Rusia y Turquía tratan sobre la situación del último bastión extremista en Siria

(SOS).- El destino de la región siria de Idlib, el último refugio de los extremistas, ha dominado el encuentro de este jueves en Ankara entre los ministros de Exteriores ruso, Serguei Lavrov, y turco, Mevlut Cavusoglu.

Turquía y Rusia, junto a Irán, cooperan en el llamado proceso de Astaná para lograr una solución negociada al conflicto en Siria, pese a que Moscú y Teherán respaldan al Gobierno sirio, mientras que Ankara apoya a los grupos armados que operan en el país árabe.

Rusia y Siria han dado por concluida la ofensiva en el suroeste del país y han señalado como próximo objetivo Idlib, provincia norteña fronteriza con Turquía donde hay desplegadas también tropas turcas.

En el encuentro de ayer en Ankara, Lavrov señaló que la situación de Idlib es más complicada que en otras zonas, especialmente por la agresividad del Frente al Nusra —antigua denominación de la filial siria de Al Qaeda— y defendió el derecho del Ejército sirio a combatirlo.

“El Ejército sirio tiene todo el derecho de reprimir (al Frente al Nusra en Idlib). Está en su propia tierra y combate por su independencia, contra los terroristas. Nosotros le damos apoyo en esas acciones de acuerdo al derecho internacional”, dijo en una rueda de prensa conjunta con Cavusoglu.

El ministro ruso reiteró que Damasco puede combatir en Idlib pese a ser una zona de distensión bajo responsabilidad de Ankara y advirtió de que los países que protegen a los grupos armados, entre los que está Turquía, no saben distinguir entre los mal denominados rebeldes y los yihadistas.

Por su parte, Cavusoglu mostró su disposición a colaborar con Rusia para “neutralizar” a los “terroristas” de Idlib.

“Hay más de tres millones de civiles viviendo en Idlib, pero también hay grupos terroristas allí. Sobre todo vienen con armas de zonas previamente sitiadas”, dijo.

“Está claro lo que se debe hacer. Nosotros, junto a Rusia y otros socios, los identificaremos y los neutralizaremos”, afirmó el ministro turco.

Cavusoglu insistió en que debido a la presencia de población civil en la región se deben evitar grandes ofensivas que puedan generar víctimas indiscriminadas.

En el encuentro entre ambos ministros también se iniciaron los preparativos para celebrar una cumbre sobre Siria, en la que participarán los líderes de Rusia, Turquía, Francia y Alemania.

A finales del mes pasado, el presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, habló del próximo 7 de septiembre como posible fecha, y de Estambul como probable lugar de esta cumbre.

Sin embargo, ningún ministro hizo públicos nuevos detalles sobre la citada cumbre durante su encuentro en Ankara.

Anuncios

Rusia propone rematar a los terroristas de la provincia siria de Idlib

(SOS).- El ministro de Exteriores de Rusia, Sergei Lavrov, se ha mostrado partidario este jueves de “rematar” a los “terroristas” que actúan en la provincia de Idlib, en el norte de Siria, último feudo de los grupos yihadistas.

Preguntado sobre la guerra en el país árabe, Lavrov ha dicho en declaraciones a los medios de comunicación que “se debe rematar a los terroristas que todavía actúan en la región de Idlib”.

En Idlib hay presencia de organizaciones como el Frente al Nusra, la filial de Al Qaeda en Siria, y también se concentra el grueso de los combatientes que han sido evacuados de otras zonas liberadas por las fuerzas gubernamentales y sus aliados.

Según ha confirmado el general Serguei Rudskoi, jefe de operaciones del Estado Mayor ruso, las autoridades sirias han dado por concluida su ofensiva de las últimas semanas para recuperar el control total sobre las provincias de Deraa, Al Quneitra y Al Sueida, en el sureste del país.

Los milicianos pudieron elegir entre acogerse a una amnistía y deponer las armas, o ser evacuados junto a sus familias a la provincia de Idlib.

El general ruso ha detallado que más de 4.300 combatientes fueron evacuados a esa provincia fronteriza con Turquía, en la que están desplegadas las tropas turcas que garantizan su seguridad.

Ahora que el Ejército sirio ha liberado prácticamente todo el país, con la salvedad de los territorios donde están desplegadas tropas de Estados Unidos y sus aliados, Damasco y Moscú, ya preparan el terreno para librar la que podría ser la última batalla de la guerra.

