Siria – La comunidad internacional cree que hay opciones de paz tras el acuerdo de alto el fuego

(SOS).- El secretario general de Naciones Unidas, António Guterres, ha aplaudido el acuerdo de alto el fuego y entrega de ayuda humanitaria en el suroeste de Siria, alcanzado recientemente con la mediación de Rusia, Estados Unidos y Jordania.

En un comunicado, Guterres ha afirmado que es “un importante paso adelante” y ha subrayado que el anuncio facilitará “una reducción de la violencia y un aumento del acceso humanitario en Siria, en línea con la búsqueda del objetivo de un alto el fuego nacional, respaldado por múltiples resoluciones del Consejo de Seguridad”.

Asimismo, el secretario general de la ONU ha pedido a todas las partes “que redoblen sus esfuerzos para lograr una solución política al conflicto sirio”.

El texto ha sido publicado horas después del inicio en la localidad suiza de Ginebra de la séptima ronda de contactos auspiciados por Naciones Unidas entre las partes en conflicto en Siria.

Desde Ginebra, el enviado especial de la ONU para Siria, Staffan de Mistura ha asegurado que el éxito del alto el fuego pactado en el suroeste de Siria podría ser el comienzo para lograr una auténtica paz, pero ha alertado de que estas medidas de distensión solo pueden ser provisionales y debe evitarse el riesgo de división del país.

“El acuerdo está aguantando ampliamente y bastante bien. En todos los acuerdos hay un periodo de ajuste. Estamos vigilando muy cuidadosamente, pero podemos decir que creemos que tiene opciones de funcionar”, ha afirmado De Mistura.

El diplomático italo-sueco ha revelado además que se están manteniendo contactos en Amán para certificar el cumplimiento del acuerdo de alto el fuego.

“El proceso de distensión debe examinarse como temporal y se entiende que de ningún modo socava la integridad territorial de Siria”, ha matizado De Mistura en rueda de prensa. Estas zonas de distensión “en ningún caso deben convertirse en la preparación de las zonas de influencia o la división del país”, ha insistido.

El representante de la ONU ha destacado que este alto el fuego es un paso muy importante para la solución del conflicto. “Consideramos que este acuerdo tiene muchas posibilidades de ser implementado (…). Es el resultado de una preparación larga y de negociaciones detalladas”, ha apuntado.

Por su parte, la Alta Representante de Política Exterior de la Unión Europea, Federica Mogherini ha dicho que el alto el fuego parcial en Siria es un “primer paso” positivo, al que la Unión Europea estaría dispuesto a ayudar si ve que realmente se pone en práctica, por lo que ha instado a las partes a “hacerlo funcionar”.

“Como primer paso, lo celebramos, como primer paso estamos dispuestos a apoyarlo, si y cuando se implemente, con los medios que podemos ofrecer”, ha declarado la jefa de la diplomacia en una rueda de prensa en Bruselas, junto al ministro de Exteriores de Jordania, Ayman Safadi.

Mogherini ha adelantado que este asunto será, “sin duda”, uno de los temas de la agenda que discutirá hoy con el ministro de Exteriores ruso, Sergei Lavrov, en la reunión bilateral que tendrán en Bruselas.

En cualquier caso, la Alta Representante ha apostado porque el acuerdo pueda allanar el camino hacia la que debe ser “la solución real” de la crisis en Siria, que pasa por un “acuerdo político” en la mesa de Ginebra.

“Por supuesto, si hay algo que podamos hacer para reforzar ese acuerdo con medidas complementarias que la UE puede ofrecer, estaremos dispuestos a hacerlo. Pero me parece que estamos aún en un paso muy prematuro”, ha advertido la política italiana.

“Mi mensaje es: Háganlo funcionar, porque la gente en Siria merece tener paz y un alto el fuego”, ha concluido Mogherini, para quien este acuerdo puede abrir el camino hacia un alto el fuego en todo el país.

El ministro de Exteriores ruso también ha manifestado su esperanza de que el acuerdo de alto el fuego en el suroeste de Siria se pueda ampliar a otras zonas del país y contribuya a la lucha antiterrorista.

