Putin dice que Rusia no tiene previsto retirar por ahora las tropas desplegadas en Siria

(SOS).- El presidente de Rusia, Vladimir Putin, dijo este jueves que por ahora no tiene previsto ordenar el repliegue del contingente militar ruso de Siria.

“Permanecerán allí mientras sea beneficioso para Rusia y de conformidad con nuestros compromisos, asumidos a nivel internacional, de momento no planeamos retirar estas unidades”, manifestó Putin durante su tradicional Línea Directa anual retransmitida en directo por la televisión, al contestar la pregunta de un militar ruso emplazado en el país árabe.

“Sabemos que el empleo de las fuerzas armadas en condiciones de combate implica pérdidas”, reconoció el mandatario.

“Si es necesario, podremos retirar bastante rápido a todos nuestros militares (de Siria). Pero por ahora los necesitamos, porque cumplen con misiones importantes, entre otras cosas para garantizar la seguridad de Rusia en la región y nuestros intereses económicos”, subrayó Putin.

En este sentido, el jefe del Kremlin recordó que miles de terroristas se encuentran en territorio sirio y recalcó que “es mejor eliminarlos allí que recibirlos aquí (en Rusia) con armas en las manos”.

La participación de las tropas rusas en la operación contra grupos terroristas en Siria, aseveró, “es un instrumento único para el adiestramiento de nuestras fuerzas armadas, incomparable a cualquier maniobra”.

“Siria no es un polígono para las pruebas de las nuevas armas rusas, pero las empleamos en ese país, algo que permitió mejorar los sistemas de ataque avanzados, incluidos los de misiles”, añadió.

Tras varios años de implicación directa en la operación militar de las autoridades de Damasco contra las organizaciones extremistas, Rusia replegó a finales del año pasado al grueso de su contingente de Siria, tras proclamar la derrota total del Estado Islámico.

Permanecen en el país árabe las unidades militares de la base marítima de Tartus y de la base aérea de Khmeimim (ambas en la provincia mediterránea de Latakia), además del Centro para la Reconciliación en Siria y varios batallones de la Policía militar que se encargan de garantizar la seguridad en algunas regiones sirias.

El presidente Vladimir Putin concluyó diciendo que “las operaciones de combate de envergadura con empleo de las fuerzas armadas (rusas) han concluido y ya no son necesarias”.

Anuncios

Rusia acusa a Estados Unidos de querer perpetuar su presencia en Siria

(SOS).- El ministro de Asuntos Exteriores ruso, Sergei Lavrov, ha acusado este martes a Estados Unidos de estar intentando perpetuar su presencia en territorio sirio, creando allí “organismos de poder locales”, al tiempo que ha hecho un llamamiento para respetar la soberanía y la integridad territorial del país árabe.

En declaraciones a la prensa tras reunirse en la capital de China con sus colegas de la Organización de Cooperación de Shanghái (OCS), el jefe de la diplomacia rusa ha denunciado que hay “un grupo de países” que tiene como objetivo lograr “la desintegración de Siria”.

Lavrov ha afirmado que Estados Unidos “había jurado que su objetivo único era expulsar a los terroristas de Siria y derrotar al llamado Estado Islámico” pero en la práctica, contrariamente a lo dicho por el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, “se está afianzando en la ribera oriental del Éufrates, no planea retirarse y crea allí organismos de poder locales”.

En cuanto al proceso de estabilización política en Siria, Lavrov ha dicho que llevará “algún tiempo”, ha subrayado la necesidad de “respetar la soberanía y la integridad territorial” del país árabe y ha considerado “muy preocupante” el anuncio de que Occidente se niega a proporcionar la ayuda a las zonas controladas por el Gobierno.

Tras manifestar su condena por la “agresión” que supuso el ataque coordinado de Estados Unidos, Reino Unido y Francia contra las autoridades sirias en represalia por el supuesto ataque del 7 de abril en Duma, Lavrov ha mostrado su malestar por la declaración conjunta aprobado por los ministros de Exteriores del G7 en Toronto (Canadá), en la que acusaron a Rusia de tener una “conducta desestabilizadora” y amenazaron con endurecer las sanciones económicas a menos que cumpla los acuerdos de Minsk sobre el conflicto en el este de Ucrania.

En este sentido, el jefe de la diplomacia rusa ha dicho que la reunión de ministros de Exteriores del G7 ha tenido “un obvio contexto rusófobo”. “Vamos a defender nuestra postura a la espera de que los colegas entiendan que semejante política no tiene futuro y lleva a un callejón sin salida”, ha concluido.

