La liberación de Al Raqa acelerará la campaña contra el Estado Islámico en el este de Siria

(SOS).- La pérdida de Al Raqa, antigua capital del Califato proclamado por el Estado Islámico, ha supuesto un duro golpe para los extremistas que, como avanzaron hoy las milicias kurdas y sus aliados, permitirá acelerar la campaña contra el grupo yihadista en el este de Siria.

“La liberación de Al Raqa va a hacer que se acelere la ofensiva en Deir ez-Zor y Al Hasaka” en el noreste del país, señaló la portavoz de la operación Tormenta de Al Yazira de las FSD, Lilwa Ani.

En su opinión, “es natural que lleguen refuerzos de las FSD para la campaña Tormenta de Al Yazira”, como se denomina el operativo de esta alianza —liderada por milicias kurdas y apoyada por la coalición internacional— contra el Estado Islámico en el sur de la provincia de Al Hasaka y el este de Deir ez-Zor.

Hace tres días, las FSD anunciaron la derrota de la organización radical suní en Al Raqa, tras más de cuatro meses de asalto a la ciudad.

En declaraciones a la prensa, el portavoz de las FSD, Talal Salu, adelantó que van a concentrar sus esfuerzos en expulsar a los extremistas de Al Hasaka y Deir ez-Zor.

“Tras la victoria en Al Raqa, una parte de nuestras fuerzas se dirigirá a reforzar la campaña lanzada el 9 de septiembre para liberar totalmente Al Yazira y el este del Éufrates”, explicó Salu, en alusión a Al Hasaka y Deir ez-Zor.

El portavoz de las FSD añadió que el resto de sus combatientes permanecerá en Al Raqa, por si los yihadistas regresan y para proteger a los civiles.

Uno de los comandantes de las FSD, Kino Gabriel, dirigente del Consejo Militar Siriaco Sirio (CMSS), apuntó que, tras la derrota del Estado Islámico en Al Raqa, no tienen muchos milicianos en la población.

A partir de ahora, “nos centraremos en defender las zonas que hemos liberado en el último año. Disponemos, además, de grupos en el norte de Deir ez-Zor y continuaremos la batalla, vamos a tomar parte en la liberación de esa provincia”, dijo el comandante Kino Gabriel.

Por su parte, la coalición internacional, comandada por Estados Unidos, aseguró que continuará apoyando a las FSD en la batalla contra los yihadistas.

“La coalición seguirá respaldando a nuestros socios probados, las FSD, en la lucha contra el Estado Islámico en la región hasta que sea completamente vencido”, manifestó una fuente de la Oficina de Asuntos Públicos de la alianza internacional.

Esta ayuda a las FSD se materializa en el empleo de “todos los activos de inteligencia, bombardeos de precisión y asesoramiento de combate”, explicó la citada fuente, que no precisó cuál será el siguiente objetivo después de Al Raqa.

Si las facciones kurdas y sus aliados toman la ciudad de Markada, localizada en el sur de Al Hasaka y cerca de la frontera con Irak, tan solo quedarán en manos de la organización radical suní en la provincia algunos pueblos y aldeas situados en la línea de suministros desde el territorio iraquí.

Tras su derrota en Al Raqa, los extremistas actualmente están confinados en áreas de Al Hasaka y Deir ez-Zor, así como en el este de la provincia central de Homs.

En paralelo a las operaciones de las FSD, el Ejército sirio está desarrollando su propia ofensiva contra el Estado Islámico en las dos últimas regiones.

Unidades castrenses gubernamentales comenzaron ayer un ataque a gran escala contra los milicianos vestidos de negro en la zona de Huiya Sakr, en la estratégica urbe de Deir ez-Zor.

Pese a su retroceso en Siria, todavía resulta difícil vislumbrar el fin del grupo yihadista, que aún mantiene territorio en Irak, donde el pasado 10 de julio perdió su feudo más importante en este país, la ciudad de Mosul.