“Los éxitos en la creación de las zonas de distensión, en primer lugar, el acuerdo entre Rusia, Estados Unidos y Jordania del 7 de julio sobre la creación de una zona en la suroeste de Siria, así como el conjunto de avances sobre otras tras zonas de distensión, que están de a punto de formalizarse en el marco del proceso de Astaná”, ha señalado Lavrov. En ese sentido, ha asegurado que seguirán colaborando con Estados Unidos para que se aplique el alto el fuego.

A mediodía del 9 de julio entró en vigor el alto el fuego en las provincias de Quneitra, Suwaida y Derá, en el suroeste de Siria. El Ejército sirio había cesado las hostilidades en estas provincias varios días antes, pero advirtió de que respondería en el caso de violaciones.

En una primera etapa, el mantenimiento de la seguridad en torno a esa zona de distensión correrá a cargo de la Policía Militar rusa, que se coordinará con los estadounidenses y los jordanos.

Otras tres zonas de distensión deben abarcar la provincia de Idlib, parte de las vecinas Latakia, Alepo y Hama, parte del norte de la provincia de Homs y Guta Oriental, según la propuesta rusa presentada en mayo y apoyada en Astaná por Turquía e Irán.

(Fuente: Agencias)

Cáritas Siria: los niños van al teatro, para reconstruir el país con una Navidad en paz

Damasco (AsiaNews).- La responsable de Comunicación de Cáritas Siria, Sandra Awad, 38 años, casada y madre de dos hijos, cuenta en un escrito cómo han celebrado la Navidad en Damasco. A pesar de estar atravesando el dolor y el sufrimiento causado por la guerra, Awad asegura que los cristianos han vivido una Navidad “maravillosa”. Las muertes provocadas por el conflicto –destaca– enseñan “el verdadero significado de la vida y del nacimiento”.

“Nuestra Navidad  –escribe la responsable de Cáritas Siria– no es tan resplandeciente ni iluminada como en otras partes del mundo; nuestros árboles no están iluminados, porque durante gran parte de la jornada no disponemos de energía eléctrica”. Sin embargo, a veces la oscuridad es importante porque permite “ver y entender aquello que de verdad cuenta en la vida”.

Entre los muchos eventos organizados por la iglesia local, Awad recuerda una obra teatral que fue escrita y dirigida por ella misma, titulada “El nacimiento de la paz”, que fue vista por más de 500 niños en dos funciones. El texto busca contar, precisamente, cuál es el significado de la paz, de compartir, de la aceptación, que son un objetivo que ha de alcanzarse a través de un esfuerzo común “en nosotros mismos y en nuestras familias”.

captura-de-pantalla-2017-01-02-a-las-18-27-03

A continuación, publicamos el testimonio íntegro de la responsable de Comunicación de Cáritas Siria:

Estamos en pleno clima navideño, pero en nuestro país todavía se vive el dolor y el sufrimiento de la Semana Santa de 2011, cuando inició el conflicto en Siria. Sin embargo, a pesar de las dificultades en las cuales, todavía hoy, nos vemos obligados a vivir -en Damasco, hace cinco días que no hay agua, los grupos armados han envenenado los pozos y en los alrededores de la capital se continúa combatiendo- nuestra Navidad es, sin lugar a dudas, maravillosa.

¿Y por qué es maravillosa, a pesar de la guerra? ¡No sabría cómo decírselo de manera racional! Quizás la muerte nos enseña el verdadero significado de la vida y del nacimiento. Tal vez, la tristeza que nos rodea da a los momentos felices mucho más valor.  Un valor mucho, mucho más grande.  Y quizás es por esto que estamos viviendo, con mayor impaciencia, el nacimiento del Niño [mensajero] de la paz en el país.

Nuestra Navidad no es tan resplandeciente ni iluminada como en otras partes del mundo;  nuestros árboles no están iluminados, porque durante gran parte de la jornada no disponemos de energía eléctrica. La guerra nos ha quitado la corriente, junto a tantas otras cosas, como el agua, el kerosén, el gasoil, la calefacción. Moríamos cada día que pasaba, en nuestro intento de recuperar estos bienes de primera necesidad, pero no pasa nada. Cuando no hay electricidad, podemos encender una pequeña vela y ponerla cerca del pequeño pesebre navideño, que, en Siria, cada familia cristiana tiene al pie de su árbol.

