CHM01 CHAMAN (PAKISTÁN), 17/02/2017.- Dos soldados montan guardia tras el cierre de las fronteras en las entre Pakistán y Afganistán en Chaman, Pakistán, hoy 17 de febrero de 2017. Pakistán lanzó hoy una operación antiterrorista en la que asegura haber matado a más de 100 supuestos insurgentes, un día después del atentado suicida contra un templo sufí en el que murieron 83 personas, una acción por la que el Ejército prometió una "venganza inmediatamente". EFE/Akhter Gulfam

Pakistán – Tras el atentado de Daesh a un templo sufí, el Ejército abate a más de 100 terroristas

(SOS).- El Gobierno de Pakistán lanzó una operación antiterrorista en la que asegura haber abatido a más de un centenar de personas a lo largo del país, un día después del atentado suicida contra un templo sufí en el que murieron al menos 88 personas.

Las operaciones del Ejército comenzaron el jueves de madrugada, horas después de que un suicida hiciese explotar las bombas que portaba en el templo sufí Lal Shahbaz Qalandar, en la provincia meridional de Sindh, cuando un gran número de fieles participaba en una ceremonia religiosa. La matanza fue reivindicada por el Estado Islámico (Daesh, por su acrónimo en árabe), que ya en el pasado asumió acciones terroristas en suelo paquistaní.

“Más de 100 terroristas han sido abatidos desde anoche”, afirmó en un comunicado el director de la oficina de comunicación del Ejército (ISPR), Asif Ghafoor. El portavoz añadió que las operaciones continúan y que se han confiscado cantidades de armamento “considerables”. Entre los objetivos se encontraban varios refugios de extremistas en la frontera afgano-paquistaní, pero los militares no ofrecieron más detalles acerca de dónde se llevaron a cabo las operaciones antiterroristas o quiénes son los muertos.

El primer ministro paquistaní, Nawaz Sharif, viajó a Sehwan, la ciudad donde ocurrió el atentado. Una vez allí, visitó a los heridos y se reunió con las autoridades locales. “Ordeno y autorizo a mis fuerzas armadas y agencias de seguridad a que eliminen al enemigo con toda la fuerza del Estado”, afirmó el mandatario en un comunicado.

Mientras tanto, el Ejército paquistaní convocó a diplomáticos afganos a su cuartel general y pidió que el Gobierno de Kabul tome medidas y entregue a 76 terroristas que se esconden en su territorio, señaló Ghafoor.

Poco después, Sartaj Aziz, asesor de Asuntos Exteriores del primer ministro Sharif, mantuvo una conversación telefónica con el consejero de seguridad nacional afgano, Hanif Atmar, en la que le trasladó la preocupación de su Gobierno por los grupos terroristas que supuestamente se cobijan allí.

El jefe del Ejército paquistaní también telefoneó al comandante de las fuerzas de la OTAN en Afganistán, general John Nicholson, para expresarle su “preocupación” por los actos terroristas en Pakistán reivindicados por grupos que tienen a sus líderes en suelo afgano. “Ese tipo de actividades e inacción (contra los terroristas) prueban nuestra política actual de restricción del paso en la frontera” con Afganistán, explicó Bajwa a Nicholson, según un comunicado difundido por el Ejército paquistaní.

Ante esas acusaciones, el Gobierno afgano respondió a Pakistán que la lucha antiterrorista de su país es “honesta”. “Siempre hemos probado nuestra honestidad en la lucha contra el terrorismo y esperamos que otros países prueben la suya en la lucha contra los insurgentes”, destacó el mandatario afgano, Ashraf Gani, en un comunicado difundido por el Palacio Presidencial.

El del pasado jueves fue el sexto ataque de la semana en Pakistán, en un repunte de la violencia que se produce tras una gran disminución de las acciones desde que a inicios de 2014 las autoridades lanzaran una operación militar en las zonas tribales, que continúa en la actualidad, y que había envuelto al país en cierto optimismo tras una década de continuos atentados.

Activistas, intelectuales y educadores expresaron a AsiaNews su preocupación por el clima de renovada violencia, que está sembrando miedo y temor entre la población paquistaní.

