Lucy and Neema im Rescue Dada Center fuer Maedchen, die als Strassenkinder in Nairobis Slums gelebt haben.

Rescue Dada Centre: un futuro de esperanza para niñas de Nairobi

Nairobi (OMPRESS).- Las Obras Misionales Pontificias de Inglaterra, Missio England, han presentado la campaña “Missio Christmas Appeal” (Petición de Navidad de Missio). Durante estas Navidades, Missio invita a los fieles católicos ingleses a apoyar la labor que se lleva a cabo en el Rescue Dada Centre de Nairobi, Kenya.

“No podemos permitir que niñas, como Mary Anne, vivan sin la esperanza de un futuro mejor. Cada uno de nosotros puede ayudar, aunque sea un poco”, señalan. Y es que, en este centro de acogida, menores, como Mary Anne, una antigua niña de la calle, reciben todo el apoyo posible para que el resto de sus vidas no sea la calle.

Cada año este centro logra que 70 niñas, de entre 5 y 16 años, abandonen las calles. De manera activa se intenta buscar apoyo de sus familias y, si estas no existen o son ilocalizables, como ocurre en muchos casos, se intenta buscar una familia de acogida. Se hace un seguimiento de cada una de las niñas, se ayuda a las familias y se da apoyo educativo y formativo para que tengan un futuro. Se necesita constancia y compromiso, que es lo que aporta este centro, porque en algunos casos las menores sufren de sida.

Rescue Dada Centre recibe, año tras año, el apoyo de las Obras Misionales Pontificias, gracias a la campaña de Infancia Misionera, que tiene lugar en enero. Se trata de un apoyo económico a la increíble labor llevada a cabo durante los últimos 20 años por voluntarios de la diócesis de Nairobi y, sobre todo, por la hermana Lydia Bertilla. Es una labor de toda la comunidad cristiana que busca que las “dadas” – dada en kisuajili significa niña – sientan el amor de Dios y la esperanza de un futuro mejor.

Niños pintando en Alepo.

Políticos de la UE hablarán por Skype con niños de Alepo el día de San Nicolás

(ACN).- En colaboración con la Fundación Pontificia Internacional Ayuda a la Iglesia Necesitada (ACN), el vicepresidente del Parlamento Europeo, Antonio Tajani, y el enviado especial de la UE para la promoción de la libertad religiosa o de credo, Ján Figel, organizarán el 6 de diciembre una conferencia vía Skype, de una hora de duración, entre políticos del Parlamento Europeo y escolares en una iglesia católica de Alepo (Siria).

Los niños, tanto cristianos como musulmanes, relatarán sus historias y responderán a preguntas sobre su vida en plena guerra. La guerra,que dura ya 5 años, se ha cobrado la vida de más de 400 mil personas, ha destruido 2.960 escuelas; debido a la guerra, de los aproximadamente 2,9 millones de niños en edad escolar, casi 2 millones no pueden asistir a clase. El llamamiento a la paz desea llamar la atención sobre el hecho de que en Siria —a diferencia de Irak—, a pesar de las divisiones que ha producido la guerra, los cristianos y los musulmanes siguen estando unidos.

El responsable de ACN para Próximo Oriente, P. Andrew Halemba, quien concibió esta idea después de varias visitas a la región, declaró: «La videoconferencia entre los niños sirios y los políticos europeos es una continuación del concepto “Dibujos por la paz en Siria”; en este contexto ACN y las iglesias locales sirias, que representan aproximadamente el 95% de todos los cristianos sirios, recogieron más de un millón de dibujos y cartas de niños de todas las religiones, de entre 3 y 16 años de edad, procedentes de escuelas de Alepo, Homs, Tartus, Yabroud y Damasco. Dichos mensajes y dibujos son una llamada vibrante e inocente a la paz que los niños sirios hacen al mundo occidental».

