Israel rechaza el alto el fuego en Siria

(SOS).- El primer ministro de Israel, Benjamin Netanyahu, ha anunciado que su país rechaza el alto el fuego declarado en el sur de Siria, alcanzado la semana pasada por mediación de Rusia y Estados Unidos, al considerar que se trata de un gesto que beneficia a Irán. Así lo ha hecho saber Netanyahu durante el encuentro mantenido este domingo en París con el presidente de Francia, Emmanuel Macron.

Al mismo tiempo que el dirigente israelí realizaba estas declaraciones, fuentes oficiales del Gobierno de Tel Aviv han ratificado que Israel responderá si recibe algún nuevo ataque desde Siria. “Este alto el fuego es un acuerdo horrible que no tiene en cuenta las necesidades de seguridad de Israel”, han asegurado las citadas fuentes gubernamentales.

Entre los varios temas que Macron y Netanyahu han abordado durante la reunión ha aparecido la situación en Líbano, donde el presidente francés ha dicho comprender el peligro que representa el partido milicia chií Hezbolá para los intereses de Israel.

“Comparto la preocupación de Israel sobre la actividad de Hezbolá en el sur del Líbano y sobre las armas en posesión del grupo. Mi deseo es el de llevar a cabo una iniciativa diplomática para promover una reducción de la tensión en la zona”, ha declarado Macron.

Francia es uno de los principales países que conforman la Fuerza Provisional de las Naciones Unidas en el sur del Líbano.

Para expresar su profunda inquietud por el acuerdo alcanzado a principios de julio al margen de la cumbre del Grupo de los 20 (G20) en Hamburgo, el mandatario israelí también ha mantenido la noche del domingo una conversación telefónica con el secretario de Estado estadounidense, Rex Tillerson, y ha anunciado que mantendrá pronto otra con el presidente ruso, Vladimir Putin.

El alto el fuego pactado entre Estados Unidos y Rusia prohíbe a las milicias apoyadas por Irán operar en áreas estratégicas de Siria adyacentes a la frontera de Israel con Jordania.

(Fuente: Agencias)

Rusia y EEUU trabajan en un segundo acuerdo de alto el fuego en Siria

(SOS).- Rusia y Estados Unidos están trabajando sobre un segundo acuerdo de alto el fuego en Siria, según ha afirmado el presidente estadounidense Donald Trump en una rueda de prensa conjunta con su homólogo francés, Emmanuel Macron.

El mandatario norteamericano ha aplaudido el armisticio en el sur de Siria, acordado por Rusia, Estados Unidos y Jordania, que entró oficialmente en vigor el pasado domingo.

“Al tener alguna comunicación y diálogo [con Rusia] pudimos lograr un alto el fuego y va a ir muy bien”, ha señalado Trump, al tiempo que ha reconocido que “francamente, estamos trabajando en un segundo alto el fuego en una parte muy difícil de Siria”.

Durante los cinco días que lleva la tregua, “se han salvado muchas vidas, muchas personas no han muerto, no se han disparado tiros en una parte muy peligrosa del mundo”, ha asegurado el presidente estadounidense.

A su vez, el presidente galo ha dicho que París ha cambiado su doctrina con respecto a Siria, de manera que ahora la lucha contra el terrorismo en el país se ha convertido en su máxima prioridad, mientras que derrocar al presidente Bashar al-Assad ya no es tan relevante.

Macron ha explicado ese cambio con el deseo de “trabajar en estrecha colaboración con todos nuestros socios, incluido Estados Unidos”, y también con el hecho de que la experiencia previa del Gobierno francés —que hace casi siete años cerró su Embajada en Damasco y no mantiene ningún contacto con Al Assad defendiendo la posición de que debe dejar el poder— no tuvo “ningún efecto”.

Los expertos de Rusia, Estados Unidos y Jordania acordaron el memorando sobre el establecimiento de una zona de desescalada en el suroeste de Siria, en concreto en las gobernaciones de Dara’a, Quneitra y Al Suveida. El cumplimiento de la tregua es responsabilidad la Policía Militar rusa en coordinación con las fuerzas jordanas y estadounidenses.

El presidente ruso, Vladímir Putin, calificó de “avance” el acuerdo con Estados Unidos sobre Siria y señaló que las decisiones sobre las zonas de la desescalada en el sur del país fueron acordadas, en gran medida, gracias a que la postura de Washington “se ha vuelto más pragmática”.

El secretario de Estado de Estados Unidos, Rex Tillerson, describió el memorando tripartito como “importante” y aseguró que en el futuro la cooperación entre Washington y Moscú puede extenderse a otras partes de Siria.