Además, varios dirigentes y miembros de la organización radical suní, tanto sirios como extranjeros, huyeron en los últimos días y semanas de Siria —desde Al Raqa, Deir ez-Zor y Homs— a Turquía.

Los extremistas se dirigieron desde esas provincias a áreas bajo control de facciones rebeldes aliadas de Ankara en el norte y el noroeste de Alepo, y desde allí alcanzaron el territorio turco.

(Fuente: Agencias)

Anuncios

Dirigentes y miembros del Estado Islámico huyen de Siria a Turquía

(SOS).- Varios dirigentes y miembros del Estado Islámico, tanto sirios como extranjeros, han huido en los últimos días y semanas del territorio sirio a Turquía.

Esos combatientes de la organización radical suní han escapado de las provincias de Al Raqa y Deir ez-Zor, en el noreste de Siria, y del este de la región central de Homs, según fuentes locales.

Los yihadistas se han dirigido desde esas zonas a áreas bajo el control de las facciones rebeldes de la campaña “Escudo del Éufrates”, apoyadas por Turquía, en el norte y el noroeste de la provincia de Alepo (noroeste sirio). Desde allí, han llegado al territorio turco.

Los extremistas han pagado entre 20 mil y 30 mil dólares para poder atravesar las zonas que están bajo el control de los grupos de la ofensiva “Escudo del Éufrates” para garantizar un trayecto seguro.

Hace semanas, cientos de seguidores del Estado Islámico que estaban en Homs salieron en dirección a Al Hasaka, donde se han escondido, aunque algunos también han huido a Turquía.

Facciones rebeldes, respaldadas por fuerzas turcas, iniciaron el año pasado la ofensiva Escudo del Éufrates contra la organización radical suní y las milicias kurdas en el norte de Alepo.

Tanto el Gobierno sirio como los milicias kurdas acusan a Turquía de proteger al Estado Islámico.

El grupo yihadista está en pleno retroceso en Siria, donde hace dos días perdió el control de la ciudad de Al Raqa, antigua capital del Califato, después de una ofensiva de las milicias kurdas y sus aliados.

(Fuente: Agencias)

Siria exige la retirada inmediata de las fuerzas turcas de la provincia de Idlib

(SOS).- Siria ha exigido la retirada “inmediata e incondicional” de las tropas turcas de la provincia siria de Idlib, cuyo despliegue equivale a una “agresión flagrante”, ha señalado el Ministerio de Exteriores sirio.

“La República Árabe Siria condena en los términos más enérgicos la incursión de unidades militares turcas en la provincia de Idlib, que constituye una grave agresión contra la soberanía y la integridad territorial de Siria y una violación flagrante del derecho internacional”, ha manifestado Exteriores en un comunicado.

Desde la Cancillería siria han asegurado que la “incursión” de las tropas turcas constituye un “incumplimiento” del acuerdo alcanzado por Rusia, Turquía e Irán en la capital de Kazajistán, Astaná.

“El régimen turco no puede justificar de ninguna de las maneras” su acción, ha subrayado el Ministerio de Exteriores sirio, al tiempo que ha recordado que Turquía “tiene que cumplir con lo estipulado en el acuerdo de Astaná”.

Por su parte, el presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, ha aseverado que las medidas adoptadas están dirigidas a mantener la seguridad en la frontera entre las dos naciones.

El pasado jueves, el Ejército turco anunció el despliegue de sus fuerzas en la provincia de Idlib. Los medios de comunicación indicaron que varias decenas de vehículos blindados y un centenar de militares cruzaron el paso fronterizo de Bab al-Hawa esa misma noche.

Según el portavoz de las Unidades de Protección del Pueblo (YPG) en Afrin, Rojhat Roj, el convoy militar turco se trasladó a los puntos de contacto con las milicias kurdas y en ningún caso a zonas de Idlib.