Siria y Rusia han advertido —tanto públicamente como a través de los canales apropiados— que el próximo objetivo es recuperar Idlib, aunque deberán negociar con Ankara para que retire a sus soldados de la provincia.

Al menos 100 muertos en una ola de atentados del Estado Islámico en una ciudad del sur de Siria

(SOS).- Al menos 100 personas han muerto este miércoles en el sur de Siria como consecuencia de una cadena de atentados reivindicados por el Estado Islámico.

Entre las víctimas mortales hay 67 efectivos de las fuerzas gubernamentales, así como 35 civiles, según el último recuento. También hay al menos 45 heridos y la cifra total de víctimas podría aumentar en las próximas horas.

El ataque, que es el más mortífero cometido por la organización en meses, se produjo cuando un grupo de terroristas suicidas irrumpió en un bazar y a las afueras de la localidad de Al Sueida, bajo control del Gobierno sirio.

El Ejército logró abatir a dos de los hombres bomba antes de que se hicieran estallar y sigue buscando a otros asaltantes, informaron fuentes oficiales.

En un comunicado, el Estado Islámico dijo que “soldados del Califato” atacaron posiciones de seguridad y blancos del Gobierno en la ciudad de Al Sueida.

Estos atentados se producen en un momento en que las autoridades de Damasco ya controlan el 90 por ciento de las provincias meridionales de Deraa y Quneitra, tras su operación militar lanzada en junio.

Al cierre de esta edición, se están produciendo violentos enfrentamientos al norte de Al Sueida, después de que el grupo yihadista atacara varias poblaciones.

Las citadas fuentes oficiales no detallaron el número de muertos y heridos en los ataques y añadieron que unidades del Ejército repelieron la ofensiva lanzada por los extremistas sobre los pueblos de Al Matuna, Duma, Taima y Al Shibki.

Putin dice que Rusia no tiene previsto retirar por ahora las tropas desplegadas en Siria

(SOS).- El presidente de Rusia, Vladimir Putin, dijo este jueves que por ahora no tiene previsto ordenar el repliegue del contingente militar ruso de Siria.

“Permanecerán allí mientras sea beneficioso para Rusia y de conformidad con nuestros compromisos, asumidos a nivel internacional, de momento no planeamos retirar estas unidades”, manifestó Putin durante su tradicional Línea Directa anual retransmitida en directo por la televisión, al contestar la pregunta de un militar ruso emplazado en el país árabe.

“Sabemos que el empleo de las fuerzas armadas en condiciones de combate implica pérdidas”, reconoció el mandatario.

“Si es necesario, podremos retirar bastante rápido a todos nuestros militares (de Siria). Pero por ahora los necesitamos, porque cumplen con misiones importantes, entre otras cosas para garantizar la seguridad de Rusia en la región y nuestros intereses económicos”, subrayó Putin.

En este sentido, el jefe del Kremlin recordó que miles de terroristas se encuentran en territorio sirio y recalcó que “es mejor eliminarlos allí que recibirlos aquí (en Rusia) con armas en las manos”.

La participación de las tropas rusas en la operación contra grupos terroristas en Siria, aseveró, “es un instrumento único para el adiestramiento de nuestras fuerzas armadas, incomparable a cualquier maniobra”.

“Siria no es un polígono para las pruebas de las nuevas armas rusas, pero las empleamos en ese país, algo que permitió mejorar los sistemas de ataque avanzados, incluidos los de misiles”, añadió.

Tras varios años de implicación directa en la operación militar de las autoridades de Damasco contra las organizaciones extremistas, Rusia replegó a finales del año pasado al grueso de su contingente de Siria, tras proclamar la derrota total del Estado Islámico.

Permanecen en el país árabe las unidades militares de la base marítima de Tartus y de la base aérea de Khmeimim (ambas en la provincia mediterránea de Latakia), además del Centro para la Reconciliación en Siria y varios batallones de la Policía militar que se encargan de garantizar la seguridad en algunas regiones sirias.

El presidente Vladimir Putin concluyó diciendo que “las operaciones de combate de envergadura con empleo de las fuerzas armadas (rusas) han concluido y ya no son necesarias”.

Rusia acusa a Estados Unidos de querer perpetuar su presencia en Siria

(SOS).- El ministro de Asuntos Exteriores ruso, Sergei Lavrov, ha acusado este martes a Estados Unidos de estar intentando perpetuar su presencia en territorio sirio, creando allí “organismos de poder locales”, al tiempo que ha hecho un llamamiento para respetar la soberanía y la integridad territorial del país árabe.

