Astaná acoge una nueva ronda de consultas sirias

(SOS).- El enviado especial de la ONU para Siria, Staffan de Mistura, participará el 14 y 15 de mayo en Astaná en la nueva ronda de consultas para el arreglo del conflicto en el país árabe, según informó hoy la Cancillería kazaja.

“En calidad de observadora participará una delegación de la ONU presidida por De Mistura y una delegación de Jordania”, detalló el comunicado oficial.

El diplomático italo-sueco ya había participado en la octava ronda celebrada en diciembre pasado en la que se convocó un congreso nacional sirio, que tuvo lugar en enero en el balneario ruso de Sochi.

En la última conferencia de donantes en Bruselas, la ONU y la Unión Europea insistieron en que el cese de las hostilidades en Siria es la única vía posible para lograr una solución política y humanitaria.

La Cancillería kazaja también señaló que todos los invitados, desde las delegaciones del Gobierno sirio y los rebeldes, a las de los países garantes —Rusia, Turquía e Irán—, han confirmado su presencia.

Según los países garantes, en la novena ronda de consultas se abordará la situación sobre el terreno, el funcionamiento de las zonas de distensión y nuevas medidas políticas y humanitarias que contribuyan a la paz en Siria.

A finales de abril los ministros de Exteriores de Rusia, Irán y Turquía acordaron dar pasos concretos para impulsar el arreglo del conflicto sirio, después del bombardeo occidental en represalia por el supuesto ataque del Ejército sirio en Guta Oriental.

Entonces, el ministro turco, Mevlut Cavusoglu, denunció que las YPG (las Unidades de Protección del Pueblo) controlan el 25 por ciento del territorio sirio con el beneplácito de Estados Unidos.

Los mayores logros de las consultas de Astaná fueron el mecanismo para supervisar el alto el fuego y la creación de varias zonas de seguridad en el país árabe.

(Fuente: Agencias)

Anuncios

La Unión Europea y la ONU insisten en la necesidad de reforzar la vía política en Siria

(SOS).- En la conferencia de donantes que se celebra en Bruselas, la alta representante de la Unión Europea para la Política Exterior, Federica Mogherini, pidió hoy a Rusia e Irán “presionar a Damasco” para que acepte sentarse en la mesa de negociación bajo el auspicio de la ONU con el objetivo de lograr una solución política en Siria.

La UE espera con este encuentro insistir en que “la única paz sostenible para Siria estará vinculada a un proceso político bajo los auspicios de la ONU”, subrayó Mogherini, quien lamentó “la escalada de las actividades militares”.

“Eso es exactamente lo contrario de lo que estamos comprometidos a hacer”, dijo, y pidió a los garantes de los Acuerdos de Astaná —Rusia, Turquía e Irán— que “ejerzan presión para unas negociaciones significativas”.

Por su parte, el representante permanente de Rusia ante la Unión Europea, Vladimir Chizhov, aseguró estar “perplejo” por la ausencia de representantes del Gobierno de Damasco en la segunda conferencia de apoyo al futuro de Siria y su región organizada por los Veintiocho y Naciones Unidas en Bruselas.

“Debería decir que estoy perplejo por el formato del encuentro de hoy, que no incluye a representantes oficiales del Gobierno sirio. Parece extraño, por decir lo menos, que los distinguidos delegados estén planeando ayudar a Siria en una situación donde los contactos oficiales con el Ejecutivo legítimo del país han sido tabú durante muchos años para los políticos europeos”, aseveró el embajador.

El diplomático realizó estas declaraciones en su intervención durante la nueva edición de la conferencia de donantes, después de que en 2017 no asistieran autoridades rusas a la cita.

Chizhov también instó a establecer una cooperación “cercana” entre los “potenciales donantes” y las autoridades sirias, para mejorar la situación humanitaria en el país árabe.

Ayer, el enviado especial de la ONU para Siria, Staffan de Mistura, reconoció que “la situación en Idlib nos preocupa mucho desde el punto de vista humanitario”. “Es un nuevo y gran reto”, añadió.

“Hemos visto en los últimos días y semanas que las conquistas militares, las conquistas territoriales y la escalada militar no aportan solución política, sino todo lo contrario”, apuntó De Mistura en una rueda de prensa conjunta con la jefa de la diplomacia europea.

