El Ejército de Estados Unidos se prepara ante la posibilidad de atacar Siria

(SOS).- El militar de mayor rango de Estados Unidos ya ha hablado con el presidente norteamericano, Donald Trump, sobre las posibles acciones militares que podría llevar a cabo el país en Siria en el caso de que las autoridades de Damasco ignorasen los avisos de Washington contra el uso de armas no convencionales en la provincia de Idlib.

El presidente del Estado Mayor Conjunto de Estados Unidos, el general Joseph Dunford, ha declarado este sábado que está participando “en diálogos rutinarios” con el jefe de la Casa Blanca, aunque ha advertido que todavía no se ha tomado decisión alguna sobre llevar a cabo un ataque militar en respuesta a un hipotético uso de armas no convencionales por parte del Gobierno sirio.

“Pero estamos teniendo conversaciones, conversaciones rutinarias, con el presidente para asegurarnos de que sabe dónde estamos en relación con la planificación”, ha explicado.

El general Dunford, que ha hecho estas declaraciones durante un viaje a la India, ha añadido que Trump “espera que tengamos varias opciones militares, por lo que le estamos manteniendo al día en lo que se refiere al desarrollo de esas opciones”.

Cabe recordar que Estados Unidos ya ha bombardeado Siria en dos ocasiones por el supuesto uso de este tipo de armamento por parte de las fuerzas leales a Damasco.

Por su parte, la Presidencia de Rusia ha recalcado que la situación en Idlib genera “suma preocupación” en Moscú.

“La situación en Idlib sigue generando suma preocupación e inquietud y por supuesto forma parte de la agenda de Rusia durante los contactos con los socios interesados a todos los niveles”, ha dicho el portavoz del Kremlin, Dimitri Peskov.

A su vez, el viceministro de Exteriores ruso, Sergei Riabkov, ha afirmado que la pacificación del país depende de que el Gobierno sirio recupere el control de la provincia de Idlib.

Riabkov ha confirmado que el conflicto en el país árabe será uno de los principales puntos del encuentro que mantendrán próximamente el secretario de Estado estadounidense, Mike Pompeo, y el ministro de Exteriores ruso, Sergei Lavrov, en los márgenes de la sesión que celebrará este mes la Asamblea General de Naciones Unidas.

“Por supuesto, Siria es uno de los temas principales, en cada conversación telefónica y contacto personal ese tema ocupa un tiempo considerable”, ha zanjado.

Anuncios

Turquía y EEUU patrullan los alrededores de la región siria de Manbij

(SOS).- El Ejército turco comenzó hoy a patrullar los alrededores de la región de Manbij, en el noreste de Siria, como parte de un acuerdo alcanzado con Estados Unidos para reducir las tensiones en esa zona dominada por milicias que Ankara considera “terroristas”.

“El 18 de junio de 2018 las Fuerzas Armadas turcas empezaron a patrullar la línea de frente de Manbij”, informó el Estado mayor turco en su cuenta oficial de Twitter.

Blindados turcos escoltados por helicópteros estadounidenses patrullaron durante tres horas a lo largo de un arroyo a unos once kilómetros de Manbij, cerca de la región de Yarabulus, en el norte del país árabe.

Según el comunicado castrense, la acción militar forma parte del acuerdo entre Washington y Ankara anunciado el 4 de junio, según el cual ambos países vigilarán la salida de la milicia kurdosiria Unidades de Protección del Pueblo (YPG), que controla el bastión desde 2016.

Las YPG reciben el apoyo de Estados Unidos en la lucha contra el Estado Islámico, pero son consideradas por Ankara una organización terrorista por sus vínculos con el Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK).

El respaldo de Washington a las YPG ha generado grandes tensiones diplomáticas entre los dos países, aliados en la OTAN.

Un día después de anunciar el acuerdo, la comandancia general de la milicia kurdosiria declaró su retirada del bastión.

Aunque las YPG se han ido, las FDS, la alianza armada en la que están integradas y de la que forman parte la mayoría de los combatientes, siguen presentes en la región.

“Dijimos que las YPG se retirarían de Manbij y han desaparecido. Dijimos que las tropas turca patrullarían y hemos empezado a hacerlo”, declaró hoy el presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan.

Ankara ha amenazado en varias ocasiones con llevar a cabo una operación militar en Manbij para expulsar a las YPG del territorio, similar a la que efectuó en el mes de enero contra esa milicia en el enclave sirio de Afrin.

