Turquía y Estados Unidos acuerdan normalizar sus relaciones, dañadas por la guerra en Siria

(SOS).- El secretario de Estado de Estados Unidos, Rex Tillerson, se reunió hoy con el ministro de Asuntos Exteriores de Turquía, Mevlut Cavusoglu, para tratar de recomponer unas relaciones bilaterales dañadas, sobre todo, por el apoyo de Washington a milicias kurdas en Siria que Turquía considera una amenaza.

Tillerson, que inició ayer su visita y se entrevistó durante más de tres horas con el presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, dio una rueda de prensa conjunta con Cavusoglu tras su encuentro en Ankara.

Los cancilleres estadounidense y turco anunciaron un plan para recuperar la sintonía perdida en los últimos tiempos.

Aunque no se detallaron pasos concretos, Cavusoglu sugirió que existe un entendimiento mutuo sobre Manbiy, una región del norte de Siria de la que Turquía quiere expulsar a las milicias kurdas.

“Empezaremos por Manbiy. Lo aseguraremos. Quién administra estas provincias y quién proporciona la seguridad allí es importante para alcanzar la estabilidad. Podemos adoptar pasos con Estados Unidos en esta cuestión después de que los milicianos de YPG/J se retiren de Manbiy”, dijo el ministro turco de Asuntos Exteriores, quien se refirió a este plan como una vieja promesa de Washington, incumplida hasta el momento.

Hasta hoy, Manbiy es una de las villas donde hay apostadas unidades kurdosirias junto a tropas estadounidenses, que las respaldan.

Aunque Tillerson y Cavusoglu no mostraron una sintonía total frente a los periodistas, el norteamericano no desentonó en exceso. Valoró sus relaciones bilaterales, que se remontan a tiempos de la Guerra Fría, como “profundas e importantes”, y declaró que Turquía y Estados Unidos no “actuarán solas” en Siria. Aseguró que la Casa Blanca reconoce el derecho “legítimo” de Turquía de proteger sus fronteras, tal es la justificación turca para intervenir en Afrin, aunque pidió contención para evitar bajas civiles.

Erdogan planteó ayer “claramente” al jefe de la diplomacia estadounidense qué es lo que Turquía espera de Estados Unidos en relación a sus relaciones bilaterales y las prioridades del país en Siria e Irak, según fuentes de la Presidencia turca citadas por los medios locales.

Según esas fuentes, los dos políticos también intercambiaron opiniones sobre la lucha contra el terrorismo.

El principal escollo en las relaciones de los dos países, aliados en la OTAN, es el apoyo que Estados Unidos presta a las Unidades de Protección del Pueblo (YPG), que Washington considera esenciales en la lucha contra el Estado Islámico.

Por contra, Turquía cree que las YPG son un grupo terrorista vinculado al Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK), la guerrilla enfrentada al Estado turco desde hace tres décadas.

Turquía mantiene desde finales de enero una ofensiva contra las YPG en enclave de Afrin, en el norte de Siria, operación que ha amenazado con extender a la zona de Manbech, donde hay efectivos de la coalición internacional, liderada por Estados Unidos, que apoya a las milicias kurdas contra los yihadistas.

Los ministros de Defensa de Estados Unidos y Turquía, James Mattis y Nurettin Canikli, respectivamente, ya trataron ayer este asunto en un encuentro en Bruselas.

Según Canikli, su homólogo estadounidense planteó la posibilidad de que las YPG ayuden a Turquía contra el PKK, algo que el ministro turco ve inviable ya que considera que los dos grupos son lo mismo.

(Fuente: Agencias)

Anuncios

Erdogan acusa a EEUU de estar en Siria para dañar los intereses de Turquía, Irán y Rusia

(SOS).- El presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, acusó hoy a Estados Unidos de estar en Siria para dañar los intereses de Turquía, Irán y “quizá Rusia”, y volvió a criticar a Washington por su apoyo a milicias kurdosirias que el Gobierno de Ankara considera terroristas.

“¿Por qué Estados Unidos continúa enviando armas al norte de Siria después de expulsar al Estado Islámico? ¿Por qué seguís allí? ¿Por qué aún llegan armas? Hacéis cálculos contra Turquía, Irán o quizá Rusia”, sostuvo el presidente turco en un encuentro de su partido en Ankara.

Rusia, Turquía e Irán son garantes del alto el fuego decretado en Siria hace casi un año y patrocinan el llamado proceso de Astaná, pese a que Moscú y Teherán respaldan el Gobierno sirio, mientras Turquía colabora con las milicias rebeldes alzadas en armas contra las autoridades de Damasco.

Erdogan volvió a demandar que las Unidades de Protección del Pueblo (YPG) se retiren de la región de Manbech y volvió a criticar que Estados Unidos siga enviando armas a esa guerrilla cuando da por hecha la derrota del Estado Islámico.