En su intervención ante los medios, el diplomático italo-sueco afirmó que es necesario “rebajar el grado de la retórica en torno a Siria”, para poder retomar el diálogo y buscar una solución política.

La conferencia de donantes tiene como objetivo superar los 5.630 millones de euros comprometidos el pasado año para asistir a los ciudadanos sirios y las comunidades de acogida de refugiados.

En el segundo día de la cita internacional en Bruselas con representantes de más de 80 países, grupos de ayuda y organismos de Naciones Unidas, el jefe de la Oficina de la ONU para la Coordinación de Asuntos Humanitarios (OCHA), Mark Lowcock, agradeció a la UE, Alemania y Reino Unido sus “promesas excepcionalmente grandes”.

Las ayudas logradas están no obstante por debajo de las necesidades. La ONU ya adelantó que podrían registrarse recortes en algunos programas. “Estamos desesperadamente faltos de recursos”, lamentó Lowcock el martes. La OCHA logró recaudar solo la mitad de los fondos que necesitaba en 2017, precisó.

(Fuente: Agencias)

De Mistura se reúne en Moscú con Lavrov para rebajar la tensión en Siria

(SOS).- El ministro de Exteriores ruso, Serguei Lavrov, y el enviado especial de la ONU para Siria, Staffan de Mistura, se reunieron ayer en Moscú para rebajar las tensiones en Siria.

“Lo importante es no salirse del cauce del derecho internacional y vamos a exigir a nuestros socios que sigan precisamente esa línea y no traten de recurrir a combinaciones geopolíticas en detrimento de los intereses del pueblo sirio”, dijo Lavrov durante la reunión con De Mistura.

El jefe de la diplomacia rusa recordó que desde su último encuentro ha pasado menos de un mes, pero ahora las condiciones son “mucho menos halagüeñas” que entonces.

“Aún así no podemos rendirnos y haremos lo posible para no alejarnos de los acuerdos clave conseguidos en el Consejo de Seguridad en el marco del proceso de arreglo sirio y en el Congreso de Diálogo Nacional Sirio en Sochi”, señaló.

El diplomático sueco, por su parte, señaló que vino a Moscú por encargo del secretario general de la ONU y con el objetivo de acelerar las consultas sobre Siria después de una semana “muy tensa”.

Asimismo, se congratuló por el hecho de que pese a las tensiones, continúe funcionando el mecanismo especial entre los militares de Rusia y Estados Unidos para evitar incidentes en Siria, lo que permite, subrayó, esquivar unas consecuencias más graves.

De Mistura insistió en la necesidad de continuar los esfuerzos para rebajar la tensión en Siria. “Creo que tanto nosotros como ustedes estamos interesados en eso”, afirmó.

Al término de la reunión con el enviado especial de la ONU, Lavrov aseguró que las partes llegaron a un “entendimiento” sobre las vías de una desescalada en Siria y coincidieron en el rechazo de la solución militar del conflicto.

“Tanto nosotros como nuestros amigos de la ONU coincidimos en que el problema sirio no tiene solución militar y los intentos de aplicar ese guión amenazan con las consecuencias más nefastas tanto para Siria como para la estabilidad regional”, resumió el canciller ruso.

Por otra parte, Lavrov destacó la disposición que tiene el jefe de Estado ruso, Vladimir Putin, en sostener un encuentro próximamente con el presidente de Estados Unidos, Donald Trump.

Desde el Kremlin esperan que la Casa Blanca concrete la visita de Putin a Washington, después de que el mandatario estadounidense le extendiera una invitación durante el mes de marzo del presente año.

“El presidente de Estados Unidos hizo esa invitación en una conversación telefónica, algo que ya se sabe. Dijo que se alegrará de ver a Putin en la Casa Blanca. (…) No queremos ser insistentes, pero tampoco queremos ser descorteses, y esperamos que el presidente Trump concretará la invitación que hizo”, declaró el ministro de Exteriores.

A pesar del distanciamiento que ha existido a raíz de las acusaciones de Reino Unido por el caso Skripal y los ataques de Estados Unidos a Siria, el canciller ruso señaló la firme intención del presidente Vladimir Putin de asistir al encuentro en Washington.

