Novedades de nuestra nueva Iglesia de la Anunciación / El Midan-Alepo, Siria

Alepo, 20 de Noviembre de 2018

Queridos todos:

A sólo seis meses de la apertura de la Iglesia de la Anunciación, y por gracia de Dios, ya está siendo un centro de oración (en medio de tantas ruinas y edificios con las marcas de la guerra) como de actividades varias. Con mucha alegría y entusiasmo la gente se va sumando a esta pequeña comunidad, diezmada por la emigración.

Básicamente nuestro trabajo misionero en Alepo consiste en este momento en la ‘reconstrucción’… Alguien que haya visitado o visto por fotos nuestro barrio del Midan constatará la evidencia de edificios y barrios enteros que necesitan ser restaurados. Ciertamente que, y si bien en este campo hay muchísimo por hacer, no nos referimos a esta reconstrucción como prioridad, sino a la reconstrucción de vidas con esperanza y anhelos, sanar las heridas especialmente del alma, crear espacios de sanas recreaciones y de ahí ayudar a identificar traumas que puedan haber quedado en el interior del alma después de una guerra marcada por el odio y venganza. Ayudarles a que, también en este momento, el espíritu del Evangelio reine en sus corazones y comunidad… guiarlos a esa anhelada libertad de los hijos de Dios. Es la ‘reconstrucción de nuestra pequeña comunidad cristiana’ insertada aquí, en Alepo.

Mes de Mayo, dedicado a María. Fue providencial que el primer mes después de la inauguración haya sido el mes dedicado a nuestra Madre. Todos los días se reunieron un buen número de gente en nuestra Iglesita para honrar a nuestra Madre con el rezo del Rosario y el canto de las letanías con una hermosa y sentida melodía oriental. Muchos de los devotos venían de lejos, oriundos de esta zona pero a causa de la guerra tuvieron que dejar sus casas y trasladarse a otras partes de la ciudad. Les comento algo que es muy curioso como lindo: durante el mes de María y el del Sagrado Corazón (Mayo y Junio) mucha gente hace el voto de vestir el hábito de la Virgen (o el de San Antonio) durante ese mes, de modo permanente! En distintas partes de la ciudad se ve esa gente sin escrúpulos o falsos miedos recordándonos lo que es la ‘fe vivida’. En la calle, el oficinas, en la universidad… Hermoso!!

Inmediatamente después de la inauguración un grupo de señoras y jóvenes se animó en ese momento a inscribirse al primer curso: peluquería. Fue el primer grupo de personas que diariamente vinieron a esta zona destruida… En agosto hicimos ya el de maquillaje y ahora estamos dando ya el segundo curso de peluquería. Tratamos de conseguir los mejores profesores a nuestro alcance y finalizado el curso obtienen certificados oficiales que los habilitan a trabajar. Tal vez, mirándolo desde afuera, esto podría parecer muy banal, pero ciertamente que estas señoras y jóvenes por el solo hecho de reunirse, cambiar de ambiente y compartir vivencias han encontrado en esto un aliciente para el ‘re-empezar’.

Aquí en Siria, las vacaciones escolares empiezan temprano, a mediados de Mayo. Es así que las actividades de verano tan esperadas por los niños y jóvenes tuvieron inicio a fines de ese mes. Fueron muy simples pero con mucho ruido y alegría.

Después de un trabajo arduo de organización de programas y muchísimos detalles más iniciamos en Mayo también con el curso de inglés para niños, jóvenes y adultos. Hemos encontrado dos muy buenas profesoras con experiencia en la enseñanza! Con este curso (como con el de computación próximamente) apuntamos a darles especialmente a los jóvenes la mejor formación posible para que mejoren su CV y tengan mejores oportunidades de trabajo.

Con el inicio del año escolar (en Septiembre) también lo hicimos con el curso de catequesis y ya son unos 40 niños los que participan. El ‘Centro de catequesis de la ciudad de Alepo’ nos ha ayudado con cinco voluntarios. Son jóvenes que han recibido formación durante dos años de modo que puedan transmitir fielmente la doctrina intercalándolas con hermosos juegos recreativos.

