Soy Nazareno – Dos jóvenes chilenas cuentan sus reflexiones

Reflexiones de dos jóvenes chilenas

luego de escuchar el testimonio

de la Hermana Guadalupe

en Santiago de Chile

 

Hermana Guadalupe en Chile

“Una jóven me escribió hace unos días: mientras muchos buscan pokemones, nosotros buscamos a nuestros familiares bajo los escombros”. 

El testimonio de la Hermana Guadalupe no puede dejar a nadie indiferente. Es un testimonio actual, de fuente directa, de una persona en carne y hueso que viene a hablarnos de cómo día a día nuestros hermanos están siendo asesinados, sin que nadie se entere. Una ciudad sitiada un año sin ser abastecida de agua, luz, comida, mientras intermitentemente se bombardean barrios con familias comunes y corrientes, torturas, cristianos descuartizados…

 

Pero claramente la reflexión

debe ir mucho más allá

del lamento por una “crisis humanitaria”.

Esta situación ha de interpelarnos

y remecernos especialmente

a los cristianos:

 

“No hay amor más grande que dar la vida por los amigos”, “Seréis perseguidos a causa de mi nombre” nos dice Jesús en el Evangelio.

Cristianos perseguidos, mártires del siglo XXI

 

Eso es precisamente lo que están viviendo hoy nuestros hermanos en Alepo.Miles de mártires anónimos que están muriendo por su fe en pleno siglo veintiuno.

Nos remece ver la radical diferencia de realidades con otros que comparten nuestro mismo credo. Nos vemos interpelados en nuestra tibieza diaria, nos retumba en el oído que a los tibios los vomitará Dios.

Allá parece ser que no hay espacio para tibiezas.

O se está dispuesto a morir por Cristo

o se abandona la fe.

¡Qué distinto a nuestro cristianismo!

¡Qué distinto al catolicismo de Misa Dominical

que estamos tan acostumbrados a ver y vivir!

 

El testimonio de la Hermana Guadalupe, que no es sino la voz de toda una Iglesia silenciada, y una de entre las tantas que han vivido esa realidad, es como un balde de agua fría para nuestras acomodadas vidas.

Cristianos de Misa Dominical

Pero ¡qué difícil es no ser tibio

en esta sociedad de la tibieza!

Si pareciera que estamos justamente

en el ambiente más propicio para ello.

Hay poco espacio para el heroísmo.

 

El llamado que nos hace Cristo a los de “este lado” es quizás igual de exigente. “Sean perfectos como el Padre Celestial es perfecto” (Mt. 5, 48). Cristo llama a la santidad no a algunos pocos, sino a todo el mundo. En Alepo el llamado se concreta de modo radical con la misma muerte. Aquí, nosotros tenemos que dar la vida entera cada día.

Dar la vida por Cristo no es solo por morir por Él como los cristianos en muchas partes lo están haciendo, sino que nosotros también lo podemos hacer, dejando morir nuestros caprichos, nuestra vanidad, nuestro orgullo cada día para que el Señor se luzca en nuestras vidas.

 

Siguiendo un ejemplo que daba la Hermana Guadalupe, parece ser que son ellos los que no tienen nada que temer. La decisión ya la tomaron.

 

Nosotros debiéramos vivir aterrados

ante nuestra propia actitud e indecisión.

Ellos ya ganaron.

Nosotros parece que vivimos

en una cuerda floja de cobardía.

Que sí, que no.

Hoy sigo a Cristo, mañana quizás.

Total, la muerte es algo lejano,

si es que no irreal.

 

Ellos, cada día renuevan una entrega absoluta de amor estando dispuestos a morir.

¿Qué podemos hacer por ellos?,

era la pregunta que inevitablemente nacía.

 

Rezar en la calma de una casa que no va a ser bombardeada nos puede hacer sentir inútiles. Pero es que, como dice Thibon, “cuando te digo “rezo por ti”, esto no significa que de vez en cuando musite algunas palabras pensando en tu recuerdo, sino que quiero cargar sobre mis espaldas con toda tu responsabilidad, que te llevo dentro de mí como una madre a su hijo, que deseo compartir, y no solo compartir sino atraer enteramente sobre mí todo ese mal, todo el dolor que te amenaza y que ofrezco a Dios toda mi noche para que Él te la devuelva transformada en luz”.