EEUU y Turquía reafirman el espíritu de su alianza ante los intereses comunes en Siria

(SOS).- Tras la reunión celebrada ayer entre los responsables de Exteriores de Estados Unidos y Turquía, y a pesar de las recientes tensiones entre los dos países, las autoridades de Washington y Ankara reafirmaron el “espíritu” de su alianza en relación con los “intereses comunes” de ambos en el conflicto que azota a Siria.

De acuerdo con un comunicado emitido por el Departamento de Estado, su titular, Mike Pompeo, y su homólogo turco, Mevlut Cavusoglu, coincidieron en reforzar su “compromiso” a la hora de “encarar preocupaciones comunes dentro del espíritu de su alianza”.

El encuentro tuvo lugar en Washington, adonde se desplazó Cavusoglu con el objetivo de rebajar el actual clima de tensión entre ambos países debido tanto al conflicto en Siria como a la reciente compra de sistemas antimisiles a Rusia por parte de Ankara.

“Tendrán en cuenta las recomendaciones del grupo de trabajo turco-estadounidense en Siria relativas al futuro de su colaboración bilateral ante los intereses comunes en asuntos sirios, así como para garantizar la seguridad y estabilidad de Manjib”, detalló la nota.

La región de Manjib, situada al oeste del río Éufrates, es uno de los principales bastiones kurdos en Siria y está dominada por las Unidades de Protección del Pueblo (YPG), milicias aliadas de Washington contra el Estado Islámico pero a las que Ankara considera “terroristas”.

Pompeo y Cavusoglu se comprometieron, además, a “observar de cerca” la implantación de la “hoja de ruta” para la región establecida entre los dos países y anunciaron la celebración de futuras reuniones para “resolver” los “actuales problemas” que afectan a la relación entre ambas naciones.

El comunicado no aclaró, sin embargo, si ambos funcionarios abordaron también la compra de sistemas antimisiles a Moscú, una decisión que ha sido muy criticada tanto por Washington como por la OTAN, por considerar que no es compatible con los sistemas de defensa del resto de países miembros de la Alianza Atlántica.

Rusia advierte de una guerra con Estados Unidos si se ataca a Siria

(SOS).- El embajador ruso ante la ONU, Vasili Nebenzia, ha avisado de que hay riesgo de una “guerra” entre su país y Estados Unidos si Washington decide lanzar un ataque contra Siria. “No podemos excluir ninguna posibilidad, lamentablemente, porque hemos visto mensajes saliendo de Washington que son muy belicosos”, ha dicho Nebenzia a los periodistas en la sede de Naciones Unidas.

Según el diplomático ruso, la “prioridad inmediata es evitar el peligro de guerra”, por lo que ha urgido a Estados Unidos y sus aliados a no utilizar la fuerza contra Siria. “Ellos saben que estamos allí, ojalá hubiera un diálogo a través de los canales apropiados para evitar desarrollos peligrosos”, ha admitido. “El peligro de una escalada es mayor que simplemente Siria porque nuestro Ejército está allí… Así que la situación es muy peligrosa”, ha insistido Nebenzia al término de una reunión a puerta cerrada del Consejo de Seguridad de la ONU.

La cita fue convocada por Bolivia para discutir las amenazas lanzadas por el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, que el miércoles avisó a Rusia de que se prepare para una actuación con misiles contra Siria.

El secretario de Defensa norteamericano, Jim Mattis, ha tratado de imponer la calma en la crisis siria y ha alertado ante el Congreso del riesgo de que un ataque pueda desencadenar “una escalada fuera de control” en el mayor polvorín de Oriente Medio. “Una de mis mayores preocupaciones es evitarlo”, ha reconocido el teniente general Mattis.

“No hemos tomado aún ninguna decisión de lanzar un ataque a Siria. Cuando abandone esta sesión, acudiré a una reunión del Consejo de Seguridad Nacional donde presentaremos varias opciones al presidente”, ha afirmado el jefe del Pentágono ante el Comité de Servicios Armados de la Cámara de Representantes.

Lejos de la retórica belicista del comandante en jefe, el secretario de Defensa ha subrayado que una de sus mayores preocupaciones es prevenir que un ataque a Siria desencadene una “escalada fuera de control” en un país en guerra y con presencia de Rusia, Irán y Turquía. Un temor que han hecho suyo la mayoría de los especialistas y que ha aumentado al descubrirse que Siria está usando bases rusas como refugio de algunos potenciales objetivos.

Después de varios días de amenazas no muy veladas por parte del presidente Donald Trump, Estados Unidos ha suavizado su discurso sobre una posible acción militar contra Siria. De un ataque con misiles se ha pasado a una decisión que todavía no se ha adoptado.