Pero sin duda lo que ha marcado fuertemente la vida de nuestro pequeño centro de la Iglesia de la Anunciación ha sido la ‘escuelita de apoyo’. Todos los días no menos de 30 niños reciben ayuda en sus tareas escolares y aprendizaje. Los profesores son 7 jóvenes universitarios también de esta zona.

Todas estas actividades son intercaladas con actividades de apoyo espiritual y la adoración al Santísimo Sacramento de cada Martes. Ha sido muy fuerte lo que han soportado durante estos años guerra: pérdidas de seres queridos, familias separadas por la emigración, un brusco empobrecimiento, saqueos y destrucciones… En medio de todo este panorama de mal, han sido fieles a sus principios y a su fe y es esta misma fe que les sigue ayudando a encontrar el sentido de la vida.

Mientras seguimos con estas actividades dirigidas a los fieles que se acercan, con nuestro ‘Grupo de Acción Social’ continuamos recorriendo zonas y visitando familias, de modo de poder identificar los casos más extremos que necesitan de nuestra asistencia. Como les he comentado antes, muchos de los que no han emigrado y han quedado aquí o son ancianos, o con discapacidades y lamentablemente varios de ellos están solos.

Así como las Hermanas SSVM tienen en el subsuelo del Obispado la residencia para chicas universitarias.  El Padre David Fernández en aquellos años difíciles inauguró la residencia para varones universitarios, fue la primera en Alepo. Con la partida del P. David de la Misión a fines de Julio quedé a cargo de esta residencia para varones, ubicada justo al lado del Obispado, oeste de la ciudad. En este momento son 20 chicos del interior de Siria y otros que viven aquí por distintas situaciones familiares. Son todos cristianos de distintos ritos (armenio, melquita, griego ortodoxo) pero que tienen en común (además la triste realidad de la que han atravesado sus familias) una fuerte identidad cristiana. Según nuestras posibilidades tratamos de ayudarlos ya que ahora más que nunca jóvenes como ellos sin duda marcaran el futuro de la iglesia en Siria.

Cabe destacar la hermosa y heroica tarea que realizaron tanto el P David como el P Rodrigo Rojas durante esos años crudos de enfrentamientos y en los que Alepo fue sitiada por grupos islamistas, ayudando a las comunidades religiosas (SSVM, Carmelitas y Hermanas de la Caridad) como a distintas familias y jóvenes. Nos comprometemos a pedir por ellos en nuestras oraciones pidiendo por sus nuevos apostolados en sus nuevos destinos.

Nuestro agradecimiento a los voluntarios que se han animado a pasar por aquí en estos meses. Especialmente a Wissam, oriundo de Alepo y seminarista de nuestra Congregación en Italia que durante las vacaciones nos ayudó con algunas hermosas actividades.

Nuestro profundo agradecimiento a los benefactores que nos han ayudado a concretar algunos de nuestros objetivos. Creemos que es una causa justa seguir ayudando a quienes son descendientes de aquellos primeros cristianos y ahora custodios de esta tierra con tanta tradición cristiana: esta hermosa gente de la comunidad de Alepo.

Esta Navidad ya próxima será la primera que celebraremos en esta Iglesia después de muchos años. Los tendremos presentes y pediremos en esa Noche Santa al Niño Dios que infunda Su Paz en nuestros corazones, y así también el don de la Paz para este país y su gente.

En María Su Madre,

P. Hugo Fabián Alaniz, IVE

(hugoalaniz@ive.org; whatsapp: +963991121167)

Adultos, jóvenes y niños se dieron cita en las iglesias para celebrar la Navidad en Siria

(SOS).- Distintas comunidades cristianas celebraron ayer la Navidad con misas en varias partes de Siria. Adultos, jóvenes y niños se dieron cita en las iglesias para festejar el nacimiento del Niño Jesús.

Una de las ceremonias religiosas más importantes tuvo lugar en la iglesia siro-ortodoxa de San Jorge en Damasco, donde la Santa Misa estuvo presidida por el patriarca Mar Ignacio Efrén II.

En la ciudad de Alepo, los niños disfrutaron de un momento agradable con familiares y amigos junto a un gran árbol de Navidad. También tuvieron lugar celebraciones en otras provincias bajo control gubernamental como Latakia y Sueida, así como en la parte bajo el dominio de las autoridades sirias en Hasaka.