Entre las cartas recogidas se encuentra la de Razan, de 5º curso: «No he visto nada de mi infancia. Mi casa quedó destruida. Mi vida ha cambiado. Cuando oigo explosiones tengo miedo. Muchos ruidos; me siento muy triste cuando veo morir a niños. Espero que Dios haga volver todo a como estaba antes, y que Dios salve nuestro país, Siria». Otro mensaje procede de Shifa, del 6º curso: «Padre, te echo en falta; pero siempre estarás en mi corazón». Una poesía de Shan, de 12 años, procedente de Alepo, describe el sufrimiento en la guerra:

«Rezo: Dios, mi país sufre
Frío, tristeza y oscuridad, sin electricidad ni velas.
Una madre llama con voz no oída

al padre que salió por la mañana y que no es seguro si volverá.

Por favor, Dios, no nos abandones a la aflicción y al hambre.

Dios, sostiene tus manos sobre nosotros; nuestro país sufre.

Niños, como la salida de sol, estudian en la oscuridad;

esperamos buenas noticias rodeadas de misericordia,

confiamos en encontrar sonrisas maravillosas a nuestro alrededor,

pero encuentran corazones negros, más negros que el carbón.

Son bautizados con sangre y nosotros no tenemos ni siquiera lágrimas.

Dios, ¡no abandones nuestro país que sufre!»

Estas cartas y dibujos fueron entregadas a los decisores de la UE e instituciones de la ONU, por los «embajadores de los niños», el patriarca Gregorio III Laham, cabeza visible de la Iglesia greco-católica melquita, el metropolitano de la Iglesia ortodoxa griega George Abou Zakhemde Homs, y el obispo ortodoxo sirio Selwanos Boutros Al Nemeh de Homs, en el marco de un visita a Bruselas y Ginebra celebrada del 10 al 13 de octubre.

Entre otras personas, los representantes de la Iglesia se reunieron con Jean-Claude Juncker, presidente de la Comisión Europea, con Martin Schulz, presidente del Parlamento Europeo, y Federica Mogherini, alta representante de la Unión para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad. En Ginebra, los mensajes de los niños fueron presentados a Filippo Grandi, Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados, y al príncipe Zeid Ra’ad Al Hussein, Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos.

Tras la conversación vía Skype del 6 de diciembre entre los líderes políticos de Bruselas y los niños de Alepo, se presentará una exposición de los dibujos de los niños en una de las salas del Parlamento Europeo. Simultáneamente, el presidente de la Comisión Europea Juncker ha ofrecido integrar los dibujos que recibió durante la visita del Patriarca, en una exhibición más amplia organizada junto con UNICEF y que se titula: «Standing Strong: The Human Faces of the Syrian Crisis» («Permanecer firmes: los rostros humanos de la crisis siria») y que se presentará del 5 al 15 de diciembre en el edificio Berlaymont de la Comisión Europea. Aquí podrán verse 18 dibujos y fotografías de niños sirios tomadas por ACN. A continuación podrán visitarse, durante los tres primeros meses de 2017, en otras sedes de la UE.

Extremistas islámicos protestan contra la construcción de una iglesia.

Indonesia: radicales islámicos amenazan con quemar una iglesia en construcción

Yakarta (Agencia Fides).- “Vamos a quemar la iglesia si las obras continúan adelante”. Con esta amenaza más de 500 musulmanes han protestado en Bekasi, un suburbio de la gran metrópolis de Yakarta, para impedir la construcción de la iglesia católica de Santa Clara. Con sus lemas y protestas, los manifestantes han pretendido denunciar que la Iglesia ha violado la ley, manipulando y falsificando las firmas de los ciudadanos que apoyan la construcción del edificio de culto. Según las disposiciones legales que varían de una provincia a otra, en Indonesia el permiso para la construcción de un templo, de cualquier comunidad religiosa, requiere una petición pública firmada por un número fijo de creyentes, residentes en la provincia interesada.

Según señala una nota de la parroquia de Santa Clara, enviada a la Agencia Fides, los manifestantes han declarado su firme oposición a la construcción de la iglesia, amenazando con marchar y quemarla si no se tiene en cuenta su petición.

En respuesta a las quejas de los manifestantes, el fraile capuchino Raymundus Sianipar, párroco de Santa Clara, ha explicado a la Agencia Fides que la parroquia ha pedido y obtuvo legalmente el permiso de construcción, siguiendo estrictamente los términos administrativos. “La petición fue presentada hace ya 17 años. En los últimos años hemos cumplido con todos los requisitos y regulaciones. Hemos esperado pacientemente respetando la ley y haciendo frente a todos los retos necesarios”, ha asegurado.

