Denuncian la falta de acceso a atención médica urgente en la ciudad siria de Al Raqa

(SOS).- Al Raqa, bastión del Estado Islámico durante los últimos tres años, pese al avance de la ofensiva de la coalición internacional continúa siendo un callejón sin salida para los cerca de 50 mil habitantes que permanecen en la ciudad, donde la población apenas tiene acceso a atención médica de urgencia.

Un ciudadano anónimo aseguró que había perdido a siete miembros de su familia mientras era atendido en el hospital de Tal Abyad por lesiones de metralla en el pecho. Había llegado con su hija y su madre, también herida tras 15 horas sepultada bajo los escombros de un edificio que se había derrumbado en un bombardeo aéreo.

Para escapar, tuvieron que recurrir a redes de traficantes y cruzaron la ciudad con un grupo de 40 personas más. Durmieron al raso y avanzaron siguiendo a varios perros para evitar ser sorprendidos por la detonación de alguna mina. Tardaron diez días en llegar al primer hospital.

“En Al Raqa, si no mueres por los ataques aéreos, lo harás bajo el fuego de mortero. Si no son los morteros, te matará un francotirador y si no, morirás por un explosivo. Si a pesar de todo sobrevives, estarás sitiado por el hambre y la sed porque no hay comida, ni agua, ni electricidad”, lamentó.

“Algunos pacientes han estado atrapados en las líneas del frente durante días e incluso semanas”, dijo en un comunicado la coordinadora médica para Turquía y norte de Siria de MSF, Vanessa Cramond.

“Si han tenido suerte, habrán recibido algunos cuidados médicos básicos dentro de la ciudad pero cuando llegan a nuestros hospitales a menudo sus heridas presentan infecciones graves y pocas veces es posible salvar sus extremidades”, relató Cramond.

El hospital que utiliza esta organización humanitaria está situado en Tal Abyad, a 100 kilómetros al norte de Al Raqa, cerca de la frontera con Turquía. Además, existen centros de atención secundaria en Kobane y Menbij. Los traslados y recogidas se realizan en ocho ambulancias desplegadas a las afueras de la ciudad. Se ha habilitado también un punto de avance en Hazima, en el norte de Al Raqa, para estabilizar a los pacientes más graves y atender a los habitantes de las zonas rurales.

Hace unos días, MSF tuvo que suspender la atención en un centro médico habilitado en una antigua escuela en Hazima porque el edificio estaba plagado de minas y trampas. La mayoría de las lesiones que atiende la organización han sido provocadas por artefactos explosivos improvisados, minas terrestres, municiones sin detonar, metralla y disparos.

MSF cuenta con clínicas en campos de refugiados como el de Ain Issa y centros recientemente habilitados en zonas antes controladas por el Estado Islámico.

(Fuente: Agencias)

Las fuerzas gubernamentales se disponen a cercar al Estado Islámico en Siria

(SOS).- El Ejército sirio y sus aliados han logrado nuevos avances este lunes en una zona desértica de Siria en una maniobra para cercar los focos de resistencia que mantiene el Estado Islámico en el país.

Las fuerzas gubernamentales han tomado varias localidades cercanas a Al Koum, en el noreste de la provincia de Homs, han informado fuentes militares.

Este avance reduce a 25 kilómetros la zona bajo control del grupo radical sunita entre Al Koum y Al Sukhna hacia el sur, que fue tomada por los soldados sirios el sábado.

De lograr cerrar ese área, los yihadistas estarían rodeados en un territorio de 8.000 kilómetros cuadrados hacia el oeste, quedando aproximadamente en el centro de la provincia de Homs.

El Ministerio de Defensa ruso ha indicado que ha participado en la ofensiva asesorando en el traslado de tropas por aire hacia el norte de Al Koum el sábado.