En la ciudad vieja de Homs, los cristianos sirios recibieron la Navidad con alegría. Esta ciudad, la tercera más poblada del país, fue escenario de enfrentamientos encarnizados entre el Ejército y los rebeldes entre 2011 y 2014. Ahora saborean las fiestas navideñas y para celebrarlas por todo lo alto organizaron un recital, una procesión y un espectáculo infantil. En el barrio de Hamidiyeh, luce desde hace días un enorme abeto metálico decorado con guirnaldas plateadas y azules.

Por su parte, el ministro de Asuntos Presidenciales, Mansur Azam, se entrevistó con los líderes de las diferentes comunidades cristianas, a los que trasladó las felicitaciones navideñas en nombre del jefe de Estado, Bashar al-Assad.

Además de reunirse con el patriarca Ignacio Efrén II, Mansur se entrevistó con el patriarca greco-ortodoxo, Juan X Yazigi, y el greco-melquita, Joseph Absi; así como con los obispos siro-católico, Elías Tabi, y armenio católico, Joseph Arnaouti, entre otros.

Los dirigentes religiosos agradecieron el gesto del presidente Al Assad e invocaron a Dios para que proteja a Siria y a su pueblo.

Mientras, las fuerzas gubernamentales respaldadas por sus aliados lograron avances en su ofensiva sobre el enclave de Beit Yin, uno de los últimos reductos de los rebeldes, situado cerca de la frontera con Israel y Líbano.

(Fuente: Agencias)

Detienen a un exmarine por planear un ataque terrorista el día de Navidad

(SOS).- Un exmarine estadounidense ha sido acusado en el estado norteamericano de California de conspirar para ayudar al Estado Islámico viajando a Siria y organizar un ataque en San Francisco el día de Navidad.

Everitt Aaron Jameson, de 26 años, ha sido detenido y acusado de apoyar a una organización terrorista. El FBI comenzó a investigar a Jameson después de recibir información de que el acusado publicaba comentarios pro-yihadistas en la red social Facebook. Fue un confidente habitual de la agencia el que reportó al FBI esta actividad cibernética de Jameson.

Según los documentos judiciales, cuando los agentes encubiertos del FBI comenzaron a comunicarse con Jameson a principios de diciembre, el acusado elogió al Estado Islámico y el ataque en el que un hombre arrolló con una camioneta a varias personas en un carril bici en Manhattan, en el que murieron al menos ocho personas.

Los investigadores han asegurado que Jameson confirmó que tenía el dinero suficiente para viajar a Siria para unirse a la organización radical, pero luego comenzó a hablar sobre llevar a cabo algún tipo de ataque en Estados Unidos. Además, el exmarine estadounidense aseguró que el día de Navidad sería una buena fecha.

Preguntado por uno de los agentes encubiertos sobre algún plan en concreto, Jameson propuso un atentado en el turístico Pier 39 de San Francisco. El exmarine planteó un ataque combinado con explosivos y armas de fuego, pidió al agente encubierto un fusil y material para los explosivos y le comentó que estaba “listo para morir”. Su intención era fabricar los explosivos en una zona de acampada alejada y luego almacenarlos en su casa, en Modesto (California).

Hace unos días, el FBI decidió pedir una orden para registrar la casa de Jameson y obtener más información. En la vivienda del exmarine encontraron una carta con múltiples referencias islámicas asumiendo la autoría de unos actos, así como un documento de su última voluntad y testamento, además de varias armas y algo de munición. Durante el registro, los agentes detuvieron a Jameson, que les manifestó su apoyo a la banda de Abu Bakr al-Baghdadi y afirmó su voluntad de perpetrar un ataque.

En un comunicado del Departamento de Justicia, el fiscal general, Jeff Sessions, ha señalado que los agentes del FBI “han ayudado una vez más a frustrar un supuesto complot para matar estadounidenses”.

La Policía de San Francisco también ha informado de que incluso antes de que el caso de Jameson saliera a la luz, ya se habían intensificado las medidas de seguridad para las fiestas de Navidad.

(Fuente: Agencias)

Kim Jong Un prohíbe la Navidad y ordena a los norcoreanos celebrar el nacimiento de su abuela

(ReL).- Corea del Norte es calificado frecuentemente como el país más ateo del mundo, y la última decisión de Kim Jong Un, el “líder supremo”, de suprimir la celebración de la Navidad y sustituirla por la “Sagrada Madre de la Revolución”, en honor a su abuela Kim Jong-Suk, una guerrillera comunista anti-japonesa, y esposa del primer dictador de Corea del Norte, Kim Il Sung, no deja lugar a dudas de su política anticristiana.