Sobre el número de feligreses de la parroquia, el secretario del consejo pastoral parroquial, el P. Rasnius Pasaribu ha explicado que la iglesia tiene cuatro sacerdotes que se ocupan de 9.422 fieles de la basta área de Nord Bekasi que cubre 58 barrios. Se trata de un número alto de fieles que viven también a gran distancia da la iglesia, por lo que es difícil garantizar un adecuado servicio pastoral. “El domingo – ha señalado – se celebra la misa en una sala improvisada con capacidad para 300 personas. Y muchos otros siguen la misa desde la calle. Cuando llueve las personas se aglomeran en la sala y en las terrazas de las casas de los vecinos”.

Tras un periodo de espera de 17 años, el 28 de julio de 2015, el alcalde de Bekasi, el musulmán Rahmat Effendi emitió la licencia de obras para construir la iglesia católica de Santa Clara. “Hemos cumplido con éxito todos los requisitos. Todo está documentado”, ha declarado el P. Pasaribu a la Agencia Fides, rechazando las acusaciones de que el edificio de la iglesia es el más grande de Asia. “El terreno del que disponemos es sólo de 6.500 metros cuadrados, y estamos construyendo un edificio de 1.500 metros cuadrados, enriquecido por espacios verdes fuera”, ha asegurado.

La comunidad católica no nutre ningún tipo de hostilidad hacia los residentes de Bekasi y “la iglesia es un lugar que acoge siempre a todos con los brazos abiertos”, ha recordado el sacerdote. “Somos hermanos, ciudadanos y compatriotas”, ha dicho, pidiendo a los residentes que muestren el mismo espíritu de acogida y de recíproca tolerancia.

El gobierno del presidente de Indonesia, Joko Widodo, había anunciado planes para abordar la cuestión de los permisos para construir lugares de culto, eliminando algunas restricciones establecidas por el notorio “Izin Mendirikan Bangunan”, el permiso de construcción, que desde 2006 regula la creación o restauración de edificios religiosos. Según el decreto actualmente en vigor, cada proyecto para ser aprobado debe ser firmado por al menos 99 fieles y debe ser apoyado por al menos 60 residentes de la zona, aprobado por el jefe del pueblo. Con los años, el permiso para construir o restaurar una capilla o una sala de oración se ha convertido en un tema crucial, objeto de protestas de grupos islámicos radicales, que han bloqueado arbitrariamente proyectos ya en marcha o en fase de estudio.

Batalla por Alepo.

Alepo: el Ejército sirio avanza en los barrios rebeldes. La tragedia de los civiles que huyen

Alepo (AsiaNews).- En las últimas 48 horas, por lo menos 4 mil civiles han huido de Alepo este al oeste, en el sector occidental bajo el control del gobierno. Y todos ellos cuentan las mismas historias, que ningún oído humano va a querer escuchar. Son historias de destrucción, escombros, hambre, falta de medicamentos, terror y la prohibición absoluta por parte de los fundamentalistas islámicos para salir, para escapar o simplemente ponerse a cubierto. Ante los micrófonos de la enviada de la televisión estatal siria, todos los fugitivos dijeron ser utilizados “como escudos humanos”.

En el sector oriental de Alepo, la segunda ciudad más grande del país, hace un tiempo capital económica y comercial, las zonas controladas por los rebeldes (y grupos yihadistas) se han convertido en una enorme prisión para los civiles. Y sólo hay 20 médicos para una población de alrededor de 250 mil personas.

Una señora, entre lágrimas, dijo que los niños son los más afectados y que “la infancia está muerta en Alepo este”. Añadió que la gente no tiene más lágrimas que derramar y “ahora deberán volver a vivir, pero no saben por dónde empezar a hacerlo”.

Alepo es la ciudad mártir por excelencia. No hay una ciudad en la historia moderna que haya conocido durante tanto tiempo un destino de sufrimiento, de cerco, de bombardeos cruzados, en un contexto de indiferencia absoluta, excepto unas pocas (y tímidas) excepciones, por parte del mundo. Una realidad de escombros, de personas privadas de su humanidad, de los requisitos mínimos de dignidad y derechos.