También criticó que Estados Unidos no haya cumplido la supuesta promesa que hizo al Gobierno de Ankara de forzar la retirada de las YPG de ese territorio, donde además Washington tiene a militares desplegados.

“Ellos (Estados Unidos) nos dijeron que saldrían de Manbech, ¿por qué seguís allí ahora”, declaró.

Las YPG han sido el principal aliado de Estados Unidos en la lucha contra los yihadistas en Siria, pero las autoridades de Ankara las definen como terroristas por sus estrechos vínculos con el Partido de Trabajadores de Kurdistán (PKK), la guerrilla kurda de Turquía.

El Gobierno turco temía que las YPG se hicieran también con el control del territorio entre Manbech y Afrin, una distancia de apenas 80 kilómetros, para establecer una franja bajo dominio kurdo a lo largo de toda la frontera norte de Siria con Turquía.

Turquía lanzó el pasado 20 de enero la operación Rama de olivo contra las YPG en el enclave sirio de Afrin, una zona aislada del resto del territorio dominado por esas milicias kurdas y donde Estados Unidos no tiene presencia militar.

El Ejército turco afirma que ha “neutralizado” (abatido, herido o capturado) a 970 milicianos de las YPG desde el inicio de la ofensiva.

A su vez, al menos 18 soldados turcos han muerto en la operación en Afrin.

Las relaciones entre Estados Unidos y Turquía, socios militares en la OTAN, se han deteriorado en los últimos 18 meses por diferencias en Siria y por la negativa de Washington a extraditar a un clérigo islamista, Fethullah Gülen, al que el Gobierno de Ankara acusa de organizar el golpe de Estado de 2016.

Estados Unidos alega que la decisión dependen de la Justicia y que las autoridades de Ankara no han entregado pruebas de peso sobre la implicación de Gülen en la asonada.

(Fuente: Agencias)

La CEI dice que el 90 por ciento del territorio sirio está liberado de terroristas

(SOS).- El director del Centro Antiterrorista de la Comunidad de Estados Independientes (CEI), Andre Novikov, ha señalado que el 90 por ciento del territorio de Siria ya está liberado de la presencia de milicianos de grupos terroristas.

“Según la estimación de los militares, un 90 por ciento del territorio de Siria fue liberado de los terroristas, es un resultado muy importante”, ha asegurado Novikov.

El Ejército sirio y sus aliados han avanzado hasta situarse a diez kilómetros de Al Mayadin, la localidad que está considerada actualmente como la principal base del Estado Islámico en Siria.

Las fuerzas gubernamentales sirias han logrado hacerse con el control de varias posiciones y de unos altos situados en paralelo a la principal carretera que une Deir ez-Zor con Al Mayadin, situada a orillas del río Éufrates en el este de Siria.

En los últimos días, la organización radical suní ha lanzado varios ataques en el centro de Siria en represalia por los avances de los militares leales a Damasco.

Con el apoyo de la Fuerza Aérea rusa, el Ejército sirio ha continuado avanzando hacia Al Mayadin desde Deir ez-Zor, en el valle del río Éufrates.

En junio, dos responsables de la Inteligencia estadounidense dijeron que creían que el grupo yihadista había trasladado la mayor parte de su disminuida estructura de mando y de propaganda a Al Mayadin, situada al sureste de Al Raqa, su capital de facto en Siria.

Actualmente, hay combates en varias zonas de la provincia de Deir ez-Zor, en el este de Siria. Las fuerzas gubernamentales han bombardeado durante la noche en la localidad de Al Mayadin y aviones de guerra rusos y sirios han realizado cientos de ataques aéreos.

Con el respaldo de las fuerzas militares rusas e iraníes, el Ejército sirio logró en septiembre avanzar hasta Deir ez-Zor para romper el asedio que mantenía sobre la localidad el Estado Islámico desde hace tres años.

A finales de septiembre, el Ministerio de Defensa ruso sacó un balance provisional de la operación militar rusa en Siria que comenzó dos años antes, con una infografía en la que se daba por liberado el 87,4 por ciento del territorio sirio.

(Fuente: Agencias)

El Estado Mayor ruso explica las tácticas de combate de los terroristas en Siria

(SOS).- Los terroristas que actúan en Siria utilizan la táctica del enjambre, extenuando a las fuerzas gubernamentales con constantes ataques, ha dicho el jefe de la Dirección General del Estado Mayor ruso, el coronel general Igor Korobov.

En una mesa redonda celebrada en el marco del foro Army 2017, Korobov ha explicado que “los terroristas utilizan la llamada táctica del enjambre, que consiste en lanzar ataques inesperados y caóticos, actuando en pequeños grupos altamente móviles y bien coordinados entre sí”.