(Fuente: Agencias)

Siria – La comunidad internacional cree que hay opciones de paz tras el acuerdo de alto el fuego

(SOS).- El secretario general de Naciones Unidas, António Guterres, ha aplaudido el acuerdo de alto el fuego y entrega de ayuda humanitaria en el suroeste de Siria, alcanzado recientemente con la mediación de Rusia, Estados Unidos y Jordania.

En un comunicado, Guterres ha afirmado que es “un importante paso adelante” y ha subrayado que el anuncio facilitará “una reducción de la violencia y un aumento del acceso humanitario en Siria, en línea con la búsqueda del objetivo de un alto el fuego nacional, respaldado por múltiples resoluciones del Consejo de Seguridad”.

Asimismo, el secretario general de la ONU ha pedido a todas las partes “que redoblen sus esfuerzos para lograr una solución política al conflicto sirio”.

El texto ha sido publicado horas después del inicio en la localidad suiza de Ginebra de la séptima ronda de contactos auspiciados por Naciones Unidas entre las partes en conflicto en Siria.

Desde Ginebra, el enviado especial de la ONU para Siria, Staffan de Mistura ha asegurado que el éxito del alto el fuego pactado en el suroeste de Siria podría ser el comienzo para lograr una auténtica paz, pero ha alertado de que estas medidas de distensión solo pueden ser provisionales y debe evitarse el riesgo de división del país.

“El acuerdo está aguantando ampliamente y bastante bien. En todos los acuerdos hay un periodo de ajuste. Estamos vigilando muy cuidadosamente, pero podemos decir que creemos que tiene opciones de funcionar”, ha afirmado De Mistura.

El diplomático italo-sueco ha revelado además que se están manteniendo contactos en Amán para certificar el cumplimiento del acuerdo de alto el fuego.

“El proceso de distensión debe examinarse como temporal y se entiende que de ningún modo socava la integridad territorial de Siria”, ha matizado De Mistura en rueda de prensa. Estas zonas de distensión “en ningún caso deben convertirse en la preparación de las zonas de influencia o la división del país”, ha insistido.

El representante de la ONU ha destacado que este alto el fuego es un paso muy importante para la solución del conflicto. “Consideramos que este acuerdo tiene muchas posibilidades de ser implementado (…). Es el resultado de una preparación larga y de negociaciones detalladas”, ha apuntado.

Por su parte, la Alta Representante de Política Exterior de la Unión Europea, Federica Mogherini ha dicho que el alto el fuego parcial en Siria es un “primer paso” positivo, al que la Unión Europea estaría dispuesto a ayudar si ve que realmente se pone en práctica, por lo que ha instado a las partes a “hacerlo funcionar”.

“Como primer paso, lo celebramos, como primer paso estamos dispuestos a apoyarlo, si y cuando se implemente, con los medios que podemos ofrecer”, ha declarado la jefa de la diplomacia en una rueda de prensa en Bruselas, junto al ministro de Exteriores de Jordania, Ayman Safadi.

Mogherini ha adelantado que este asunto será, “sin duda”, uno de los temas de la agenda que discutirá hoy con el ministro de Exteriores ruso, Sergei Lavrov, en la reunión bilateral que tendrán en Bruselas.

En cualquier caso, la Alta Representante ha apostado porque el acuerdo pueda allanar el camino hacia la que debe ser “la solución real” de la crisis en Siria, que pasa por un “acuerdo político” en la mesa de Ginebra.

“Por supuesto, si hay algo que podamos hacer para reforzar ese acuerdo con medidas complementarias que la UE puede ofrecer, estaremos dispuestos a hacerlo. Pero me parece que estamos aún en un paso muy prematuro”, ha advertido la política italiana.

“Mi mensaje es: Háganlo funcionar, porque la gente en Siria merece tener paz y un alto el fuego”, ha concluido Mogherini, para quien este acuerdo puede abrir el camino hacia un alto el fuego en todo el país.

El ministro de Exteriores ruso también ha manifestado su esperanza de que el acuerdo de alto el fuego en el suroeste de Siria se pueda ampliar a otras zonas del país y contribuya a la lucha antiterrorista.

“Los éxitos en la creación de las zonas de distensión, en primer lugar, el acuerdo entre Rusia, Estados Unidos y Jordania del 7 de julio sobre la creación de una zona en la suroeste de Siria, así como el conjunto de avances sobre otras tras zonas de distensión, que están de a punto de formalizarse en el marco del proceso de Astaná”, ha señalado Lavrov. En ese sentido, ha asegurado que seguirán colaborando con Estados Unidos para que se aplique el alto el fuego.