Mientras se están intercambiando acusaciones sobre la responsabilidad de estos hechos, las víctimas no quieren saber quién es el culpable; lo que quieren es que esto termine tan pronto como sea posible. No pueden entender cómo una parte del mundo puede apoyar a los terroristas, quienes les han segregado y obligado a permanecer bajo las bombas, usándolos como escudos humanos. Al mismo tiempo, no logran entender cómo otra parte del mundo puede apoyar a los que les bombardean para liberarlos de sus captores.

Sin duda, ellos están pagando el precio más alto en términos de vidas humanas y destrucción, en heridas y privación, miseria, frío, hambre y dolor.

Un usuario escribió recientemente en una página de Facebook creada precisamente para apoyar a las personas desplazadas en el interior de la ciudad: “Alepo y su martirio permanecerán para siempre como una mancha indeleble en la conciencia de la humanidad. Como el lugar donde la solidaridad ha sido enterrada, donde la humanidad está muerta, donde todas las consignas de libertad y los derechos humanos han perdido su significado, y donde surgen por lo que se han convertido: palabras vacías, espejismo, ilusión”.

En Alepo Oeste, la solidaridad está en su punto más alto entre la gente común, las organizaciones de la sociedad civil y las organizaciones benéficas. Cristianos y musulmanes, todos sin distinción, colaboran con el gobierno para dar una acogida digna a los hermanos salvados del infierno.

En Hananu, en el sector oriental, la lucha ha sido feroz; los militantes islámicos en la zona se han replegado hacia el sur. La televisión estatal siria ha transmitido grabaciones de las conversaciones que tuvieron lugar entre los fundamentalistas a la fuga, que traicionan su estado de “colapso”.

En los archivos de audio surgen acusaciones e insultos intercambiados entre las diversas facciones yihadistas, con sonidos especialmente dirigidos a las facciones pro-turcas. En una grabación surgen duras acusaciones contra “los que se han retirado al interior septentrional, a cambio de 250 dólares cada uno”. Sin embargo, cualquiera que mire a un mapa se da cuenta de que el este de Alepo está completamente rodeado y que ningún combatiente tiene forma de escapar. A menos que, de ser cierto lo que se dijo en las grabaciones, haya una manera de salir no declarada alentada por parte del gobierno.

Lo que está ocurriendo en Alepo este no es una derrota, no es una retirada sino un verdadero colapso de las fuerzas de resistencia fundamentalistas, que ahora ya no tienen una salida. Una situación que se ha agravado especialmente después de la caída del distrito de Hay el Sekhour, ahora bajo el control del Ejército sirio según ha confirmado la agencia de noticias oficial Sana.

Según fuentes fidedignas, los combatientes turcomanos habían salido de la ciudad para unirse y luchar junto al ejército turco en la operación “Escudo del Éufrates”, que ha permitido a Ankara invadir una zona de Alepo.

El ejército turco pretende ocupar el Bab, para después lanzar un ataque a Membej; la fuerza aérea siria ha evitado, sin embargo, esta avanzada, bombardenado la semana pasada por primera vez las fuerzas de ocupación turcas en territorio sirio. En la incursión murieron tres soldados de Ankara, en una clara advertencia de Damasco, y por consiguiente también de Moscú, sobre los límites más allá de los cuales el avance de los turcos podría conducir a una guerra abierta entre Damasco, Teherán, Moscú y Ankara.

Crucifico y bandera de Egipto.

Así viven los cristianos en Egipto, país mayoritariamente musulmán

EL CAIRO (ACI).- ¿Cómo es la vida de los cristianos egipcios tras cinco años convulsos de revoluciones y golpes de estado que transformaron por completo la política y la sociedad del país del Nilo? ¿Están discriminados los cristianos en Egipto?

En Egipto, el islam necesita que se produzca un cambio en su discurso religioso, señala el portavoz de la Iglesia Católica en Egipto, P. Rafic Greiche.