Diferentes analistas internacionales consideran que la operación turca en suelo sirio tiene como objetivo evitar una mayor influencia de las YPG y de sus aliados en el norte del país árabe.

(Fuente: Agencias)

Turquía envía militares a la provincia siria de Idlib

(SOS).- Unas unidades del Ejército turco han entrado en Siria para una misión exploratoria en la provincia noroccidental de Idlib, en el marco de los Acuerdos de Astaná sobre la implementación del alto el fuego en el vecino país árabe.

“Elementos de las Fuerzas Armadas turcas realizan desde el 8 de octubre de 2017 actividades de exploración en la región de Idlib para establecer puntos de vigilancia”, ha precisado el Estado Mayor turco en un comunicado publicado hoy en su página web.

Moscú, Teherán y Ankara se comprometieron en estos pactos a controlar la implementación de la tregua acordada en Siria el 30 de diciembre pasado, para “poner fin a los combates, hacer llegar ayuda humanitaria a quienes la necesitan y facilitar que los desplazados vuelvan a sus casas”.

El anuncio de las Fuerzas Armadas turcas tiene lugar dos días después de un importante despliegue de tanques y vehículos militares en la provincia turca de Hatay, fronteriza con Idlib.

El sábado se supo que Ankara había ayudado a trasladar milicias rebeldes desde las regiones del norte de Alepo a través de territorio turco hasta Hatay, para que desde ahí avanzaran sobre Idlib, actualmente en manos del grupo salafista

La creación de cuatro zonas de distensión en Siria fue acordada por Rusia, Turquía e Irán en la cuarta ronda de negociaciones sirias en Astaná celebrada el 3 y 4 de mayo de 2017.

Las áreas abarcan la gobernación de Idlib, parte de las vecinas Latakia, Alepo y Hama, parte del norte de la gobernación de Homs, Guta Oriental y determinadas zonas del sur de Siria, en las gobernaciones de Deraa y Al Quneitra.

La primera zona de distensión en Al Quneitra, Suwaida y Deraa (suroeste de Siria) entró en vigor el pasado 9 de julio.

La segunda área, en Guta Oriental, empezó a funcionar el 22 de julio y la tercera, en el norte de Homs, el 3 de agosto.

En la sexta reunión sobre Siria en Astaná celebrada los días 14 y 15 de septiembre, Rusia, Turquía e Irán anunciaron la creación definitiva de la cuarta zona de seguridad en la provincia de Idlib.

(Fuente: Agencias)

Los líderes del Estado Islámico quieren crear otra red terrorista internacional

(SOS).- El director del Servicio Federal de Seguridad de Rusia, Alexandr Bortnikov, advirtió hoy de que los líderes del Estado Islámico, prácticamente derrotados en Siria e Irak, tienen intención de crear otra red terrorista internacional.

“Tras sufrir prácticamente una derrota en la creación de su califato en Siria e Irak, los jefes del Estado Islámico y de otros grupos terroristas aliados se han propuesto crear una nueva red terrorista mundial”, dijo Bortnikov al abrir en Krasnodar (sur de Rusia) el 16º Consejo de jefes de inteligencia en el que participan delegaciones de 74 países.

El jefe del FSB recordó que en lo que va de año, el número de muertos en atentados terroristas en todo el planeta “se cuenta por miles”.

“En la actualidad los líderes de las organizaciones terroristas internacionales redistribuyen sus fuerzas y medios. Sus milicianos se expanden más allá de Oriente Próximo y se concentran en regiones inestables con el objetivo de crear nuevos focos de tensión y conflictos armados”, aseguró Bortnikov.

Afganistán es, según el FSB, el país dónde más combatientes nuevos del Estado Islámico han llegado tras sus derrotas militares en Siria e Irak, y desde el que pueden infiltrarse en Irán, China, India y las antiguas repúblicas soviéticas de Asia Central.