Quizás, la oscuridad sea importante a veces, para que el ser humano pueda ver y entender qué es lo que de verdad cuenta en la vida. Y lo que más cuenta en Navidad es precisamente el acontecimiento del nacimiento de Jesús.  Un montón de luces encendidas nos llevaría a concentrarnos sólo en la belleza del árbol, haciendo que sólo con esfuerzo miremos al niño colocado en la gruta, a los pies del pesebre, aguardando a que también nosotros encendamos una luz para iluminarlo y brindarle un poco de calor. Parte de nuestro amor, algo de nuestro consuelo.

Nuestra Navidad en Cáritas, este año, también ha sido distinta de las fiestas de los años anteriores. Estábamos llenos de alegría en las fases preparatorias de varios eventos navideños, en particular, mientras preparábamos la obra que se llevó a cabo el 23 de diciembre en el teatro parroquial de la Cross Church, en Damasco. En el evento participaron, invitados, 550 niños cristianos provenientes de familias necesitadas, que pudieron asistir al espectáculo [que yo misma escribí y puse en escena] titulado “El nacimiento de la paz”. En el texto quise incluir muchos elementos como insignia de la paz, además de mensajes e invitaciones a compartir, y a una aceptación del prójimo, a un esfuerzo común en pos de la construcción de una paz verdadera, en nosotros mismos y en nuestras familias.

La puesta en escena de la obra fue llevada adelante por un grupo de jóvenes y brillantes actores llamado “Enjaz”, con la participación de algunos niños. Entre ellos, de Tony Estephan, un chico de 11 años, que cuenta: “Lo que más me agradó fue haber actuado frente a tantos niños necesitados, que tienen mi misma edad. Es hermoso haberles transmitido mucha alegría, porque el espectáculo es una comedia, y estoy seguro de que les gustó muchísimo”.

Ethraa, una actriz de 22 años, agrega: “La idea que fundamenta el espectáculo representa una novedad. La historia habla de nosotros, de todos los sirios. Los héroes de este relato son los objetos que decoran un árbol de Navidad en Siria: ángeles, estrellas, copos de nieve, luces, botas, bastoncillos y campanas. Entre ellos surge una discusión en torno a si deben quedarse o partir rumbo a otro país, luego de haber descubierto que afuera aún sigue ardiendo la guerra. Una discusión que se da cada día, en cada casa, desde hace mucho tiempo”.

Adam Al-Shami, un actor de 20 años, explica: “La idea de que la paz debe venir de nosotros mismos es fantástica, nunca antes había visto las cosas con esta mirada. Nosotros esperamos que la paz sea el fruto de un milagro, de un hecho externo al 2011; pero nunca antes había pensado en el hecho de que somos nosotros mismos los primeros que debemos construirla. La obra me ha enriquecido con estos pensamientos nuevos, que quiero mantener vivos en mí”.

Rita Jarallah, del comité organizador del espectáculo, cuenta: “Mientras estábamos en la tienda, ocupados en elegir los regalos de Navidad, imaginaba las sonrisas de los niños cuando abrieran los paquetes y encontraran juguetes bellos, que sus padres ciertamente no podían comprar. Cada niño en su paquete encontró también una gorro de lana para el invierno, una bufanda y tres pares de calcetines, confeccionados por algunas mujeres necesitadas, que estaban muy felices de ganar un dinero para sus familias y de prestar un servicio destinado a los niños, con los gorros de abrigo, realizados con tanto amor. Este año, mi Navidad ha sido esto, una fiesta repleta de niños con rostros sonrientes”.

Fadia Nassar, coordinadora de proyectos de Cáritas Siria, recuerda que “mientras en el teatro se desarrollaba el espectáculo, no logro quitarme la mirada de los rostros felices de los niños, que reían todo el tiempo. Todo esto me ha transmitido sensaciones positivas, que ni siquiera logro describir…”.

Sara, una niña de tan sólo 7 años, que estaba entre los cientos de niños que asistieron al espectáculo, cuenta: “Estoy feliz, porque ahora yo también me he vuelto una mamá. Cáritas me regalo una muñeca estupenda y ahora yo también soy una mamá. La cuidaré todo el tiempo”.

