El mediador de la ONU para Siria se reúne con los enviados de Irán, Rusia y Turquía

(SOS).- El enviado especial de la ONU para Siria, Staffan de Mistura, se reunió este martes en Ginebra con representantes de Irán, Rusia y Turquía para intentar avanzar en un proceso de paz para Siria, concretamente en la creación de un comité constitucional.

El mediador mantuvo el lunes encuentros separadamente con los enviados de Ankara, Moscú y Teherán y ayer los reunió a todos en una misma sala.

Los servicios de la ONU confirmaron que los asistentes fueron el enviado del presidente ruso para Siria, Alexandr Lavrentiev; el viceministro ruso de Exteriores, Serguei Vershinin; el adjunto al ministro de Exteriores de Irán, Hossein Jaberi Ansari; y el viceministro de Exteriores turco, Sedat Onal.

No trascendió nada de ninguna de las reuniones y fuentes cercanas al proceso afirmaron que se baraja la posibilidad de un nuevo encuentro en Ginebra en octubre.

El diplomático italo-sueco explicó recientemente que la reforma de la Constitución siria o la elaboración de una nueva es muy importante para el proceso de paz porque atañe a aspectos clave como las elecciones.

Esta nueva serie de consultas concluirá el viernes cuando De Mistura se reúna con representantes de Estados Unidos, el Reino Unido, Arabia Saudí, Jordania, Alemania, Francia y Egipto para informarles sobre las discusiones con Rusia, Irán y Turquía.

Estas consultas en Ginebra han tenido lugar tres días después de que los presidentes de Irán, Rusia y Turquía se reuniesen en Teherán para hablar de Siria y, especialmente, de la inminente ofensiva final sirio-rusa en la provincia de Idlib, último reducto de los extremistas.

En declaraciones a la prensa, el representante del presidente ruso para el país árabe reconoció que “se debatió la situación que se observa en torno a Idlib, se constató que es realmente difícil y que hay que hacer todo para que la población civil no resulte afectada por la lucha contra las organizaciones terroristas, que debe continuar”.

Lavrentiev destacó el papel del equipo del enviado especial de la ONU para Siria, que “realmente trabaja de manera constructiva y en estrecho contacto con los tres países garantes”.

“En los medios occidentales, hay mucho ruido sobre la situación catastrófica en Idlib, algunos representantes de países occidentales ya dicen que será un gran desastre humanitario, como si predijeran algo que aún no ha sucedido, es totalmente inadmisible”, señaló.

El funcionario ruso alertó a la comunidad internacional sobre una posible provocación con armas no convencionales en la provincia noroccidental, que podría servir de pretexto para nuevos ataques aéreos contra Siria.

“Ya se informó que a Idlib llegaron representantes de los medios de varios países, y ya se está filmando el montaje (…) que luego se presentará como una prueba de los crímenes del Gobierno sirio contra los civiles”, denunció.

Por último, Alexandr Lavrentiev expresó la esperanza de que la experiencia acumulada durante el funcionamiento de las zonas de distensión en Guta Oriental, Homs y el sur de Siria ayuden a resolver la situación en Idlib.

Anuncios

El Gobierno sirio ratifica su intención de derrotar a los terroristas en Idlib

(SOS).- El ministro de Exteriores de Siria, Walid al Moallem, ha ratificado este jueves la decisión del Gobierno de derrotar a los combatientes del Frente al Nusra “cueste lo que cueste”, en alusión a la inminente ofensiva sobre la provincia de Idlib, último bastión de los extremistas.

“La decisión del Gobierno sirio es combatir al Frente al Nusra en Idlib cueste lo que cueste”, ha dicho el ministro de Exteriores en la rueda de prensa conjunta que ha ofrecido junto a su homólogo ruso, Sergei Lavrov, desde Moscú, donde se encuentra de visita oficial.