Samson Salamat, presidente del Rwadari Tehreek (Movimiento por la tolerancia), dijo: “Pakistán está en estado de shock por esta nueva ola de extremismo y terrorismo, que ha azotado a todas las provincias”. “El gobierno federal y el de las provincias, así como las agencias antiterroristas son responsables de esto. Durante años, hemos exigido políticas y estrategias para hacer frente al terrorismo violento, pero como única respuesta sólo hemos obtenido algunas iniciativas que no apuntan al núcleo del problema. A pesar de que se ha aprobado un Plan de acción nacional para combatir el terrorismo, el mismo jamás fue llevado a la práctica en su totalidad, con un  compromiso por parte de todos los actores implicados”, añadió.

El resultado de esta inercia, prosiguió, “es que continuamente asistimos, impotentes, a grupos ilegales que llevan a cabo manifestaciones, encuentros y que recaudan dinero en público”. Y lo que es peor, subrayó, “es que incluso algunas personas que tiene responsabilidades en el Gobierno, muestran una actitud débil hacia los terroristas, llegando incluso a permitirles las manifestaciones públicas. Todo esto es inaceptable.  Gobierno y funcionarios estatales deben proponer políticas claras. El objetivo primario de la agenda política debe ser la tolerancia cero hacia todas las formas de extremismo. La nación debe salir del silencio y presionar al Gobierno”.

Según el educador Ishtiaq Ahmed, “todas las personas de bien deben condenar los ataques que golpean a inocentes. ¿O acaso queremos una sociedad en la cual nadie esté seguro, y donde fanáticos con armas puedan salir de paseo sembrando el desorden entre nuestra gente? La llamada guerra santa proveniente de Afganistán amenaza nuevamente nuestras vidas”.

“Nuestros corazones están destrozados. El atentado al templo de Lal Shahbaz Qalandar demuestra que los pobres y los vulnerables pueden convertirse en un blanco de un momento a otro. Por el contrario, el jefe de ministros y todos los políticos están seguros”, lamentó el escritor Ajmal Shabir.

Adnan Rehmat, un conocido editorialista, consideró que ha llegado el momento de “eliminar el elemento religioso [islámico] de la Constitución, y establecer, de una vez por todas, que la tarea del Estado es garantizar el bienestar de los ciudadanos, y no utilizar a estos últimos para sus manías de grandeza en su voluntad de surgir como líder de la Ummah [comunidad islámica] sobre la base de una identidad religiosa y confesional. De otro modo, lo que el Estado quiere no haría más que coincidir con aquello que quieren y glorifican los terroristas”. “Las personas pobres –concluyó– están cansadas de ser asesinadas por estos experimentos religiosos grandiosos”.

(Fuentes: AsiaNews / Agencias)

india

Un cristiano indio: “No renegaré de Cristo”. Murió tras ser arrojado a un estanque congelado

(SOS).- Muchos cristianos siguen hoy dando su vida por Cristo. El mismo Papa Francisco afirmaba recientemente que ahora hay más mártires que en los primeros siglos. Uno de ellos es el cristiano indio Bartu Urawan, que prefirió la muerte a renegar de su fe.

Ayuda a la Iglesia Necesitada (ACN) relata el testimonio de este hombre de 50 años, que vivía en el pueblo indio de Kubuaa. Un grupo de quince vecinos que profesan el culto a Sarna le atacaron y le arrojaron a un estanque congelado. Para que le dejaran salir de él, le exigieron que apostatara de su fe, a lo que este cristiano respondió: “No renegaré de Cristo. Continuaré creyendo en Él hasta mi último suspiro”.

El hombre, un cristiano de Jhakhand, murió como mártir a causa de los repetidos paros cardíacos tras haber pasado 17 horas sumergido en el agua. En Kubuaa, en el distrito de Palamu, Bartu Urawn residía con su esposa y su hijo Beneswar. Fue este último quien denunció el último episodio de violencia de los radicales hindúes contra un miembro de la minoría cristiana en la India, donde la Constitución -que es violada cada vez con mayor frecuencia- garantiza la libertad de culto.