(Fuente: Agencias)

Rusia, Irán y Turquía se reunirán este viernes en Astaná para abordar el conflicto en Siria

(SOS).- La Presidencia de Kazajistán ha confirmado este lunes que el mandatario del país, Nursulatan Nazarbayev, se reunirá el 16 de marzo en Astaná con los ministros de Exteriores de Rusia, Irán y Turquía para abordar el conflicto en Siria.

“El 16 de marzo, el jefe del Estado sostendrá una reunión con los ministros de Exteriores de Rusia, Irán y Turquía, participantes del primer encuentro ministerial de los países garantes del proceso de Astaná”, ha dicho el portavoz de la Presidencia kazaja, Aidos Ukibay.

Hasta la fecha se había confirmado la presencia en la cita de los ministros de Rusia e Irán, Sergei Lavrov y Mohamad Yavad Zarif, respectivamente, si bien no estaba claro que fuera a acudir el ministro turco, Mevlut Cavusoglu.

La reunión ministerial, que no contará con la participación del Gobierno sirio ni de los grupos rebeldes, analizará los logros resultantes de las conversaciones llevadas a cabo el último año y tratará de esbozar otras acciones conjuntas.

El enviado especial de la ONU para Siria, Staffan de Mistura, ha sido invitado a la reunión, según el Ministerio de Exteriores ruso.

Las conversaciones en Astaná, en las que Rusia, Turquía e Irán actúan como garantes, han transcurrido en paralelo al proceso de Ginebra desde 2016 y derivaron en la creación de cuatro zonas seguras en el país.

El encuentro tendrá lugar en el marco de la ofensiva del Ejército sirio contra las facciones extremistas en Guta Oriental, región ubicada en los alrededores de Damasco y principal reducto de los mal llamados grupos armados rebeldes.

Las fuerzas gubernamentales y sus aliados lograron el domingo dividir en tres la región de Guta Oriental.

(Fuente: Agencias)

Turquía afirma que controla un tercio de la región siria de Afrin

(SOS).- El ministro de Defensa turco, Nurettin Canikli, aseguró hoy que su Ejército controla ya unos 615 kilómetros, casi un tercio, de la región siria de Afrin, donde Turquía lanzó una ofensiva militar el pasado 20 de enero contra las milicias kurdas aliadas de Estados Unidos.

“Están bajo control unos 615 kilómetros cuadrados y se han asegurado unos 28 puntos”, anunció Canikli en la Universidad de Defensa Nacional de Estambul, en unas declaraciones recogidas por la prensa.

“Desafortunadamente, durante la operación han muerto 157 soldados, de los cuáles 41 son miembros de las Fuerzas Armadas turcas y 116 son miembros de las ELS (milicias aliadas de Ankara)”, señaló.

Las tropas turcas invadieron el enclave de Afrin para expulsar a las Unidades de Protección del Pueblo (YPG), que dominan este territorio de unos 2.000 kilómetros cuadrados, y a las que las autoridades de Ankara consideran un grupo terrorista por sus vínculos con el Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK), la guerrilla kurda que opera en Turquía.

“La operación continuará hasta el final para acabar con todos los terroristas. En Siria o en Irak”, declaró por su parte el primer ministro turco, Binali Yildirim, en el mismo acto.

“No creemos que la operación se limite a Afrin. Cualquier sitio donde haya terroristas es un objetivo para nosotros”, señaló.

El Gobierno turco ha advertido en más de una ocasión que podría ampliar la operación a Manbech, una región siria en manos de las YPG desde 2016.

Aquí, a diferencia de Afrin, sí hay fuerzas de la coalición liderada por Estados Unidos que lucha contra el Estado Islámico.

Washington apoya a las YPG, al considerarlas un aliado esencial para derrotar a los yihadistas.

Las fuerzas aliadas de Ankara, las ELS, entraron esta mañana en la localidad de Racon, en el oeste de Afrin, donde han tenido lugar intensos combates contra las YPG, informó la prensa turca.

Desde el inicio de la operación Rama de Olivo, el Ejército turco asegura haber “neutralizado”, es decir, abatido, herido o capturado, a 2.295 combatientes enemigos, mientras que las YPG han admitido sólo 255 bajas en sus filas.

Por otra parte, la guerra en Siria volverá a dominar en marzo la agenda del Consejo de Seguridad de la ONU, después de las intensas negociaciones recientes para tratar de impulsar una tregua en el país árabe.