A mediodía del 9 de julio entró en vigor el alto el fuego en las provincias de Quneitra, Suwaida y Derá, en el suroeste de Siria. El Ejército sirio había cesado las hostilidades en estas provincias varios días antes, pero advirtió de que respondería en el caso de violaciones.

En una primera etapa, el mantenimiento de la seguridad en torno a esa zona de distensión correrá a cargo de la Policía Militar rusa, que se coordinará con los estadounidenses y los jordanos.

Otras tres zonas de distensión deben abarcar la provincia de Idlib, parte de las vecinas Latakia, Alepo y Hama, parte del norte de la provincia de Homs y Guta Oriental, según la propuesta rusa presentada en mayo y apoyada en Astaná por Turquía e Irán.

(Fuente: Agencias)

Trump y Putin acuerdan una tregua en el suroeste de Siria

(SOS).- Los gobiernos de Estados Unidos y Rusia han acordado un alto el fuego para el suroeste de Siria que ha terminado de fraguarse en la reunión que han mantenido los presidentes Donald Trump y Vladimir Putin en la reunión del G20 en Hamburgo (Alemania).

Trump y Putin se han visto durante dos horas y cuarto, en presencia de sus respectivos ministros de Exteriores, Rex Tillerson y Sergei Lavrov.

Al término del encuentro, los dos últimos han comparecido para dar cuenta de una cita que se ha desarrollado en una “atmósfera constructiva”, en palabras de Lavrov.

Uno de los compromisos más relevantes ha sido la aprobación de una tregua que también cuenta con el beneplácito de otros países de la región.

Un portavoz del Gobierno jordano, Mohamed Momami, ha explicado que el alto el fuego se aplicará a partir del domingo en la “línea de contacto” acordada entre las fuerzas sirias y las milicias rebeldes.

El objetivo, ha manifestado, es contribuir a una rebaja “permanente” de las tensiones en la zona y al reparto de ayuda humanitaria, de cara a crear un contexto en el que sea factible negociar una solución “política y permanente” a la guerra.

Desde Hamburgo, el jefe de la diplomacia estadounidense ha admitido que aún quedan por cerrar detalles relativos a la seguridad, pero ha destacado la importancia del alto el fuego, que confía se haga extensible a otras partes de Siria.

Tillerson ha dicho que tanto su Gobierno como el ruso comparten el deseo de lograr la estabilidad de Siria, lo cual pasará en algún momento por un debate sobre el presidente Bashar al-Assad. El secretario de Estado de Estados Unidos sostiene que el dirigente sirio no tiene cabida en el futuro del país árabe.

Por su parte, Lavrov ha señalado que los dos líderes se han comprometido a asegurar que “todas las partes” implicadas en el conflicto respeten la tregua.

Las “zonas de distensión” cubren “Daraa, Al Quneitra y As-Suwayda”, ha explicado el ministro ruso, que ha indicado que el acuerdo trata de respetar la “soberanía” de Siria y de hacer avanzar el proceso hacia un “acuerdo político”.

“La postura de Estados Unidos sobre Siria se ha vuelto más pragmática”, ha admitido el propio Vladimir Putin en una rueda de prensa dedicada a los resultados de la cumbre del G20.

El líder ruso ha calificado de un “gran paso adelante” el hecho de que hayan cesado las acciones militares en el país árabe. “Existe el entendimiento que, uniendo esfuerzos, podemos alcanzar mucho”, ha añadido.

Putin también ha comentado las afirmaciones del jefe de la diplomacia estadounidense, Rex Tillerson, según las cuales Al Assad no tiene cabida en la futura vida política de Siria.

El presidente ruso ha reconocido que Tillerson es un “hombre respetado”, pero ha aseverado que el futuro del país árabe y de su presidente “debería ser decidido por el pueblo sirio”.

(Fuente: Agencias)

Se celebra en Astaná la primera reunión de seguimiento del alto el fuego en Siria

(SOS).- La primera reunión del grupo operativo para el seguimiento del alto el fuego en Siria, con la participación de representantes de Rusia, Turquía e Irán, tuvo lugar este lunes en Astaná, la capital de Kazajistán. En las consultas, también participaron expertos de la ONU y de Jordania.

Los mediadores evaluaron el cumplimiento del alto el fuego y estudiaron los mecanismos de control para evitar violaciones a la tregua. Además abordaron la situación humanitaria, así como medidas para aumentar la confianza entre las autoridades sirias y los grupos armados rebeldes.

“Las reuniones del grupo operativo para Siria en Astaná tendrán un carácter regular y contarán con representantes del Gobierno de Siria y de la oposición armada”, explicó el Ministerio de Defensa ruso.