El hermetismo y opacidad de la dictadura coreana ha dado como resultado que se conociera esta decisión hace apenas unos días.

Cuenta Daniel R. Esparza en Aleteia que “Pyongyang, la capital de Corea del Norte, solía ser el hogar de más cristianos que cualquier otra ciudad coreana, siendo incluso la sede del obispado de la nación. Todo ello cambió a inicios de los años 50 del pasado siglo, cuando las autoridades decidieron suprimir oficialmente cualquier tipo de actividad de culto cristiana”.

Esparza señala que “aun así, durante estas fechas no es del todo extraño conseguir árboles de Navidad en algunas tiendas de lujo y restaurantes en Pyongyang aunque, eso sí, desprovistos de cualquier significado religioso”.

El informe de 2014 sobre “Libertad Religiosa en el Mundo” de Ayuda a la Iglesia Necesitada (AIN) señala que “los refugiados norcoreanos que han conseguido huir denuncian sistemáticamente la falta de libertad religiosa en el interior de Corea del Norte. La mayor parte de ellos afirma que jamás ha conocido a un cristiano ni ha visto una biblia”.

El documento cita el informe publicado en 2013 por el “Centro de Datos para los Derechos Humanos de Corea del Norte”. El estudio señala que “el 99,6 % de los desertores norcoreanos entrevistados aseguraron que no hay libertad religiosa en Corea del Norte, mientras el 75,5 % de ellos manifestaron que las actividades religiosas están penadas con detención y prisión”.

Corea del Norte encabeza la Lista Mundial de la Persecución (WWL), elaborada por la ong Open Doors, por 14 años consecutivos. Se considera que la dictadura comunista de Corea del Norte es el país más peligroso del mundo para un cristiano.

Para Open Doors, los cristianos en Corea del Norte son tratados como enemigos del Estado, y se calcula que entre 50 mil y 70 mil cristianos están internados en campos de trabajo en ese país.

Cáritas Siria: los niños van al teatro, para reconstruir el país con una Navidad en paz

Damasco (AsiaNews).- La responsable de Comunicación de Cáritas Siria, Sandra Awad, 38 años, casada y madre de dos hijos, cuenta en un escrito cómo han celebrado la Navidad en Damasco. A pesar de estar atravesando el dolor y el sufrimiento causado por la guerra, Awad asegura que los cristianos han vivido una Navidad “maravillosa”. Las muertes provocadas por el conflicto –destaca– enseñan “el verdadero significado de la vida y del nacimiento”.

“Nuestra Navidad  –escribe la responsable de Cáritas Siria– no es tan resplandeciente ni iluminada como en otras partes del mundo; nuestros árboles no están iluminados, porque durante gran parte de la jornada no disponemos de energía eléctrica”. Sin embargo, a veces la oscuridad es importante porque permite “ver y entender aquello que de verdad cuenta en la vida”.

Entre los muchos eventos organizados por la iglesia local, Awad recuerda una obra teatral que fue escrita y dirigida por ella misma, titulada “El nacimiento de la paz”, que fue vista por más de 500 niños en dos funciones. El texto busca contar, precisamente, cuál es el significado de la paz, de compartir, de la aceptación, que son un objetivo que ha de alcanzarse a través de un esfuerzo común “en nosotros mismos y en nuestras familias”.

captura-de-pantalla-2017-01-02-a-las-18-27-03

A continuación, publicamos el testimonio íntegro de la responsable de Comunicación de Cáritas Siria:

Estamos en pleno clima navideño, pero en nuestro país todavía se vive el dolor y el sufrimiento de la Semana Santa de 2011, cuando inició el conflicto en Siria. Sin embargo, a pesar de las dificultades en las cuales, todavía hoy, nos vemos obligados a vivir -en Damasco, hace cinco días que no hay agua, los grupos armados han envenenado los pozos y en los alrededores de la capital se continúa combatiendo- nuestra Navidad es, sin lugar a dudas, maravillosa.