Al Moallem ha asegurado que las tropas sirias y sus aliados “harán todos los esfuerzos posibles para evitar bajas civiles”. En este sentido, ha anunciado la apertura de un corredor humanitario en Abu al Dahour para que sus habitantes puedan salir hacia zonas seguras. “Desafortunadamente, el Frente al Nusra lo ha impedido”, ha denunciado.

El jefe de la diplomacia siria ha sostenido que, a pesar de que el Gobierno se prepara para la lucha en Idlib, “la prioridad sigue siendo la reconciliación” a través de los acuerdos locales.

“Estamos en el camino para lograr la seguridad y estabilidad para nuestro pueblo en Siria”, ha confiado, al tiempo que ha reiterado el llamamiento del Gobierno para que refugiados y desplazados internos regresen a sus hogares.

Por su parte, Lavrov ha expresado su total apoyo a las autoridades sirias. “Es inadmisible que los terroristas atrincherados en Idlib (…) intenten utilizar esa zona de distensión para planificar ataques contra las posiciones del Ejército sirio e incluso tratar de atacar con drones el territorio de la base militar rusa de Khmeimim”, ha indicado.

Ambos ministros se han referido a los planes de Occidente para hacer un “montaje” con el que acusar a Gobierno sirio y sus aliados de un nuevo ataque con armas no convencionales en plena campaña militar sobre Idlib.

Lavrov, que se ha encargado de alertar sobre este complot en los últimos días, ha señalado directamente a Reino Unido.

“Esta provocación, que se prepara con participación activa de los servicios de Inteligencia británicos, puede convertirse en un pretexto para otro ataque de misiles del trío occidental (Washington, Londres y París) contra la infraestructura civil y militar de Siria”, ha advertido.

A este respecto, ha hecho un llamamiento a Estados Unidos “para que haga todo lo que esté en su poder para evitar el uso de armas químicas por parte de los terroristas”.

El ministro ruso ha aprovechado además para denunciar la “brutal manipulación” que haría Occidente de la Organización para la Prohibición de las Armas Químicas (OPAQ).

Rusia espera que Occidente no obstaculice una operación antiterrorista en Idlib

(SOS).- Rusia aseguró que la provincia siria de Idlib es un “furúnculo” yihadista a extirpar y llamó a Occidente a no obstaculizar una operación antiterrorista contra el considerado último bastión extremista del país árabe.

“Este es el último foco de los terroristas, que intentan especular con el estatus de zona de distensión (…). Así que, desde todos los puntos de vista es necesario liquidar ese furúnculo”, declaró a la prensa el ministro de Exteriores ruso, Serguei Lavrov, tras reunirse con su colega saudí, Adel al Yubeir.

Además, las declaraciones de Lavrov suponen un desafío para la ONU y Occidente, que advirtieron el miércoles en la reunión mensual del Consejo de Seguridad de que tal ofensiva amenaza con una “emergencia humanitaria de una escala aún no vista” en Siria.

Lavrov recibirá este jueves al ministro de Exteriores sirio, Walid al Mualem, lo que podría ser la antesala de una inminente ofensiva, según la prensa.

El diario Izvestia publicó que Rusia está concentrando en el mar Mediterráneo su mayor presencia naval —desde nuevas fragatas equipadas con misiles de crucero Kalibr hasta submarinos— desde que interviniera en el país árabe en 2015.

El jefe de la diplomacia rusa denunció que, además de utilizar a la población civil como escudos humanos, los yihadistas acantonados en Idlib están intentando hacerse con el control de las bandas armadas dispuestas a negociar con el Gobierno sirio, argumento que justificaría la urgencia de una operación antiterrorista.

Lavrov explicó que ese asunto ha sido tratado largo y tendido en las últimas semanas por los ministros de Exteriores y Defensa de Rusia y Turquía, y que ambas partes han llegado a un “entendimiento político” sobre las medidas a tomar en Idlib.

“¿Cómo traducir ese consenso político al lenguaje práctico? Sobre eso están hablando los militares de Rusia y Turquía, que conocen la situación sobre el terreno”, apuntó.

