Siria – La comunidad internacional cree que hay opciones de paz tras el acuerdo de alto el fuego

(SOS).- El secretario general de Naciones Unidas, António Guterres, ha aplaudido el acuerdo de alto el fuego y entrega de ayuda humanitaria en el suroeste de Siria, alcanzado recientemente con la mediación de Rusia, Estados Unidos y Jordania.

En un comunicado, Guterres ha afirmado que es “un importante paso adelante” y ha subrayado que el anuncio facilitará “una reducción de la violencia y un aumento del acceso humanitario en Siria, en línea con la búsqueda del objetivo de un alto el fuego nacional, respaldado por múltiples resoluciones del Consejo de Seguridad”.

Asimismo, el secretario general de la ONU ha pedido a todas las partes “que redoblen sus esfuerzos para lograr una solución política al conflicto sirio”.

El texto ha sido publicado horas después del inicio en la localidad suiza de Ginebra de la séptima ronda de contactos auspiciados por Naciones Unidas entre las partes en conflicto en Siria.

Desde Ginebra, el enviado especial de la ONU para Siria, Staffan de Mistura ha asegurado que el éxito del alto el fuego pactado en el suroeste de Siria podría ser el comienzo para lograr una auténtica paz, pero ha alertado de que estas medidas de distensión solo pueden ser provisionales y debe evitarse el riesgo de división del país.

“El acuerdo está aguantando ampliamente y bastante bien. En todos los acuerdos hay un periodo de ajuste. Estamos vigilando muy cuidadosamente, pero podemos decir que creemos que tiene opciones de funcionar”, ha afirmado De Mistura.

El diplomático italo-sueco ha revelado además que se están manteniendo contactos en Amán para certificar el cumplimiento del acuerdo de alto el fuego.

“El proceso de distensión debe examinarse como temporal y se entiende que de ningún modo socava la integridad territorial de Siria”, ha matizado De Mistura en rueda de prensa. Estas zonas de distensión “en ningún caso deben convertirse en la preparación de las zonas de influencia o la división del país”, ha insistido.

El representante de la ONU ha destacado que este alto el fuego es un paso muy importante para la solución del conflicto. “Consideramos que este acuerdo tiene muchas posibilidades de ser implementado (…). Es el resultado de una preparación larga y de negociaciones detalladas”, ha apuntado.

Por su parte, la Alta Representante de Política Exterior de la Unión Europea, Federica Mogherini ha dicho que el alto el fuego parcial en Siria es un “primer paso” positivo, al que la Unión Europea estaría dispuesto a ayudar si ve que realmente se pone en práctica, por lo que ha instado a las partes a “hacerlo funcionar”.

“Como primer paso, lo celebramos, como primer paso estamos dispuestos a apoyarlo, si y cuando se implemente, con los medios que podemos ofrecer”, ha declarado la jefa de la diplomacia en una rueda de prensa en Bruselas, junto al ministro de Exteriores de Jordania, Ayman Safadi.

Mogherini ha adelantado que este asunto será, “sin duda”, uno de los temas de la agenda que discutirá hoy con el ministro de Exteriores ruso, Sergei Lavrov, en la reunión bilateral que tendrán en Bruselas.

En cualquier caso, la Alta Representante ha apostado porque el acuerdo pueda allanar el camino hacia la que debe ser “la solución real” de la crisis en Siria, que pasa por un “acuerdo político” en la mesa de Ginebra.

“Por supuesto, si hay algo que podamos hacer para reforzar ese acuerdo con medidas complementarias que la UE puede ofrecer, estaremos dispuestos a hacerlo. Pero me parece que estamos aún en un paso muy prematuro”, ha advertido la política italiana.

“Mi mensaje es: Háganlo funcionar, porque la gente en Siria merece tener paz y un alto el fuego”, ha concluido Mogherini, para quien este acuerdo puede abrir el camino hacia un alto el fuego en todo el país.