Como resultado, ha añadido el jefe de la Dirección General del Estado Mayor ruso, se produce un efecto de ataque continuo, que extenúa, desmoraliza y le quita la iniciativa a las tropas.

“Los terroristas pueden pasar muy rápido de la táctica de guerrilla a la táctica de ataques frontales abiertos y viceversa, siempre actuando en grupo reducido y por sorpresa”, ha asegurado el alto mando militar ruso.

Korobov también ha hablado sobre las técnicas de combate utilizadas por los terroristas en territorio sirio. “En Siria, los yihadistas instalan piezas de artillería y vehículos blindados en barrios residenciales cerca de las escuelas, hospitales, mezquitas y otras instalaciones de importancia social para así eludir los ataques de la aviación”, ha apuntado.

Para retener los barrios ocupados, ha proseguido el coronel general, los terroristas construyen fortificaciones en las plantas bajas de los edificios y para comunicarlos excavan túneles y pasos subterráneos.

Los milicianos del Estado Islámico y del Frente al-Nusra lanzan muy a menudo ataques relámpago que, como regla, terminan con una retirada inmediata, ha señalado el jefe de la Dirección General del Estado Mayor ruso.

“El resultado de estas y otras tácticas se consigue utilizando el factor sorpresa y coordinando minuciosamente los esfuerzos de los grupos terroristas”, ha concluido Korobov.

(Fuente: Agencias)

Noticias desde Alepo – Siria

¡Hoy hace mucho frío! -4° y de sensación térmica -12°, quizá la semana más fría de este invierno.
Pero cómo estaré de contenta que hasta me resulta agradable reencontrarme con este frío que tantas veces me había hecho llorar…

Hace más de 6 meses que está interrumpido el suministro eléctrico en Alepo a causa de los terroristas que aun tienen partes tomadas fuera de la ciudad y atacan permanentemente las usinas para impedir el abastecimiento. Quién sabe si alguna vez se podrán reparar… Por ahora es impensable, porque los daños son enormes y ni siquiera pueden llegar hasta allí los técnicos por los intensos combates que aun se libran en la zona.

Los alepinos se las han ido ingeniando con los años para sobrevivir a semejantes carestías. De todas partes llegan los rumores de motores que generan algunas horas de electricidad y tejen el paisaje de cables por toda la ciudad.

También el agua está cortada desde hace un mes, por lo que deben comprarla. Algunas Iglesias y otros lugares públicos han cavado pozos para proveer a los vecinos.

El gas y el combustible todavía escasean mucho. No hay modo de calefaccionar las casas para hacerle frente a este frío despiadado.

Alepo ha sido liberada de los terroristas, pero no todavía de sus heridas. ¡Y sin embargo no se da por vencida!

El movimiento en las calles, los esfuerzos por seguir trabajando, las sonrisas de los niños, y el calor de la fe que los anima, le recuerdan al mal que nunca tendrá la última palabra.

Hermana Guadalupe

Una congresista insta a EEUU a “dejar de apoyar a los terroristas” tras su viaje a Siria

(SOS).- La congresista estadounidense Tulsi Gabbard desveló este miércoles que se reunió con el presidente de Siria, Bashar al-Assad, durante un viaje de cuatro días al país árabe para discutir la posibilidad de un acuerdo de paz.

Tras su viaje a Siria, la representante demócrata de la Cámara Baja de Estados Unidos aseguró que su compromiso es “poner fin a esta guerra que ha causado tanto sufrimiento al pueblo sirio”.

“Debemos terminar nuestra guerra [dirigida] a derrocar al Gobierno sirio y concentrar nuestra atención en la derrota de Al Qaeda y el Estado Islámico”, afirmó la legisladora demócrata, en declaraciones a una conocida cadena de televisión estadounidense.

“Los sirios me preguntaron: ‘¿Por qué Estados Unidos y sus aliados apoyan a estos grupos terroristas que están destruyendo Siria, cuando fue Al Qaeda el que atacó Estados Unidos el 11-S, no Siria?’ No tuve una respuesta”, reconoció Gabbard, que también es miembro del Comité de Asuntos Exteriores y Servicios Armados de la Cámara de Representantes.

Aunque las autoridades estadounidenses manifestaron en varias ocasiones que no han financiado a grupos terroristas y solo apoyan a los rebeldes “moderados”, la congresista aseveró que para los sirios que conoció no hay rebeldes “moderados”.

Asimismo, la política demócrata dijo haber escuchado durante su visita testimonios sobre cómo las supuestas protestas pacíficas contra el Gobierno que comenzaron en 2011 fueron rápidamente alcanzadas por grupos yihadistas como Al Nusra, financiados y apoyados por Arabia Saudita, Turquía, Qatar o Estados Unidos.