Con todo, la pasada semana, tras reunirse con Lavrov en Moscú, el titular de Exteriores turco, Mevlut Cavusoglu, advirtió de que el uso de la fuerza militar en el último reducto extremista desataría “una catástrofe humanitaria”, aunque también llamó a “liquidar a los terroristas”.

A su vez, Lavrov volvió a denunciar una inminente “provocación” en Idlib, cuyo objetivo sería inculpar a las autoridades de Damasco, provocar un bombardeo occidental contra posiciones gubernamentales y, de esa forma, impedir que las fuerzas sirias expulsen a los terroristas de la zona de distensión.

“Espero que los socios occidentales que caldean este tema tan activamente no se pongan a seguir la corriente a las provocaciones, a los montajes que se están preparando y no obstaculicen las operación antiterroristas en la zona de distensión contra el Frente al Nusra”, aseveró.

Lavrov dijo haber hablado ya sobre la situación en la zona con el secretario de Estado estadounidense, Mike Pompeo, con el que podría reunirse de nuevo en breve durante la Asamblea General de la ONU, según informó la Cancillería rusa.

El ministro de Exteriores ruso acusó a Estados Unidos de poner a salvo al Frente al Nusra para utilizarlo como arma arrojadiza contra el presidente Bashar al Assad y anteponer el derrocamiento de gobiernos “indeseables” a la lucha contra el terrorismo, y subrayó que lo que Washington hizo en Irak y en Libia ahora lo intenta hacer en Siria.

“Hablando en propiedad, lo intentaron hacer en Siria, pero no les salió. Consideramos que esos juegos egoístas, unilaterales y geopolíticos, son contraproducentes”, concluyó.

Erdogan, Putin y Rohani celebrarán una cumbre sobre Siria en Teherán

(SOS).- Los jefes de Estado de Turquía, Rusia e Irán celebrarán el próximo 7 de septiembre una cumbre en Teherán para analizar la situación de la guerra en Siria, según anunció hoy la Presidencia de Turquía.

Recep Tayyip Erdogan, por Turquía, se reunirá con sus homólogos de Irán, Hasan Rohani, y Rusia, Vladimir Putin, para continuar con el llamado proceso de Astaná, en el que los tres países están implicados para lograr una solución negociada al conflicto en el país árabe.

El presidente turco propuso el pasado julio que esos tres países, además de Alemania y Francia, celebraran el 7 de septiembre una cumbre en Estambul.

La Presidencia de Turquía no ha dado detalles sobre ese cambio de planes y solo ha confirmado la cumbre tripartita en Teherán.

Uno de los asuntos que se tratarán en la capital iraní es la anunciada ofensiva del Gobierno sirio, apoyado por Rusia, contra la provincia de Idlib, uno de los últimos baluartes de los extremistas.

Moscú y Teherán respaldan a las autoridades de Damasco, mientras que Ankara apoya a diferentes grupos armados.

Los ministros de Exteriores ruso y turco se han reunido en dos ocasiones este mes para tratar la situación en Idlib, la última el pasado viernes.

Aunque Turquía reconoce que hay que acabar con los grupos “radicales”, también ha advertido de que es imprescindible diferenciar entre la población civil y los combatientes para evitar una “catástrofe humanitaria”.

Rusia, por su parte, reivindica el derecho del Ejército sirio a acabar con los “terroristas”, en alusión al Frente al Nusra, entre otras bandas armadas.

Turquía advierte de la catástrofe humanitaria en el caso de una ofensiva en el noroeste de Siria

(SOS).- Turquía advirtió este viernes a Rusia de que una ofensiva del Ejército sirio contra la provincia de Idlib, el último baluarte de los extremistas, desatará una “catástrofe humanitaria”.