En declaraciones a ACI Prensa, el sacerdote residente en El Cairo lamenta la influencia del salafismo, ideología extremista sostenida y respaldada por el régimen Wahhabí de Arabia Saudí, en el mundo musulmán.

A pesar de todo, señaló que en Egipto “todo cristiano tiene derecho a practicar su religión”, si bien es cierto que “un musulmán que se convierta al cristianismo no puede vivir libremente su fe”.

Tampoco “los eruditos musulmanes, que tendrían la capacidad de impulsar ese cambio de discurso, pueden hablar libremente de los desafíos de la religión islámica, porque podrían sufrir ataques por parte de los salafistas”.

En Egipto, cristianos y musulmanes conviven desde la llegada misma del islam al país. Los cristianos egipcios representan el 5% de una población de casi 90 millones de habitantes en la que el 95% se declara musulmán.

La mayor parte de los cristianos egipcios pertenecen a la Iglesia copta, aunque también existe una pequeña comunidad católica. Los orígenes del cristianismo egipcio se remontan al siglo I con la predicación del Evangelista San Marcos.

El islam irrumpió en el país del Nilo irrumpió en el siglo VII con la llegada de invasores procedentes de la península arábiga.

“Si conoces Egipto, verás que musulmanes y cristianos egipcios viven juntos en los mismos pueblos, en las mismas calles y en los mismos edificios”, destaca.

“La mayoría de los 90 millones de egipcios no tienen problemas para vivir juntos, pero en determinadas zonas, donde la pobreza, la escasa alfabetización y el fundamentalismo tienen una notable presencia, puede haber problemas sectarios”.

Sin embargo, “si comparamos el momento actual con el año 2013 cuando gobernaban los Hermanos Musulmanes, la situación es muy diferente”.

Los cristianos egipcios “son muy religiosos y la Iglesia tiene una gran importancia para sus vidas. En cualquier caso, no se puede negar que, debido al fundamentalismo, hay discriminación, especialmente en algunos sectores de la sociedad como la seguridad, la Universidad o el acceso al mercado de trabajo”, refiere el sacerdote.

Los cristianos han perdido el miedo

Por otra parte, la hermana Expedita Pérez León, misionera comboniana que trabaja en Alejandría con refugiados sudaneses, indica que los cristianos en Egipto han perdido el miedo a exigir sus derechos y se están incorporando poco a poco a la sociedad, dispuestos a asumir sus responsabilidades en una sociedad que lucha por su progreso y cohesión nacional.

La misionera de origen español explica que “ciertamente, se ha producido un cambio en la convivencia religiosa entre cristianos y musulmanes tras la revolución en Egipto”.

Tras 30 años de gobierno de Hosni Mubarak, el 11 de febrero de 2011 el presidente egipcio dimitió como consecuencia de las protestas masivas que reclamaban democracia en el contexto de la llamada “Primavera Árabe”.

Después de un largo proceso electoral, el partido islamista de los Hermanos Musulmanes accedió el poder, hasta que el Consejo Militar Supremo destituyó al nuevo presidente, Mohamed Mursi, y convocó nuevas elecciones.

Desde junio de 2014, el ex militar Abdulfatah Al-Sisi ocupa la presidencia del país al resultar ganador de las elecciones presidenciales. El nuevo presidente limitó la acción política de los islamistas radicales y trabaja en colaboración con los diferentes líderes religiosos por lograr una convivencia pacífica entre musulmanes y cristianos en el país.

Según señala la hermana Expedita, como resultado de todo ese proceso la sociedad ha cambiado tanto en un aspecto positivo, como en otro negativo.

“Me explico: al comienzo de la revolución, cristianos y musulmanes tenían un único objetivo: pan, libertad y justicia; dejando de lado el factor religioso. Después, tras la ‘abdicación’ del presidente Mubarak, el movimiento de corte islámico-religioso se apropió de la revolución para marcar un nuevo objetivo dirigido a establecer un estado islámico en Egipto”.

Sin embargo, la llama de la libertad y de la convivencia entre los egipcios ya había prendido en la sociedad.

