencia contra los cristianos por parte de los grupos yihadistas en la zona.

 

(Fuente: AsiaNews)

Los salafistas de Al Nur condenan los asesinatos selectivos de coptos en el norte del Sinaí

(SOS).- La secuencia de asesinatos que se produjeron en las últimas semanas contra los cristianos coptos en el norte del Sinaí, provocaron la fuga de más de 100 familias cristianas, que se trasladaron desde la capital de Al Arish a la ciudad de Ismailiya, a 120 km al este de El Cairo. Este cambio precipitado de las familias cristianas comenzó después de que un fiel copto muriese el jueves pasado a manos de un comando terrorista, mientras se encontraba en su casa. Desde entonces, también se multiplicaron las decisiones de las instituciones islámicas ante la nueva espiral de violencia contra los coptos egipcios.

La Casa de la Fatwa (Dar al Ifta al Misryah), organismo de Egipto presidido por el Gran Muftí de Egipto y encargado de difundir pronunciamientos para orientar y disolver las dudas y controversias relativas a la aplicación de los preceptos del Corán, emitió un comunicado para condenar esta cadena de asesinatos, haciendo hincapié en que la campaña orquestada por grupos yihadistas contra los cristianos nativos de Egipto apunta explícitamente a sabotear la unidad nacional. El portavoz de Al Nur, el partido ultra-conservador salafista, támbién expresó públicamente su condena de los asesinatos selectivos de los cristianos coptos, que están ocurriendo en el norte del Sinaí. A su vez, sobre los cristianos desplazados y sobre la necesidad de proteger a los cristianos en la región de nuevos ataques, hablaron en una conversación telefónica, el Patriarca copto ortodoxo Tawadros II y el primer ministro de Egipto, Sherif Ismail.

El norte del Sinaí lleva tiempo siendo epicentro de las acciones violentas de los grupos yihadistas contra militares, policías y civiles.

Cuando la secuencia de asesinatos de cristianos en el Sinaí ya habían comenzado, afiliados al Estado Islámico (Daesh, por su acrónimo en árabe) lanzaron un mensaje de vídeo en el que reivindicaban esta nueva campaña de violencia dirigida contra los coptos, definida por los yihadistas como “su presa favorita”. El mensaje de vídeo ensalzaba la figura de Abu Abdullah al-Masri, el joven suicida que el 11 de diciembre se hizo estallar en la iglesia de Botrosiya, junto a la catedral copto-ortodoxa en El Cairo, matando a 29 personas.

(Fuente: Agencia Fides)

Egipto – Asesinan a dos cristianos en el Sinaí, días después de la amenaza del Estado Islámico

(SOS).- Dos cristianos egipcios de una misma familia fueron asesinados en la ciudad de Al Arish, capital de la Gobernación de Sinaí del Norte, uno tiroteado y otro quemado vivo. Saad Hana, de 65 años, y su hijo Medhat, de 45 años, fueron encontrados muertos el pasado miércoles cerca de una escuela de esta localidad.

Estas dos muertes se suman a las de otros cuatro cristianos, que fueron tiroteados en los últimos 15 días en la provincia de Sinaí del Norte. Ante estos hechos, muchos miembros de la comunidad copta empezaron a abandonar la península por miedo a los islamistas radicales.

Esta misma semana, la filial del Estado Islámico en Egipto difundió un vídeo a través de internet en el cual amenazó a esta minoría -que representa cerca del 10 por ciento de la población egipcia, mayoritariamente musulmana- y les aseguró que “lo peor” está por venir.

En su mensaje, los yihadistas anunciaban nuevos ataques contra la comunidad cristiana y reivindicaban la masacre perpetrada el 11 de diciembre en la iglesia de Botrosiya, en el complejo adyacente a la catedral copta ortodoxa de El Cairo, en la que murieron 29 fieles.

La inseguridad de los cristianos en Egipto aumentó considerablemente desde que la formación extremista se extendió por Siria e Irak en 2014, atacando a las minorías en la región.

En 2015, el Estado Islámico ejecutó a una veintena de fieles coptos en Libia, lo que llevó al presidente egipcio, Abdelfatah al-Sisi, a anunciar operaciones aéreas limitadas contra la organización en el país vecino.

El Ejército también lanzó una ofensiva a gran escala contra “elementos terroristas” en el norte y el centro de la península del Sinaí.

En la zona opera principalmente el grupo armado Península del Sinaí, conocido como Ansar Bait al-Maqdis hasta que en 2014 juró lealtad al autoproclamado Estado Islámico y se convirtió en su rama en la región.

Ansar Bait al-Maqdis inició sus operaciones en la península del Sinaí en 2011, tras el levantamiento popular contra Hosni Mubarak, e incrementó sus operaciones en 2013, después del derrocamiento de Mohamed Mursi.

isis-in-egypt-696x487

(Fuente: Agencia Fides / Agencias)

El presidente Abdel Fattah al-Sisi promete construir la iglesia más grande de Egipto

(SOS).- El presidente Abdel Fattah al-Sisi manifestó su intención de inaugurar, de aquí a 2018, “la iglesia más grande de Egipto en la nueva capital administrativa del país”. La construcción de este templo cristiano se concibe en el marco de un “proyecto urbanístico ambicioso” destinado a crear una nueva ciudad en las inmediaciones de El Cairo, que acogerá a al menos 5 millones de personas, y donde también se instalarán las oficinas gubernamentales e instituciones políticas.

El mandatario egipcio, que será uno de los financiadores del proyecto tras haber donado personalmente 100 mil liras (unos 5.600 euros), tomó la palabra durante la fiesta de la Navidad ortodoxa celebrada el pasado 6 de enero por el patriarca Tawadros II en la catedral copta, para anunciar la construcción simultánea de la mezquita más grande y la iglesia más grande de Egipto.

Este es el tercer año que el gobernante participa en la misa de medianoche en un templo copto, para asegurar la protección a la minoría cristiana de los atentados violentos que la afectan, el último de los cuales tuvo lugar el pasado mes de diciembre en la iglesia de San Pedro y San Pablo, adyacente a la catedral de San Marcos en El Cairo.

Durante su intervención, el ex general reafirmó “el compromiso adquirido” en relación a la reconstrucción de todas las iglesias dañadas o destruidas desde el verano de 2013, después de la deposición del presidente Mohamed Morsi.

Al Sisi, que fue recibido calurosamente por los fieles con flores y banderas, subrayó que cristianos y musulmanes “somos uno”. “Os queremos, tenéis que estar seguros de ello”, dijo el mandatario a los presentes, en un mensaje retransmitido por la televisión estatal y difundido en todo el país.

Según los preceptos coránicos, es “absolutamente legítimo permitir a los cristianos construir iglesias en el seno de una nación islámica”, confirmó hace unos días la Casa de las Fatwas (Dar al-Iftaa), organismo presidido por el Gran Muftí de Egipto que se encarga de difundir orientaciones y poner fin a las dudas y controversias relativas a la aplicación de la ley islámica.

El texto aprobado por la Casa de las Fatwas dice que el Islam apoya las leyes civiles basadas en el respeto a la igualdad entre los ciudadanos. Además, el organismo presidido por el gran muftí Shauki Allam se muestra favorable al principio de reciprocidad entre Estados de identidad religiosa diferente.

La discriminación que desde hace décadas sufren en Egipto los cristianos se expresa, entre otras realidades, en la infrarrepresentación de la comunidad copta en la Administración Pública, la universidad o las fuerzas de seguridad.

(Fuente: AsiaNews / Agencias)