“Hay que continuar la lucha contra los guerrilleros, pero, por otra parte, el empleo de métodos militares desencadenará una catástrofe”, dijo el ministro de Exteriores turco, Mevlut Cavusoglu, en una rueda de prensa al término de sus conversaciones con su homólogo ruso, Serguei Lavrov.

El ministro turco insistió en que el uso de la fuerza militar en esa provincia siria fronteriza con Turquía “provocará enfrentamientos armados prolongados y una catástrofe humanitaria”.

“Para todos es muy importante liquidar a estos elementos y grupos radicales, porque son una amenaza para nuestra seguridad nacional, para Rusia y para los países occidentales. Por eso es necesario separar a los guerrilleros de la población civil”, subrayó.

Al mismo tiempo, Cavusoglu recalcó que es necesario “despejar las preocupaciones de los colegas rusos y liquidar a los terroristas que actúan en esa región (en el norte de Siria)”, labor que debe hacerse sin poner en peligro a los civiles.

La situación en el Idlib es “complicada y tiene muchas aristas”, admitió a su vez Lavrov, quien también señaló la necesidad de “minimizar los riesgos” para la población civil.

Siria y Rusia, que apoya militarmente al Gobierno de Damasco, han dado por concluida la ofensiva contra los yihadistas en el suroeste de Siria y han señalado como su próximo objetivo la provincia de Idlib.

“Cuando se creó la zona de distensión de Idlib nadie suponía que en ella los guerrilleros, en primer lugar los terroristas de Al Nusra, utilizarían a los civiles como escudos humanos”, dijo el jefe de la diplomacia rusa.

Hace diez días, Lavrov no dudó en afirmar, también en una rueda de prensa conjunta con Cavusoglu, que el Ejército sirio tiene todo el derecho de reprimir a los terroristas del Frente al Nusra en Idlib.

En esa ocasión, el ministro ruso reiteró que Damasco puede combatir en Idlib pese a ser una zona de distensión bajo responsabilidad de Ankara y advirtió de que los países que protegen a los grupos armados, entre los que está Turquía, no saben distinguir entre los mal llamados rebeldes y los yihadistas.

Paralelamente a la reunión de ayer de los cancilleres ruso y turco, se celebró un encuentro entre los ministros de Defensa de ambos países, el ruso Serguei Shoigu y el turco Hulusi Akar, en el que también participó el jefe del servicio turco de Inteligencia, Hakan Fidan.

En las conversaciones, según un breve comunicado del Ministerio de Defensa de Rusia, se continuó el diálogo iniciado hace una semana sobre la situación en Siria en el curso del cual “la parte rusa le presentó a sus colegas turcos propuestas para el arreglo de la situación en el noroeste de la república (Idlib)”.

El comunicado de Defensa no reveló el contenido de las propuestas presentadas a Turquía.

Al término de las consultas ministeriales ruso-turcas, el presidente de Rusia, Vladimir Putin, recibió a los ministros y al responsable del servicio de Inteligencia de Turquía.

“Gracias a los esfuerzos de nuestros países y a la participación de otros Estados interesados, en particular me refiero a Irán, a nuestra cooperación con la ONU, con países europeos y Estados Unidos, se ha conseguido avanzar de manera importante en el arreglo de la crisis siria”, dijo en la reunión el jefe del Kremlin.

Según el mandatario ruso, las relaciones entre Moscú y Ankara “tienen cada vez más peso” y destacó que la cooperación entre ambos países se profundiza “tanto en el ámbito económico como en la solución de ciertas cuestiones regionales y el complicado asunto de la crisis siria”.

“Su querido amigo, (el presidente turco, Recep Tayyip) Erdogan, le envía saludos y sus mejores deseos, y le espera próximamente de visita en Estambul”, dijo Cavusoglu, citado por los medios locales, al comienzo de la reunión.

Las Fuerzas Armadas rusas han aniquilando a más de 86 mil terroristas en Siria

(SOS).- Rusia ha enviado a más de 63 mil militares a Siria desde que comenzó su participación en el conflicto, informó el Ministerio de Defensa de la Federación Rusa.

