El Estado Islámico mantiene secuestrados a 30 mujeres y niños en el sur de Siria

(SOS).- Al menos 14 mujeres y 16 menores de edad permanecen secuestrados por el Estado Islámico en la provincia siria de Al Sueida, en el sur del país, donde el grupo yihadista lanzó una sangrienta oleada de ataques la semana pasada, informaron fuentes locales

Según esas mismas fuentes, otros cuatro secuestrados por la organización radical en Al Sueida consiguieron escapar y dos fueron asesinados por los yihadistas.

Estos secuestros se produjeron durante una oleada de atentados y ataques del Estado Islámico contra civiles y contra posiciones de las tropas gubernamentales en Al Sueida en los que murieron más de 250 personas.

La ofensiva de los milicianos vestidos de negro coincidió con una campaña militar lanzada por las fuerzas leales a Damasco contra el grupo yihadista Ejército de Jaled bin Walid, vinculado al Estado Islámico, en el suroeste de Siria.

Al menos cien combatientes del Ejército Jaled bin Walid huyeron de las tropas gubernamentales en dirección a la frontera jordana llevando civiles como escudos humanos.

Los yihadistas se dirigieron hacia los alrededores de Kuya y Beit Ara, dos localidades situadas en el suroeste del país cerca de la frontera jordana, aunque se desconoce su paradero actual.

Las autoridades sirias ya controlan totalmente todas las poblaciones de la región, incluyendo Kuya y Beit Ara.

Tras la plenaria de la décima ronda de negociaciones sobre el alto el fuego en Siria, el jefe de la delegación gubernamental, Bashar al Jaafari, anunció en Sochi el fin de la operación militar del Ejército sirio en la provincia meridional de Deraa, tras arrebatar a los extremistas el control de la localidad de Al Shayara.

“Hablamos de una gran victoria, de la liberación de la ciudad de Deraa y sus alrededores, y también de la liberación de la zona del Golán hasta las fronteras que existían con anterioridad”, dijo ayer el diplomático sirio.

Por otro lado, Al Jaafari acusó a Turquía de violar su soberanía e integridad territorial y amenazó con expulsar por la fuerza a las tropas turcas presentes en la provincia septentrional de Idlib, último refugio de las organizaciones armadas radicales.

Anuncios

La provincia siria de Al Sueida suma más de 250 muertos tras los ataques del Estado Islámico

(SOS).- La provincia meridional de Al Sueida sigue contando a sus muertos y suma ya 252 fallecidos por los atentados suicidas y ataques armados lanzados el miércoles por el Estado Islámico contra civiles y fuerzas gubernamentales sirias en varios puntos de la región.

Según el último recuento, los ataques, que son los más graves perpetrados por los yihadistas en Al Sueida, han acabado con la vida de al menos 139 civiles y 113 efectivos de las tropas leales a Damasco, además de 63 miembros del grupo yihadista.

El número de fallecidos ha aumentado en las pasadas 24 horas por la muerte de heridos graves y por el hallazgo de cadáveres de desaparecidos o ejecutados por el Estado Islámico en zonas rurales de la región.

Una joven siria originaria de Al Sueida y afincada en el Líbano relató a la prensa local que los residentes de la zona están en estado de shock y no se atreven a salir de sus casas después de la violencia que sacudió la capital provincial y otras localidades del norte de la región.

“Gracias a Dios mi familia está bien. Mis padres son mayores y no han salido de casa, nadie se atreve a hacerlo de hecho. La situación es horrible”, dijo la mujer, que prefirió ocultar su nombre por razones de seguridad.

“La guerra comenzó ayer para ellos (en Al Sueida). La zona había permanecido tranquila durante toda la guerra, hasta la locura de ayer (miércoles)”, explicó.

Al Sueida no había sido escenario de combates durante el conflicto que ha azotado Siria desde 2011 y ha permanecido bajo el control de las autoridades de Damasco.

La joven de Al Sueida añadió que sus habitantes están aterrorizados después de lo sucedido: “Hubo muchos secuestros además de todas las explosiones” causadas por hasta siete terroristas suicidas.

En algunos casos, murieron varios miembros de una misma familia, incluso “más de 20 personas fueron asesinadas: padres, hijos, nietos…”, detalló.

Por su parte, fuentes oficiales informaron de que se celebró este jueves un funeral masivo en la ciudad de Al Sueida, donde fue enterrada una parte de las víctimas de los ataques del día anterior, cuyos féretros fueron envueltos en banderas sirias.

Clérigos drusos asistieron a la ceremonia, ya que en la provincia hay una presencia destacada de población drusa, que tradicionalmente apoya a las autoridades gubernamentales.