John, un niño de 10 años, hace eco de sus palabras, y dice que la obra le “gustó muchísimo, especialmente la parte en la que se mostraba el nacimiento de Jesús. Fueron niños como nosotros los que interpretaron el rol de la Virgen María, de San José, de los Magos y los pastores. Mi sueño es llegar a ser un actor, me gustaría actuar en una obra que hable de la Navidad, como ellos, la próxima vez”.

El pequeño Karim, de 11 años, quiere, por último, agradecer a Cáritas Alemania que ha contribuido a la realización del evento y por los “regalos preciosos que nos han hecho. Este año ha sido una Navidad de luz, y llena de alegría”.

“Nuestros niños necesitan de estas narraciones de paz –concluye Rama Zreik, embajador de la ONU ad honorem para la infancia– y de estos maravillosos conceptos de amor y convivencia. Son los únicos con los cuales será posible reconstruir Siria, y deben ser enseñados desde la más temprana infancia”.

La gente de Alepo reza para que termine la guerra en Siria

Entrevista a sor María de Nazaret, misionera de la Familia Religiosa del Verbo Encarnado

Roma (ZENIT).- El Papa Francisco pidió el pasado domingo en el mensaje de Navidad, dado desde el balcón central de la basílica de San Pedro, paz para el mundo, y citó en particular “la ciudad de Alepo, escenario, en las últimas semanas, de una de las batallas más atroces” y solicitó que “se garanticen asistencia y consolación a la extenuada población civil, respetando el derecho humanitario”.

ZENIT tuvo la posibilidad de contactar a la hermana María de Nazaret, de la Familia Religiosa del Verbo Encarnado, que se encuentra en Oriente Medio, y que nos contó cómo se está viviendo allí esta Navidad.

“En Alepo especialmente este año después de tanto tiempo de dolor –indicó la hermana María– todos no veían la hora de celebrar una Navidad más serena y llena de esperanza, así han podido colocar un árbol de Navidad enorme en la calle, en el centro de la ciudad, donde la gente ha acudido a rezar pidiendo al príncipe de la Paz el fin definitivo de la guerra para este país tan golpeado por el dolor”.

La religiosa recordó que “la Navidad en estas tierras tiene un matiz muy particular porque es el mismo lugar en que el Salvador mismo escogió para nacer”.  Y precisó que “para nosotros como misioneros, es emocionante celebrar la Navidad en Belén, Jordania, Gaza, Alepo o en Jaffo, lugares todos marcados por la historia sagrada, por el paso mismo de Nuestro Señor”.

“Nosotros como misioneros en Gaza y en Alepo –añadió sor María– celebramos la Navidad, con una sencillez y una pobreza que recuerda mucho al establo de Belén: hemos tenido en cada lugar la Santa Misa y luego un festejo familiar junto a los fieles en la misma iglesia”.

Actualmente el dolor de tantos hermanos que sufren, aseguró la religiosa del Verbo Encarnado, “no puede menos que hacernos pensar en los sentimientos de aquel  Niño que recién nacido, llora en el pesebre, en medio de la noche fría acompañado por la Santísima Virgen, San José y un puñado de hombres sencillos que siguiendo la moción de Dios, acuden a un establo para contemplar al Salvador del mundo”.

Indicó además que “desde cada uno de estos lugares de misión donde por gracia de Dios nos encontramos como familia religiosa, es nuestro deseo transmitir un mensaje de fe, de esperanza y de paz”. Añadió que “el hecho de que el Niño Jesus haya escogido para nacer un establo pobre, en condiciones tan adversas,  nos impulsa a nosotros como misioneros de la Familia Religiosa del Verbo Encarnado a querer estar en lugares de misión especiales, donde difícilmente alguien quiere ir”.

“En cada una de nuestras casas, junto a niños con capacidades diferentes, o a niños y jóvenes que no tienen familia, junto a los cristianos que sufren a causa de su fe, a los colegiales que asistimos y junto a todos nuestros amigos queremos anunciar el mensaje de salvación que el Niñito Jesús proclama con su llanto desde el pesebre”, dijo la misionera.

A pesar de la falta de libertad resuena el mensaje de salvación, concluyó sor María, que “la fe de nuestros hermanos cristianos irradia y contagia”.