Los miembros del Consejo de Seguridad aprobaron ayer el programa de trabajo para este mes, cuando estará bajo presidencia de Holanda, con varias sesiones dedicadas al conflicto.

El día 12 de marzo, los quince países analizarán la implementación de la resolución aprobada el pasado sábado para demandar un alto el fuego de treinta días en Siria.

Por ahora, según la ONU, el llamamiento está siendo ignorado, pues los combates continúan y no se ha logrado mejorar el suministro de ayuda humanitaria a la población de zonas muy golpeadas por la lucha.

El día 12, el Consejo de Seguridad recibirá el primer informe oficial sobre la aplicación de su resolución y analizará la situación humanitaria en el país.

Esa misma semana, el día 15, abordará el proceso político en Siria con el enviado especial de la ONU, Staffan de Mistura, que trata de impulsar una solución negociada al conflicto.

(Fuente: Agencias)

Rusia exige a los rebeldes que actúen para que la tregua en Siria funcione

(SOS).- El ministro ruso de Asuntos Exteriores, Serguei Lavrov, instó hoy a los rebeldes a “actuar” para que las pausas humanitarias de cinco horas diarias ordenadas por el Kremlin y las autoridades sirias en la región de Guta Oriental, el principal feudo extremista en las afueras de Damasco, puedan funcionar.

“Rusia, junto con el Gobierno sirio, ya ha anunciado la creación de corredores humanitarios en Guta Oriental. Ahora toca a los milicianos actuar”, recalcó Lavrov durante su intervención en el segmento de alto nivel de la trigésima séptima sesión del Consejo de Derechos Humanos de la ONU.

El ministro de Asuntos Exteriores de Rusia sostuvo que los “sirios sufren una nefasta crisis humanitaria”, y recordó que la resolución del pasado fin de semana del Consejo de Seguridad de la ONU establece una tregua de al menos 30 días en toda Siria y representa el “marco para que todas las partes acuerden las condiciones para aliviar el sufrimiento de los civiles”.

No obstante, según dijo, los combatientes que luchan contra el Gobierno sirio “siguen bombardeando Damasco y bloqueando la entrega de ayuda y la evacuación de aquellos que quieren abandonar” el área.

Lavrov añadió que está por ver si “los bandidos que controlan Guta Oriental” permiten la distribución de ayuda humanitaria, y afirmó que los grupos que controlaban Alepo oriental no dejaron la entrada de asistencia humanitaria.

El ministro ruso de Asuntos Exteriores aseguró, además, que Moscú seguirá prestando apoyo al Ejército sirio hasta que se haya derrotado totalmente la “amenaza terrorista”.

A la vez exigió a la coalición internacional encabezada por Estados Unidos que también aporte lo suyo para que funcione la tregua humanitaria.

“Instamos a los miembros de la denominada coalición estadounidense a asegurar el mismo acceso humanitario a las áreas en Siria bajo su control”.

El jefe de la diplomacia rusa consideró asimismo necesario “enviar urgentemente una misión de evaluación conjunta de la ONU y el Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) a Al Raqa —antiguo bastión en Siria del Estado Islámico—, que ha quedado reducido a escombros por la coalición”.

“Hay aún cadáveres por las calles, no hay agua corriente ni saneamiento, todo está sembrado de minas, hay que actuar ante este desastre humanitario”, insistió.

El jefe de la diplomacia rusa se reunió tras su intervención con el enviado especial de la ONU para Siria, Staffan de Mistura, y hablaron de la importancia de relanzar el proceso de diálogo político.

“Discutimos lo que ha sucedido desde la Conferencia de Sochi, y De Mistura confirmó la importancia de ese foro para consolidar las bases para que él pueda relanzar las negociaciones y que comience el trabajo real sobre la Constitución”, indicó Lavrov.

El mes pasado tuvo lugar en el balneario de Sochi una reunión organizada por Rusia para intentar relanzar el proceso de paz en la que se decidió crear una comisión compuesta por miembros afines al Gobierno sirio y a los rebeldes con el objetivo de redactar una nueva Constitución en línea con las resoluciones adoptadas por el Consejo de Seguridad.

