Rusia y Turquía acuerdan las fronteras de la zona desmilitarizada en Idlib

(SOS).- Los gobiernos de Rusia y Turquía han acordado este viernes las fronteras de la zona desmilitarizada que será establecida en la región siria de Idlib (noroeste), en el marco del acuerdo anunciado el lunes, que cuenta con el beneplácito de Damasco.

El Ministerio de Defensa turco ha indicado que estas fronteras han sido determinadas “teniendo en cuenta la estructura geográfica y las características de las zonas residenciales”.

Por otra parte, el ministro de Exteriores turco, Mevlut Cavusoglu, ha anunciado que se reunirá la semana que viene con sus homólogos de Rusia e Irán para abordar la situación en el país árabe, sin dar más detalles al respecto.

El presidente ruso, Vladimir Putin, anunció el lunes un acuerdo para la creación de una zona desmilitarizada de entre 15 y 20 kilómetros para garantizar la paz en Idlib, un pacto que prevé patrullas coordinadas rusas y turcas en la zona.

“En la reunión hemos debatido en detalle esa situación y hemos acordado la creación para el 15 de octubre de una zona desmilitarizada de 15 o 20 kilómetros a lo largo de la línea de contacto entre los grupos armados y las tropas sirias”, explicó, tras reunirse con su homólogo turco, Recep Tayyip Erdogan.

El acuerdo de la zona desmilitarizada prevé además la retirada del armamento pesado de las inmediaciones de la zona a partir del 10 de octubre. En esta franja no podrá haber presencia de combatientes “radicales” de organizaciones como el Frente al Nusra, filial de Al Qaeda en Siria.

Este pacto viene acompañado de un memorándum firmado también en Sochi entre los ministros de Defensa de Rusia, Sergei Shoigu, y de Turquía, Hulusi Akar, para la estabilización de la zona desmilitarizada de Idlib.

Idlib es el último enclave de Siria controlado por yihadistas y milicianos aliados de Turquía. Las fuerzas gubernamentales han amenazado en las últimas semanas con una ofensiva militar contra la zona.

Anuncios

Rusia, Turquía e Irán seguirán buscando la mejor solución para hacer frente a la situación en Idlib

(SOS).- El embajador ruso ante Naciones Unidas, Vasili Nebenzia, ha asegurado este miércoles que Turquía, Rusia e Irán seguirán buscando la “mejor solución posible” para hacer frente a la situación en la provincia siria de Idlib.

“Rusia, junto con los demás garantes del proceso de Astaná, se ha esforzado y se seguirá esforzando para que la situación en torno a Idlib se resuelva por medio de las negociaciones y para que la población civil no sufra, algo que ya hemos indicado a todos nuestros socios”, ha aseverado Nebenzia en una reunión del Consejo de Seguridad de la ONU.

“Digan lo que digan los demás —sea por envidia o por impotencia— el formato de Astaná es un mecanismo operativo y eficaz”, ha subrayado.

Los líderes de Rusia y Turquía, Vladimir Putin y Recep Tayyip Erdogan, respectivamente, acordaron el lunes establecer para el 15 de octubre una zona desmilitarizada en Idlib en la línea de contacto entre los grupos armados y las tropas sirias.

Los ministros de Defensa de ambos países firmaron, por su parte, un memorando sobre la estabilización de la situación en la zona de distensión de Idlib.

Nebenzia ha señalado ante los miembros del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas que “los elementos clave del memorándum consisten en preservar la zona de distensión y crear una zona desmilitarizada para hacer posible una tregua estable”.

“A la vez se confirma como prioridad la lucha contra el terrorismo en Siria en todas sus formas y manifestaciones”, ha afirmado el enviado ruso al recordar que “la lucha antiterrorista, consecuente y sin cuartel, es una de las obligaciones clave de todos los países miembros de la ONU”, ha dicho el diplomático ruso.

Putin y Erdogan acuerdan crear una zona desmilitarizada en Idlib

(SOS).- Los presidentes de Rusia, Vladimir Putin, y Turquía, Recep Tayyip Erdogan, alcanzaron este lunes en una larga y tensa negociación un acuerdo que suspende la ofensiva anunciada por el Gobierno sirio contra la provincia de Idlib, que se daba como un hecho por el respaldo del Kremlin.

A la salida de una reunión que duró más de cuatro horas, el mandatario ruso anunció el acuerdo para crear una zona desmilitarizada de hasta 20 kilómetros de ancho que dividirá las posiciones de las tropas gubernamentales sirias y los grupos armados respaldados por Turquía.

“Hemos decidido crear a lo largo de la línea de contacto entre los grupos armados y las tropas gubernamentales una zona desmilitarizada de una profundidad de 15-20 kilómetros hasta el 15 de octubre”, dijo Putin en la comparecencia conjunta de los dos líderes tras su encuentro en el balneario ruso de Sochi.