“Los cristianos, que se habían liberado de su habitual actitud pasiva ante los asuntos políticos y liberales y, apoyados por una élite de intelectuales egipcios, reclamaron su derecho a la ciudadanía. Incluso se produjeron enfrentamientos durante los cuales los cristianos sufrieron violencia e injusticias sin que el Consejo Militar Supremo interviniera, lo cual lo convirtió en cómplice”.

Fue más tarde, al situarse en primer plano los salafistas, cuando el ejército decidió actuar. Algunos ejemplos de la violencia e injusticias sufridas por los cristianos fueron la destrucción de una iglesia en las cercanías de Guiza, la matanza de manifestantes en El Cairo o los enfrentamientos en el barrio cairota de Moqattam, detalla la hermana Expedita.

“Después de la revolución se revelaron las verdaderas intenciones de todos y se derrumbó la barrera del miedo. Quien reclamaba un estado religioso, lo decía de forma abierta, y quien estaba a favor de un estado laico que garantizara los derechos de todos los ciudadanos independientemente de su religión, también lo expresaba abiertamente”, indica.

“Muchos artículos de diversos intelectuales en diferentes periódicos, revistas o programas televisivos comenzaron a reclamar derechos para los cristianos”.

Libertad religiosa

Al preguntarle sobre la libertad religiosa en Egipto y la discriminación contra la minoría cristiana, la hermana Expedita dice que “no se puede hablar de una persecución deliberada y sistemática, todo depende de las actitudes y puntos de vista”.

“Dado que los musulmanes son la gran mayoría en Egipto, es posible que se dé la impresión equivocada de que hay una persecución o discriminación sistemática”.

La religiosa explica que “los cristianos egipcios tienen fortalezas y debilidades, con todo lo que ello implica. Su religiosidad se expresa en el culto litúrgico y en las prácticas externas con una separación entre la religiosidad y la fe. Sufren un complejo de inferioridad, típico de las minorías”.

Como consecuencia, y debido a la secular discriminación social de la que son víctimas, muchas veces “interpretan cada acción como una conspiración premeditada e intencionada”.

La religiosa comboniana trabaja en Alejandría al servicio de los refugiados sudaneses, en especial en el campo de la educación.

“He sido la coordinadora didáctica de tres escuelas abiertas por los Hermanos Misioneros Combonianos en el Cairo para los refugiados sudaneses y otros”.

Explica que “desde hace un año me encuentro en Alejandría como responsable de una comunidad de hermanas ancianas y enfermas. Nuestra comunidad está situada en una zona popular de la ciudad. Seis de nosotras tenemos una edad entre los 50 y 70 años, mientras que las otras 24 tienen entre 80 y 96 años”.

A pesar de su edad, llevan adelante diversos servicios, como un dispensario para los pobres donde 7 doctores y 5 enfermeras atienden a entre 200 y 300 personas cada día; o una guardería para 300 niños y niñas.

El Ejército gubernamental sirio toma bajo control el área de Masakin-Hanano.

El Ejército sirio sigue liberando las zonas ocupadas por los grupos armados en Alepo

Damasco (Agencias).- El Ejército gubernamental sirio ha lanzado a mediados de noviembre una gran ofensiva contra las posiciones de los grupos radicales en los barrios orientales de Alepo, en el noreste de la ciudad. Los militares se están abriendo paso hacia las zonas ocupadas por los diferentes grupos armados y han logrado un sustancial progreso al tomar bajo control el área de Masakin-Hanano, un importante baluarte de las milicias yihadistas. Se trata del avance más importante del Gobierno de Bashar al-Assad hasta la fecha.

Cinco barrios y más de dos mil edificios han sido liberados de los terroristas del Frente Al Nusra (actualmente, Fatah al Sham) y otros grupos armados afiliados, según han informado fuentes locales. También más de 900 civiles, entre ellos 119 menores, han huido en las últimas 48 horas de un barrio controlado por los milicianos extremistas.

La semana pasada, los altos mandos de las Fuerzas Armadas sirias instaron a los miembros de los grupos armados que retienen los barrios orientales de Alepo a aprovechar el decreto de amnistía y volver a una vida normal, además exigieron que dejen de derramar sangre, bombardear barrios residenciales y atacar a civiles.