El Estado Islámico está perdiendo territorios en Siria desde dos frentes. Contra el ELS, respaldado por Estados Unidos y liderado por las milicias kurdas YPG, trata de mantener la ciudad de Al Raqa, principal bastión de la organización extremista. Y presionando desde el oeste, el Ejército sirio, apoyado por Rusia e Irán, ha avanzado hasta la provincia de Deir ez-Zor, desde la región de Al Raqa.

Sin embargo, las huestes de Abu Bakr al-Baghdadi todavía dominan la mayor parte de Deir ez-Zor, en la frontera con Irak. Las fuerzas gubernamentales controlan algunos enclaves en la ciudad y una base militar cercana.

(Fuente: Agencias)

El Ejército sirio se enfrenta al Frente al-Nusra en el este de Damasco

(SOS).- En las afueras de Damasco ha tenido lugar la segunda fase de la operación para liberar las áreas de Ain Tarma y Jobar del Frente al-Nusra, informó una fuente militar.

La primera etapa de la operación en el área se ha completado con éxito y el Ejército sirio ha tomado el control de la zona de Sonbol y una red de túneles subterráneos que conduce a Ain Tarma.

Por el momento, los combates se están produciendo cerca de una fábrica de mármol, el túnel de Harmalah y en la parte central de Ain Tarma.

El propósito de la operación es garantizar la seguridad de la capital siria, ya que los yihadistas solían atacar regularmente las afueras de la ciudad, por lo que las tropas gubernamentales han hecho todo lo posible para acelerar el inicio de la operación en las áreas vecinas.

(Fuente: Agencias)

El Ejército sirio libera la última gran ciudad de la provincia de Homs

(SOS).- Las Fuerzas Armadas sirias se han hecho con el control pleno de la última gran ciudad de la provincia de Homs que permanecía en manos del Estado Islámico, según fuentes militares.

El Ejército sirio ha liberado la localidad de Al Sujna, situada a unos 50 kilómetros de Palmira y a la misma distancia de la provincia de Deir ez-Zor, el último gran bastión que le queda al Estado Islámico y objetivo primordial para Damasco.

Los yihadistas han perdido terreno en las últimas semanas como consecuencia de las acciones de sus múltiples rivales, ya que además de contra las fuerzas gubernamentales también combaten contra las facciones rebeldes apoyadas por Estados Unidos. No obstante, el grupo radical sunita aún controla casi toda la provincia de Deir ez-Zor, que limita por el este con Irak.

(Fuente: Agencias)

Los últimos cristianos de Al Raqa logran huir del Estado Islámico

(SOS).- Sawsan Karapetyan, con un rosario en una mano y en la otra una jaula con dos loros, logró huir junto a su familia de Al Raqa ayudada por milicianos que participan en la batalla para expulsar al Estado Islámico de su gran bastión en el norte de Siria.

Esta armenia de 45 años, su marido y cinco allegados, que vivieron aterrorizados durante años, forman parte de los pocos cristianos que se quedaron en la ciudad. Abandonaron finalmente Al Raqa el martes, amparados por la oscuridad de la noche.

Utilizaron una carretera cuya seguridad fue garantizada por combatientes del Consejo Militar Asirio, que luego los trasladaron en la parte trasera de un camión hasta un suburbio de Jazrah, al oeste de la ciudad.

“No quería irme, pero los bombardeos eran tan fuertes que huimos”, relata esta mujer que aún tiene puesta la vestimenta negra impuesta por los yihadistas que llegaron a Al Raqa en 2014.

Como miles de otros que escaparon de las garras del grupo radical sunita, partieron sin llevarse casi nada. Pero Karapetyan no podía separarse de su rosario.

La ofensiva de la alianza kurdo-arabe contra los yihadistas, apoyada por la coalición internacional liderada por Estados Unidos, devastó la ciudad, en donde los civiles se encuentran bajo el fuego cruzado. “Cuando caían bombas en Al Raqa, nos juntábamos para rezar a Dios y pedirle que termine”, recuerda Karapetyan.