“Explotaron a los manifestantes pacíficos, ocuparon sus comunidades y mataron y torturaron a los sirios que no cooperaron con ellos en su lucha para derrocar al Gobierno”, explicó la congresista.

“Se trata de una guerra entre los terroristas bajo el mando de grupos como el Estado Islámico y Al Qaeda y el Gobierno sirio. Estados Unidos y otros países deben dejar de apoyar a los terroristas que están destruyendo a Siria y a su pueblo”, subrayó Gabbard.

“Dejemos que sea el pueblo sirio el que determine su futuro, no Estados Unidos ni otro país extranjero”, insistió la representante demócrata por el estado de Hawái.

Finalmente, la congresista estadounidense señaló que Al Assad es esencial para devolver la paz al país árabe y concluyó que cualquier posibilidad de llegar a un acuerdo viable supone una discusión con él, porque “es el presidente de Siria”.

(Fuente: Agencias)

Entrevista al presidente de Siria: la conquista de Alepo decantará el curso de la guerra

Damasco (Agencias).- El presidente de Siria, Bashar al-Assad, ha asegurado hace unos días que la conquista de Alepo decantará el curso de la guerra en el resto del país. En una entrevista exclusiva concedida al diario Al Watan, el mandatario ha explicado que la decisión de liberar Siria se tomó el primer día de la guerra y “no hemos pensado ni por un solo momento en dejar de liberar alguna región”. “Liberar Alepo significa que las cartas ya no estarán en manos de los terroristas”, ha subrayado.

Al Assad ha achacado la insistencia de la comunidad internacional en la tregua humanitaria a que Estados Unidos, en representación de Occidente, teme una inminente derrota de los grupos armados rebeldes. “Por eso les oímos quejarse y lamentarse”, ha dicho. La guerra “no terminará hasta que no hayamos erradicado totalmente el terrorismo”, ha insistido.

En esta línea, el presidente sirio ha hecho una clara diferencia entre las diversas facciones de la oposición en el país. “No son todos colaboracionistas”, ha señalado. También ha reconocido que “no es en absoluto contrario al establecimiento de un diálogo inter-sirio, a condición de que sea hecho por y con los sirios que no están al servicio de agendas extranjeras y no apoyan el terrorismo”. Esta mesa redonda puede tener lugar “en Damasco o en cualquier otro lugar del mundo, teniendo en cuenta que nadie es inmune o está por encima de la ley”, ha acotado.

Sin rodeos, el presidente sirio ha denunciado tanto a Arabia Saudita como a Qatar, que “han tomado posiciones anti-árabes y que estaban entre las principales causas de la supervivencia de Israel y su superioridad regional”. Además, ha revelado cómo se fraguó la mediación de Rusia que tuvo lugar hace un año y medio, para acercar posiciones entre Siria y Arabia Saudita. Una operación que fracasó debido a que Riad “sólo quería una cosa: que Siria se uniera al lado opuesto a Irán. Y nosotros – ha añadido – no vemos por qué deberíamos meternos contra Irán para apaciguar a Arabia Saudita o para complacer a sus mentes atrasadas”.

Respecto a los lazos con Moscú, el mandatario ha explicado que es una relación basada en los principios de respeto mutuo y en consultas. “Ellos están con nosotros en la batalla real contra el terrorismo y en este caso nosotros y ellos somos socios”, ha enfatizado. Rusia no ha pedido nada a cambio a Damasco por su respaldo militar, ha asegurado. No obstante, ha adelantado que cuando comience la etapa de la reconstrucción, “en cuanto haya seguridad”, serán “los estados amigos los primeros socios en este ámbito a través de sus compañías y préstamos”.

Sobre la mejora de las relaciones con Egipto, Al Assad ha indicado que los lazos habían tocado un mínimo histórico “durante los gobiernos de los Ikhwanji [los Hermanos Musulmanes, ndr] dirigidos por Morsi. Sin embargo – ha recordado – las relaciones nunca alcanzaron el nivel de la ruptura definitiva, y desde luego no por la voluntad de los Ikhwanji, sino por la mediación y el aparato militar egipcio”.

En cuanto al proceso para hallar una solución política al conflicto, el dirigente ha considerado que no se ha construido sobre negociaciones entre patriotas, sino entre “sirios patriotas y sirios marionetas”. Y ha apuntado que si el Gobierno tomó parte en ese proceso fue para “acallar los pretextos y demostrar a todos los estados que hablan de política y a Occidente, en particular, que no son honestos”. A este respecto, ha descrito como “títeres” a los opositores que acudieron al diálogo con el Ejecutivo en Ginebra.

Por último, Al Assad ha afirmado que ahora “las prioridades del Estado son aquellas de combatir el terrorismo y garantizar unas normas mínimas de vida digna para los ciudadanos”.