(Fuente: Agencias)

La ONU teme un contagio de la guerra siria al resto de Oriente Medio

(SOS).- La tensión entre Israel e Irán, la ofensiva turca contra facciones kurdas o los choques entre la coalición estadounidense y fuerzas pro gubernamentales en Siria están disparando el riesgo de que la guerra se contagie al resto de Oriente Medio, según advirtió este miércoles la ONU.

“El conflicto está extendiéndose más allá de las fronteras sirias, en más de una dirección”, aseguró el enviado especial de Naciones Unidas para Siria, Staffan de Mistura, en una reunión con el Consejo de Seguridad.

Su aviso no fue el único: varias potencias internacionales, incluidas Estados Unidos y Rusia, dejaron claro que el temor a que la guerra se propague es real.

“Todos los ingredientes están presentes, si no hacemos nada urgentemente, para una gran confrontación regional e internacional”, resumió el embajador francés ante la ONU, François Delattre.

Según De Mistura, el reciente aumento de la violencia en Siria ha creado uno de los momentos más peligrosos desde que comenzó el conflicto hace casi siete años.

Este mes, el Gobierno sirio y sus aliados han endurecido su campaña contra los rebeldes en Idlib y Guta Oriental.

En paralelo, Turquía continúa su ofensiva sobre el enclave sirio de Afrin y hay informaciones de que sus fuerzas han intercambiado fuego con tropas sirias en Idlib.

También ha habido nuevos choques entre la fuerza contra el Estado Islámico (EI) que lidera Estados Unidos y efectivos pro gubernamentales, con decenas de muertos en un ataque de la coalición internacional, según Washington en respuesta a una agresión contra sus aliados en el noreste de Siria.

A todo ello se ha sumado la escalada entre Israel y Siria, tras los bombardeos israelíes sobre el país vecino después de una supuesta incursión en su territorio de un dron iraní.

El Gobierno sirio advirtió ayer a Israel de que abatirá cualquier avión que ataque su territorio después del derribo de un avión israelí por parte de las defensas antiaéreas sirias el pasado fin de semana.

“Defendimos Siria, derribamos un avión israelí y derribaremos cualquier avión que ataque siria. Esto no es una mera amenaza”, avisó, en declaraciones a la prensa en Damasco, el viceministro sirio de Asuntos Exteriores, Faisal Miqdad.

Miqdad manifestó que su país “es capaz de eliminar a los terroristas, cuando deje de apoyarlos Occidente” y opinó que Estados Unidos y algunos Estados europeos, entre los que nombró a Francia, llevan a cabo “una campaña de histeria frenética contra Siria”.

A juicio del viceministro de Asuntos Exteriores, Washington no está contento con los logros de las Fuerzas Armadas sirias y, por tanto, está publicando “noticias engañosas”.

Según la ONU, combinados, todos estos acontecimientos amenazan los acuerdos en vigor para reducir la violencia en Siria y la “estabilidad regional”.

Como acostumbra, la embajadora estadounidense, Nikki Haley, centró las acusaciones en Irán, a quien acusó de estar poniendo “a prueba la voluntad de sus vecinos y oponentes a resistir su agresión”.

“El régimen de Al Assad se ha convertido en la tapadera de Irán, Hezbolá y sus aliados para hacer avanzar su irresponsable y peligrosa agenda para Oriente Medio”, dijo.

Haley urgió a Rusia a utilizar su influencia sobre Damasco para avanzar hacia la paz, mientras que el representante de Moscú, Vasili Nebenzia, insistió en que es Washington quien debe actuar para detener las hostilidades por parte de los rebeldes.

Entretanto, la situación humanitaria en el país sigue deteriorándose, según Naciones Unidas, que ha pedido una tregua de 30 días para poder llevar ayuda a las poblaciones más necesitadas y para poder evacuar a heridos y enfermos.

El llamamiento figura también en un borrador de resolución que está negociando el Consejo de Seguridad, pero que, por ahora, Rusia ha tachado de poco realista.

Nebenzia, preguntado por los periodistas, explicó que la situación sobre el terreno no permite una medida de ese tipo de un día para otro, aunque señaló que su país está tratando de buscar un consenso con el resto de Estados miembros.

En el plano político, la ONU sigue trabajando para tratar de lograr un acuerdo de paz en las negociaciones que se desarrollan en Ginebra, pero por ahora no hay avances claros.

(Fuente: Agencias)