“Los últimos días vivimos los peores momentos por los intensos bombardeos. Tenía miedo por mi marido y mi familia“, apunta.

Miles de armenios y cristianos asirios vivían en Al Raqa. Antes de la llegada de los extremistas representaban el 1% de la población de mayoría árabe suní. Los armenios presentes en Siria son los descendientes de los que huyeron de las masacres en Anatolia durante la Primera Guerra Mundial.

Cuando los combatientes vestidos de negro tomaron la ciudad, la mayoría de los cristianos y kurdos huyeron. Amenazados de muerte, debían convetirse al islam o pagar “un arancel” para poder quedarse.

“Cuando llegó el Estado Islámico, sus combatientes quemaron las iglesias, los libros de oración, los ángeles, la estatua de la Virgen María y de Jesús”, lamenta Alexey, de 50 años, uno de los allegados de Karapetyan.

La Iglesia armenia católica de los Mártires y la griega católica de Nuestra Señora de la Anunciación fueron destruidas por los yihadistas.

“Celebrábamos nuestras fiestas en secreto en casa”, añade Alexey, vestida también con la ropa impuesta por el grupo radical sunita. “Quemábamos sólo un poco de incienso para sentir que era una fiesta religiosa”, asevera.

De Jazrah, los siete fíeles cristianos planean ir hacia Alepo, al oeste, para reunirse con parientes con quienes perdieron contacto desde hace un mes. En esa ciudad vive una importante comunidad armenia.

(Fuente: Agencias)

El Ejército sirio gana terreno en la frontera con Jordania

(SOS).- El Ejército de Siria y sus aliados han recuperado este jueves todos los puestos de control situados en la provincia de Sweida, en la frontera con Jordania, que hasta ahora estaban en manos rebeldes.

Fuentes militares han indicado que las tropas sirias han tomado estos 30 kilómetros de frontera con Jordania en un ataque lanzado en las últimas horas.

Por su parte, el portavoz del grupo rebelde denominado la Brigada de los Mártires Ahmed Abdo, Said Saef, ha detallado que las fuerzas gubernamentales atacaron desde dos puntos. “La mayoría de la parte oriental de Sweida está ahora en manos del régimen”, ha dicho.

Otro portavoz rebelde ha explicado que el avance del Ejército sirio se debe en parte a una repentina retirada de la milicia Jaish al-Ashair, que está respaldada por Jordania y que se encargaba de patrullar la frontera.

A pesar de este duro golpe, los grupos armados rebeldes todavía controlan gran parte de la frontera suroeste de Siria con Jordania e Israel.

(Fuente: Agencias)

República Centroafricana – Atacan la misión de Gambo y degollan a varios hombres y niños

(SOS).- El obispo de Bangassou, Mons. Juan José Aguirre, ha advertido del saqueo y ataque a la misión de Gambo, en República Centroafricana, en el que murieron medio centenar de personas. “Han degollado a varios hombres y niños”, ha denunciado.

Mons. Aguirre ha enviado a su hermano una serie de dramáticos correos electrónicos y mensajes por WhatsApp, que este ha remitido a algunos periodistas.

“Han atacado una misión a 75 km de Bangassou llamada Gambo. Han degollado a varios hombres y niños. Todo está muy inquieto. Los jóvenes musulmanes no escuchan a nadie y quieren pelear y se sientan justo delante de la catedral, para que nadie pase”, ha relatado el obispo español.

Monseñor Aguirre ha lamentado que llevan tres domingos sin abrir la catedral “porque nadie quiere venir aquí”. “Necesitamos de vuestras oraciones”, ha escrito a su hermano.

En un nuevo mensaje, el obispo de Bangassou ha advertido que “la misión de Gambo ha sido saqueada, hubo cincuenta muertos”. Y después, ha señalado que también la misión de Bema corre el peligro de ser atacada.

(Fuente: Vatican Insider)