Bartu y su familia se habían convertido al cristianismo hace unos diez años. Junto a ellos, también se convirtieron otras 9 familias del pueblo, de las cuales 7 fueron obligadas a volver a su religión originaria. La elección de la familia Urawn jamás fue aceptada por los otros habitantes del pueblo, pertenecientes a grupos tribales que profesan el culto a “Sarna”, o sea “la religión de los árboles sagrados”. Se trata de un ritual de antiguos orígenes, comunes a la mitología hindú, budista y jaina, que también prevé el sacrificio de animales.

Beneswar narró que sus padres hace tiempo se habían convertido en blanco de los indígenas hindúes, contrarios a la conversión. Por esto, en un intento extremo por hacerles renegar de su fe, un grupo de 15 personas los ató y los arrojó al agua congelada. Allí permanecieron durante toda la noche, mientras el joven era obligado a asistir a la tortura de sus padres.  Mientras que la madre logró sobrevivir, Bartu murió pero se mantuvo fiel a Jesucristo.

Como parte de la tortura, el cristiano indio fue obligado a comer carne ofrecida en sacrificio y a consumir bebidas alcohólicas, mientras que el hijo fue obligado a beber agua contaminada.

Según el Informe Libertad Religiosa en el Mundo 2016, en la India los derechos de las minorías están seriamente amenazados, por lo que muchos son perseguidos a causa de la fe.

(Fuentes: ACN / ReL)

c4exs7uweaac089

Jordania se prepara para intervenir en el sur de Siria

(SOS).- Los combates se intensificaron en los últimos días en el sur de Siria. Las acciones bélicas tuvieron lugar en la ciudad de Dara’a y sus afueras, donde se enfrentaron los mal llamados rebeldes y el Ejército sirio. El causante de la nueva espiral de violencia fue un ataque sorpresa efectuado el pasado 12 de febrero por el grupo yihadista Hayat Tahrir al-Sham (Comité para la Liberación del Levante), constituido recientemente.

Ese domingo, los milicianos encabezados por Abu Jaber (Hashim al-Shaikh), conocido por sus excelentes relaciones con Ankara y Riad, lanzaron la operación “Muerte en lugar de humillación” (Al mowt wala al muzuleh).

El ataque en Dara’a coincidió con la visita oficial del presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, a Arabia Saudita, que comenzó el lunes.

Estos hechos ocurrieron en un momento en el que en Ammán y Washington se habla siempre con mayor insistencia de una eventual zona sunita en Siria, desde Dara’a a Deir Ez Zor.

De hecho, una federalización del país árabe parece estar sobre la mesa, como sugirió recientemente el general estadounidense David Petraeus.

Aunque no existe una confirmación oficial, las principales figuras diplomáticas jordanas también estarían barajando una participación directa de las tropas hachemitas, imitando la intervención de Turquía en el norte del país.

Este plan tendría como objetivo repetir el éxito de Ankara en la operación “Escudo del Éufrates”, cuando el Ejército turco ocupó militarmente la ciudad de Al Bab, el último bastión del autoproclamado Estado Islámico (Daesh, por su acrónimo en árabe) al norte de Alepo, una acción que se llevo a cabo a pesar del veto del gobierno sirio.

Mientras tanto, Hayat Tahrir al-Sham realizó diferentes ataques contra las posiciones de Jund al-Aqsa (Soldados de al-Aqsa ) en Idlib y Hama, una muestra más de la lucha generalizada existente en un contexto cada vez más fragmentado.

Las purgas y los enfrentamientos aumentaron al interior de las facciones yihadistas en Siria, especialmente después de que el jefe de Hayat Tahrir al-Sham, Hashim al-Shaikh, apostó por unificar a todos los grupos bajo un solo comando.

Además, Al Shaikh habría manifestado su intención de abandonar, al menos temporalmente, la idea de crear un Califato como pretende el movimiento yihadista internacional, para centrarse en una guerra de “liberación” de todo el territorio sirio.

Los combates cerca de la frontera jordana podrían dar al gobierno de Ammán el pretexto para entrar en el sur de Siria y repetir lo que hizo Turquía en el norte.