En vísperas del encuentro, el ministro de Asuntos Exteriores kazajo, Kairat Abdrajmánov, adelantó que este tendrá “carácter técnico” y que es “continuación del proceso de Astaná”.

Abdrajmánov anunció ayer mismo que la capital kazaja acogerá a mediados de febrero otra reunión internacional sobre el conflicto en Siria. “Se prevé que (el encuentro) se celebraría a mediados de febrero”, dijo, al tiempo que aseguró que “la plataforma de Astaná funciona”.

A finales de enero, en unas consultas con representantes del Gobierno y los rebeldes, los países garantes del alto el fuego (Rusia, Turquía e Irán) acordaron en Kazajistán crear un mecanismo tripartito para supervisar la tregua en Siria, de la que están excluidos los grupos yihadistas.

Por su parte, el enviado especial de Naciones Unidas para Siria, Staffan de Mistura, comunicó la semana pasada que las conversaciones de paz en Ginebra, previstas para el 8 de febrero, quedaban aplazadas hasta el 20 de este mismo mes.

20170206175820

(Fuente: Agencias)

Cumbre de Astaná: Rusia, Turquía e Irán crearán un mecanismo para supervisar el alto el fuego en Siria y combatirán juntos el terrorismo yihadista

Iván de Vargas (SOS).- Las conversaciones de Astaná empezaron ayer con la participación de las delegaciones del Gobierno sirio y los grupos armados rebeldes, los dos países patrocinadores (Rusia y Turquía), una delegación iraní, el enviado especial de la ONU para Siria, Staffan de Mistura, y la presencia del embajador estadounidense en Kazajistán, George A. Krol.

La primera jornada de diálogo concluyó el lunes después de varios cruces de acusaciones entre los dos bandos enfrentados. La reunión, que duró apenas dos días y se celebró a puerta cerrada, finalizó esta mañana.

Rusia, Turquía e Irán manifestaron en un comunicado conjunto su intención de crear un mecanismo para supervisar el cumplimiento del alto el fuego como resultado de las negociaciones de paz en la capital de Kazajistán.

Además, las tres potencias apoyaron la nueva ronda de conversaciones del próximo 8 de febrero en Ginebra entre ambos bandos, auspiciada por la ONU. La novedad es que aceptarán la presencia de las milicias armadas en esa cumbre.

El ministro de Asuntos Exteriores de Kazajistán, Kairat Abdrajmenov, que se encargó de leer el comunicado, subrayó que rusos, turcos e iraníes se comprometieron a combatir conjuntamente al Estado Islámico (Daesh, por su acrónimo en árabe) y al Frente al Nusra, así como a intensificar sus esfuerzos para separar a los rebeldes sirios de los grupos terroristas.

El presidente de la delegación de la República Árabe Siria, Bashar al-Jaafari, señaló en un encuentro con la prensa que el Gobierno “se esfuerza para poner coto a la guerra terrorista librada contra el pueblo sirio”. En este sentido, Al Jaafari aseveró que el Ejército está librando una batalla contra los grupos terroristas para liberar el territorio sirio ocupado y proteger a los civiles.

Por su parte, los grupos armados rebeldes aseguraron que el comunicado final reforzará el alto el fuego pero se negaron a suscribir la declaración, al igual que el Gobierno sirio.“Esta vez es Rusia quien insiste en aplicar el alto el fuego y va a tener éxito, especialmente gracias a su cooperación con Turquía”, afirmó el vicepresidente de la Coalición Nacional para las Fuerzas de la Revolución y la Oposición Siria (CNFORS), Bashar Abdul Hakim.

Un motivo fundamental por el cual los rebeldes no suscribieron la declaración final de Astaná es su exigencia de que las milicias extranjeras respaldas por Irán salgan del país. “Debe haber un esfuerzo internacional para echar a las milicias extrajeras”, indicó Mohamed Alloush, líder del Ejército del Islam y el más destacado miembro de las fuerzas rebeldes que acudió a Astaná. “En lo que se refiere a la tregua, asumimos las obligaciones conforme al acuerdo del 30 de diciembre”, añadió Alloush.

El portavoz del Ejército Libre Sirio (ELS), Osama Abu Zeid, ya había destacado el lunes que “el éxito de esas conversaciones, que no son directas, está en manos de los dos países garantes: Turquía y Rusia”. “Si logran aplicar lo que han prometido, vamos a tener éxito y espero que Rusia pueda obligar a respetar el alto el fuego”, expresó.