Los principales líderes de la comunidad religiosa drusa del Líbano responsabilizaron al Gobierno sirio del ataque, mientras que el grupo chií libanés Hezbolá acusó a Estados Unidos de apoyar al Estado Islámico para que llevara a cabo su brutal acción.

Hezbolá señaló que la organización extremista preparó los atentados con armas llegadas a Al Sueida “ante los ojos” de las tropas estadounidenses desplegadas en la zona de Al Tanf, en la frontera de Siria con Irak.

Los yihadistas actuaron en Al Sueida coincidiendo con la ofensiva gubernamental en la vecina provincia de Deraa contra las facciones extremistas, incluido el grupo Ejército Jaled bin Walid, vinculado al Estado Islámico.

Las tropas de Damasco tomaron ayer 25 localidades controladas por esa agrupación en la cuenca del río Yarmuk, según fuentes locales.

Las fuerzas sirias continuaron arrebatando territorios al Ejército Jaled bin Walid, el cual se retiró de siete poblaciones y ahora sólo controla una decena de localidades en Deraa, tras una semana de ofensiva de Damasco contra los yihadistas.

Además, el Ejército sirio se hizo con el control del cruce fronterizo entre la provincia de Al Quneitra e Israel, en los Altos del Golán, que estaba en manos de los extremistas desde hace cuatro años.

La zona que divide los Altos del Golán sirios y los ocupados por Israel desde 1967 es una franja desmilitarizada desde el acuerdo de 1974 que puso fin a la Guerra del Yom Kipur, y está bajo la supervisión de la Fuerza de las Naciones Unidas de Observación de la Separación (UNDOF).

Al menos 100 muertos en una ola de atentados del Estado Islámico en una ciudad del sur de Siria

(SOS).- Al menos 100 personas han muerto este miércoles en el sur de Siria como consecuencia de una cadena de atentados reivindicados por el Estado Islámico.

Entre las víctimas mortales hay 67 efectivos de las fuerzas gubernamentales, así como 35 civiles, según el último recuento. También hay al menos 45 heridos y la cifra total de víctimas podría aumentar en las próximas horas.

El ataque, que es el más mortífero cometido por la organización en meses, se produjo cuando un grupo de terroristas suicidas irrumpió en un bazar y a las afueras de la localidad de Al Sueida, bajo control del Gobierno sirio.

El Ejército logró abatir a dos de los hombres bomba antes de que se hicieran estallar y sigue buscando a otros asaltantes, informaron fuentes oficiales.

En un comunicado, el Estado Islámico dijo que “soldados del Califato” atacaron posiciones de seguridad y blancos del Gobierno en la ciudad de Al Sueida.

Estos atentados se producen en un momento en que las autoridades de Damasco ya controlan el 90 por ciento de las provincias meridionales de Deraa y Quneitra, tras su operación militar lanzada en junio.

Al cierre de esta edición, se están produciendo violentos enfrentamientos al norte de Al Sueida, después de que el grupo yihadista atacara varias poblaciones.

Las citadas fuentes oficiales no detallaron el número de muertos y heridos en los ataques y añadieron que unidades del Ejército repelieron la ofensiva lanzada por los extremistas sobre los pueblos de Al Matuna, Duma, Taima y Al Shibki.

Nueve muertos en dos explosiones registradas en una ciudad siria controlada por Turquía

(SOS).- Al menos nueve personas murieron hoy en dos explosiones registradas en Afrin, ciudad del norte de Siria bajo el control de las fuerzas turcas, informaron fuentes locales.

Entre las víctimas hay cuatro combatientes y cinco civiles, aunque el número de muertos podría aumentar por la existencia de varios heridos graves.

Una de las explosiones se produjo en la zona céntrica de Dauar Kaua y la otra cerca de una base de las fuerzas turcas, según precisaron esas mismas fuentes.

Las fuerzas turcas han cerrado los accesos a la ciudad, ubicada en la provincia de Alepo, y se han desplegado en la urbe para prevenir nuevos ataques.

Los atentados se producen horas después de que se desatasen luchas internas entre las facciones que integran la operación Rama de Olivo, como denominó Ankara a su ofensiva contra las fuerzas kurdas que dominaban la zona de Afrin, en disputa por un puesto de control.

La operación Rama de Olivo se desarrolló entre finales de enero y marzo y le permitió al Ejército turco y a las milicias aliadas de Ankara hacerse con el control total de la región de Afrin, expulsando de ella a las Unidades de Protección del Pueblo (YPG), la principal milicia kurdosiria.