El Estado Islámico perpetró unos 1.400 ataques y segó más de 7.000 vidas en 2016

(SOS).- El Estado Islámico es la organización extremista que más muertes ha provocado en el mundo en 2016, a pesar de que haya perdido efectivos y territorio en Siria e Irak, según ha revelado un informe de la Universidad de Maryland.

El grupo yihadista ha perpetrado unos 1.400 ataques en 2016, provocando la muerte de más de 7.000 personas, lo que representa un aumento del 20 por ciento en comparación con 2015.

La formación radical sunita ha aumentado sus acciones y víctimas mortales, a pesar de que a nivel general los ataques y el número de muertos a manos de organizaciones terroristas cayeron un diez por ciento en 2016.

Además del Estado Islámico, otros grupos aliados con la organización yihadista han llevado a cabo más de 950 ataques en 2016, que se han saldado con la muerte de unas 3.000 personas, cifras significativamente más altas que las registradas en 2015.

Cuatro grupos nuevos han jurado lealtad al Estado Islámico en 2016, que cuenta con aliados en Bangladesh, Yemen, Libia, Afganistán, Pakistán y Filipinas.

Un alto cargo del Departamento de Estado norteamericano que ha querido mantener el anonimato ha explicado que la mayor parte de los aliados estaban ya inmersos en otros conflictos antes de unirse al Estado Islámico.

El informe expone que el grupo también ha realizado más llamamientos a sus seguidores para que lleven a cabo ataques como los que se han sucedido estos últimos años en Estados Unidos, Reino Unido y Francia.

“Durante este periodo de tiempo hemos asistido a un incremento del número de atacantes individuales”, ha afirmado Erin Miller, uno de los autores del estudio de Maryland.

Desde septiembre de 2014, cuando se formó la coalición internacional para combatir al Estado Islámico, la organización islamista ha animado a sus fieles a atacar a los países de la coalición con cualquier tipo de arma.

“Estas llamadas a atacar han aumentado -al igual que el asedio al grupo yihadista por parte de la coalición, encabezada por Estados Unidos- a través de notas de prensa publicadas por el Estado Islámico y de sus cuentas en las redes sociales”, ha manifestado Rita Katz, directora del Grupo SITE, que hace seguimiento de las formaciones extremistas en Internet.

Desde septiembre de 2016, el Estado Islámico incluye en su revista mensual Rumiyah guías detalladas sobre cómo realizar ataques, incluyendo la forma en que se tiene que apuñalar a alguien, cómo atacar con un vehículo y cómo identificar objetivos económicos y religiosos contra los que atentar.

(Fuente: Agencias)

Anuncios

Los últimos cristianos de Al Raqa logran huir del Estado Islámico

(SOS).- Sawsan Karapetyan, con un rosario en una mano y en la otra una jaula con dos loros, logró huir junto a su familia de Al Raqa ayudada por milicianos que participan en la batalla para expulsar al Estado Islámico de su gran bastión en el norte de Siria.

Esta armenia de 45 años, su marido y cinco allegados, que vivieron aterrorizados durante años, forman parte de los pocos cristianos que se quedaron en la ciudad. Abandonaron finalmente Al Raqa el martes, amparados por la oscuridad de la noche.

Utilizaron una carretera cuya seguridad fue garantizada por combatientes del Consejo Militar Asirio, que luego los trasladaron en la parte trasera de un camión hasta un suburbio de Jazrah, al oeste de la ciudad.

“No quería irme, pero los bombardeos eran tan fuertes que huimos”, relata esta mujer que aún tiene puesta la vestimenta negra impuesta por los yihadistas que llegaron a Al Raqa en 2014.

Como miles de otros que escaparon de las garras del grupo radical sunita, partieron sin llevarse casi nada. Pero Karapetyan no podía separarse de su rosario.

La ofensiva de la alianza kurdo-arabe contra los yihadistas, apoyada por la coalición internacional liderada por Estados Unidos, devastó la ciudad, en donde los civiles se encuentran bajo el fuego cruzado. “Cuando caían bombas en Al Raqa, nos juntábamos para rezar a Dios y pedirle que termine”, recuerda Karapetyan.

“Los últimos días vivimos los peores momentos por los intensos bombardeos. Tenía miedo por mi marido y mi familia“, apunta.