Los grupos terroristas como Harakat Noural-Din al-Zenki y Ahrar al Sham, que integran el Frente al Nusra, retienen a civiles en el este de la ciudad y no les dejan salir por los corredores humanitarios abiertos por el Ejército sirio. Actualmente, están atrapadas de 200 mil a 300 mil personas.

Desde marzo de 2011, el país vive un conflicto en el que las tropas gubernamentales se enfrenta a grupos armados y organizaciones terroristas, entre ellas el autodenominado Estado Islámico (EI o Daesh, por su acrónimo en árabe) y el Frente al Nusra. En los últimos meses los combates más intensos se libran en Alepo y sus alrededores.

La guerra siria ha provocado entre 300 mil y 400 mil muertos, según datos facilitados por la Organización de las Naciones Unidas (ONU).

Refugiados.

Experta en terrorismo: “Los nuevos yihadistas saldrán de los campos de refugiados”

(Agencias).- La periodista Loretta Napoleoni, socia fundadora de G-Risk, tiene la certeza de que con los refugiados que llegan a Europa entran terroristas. Según informan algunos medios de comunicación, Napoleoni dice que “estos terroristas que entran con los refugiados no están controlados por el Califato”, sino que “la gente que llega a Europa con los inmigrantes es tan seria y negativa que deciden convertirse en yihadistas. Algunos evolucionan a yihadistas aunque en un principio no lo sean”.

La periodista italiana, que es experta en la financiación de redes terroristas y asesora a diversos gobiernos en la lucha contra el terrorismo, acaba de publicar un libro titulado ‘Traficantes de personas’ (Editorial Paidós) sobre el negocio de los secuestros y la crisis de los refugiados.

En esta publicación, Napoleoni asegura que el Estado Islámico (ISIS o Daesh, por su acrónimo en árabe) no se está lucrando directamente con el tráfico de refugiados. Sin embargo, afirma que Daesh sí que “exige un impuesto a los traficantes cuando cruzan sus territorios. En 2015 fue la forma de financiación más importante para el yihadismo. Ganaban medio millón de dólares al día. Ese año, más de un millón de inmigrantes vinieron a Europa”.

Sobre el tema de la financiación de este grupo, la autora explica que hay una red montada en torno a los miles de negocios que tienen. En su obra habla sobre contrabando, extorsión, tráfico de personas e impuestos que cobran a los traficantes cuando cruzan sus territorios, entre otros.

Además, la periodista nacida y criada en Roma dice que también ganan dinero con los secuestros de personas. “Todos los políticos aseguran que no pagan, pero en realidad lo hacen. Creo que es mejor que los gobiernos no lo hagan. Pero sí que permitan a las familias pagar, porque tienen menos dinero y al final se paga menos”, relata.

Para esta experta en la lucha contra el terrorismo “hay vidas que valen más que otras ante un secuestro. Por ejemplo, un soldado americano vale más que un turista. Pero también hay rehenes que tienen un valor político más alto muertos que vivos. Con el asesinato de periodistas, ISIS consiguió un impacto mundial increíble. Lo que querían era difundir temor y forzar a los Estados Unidos a participar en la guerra de Siria”.

Sin embargo, reconoce que no todo el mundo le da la misma importancia a este drama social. “A la Unión Europea no le importa el tráfico de personas. Quieren una solución rápida, a corto plazo, que no es una solución humanitaria y que a veces tampoco funciona. A largo plazo, de esa gente a la que metemos en campos de concentración saldrá la nueva generación de yihadistas”, advierte.

Finalmente, la periodista italiana destaca que el Estado Islámico no es un grupo de personas aisladas y dementes, fieles a una ideología, sino que son un organismo inteligente y bien organizado. “Creo que son muy inteligentes, comprenden muy bien la globalización, saben luchar y conocen bien a los medios de comunicación. Por supuesto que son muy peligrosos y brutales, pero no están locos”, apunta.

Aun así, opina que Daesh “como tal no sobrevivirá”. Para Napoleoni lo que sí seguirá será la ideología y el concepto. “Son una ideología y no se puede bombardear una ideología. Por ello el término del ‘fénix islamista’ que desaparece y vuelve a reaparecer de sus cenizas”, concluye.