¿Y por qué es maravillosa, a pesar de la guerra? ¡No sabría cómo decírselo de manera racional! Quizás la muerte nos enseña el verdadero significado de la vida y del nacimiento. Tal vez, la tristeza que nos rodea da a los momentos felices mucho más valor.  Un valor mucho, mucho más grande.  Y quizás es por esto que estamos viviendo, con mayor impaciencia, el nacimiento del Niño [mensajero] de la paz en el país.

Nuestra Navidad no es tan resplandeciente ni iluminada como en otras partes del mundo;  nuestros árboles no están iluminados, porque durante gran parte de la jornada no disponemos de energía eléctrica. La guerra nos ha quitado la corriente, junto a tantas otras cosas, como el agua, el kerosén, el gasoil, la calefacción. Moríamos cada día que pasaba, en nuestro intento de recuperar estos bienes de primera necesidad, pero no pasa nada. Cuando no hay electricidad, podemos encender una pequeña vela y ponerla cerca del pequeño pesebre navideño, que, en Siria, cada familia cristiana tiene al pie de su árbol.

Quizás, la oscuridad sea importante a veces, para que el ser humano pueda ver y entender qué es lo que de verdad cuenta en la vida. Y lo que más cuenta en Navidad es precisamente el acontecimiento del nacimiento de Jesús.  Un montón de luces encendidas nos llevaría a concentrarnos sólo en la belleza del árbol, haciendo que sólo con esfuerzo miremos al niño colocado en la gruta, a los pies del pesebre, aguardando a que también nosotros encendamos una luz para iluminarlo y brindarle un poco de calor. Parte de nuestro amor, algo de nuestro consuelo.

Nuestra Navidad en Cáritas, este año, también ha sido distinta de las fiestas de los años anteriores. Estábamos llenos de alegría en las fases preparatorias de varios eventos navideños, en particular, mientras preparábamos la obra que se llevó a cabo el 23 de diciembre en el teatro parroquial de la Cross Church, en Damasco. En el evento participaron, invitados, 550 niños cristianos provenientes de familias necesitadas, que pudieron asistir al espectáculo [que yo misma escribí y puse en escena] titulado “El nacimiento de la paz”. En el texto quise incluir muchos elementos como insignia de la paz, además de mensajes e invitaciones a compartir, y a una aceptación del prójimo, a un esfuerzo común en pos de la construcción de una paz verdadera, en nosotros mismos y en nuestras familias.

La puesta en escena de la obra fue llevada adelante por un grupo de jóvenes y brillantes actores llamado “Enjaz”, con la participación de algunos niños. Entre ellos, de Tony Estephan, un chico de 11 años, que cuenta: “Lo que más me agradó fue haber actuado frente a tantos niños necesitados, que tienen mi misma edad. Es hermoso haberles transmitido mucha alegría, porque el espectáculo es una comedia, y estoy seguro de que les gustó muchísimo”.

Ethraa, una actriz de 22 años, agrega: “La idea que fundamenta el espectáculo representa una novedad. La historia habla de nosotros, de todos los sirios. Los héroes de este relato son los objetos que decoran un árbol de Navidad en Siria: ángeles, estrellas, copos de nieve, luces, botas, bastoncillos y campanas. Entre ellos surge una discusión en torno a si deben quedarse o partir rumbo a otro país, luego de haber descubierto que afuera aún sigue ardiendo la guerra. Una discusión que se da cada día, en cada casa, desde hace mucho tiempo”.

Adam Al-Shami, un actor de 20 años, explica: “La idea de que la paz debe venir de nosotros mismos es fantástica, nunca antes había visto las cosas con esta mirada. Nosotros esperamos que la paz sea el fruto de un milagro, de un hecho externo al 2011; pero nunca antes había pensado en el hecho de que somos nosotros mismos los primeros que debemos construirla. La obra me ha enriquecido con estos pensamientos nuevos, que quiero mantener vivos en mí”.

Rita Jarallah, del comité organizador del espectáculo, cuenta: “Mientras estábamos en la tienda, ocupados en elegir los regalos de Navidad, imaginaba las sonrisas de los niños cuando abrieran los paquetes y encontraran juguetes bellos, que sus padres ciertamente no podían comprar. Cada niño en su paquete encontró también una gorro de lana para el invierno, una bufanda y tres pares de calcetines, confeccionados por algunas mujeres necesitadas, que estaban muy felices de ganar un dinero para sus familias y de prestar un servicio destinado a los niños, con los gorros de abrigo, realizados con tanto amor. Este año, mi Navidad ha sido esto, una fiesta repleta de niños con rostros sonrientes”.