Siempre en el Mensaje de Navidad, el Papa afirmó: “Es hora de que las armas callen definitivamente y la comunidad internacional se comprometa activamente para que se logre una solución negociable y se restablezca la convivencia civil en el país”. Y que “los israelíes y los palestinos tengan la valentía y la determinación de escribir una nueva página de la historia”, incidió.

En una carta al presidente Al Assad, el Papa pide que se ponga fin a la guerra en Siria

Damasco (Agencias).- El Papa Francisco ha pedido al presidente Bashar al-Assad que se multipliquen los esfuerzos para poner fin a la guerra en Siria, en una carta que el nuncio Mario Zenari ha entregado este lunes al mandatario en Damasco.

Según el contenido de la misiva difundido por la Sala de Prensa del Vaticano, el Pontífice llama al dirigente sirio y a la comunidad internacional “a poner fin a la violencia, a llegar a una solución pacífica de las hostilidades y a condenar todas las formas de extremismo y terrorismo”.

Previamente, la agencia de noticias oficial siria (SANA) había revelado que el Santo Padre solicita en su escrito a Al Assad que “se unan los esfuerzos para finalizar la guerra y restaurar la paz para que Siria continúe siendo modelo de coexistencia entre las culturas y religiones, como siempre ha sido”.

El Papa también expresa su compasión por Siria y su pueblo a la luz de las “difíciles circunstancias” que atraviesa el país árabe en los últimos años, según lo publicado por la citada agencia gubernamental.

Durante el encuentro con el nuncio apostólico, el jefe de Estado ha felicitado a monseñor Zenari por su reciente nombramiento como cardenal y ha subrayado que el hecho de que se le haya mantenido en el cargo es un gesto “apolítico, histórico y humanitario”, que muestra la gran atención de Francisco hacia Siria y su pueblo.

Finalmente, el presidente Bashar al-Assad ha afirmado que el Gobierno sirio está decidido a restaurar la seguridad y la estabilidad en el país.

¡La Virgen María nunca falla!

Queridos Amigos, hoy en el día de la Inmaculada Concepción de la Virgen María les pedimos que nos acompañen con una AVE MARÍA pidiendo por la PAZ en Siria, por el eterno descanso de las víctimas de la guerra, por el consuelo de quienes han perdido a sus familiares, por tantos NIÑOS que han quedado solos… ¡No hay nada imposible para Dios! Tenemos absoluta confianza en que la ¡VIRGEN MARÍA NUNCA FALLA! ¡Feliz día de la Virgen! ¡Dios los bendiga!

Virgen-María

Virgen Santa e Inmaculada, a Ti, que eres el honor de nuestro pueblo y la guardiana atenta que cuida de nuestra ciudad, nos dirigimos con confianza y amor.

¡Tú eres la Toda Hermosa, oh María !
El pecado no está en Ti.

Suscita en todos nosotros un renovado deseo de santidad:en nuestra palabra brille el esplendor de la verdad, en nuestras obras resuene el canto de la caridad,en nuestro cuerpo y en nuestro corazón habiten la pureza y la castidad, en nuestra vida se haga presente toda la belleza del Evangelio.

¡Tú eres la Toda Hermosa, oh María!
La Palabra de Dios se hizo carne en Ti.

Ayúdanos a mantenernos en la escucha atenta de la voz del Señor: el grito de los pobres nunca nos deje indiferentes,el sufrimiento de los enfermos y los necesitados no nos encuentre distraídos, la soledad de los ancianos y la fragilidad de los niños nos conmuevan, toda vida humana sea siempre amada y venerada por todos nosotros.

¡Tú eres la Toda Hermosa, oh María!
En ti está el gozo pleno de la vida bienaventurada con Dios.

Haz que no perdamos el sentido de nuestro camino terrenal: la suave luz de la fe ilumine nuestros días, la fuerza consoladora de la esperanza dirija nuestros pasos, el calor contagioso del amor anime nuestro corazón, los ojos de todos nosotros permanezcan fijos, allí, en Dios, donde está la verdadera alegría.

¡Tú eres la Toda Hermosa, oh María!

Escucha nuestra oración, atiende nuestra súplica: se Tú en nosotros la belleza del amor misericordioso de Dios en Jesús,que esta belleza divina nos salve a nosotros, a nuestra ciudad, al mundo entero.

Amén.

(Oración del Papa Francisco, en el día de ayer 8 de diciembre en Roma).

inmaculada