Miles de armenios y cristianos asirios vivían en Al Raqa. Antes de la llegada de los extremistas representaban el 1% de la población de mayoría árabe suní. Los armenios presentes en Siria son los descendientes de los que huyeron de las masacres en Anatolia durante la Primera Guerra Mundial.

Cuando los combatientes vestidos de negro tomaron la ciudad, la mayoría de los cristianos y kurdos huyeron. Amenazados de muerte, debían convetirse al islam o pagar “un arancel” para poder quedarse.

“Cuando llegó el Estado Islámico, sus combatientes quemaron las iglesias, los libros de oración, los ángeles, la estatua de la Virgen María y de Jesús”, lamenta Alexey, de 50 años, uno de los allegados de Karapetyan.

La Iglesia armenia católica de los Mártires y la griega católica de Nuestra Señora de la Anunciación fueron destruidas por los yihadistas.

“Celebrábamos nuestras fiestas en secreto en casa”, añade Alexey, vestida también con la ropa impuesta por el grupo radical sunita. “Quemábamos sólo un poco de incienso para sentir que era una fiesta religiosa”, asevera.

De Jazrah, los siete fíeles cristianos planean ir hacia Alepo, al oeste, para reunirse con parientes con quienes perdieron contacto desde hace un mes. En esa ciudad vive una importante comunidad armenia.

(Fuente: Agencias)

Los países garantes del proceso de Astaná aplauden la “considerable reducción” de la violencia en Siria

(SOS).- La cumbre celebrada durante estos dos últimos días en la capital de Kazajistán, Astaná, ha finalizado ayer sin un acuerdo total sobre la demarcación de las denominadas “zonas seguras” en Siria, si bien los países garantes (Rusia, Turquía e Irán) han valorado la reducción de las hostilidades y han anunciado una nueva cita para la última semana de agosto.

Los países garantes del encuentro han aplaudido la “considerable reducción” de la violencia en Siria tras el acuerdo en mayo sobre la creación de las cuatro “zonas seguras”, reclamando a las partes que respeten el alto el fuego declarado en diciembre de 2016.

Asimismo, han destacado la creación de un grupo de trabajo para delimitar las citadas “zonas seguras”, que no han sido pactadas finalmente durante la cumbre de esta semana. El enviado ruso a las reuniones, Alexander Lavrentiev, afirmó el martes que existían desacuerdos en torno a dos de ellas.

El propio Lavrentiev ha indicado que “no se firmó ningún documento” al respecto, añadiendo que “se aprobó el reglamento del grupo conjunto de trabajo”.

En este sentido, el enviado ruso ha resaltado que las “zonas seguras” ya existen de facto, recordando que, si bien se esperaba aprobar los documentos sobre las dos áreas de distensión sobre las que existe un acuerdo, la decisión ha sido finalmente aplazada.

Por ello, ha argumentado que el aplazamiento “es temporal”, expresando su deseo de que “pronto” se llegue a la decisión de proceder a firmar los documentos correspondientes.

Lavrentiev ha desvelado que el Gobierno de Turquía ha pedido un “tiempo adicional” antes de tomar la decisión, explicando que Rusia “decidió no insistir (…) partiendo de que no hay que precipitarse a la hora de tomar decisiones de tanta importancia”.

Por su parte, el jefe de la delegación siria, Bashar al-Jaafari ha criticado a Turquía, afirmando que su actitud durante la cumbre “ha sido negativa” y asegurando que ello ha provocado “resultados modestos” como consecuencia.

“La actitud turca desde el inicio del proceso de Astaná ha sido negativa, y esta negatividad ha llevado a resultados modestos en esta ronda, especialmente respecto a las zonas seguras”, ha aseverado, denunciando “chantajes” por parte de Ankara.

Así, Al Jaafari ha manifestado que “Turquía hizo todo lo posible para evitar resultados positivos respecto a los intereses del pueblo sirio”.

Los países garantes han anunciado que el próximo encuentro en Astaná tendrá lugar en la última semana de agosto, sin facilitar una fecha concreta, si bien el enviado ruso ha dicho que podría tener lugar antes “si se dan las condiciones para tomar decisiones concretas sobre las zonas seguras”.