Por su parte, el secretario de Estado en funciones de Estados Unidos, John Sullivan, ha emplazado a Rusia a ser un “socio constructivo” para poner fin al conflicto sirio.

“Rusia debe ser un socio constructivo en Siria o tendrá que rendir cuentas”, ha afirmado Sullivan en rueda de prensa desde Toronto.

El secretario de Estado en funciones ha asegurado además que Estados Unidos está dispuesto a colaborar con Rusia “en los ámbitos en los que podemos”.

(Fuente: Agencias)

¿Quién está detrás del nuevo ataque químico en Siria?

(SOS).- Se trata del enésimo ataque químico de la guerra en Siria. El enésimo ataque que quedará sin castigo. Son al menos 100 las personas asesinadas el sábado en Duma, el último bastión extremista de Guta Oriental, pero el número podría aumentar.

Desde hace algún tiempo se hablaba de un posible ataque con armas no convencionales, pero organizado por los mal llamados rebeldes.

El Ministro de Defensa ruso había advertido repetidamente que algunas facciones yihadistas estaban organizando un ataque químico para culpar al Gobierno sirio. ¿Una paranoia que se ha convertido en realidad? Imposible decirlo.

Fuentes hostiles a las autoridades de Damasco, como el Observatorio Sirio para los Derechos Humanos, culparon directamente al presidente Bashar al Assad. Una hipótesis como cualquier otra en esta guerra donde todo es posible pero nada es verificable.

Tras la noticia del ataque químico, la portavoz del Departamento de Estado de Estados Unidos, Heather Nauert, dijo ayer que “si se confirman, estas informaciones son horribles y exigen una respuesta inmediata de la comunidad internacional”.

Nauert subrayó que Rusia, como aliado de Siria, “es responsable en última instancia de estos brutales ataques”.

Sin embargo, el Ejército ruso desmintió las denuncias. Se trata de “acusaciones fabricadas”, aseguró el teniente general Yuri Yevtushenko.

“Una vez sea liberada la ciudad de Duma de los milicianos, nos declaramos dispuestos a enviar inmediatamente a nuestros especialistas”, añadió el jefe del Centro de Reconciliación ruso en Siria, quien indicó además que sus expertos en radiaciones químicas y biológicas “recogerán datos que confirmarán que esas declaraciones son fabricadas”.

“El objetivo de estas falsas conjeturas, totalmente infundadas, es proteger a los terroristas y a la oposición radical que rechaza un arreglo político y, al mismo tiempo, intentar justificar posibles ataque militares desde el exterior”, destacó la Cancillería rusa en un comunicado.

La respuesta no se hizo esperar. Un ataque con misiles causó en la madrugada de este lunes 14 muertos en la base aérea T4, próxima a Palmira, según informaron medios de comunicación sirios, que responsabilizaron en un primer momento a Estados Unidos del bombardeo.

El Pentágono negó haber llevado a cabo ninguna operación militar en Siria “por ahora”, a pesar de la amenaza del presidente Donald Trump de golpear a las autoridades de Damasco por el presunto ataque químico registrado el sábado en Duma.

Moscú acusó finalmente de la operación a Israel, que ya había atacado el mismo aeródromo militar el pasado mes de febrero, en represalia por la infiltración de un dron en su espacio aéreo.

“Dos F-15 de Israel atacaron la base entre las 3.25 y las 3.53 con ocho misiles de crucero disparados desde el espacio aéreo libanés, sin llegar a entrar en el espacio sirio. Cinco de los misiles fueron interceptados por la defensa aérea siria, pero los tres restantes impactaron en la base”, señaló el Ministerio de Defensa ruso.

El ministro de Asuntos Exteriores ruso, Serguei Lavrov, aseveró hoy que el ataque supone “un paso muy peligroso”. “Espero al menos que así lo entiendan Estados Unidos y aquellos países que participan en la coalición que encabeza”, advirtió en una conferencia de prensa en Moscú.

“Nuestros expertos militares que han visitado el lugar del ataque en Duma no han hallado restos de gas de cloro ni de ninguna otra sustancia química utilizada contra civiles”, concluyó.

Por su parte, el Gobierno sirio negó rotundamente el ataque con armas no convencionales y afirmó que es “el mismo cuento aburrido”.

“Las denuncias del uso de sustancias químicas en Duma son un intento de impedir el avance del Ejército”, insistió.