No olvidemos que nuestra oración sí que tiene poder. Decimos que rezamos por ellos, pero ¿rezamos enserio? ¿Con todo nuestro corazón, con toda nuestra alma y con todas nuestras fuerzas? Así es como ellos nos piden que recemos, con el corazón en Dios, para que nuestra oración dé los frutos necesarios.

 

La fuerza de la OraciónEl testimonio terminó con una canción que resume muy bien lo que están viviendo nuestros hermanos perseguidos y lo que debiéramos vivir también nosotros: “Podrás llevarte mi cabeza, podrás quemarme las iglesias, podrás echarme de la tierra que me vio nacer, pero mi alma es de Dios”. Aprendamos de ellos a centrar la vida en las promesas de Dios, no olvidemos la grandeza de la felicidad eterna junto a Él.

 

Rosario Corvalán
Antonella Descalzi

Nazarenas en Chile

 

Anuncios

Los Nazarenos… ¿quiénes somos?

Queríamos dejar de ser espectadores y

comenzar a ofrecer nuestra ayuda

 

Con el aumento de la difusión de la persecución a los cristianos en Medio Oriente, un grupo de personas en Buenos Aires, Argentina, comenzamos a interesarnos más por el tema para dejar de ser espectadores y ofrecer nuestra ayuda.

Somos personas muy distintas entre sí, pero unidos por la pasión de ser testigos de los mártires de nuestros días, y para apoyar a la Iglesia perseguida en Medio Oriente y África. Todos nosotros hemos sido golpeados por el testimonio de aquellos que siguen a Cristo Sufriente, y que nos dan así ejemplo de fe, perdón y caridad hasta el derramamiento de sangre.

Para identificarnos elegimos el nombre de Nazarenos que es la palabra que el Corán utiliza para referirse a los cristianos y que es usada como insulto por los terroristas del Isis.

Estos, después de tomar la ciudad de Mosul, lo primero que hicieron fue marcar las casas de los cristianos con la “nun” (la letra n en árabe, la primera de la palabra nazareno) para identificarlos, presionarlos a la conversión, para tomar posesión de sus pertenencias e incluso asesinarlos. En la práctica significaba que en esa casa vivían “malditos de Dios”.

 

NUN

Letra NUN

 

En respuesta a esa agresión, hubo protestas no solo de cristianos sino también de musulmanes en el mismo Irak y después en varias partes del mundo, bajo el lema “Yo también soy Nazareno”, en clara señal de apoyo a los cristianos perseguidos.

Y fue así que la palabra “nazareno”

utilizada como insulto por el Estado Islámico,

se transformó en signo de honor:

de querer significar “malditos por Dios”

pasó a decir “perseguidos por causa de Cristo”

es decir ¡dignos de la Bienaventuranza!

 

Nazarenos Buenos Aires

Nazarenos Buenos Aires

 

La primera ayuda de los Nazarenos fue apoyar a la “Familia Religiosa del Verbo Encarnado”, que cuenta con muchas fundaciones en Medio Oriente (Siria, Irak, Gaza, Egipto, Túnez, etc.), en la difusión del genocidio cristiano de nuestros días y que es ocultado por los poderosos del mundo y el desinterés de la mayoría.

Con el crecimiento de nuestro grupo y del accionar, decidimos dar forma a este movimiento para trabajar más eficazmente y para invitar a otros a hacer lo mismo, no limitándonos al lugar geográfico donde nacimos, sino buscando crecer, convencidos que, en todo el mundo, otros cristianos están en la búsqueda de un modo concreto de ayudar a los cristianos perseguidos.

Tomamos el nombre de Nazarenos en honor

de los cristianos de Medio Oriente

que así son llamados por sus perseguidores,

y por ello deben abandonar todo lo que tienen

o son masacrados.