El proceso

Astaná ha acogido cinco rondas de negociaciones desde enero de 2017. En el último encuentro, celebrado el 3 y 4 de mayo, los países garantes del proceso de paz firmaron un memorando para establecer cuatro “zonas seguras” en Siria que abarcan la provincia de Idlib, parte de las vecinas Latakia, Alepo y Hama, parte del norte de la provincia de Homs, Ghouta Oriental y ciertas áreas del sur, en las provincias de Deraa y Al Quneitra.

El acuerdo busca poner fin a los enfrentamientos armados entre las fuerzas gubernamentales y los grupos rebeldes, afianzar el armisticio vigente desde el 30 de diciembre y separar a los milicianos rebeldes de los combatientes de grupos terroristas como el Estado Islámico.

El proceso va en paralelo a las diversas rondas de conversaciones de paz que han mantenido el Gobierno y los grupos armados rebeldes en la localidad suiza de Ginebra con la mediación de Naciones Unidas.

El enviado especial de Naciones Unidas para Siria, Staffan de Mistura, abogó la semana pasada por dar “una oportunidad justa” a los esfuerzos por aplicar las “zonas seguras”, arguyendo que “es lo que la gente pide para reducir aún más la violencia y permitir la construcción de confianza”.

En esta línea, De Mistura señaló que “la trayectoria ideal” para las próximas dos semanas sería que se lograran avances en la próxima ronda en Astaná, recalcando que desde el acuerdo sobre “zonas seguras” la violencia “ha descendido claramente”.

El enviado especial de Naciones Unidas fijó recientemente el próximo 10 de julio como fecha para el inicio de una nueva ronda de contactos entre las partes en conflicto en Siria, agregando que “tiene intención de celebrar nuevas rondas de las negociaciones en agosto y septiembre”.

En el marco de la actual cumbre de Astaná están previstas una serie de reuniones a nivel técnico con los grupos armados rebeldes, mientras que las conversaciones continuarán durante la inminente reunión del G-20 en Hamburgo.

(Fuente: Agencias)

El Estado Islámico pretende dejar sin agua a los habitantes de Deir ez-Zor

(SOS).- Fuentes diplomáticas han alertado de la posibilidad de una crisis humanitaria en la ciudad siria de Deir ez-Zor, bajo el asedio del Estado Islámico, debido a que los yihadistas han construido un dique en el río Éufrates con la intención de dejar sin agua a los habitantes de la zona.

“En cuanto los terroristas terminen la construcción de un dique improvisado, la ciudad corre riesgo de afrontar una catástrofe humanitaria a plena escala, la gente se quedará sin agua”, han advertido.

Estas mismas fuentes han señalado que la ONU y las agencias humanitarias deben prestar atención a los acontecimientos en torno a Deir ez-Zor.

Los milicianos vestidos de negro, que controlan gran parte de la provincia de Deir ez-Zor, se apoderaron en 2014 de zonas extensas de la ciudad.

Desde enero de 2015, la organización radical sunita asedia el sector gubernamental situado en el oeste, donde viven unas 100 mil personas.

La población civil sobrevive a duras penas con raciones insuficientes y con una continua falta de agua potable.

Sin carburante, los habitantes no pueden ir al cementerio de la ciudad, situado en las afueras, para enterrar a los muertos.

Por eso transformaron el único parque del barrio de Jura en un camposanto. Los niños juegan entre las lápidas.

Los yihadistas también cortaron la red eléctrica y el acceso a internet.

(Fuente: Agencias)

El Estado Islámico instaura su régimen de terror en Filipinas

(SOS).- El Ejército filipino informó ayer del hallazgo de 17 cadáveres de civiles, varios de ellos mutilados, en la ciudad sureña de Marawi, en donde mantienen feroces enfrentamientos con militantes afines al Estado Islámico (EI) desde hace más de un mes. Según advirtieron, el número de residentes asesinados por las “atrocidades” de los yihadistas podría incrementarse a medida que los soldados vayan recuperando más terreno.