Un total de 63.012 efectivos rusos han tenido “experiencia de combate”, señaló el ministerio en un vídeo sobre la campaña rusa en apoyo al Gobierno sirio, desde septiembre de 2015.

Esta cifra incluye a 25.738 oficiales y 434 generales, así como a 4.349 especialistas en artillería y cohetes, detalló.

Anteriormente, el ministro de Defensa ruso, Sergei Shoigu, había manifestado en diciembre de 2017 que más de 48 mil de sus militares habían participado en la campaña en Siria.

El presidente ruso, Vladimir Putin, había ordenado en diciembre del año pasado retirar la mayor parte de sus tropas de Siria.

Sin embargo, en junio dijo que los militares permanecerían en Siria “mientras fuera beneficioso”, y que todavía no planeaba retirarlos.

Defensa también destacó que la Fuerza Aérea rusa había realizado más de 39 mil incursiones en cielo sirio, en las que abatieron a “más de 86 mil combatientes” y destruyeron 121.466 “objetivos terroristas”.

Por último, indicó que sus tropas habían probado 231 tipos diferentes de armas modernas en Siria, incluidos aviones, sistemas de misiles tierra-aire, de crucero y otros.

La intervención de Moscú en la guerra con múltiples frentes en Siria, apoyando al Gobierno sirio, significó un punto de inflexión en el conflicto.

El Ejército sirio controla ya la mayor parte del país. Queda por liberar todavía la provincia de Idlib, en manos de los yihadistas.

Estados Unidos retira la ayuda destinada al fondo de estabilización de Siria

(SOS).- El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, calificó de “ridículos” los fondos que su país destinaba a la estabilización de Siria y que este viernes se anunció que serán dirigidos a otros menesteres.

“Estados Unidos ha acabado con el ridículo pago anual de desarrollo de 230 millones de dólares a Siria. Arabia Saudí y otros países ricos en Oriente Medio comenzarán a hacer pagos en lugar de Estados Unidos. Quiero desarrollar Estados Unidos, nuestro Ejército y los países que nos ayudan”, dijo el mandatario en su cuenta de Twitter.

El viernes, el Departamento de Estado informó de que iba a “redirigir” 230 millones de dólares destinados a la estabilización de Siria para “respaldar otras prioridades clave de la política exterior”.

La portavoz de dicho departamento, Heather Nauert, justificó que la retirada de los 230 millones ha sido adoptada teniendo en cuenta las contribuciones militares y financieras “significativas” que ha hecho Estados Unidos hasta la fecha y las instrucciones de Trump sobre la necesidad de aumentar el reparto de la carga con los aliados.

Estados Unidos lidera la coalición internacional contra el Estado Islámico en Siria e Irak, que apoya sobre el terreno a las milicias kurdas.

Nauert añadió que el Departamento de Estado ha obtenido desde abril unos 300 millones de dólares en contribuciones y compromisos de sus socios de la coalición para respaldar “iniciativas críticas de estabilización y de recuperación temprana en áreas liberadas del Estado Islámico en el noreste de Siria”.

En ese sentido, citó la reciente aportación hecha por Arabia Saudí de 100 millones de dólares y la de Emiratos Árabes Unidos, de 50 millones.

El Ministerio de Exteriores de Rusia respondió a esta medida del Departamento de Estado señalando que Washington no ve sentido en destinar fondos a una Siria libre de grupos terroristas como el Estado Islámico, ya que los fondos estadounidenses solo servían para desestabilizar al país árabe.

“Claro, el Estado Islámico ya no está allí, los terroristas irreconciliables se fueron, los Cascos Blancos también fueron evacuados. Entonces, ¿quién en Siria podría necesitar dinero? La vida pacífica no es algo digno de la financiación del Departamento de Estado”, dijo con ironía la portavoz del Ministerio de Exteriores ruso, Maria Zajarova, en su cuenta de Facebook.