El ministro de Exteriores ruso también ha manifestado su esperanza de que el acuerdo de alto el fuego en el suroeste de Siria se pueda ampliar a otras zonas del país y contribuya a la lucha antiterrorista.

“Los éxitos en la creación de las zonas de distensión, en primer lugar, el acuerdo entre Rusia, Estados Unidos y Jordania del 7 de julio sobre la creación de una zona en la suroeste de Siria, así como el conjunto de avances sobre otras tras zonas de distensión, que están de a punto de formalizarse en el marco del proceso de Astaná”, ha señalado Lavrov. En ese sentido, ha asegurado que seguirán colaborando con Estados Unidos para que se aplique el alto el fuego.

A mediodía del 9 de julio entró en vigor el alto el fuego en las provincias de Quneitra, Suwaida y Derá, en el suroeste de Siria. El Ejército sirio había cesado las hostilidades en estas provincias varios días antes, pero advirtió de que respondería en el caso de violaciones.

En una primera etapa, el mantenimiento de la seguridad en torno a esa zona de distensión correrá a cargo de la Policía Militar rusa, que se coordinará con los estadounidenses y los jordanos.

Otras tres zonas de distensión deben abarcar la provincia de Idlib, parte de las vecinas Latakia, Alepo y Hama, parte del norte de la provincia de Homs y Guta Oriental, según la propuesta rusa presentada en mayo y apoyada en Astaná por Turquía e Irán.

(Fuente: Agencias)

Ginebra IV – Arrancan las conversaciones de paz entre el Gobierno sirio y los rebeldes

(SOS).- Las negociaciones de paz entre los grupos armados rebeldes y el Gobierno sirio auspiciadas por la ONU se reanudaron este jueves en Ginebra.

Las delegaciones invitadas a la cumbre llegaron ya casi todas anoche a la ciudad suiza, lo que permitió al enviado especial de Naciones Unidas para Siria, Staffan de Mistura, celebrar reuniones bilaterales con los participantes.

El representante permanente de Siria ante la ONU, Bashar al-Jaafari, es una vez más el jefe de la delegación gubernamental y fue el primero en acudir a la cita.

Por su parte, la delegación que engloba a los grupos armados rebeldes está encabezada de nuevo por la Comisión Suprema para las Negociaciones (CSN) y cuenta con Mohamed Sabra como jefe negociador. Además, Nasr al-Hariri preside la llamada coalición opositora.

Las conversaciones de paz, denominadas Ginebra IV, se basarán en la resolución 2254 del Consejo de Seguridad de la ONU, que prevé el establecimiento de un gobierno “inclusivo”, un calendario para la elaboración de una nueva Constitución y la celebración de elecciones en Siria.

De Mistura admitió el miércoles que no espera una solución “inmediata” al conflicto, pero su intención es crear un “impulso muy proactivo” para promover una serie de rondas que permitan profundizar en las cuestiones sustanciales para un acuerdo político en el país árabe.

El representante de la ONU expresó mayor confianza en los diálogos de Astaná, patrocinados por Rusia, Turquía e Irán y cuyo objetivo es velar por el cumplimiento del alto el fuego que rige en todo Siria, salvo para los grupos terroristas, desde el pasado 30 de diciembre.

La anterior ronda de negociaciones en la ciudad suiza tuvo lugar del 13 al 27 de abril de 2016. En ese encuentro, las partes no llegaron a un consenso sobre las modalidades de una posible transición política en el país árabe.

_20170222163741-ksyb-u42244550149nle-656x437lavanguardia-web

l-ambassadeur-syrien-a-l-onu-et-chef-de-la-delegation-gouvernementale-bachar-al-jaafari-le-23-fevrier-2017-a-geneve

Syrian Ambassador to the U.N. Bashar al Jaafari (C) arrives at the United Nation in Geneva, Switzerland, February 23, 2017. REUTERS/Pierre Albouy

le-chef-de-la-delegation-de-l-opposition-syrienne-nasr-al-hariri-d-et-l-un-de-ses-membres-yahya-kodmani-le-23-fevrier-2017-a-geneve

Head of opposition delegation for the Geneva IV conference on Syria Nasr al-Hariri (C) arrives at the United Nations office in Geneva, Switzerland, February 23, 2017. REUTERS/Pierre Albouy

(Fuente: Agencias)

La ONU retrasa al 20 de febrero las negociaciones de paz sobre Siria

(SOS).- El enviado especial de la ONU para Siria, Staffan de Mistura, decidió posponer hasta el 20 de febrero el inicio de las nuevas negociaciones de paz para buscar una solución política al conflicto sirio.