Mientras, el ministro de Asuntos Exteriores ruso, Serguei Lavrov, destacó que la reciente reunión en Ankara entre el presidente ruso, Vladimir Putin, y su homólogo turco, Recep Tayyip Erdogan, ya ha dado sus resultados en la lucha antiterrorista en Siria.

“Las negociaciones en Ankara entre los presidentes de Rusia y Turquía han dado su resultado. Los grupos armados que entraron en los acuerdos sobre la zona de seguridad en Idlib han empezado a luchar más activamente contra el Frente al-Nusra”, afirmó Lavrov.

A su vez, el Ministerio de Defensa de Rusia informó hoy de que el líder de Hayat Tahrir al-Sham (antiguo Frente al-Nusra y filial de Al Qaeda), Abu Muhammad Al Julani, resultó herido de gravedad en un bombardeo lanzado ayer por la aviación rusa en Siria.

“Como resultado del ataque, el líder de Al Nusra, Abu Muhammad Al Julani, recibió múltiples heridas por esquirlas y se quedó sin un brazo. Según varias fuentes independientes, se encuentra en estado crítico”, indicó el portavoz del Ministerio de Defensa, Igor Konashenkov, en un comunicado difundido por su cartera.

(Fuente: Agencias)

Rusia, Turquía e Irán abordarán la creación de una zona segura en Idlib

(SOS).- El ministro de Exteriores de Rusia, Sergei Lavrov, ha anunciado este domingo que representantes de los gobiernos de Rusia, Turquía e Irán se reunirán entre el 8 y el 9 de agosto en Teherán para seguir trabajando en la creación de zonas seguras en Siria.

Así lo ha indicado Lavrov en declaraciones a la prensa sobre la reunión que ha mantenido con su par turco, Mevlut Cavusoglu, al margen de la cumbre de la Asociación de Naciones del Sureste Asiático (ASEAN) que se ha celebrado este fin de semana en la capital filipina, Manila.

Lavrov y Cavusoglu “han discutido sustantivamente la situación en Siria, en el contexto de la aplicación del acuerdo para la creación de zonas seguras (…) y del proceso para buscar una solución política”, ha informado el Ministerio de Exteriores ruso.

El jefe de la diplomacia rusa ha comentado que “ahora se está trabajando sobre la zona segura más grande -y tal vez la más complicada- en la provincia de Idlib”, la única que está totalmente en manos de los grupos armados que luchan contra el Gobierno sirio.

Rusia, Turquía e Irán firmaron en mayo un acuerdo para crear cuatro zonas seguras en Siria. En julio se estableció una primera en las provincias de Quneitra, Suwaida y Deraa y otra en Guta Oriental. Ya en agosto ha entrado en vigor la tercera en Homs.

Estos tres países son los garantes del llamado proceso de Astaná, cuyo objetivo es lograr un alto el fuego real entre las partes y que transcurre en paralelo a las negociaciones de paz auspiciadas por Naciones Unidas en Ginebra.

(Fuente: Agencias)

Turquía refuerza su presencia militar en la frontera con Siria

(SOS).- El Ejército turco ha enviado un nuevo convoy militar a la provincia de Kilis, fronteriza con Siria. El contingente de artillería, formado por seis tanques y vehículos militares con obuses, ha sido desplazado en las últimas horas cerca del enclave de Afrin.

En esa zona se han producido con frecuencia enfrentamientos entre el Ejército turco y las Unidades de Protección del Pueblo kurdosirias (YPG), y ambos se han acusado mutuamente de iniciar las hostilidades.

Las YPG son el principal contingente de las FSD, una alianza armada kurdo-árabe apoyada por Estados Unidos que trata de arrebatar al Estado Islámico la ciudad de Al Raqa.

Ankara las considera una organización terrorista y las define como una simple filial siria del proscrito Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK), la milicia kurda en Turquía.

Las autoridades de Afrin, en el norte de la provincia de Alepo, han denunciado en varias ocasiones ataques del Ejército de Turquía, así como un creciente despliegue militar en la frontera turca.

(Fuente: Agencias)