Sin ninguna confirmación independiente hasta ahora del ataque con armamento letal prohibido, la Organización para la Prohibición de las Armas Químicas, vinculada a la ONU, ya está investigando los hechos.

Sin esperar a los resultados, Trump ha dado por hecha de nuevo la responsabilidad de las autoridades de Damasco.

La historia de los ataques con sustancias químicas en Siria nos enseña una cosa: debemos ser cautos al señalar a los culpables.

Vimos esto con el ataque de 2013 en Guta y, finalmente, con el de Jan Sheijun, cuyo aniversario transcurrió tranquilamente unos días atrás.

En ambos casos, el primero en ser acusado fue el propio Bashar al Assad. El tiempo y algunas valientes investigaciones periodísticas han demostrado que la realidad era diferente.

Los ataques químicos en esta guerra a menudo se han usado como una línea roja que no hay que cruzar. Sucedió en 2013 y luego en 2017. En ambos casos, Al Assad tuvo más desventajas que ganancias con este tipo de acciones.

Supongamos por un momento que el presidente sirio haya usando armas químicas en Duma. ¿Cuáles son los pros? En Guta Oriental, el Gobierno sirio ha ganado y eliminado a la mayoría de los extremistas en poco más de un mes. Los únicos que quedan son los yihadistas de Jaish al Islam. ¿De qué sirve usar armas químicas cuando has ganado no solo una batalla sino ahora también la guerra? De nada.

Si el Ejército Árabe Sirio realmente hubiera usado armas químicas, además de una gran masacre, habría cometido un grave error estratégico.

No se sabe con certeza quién llevó a cabo esta acción salvaje. Es difícil echarle la culpa al Gobierno o a las facciones armadas sin caer en la propaganda de unos u otros.

Los hechos ocurridos en estos años son numerosos y no es fácil tener certezas. La única, que nos gustaría subrayar, es que no solo Bashar al Assad posee armas químicas. Y, al menos sobre el papel, las eliminó todas en 2013.

En el caos sirio, fruto primero de la guerra y luego de la expansión de las huestes del Estado Islámico, cualquiera tiene depósitos de armas químicas. Es el caso del Frente al Nusra, filial de Al Qaeda en Siria, y el de otras facciones yihadistas.

En los túneles excavados por los terroristas de Guta se ha encontrado de todo: cargas de mortero, mapas del centro de Damasco y también materiales para preparar armas químicas. En un vídeo publicado por Sama TV el pasado 4 de abril, se aprecian diferentes materiales, incluido el cloro proveniente de Alemania, para producir armas no convencionales.

En multitud de ocasiones, los mal llamados rebeldes han usado armas químicas en Siria. La lista es muy larga. Pero por poner solo un ejemplo, el grupo Jaish al Islam, la misma facción armada que controla hoy la ciudad de Duma, usó el 8 de abril de 2016 un gas contra los kurdos en Alepo. Los expertos dicen que quizás se tratara de Sarin.

¿Quién usó el gas en Duma? Nadie puede decirlo con certeza hoy. Y tal vez ni siquiera mañana.

Ciertamente, cuando se trata de armas químicas en Siria, es bueno ser extremadamente prudente.

El Consejo de Seguridad de la ONU tiene previsto reunirse de urgencia este mismo lunes para analizar la situación en Siria, tras el presunto ataque químico.

Tanto las autoridades sirias como Rusia e Irán han negado el uso de armas prohibidas en Duma.

Los países occidentales están recopilando imágenes por satélite, vídeos y testimonios de las víctimas para presentarlos como prueba ante Naciones Unidas.

El presidente de Francia, Emmanuel Macron, y Trump intercambiaron información el domingo para confirmar el uso de armas químicas en Siria y coordinar sus acciones en la reunión del Consejo de Seguridad, según informó el palacio del Elíseo en un comunicado.

(Fuente: Gli Occhi della Guerra / Agencias)

Rusia, Turquía e Irán se comprometen a luchar juntos contra los terroristas en Siria

(SOS).- Los presidentes de Rusia, Irán y Turquía manifestaron este miércoles, en una cumbre trilateral en Ankara, su compromiso de trabajar juntos en favor del fin del conflicto armado en Siria y de luchar contra “las organizaciones terroristas”.

En una comparecencia ante la prensa tras la reunión, el líder turco, Recep Tayyip Erdogan, puso el acento en la necesidad de combatir a “todas las organizaciones terroristas, sin distinción”, en una clara referencia a las milicias kurdosirias.