Junto con Egipto, Jordania fue duramente criticada por el Ministerio de Asuntos Exteriores saudí por alcanzar un acuerdo con Rusia. Ahora se encuentra con la obligación de involucrarse directamente en el conflicto sirio, con todas las consecuencias que ello pueda acarrear.

(Fuente: AsiaNews)

edhi-5

Pakistán – La Fundación Edhi, un símbolo de la lucha contra la pobreza y la discriminación

(SOS).- La Fundación Edhi es la organización filantrópica más grande de Pakistán. Fue fundada en 1952 por Abdul Sattar Edhi, que es considerado “la Madre Teresa pakistaní” y una de las personas más queridas del país. En total, cuenta con 2.025 centros para niños abandonados, personas drogadictas, ancianos y pobres.

La característica que distingue a todos estos lugares es que en la entrada hay siempre una cuna, donde pueden ser dejados los niños que no son deseados. Esto se debe a que el filántropo siempre repetía: “No los maten, colóquenlos en la cuna. Nosotros nos haremos cargo de estos inocentes”.

En Pakistán, donde imperan la pobreza, el narcotráfico y el fundamentalismo religioso, el infanticidio es una monstruosidad más habitual de lo que nadie imagina.

Todo el mundo reconoce que el mayor símbolo de la Fundación Edhi son las 1.500 ambulancias que rápida y eficazmente llegan a los escenarios de los abundantes ataques terroristas que sufre el país.

El año pasado, los vehículos médicos de la organización trasladaron a más de 67.000 pacientes de forma totalmente gratuita en la capital de Punjab, 994 cuerpos fueron transportados a casa y 296 cuerpos no reclamados recibieron sepultura.

En enero de 2017, las instalaciones de la Fundación en Lahore acogieron a 278 personas tóxicodependientes, contando hombres y mujeres, que atravesaban una situación de necesidad y habían huido de sus casas. De estos, 134 ya regresaron a sus hogares. Además, a 9.840 personas se les proporcionó comida gratuita y 12.560 pacientes fueron atendidos en el dispensario.

En un país dividido por la violencia y el maltrato a las minorías cristianas e hindúes, el filántropo paquistaní nunca hizo distinciones a la hora de socorrer a los más necesitados.

Zameer Ahmad, un empleado de la organización en Lahore, contó que Edhi solía decir a quien lo criticaba: “Mi ambulancia es más humana que tú”. “Nuestros ulemas –añadió– están más interesados en la política. Él, en cambio, trabajó para las personas de todas las religiones. Nosotros llevamos adelante su misión y ninguno de nuestros servicios fue suspendido después de su muerte”.

“En nuestros centros, desalentamos las discusiones sobre religión y política”, aseguró Ahmad. “Nuestra única tarea es pedir y trabajar por el bienestar de las personas necesitadas”, prosiguió. Sabiendo que en las instalaciones de la Fundación se acogen a niños abandonados, “muchas familias cristianas nos contactan para su adopción, puesto que no existen orfanatos para quienes no son musulmanes”, explicó.

Ciertamente, el trabajo de la Fundación es apreciado por los cristianos.  Por eso, el P. Francis Gulzar, secretario ejecutivo de Cáritas Lahore, pidió al gobierno de Islamabad que ayude y promueva estas iniciativas. “El mundo entero conoce al filántropo por la ayuda que brinda a los pobres de Pakistán. Él les restituye su dignidad, su identidad. En nuestra sociedad, marcada por el extremismo y la discriminación, necesitamos personas como él”, enfatizó.

El P. Gulzar, que también es vicario general de la Diócesis de Lahore, recordó su primer encuentro con Abdul Sattar Edhi, que falleció el año pasado en un hospital de la ciudad de Karachi. “Quedé muy conmovido por su sencillez. Sólo tenía dos mudas de ropa, sepultaba a las personas a las cuales los demás ni siquiera se querían acercar. Sus valientes colaboradores trabajaban en medio de bombardeos y catástrofes”, dijo.

(Fuente: AsiaNews)

tshikapa-1132x670

Un obispo del Congo denuncia “actos de violencia increíbles” contra la población

(SOS).- Monseñor Félicien Mwanama Galumbulula, Obispo de Luiza, afirmó este lunes que “se han cometido actos de violencia increíbles y atrocidades inimaginables contra ciudadanos pacíficos” en la provincia de Kasai central (República Democrática del Congo), donde desde hace varios días se están produciendo fuertes enfrentamientos entre militares y milicianos del fallecido líder tribal Kamwina Nsapu.