Rusia también redactó y transmitió a los rebeldes un proyecto de Constitución para Siria, según anunció hoy mismo el enviado especial del presidente Vladimir Putin para ese país, Alexandre Lavrentiev, al término de los conversaciones.

“Hemos enviado a la oposición armada un proyecto de constitución siria redactado por los especialistas rusos, a fin de acelerar el proceso”, declaró Lavrentiev.

“Los opositores sirios se dieron cuenta de que Rusia no es su enemigo, que es mejor establecer buenas relaciones con Moscú y aprovechar la disposición que les mostramos”, apuntó el enviado especial de Putin.

A su vez, el enviado del secretario general de la ONU para Siria, Staffan de Mistura, alabó el “coraje político” del Gobierno sirio y de los grupos armados rebeldes por sentarse en la misma mesa de negociaciones en Astaná.

“Hay que tener coraje político para sentarse en la misma habitación y escuchar las demandas del otro”, dijo De Mistura en una rueda de prensa.

En el hotel donde tuvo lugar el encuentro, el enviado especial de la ONU para Siria reconoció que él es “optimista” acerca de los resultados del diálogo.

Esta es la primera vez que Astaná acoge unas conversaciones entre los rebeldes y el Gobierno sirio, aunque ya se celebraron tres rondas en Ginebra, entre los años 2012 y 2016, sin llegar a una solución para el conflicto.

El objetivo de esta reunión fue reforzar el alto el fuego que entró en vigor en Siria el pasado 30 de diciembre, para poder acudir a las negociaciones de Ginebra del 8 de febrero e iniciar una transición política en el país árabe.

1066411049

(Fuente: Agencias)

Los grupos rebeldes que operan en Siria asistirán a las conversaciones de paz de Astaná

(SOS).- Los grupos rebeldes que operan en Siria confirmaron este lunes su participación en las negociaciones de paz programadas en Astaná, capital de Kazajistán, para el próximo 23 de enero. Mohammed Alloush, líder del Jaysh al-Islam, señaló que estará al frente de la delegación y que tratará de poner fin a los “crímenes” supuestamente cometidos por el gobierno sirio y sus aliados.

En la reunión, que contará con la mediación de Rusia y Turquía, “estarán presentes todos los grupos”, dijo el líder rebelde, una de las personalidades más destacadas dentro de la variopinta galaxia de los llamados  “grupos opositores”. “Astaná es un proceso fundamental para poner fin al baño de sangre”, insistió Alloush. Anteriormente, el líder de Jaysh al-Islam participó como negociador en los encuentros de Ginebra patrocinados por las Naciones Unidas. Luego, abandonó los diálogos por considerarlos “una pérdida de tiempo”.

Ahmad al-Othman, de la facción Sultan Murad, también aseguró que “todos los grupos rebeldes han decidido ir a los coloquios”. El primer punto en la orden del día será “la cuestión referida al cese del fuego y las violaciones cometidas por el régimen”, destacó un representante del Free Syrian Army, una coalición que reúne a decenas de facciones militares y formaciones revolucionarias.

Por su parte, el presidente Bashar al-Assad habría manifestado “optimismo” de cara al encuentro y estaría “dispuesto a una reconciliación  [con los rebeldes] bajo la condición de que ellos depongan las armas”.

La cumbre de la capital kazaja se enmarca en la iniciativa de paz impulsada a finales de diciembre por los gobiernos de Moscú y Ankara. El objetivo es acercar posturas de cara a la cita organizada por la ONU para el próximo 8 de febrero, un año después del fracaso de la anterior ronda de negociaciones.

Para el ministro ruso de Relaciones Exteriores, Sergei Lavrov, es esencial “consolidar el alto el fuego” antes de emprender discusiones o tratativas en el plano político. La cita de Astaná será una “oportunidad” para involucrar a los altos mandos de los grupos rebeldes “en el proceso político” y así poner punto final al conflicto, subrayó el jefe de la diplomacia del Kremlin.

Moscú hizo llegar ayer mismo una invitación a Estados Unidos para que participe en estas nuevas conversaciones de paz, en la víspera de que tome posesión como presidente Donald Trump.

El enviado especial de la ONU para Siria, Staffan de Mistura, encabezará el equipo que mandará esta organización internacional a Kazajistán el próximo lunes.

Mientras tanto, siguen los focos de tensión en el país árabe. La atención se centra principalmente en la ofensiva sobre Wadi Barada, la región al noroeste de Damasco, que es un área estratégica para el aprovisionamiento hídrico de la capital. Estos combates fueron uno de los motivos que empujaron a los grupos rebeldes armados a amenazar con boicotear los encuentros de Astaná de la semana que viene.

(Fuente: Agencias)