Los cuerpos fueron recuperados mientras las tropas ejecutaban una operación de limpieza cerca de Gadungan, uno de los sectores más castigados por los combates. “Creemos que los cadáveres pertenecen a civiles indefensos asesinados por Maute y Abu Sayyaf”, declaró el general Rolando Bautista en referencia a los dos grupos extremistas que han proclamado públicamente su fidelidad al EI. “Esto es una manifestación de su brutalidad. Los mataron a sangre fría”.

Entre los fallecidos hay cinco decapitados, lo que confirmaría los relatos de algunos vecinos huidos en los días previos, que afirmaban haber visto tirados en medio de la calle los cuerpos sin cabeza de varias personas. De acuerdo con el último parte militar, el hallazgo eleva el número de bajas a 44 civiles, 71 soldados y policías y 299 militantes, además de unos 246 mil desplazados.

Los islamistas se hicieron con el control de la ciudad el pasado 23 de mayo, cuando policías y soldados gubernamentales trataron de arrestar al líder de Abu Sayyaf y emir del EI en el Sudeste Asiático, Isnilon Hapilon, que se hallaba escondido en una casa. Para su sorpresa, los milicianos rebeldes resistieron con fiereza y contraatacaron apoderándose de amplios sectores de esta urbe de 200 mil habitantes. Desde entonces, las fuerzas gubernamentales han tratado de arrebatarles la plaza pero, pese a sus ataques por tierra y aire y a contar con el apoyo técnico de las fuerzas estadounidenses, los combatientes -entre 150 y 200 en la actualidad- permanecen fuertemente atrincherados en túneles y edificios bombardeados.

Además, se cree que los seguidores del Califato retienen a docenas de rehenes, incluidos un sacerdote católico y varios fieles. Según dijeron los militares, algunos de ellos están siendo obligados a empuñar las armas contra las fuerzas gubernamentales, a auxiliar a los rebeldes heridos y a saquear casas. Además, varias mujeres habrían sido obligadas a convertirse al Islam para después ser casadas con militantes del grupo Maute y ser utilizadas como esclavas sexuales.

La capacidad de combate mostrada por los rebeldes, su acceso a armamento pesado y el uso de combatientes extranjeros han aumentado los temores a que la batalla de Marawi sea tan solo el comienzo de una campaña más amplia en la región, sobre todo ahora que el EI está sufriendo grandes bajas en Siria e Irak.

El comandante estadounidense para las fuerzas de EEUU en el Pacífico, Harry Harris, instó a los países de la zona a colaborar con Canberra y Washington para frenar a los radicales. “Marawi es una llamada de atención para todas las naciones del Indo-Pacífico”, aseguró en un acto. “Estos terroristas están usando las mismas tácticas de combate que hemos visto en Oriente Medio. Es la primera vez que fuerzas inspiradas por el EI se unen para luchar a este tipo de escala”, advirtió.

Este mes se difundieron vídeos en la página web de Amaq, la agencia de noticias afín al EI, y en sus redes sociales, en los que se ve a rehenes suplicando por sus vidas y asegurando que serán decapitados si no cesan los ataques aéreos.

(Fuente: Agencias)

Estados Unidos prosigue su escalada en Siria

(SOS).- El Ejército sirio ha puesto en marcha una ofensiva contra los grupos armados rebeldes en la región de Al Badia, donde los milicianos apoyados por la coalición internacional que lidera Estados Unidos controlan una franja desértica que hace frontera con Irak.

Las tropas gubernamentales se han movilizado hacia Bir Qassab, una localidad ubicada a 75 kilómetros de Damasco que constituye una línea de suministros clave para el llamado Ejército Libre Sirio (ELS).

El ELS capturó Bir Qassab hace meses cuando fue abandonada por el Estado Islámico para replegar a sus combatientes en Al Raqa.

Las Fuerzas Armadas sirias libran una dura pugna con el ELS por el control de los territorios que la organización radical sunita ha dejado en esta franja desértica.

La tensión sigue arreciando en el país árabe. En esta línea, Estados Unidos justificó el lunes el derribo de un avión militar sirio porque supuestamente atacaba a sus aliados kurdos, que preparan el asalto a Al Raqa.

Rusia, que apoya militarmente al Gobierno de Damasco y combate a los yihadistas, reaccionó al ataque advirtiendo de que considerará como objetivos las aeronaves de la coalición que sean detectadas al oeste del río Éufrates. También amenazó con romper el canal de comunicación con Estados Unidos creado para evitar incidentes aéreos.