Trump está en permanente contacto con varios de sus aliados para tratar de coordinar la respuesta, que ha puesto al mundo ante el temor de un enfrentamiento entre las dos grandes potencias nucleares. Hace un año, cuando Estados Unidos bombardeó una base aérea en Siria, informó previamente de sus planes a Moscú a través de la llamada línea de distensión. No se descarta que esta vez vuelva a hacerlo para evitar consecuencias indeseadas.

(Fuente: Agencias)

El presidente Trump advierte a Rusia de que se prepare para lo que viene en Siria

(SOS).- La posibilidad de un ataque estadounidense contra Siria en las próximas horas es real. Tanto que la Agencia Europea de Seguridad Aérea (EASA) ha alertado a todas las compañías aéreas que operan en la zona del Mediterráneo oriental de que se preparen para esta contingencia, incluyendo el lanzamiento de misiles de crucero y la disrupción de equipos de navegación y radio. El Ejército sirio se encuentra también en estado de máxima alerta.

El presidente Donald Trump se concedió a sí mismo entre 48 y 72 horas para responder al supuesto ataque del pasado 7 abril en Duma, en el norte de Siria, y del que Washington responsabiliza a las autoridades de Damasco y sus aliados. El plazo ya está a punto de cumplirse. Tanto, que Trump ha advertido a Rusia, la principal aliada del Gobierno sirio, de que esté preparada para lo que viene.

Hace un año que Estados Unidos lanzó 59 misiles de crucero Tomahawk contra una base de las fuerzas aéreas sirias en la provincia de Homs, en respuesta a otro ataque contra la localidad de Jan Sheijun. Atacar Siria supondría un peligroso riesgo de escalada, que podría arrastrar alas autoridades de Washington hasta el fondo de este conflicto y provocar un enfrentamiento directo con Rusia e Irán.

Casi ningún analista cree que pueda producirse una operación militar terrestre a gran escala, especialmente dado que el propio presidente pidió hace menos de dos semanas la retirada total de las tropas estadounidenses de Siria. Un intento de cambio de Gobierno tampoco está en el horizonte, porque Estados Unidos debería hacerse cargo de la reconstrucción y la transición política o enfrentar un terrorífico vacío de poder en un punto clave de Oriente Medio. De modo que un ataque aéreo con misiles parece el escenario más creíble, en caso de que Trump ordene finalmente tomar represalias armadas.

La probabilidad es aún mayor después de que este martes fracasasen en el Consejo de Seguridad de la ONU dos propuestas de resolución antagónicas, una promovida por Estados Unidos y otra por Rusia, para investigar el supuesto ataque en Duma. Washington, además, cuenta con el respaldo de Londres y París para adoptar medidas punitivas. “Estamos buscando una respuesta coordinada, sea cual sea”, afirmó ayer la portavoz del Departamento de Estado, Heather Nauert.

Al cierre de esta edición, Trump ha asegurado que el ataque a Siria es cuestión de cuándo, no de si se hará. En un mensaje en Twitter, ha confirmado que habrá un bombardeo y por ello ha lanzado un aviso al Gobierno ruso: “Rusia promete que abatirá cualquier misil lanzado sobre Siria. Prepárate, Rusia, porque están a punto de llegar, nuevos, en perfecto estado e inteligentes”. A diferencia del presidente, el Pentágono ha querido ser algo más discreto sobre el previsible ataque. El portaaviones USS Harry S. Truman parte este miércoles hacia el Mediterráneo junto con su flotilla de apoyo, pero el Departamento de Defensa lo ha llamado “despliegue rutinario”, según informaron las principales agencias de noticias.

El lunes el destructor USS Donald Cook zarpó del puerto de Larnaca (Chipre) sin destino conocido, y el mando militar también lo llamó una travesía “rutinaria”. El buque es un destructor de la clase Arleigh Burke con capacidad de lanzamiento de misiles teledirigidos que se encontraba en Chipre desde el viernes.

(Fuente: Agencias)

El Departamento de Defensa de Estados Unidos dice que nada ha cambiado respecto a Siria

(SOS).- El director del Estado Mayor Conjunto de Estados Unidos, el teniente general Kenneth McKenzie, aseguró que “nada ha cambiado” en la operación que tiene como objetivo derrotar al Estado Islámico en Siria, a pesar de que el presidente Donald Trump ha expresado su intención de dejar el país “muy pronto”.

“Siempre hemos considerado que, a medida que se aproximara el fin del Estado Islámico en Siria, reduciríamos nuestra presencia allí, así que en ese sentido, de hecho, nada ha cambiado”, sostuvo McKenzie durante una rueda de prensa celebrada este jueves en el Pentágono.