Fadia Nassar, coordinadora de proyectos de Cáritas Siria, recuerda que “mientras en el teatro se desarrollaba el espectáculo, no logro quitarme la mirada de los rostros felices de los niños, que reían todo el tiempo. Todo esto me ha transmitido sensaciones positivas, que ni siquiera logro describir…”.

Sara, una niña de tan sólo 7 años, que estaba entre los cientos de niños que asistieron al espectáculo, cuenta: “Estoy feliz, porque ahora yo también me he vuelto una mamá. Cáritas me regalo una muñeca estupenda y ahora yo también soy una mamá. La cuidaré todo el tiempo”.

John, un niño de 10 años, hace eco de sus palabras, y dice que la obra le “gustó muchísimo, especialmente la parte en la que se mostraba el nacimiento de Jesús. Fueron niños como nosotros los que interpretaron el rol de la Virgen María, de San José, de los Magos y los pastores. Mi sueño es llegar a ser un actor, me gustaría actuar en una obra que hable de la Navidad, como ellos, la próxima vez”.

El pequeño Karim, de 11 años, quiere, por último, agradecer a Cáritas Alemania que ha contribuido a la realización del evento y por los “regalos preciosos que nos han hecho. Este año ha sido una Navidad de luz, y llena de alegría”.

“Nuestros niños necesitan de estas narraciones de paz –concluye Rama Zreik, embajador de la ONU ad honorem para la infancia– y de estos maravillosos conceptos de amor y convivencia. Son los únicos con los cuales será posible reconstruir Siria, y deben ser enseñados desde la más temprana infancia”.

La gente de Alepo reza para que termine la guerra en Siria

Entrevista a sor María de Nazaret, misionera de la Familia Religiosa del Verbo Encarnado

Roma (ZENIT).- El Papa Francisco pidió el pasado domingo en el mensaje de Navidad, dado desde el balcón central de la basílica de San Pedro, paz para el mundo, y citó en particular “la ciudad de Alepo, escenario, en las últimas semanas, de una de las batallas más atroces” y solicitó que “se garanticen asistencia y consolación a la extenuada población civil, respetando el derecho humanitario”.

ZENIT tuvo la posibilidad de contactar a la hermana María de Nazaret, de la Familia Religiosa del Verbo Encarnado, que se encuentra en Oriente Medio, y que nos contó cómo se está viviendo allí esta Navidad.

“En Alepo especialmente este año después de tanto tiempo de dolor –indicó la hermana María– todos no veían la hora de celebrar una Navidad más serena y llena de esperanza, así han podido colocar un árbol de Navidad enorme en la calle, en el centro de la ciudad, donde la gente ha acudido a rezar pidiendo al príncipe de la Paz el fin definitivo de la guerra para este país tan golpeado por el dolor”.

La religiosa recordó que “la Navidad en estas tierras tiene un matiz muy particular porque es el mismo lugar en que el Salvador mismo escogió para nacer”.  Y precisó que “para nosotros como misioneros, es emocionante celebrar la Navidad en Belén, Jordania, Gaza, Alepo o en Jaffo, lugares todos marcados por la historia sagrada, por el paso mismo de Nuestro Señor”.

“Nosotros como misioneros en Gaza y en Alepo –añadió sor María– celebramos la Navidad, con una sencillez y una pobreza que recuerda mucho al establo de Belén: hemos tenido en cada lugar la Santa Misa y luego un festejo familiar junto a los fieles en la misma iglesia”.

Actualmente el dolor de tantos hermanos que sufren, aseguró la religiosa del Verbo Encarnado, “no puede menos que hacernos pensar en los sentimientos de aquel  Niño que recién nacido, llora en el pesebre, en medio de la noche fría acompañado por la Santísima Virgen, San José y un puñado de hombres sencillos que siguiendo la moción de Dios, acuden a un establo para contemplar al Salvador del mundo”.