El ministro de Defensa ruso, Serguei Shoigu, precisó al responder a los periodistas que ese acuerdo suspende los planes de Damasco para lanzar una ofensiva contra la provincia de Idlib, último bastión de los yihadistas.

“A propuesta del presidente de Turquía, (se ha acordado) replegar hasta el 10 de octubre de esa zona (desmilitarizada) el armamento pesado, tanques, sistemas de artillería de los grupos armados”, subrayó Putin.

Además, detalló, el acuerdo compromete a Turquía a “retirar de la zona desmilitarizada a todos los combatiente radicales, incluidos los del Frente al Nusra”.

El control y la vigilancia en esa zona correrá a cargo de patrullas móviles integradas por “unidades de las policías militares turca y rusa”, explicó el jefe del Kremlin.

“Junto a Rusia emprenderemos todos los esfuerzos para liquidar a todos los grupos radicales en ese territorio”, dijo Erdogan.

El acuerdo y la suspensión de la ofensiva suponen una gran victoria para el presidente turco, que había dejado claro que no retiraría a sus tropas de la provincia de Idlib, donde tiene doce puestos de vigilancia para garantizar la seguridad de la población, en virtud de los acuerdos con Rusia e Irán para crear “zonas de distensión” en Siria firmados durante las negociaciones de Astaná.

“Hemos estado fortaleciendo nuestra presencia militar allí. No podemos permitirnos tener una debilidad allí, continuaremos fortaleciéndola”, dijo Erdogan a los periodistas.

El líder turco llegó a Sochi decidido a defender su postura y lo consiguió, como atestigua un acuerdo, que ha sacado del debate el argumento, tantas veces esgrimido por Moscú, de que Damasco está en su derecho de recuperar por la fuerza todo su territorio.

Al comparecer ante la prensa, Putin admitió que las conversaciones con su colega turco fueron “tensas”, pero le agradeció el resultado logrado tras un trabajo “constructivo” durante el encuentro.

Con todo, la zona desmilitarizada garantizará la seguridad de las bases aérea y naval que tiene Rusia en la provincia de Latakia, según Moscú objetivo de intentos de ataques por parte de los terroristas que operan en la vecina Idlib.

Los ministros de Defensa de Rusia y Turquía, que participaron en las conversaciones, firmaron en presencia de Putin y Erdogan un memorando que recoge el acuerdo alcanzado entre los dos líderes.

Los términos del acuerdo serán trasladados en las próximas horas al Gobierno sirio, señaló Shoigu.

“En general, esta postura está respaldada por los dirigentes de Siria. Pronto celebraremos consultas con los dirigentes sirios”, aseguró al respecto Putin.

La provincia de Idlib, fronteriza con Turquía, acoge a unos 3 millones de personas, entre ellas un buen número de extremistas desplazados de antiguos feudos que ya fueron liberados por las fuerzas gubernamentales sirias.

Un carro de combate israelí dispara contra un puesto fronterizo sirio

(SOS).- Un carro de combate israelí ha lanzado este sábado un disparo de advertencia contra las fuerzas sirias en la frontera de los Altos del Golán después de que se detectara la construcción de una supuesta posición fortificada en la zona desmilitarizada.

El Ejército israelí ha informado de que el incidente ha ocurrido cerca de la localidad drusa de Hader, en la parte de los Altos del Golán controlada por Siria.

Las Fuerzas de Defensa de Israel han alegado que las medidas del Ejército Árabe Sirio para fortificar el mencionado puesto militar violan el acuerdo de alto el fuego de 1974 entre ambos países.

“El acuerdo prohíbe la entrada de material pesado de construcción o vehículos militares en la zona desmilitarizada”, ha indicado un portavoz castrense.

Por este motivo, las autoridades israelíes han presentado una queja a las Fuerzas de Paz de la ONU presentes en los Altos del Golán y han exigido que se adopten medidas contra el Gobierno sirio por esta presunta violación de las normativas internacionales. Al cierre de esta edición no ha habido ningún comentario sobre este asunto por parte de Damasco.

El primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, ha publicado una breve nota en Facebook: “Guardamos nuestras fronteras en el Norte y el Sur y mantenemos nuestro apoyo a nuestros hermanos drusos”.

En el pueblo druso de Hader, en el lado sirio, hubo un atentado con coche bomba a principios de mes en el que murieron nueve personas y después provocó enfrentamientos entre las fuerzas gubernamentales y los combatientes del Frente al-Nusra, filial de Al Qaeda en Siria.

Israel señaló entonces en un comunicado que intervendría militarmente para evitar la ocupación de Hader. “El Ejército está dispuesto y preparado a ayudar a los vecinos del pueblo y evitará que se dañe o conquiste la localidad de Hader porque tenemos un compromiso profundo con la población drusa”, dijo el general Ronen Manelis.

Desde el estallido del conflicto en 2011, han sido frecuentes los ataques aéreos y con artillería de las fuerzas israelíes a objetivos en Siria.

(Fuente: Agencias)