“En los enfrentamientos entre militantes y milicianos me han dicho que han muerto personas, principalmente en Ngwema y Mubinza”, indicó monseñor Galumbulula, que tuvo que interrumpir el viaje que estaba realizando por Europa con una delegación de obispos para volver de inmediato a su diócesis.

“El balance exacto es difícil de determinar por el momento. Pero se han cometido actos de violencia y atrocidades inimaginables contra ciudadanos pacíficos. La población se encuentra en plena psicosis, hasta el punto de que es imposible organizar los funerales de las víctimas”, aseguró el Prelado congoleño.

“Las parroquias de Mubinza, Ngwema, Lubi, Kamponde, Mikele están trastornadas”, prosiguió el Obispo de Luiza. “Algunas han sido abandonadas y otras saqueadas”, lamentó. Las más afectadas por la violencia son Ngwema y Mubinza, cuyos sacerdotes “han tenido que caminar día y noche para encontrar refugio en otra zona”, concluyó.

La República Democrática del Congo volvió a ser escenario de violentos enfrentamientos que ocasionaron la muerte de decenas de civiles en los últimos días. Más de un centenar de personas perdieron la vida después de que varios soldados del Ejército congoleño comenzaran un enfrentamiento el jueves pasado contra la milicia de Kamuina Nsapu en la provincia de Kasai central.

Según fuentes locales, los soldados de las Fuerzas Armadas Congoleñas (FARDC) abrieron fuego indiscriminadamente con ametralladoras cuando vieron a los milicianos, que estaban armados principalmente con machetes y lanzas.

Desde el mes de agosto aumentaron los ataques por parte de ambos bandos debido a la situación de inestabilidad política del país.

(Fuente: Agencia Fides / Agencias)

yihadista-siria-copia

El jefe de la nueva alianza yihadista rechaza en un vídeo las conversaciones de paz en Astaná. Defiende una Siria unida e islámica

(SOS).- En su primera aparición grabada, el jefe de Hayat Tahrir al-Sham (Comité para la Liberación del Levante), Hashim al-Shaikh (Abu Jaber Shaykh), lanzó un ataque en términos inequívocos contra las recientes conversaciones de paz en Astaná.

Hayat Tahrir al-Sham fue creado el mes pasado tras la derrota que sufrieron en Alepo los rebeldes yihadistas. Incluye una multitud de grupos extremistas como Jabhat Fatah al-Sham (antiguo Frente al-Nusra), que ha tratado de derrocar al mandatario sirio y a su gobierno secularista durante los últimos años. Para esta nueva organización, la liberación del Levante no se limita a Siria, sino que abarca el Líbano, Jordania, Palestina e Israel.

Muchos salafistas en el mundo saludaron calurosamente a la nueva coalición extremista. Uno de los más entusiastas es Jaysh al-Ummah, un grupo palestino radicado en Gaza, que espera ver al grupo “iniciar una nueva y orgullosa página en el yihadismo Damasceno para destacar una nueva era espectacular de heroísmo y enterrar las tramas de los incrédulos e infieles y con ellos las conferencias [llenas] de vergüenza y subyugación”, en una clara referencia a la conferencia de paz de Astaná patrocinada por Rusia, Turquía e Irán.

En su primer vídeo grabado, Hashim al-Shaikh, un ingeniero de formación, prometió intensificar las acciones armadas “contra el ejército regular de Siria y sus aliados” para “derrocar” al presidente Bashar al-Assad y lograr la “liberación de todo el territorio”.

El ingeniero salafista describió al grupo como una “entidad independiente que no representa ninguna continuidad con organizaciones o facciones anteriores”, que en su lugar “se fusionaron para representar una nueva fase de la bendita revolución”.

En la práctica, negó que Hayat sea un nuevo nombre detrás del que se esconde el Frente al-Nusra (anteriormente Al Qaeda), y que más tarde se transformó en Jabhat Fatah al-Sham, que aparece en las listas internacionales como un grupo terrorista.