 

Podrán unirse a este movimiento todos aquellos que se consideren llamados por Dios a hacer algo por los cristianos perseguidos.

Buscamos ayudar en lo que podamos a los cristianos perseguidos, sobre todo en Medio Oriente y África. Por medio de la oración y el ofrecimiento; la difusión de lo que está pasando; la ayuda material o de nuestro tiempo; y la conversión personal.

¿Te sentís llamado a ayudar de este modo a los cristianos perseguidos…? ¡Unite a nuestro movimiento! Escribinos a soynazareno1@gmail.com

 

“Estábamos muy ansiosos por escuchar en primera persona lo que está sucediendo en la ciudad de Alepo en Siria”

Encuentro con jóvenes misioneros

de la ciudad de Rojas, Argentina.

 

El pasado mes de abril un grupo de jóvenes de la ciudad de Rojas junto con la Hermana Aurora, comenzamos a organizar una misión juvenil. La Hermana Aurora, fue misionera desde sus comienzos y fue la fundadora de la comunidad de las Hermanas Pobres Bonaerenses de San José en Madagascar y en Rumania. Dedicando así su vida a transmitir su entusiasmo y vocación a los lugares donde visitaba e iba asentándose. Sin ir más lejos, hoy, desde Argentina sigue misionando de diferentes formas, con niños, adolescentes y jóvenes que la siguen por su carisma.

Nuestra misión estaba compuesta por jóvenes de Rojas y de ciudades vecinas.

El objetivo principal consistía

en transmitir la Fe

y la palabra de Dios

con alegría a toda la ciudad,

haciéndoles saber

que Jesús es una caricia de Dios a los hombres.

 

A su vez, misionábamos en barrios de bajos recursos y en asilos de ancianos, llevando cánticos y esperanza para aquellos que más necesitan.

En una de las tantas reuniones de preparación previa, la Hermana Aurora, nos comentó sobre la misión en Medio Oriente de la Hermana Guadalupe y su deseo de invitarla a Rojas para que diera su testimonio. La Hermana Aurora estaba muy interiorizada en el tema y quería que los jóvenes participantes de la misión y los ciudadanos, interesados, de Rojas la escuchasen y sientan lo que la Hermana Guadalupe transmite.
Luego de conversar con el párroco de nuestra ciudad y con su aprobación, la Hermana Aurora buscó la manera de cómo llegar a la Hermana Guadalupe, hasta que consiguió contactarse con uno de los Nazarenos, que son quienes organizan sus eventos.

 

Hermana Guadalupe en la Parroquia San Francisco en Rojas

Hermana Guadalupe en la Parroquia San Francisco en Rojas

 

Al principio lo creíamos imposible ya que nos informaron de la agenda intensa que la Hermana Guadalupe tenía: muchas reuniones y eventos…y nosotros estábamos muy cerca de la fecha de la misión, pero nunca perdimos la esperanza.
Con el correr de los días la Hermana Aurora nos confirmó que definitivamente la Hermana Guadalupe daría su testimonio. ¡Qué gran alegría y emoción para todos! Realmente anhelábamos conocer a la Hermana Guadalupe por su valentía e increíble experiencia en su misión.

Estábamos muy ansiosos por escuchar

en primera persona lo que está sucediendo

en la ciudad de Alepo en Siria

y dejar de estar ajenos a esta realidad.

 

Cuando por fin se encontraron en Rojas, fue realmente emocionante para nosotros poder ser espectadores del llanto de alegría de la Hermana Aurora al abrazarse con la Hermana Guadalupe, porque como bien dice ella “son Hermanas de misión” y la Hermana Aurora realmente deseaba con todo su corazón poder conocerla y tenerla con ella.

 

Hermana Guadalupe con los jovenes de Rojas

Hermana Guadalupe con los jóvenes de Rojas

 

Queremos agradecer enormemente a la Hermana Guadalupe, y a las Nazarenas que la acompañaron, por venir a dar su testimonio en Rojas y demostrarnos lo que es realmente ser perseguido a causa de la Fe. Desde nuestro lugar queremos decirles que todos los días y en cada oración nos acordamos de ellos y rezamos tal como los cristianos perseguidos nos piden.