En declaraciones a la prensa tras reunirse en la capital de China con sus colegas de la Organización de Cooperación de Shanghái (OCS), el jefe de la diplomacia rusa ha denunciado que hay “un grupo de países” que tiene como objetivo lograr “la desintegración de Siria”.

Lavrov ha afirmado que Estados Unidos “había jurado que su objetivo único era expulsar a los terroristas de Siria y derrotar al llamado Estado Islámico” pero en la práctica, contrariamente a lo dicho por el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, “se está afianzando en la ribera oriental del Éufrates, no planea retirarse y crea allí organismos de poder locales”.

En cuanto al proceso de estabilización política en Siria, Lavrov ha dicho que llevará “algún tiempo”, ha subrayado la necesidad de “respetar la soberanía y la integridad territorial” del país árabe y ha considerado “muy preocupante” el anuncio de que Occidente se niega a proporcionar la ayuda a las zonas controladas por el Gobierno.

Tras manifestar su condena por la “agresión” que supuso el ataque coordinado de Estados Unidos, Reino Unido y Francia contra las autoridades sirias en represalia por el supuesto ataque del 7 de abril en Duma, Lavrov ha mostrado su malestar por la declaración conjunta aprobado por los ministros de Exteriores del G7 en Toronto (Canadá), en la que acusaron a Rusia de tener una “conducta desestabilizadora” y amenazaron con endurecer las sanciones económicas a menos que cumpla los acuerdos de Minsk sobre el conflicto en el este de Ucrania.

En este sentido, el jefe de la diplomacia rusa ha dicho que la reunión de ministros de Exteriores del G7 ha tenido “un obvio contexto rusófobo”. “Vamos a defender nuestra postura a la espera de que los colegas entiendan que semejante política no tiene futuro y lleva a un callejón sin salida”, ha concluido.

Por su parte, el secretario de Estado en funciones de Estados Unidos, John Sullivan, ha emplazado a Rusia a ser un “socio constructivo” para poner fin al conflicto sirio.

“Rusia debe ser un socio constructivo en Siria o tendrá que rendir cuentas”, ha afirmado Sullivan en rueda de prensa desde Toronto.

El secretario de Estado en funciones ha asegurado además que Estados Unidos está dispuesto a colaborar con Rusia “en los ámbitos en los que podemos”.

(Fuente: Agencias)

¿Quién está detrás del nuevo ataque químico en Siria?

(SOS).- Se trata del enésimo ataque químico de la guerra en Siria. El enésimo ataque que quedará sin castigo. Son al menos 100 las personas asesinadas el sábado en Duma, el último bastión extremista de Guta Oriental, pero el número podría aumentar.

Desde hace algún tiempo se hablaba de un posible ataque con armas no convencionales, pero organizado por los mal llamados rebeldes.

El Ministro de Defensa ruso había advertido repetidamente que algunas facciones yihadistas estaban organizando un ataque químico para culpar al Gobierno sirio. ¿Una paranoia que se ha convertido en realidad? Imposible decirlo.

Fuentes hostiles a las autoridades de Damasco, como el Observatorio Sirio para los Derechos Humanos, culparon directamente al presidente Bashar al Assad. Una hipótesis como cualquier otra en esta guerra donde todo es posible pero nada es verificable.

Tras la noticia del ataque químico, la portavoz del Departamento de Estado de Estados Unidos, Heather Nauert, dijo ayer que “si se confirman, estas informaciones son horribles y exigen una respuesta inmediata de la comunidad internacional”.

Nauert subrayó que Rusia, como aliado de Siria, “es responsable en última instancia de estos brutales ataques”.

Sin embargo, el Ejército ruso desmintió las denuncias. Se trata de “acusaciones fabricadas”, aseguró el teniente general Yuri Yevtushenko.

“Una vez sea liberada la ciudad de Duma de los milicianos, nos declaramos dispuestos a enviar inmediatamente a nuestros especialistas”, añadió el jefe del Centro de Reconciliación ruso en Siria, quien indicó además que sus expertos en radiaciones químicas y biológicas “recogerán datos que confirmarán que esas declaraciones son fabricadas”.

“El objetivo de estas falsas conjeturas, totalmente infundadas, es proteger a los terroristas y a la oposición radical que rechaza un arreglo político y, al mismo tiempo, intentar justificar posibles ataque militares desde el exterior”, destacó la Cancillería rusa en un comunicado.