Tras el aviso ruso, Australia anunció, como “medida de precaución”, la suspensión temporal de su participación en los bombardeos de la coalición en Siria.

Ayer, también se conoció que un avión F-15E de Estados Unidos derribó un dron sirio cerca de la base de Al Tanf, donde la coalición está formando a los rebeldes.

El secretario general de la ONU, António Guterres, dijo que los recientes ataques norteamericanos en ‎Siria podrían ser muy peligrosos y conducir a una escalada bélica.‎

“Efectivamente estoy preocupado y espero que esto no conduzca a una escalada del conflicto que ya es dramático”, declaró Guterres durante una conferencia de prensa.

Los riesgos de una confrontación directa entre Estados Unidos y Rusia han aumentado, y algunos analistas incluso dirían que son un hecho, dado el aumento del número de incidentes en las últimas semanas.

Próximamente, podrían producirse mayores choques entre Washington y Moscú,  sean intencionales o accidentales. Máxime si los canales de comunicación se usan cada vez más esporádicamente y los estadounidenses aumentan gradualmente sus operaciones de apoyo a las milicias rebeldes.

(Fuente: Agencias)

Cardenal indio: liberad a los siete cristianos de Orissa, que están en la cárcel injustamente

(SOS).- El Cardenal George Alencherry, Arzobispo mayor de Ernakulam-Angamaly, que dirige la iglesia de rito siro-malabar en la India, ha recordado que “los cristianos de Orissa en el distrito de Kandhamal han sufrido la brutalidad y la violencia”. “Siete inocentes todavía están en la cárcel y pedimos su liberación. Es urgente mostrar más solidaridad con los cristianos de Kandhamal y difundir el mensaje de su testimonio”, ha aseverado.

En los últimos días, en una intervención en el Kerala Catholic Episcopal Council (KCBC), ante más de 40 obispo y 150 superiores religiosos, el Cardenal Alencherry ha presentado la obra de Anto Akkara, periodista que ha realizado una minuciosa investigación sobre las masacres anticristianas que se verificaron en Orissa en el 2008.

Tras el misterioso asesinato del líder hindú Swami Laxmanananda Saraswati, ocurrido en Kandhamal el 23 de agosto de 2008, los nacionalistas hindúes acusaron a los cristianos del homicidio. Por ello, se desencadenó una verdadera cacería que provocó la muerte de 100 cristianos. En una oleada de violencia organizada, que duró varias semanas, los fundamentalistas hindúes saquearon y quemaron más de 6.000 hogares cristianos y 300 iglesias, provocando la huida de 56.000 cristianos del distrito, que se han convertido en desplazados.

Para escribir su libro de investigación “¿Quién mató a Swami Laxmanananda?”, publicado en 2016, Akkara ha realizado 23 viajes a Kandhamal entrevistando a cientos de personas. Después de sus investigaciones, el periodista ha denunciado que siete cristianos inocentes (seis de ellos analfabetos) han sido acusados injustamente y condenados a cadena perpetua por el homicidio de Swami Laxmanananda. También ha lanzado una petición online en la página web release7innocents.com, exhortando a las autoridades a liberar a los siete cristianos inocentes que hasta ahora permanecen en la cárcel.

“Akkara ha grabado meticulosamente los testimonios, y el sufrimiento de los cristianos en Kandhamal, arrojando algo de luz sobre el asunto de las siete personas inocentes que están en prisión. Su libro tiene una gran importancia para nosotros”, ha indicado el Cardenal Alencherry durante el encuentro de los obispos.

“El increíble testimonio de los cristianos en Kandhamal lleva el sello de Cristo crucificado; este libro tiene el poder de estimular la fe y la vida cristiana en los lectores”, ha asegurado el Cardenal Baselios Cleemis, cabeza de la Iglesia de rito siro-malankar y presidente de la Conferencia Episcopal de la India (CBCI). “Los cristianos en Kandhamal han respondido a la invitación de Santo Tomás que decía: vamos a morir con Cristo”, ha destacado el Arzobispo Andrews Thazhath, vicepresidente de la CBCI.

(Fuente: Agencia Fides)