El dirigente iraní, Hasan Rohani, dijo que “algunos países, como Estados Unidos, querían utilizar a las organizaciones terroristas como herramientas”.

Por su parte, el presidente ruso, Vladimir Putin, denunció que “los terroristas intentan envenenar el proceso de pacificación” que, aseguró, ya está teniendo lugar en Siria después de la derrota del Estado Islámico.

Los tres mandatarios firmaron, además, una declaración conjunta, difundida por la agencia turca Anadolu, que prevé encontrar una “solución duradera” para Siria.

El texto recuerda que “la única intervención extranjera efectiva” a favor de la paz hasta ahora ha sido el “proceso de Astaná”, patrocinado por Turquía, Rusia e Irán, y añade que este “ha acelerado el llamado proceso de Ginebra”, bajo mediación de la ONU.

La declaración pide igualmente continuar la lucha para “erradicar el Estado Islámico, el Frente al Nusra y todos los grupos vinculados a Al Qaeda o Daesh”.

La paz, añade la nota, se alcanzará mediante un proceso “libre, justo y transparente dominado por los propios sirios, y que lleve a una Constitución respaldada por el pueblo sirio y unas elecciones libres y justas con la participación de todos los votantes sirios bajo la apropiada supervisión de Naciones Unidas”.

Durante la rueda de prensa, Rohani calificó el conflicto sirio como “un gran problema causado por terroristas, que fueron entrenados por otros países, y que recibieron armas modernas y financiación”.

“Estos terroristas explotaban el petróleo sirio, y objetos históricos para venderlos en los mercados”, manifestó el presidente iraní, en aparente referencia al tráfico de antigüedades atribuido al Estado Islámico.

“No nos podemos fiar de las palabras y promesas de los estadounidenses. Primero dijeron que querían abandonar Siria, y ahora dicen que se quedan, si los países árabes pagan. Parece que se quieren quedar, pero a cambio de dinero”, indicó Rohani, en alusión a las recientes declaraciones del presidente de Estados Unidos, Donald Trump.

Erdogan respaldó esta interpretación, añadiendo que faltaba por aclarar la suma y aseverando que Trump trataría de obtener “siete billones de dólares”, la cantidad que el presidente estadounidense asegura que su país ha gastado en guerras en Oriente Medio en los últimos años.

La reunión de Ankara tuvo lugar en un momento en que se han hecho anuncios contradictorios y confusos en Washington.

Trump anunció de manera sorprendente que desea sacar pronto a las tropas estadounidenses de Siria, aunque no estableció una fecha.

Un comunicado de la Casa Blanca publicado ayer definió específicamente la misión militar estadounidense para eliminar pequeños grupos del Estado Islámico en Siria.

(Fuente: Agencias)

Trump habla con Merkel y Macron para abordar la situación en Siria

(SOS).- El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, telefoneó a la canciller alemana, Angela Merkel, y al presidente francés, Emmanuel Macron, para abordar la situación en Siria, informó la Casa Blanca.

La administración estadounidense explicó en un comunicado que el mandatario habló individualmente con los dos líderes europeos, con quienes coincidió en que el Gobierno sirio y sus partidarios “deberían implementar inmediata y plenamente la Resolución 2401 del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas, que exige un alto el fuego inmediato en toda Siria”.

“Los líderes también compartieron sus serias preocupaciones sobre las recientes declaraciones del presidente ruso, Vladimir Putin, sobre el desarrollo de armas nucleares, y estuvieron de acuerdo en que ello socava la discusión productiva sobre una serie de cuestiones entre Rusia y Occidente”, indicó la nota.

Por su parte, el alto comisionado de Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Zeid Ra’ad Al Hussein, recordó ayer a todos los responsables de crímenes de guerra en Siria que algún día serán juzgados.

“Las ruedas de la Justicia pueden ser lentas pero avanzan. Este Consejo puede tener un impacto real en asegurar que haya Justicia por el sufrimiento que han padecido los sirios”, subrayó el alto comisionado.

Y, una vez más, pidió que los crímenes en Siria sea referidos a la Corte Penal Internacional (CPI).

“Los intentos de desbaratar a la Justicia y proteger a los criminales son vergonzosos”, denunció.

El Consejo de Derechos Humanos de la ONU celebró este viernes una sesión urgente sobre la situación en el país árabe.

A pesar de que el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas aprobó hace una semana una resolución pidiendo el establecimiento de una pausa humanitaria de 30 días para permitir la entrega de ayuda y la evacuación médica, los ataques no han cesado en Siria.