La respuesta no se hizo esperar. Un ataque con misiles causó en la madrugada de este lunes 14 muertos en la base aérea T4, próxima a Palmira, según informaron medios de comunicación sirios, que responsabilizaron en un primer momento a Estados Unidos del bombardeo.

El Pentágono negó haber llevado a cabo ninguna operación militar en Siria “por ahora”, a pesar de la amenaza del presidente Donald Trump de golpear a las autoridades de Damasco por el presunto ataque químico registrado el sábado en Duma.

Moscú acusó finalmente de la operación a Israel, que ya había atacado el mismo aeródromo militar el pasado mes de febrero, en represalia por la infiltración de un dron en su espacio aéreo.

“Dos F-15 de Israel atacaron la base entre las 3.25 y las 3.53 con ocho misiles de crucero disparados desde el espacio aéreo libanés, sin llegar a entrar en el espacio sirio. Cinco de los misiles fueron interceptados por la defensa aérea siria, pero los tres restantes impactaron en la base”, señaló el Ministerio de Defensa ruso.

El ministro de Asuntos Exteriores ruso, Serguei Lavrov, aseveró hoy que el ataque supone “un paso muy peligroso”. “Espero al menos que así lo entiendan Estados Unidos y aquellos países que participan en la coalición que encabeza”, advirtió en una conferencia de prensa en Moscú.

“Nuestros expertos militares que han visitado el lugar del ataque en Duma no han hallado restos de gas de cloro ni de ninguna otra sustancia química utilizada contra civiles”, concluyó.

Por su parte, el Gobierno sirio negó rotundamente el ataque con armas no convencionales y afirmó que es “el mismo cuento aburrido”.

“Las denuncias del uso de sustancias químicas en Duma son un intento de impedir el avance del Ejército”, insistió.

Sin ninguna confirmación independiente hasta ahora del ataque con armamento letal prohibido, la Organización para la Prohibición de las Armas Químicas, vinculada a la ONU, ya está investigando los hechos.

Sin esperar a los resultados, Trump ha dado por hecha de nuevo la responsabilidad de las autoridades de Damasco.

La historia de los ataques con sustancias químicas en Siria nos enseña una cosa: debemos ser cautos al señalar a los culpables.

Vimos esto con el ataque de 2013 en Guta y, finalmente, con el de Jan Sheijun, cuyo aniversario transcurrió tranquilamente unos días atrás.

En ambos casos, el primero en ser acusado fue el propio Bashar al Assad. El tiempo y algunas valientes investigaciones periodísticas han demostrado que la realidad era diferente.

Los ataques químicos en esta guerra a menudo se han usado como una línea roja que no hay que cruzar. Sucedió en 2013 y luego en 2017. En ambos casos, Al Assad tuvo más desventajas que ganancias con este tipo de acciones.

Supongamos por un momento que el presidente sirio haya usando armas químicas en Duma. ¿Cuáles son los pros? En Guta Oriental, el Gobierno sirio ha ganado y eliminado a la mayoría de los extremistas en poco más de un mes. Los únicos que quedan son los yihadistas de Jaish al Islam. ¿De qué sirve usar armas químicas cuando has ganado no solo una batalla sino ahora también la guerra? De nada.

Si el Ejército Árabe Sirio realmente hubiera usado armas químicas, además de una gran masacre, habría cometido un grave error estratégico.

No se sabe con certeza quién llevó a cabo esta acción salvaje. Es difícil echarle la culpa al Gobierno o a las facciones armadas sin caer en la propaganda de unos u otros.

Los hechos ocurridos en estos años son numerosos y no es fácil tener certezas. La única, que nos gustaría subrayar, es que no solo Bashar al Assad posee armas químicas. Y, al menos sobre el papel, las eliminó todas en 2013.

En el caos sirio, fruto primero de la guerra y luego de la expansión de las huestes del Estado Islámico, cualquiera tiene depósitos de armas químicas. Es el caso del Frente al Nusra, filial de Al Qaeda en Siria, y el de otras facciones yihadistas.

En los túneles excavados por los terroristas de Guta se ha encontrado de todo: cargas de mortero, mapas del centro de Damasco y también materiales para preparar armas químicas. En un vídeo publicado por Sama TV el pasado 4 de abril, se aprecian diferentes materiales, incluido el cloro proveniente de Alemania, para producir armas no convencionales.