La próxima ronda de contactos estaba prevista para el 8 de febrero en Ginebra, aunque en los últimos días Rusia ya había apuntado que la cita se iba a retrasar, una decisión criticada por Moscú.

De Mistura informó este martes de su decisión a los miembros del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas durante una reunión a puerta cerrada.

Posteriormente, De Mistura explicó a la prensa que esa posposición del proceso auspiciado por la ONU responde a dos motivos.

El primero de ellos es dar la oportunidad de que se implemente el mecanismo de vigilancia del alto el fuego en Siria acordado en la reunión de Astaná. “Si el alto el fuego se consolida, como esperamos que ocurra, ayudará a que se concreten las conversaciones sobre Siria”, dijo el diplomático.

En segundo lugar, “queremos dar la oportunidad al gobierno de asistir comprometido para conceder y discutir y dar la oportunidad a la oposición de presentarse unificada”, explicó.

En este sentido, De Mistura indicó que si para el 8 de febrero la [mal llamada, ndr] oposición no se ha organizado para asistir a Ginebra como un grupo unido, utilizará la prerrogativa que como enviado especial le otorga el Consejo de Seguridad para seleccionar la delegación, haciéndola lo más incluyente y representativa posible de los grupos armados rebeldes y la oposición política.

Por otra parte, el mediador de la ONU para Siria insistió en la necesidad de acelerar la entrada de ayuda humanitaria a todo el territorio sirio.

Finalmente, De Mistura apuntó que mientras más pronto se tenga un alto el fuego estable y un proceso político en marcha, más fácil será combatir a las organizaciones terroristas identificadas por el Consejo de Seguridad: el Frente al-Nusra y el Estado Islámico (Daesh, por su acrónimo en árabe).

La semana pasada, Rusia, Irán y Turquía organizaron negociaciones en Astaná entre representantes del Gobierno sirio y de los grupos armados rebeldes.

En la capital kazaja, Moscú presentó a los sirios su proyecto de Constitución para el país árabe, en un “intento de reunir” en el mismo texto “los puntos en común” expuestos en los últimos años por “Gobierno y representantes de la oposición sirios”.

Mientras, las potencias occidentales y otros miembros del Consejo de Seguridad insisten en que con vistas al futuro el proceso de paz debe continuar liderado por la ONU.

Así lo defendieron este martes los embajadores de Francia, el Reino Unido o Suecia, país que preside en enero el Consejo.

En un comunicado emitido por la organización, el Consejo de Seguridad de la ONU exhortó a los bandos del conflicto sirio a participar en las negociaciones de Ginebra sin poner condiciones previas.

“Los miembros del Consejo de Seguridad esperan el reinicio de las negociaciones sirias y apoyan al enviado especial de la ONU para Siria, Staffan de Mistura en el propósito de reanudar las conversaciones en Ginebra cuanto antes, llamando a las partes sirias a involucrarse en las negociaciones sin poner condiciones previas”, indicó el documento.

El Consejo de Seguridad de la ONU también reconoció en su declaración la importancia del encuentro sirio en Astaná como un paso de avance en la solución del conflicto, que dura ya más de cinco años.

Las últimas conversaciones entre el Gobierno sirio y los grupos armados rebeldes, promovidas por Irán, Rusia y Turquía, tuvieron lugar el 23 y el 24 de enero en la capital de Kazajistán y se centraron en la consolidación de la tregua vigente en Siria desde el 30 de diciembre de 2016.

(Fuente: Agencias)