También tratamos de difundir el tema para que todos estén informados de lo que nuestros hermanos están padeciendo por ser cristianos y para hacerles saber, de alguna forma, que no están ni estarán solos.

 

Renata Caselgrandi
Misionera en Rojas ¡y ahora Nazarena! 🙂

Jóvenes de alma grande

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

A diario mantenemos conversaciones como estas con diversos jóvenes de nuestras residencias universitarias en Alepo:

1) -Cómo van los exámenes?

-Bien hermana, pero es difícil. Estoy rindiendo también los del año pasado. Tuve que dejar un año la Universidad para ayudar a mi familia.

2) Como está tu familia?

Bien, gracias a Dios. Todos están afuera,  solo mi papá permanece en Siria hasta que yo termine de estudiar este año. Después también nos iremos. Quiero recibirme, quiero ir afuera con la posibilidad de hacer algo en mi vida. No puedo desperdiciar tantos años de sacrificio de mi familia. Sería una ingratitud (es un joven de familia muy humilde y es el primero de su clase en las calificaciones).

3) Como haces para costear tus estudios?

-Trabajo todo el verano, incluso hasta un mes después que comienza la universidad, siempre comienzo tarde las clases, hasta juntar el dinero para mantenerme en el año. Por supuesto que es poquísimo, por eso paso el año con menos de lo indispensable. Pero gracias a Dios puedo estudiar. Si Dios quiere este año termino

4) Sabemos que la situación de tu familia es muy difícil, pensamos en ayudarte con los estudios para aliviar un poco a tu familia.

-Muchas gracias hermanas. Mi papá esta enfermo, no puede trabajar. Somos 5 hermanas y un varón, el menor de todos que tiene solo 8 años y solo mi hermana mayor trabaja para sostener a toda la familia. Muchísimas gracias por la ayuda, pero solo la acepto si me da un trabajo a cambio. No quiero recibir nada sin contribuir con mi trabajo, estoy dispuesta a trabajar en cualquier oficio que me asignen.

Y podríamos seguir la lista de ejemplos al infinito. Por otra parte, si se observan los rostros de los jóvenes en las fotos, no son jóvenes que demuestran un estado de ánimo triste o decaído. ¿Dónde reside el secreto? Pensamos que son jóvenes de alma grande:

El joven alegre es un joven grande. De alma grande. De alma gigantesca. Sabe “festejar” la vida. Está contento siempre y no se viene abajo porque sabe que Dios existe. Que Jesucristo murió por sus pecados y los pulverizó. Sabe que el bien es invariablemente más fuerte que el mal y que, por así decirlo, los que siguen a Jesucristo han ganado la primera mano y tienen, pase lo que pase,  el “as de espadas”. Sabe que la persona vale más que las cosas y el espíritu más que la materia. Y, por eso mismo, da el valor que corresponde a las cosas y a lo material, gozando y sirviéndose de ello, sin jamás esclavizarse.

Poder vivir de ese modo en un país que hace 5 años vive en guerra y en el que no hay perspectivas humanas de mejoras, donde al caminar por la calle se aprecia destrucción, dolor y muerte, sin duda es una gracia de Dios. Mantener la esperanza firme y seguir luchando con fuerza cuando no se vislumbra humanamente ningún camino, sin duda no tiene causas humanas, el secreto es sobrenatural, es la gracia de Dios actuando en sus almas. Sirva su testimonio de luz y de guía para tantos jóvenes que transitan por este mundo sin poder encontrar el sentido de sus vidas o sin darse cuenta de cuánto reciben gratuitamente de Dios todo el tiempo.

Una etapa de la vida heroicamente concluida

El logro de una meta siempre reporta gran felicidad, y cuanto más arduo ha resultado alcanzarla, tanto mayor es el regocijo al disfrutar de ella.

Esto es lo que sucede con los jóvenes de nuestras residencias universitarias de Alepo que han egresado este año. Un largo recorrido que se ha tornado árido y difícil a causa de la guerra… Sigue leyendo