En multitud de ocasiones, los mal llamados rebeldes han usado armas químicas en Siria. La lista es muy larga. Pero por poner solo un ejemplo, el grupo Jaish al Islam, la misma facción armada que controla hoy la ciudad de Duma, usó el 8 de abril de 2016 un gas contra los kurdos en Alepo. Los expertos dicen que quizás se tratara de Sarin.

¿Quién usó el gas en Duma? Nadie puede decirlo con certeza hoy. Y tal vez ni siquiera mañana.

Ciertamente, cuando se trata de armas químicas en Siria, es bueno ser extremadamente prudente.

El Consejo de Seguridad de la ONU tiene previsto reunirse de urgencia este mismo lunes para analizar la situación en Siria, tras el presunto ataque químico.

Tanto las autoridades sirias como Rusia e Irán han negado el uso de armas prohibidas en Duma.

Los países occidentales están recopilando imágenes por satélite, vídeos y testimonios de las víctimas para presentarlos como prueba ante Naciones Unidas.

El presidente de Francia, Emmanuel Macron, y Trump intercambiaron información el domingo para confirmar el uso de armas químicas en Siria y coordinar sus acciones en la reunión del Consejo de Seguridad, según informó el palacio del Elíseo en un comunicado.

(Fuente: Gli Occhi della Guerra / Agencias)

Rusia, Turquía e Irán se comprometen a luchar juntos contra los terroristas en Siria

(SOS).- Los presidentes de Rusia, Irán y Turquía manifestaron este miércoles, en una cumbre trilateral en Ankara, su compromiso de trabajar juntos en favor del fin del conflicto armado en Siria y de luchar contra “las organizaciones terroristas”.

En una comparecencia ante la prensa tras la reunión, el líder turco, Recep Tayyip Erdogan, puso el acento en la necesidad de combatir a “todas las organizaciones terroristas, sin distinción”, en una clara referencia a las milicias kurdosirias.

El dirigente iraní, Hasan Rohani, dijo que “algunos países, como Estados Unidos, querían utilizar a las organizaciones terroristas como herramientas”.

Por su parte, el presidente ruso, Vladimir Putin, denunció que “los terroristas intentan envenenar el proceso de pacificación” que, aseguró, ya está teniendo lugar en Siria después de la derrota del Estado Islámico.

Los tres mandatarios firmaron, además, una declaración conjunta, difundida por la agencia turca Anadolu, que prevé encontrar una “solución duradera” para Siria.

El texto recuerda que “la única intervención extranjera efectiva” a favor de la paz hasta ahora ha sido el “proceso de Astaná”, patrocinado por Turquía, Rusia e Irán, y añade que este “ha acelerado el llamado proceso de Ginebra”, bajo mediación de la ONU.

La declaración pide igualmente continuar la lucha para “erradicar el Estado Islámico, el Frente al Nusra y todos los grupos vinculados a Al Qaeda o Daesh”.

La paz, añade la nota, se alcanzará mediante un proceso “libre, justo y transparente dominado por los propios sirios, y que lleve a una Constitución respaldada por el pueblo sirio y unas elecciones libres y justas con la participación de todos los votantes sirios bajo la apropiada supervisión de Naciones Unidas”.

Durante la rueda de prensa, Rohani calificó el conflicto sirio como “un gran problema causado por terroristas, que fueron entrenados por otros países, y que recibieron armas modernas y financiación”.

“Estos terroristas explotaban el petróleo sirio, y objetos históricos para venderlos en los mercados”, manifestó el presidente iraní, en aparente referencia al tráfico de antigüedades atribuido al Estado Islámico.

“No nos podemos fiar de las palabras y promesas de los estadounidenses. Primero dijeron que querían abandonar Siria, y ahora dicen que se quedan, si los países árabes pagan. Parece que se quieren quedar, pero a cambio de dinero”, indicó Rohani, en alusión a las recientes declaraciones del presidente de Estados Unidos, Donald Trump.

Erdogan respaldó esta interpretación, añadiendo que faltaba por aclarar la suma y aseverando que Trump trataría de obtener “siete billones de dólares”, la cantidad que el presidente estadounidense asegura que su país ha gastado en guerras en Oriente Medio en los últimos años.

La reunión de Ankara tuvo lugar en un momento en que se han hecho anuncios contradictorios y confusos en Washington.

Trump anunció de manera sorprendente que desea sacar pronto a las tropas estadounidenses de Siria, aunque no estableció una fecha.

Un comunicado de la Casa Blanca publicado ayer definió específicamente la misión militar estadounidense para eliminar pequeños grupos del Estado Islámico en Siria.

(Fuente: Agencias)