Hashim al-Shaikh advirtió a sus espectadores que meditaran sobre la gravedad de este período, un “punto de inflexión peligroso” lleno de “desafíos” en todos los frentes: político, militar y social.

Prometió que Hayat reanudaría de inmediato una “acción armada contra el régimen con ataques a cuarteles e iniciar una nueva guerra de liberación”.

Al Shaikh apeló a todas las facciones que aún están fuera de su coalición, animando a sus combatientes a no desesperarse y a “mantenerse firmes”, prometiéndoles la victoria.

Finalmente, criticó la conferencia de paz en Astaná, diciendo que “la página de Al Sham no será cambiada con conferencias que traten de abortar la revolución”.

Según Hashim al-Shaikh, Hayat quiere “unificar todas las facciones armadas bajo una sola unidad de control que gestione las operaciones militares de la revolución en Siria” con la intención de defender “la integridad territorial de Siria y su identidad islámica” en lugar de su identidad más secular y multirreligiosa.

Sin embargo, desde que fue creado hace un mes, el grupo centró su lucha más contra los llamados yihadistas “traidores” que contra el gobierno sirio que pretende combatir.

yihadistas-siria-2

(Fuente: AsiaNews)

53345d9716f41

Pakistán – Absuelven a los responsables del incendio de un barrio cristiano de Lahore

(SOS).- Los líderes cristianos de Pakistán expresaron su “profunda decepción” por la absolución de los 115 sospechosos de haber arrasado un barrio cristiano de Lahore en el 2013. Un tribunal antiterrorista exculpó a todos los acusados de haber prendido fuego a más de 150 casas, tiendas y dos iglesias y obligando a cientos de cristianos a huir.

El coordinador de las operaciones de la oficina de Cáritas Lahore, Rojar Randhawa, reconoció que la sentencia “supone una gran decepción”. “El mensaje está claro: cualquier persona que ataca a las minorías y predica el odio puede hacerlo libremente”, lamentó.

El líder católico dijo que “tal vez, las fotos y vídeos que mostraban claramente las caras de los atacantes no fueron consideradas lo suficientemente creíbles”. “En estos casos, ¿dónde está el plan de acción nacional?”, se preguntó, haciendo referencia a las medidas de lucha contra el terrorismo adoptadas en el 2015 por el Gobierno de Islamabad tras un atentado de los talibanes contra la escuela militar de Peshawar.

Cáritas Pakistán fue una de las primeras organizaciones en atender a los cristianos de la Colonia José de Lahore, cuando unos 3 mil musulmanes los atacaron en venganza por un supuesto delito de blasfemia el 9 de marzo de 2013. Dos días antes se presentó una denuncia contra Sawan Masih, un residente del asentamiento cristiano, por insultar al Islam. Según sus vecinos, sin embargo, el joven habría tenido una pelea con un barbero musulmán del lugar, que luego lo denunció.

Por su parte, el ex presidente de la Asociación de Abogados Cristianos paquistaníes, Ijaz Farhat, advirtió de la presión pública existente contra los cristianos. Preguntado por el proceso, el letrado indicó que “las víctimas fueron dirigidas a las ONG, algunas trataron de salir del país, pero nadie estuvo siguiendo el caso”. Es más, “los líderes de la Iglesia se presentaron ante el tribunal una sola vez”.

Farhat también explicó que “los abogados de los cristianos corren un grave riesgo cuando se enfrenten a la defensa en los casos de persecución contra las minorías”. “Nadie nos garantiza seguridad ante la muchedumbre que nos esperan fuera de los tribunales”, aseguró.

El director de la South Asia Partnership Pakistan y creyente musulmán, Irfan Mufti, consideró que “la sentencia de la corte muestra un fortalecimiento del lobby religioso [fundamentalista]”. “No tenemos altas expectativas, nuestra confianza en el sistema legal ha sido destrozada”, añadió. Los líderes políticos de Punjab “tienen fuertes alianzas con los grupos yihadistas. No hay justicia para las minorías, que continúan siendo perseguidas”, concluyó el director de la citada ONG paquistaní.

(Fuente: AsiaNews)