Indicó además que “desde cada uno de estos lugares de misión donde por gracia de Dios nos encontramos como familia religiosa, es nuestro deseo transmitir un mensaje de fe, de esperanza y de paz”. Añadió que “el hecho de que el Niño Jesus haya escogido para nacer un establo pobre, en condiciones tan adversas,  nos impulsa a nosotros como misioneros de la Familia Religiosa del Verbo Encarnado a querer estar en lugares de misión especiales, donde difícilmente alguien quiere ir”.

“En cada una de nuestras casas, junto a niños con capacidades diferentes, o a niños y jóvenes que no tienen familia, junto a los cristianos que sufren a causa de su fe, a los colegiales que asistimos y junto a todos nuestros amigos queremos anunciar el mensaje de salvación que el Niñito Jesús proclama con su llanto desde el pesebre”, dijo la misionera.

A pesar de la falta de libertad resuena el mensaje de salvación, concluyó sor María, que “la fe de nuestros hermanos cristianos irradia y contagia”.

Siempre en el Mensaje de Navidad, el Papa afirmó: “Es hora de que las armas callen definitivamente y la comunidad internacional se comprometa activamente para que se logre una solución negociable y se restablezca la convivencia civil en el país”. Y que “los israelíes y los palestinos tengan la valentía y la determinación de escribir una nueva página de la historia”, incidió.

Las campanas de Alepo suenan de nuevo en vísperas de la Navidad

Alepo (AsiaNews).- “Es un sueño que se ha hecho realidad”, la gente está de fiesta y este es “el mejor regalo que jamás imaginamos”, expresó el sacerdote franciscano Alsabagh Ibrahim, párroco de la iglesia latina de Alepo, en declaraciones a AsiaNews. Tan pronto como recibimos la noticia de que el Ejército sirio tomó el control total de la ciudad y que el último grupo rebelde había abandonado la zona, “los que todavía tienen las campanas las hicieron sonar durante mucho tiempo por la alegría”, añadió.

“Después de largas negociaciones -señaló el padre Ibrahim- los grupos militares entregaron sus armas, y vinieron desde el este de la ciudad. Ahora el Ejército considera segura la ciudad”.

A dos días “del nacimiento del Rey de la paz”, aseguró el sacerdote franciscano, el fin de la guerra en Alepo es el mejor regalo para toda la población. “Toda la gente está celebrando”, “sólo Dios podía hacer que suceda, le pedimos este regalo y nos escuchó. ¡Magnificat anima mea!”, enfatizó.

El Ejército sirio tomó este jueves el control total de Alepo, ciudad del norte de Siria, que fue capital económica y comercial del país. El último grupo rebelde, atrincherado en un enclave de la ciudad, entregó sus armas y huyó de la zona.

En una declaración, los militares informaron de que “la seguridad ha vuelto a Alepo” y se dio un “golpe mortal” a las milicias rebeldes y yihadistas. El Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) confirmó que “todos los civiles que querían evacuar lo han podido hacer, así como los heridos y los combatientes”.

Desde el verano de 2012, la ciudad, la segunda en importancia en el país, se dividió en dos sectores: el occidental, donde vivían alrededor de 1,2 millones de personas, en manos del gobierno; el este, controlado por los rebeldes y grupos yihadistas, que sumaban hasta 250 mil personas y durante meses en condiciones de asedio.

El fin de los combates es “el fruto de las oraciones de los niños por la paz”, dijo el padre Ibrahim, que recordó que “hemos experimentado en cinco ocasiones la Navidad con el signo del sufrimiento de Alepo”. Esperamos, concluyó el sacerdote franciscano, que “el nacimiento del Rey de la paz traiga una nueva vida para Alepo, Siria y el mundo. Los mejores deseos para una feliz Navidad”.

Con motivo de las fiestas de Navidad, la parroquia latina de Alepo hizo un vídeo con testimonios del párroco y algunos niños y niñas de la comunidad, en árabe, inglés y francés. Una niña llamada Christie dice: “Yo rezo para el final de la guerra, que mis amigos vuelvan y que la paz se mantenga en nuestros corazones y en nuestros hogares”. Un compañero agradece la generosidad de los que han ayudado a las familias de Alepo víctimas de la guerra y espera “vivir buenas fiestas”. La primera Navidad, después de tantos años, sin el eco de la guerra de fondo.