Ante esta situación, el máximo responsable de Derechos Humanos de la ONU pidió a las partes que acaben con el conflicto, y a la comunidad internacional que haga todo lo posible por ayudar a registrar todos los crímenes.

Rusia acudió a la sede europea de la ONU para asegurar que no es por Moscú ni por las autoridades de Damasco si la tregua humanitaria en Siria no se está cumpliendo.

Durante sus dos intervenciones públicas en el Consejo de Derechos Humanos y la Conferencia de Desarme de la ONU, el ministro ruso de Asuntos Exteriores, Serguei Lavrov, acusó a los mal llamados rebeldes de violar el alto el fuego.

El jefe de la diplomacia rusa calificó de “inaceptable” en el principal órgano de defensa de los Derechos Humanos de la ONU que algunos países utilicen un “doble estándar” y “dividan el terrorismo en buenos y en malos”, como, lamentó, ocurre en la guerra siria.

El ministro de Exteriores aseguró que Rusia seguirá apoyando al Ejército sirio “para finalmente derrotar la amenaza terrorista”.

Lavrov dijo que era peligroso “especular” sobre violaciones de Derechos Humanos para “justificar injustificadas escapadas para provocar cambios de régimen” como ha sucedido en otras ocasiones.

“Con independencia de lo que uno pueda pensar de Sadam Husein o de Muamar al Gadafi, aquellos que les han derrocado deberían responder a una simple pregunta: ¿han conseguido aliviar las ilegítimas intervenciones el sufrimiento humano, proteger los derechos más fundamentales, el derecho a la vida?”, preguntó Lavrov.

Los sirios, indicó, “sufren una nefasta crisis humanitaria”, y recordó que la resolución 2401 adoptada por el Consejo de Seguridad de la ONU —que establece una tregua de al menos 30 días en toda Siria— representa un “marco para que todas las partes acuerden las condiciones para aliviar el sufrimiento de los civiles”.

“Rusia, junto con el Gobierno sirio, ya ha anunciado la creación de corredores humanitarios en Guta Oriental”. “Ahora toca a los milicianos actuar”, aseveró.

El ministro ruso acusó a las fuerzas extremistas que luchan contra el Gobierno sirio de “seguir bombardeando Damasco y de bloquear la entrega de ayuda y la evacuación de aquellos que quieren abandonar” el área.

A la vez, exigió a la alianza internacional encabezada por Estados Unidos que asegure “el mismo acceso humanitario a las áreas en Siria bajo su control” y que una misión conjunta de la ONU y el Comité Internacional de la Cruz Roja evalúe las necesidades humanitarias en Al Raqa —antiguo bastión del Estado Islámico—, “que fue reducido a escombros por la coalición”.

(Fuente: Agencias)

Turquía acusa a EEUU de dar millones de dólares a terroristas en Siria y promete limpiar Afrin

(SOS).- El presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, ha criticado de nuevo a Estados Unidos por apoyar a las milicias kurdas en Siria, y ha denunciado que Washington planea dar cientos de millones de dólares a grupos “terroristas”.

“Si dais apoyo de 500 o 550 millones de dólares del presupuesto a los terroristas, ¿tenemos que decir que es correcto, que vais por el buen camino?”, ha preguntado Erdogan, en referencia a lo que Turquía considera son planes de Estados Unidos para financiar a las Unidades de Protección del Pueblo (YPG), las fuerzas kurdas que combaten en Siria contra el Estado Islámico y es aliada de Washington.

Turquía considera a las YPG como una organización terrorista, conectada con el Partido de los Trabajadores Kurdo (PKK), y lanzó el pasado enero una ofensiva contra el grupo en el enclave sirio de Afrin, sobre el que Erdogan ha asegurado que quedará pronto “limpio de terroristas”.

“Este verano va a ser caliente tanto para los terroristas como para quienes los apoyan”, ha advertido el mandatario turco, que ha reiterado que una vez concluida la operación en Afrin, las tropas turcas continuarán hacia Manbech, otra región siria en manos de las YPG y donde, a diferencia de Afrin, sí hay presencia de fuerzas de la coalición internacional contra el Estado Islámico encabezada por Estados Unidos.

“Primero limpiaremos Manbech de terroristas y luego transformaremos el este del Eufrates en una región segura para nosotros y nuestros hermanos y hermanas sirias”, ha aseverado.