A pesar de que en los últimos días el comandante en Jefe de las Fuerzas Armadas estadounidenses ha expresado su deseo de abandonar Siria muy pronto, el militar aseguró que en ningún caso Trump ha marcado “plazos específicos”.

Este punto, sin embargo, contradice diversas informaciones divulgadas en las últimas horas por la prensa local que apuntan que, a pesar de la oposición de la cúpula militar, el presidente ha comunicado al Alto Mando su deseo de que las tropas abandonen el país en un plazo de seis meses.

“El presidente dijo muy pronto porque hemos tenido mucho éxito a la hora de derrotar al Estado Islámico; pero esto no ha terminado y estamos comprometidos con la derrota del Estado Islámico”, justificó la portavoz del Departamento de Defensa de Estados Unidos, Dana White, también presente en la comparecencia ante los medios que tuvo lugar en el Pentágono.

White evitó contestar a preguntas sobre la posible permanencia en el poder del presidente Bashar al Assad, cuya salida es el objetivo último de uno de los principales aliados de Washington en el conflicto sirio, las FDS.

No obstante, McKenzie sí se refirió al futuro del país árabe una vez el grupo yihadista sea vencido al señalar que “las naciones en la región” deberán tener un mayor protagonismo en las tareas de estabilización del país puesto que “serán las más afectadas” en caso de que la situación no mejore.

Preguntado sobre en qué momento se podrá considerar que los extremistas han sido derrotados, el teniente general se mostró tajante: “Cuando sean incapaces de llevar a cabo con éxito ataques contra el territorio estadounidense o contra nuestros aliados”.

Unos dos militares norteamericanos lideran la coalición internacional formada por más de 60 países que combaten el yihadismo en Siria e Irak, en el marco de la operación Inherent Resolve.

(Fuente: Agencias)

Rusia acusa a Estados Unidos de violar el derecho internacional en Siria

(SOS).- El ministro ruso de Exteriores, Serguei Lavrov, acusó hoy a Estados Unidos de obstaculizar una solución pacífica del conflicto sirio mediante “la violación de todas las normas del derecho internacional”.

“(Estados Unidos) mediante la violación de todas las normas del derecho internacional, viola gravemente la resolución del Consejo de Seguridad”, sostuvo Lavrov durante una reunión en Astaná con sus homólogos de Irán y Turquía, Mohamad Yavad Zarif y Mevlut Cavusoglu, respectivamente.

“Obviamente, se inclinan por la partición de Siria para reemplazar al régimen y crear pequeños principados controlados por actores externos de este importante país de Oriente Medio”, añadió el ministro ruso.

Aun así, Lavrov aseguró que el proceso de Astaná continuará su trabajo “del lado correcto del derecho internacional” y pidió a la coalición internacional liderada por Estados Unidos que “no proteja a los extremistas como ocurre actualmente en Guta Oriental”.

Estas palabras han contradicho la resolución tomada ayer por la Eurocámara en la que se pidió al Gobierno sirio, y a Rusia e Irán, que lo respaldan, poner fin a los enfrentamientos en la zona de Guta Oriental.

“Es evidente que algunos colegas occidentales intentan preservar el potencial de combate de los terroristas. El constante bombardeo de Damasco y el bloqueo de los convoyes con ayuda humanitaria provocan descabelladas acusaciones a las autoridades sirias y rusas. A pesar de toda la exageración planteada en torno a la situación en Guta Oriental, seguimos trabajando para ayudar a las autoridades sirias”, dijo el jefe de la diplomacia rusa.

Por su parte, el ministro kazajo de Exteriores, Kairat Abdrakhmamov, instó a Washington y Moscú a sostener un “diálogo constructivo” sobre la paz en Siria.

“La estrecha cooperación de las dos fuerzas satisfará los intereses de todos los países”, dijo Abdrakhmamov.

Los ministros de Exteriores de los tres países garantes del alto de fuego en Siria adoptaron una declaración conjunta tras su reunión de hoy para “continuar ayudando a los sirios en la restauración de la unidad del país y la búsqueda de una solución política”, según Lavrov.

También acordaron celebrar una nueva ronda del Proceso de Astaná sobre la paz en Siria a mediados de mayo.

La octava y última ronda de negociaciones de Astaná sobre la paz en Siria, que contó con la participación de representantes de las autoridades sirias y de los grupos rebeldes, tuvo lugar el 21 y 22 de diciembre.

Esa ronda concluyó con la convocatoria de un congreso de diálogo nacional sirio, que se celebró a finales de enero en la ciudad rusa de Sochi y en el cual se acordó crear una comisión constitucional bajo los auspicios de la ONU.

(Fuente: Agencias)