Erdogan ha afirmado que tras 35 días de operativo militar, Turquía controla ya 415 kilómetros cuadrados en Afrin, aproximadamente el 20 por ciento del territorio. “Espero que en poco tiempo podamos limpiar Afrin de terroristas y dejar que cientos de miles de sirios (que viven) en nuestro país regresen a sus hogares”, ha señalado.

También ha dicho que el Ejército turco tomara la ciudad de Afrin “tan pronto como sea posible” y luego continuará con “una nueva estrategia”.

El apoyo de Washington a las YPG es el principal punto de fricción en las deterioradas relaciones entre Turquía y Estados Unidos, aliados en la OTAN.

Fue uno de los principales puntos en la agenda de la visita que el secretario de Estado norteamericano, Rex Tillerson, hizo la semana pasada a Turquía, y que concluyó con el compromiso de establecer mecanismos para recomponer una relación que Ankara asegura ha llegado a un punto crítico.

(Fuente: Agencias)

Turquía y Estados Unidos acuerdan normalizar sus relaciones, dañadas por la guerra en Siria

(SOS).- El secretario de Estado de Estados Unidos, Rex Tillerson, se reunió hoy con el ministro de Asuntos Exteriores de Turquía, Mevlut Cavusoglu, para tratar de recomponer unas relaciones bilaterales dañadas, sobre todo, por el apoyo de Washington a milicias kurdas en Siria que Turquía considera una amenaza.

Tillerson, que inició ayer su visita y se entrevistó durante más de tres horas con el presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, dio una rueda de prensa conjunta con Cavusoglu tras su encuentro en Ankara.

Los cancilleres estadounidense y turco anunciaron un plan para recuperar la sintonía perdida en los últimos tiempos.

Aunque no se detallaron pasos concretos, Cavusoglu sugirió que existe un entendimiento mutuo sobre Manbiy, una región del norte de Siria de la que Turquía quiere expulsar a las milicias kurdas.

“Empezaremos por Manbiy. Lo aseguraremos. Quién administra estas provincias y quién proporciona la seguridad allí es importante para alcanzar la estabilidad. Podemos adoptar pasos con Estados Unidos en esta cuestión después de que los milicianos de YPG/J se retiren de Manbiy”, dijo el ministro turco de Asuntos Exteriores, quien se refirió a este plan como una vieja promesa de Washington, incumplida hasta el momento.

Hasta hoy, Manbiy es una de las villas donde hay apostadas unidades kurdosirias junto a tropas estadounidenses, que las respaldan.

Aunque Tillerson y Cavusoglu no mostraron una sintonía total frente a los periodistas, el norteamericano no desentonó en exceso. Valoró sus relaciones bilaterales, que se remontan a tiempos de la Guerra Fría, como “profundas e importantes”, y declaró que Turquía y Estados Unidos no “actuarán solas” en Siria. Aseguró que la Casa Blanca reconoce el derecho “legítimo” de Turquía de proteger sus fronteras, tal es la justificación turca para intervenir en Afrin, aunque pidió contención para evitar bajas civiles.

Erdogan planteó ayer “claramente” al jefe de la diplomacia estadounidense qué es lo que Turquía espera de Estados Unidos en relación a sus relaciones bilaterales y las prioridades del país en Siria e Irak, según fuentes de la Presidencia turca citadas por los medios locales.

Según esas fuentes, los dos políticos también intercambiaron opiniones sobre la lucha contra el terrorismo.

El principal escollo en las relaciones de los dos países, aliados en la OTAN, es el apoyo que Estados Unidos presta a las Unidades de Protección del Pueblo (YPG), que Washington considera esenciales en la lucha contra el Estado Islámico.

Por contra, Turquía cree que las YPG son un grupo terrorista vinculado al Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK), la guerrilla enfrentada al Estado turco desde hace tres décadas.

Turquía mantiene desde finales de enero una ofensiva contra las YPG en enclave de Afrin, en el norte de Siria, operación que ha amenazado con extender a la zona de Manbech, donde hay efectivos de la coalición internacional, liderada por Estados Unidos, que apoya a las milicias kurdas contra los yihadistas.

Los ministros de Defensa de Estados Unidos y Turquía, James Mattis y Nurettin Canikli, respectivamente, ya trataron ayer este asunto en un encuentro en Bruselas.

Según Canikli, su homólogo estadounidense planteó la posibilidad de que las YPG ayuden a Turquía contra el PKK, algo que el ministro turco ve inviable ya que considera que los dos grupos son lo mismo.

(Fuente: Agencias)